Olga bena­rio – Inte­gra­ción uni­ver­si­ta­ria

“…Des­de que me ente­ré, que­ri­da, como es la fuer­za de volun­tad, sobre todo si ema­na de fuen­tes como la nues­tra, es inmen­sa. Lucho y luché, por lo jus­to, por lo bueno y lo mejor del mun­do. Te pro­me­to que aho­ra, para decir adiós, has­ta el últi­mo minu­to no ten­drás nada de que aver­gon­zar­te de mí. Que­ri­dos, quie­ro que me entien­dan bien: que me pre­pa­re para la muer­te no sig­ni­fi­ca que me estoy rin­dien­do, pero sabré cómo luchar con­tra ella cuan­do lle­gue. Pero, sin embar­go, toda­vía pue­den pasar tan­tas cosas…Hasta el últi­mo momen­to me man­ten­dré fuer­te y sin­tién­do­me como la vida…”
Frag­men­to de la car­ta que Olga Bena­rio, man­da a su hija y espo­so; antes de ser ase­si­na­da.
Olga Gut­mann Bena­rio, Revo­lu­cio­na­ria mili­tan­te del Socia­lis­mo Inter­na­cio­na­lis­ta, ejem­plo de las muje­res y hom­bres que sue­ñan con sal­var a la huma­ni­dad de la cana­lla capi­ta­lis­ta.

Nació en Ale­ma­nia el 12 de Febre­ro de 1908, en ple­na avan­za­da nazi. Sen­si­bi­li­za­da por la labor cari­ta­ti­va de su Padre Leo Bena­rio y con­tra­ria­da por la esté­ril vida peque­ño bur­gue­sa que lle­va su madre, Euge­nie Bena­rio, cre­ce en tiem­pos de gue­rra, ham­bre y repre­sión, como mujer y revo­lu­cio­na­ria.
Como típi­ca fami­lia de cla­se media inten­tan vivir “tran­qui­la­men­te” en medio del fuer­te cli­ma polí­ti­co que vivía Ale­ma­nia, pro­duc­to de la caí­da de la monar­quía y de la ins­tau­ra­ción de un régi­men for­mal­men­te repu­bli­cano cono­ci­do como la Repú­bli­ca de Wei­mar. Renuen­te a esto: “…el nacio­na­lis­mo ale­mán jamás acep­tó este régi­men al que con­si­de­ra­ba un pro­duc­to de la trai­ción sur­gi­da des­pués del ver­gon­zo­so Tra­ta­do de Ver­sa­lles, tam­po­co acep­tó esto la extre­ma izquier­da, que pul­ve­ri­za­da polí­ti­ca­men­te des­pués del Levan­ta­mien­to Espar­ta­quis­ta de 1919 y la muer­te de Rosa Luxem­bur­go y Karl Liebk­necht, desea­ba fer­vien­te­men­te una alian­za polí­ti­ca entre una Ale­ma­nia Comu­nis­ta y la Unión Sovié­ti­ca.”
olgabenario
Olga atraí­da por el movi­mien­to comu­nis­ta, en pug­na con los pac­tos y el pro­yec­to fas­cis­ta, ini­cia su mili­tan­cia des­de muy joven en la Liga Juve­nil Comu­nis­ta con ape­nas 15 años de Edad. Valien­te y atre­vi­da va ganan­do espa­cios en la apa­sio­na­da bata­lla de Ideas y en la deter­mi­nan­te pra­xis revo­lu­cio­na­ria. En medio de fuer­tes luchas calle­je­ras ori­gi­na­das por las con­fron­ta­cio­nes entre los pique­tes de sol­da­dos nazis y los revo­lu­cio­na­rios comu­nis­tas, en el barrio de Kreuz­berg, Olga es hecha pre­sa jun­to a su com­pa­ñe­ro Otto Braun, quie­nes lide­ra­ban para el momen­to al movi­mien­to juve­nil revo­lu­cio­na­rio, sien­do acu­sa­dos de alta trai­ción a la Patria.
La con­vul­sión que cau­sa el hecho de que la joven hija del abo­ga­do Bena­rio esté pre­sa, hace que con rapi­dez se tra­mi­te su liber­tad. Sin embar­go Otto con­ti­núa reclui­do, razón por la cual el par­ti­do Comu­nis­ta ade­lan­ta un plan para tomar la cár­cel y res­ca­tar­lo. Olga lle­va la direc­ción del ope­ra­ti­vo y jun­to a otros com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia, irrum­pe a pun­ta de pis­to­la en la cár­cel de Moa­bit, un cén­tri­co dis­tri­to ber­li­nés, res­ca­tan­do de la “jus­ti­cia bur­gue­sa” a su novio y cama­ra­da. Esta acción impe­ca­ble fina­li­zó con la fuga espec­ta­cu­lar de ambos a la Unión Sovié­ti­ca.
Con su lle­ga­da a la URSS, icono de la Revo­lu­ción mun­dial, Olga se adap­ta con faci­li­dad, logran­do esca­lar rápi­da­men­te en la direc­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta demos­tran­do sus habi­li­da­des mili­ta­res, ideo­ló­gi­cas y polí­ti­cas, tra­ba­jan­do como ins­truc­to­ra de la sec­ción juve­nil del Komin­tern. Su con­di­ción de des­ta­ca­da diri­gen­te, inclu­so como ofi­cial del Ejér­ci­to Rojo, deter­mi­na su sepa­ra­ción con Braun, lue­go en 1931 estu­vo casa­da por bre­ve tiem­po con el ofi­cial ruso B. P. Niki­tin.
En el mapa inter­na­cio­nal cre­ce el movi­mien­to comu­nis­ta lide­ra­do por la Unión Sovié­ti­ca con­so­li­dán­do­se en la for­ma­ción del par­ti­do en dis­tin­tos luga­res del mun­do, inclu­so en el Sur de Amé­ri­ca.
En este con­tex­to Olga via­ja a Bra­sil en 1934, por deter­mi­na­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, para apo­yar al Par­ti­do Comu­nis­ta de Bra­sil en la pre­pa­ra­ción de una Revo­lu­ción. Fue envia­da des­de Lenin­gra­do, jun­to con Luís Car­los Pres­tes.
“…En esa épo­ca, Mos­cú creó en Mon­te­vi­deo, Uru­guay, el Secre­ta­ria­do Lati­no­ame­ri­cano que ope­ra­ba clan­des­ti­na­men­te y que­ría apro­xi­mar a todas las orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas de Amé­ri­ca Lati­na con Mos­cú. Olga y Pres­tes eran apo­ya­dos finan­cie­ra­men­te y logís­ti­ca­men­te a tra­vés de esta orga­ni­za­ción…”
“…Pres­tes había asom­bra­do al mun­do reco­rrien­do de 1924 a 1926, con su colum­na de 1500 hom­bres, más de 25 000 kiló­me­tros de la vas­ta geo­gra­fía del Bra­sil. En ese gigan­tes­co país […] el caba­lle­ro andan­te bra­si­le­ño con­si­guió poner en jaque al gobierno de Artur da Sil­va Ber­nar­des duran­te más de dos años, has­ta que la reali­dad del des­gas­te mili­tar le acon­se­jó dete­ner las andan­zas de su ague­rri­da colum­na. Orde­nó enton­ces el replie­gue y cru­zó con sus hom­bres la fron­te­ra con Boli­via.
Des­pués del exi­lio boli­viano, pasó unos años en Argen­ti­na, don­de se acer­có a las ideas comu­nis­tas, apro­ve­chan­do la lec­tu­ra para desa­rro­llar sus cri­te­rios y unir­se lue­go al Komin­tern, con sede regio­nal en Bue­nos Aires.
Dis­pues­to a cono­cer por si mis­mo la meca del pro­le­ta­ria­do mun­dial, via­ja con su madre y her­ma­na sien­do reci­bi­do como el líder legen­da­rio de la Bra­sil pujan­te y revo­lu­cio­na­ria que seria libe­ra­da por fin de las eli­tes bur­gue­sas y del ham­bre cau­sa­da por éstas.
El bra­si­le­ro Luis Car­los Pres­tes, que des­de 1931 esta­ba ya ins­ta­la­do en la Unión Sovié­ti­ca es final­men­te incor­po­ra­do en 1934 entre los cua­dros del Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ro (PCB), por reco­men­da­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca. Fue ele­gi­do miem­bro de la comi­sión eje­cu­ti­va de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y vuel­ve a Bra­sil, vía Nue­va York, como clan­des­tino, en diciem­bre del mis­mo año acom­pa­ña­do por Olga Bena­rio, quien como líder des­ta­ca­da mili­tar y polí­ti­ca­men­te es res­pon­sa­bi­li­za­da de su segu­ri­dad. Ambos ini­cian el via­je hacién­do­se pasar por mari­do y mujer sien­do su obje­ti­vo el de lide­rar una revo­lu­ción arma­da con apo­yo de Mos­cú.
“…Pres­tes y Olga lle­gan a Bra­sil con docu­men­tos fal­sos en abril de 1935. Pres­tes se encuen­tra con la recién crea­da Alian­za Nacio­nal Liber­ta­do­ra, un fren­te polí­ti­co comu­nis­ta de carác­ter anti­fas­cis­ta. Este movi­mien­to se con­tra­po­nía con­tra el inte­gris­mo de Plí­nio Sal­ga­do, que repre­sen­ta­ba al fas­cis­mo bra­si­le­ro.
Es de des­ta­car que el Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ro había exa­ge­ra­do con­si­de­ra­ble­men­te sobre la influen­cia y la capa­ci­dad revo­lu­cio­na­ria que tenía en el país en ese momen­to y le pasó una pers­pec­ti­va com­ple­ta­men­te erra­da a Mos­cú para el posi­ble levan­ta­mien­to comu­nis­ta vic­to­rio­so que com­pen­sa­se, de algu­na for­ma, la recien­te derro­ta fren­te la Ale­ma­nia de Hitler.
Olga y Pres­tes sin embar­go, lide­ran­do el levan­ta­mien­to, ini­cian todos los pre­pa­ra­ti­vos mien­tras simu­lan su vida nor­mal. Olga esta­ble­ce los tér­mi­nos de la segu­ri­dad, orga­ni­za las estra­te­gias de la rebe­lión, mien­tras Pres­tes y el res­to del equi­po inter­na­cio­nal tra­ba­jan en la agi­ta­ción de la masa popu­lar bra­si­le­ra.
“…El levan­ta­mien­to arma­do comien­za en la ciu­dad de Río Gran­de do Sul. Pres­tes orde­nó que la insu­rrec­ción fue­se exten­di­da al res­to del país…”
En este con­tex­to toda la masa afec­ta a la Alian­za Nacio­nal Liber­ta­do­ra fue movi­li­za­da, Olga revi­sa todos los deta­lles y el equi­po de Pres­tes diri­ge el levan­ta­mien­to cívi­co-mili­tar. Sin embar­go los orga­nis­mos de segu­ri­dad de Var­gas logran mover­se con agi­li­dad y comien­zan una bru­tal repre­sión que sofo­ca el levan­ta­mien­to. El bas­tión de resis­ten­cia más sóli­do estu­vo en la guar­ni­ción de Natal (Río Gran­de del Nor­te) pero sin embar­go, al no expan­dir­se el levan­ta­mien­to mili­tar en otras guar­ni­cio­nes, como fue pre­pa­ra­do por los revo­lu­cio­na­rios, fue final­men­te apla­ca­do lue­go de una feroz con­tien­da.
Mien­tras per­ma­ne­cen algu­nos peque­ños focos civi­les, con­ti­núa la per­se­cu­ción de los líde­res y afec­tos comu­nis­tas. Uno a uno son dete­ni­dos y repri­mi­dos por la inte­li­gen­cia de Var­gas. Las cár­ce­les están reple­tas y sin embar­go los líde­res rebel­des no son alcan­za­dos. Getu­lio aupa­do por el jefe de la poli­cía Filin­to Müller (quién for­mó par­te de la colum­na Pres­tes, con­de­na­do por Robo y corrup­ción y sien­do expul­sa­do) orde­na aumen­to de la inten­si­dad en la repre­sión has­ta que den con el para­de­ro de Pres­tes.
Olga se encar­ga de res­guar­dar a Pres­tes como líder del levan­ta­mien­to y como su com­pa­ñe­ro, per­ma­ne­cien­do en la clan­des­ti­ni­dad y movién­do­se de lugar según obtie­nen noti­cias de los acer­ca­mien­tos de la inte­li­gen­cia bra­si­le­ra.
A pesar de toda la segu­ri­dad esta­ble­ci­da por Olga y los com­pa­ñe­ros que que­dan, logran ser dete­ni­dos y encar­ce­la­dos, situa­dos por sus com­pa­ñe­ros quie­nes en ple­na tor­tu­ra deve­la­ban los deta­lles de la orga­ni­za­ción y el para­de­ro de Pres­tes. En su papel como agen­te de una poten­cia extran­je­ra y cere­bro co-orga­ni­za­dor de la inten­to­na comu­nis­ta de 1934, es sepa­ra­da de Pres­tes y envia­da a la cár­cel en mar­zo de 1936, sien­do reclui­da la Casa de Deten­ción, colo­ca­da en una cel­da jun­to con otras diez muje­res quie­nes la reci­ben como la indu­da­ble líder y heroí­na en la que se con­ver­tía.
Duran­te el perio­do en la cár­cel de Bra­sil, Olga des­cu­bre jun­to a sus com­pa­ñe­ras que esta emba­ra­za­da. Esto sir­vió para sen­si­bi­li­zar a la pobla­ción y a la opi­nión públi­ca a favor de Pres­tes y ella. Sin embar­go Var­gas no logra con­mo­ver­se, bus­can­do todas las for­mas lega­les o no de tomar repre­sa­lias con­tra la mujer de su enemi­go polí­ti­co, Luis Car­los Pres­tes.
“…El jui­cio a Olga Bena­rio fue hecho según los tér­mi­nos for­ma­les de la orden cons­ti­tu­cio­nal defi­ni­da por la Cons­ti­tu­ción Fede­ral, aten­dien­do a un pedi­do de extra­di­ción del Ter­cer Reich. Recor­de­mos que Olga era bus­ca­da por la jus­ti­cia ale­ma­na por un cri­men come­ti­do años antes de la lle­ga­da del nacio­nal­so­cia­lis­mo al gobierno ale­mán. En los tér­mi­nos de la cons­ti­tu­ción en vigor en ese momen­to, el jui­cio era total­men­te legal. El Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral apro­bó el pedi­do de extra­di­ción…”
Olga enton­ces se con­vir­tió en víc­ti­ma de la bru­ta­li­dad anti­se­mi­ta y anti­co­mu­nis­ta al ser depor­ta­da a su país de ori­gen…”
Trans­por­ta­da para Ale­ma­nia en el car­gue­ro ale­mán «La Coru­ña». Lle­gan­do el 18 de octu­bre de 1936. Olga fue reclui­da inme­dia­ta­men­te en Bar­nims­tras­se, una pri­sión para muje­res, don­de tuvo a su hija que lla­mó Ani­ta Leo­ca­dia Pres­tes. El gobierno del Ter­cer Reich obe­de­cien­do las leyes inter­na­cio­na­les per­mi­tió que el bebé siguie­se en poder de la madre has­ta el final del perío­do de ama­man­ta­ción y pos­te­rior­men­te la entre­ga­ron a su abue­la, madre de Pres­tes, quien enca­be­zó una fuer­te cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción para lograr la recu­pe­ra­ción de ambas, logran­do solo que le entre­ga­ran a su nie­ta.
“…Olga fue trans­fe­ri­da para el cam­po de tra­ba­jo de Lich­ten­burg duran­te los pri­me­ros días de mar­zo de 1938 y en febre­ro de 1942, un poco antes de com­ple­tar 34 años, fue final­men­te envia­da al cam­po de exter­mi­nio de Bern­burg, en don­de fue muer­ta en una cáma­ra de gas…”
Es de recal­car que en este terri­ble pro­ce­so Olga no per­dió la espe­ran­za, man­tu­vo una deter­mi­nan­te posi­ción a la hora de enfren­tar las más crue­les tor­tu­ras y situa­cio­nes, orga­ni­zan­do a la Muje­res pre­sas en torno a el man­te­ni­mien­to de la salud y la higie­ne en medio de las esca­lo­frian­tes con­di­cio­nes a las que eran some­ti­das, logra ade­más encon­trar las mas crea­ti­vas for­mas de man­te­ner la moral de sus com­pa­ñe­ras logran­do estu­diar, infor­mar­se y edu­car­se jun­to a ellas en la situa­ción geo­po­lí­ti­ca, his­tó­ri­ca y social del mun­do y de su Bra­sil año­ra­do.
La vida de Olga Bena­rio es un ele­va­do ejem­plo de la éti­ca y de la fuer­za de los revo­lu­cio­na­rios y las revo­lu­cio­na­rias y de la obra nece­sa­ria de todos y todas quie­nes con­sa­gra­mos nues­tra vida por la reden­ción de la huma­ni­dad en tiem­pos de con­vul­sión y en vir­tud de la con­so­li­da­ción del Socia­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *