El 139 ani­ver­sa­rio de la «Comu­na de París»


Como todos los años, el 18 de abril se con­me­mo­ra «La Comu­na de París». Este año se cum­plen 139 años de la Comu­na de París (abril 1871).
Hay que recor­dar que el 3 de abril de 1871 fue pro­cla­ma­do el decre­to de sepa­ra­ción de la igle­sia del Esta­do y publi­ca­do en todos los muros de París.

La mise­ria y la explo­ta­ción que sufría la cla­se tra­ba­ja­do­ra euro­pea die­ron ori­gen en Fran­cia a un esta­lli­do revo­lu­cio­na­rio que revis­tió una vio­len­cia inusi­ta­da. Sus cau­sas inme­dia­tas hay que bus­car­las en la gue­rra fran­co-pru­sia­na que ter­mi­nó con la derro­ta fran­ce­sa. Así, el levan­ta­mien­to obre­ro de París se pro­du­jo jus­ta­men­te cuan­do los ejér­ci­tos ale­ma­nes se encon­tra­ban a las puer­tas de la capi­tal. La revo­lu­ción, que comen­zó el 18 de mar­zo de 1871, tuvo un signo anar­quis­ta y socia­lis­ta, y en ella juga­ron un papel de cier­ta impor­tan­cia repre­sen­tan­tes de la Pri­me­ra Internacional.En reali­dad, esta ten­ta­ti­va revo­lu­cio­na­ria, cono­ci­da con el nom­bre de Comu­na, care­ció de pre­pa­ra­ción y fue más bien un acto deses­pe­ra­do y espon­tá­neo, moti­va­do en gran medi­da por los muchos pade­ci­mien­tos a que París había sido some­ti­da duran­te la gue­rra. Como era lógi­co, el sec­tor social pari­sino que se encon­tra­ba en peo­res con­di­cio­nes era la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que había lle­ga­do a una situa­ción de penu­ria y ham­bre abso­lu­tas. Jun­to con ellos, la Guar­dia Nacio­nal, una mili­cia de ya lar­ga tra­di­ción en Fran­cia, se sen­tía humi­lla­da por la derro­ta ante los ale­ma­nes y había sido gana­da ade­más por la pro­pa­gan­da revo­lu­cio­na­ria. Igno­ran­do esta situa­ción, el Gobierno fran­cés sus­pen­dió 40 la paga a los guar­dias nacio­na­les, al mis­mo tiem­po que deja­ba sin efec­to la mora­to­ria que, como con­se­cuen­cia de la gue­rra, per­mi­tía a los habi­tan­tes de París no pagar sus deu­das, alqui­le­res y efec­tos comer­cia­les mien­tras dura­se el con­flic­to bélico.El 18 de mar­zo esta­lló la insu­rrec­ción: la Guar­dia Nacio­nal y los obre­ros se apo­de­ra­ron de la capi­tal, pro­vo­can­do la hui­da del Gobierno. Inme­dia­ta­men­te, y por sufra­gio uni­ver­sal, fue ele­gi­do un Con­se­jo Gene­ral de la Comu­na de París, al que se con­fi­rió poder legis­la­ti­vo y eje­cu­ti­vo. De él for­ma­ron par­te obre­ros revo­lu­cio­na­rios y bur­gue­ses de ideas radi­ca­les.

El pro­gra­ma de la Comu­na de París

«En el con­flic­to dolo­ro­so y horri­ble que ame­na­za toda­vía una vez más a Paris con horro­res de ase­dio y bom­bar­deos…, ¡a Comu­na tie­ne el deber de afir­mar y deter­mi­nar las aspi­ra­cio­nes y los deseos del pue­blo de París; de pre­cer­var el carác­ter del movi­mien­to del 18 de mar­zo, incom­pren­di­do, des­co­no­ci­do y calum­nia­do por los polí­ti­cos que ocu­pan un esca­ño en Ver­sa­lles. Una vez más, Paris tra­ba­ja y sufre por toda Francia…,Qué pide? El reco­no­ci­mien­to y la con­so­li­da­ción de la Repú­bli­ca, úni­ca for­ma de gobierno com­pa­ti­ble con los dere­chos del pue­blo y con el desa­rro­llo jus­to y libre de la socie­dad.
La auto­no­mía abso­lu­ta de la Comu­na exten­di­da a todas las loca­li­da­des de Fran­cia, ase­gu­rán­do­le a cada una la inte­gri­dad de sus dere­chos y a todo fran­cés el pleno ejer­ci­cio de sus facul­ta­des y de sus apti­tu­des como hom­bre, ciu­da­dano y tra​ba​ja​dor​.La auto­no­mía de la Comu­na no ten­drá más lími­te que el dere­cho de auto­no­mía, igual para todas las demás comu­nas adhe­ri­das al con­tra­to, y cuya aso­cia­ción debe mejo­rar la Uni­dad fran­ce­sa…« (Decla­ra­ción del 18 – 4‑1871.)
La Comu­na decla­ró nulos todos los actos del Gobierno, hizo un lla­ma­mien­to al res­to de Fran­cia para que se levan­ta­se en armas y adop­tó la ban­de­ra roja como estan­dar­te. Al pro­pio tiem­po se rea­li­za­ron algu­nas refor­mas demo­crá­ti­cas y socia­les: sepa­ra­ción de la Igle­sia y el Esta­do, prohi­bi­ción de tra­ba­jos noc­tur­nos, esta­ble­ci­mien­to de alqui­le­res máxi­mos y otras simi­la­res. Sin embar­go, su efí­me­ra exis­ten­cia le impi­dió intro­du­cir cam­bios pro­fun­dos de carác­ter socia­lis­ta.
A pesar de que la revo­lu­ción de París cau­só ver­da­de­ro espan­to en los Gobier­nos bur­gue­ses de Euro­pa, sus días esta­ban con­ta­dos, ya que no con­si­guió exten­der­se al res­to de las ciu­da­des fran­ce­sas. Apro­ve­chan­do este ais­la­mien­to, el Gobierno fran­cés lan­zó un ejér­ci­to de cien mil hom­bres con­tra la capi­tal. La lucha fue sin cuar­tel. Los comu­ne­ros, deses­pe­ra­dos, incen­dia­ron varios grandes edi­fi­cios y fusi­la­ron a los rehe­nes que tenían en su poder, entre ellos el arzo­bis­po de París. Por su par­te, las tro­pas, una vez ocu­pa­da la ciu­dad des­pués de sie­te días de com­ba­te, se dedi­ca­ron a una durí­si­ma repre­sión: fue­ron fusi­la­dos en el acto alre­de­dor de vein­te mil hom­bres; y más tar­de, los tri­bu­na­les con­ti­nua­ron con su labor repre­si­va, de resul­tas de la cual unos diez mil insu­rrec­tos (algu­nas fuen­tes hablan de sie­te mil qui­nien­tos a ocho mil) fue­ron depor­ta­dos a Nue­va Cale­do­nia.
Más que una revo­lu­ción, el epi­so­dio de la Comu­na debe ser, pues, con­si­de­ra­do como un inten­to falli­do. La socie­dad bur­gue­sa era toda­vía joven y fuer­te y no esta­ba dis­pues­ta a ceder su sitio al pro­le­ta­ria­do. Y éste había pre­ten­di­do ir dema­sia­do apri­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *