En 1992, Esta­dos Uni­dos tra­tó de aplas­tar mili­tar­men­te la Trans­nis­tria- Thierry Meyssan

En los pri­me­ros tiem­pos de la Unión Sovié­ti­ca, la Trans­nis­tria era una Repú­bli­ca Autó­no­ma (RASSM) y for­ma­ba par­te de la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Sovié­ti­ca de Ucra­nia (RSSU). Pero, des­pués de los acuer­dos de Munich –en los que Fran­cia e Ingla­te­rra deja­ban Che­cos­lo­va­quia en manos del III Reich– la URSS, al ver­se ais­la­da, con­clu­yó un acuer­do con Ale­ma­nia para no con­ver­tir­se en la siguien­te víc­ti­ma del expan­sio­nis­mo nazi y de la cobar­día de las nacio­nes del Euro­pa occi­den­tal. Sin embar­go, lejos de limi­tar­se a sal­var Mos­cú, el pac­to fir­ma­do el 23 de agos­to de 1939 por los minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res Joa­chim Von Rib­ben­trop y Via­ches­lav Molo­tov esti­pu­la­ba la repar­ti­ción de todo el cen­tro de Euro­pa. Una de las con­se­cuen­cias de este jue­go de influen­cias fue la ane­xión por par­te de la URSS de una par­te del terri­to­rio de Ruma­nia, su incor­po­ra­ción admi­nis­tra­ti­va a la repú­bli­ca autó­no­ma antes men­cio­na­da (RASSM) y, por con­si­guien­te, la for­ma­ción de la nue­va Repú­bli­ca Socia­lis­ta Sovié­ti­ca de Mol­da­via (RSSM) en la que se habla­ban simul­tá­nea­men­te el rumano y el ruso.

Cin­cuen­ta años des­pués, los pue­blos que habían sido víc­ti­mas del Pac­to Rib­ben­trop-Molo­tov recu­pe­ra­ron su liber­tad como con­se­cuen­cia del derrum­be de la Unión Sovié­ti­ca. A pesar de la opo­si­ción del pre­si­den­te Mijail Gor­bat­chov, los paí­ses bál­ti­cos y la Trans­nis­tria tra­tan de pro­cla­mar uni­la­te­ral­men­te su pro­pia inde­pen­den­cia en 1990. Mos­cú envía rápi­da­men­te sus tro­pas espe­cia­les a res­ta­ble­cer el orden en los paí­ses bál­ti­cos, pero no toma en serio a la peque­ña Trans­nis­tria y no inter­vie­ne allí. El gobierno de Mol­da­via tam­po­co se inquie­ta. En pleno perio­do de des­com­po­si­ción de la URSS, Mol­da­via esti­ma que su futu­ro está liga­do a Ruma­nia, país con el cual tie­ne en común el idio­ma, y admi­te la sepa­ra­ción a cor­to pla­zo de la Trans­nis­tria de len­gua rusa.

El 19 de agos­to de 1990, en Mos­cú, un gru­po de gene­ra­les nos­tál­gi­cos del sue­ño sovié­ti­co derro­ca al pre­si­den­te de la URSS, Mijail Gor­bat­chov, pero encuen­tra la opo­si­ción del pre­si­den­te de Rusia, Boris Yel­tsin. El gol­pe fra­ca­sa en 3 días. En medio de la con­fu­sión gene­ra­li­za­da, Esto­nia y Leto­nia salen defi­ni­ti­va­men­te de la URSS. Bie­lo­rru­sia y Mol­da­via hacen lo mis­mo el 25 de agos­to, segui­das por la Trans­nis­tria (por segun­da vez) el 1º de sep­tiem­bre y, pos­te­rior­men­te, por todas las demás repú­bli­cas sovié­ti­cas, una por una, duran­te un pro­ce­so que dura 2 meses.

En su decla­ra­ción de inde­pen­den­cia, la Mol­da­via ex sovié­ti­ca pro­cla­ma solem­ne­men­te la anu­la­ción de todos los actos polí­ti­cos y lega­les deri­va­dos del Pac­to Rib­ben­trop-Molo­tov, inclu­yen­do la incor­po­ra­ción for­zo­sa de la Trans­nis­tria a su pro­pio terri­to­rio [1]. Pero los ser­vi­cios secre­tos mol­da­vos –fue­ra de todo con­trol polí­ti­co– tra­tan impe­dir la sepa­ra­ción de la Trans­nis­tria secues­tran­do al líder Igor Smir­nov en terri­to­rio ucra­niano [2]. Tiras­pol man­tie­ne su posi­ción y pro­cla­ma rápi­da­men­te su inde­pen­den­cia, como ya vimos ante­rior­men­te. El nue­vo Esta­do exi­ge ade­más la libe­ra­ción inme­dia­ta de su pre­si­den­te o, de lo con­tra­rio, inte­rrum­pi­rá sus entre­gas de gas y de elec­tri­ci­dad a la nue­va Mol­da­via [3]. En defi­ni­ti­va, Mol­da­via y la Trans­nis­tria con­fir­man cada una su pro­pia inde­pen­den­cia a tra­vés de un refe­rén­dum y desig­nan a sus nue­vos diri­gen­tes. San­grien­tas esca­ra­mu­zas tie­nen lugar entre las Uni­da­des Espe­cia­les del minis­te­rio del Inte­rior de Mol­da­via y la Guar­dia Nacio­nal de la Trans­nis­tria. Mol­da­via no sólo fra­ca­sa en sus inten­tos de des­pla­zar la fron­te­ra hacia el este sino que Ben­dery, ciu­dad de len­gua rusa situa­da en la ori­lla occi­den­tal del río Dniés­ter, deci­de pasar­se del lado de Tiras­pol. Se esta­ble­ce enton­ces un cese del fuego.

Apro­ve­chan­do la diso­lu­ción de la URSS, Esta­dos Uni­dos tra­ta de atraer a los nue­vos Esta­dos. Los mol­da­vos sólo pien­san en el nivel de vida occi­den­tal mien­tras que los trans­nis­trios pre­ten­den con­cre­tar el aban­do­na­do sue­ño de Gor­bat­chov: adop­tar la liber­tad de empre­sa y la demo­cra­cia (Peres­troi­ka) así como la trans­pa­ren­cia en los medios de difu­sión (Glas­nost) pero con­ser­van­do al mis­mo tiem­po las con­quis­tas del socia­lis­mo. ¡Inad­mi­si­ble para el tío Sam que está tra­tan­do de dina­mi­tar Yugos­la­via y que espe­ra aca­bar para siem­pre con el socia­lis­mo! Washing­ton tra­ta enton­ces de mani­pu­lar a Chi­si­nau con­tra Tiras­pol. Este con­tex­to deter­mi­na el secues­tro de Igor Smir­nov por los ser­vi­cios secre­tos mol­da­vos y, sobre todo, los pos­te­rio­res acontecimientos.

El 28 de febre­ro de 1992, Esta­dos Uni­dos hace entrar triun­fal­men­te a la ONU 8 nue­vos Esta­dos, entre los que se encuen­tra Mol­da­via. Pero no se reco­no­ce a la Trans­nis­tria post-sovié­ti­ca, que pasa enton­ces del esta­tus de nue­vo Esta­do en espe­ra del reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal al de región sepa­ra­tis­ta mol­da­va. A la luz del dere­cho inter­na­cio­nal, la nue­va situa­ción per­mi­te pre­sen­tar la con­quis­ta mili­tar de la Trans­nis­tria como una sim­ple ope­ra­ción de res­ta­ble­ci­mien­to del orden públi­co duran­te un enfren­ta­mien­to con secesionistas.

Lue­go de una bre­ve visi­ta del enton­ces secre­ta­rio de Esta­do, James Baker III, Washing­ton ins­ta­la su dis­po­si­ti­vo. El emba­ja­dor John R. Davis Jr., quien hizo mara­vi­llas mani­pu­lan­do a Soli­dar­nosc en Polo­nia, diri­gi­rá las ope­ra­cio­nes des­de Buca­rest. El jefe de la esta­ción CIA será Harold James Nichol­son [4]. Se abre en Chi­si­nau una repre­sen­ta­ción diplo­má­ti­ca [esta­dou­ni­den­se] que ser­vi­rá de cen­tro de ope­ra­cio­nes al coro­nel Howard Steers.

Reclu­tan­do ele­men­tos de disí­mil pro­ce­den­cia, los con­se­je­ros mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses fabri­can una fuer­za mol­da­va. Sien­do Mol­da­via una repú­bli­ca que aca­ba de obte­ner la inde­pen­den­cia, Chi­si­nau toda­vía no dis­po­ne de un ejér­ci­to. Washing­ton obtie­ne enton­ces de Buca­rest el envío de cier­ta can­ti­dad de ofi­cia­les ruma­nos y de blin­da­dos, en cali­dad de prés­ta­mo. En cuan­to a los sol­da­dos, se recu­rre al reclu­ta­mien­to en las pri­sio­nes. Se pro­cla­ma una amnis­tía para los pre­sos comu­nes que acep­ten par­ti­ci­par en los com­ba­tes. No se les ofre­ce remu­ne­ra­ción, pero se les auto­ri­za a hacer­se de su pro­pio botín. Podrán inclu­so apo­de­rar­se de las casas de los trans­nis­trios que maten [5].

En Tiras­pol, las auto­ri­da­des trans­nis­trias com­pren­den rápi­da­men­te el vuel­co que se ha pro­du­ci­do en la situa­ción, sobre todo tenien­do en cuen­ta que, debi­do al acan­to­na­mien­to de 8 000 hom­bres del 14º Ejér­ci­to ruso en terri­to­rio trans­nis­trio, las fami­lias de los mili­ta­res rusos cons­ti­tu­yen la mitad de la pobla­ción trans­nis­tria. Con el apo­yo de las estruc­tu­ras sin­di­ca­les, de las que él mis­mo pro­ce­de, Igor Smir­nov orga­ni­za en pri­mer lugar una defen­sa popu­lar. Ade­más, los legen­da­rios cosa­cos se unen «espon­tá­nea­men­te» a Igor Smir­nov. Varios volun­ta­rios lle­gan a Tiras­pol para garan­ti­zar la direc­ción mili­tar de la pobla­ción [6]. Pero se nece­si­tan armas. Y estas abun­dan en el arse­nal del 14º Ejér­ci­to ruso. Sin embar­go, el Esta­do Mayor ruso, obli­ga­do a enfren­tar otros muchos con­flic­tos en ese mis­mo momen­to den­tro del espa­cio ex sovié­ti­co, se decla­ra neu­tral [7]. El 15 de mar­zo, una mul­ti­tud rodea el arse­nal y exi­ge la entre­ga de armas. Al cabo de un lar­go y angus­tio­so perio­do de ten­sión, los ofi­cia­les desis­ten de defen­der el arse­nal. La mul­ti­tud se apo­de­ra de 1 000 fusi­les kalach­ni­kov, 1,5 millo­nes de balas y 1 300 gra­na­das que pone en manos de los cosa­cos [8].

400-2-10-2
Cosa­cos ante un vehícu­lo blin­da­do impro­vi­sa­do cons­trui­do a par­tir de un camión recu­bier­to con plan­chas de ace­ro.

Las armas lle­gan jus­to a tiem­po. Chi­si­nau, que ha pro­cla­ma­do el esta­do de urgen­cia, se pre­pa­ra para reto­mar Ben­dery. Igor Smir­nov pide a la Comu­ni­dad de Esta­dos Inde­pen­dien­tes (CEI) el envío de obser­va­do­res y que se impon­ga el res­pe­to del cese del fue­go, pero Boris Yel­tsin se nie­ga a impli­car­se [9]. Pero Ben­dery es sede de una uni­dad del 14º Ejér­ci­to ruso y esa uni­dad anun­cia que no tie­ne inten­cio­nes de que­dar­se cru­za­da de bra­zos ante una ofen­si­va mol­da­va, inde­pen­dien­te­men­te de las órde­nes de su pro­pia jerar­quía. Se abren nego­cia­cio­nes. El vice­pre­si­den­te ruso, coro­nel Ale­xan­der Ruts­koy, via­ja a la región en cali­dad de media­dor pero los mol­da­vos, con­fia­dos en el apo­yo esta­dou­ni­den­se, ni siquie­ra res­pon­den a las lla­ma­das tele­fó­ni­cas del vice­pre­si­den­te y se nie­gan a reci­bir­lo. Ruts­koy via­ja a Ben­dery, don­de pro­nun­cia un apa­sio­na­do dis­cur­so a favor de la Trans­nis­tria [10], y regre­sa des­pués a Mos­cú, don­de tra­ta infruc­tuo­sa­men­te de movi­li­zar a la Duma [11].

En un pru­den­te retro­ce­so, los mol­da­vos acep­tan el des­plie­gue de obser­va­do­res mili­ta­res de la CEI [12] y los cosa­cos se des­mo­vi­li­zan [13]

En res­pues­ta a la visi­ta del vice­pre­si­den­te ruso Ruts­koy, los mol­da­vos reci­ben por su par­te al pre­si­den­te rumano Ion Ilies­cu para dis­cu­tir con él la fusión de los dos Esta­dos. Teme­ro­so de ver­se envuel­to en un con­flic­to mili­tar, Ilies­cu se limi­ta a hacer unas cuan­tas decla­ra­cio­nes mien­tras que se abs­tie­ne de fir­mar los pro­to­co­los que le son pre­sen­ta­dos [14].

Pro­si­guen las nego­cia­cio­nes pero, inde­pen­dien­te­men­te de la bue­na volun­tad de los diplo­má­ti­cos, estas se enfren­tan a la diver­si­dad de pro­ta­go­nis­tas. En Rusia, ya Ruts­koy no apa­re­ce como un exal­ta­do soli­ta­rio. Entran en esce­na el gene­ral Albert Makashov [15] y otras per­so­na­li­da­des. Y Boris Yel­tsin aca­ba por tomar una deci­sión dan­do orden al 14º Ejér­ci­to de pre­pa­rar­se para una reti­ra­da total. En Chi­si­nau, el pre­si­den­te mol­da­vo Mir­cea Sne­gur y sus con­se­je­ros esta­dou­ni­den­ses ven en esa noti­cia la luz ver­de que tan­to han espe­ra­do. Se ponen direc­ta­men­te al man­do de todas las fuer­zas dis­po­ni­bles (poli­cía, adua­nas y ejér­ci­to), exi­gen la apro­ba­ción del par­la­men­to mol­da­vo para «aplas­tar a los sepa­ra­tis­tas» y lan­zan un lla­ma­do a la ONU [16].

Una mul­ti­tud de muje­res rodea nue­va­men­te el arse­nal del 14º Ejér­ci­to ruso. Se apo­de­ran esta vez de una trein­te­na de blin­da­dos, sin encon­trar opo­si­ción de par­te de los sol­da­dos rusos [17].

En Mos­cú se pro­du­ce un vuel­co en el mar­co de las difí­ci­les nego­cia­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Rusia sobre el desar­me. El muy con­ci­lia­dor minis­tro ruso de Rela­cio­nes Exte­rio­res Andrei Kozi­rev decla­ra sor­pre­si­va­men­te que «no exclu­ye que la Trans­nis­tria vuel­va un día a [ser par­te de] Rusia» [18].

En Chi­si­nau, los par­ti­da­rios de la Gran Ruma­nia orga­ni­zan mani­fes­ta­cio­nes con­tra los «sepa­ra­tis­tas» al gri­to de «¡La male­ta, el tren, Rusia!». El 20 de junio de 1992, Mol­da­via ata­ca la Trans­nis­tria. El obje­ti­vo no es la toma de posi­cio­nes estra­té­gi­cas sino sem­brar el terror entre la pobla­ción para pro­vo­car un éxo­do. Los sol­da­dos [de Chi­si­nau] abren fue­go sobre los civi­les en todas par­tes. Las prin­ci­pa­les calles de Ben­dery se cubren de cadá­ve­res [19].

A pesar de las órde­nes de Mos­cú, los tan­ques del 14º Ejér­ci­to ruso rom­pen filas y enfren­tan la inva­sión. Tres de esos tan­ques son des­trui­dos [20]. Uno de ellos for­ma par­te actual­men­te del monu­men­to eri­gi­do en memo­ria de los muer­tos en aque­llos trá­gi­cos sucesos.

El pre­si­den­te [mol­da­vo] Mir­cea Sne­gur inter­vie­ne ante el par­la­men­to de Chi­si­nau y decla­ra, en un dis­cur­so trans­mi­ti­do por la tele­vi­sión, que «Rusia ha des­en­ca­de­na­do una gue­rra no decla­ra­da con­tra Mol­da­via. El Dniés­ter es una zona ocu­pa­da por el 14º Ejér­ci­to ruso» [21]. Por su par­te, el gobierno de Buca­rest des­mien­te haber envia­do pilo­tos al ejér­ci­to mol­da­vo [22]. Será des­men­ti­do a su vez por el 14º Ejér­ci­to ruso, que afir­ma que una dece­na de avio­nes ruma­nos par­ti­ci­pan en los com­ba­tes [23].

200-2Los com­ba­tes de los pri­me­ros días serán par­ti­cu­lar­men­te san­grien­tos –con más de mil víc­ti­mas civi­les– y deci­si­vos. Inme­dia­ta­men­te se advier­te que una resis­ten­cia popu­lar orga­ni­za­da y arma­da se impon­drá ante un adver­sa­rio que, a pesar de ser supe­rior en núme­ro y en equi­pa­mien­to, care­ce de moti­va­ción y actúa como una tro­pa mercenaria.

Los com­ba­tes se pro­lon­gan toda­vía duran­te 3 días, pero la gue­rra ya ha terminado.

El 29 de junio, el encar­ga­do de nego­cios esta­dou­ni­den­se, coro­nel Howard Steers, pre­sen­te en Ben­dery para coor­di­nar las ope­ra­cio­nes mili­ta­res, esca­pa por muy poco mar­gen a los dis­pa­ros de fran­co­ti­ra­do­res trans­nis­trios [24].

Boris Yel­tsin deci­de recu­pe­rar el con­trol del 14º Ejér­ci­to. El 30 de junio pone al gene­ral Ale­xan­der Lebed a la cabe­za de esa fuer­za y lo encar­ga de recu­pe­rar el con­trol de todas las uni­da­des y sacar a Rusia del con­flic­to. El retro­ce­so se acom­pa­ña de decla­ra­cio­nes mar­cia­les que no enga­ñan a nadie [25]. Para com­pen­sar la reti­ra­da, los «patrio­tas» rusos envían nue­va­men­te los cosa­cos a Tiras­pol [26]. Por su par­te, Washing­ton con­ce­de a los mol­da­vos «la cláu­su­la de nación más favo­re­ci­da», como una for­ma de indem­ni­za­ción por la fra­ca­sa­da aventura.

El 3 de julio, Boris Yel­tsin y Mir­cea Sne­gur fir­man en Mos­cú un acuer­do de cese del fue­go. Des­de enton­ces, la Trans­nis­tria (rebau­ti­za­da como Prid­nes­tro­via para hacer notar que ya no se limi­ta a la mar­gen orien­tal del Dniés­ter y que inclu­ye tam­bién la ciu­dad de Ben­dery) vive en paz bajo la pro­tec­ción de los últi­mos sol­da­dos del 14º Ejér­ci­to ruso. Este peque­ño terri­to­rio de medio millón de habi­tan­tes sigue negán­do­se a ali­near­se detrás de la OTAN y de la Unión Euro­pea y, como repre­sa­lia, se le sigue negan­do el reco­no­ci­mien­to internacional.

Cator­ce meses des­pués de haber recha­za­do la inva­sión orques­ta­da por Esta­dos Uni­dos, Ruma­nia y Mol­da­via, los prid­nes­tro­via­nos pro­ba­ron su agra­de­ci­mien­to a sus ami­gos rusos. En sep­tiem­bre de 1993, cuan­do el pre­si­den­te Boris Yel­tsin –con el apo­yo de Esta­dos Uni­dos– tra­ta de exten­der sus pode­res median­te el uso de la fuer­za y disuel­ve ile­gal­men­te el par­la­men­to, los dipu­tados se rebe­lan, lo des­ti­tu­yen y ponen en su lugar al vice­pre­si­den­te Ale­xan­der Ruts­koy. Los par­la­men­ta­rios se atrin­che­ran en el hemi­ci­clo con el gene­ral Albert Makashov y volun­ta­rios prid­nes­tro­via­nos se unen a ellos para garan­ti­zar la defen­sa. Pero Yel­tsin bom­bar­dea la sede del par­la­men­to [ruso] y orde­na el asal­to. Los insur­gen­tes, entre los que se encuen­tran Ruts­koy y Makashov, son encar­ce­la­dos. Serán amnis­tia­dos 4 meses más tarde.

 Thierry Meys­san
Ana­lis­ta polí­ti­co fran­cés. Fun­da­dor y pre­si­den­te de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *