Olga bena­rio – Inte­gra­ción universitaria

“…Des­de que me ente­ré, que­ri­da, como es la fuer­za de volun­tad, sobre todo si ema­na de fuen­tes como la nues­tra, es inmen­sa. Lucho y luché, por lo jus­to, por lo bueno y lo mejor del mun­do. Te pro­me­to que aho­ra, para decir adiós, has­ta el últi­mo minu­to no ten­drás nada de que aver­gon­zar­te de mí. Que­ri­dos, quie­ro que me entien­dan bien: que me pre­pa­re para la muer­te no sig­ni­fi­ca que me estoy rin­dien­do, pero sabré cómo luchar con­tra ella cuan­do lle­gue. Pero, sin embar­go, toda­vía pue­den pasar tan­tas cosas…Hasta el últi­mo momen­to me man­ten­dré fuer­te y sin­tién­do­me como la vida…”
Frag­men­to de la car­ta que Olga Bena­rio, man­da a su hija y espo­so; antes de ser asesinada.
Olga Gut­mann Bena­rio, Revo­lu­cio­na­ria mili­tan­te del Socia­lis­mo Inter­na­cio­na­lis­ta, ejem­plo de las muje­res y hom­bres que sue­ñan con sal­var a la huma­ni­dad de la cana­lla capitalista.

Nació en Ale­ma­nia el 12 de Febre­ro de 1908, en ple­na avan­za­da nazi. Sen­si­bi­li­za­da por la labor cari­ta­ti­va de su Padre Leo Bena­rio y con­tra­ria­da por la esté­ril vida peque­ño bur­gue­sa que lle­va su madre, Euge­nie Bena­rio, cre­ce en tiem­pos de gue­rra, ham­bre y repre­sión, como mujer y revolucionaria.
Como típi­ca fami­lia de cla­se media inten­tan vivir “tran­qui­la­men­te” en medio del fuer­te cli­ma polí­ti­co que vivía Ale­ma­nia, pro­duc­to de la caí­da de la monar­quía y de la ins­tau­ra­ción de un régi­men for­mal­men­te repu­bli­cano cono­ci­do como la Repú­bli­ca de Wei­mar. Renuen­te a esto: “…el nacio­na­lis­mo ale­mán jamás acep­tó este régi­men al que con­si­de­ra­ba un pro­duc­to de la trai­ción sur­gi­da des­pués del ver­gon­zo­so Tra­ta­do de Ver­sa­lles, tam­po­co acep­tó esto la extre­ma izquier­da, que pul­ve­ri­za­da polí­ti­ca­men­te des­pués del Levan­ta­mien­to Espar­ta­quis­ta de 1919 y la muer­te de Rosa Luxem­bur­go y Karl Liebk­necht, desea­ba fer­vien­te­men­te una alian­za polí­ti­ca entre una Ale­ma­nia Comu­nis­ta y la Unión Soviética.”
olgabenario
Olga atraí­da por el movi­mien­to comu­nis­ta, en pug­na con los pac­tos y el pro­yec­to fas­cis­ta, ini­cia su mili­tan­cia des­de muy joven en la Liga Juve­nil Comu­nis­ta con ape­nas 15 años de Edad. Valien­te y atre­vi­da va ganan­do espa­cios en la apa­sio­na­da bata­lla de Ideas y en la deter­mi­nan­te pra­xis revo­lu­cio­na­ria. En medio de fuer­tes luchas calle­je­ras ori­gi­na­das por las con­fron­ta­cio­nes entre los pique­tes de sol­da­dos nazis y los revo­lu­cio­na­rios comu­nis­tas, en el barrio de Kreuz­berg, Olga es hecha pre­sa jun­to a su com­pa­ñe­ro Otto Braun, quie­nes lide­ra­ban para el momen­to al movi­mien­to juve­nil revo­lu­cio­na­rio, sien­do acu­sa­dos de alta trai­ción a la Patria.
La con­vul­sión que cau­sa el hecho de que la joven hija del abo­ga­do Bena­rio esté pre­sa, hace que con rapi­dez se tra­mi­te su liber­tad. Sin embar­go Otto con­ti­núa reclui­do, razón por la cual el par­ti­do Comu­nis­ta ade­lan­ta un plan para tomar la cár­cel y res­ca­tar­lo. Olga lle­va la direc­ción del ope­ra­ti­vo y jun­to a otros com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia, irrum­pe a pun­ta de pis­to­la en la cár­cel de Moa­bit, un cén­tri­co dis­tri­to ber­li­nés, res­ca­tan­do de la “jus­ti­cia bur­gue­sa” a su novio y cama­ra­da. Esta acción impe­ca­ble fina­li­zó con la fuga espec­ta­cu­lar de ambos a la Unión Soviética.
Con su lle­ga­da a la URSS, icono de la Revo­lu­ción mun­dial, Olga se adap­ta con faci­li­dad, logran­do esca­lar rápi­da­men­te en la direc­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta demos­tran­do sus habi­li­da­des mili­ta­res, ideo­ló­gi­cas y polí­ti­cas, tra­ba­jan­do como ins­truc­to­ra de la sec­ción juve­nil del Komin­tern. Su con­di­ción de des­ta­ca­da diri­gen­te, inclu­so como ofi­cial del Ejér­ci­to Rojo, deter­mi­na su sepa­ra­ción con Braun, lue­go en 1931 estu­vo casa­da por bre­ve tiem­po con el ofi­cial ruso B. P. Nikitin.
En el mapa inter­na­cio­nal cre­ce el movi­mien­to comu­nis­ta lide­ra­do por la Unión Sovié­ti­ca con­so­li­dán­do­se en la for­ma­ción del par­ti­do en dis­tin­tos luga­res del mun­do, inclu­so en el Sur de América.
En este con­tex­to Olga via­ja a Bra­sil en 1934, por deter­mi­na­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, para apo­yar al Par­ti­do Comu­nis­ta de Bra­sil en la pre­pa­ra­ción de una Revo­lu­ción. Fue envia­da des­de Lenin­gra­do, jun­to con Luís Car­los Prestes.
“…En esa épo­ca, Mos­cú creó en Mon­te­vi­deo, Uru­guay, el Secre­ta­ria­do Lati­no­ame­ri­cano que ope­ra­ba clan­des­ti­na­men­te y que­ría apro­xi­mar a todas las orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas de Amé­ri­ca Lati­na con Mos­cú. Olga y Pres­tes eran apo­ya­dos finan­cie­ra­men­te y logís­ti­ca­men­te a tra­vés de esta organización…”
“…Pres­tes había asom­bra­do al mun­do reco­rrien­do de 1924 a 1926, con su colum­na de 1500 hom­bres, más de 25 000 kiló­me­tros de la vas­ta geo­gra­fía del Bra­sil. En ese gigan­tes­co país […] el caba­lle­ro andan­te bra­si­le­ño con­si­guió poner en jaque al gobierno de Artur da Sil­va Ber­nar­des duran­te más de dos años, has­ta que la reali­dad del des­gas­te mili­tar le acon­se­jó dete­ner las andan­zas de su ague­rri­da colum­na. Orde­nó enton­ces el replie­gue y cru­zó con sus hom­bres la fron­te­ra con Bolivia.
Des­pués del exi­lio boli­viano, pasó unos años en Argen­ti­na, don­de se acer­có a las ideas comu­nis­tas, apro­ve­chan­do la lec­tu­ra para desa­rro­llar sus cri­te­rios y unir­se lue­go al Komin­tern, con sede regio­nal en Bue­nos Aires.
Dis­pues­to a cono­cer por si mis­mo la meca del pro­le­ta­ria­do mun­dial, via­ja con su madre y her­ma­na sien­do reci­bi­do como el líder legen­da­rio de la Bra­sil pujan­te y revo­lu­cio­na­ria que seria libe­ra­da por fin de las eli­tes bur­gue­sas y del ham­bre cau­sa­da por éstas.
El bra­si­le­ro Luis Car­los Pres­tes, que des­de 1931 esta­ba ya ins­ta­la­do en la Unión Sovié­ti­ca es final­men­te incor­po­ra­do en 1934 entre los cua­dros del Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ro (PCB), por reco­men­da­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca. Fue ele­gi­do miem­bro de la comi­sión eje­cu­ti­va de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta y vuel­ve a Bra­sil, vía Nue­va York, como clan­des­tino, en diciem­bre del mis­mo año acom­pa­ña­do por Olga Bena­rio, quien como líder des­ta­ca­da mili­tar y polí­ti­ca­men­te es res­pon­sa­bi­li­za­da de su segu­ri­dad. Ambos ini­cian el via­je hacién­do­se pasar por mari­do y mujer sien­do su obje­ti­vo el de lide­rar una revo­lu­ción arma­da con apo­yo de Moscú.
“…Pres­tes y Olga lle­gan a Bra­sil con docu­men­tos fal­sos en abril de 1935. Pres­tes se encuen­tra con la recién crea­da Alian­za Nacio­nal Liber­ta­do­ra, un fren­te polí­ti­co comu­nis­ta de carác­ter anti­fas­cis­ta. Este movi­mien­to se con­tra­po­nía con­tra el inte­gris­mo de Plí­nio Sal­ga­do, que repre­sen­ta­ba al fas­cis­mo brasilero.
Es de des­ta­car que el Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ro había exa­ge­ra­do con­si­de­ra­ble­men­te sobre la influen­cia y la capa­ci­dad revo­lu­cio­na­ria que tenía en el país en ese momen­to y le pasó una pers­pec­ti­va com­ple­ta­men­te erra­da a Mos­cú para el posi­ble levan­ta­mien­to comu­nis­ta vic­to­rio­so que com­pen­sa­se, de algu­na for­ma, la recien­te derro­ta fren­te la Ale­ma­nia de Hitler.
Olga y Pres­tes sin embar­go, lide­ran­do el levan­ta­mien­to, ini­cian todos los pre­pa­ra­ti­vos mien­tras simu­lan su vida nor­mal. Olga esta­ble­ce los tér­mi­nos de la segu­ri­dad, orga­ni­za las estra­te­gias de la rebe­lión, mien­tras Pres­tes y el res­to del equi­po inter­na­cio­nal tra­ba­jan en la agi­ta­ción de la masa popu­lar brasilera.
“…El levan­ta­mien­to arma­do comien­za en la ciu­dad de Río Gran­de do Sul. Pres­tes orde­nó que la insu­rrec­ción fue­se exten­di­da al res­to del país…”
En este con­tex­to toda la masa afec­ta a la Alian­za Nacio­nal Liber­ta­do­ra fue movi­li­za­da, Olga revi­sa todos los deta­lles y el equi­po de Pres­tes diri­ge el levan­ta­mien­to cívi­co-mili­tar. Sin embar­go los orga­nis­mos de segu­ri­dad de Var­gas logran mover­se con agi­li­dad y comien­zan una bru­tal repre­sión que sofo­ca el levan­ta­mien­to. El bas­tión de resis­ten­cia más sóli­do estu­vo en la guar­ni­ción de Natal (Río Gran­de del Nor­te) pero sin embar­go, al no expan­dir­se el levan­ta­mien­to mili­tar en otras guar­ni­cio­nes, como fue pre­pa­ra­do por los revo­lu­cio­na­rios, fue final­men­te apla­ca­do lue­go de una feroz contienda.
Mien­tras per­ma­ne­cen algu­nos peque­ños focos civi­les, con­ti­núa la per­se­cu­ción de los líde­res y afec­tos comu­nis­tas. Uno a uno son dete­ni­dos y repri­mi­dos por la inte­li­gen­cia de Var­gas. Las cár­ce­les están reple­tas y sin embar­go los líde­res rebel­des no son alcan­za­dos. Getu­lio aupa­do por el jefe de la poli­cía Filin­to Müller (quién for­mó par­te de la colum­na Pres­tes, con­de­na­do por Robo y corrup­ción y sien­do expul­sa­do) orde­na aumen­to de la inten­si­dad en la repre­sión has­ta que den con el para­de­ro de Prestes.
Olga se encar­ga de res­guar­dar a Pres­tes como líder del levan­ta­mien­to y como su com­pa­ñe­ro, per­ma­ne­cien­do en la clan­des­ti­ni­dad y movién­do­se de lugar según obtie­nen noti­cias de los acer­ca­mien­tos de la inte­li­gen­cia brasilera.
A pesar de toda la segu­ri­dad esta­ble­ci­da por Olga y los com­pa­ñe­ros que que­dan, logran ser dete­ni­dos y encar­ce­la­dos, situa­dos por sus com­pa­ñe­ros quie­nes en ple­na tor­tu­ra deve­la­ban los deta­lles de la orga­ni­za­ción y el para­de­ro de Pres­tes. En su papel como agen­te de una poten­cia extran­je­ra y cere­bro co-orga­ni­za­dor de la inten­to­na comu­nis­ta de 1934, es sepa­ra­da de Pres­tes y envia­da a la cár­cel en mar­zo de 1936, sien­do reclui­da la Casa de Deten­ción, colo­ca­da en una cel­da jun­to con otras diez muje­res quie­nes la reci­ben como la indu­da­ble líder y heroí­na en la que se convertía.
Duran­te el perio­do en la cár­cel de Bra­sil, Olga des­cu­bre jun­to a sus com­pa­ñe­ras que esta emba­ra­za­da. Esto sir­vió para sen­si­bi­li­zar a la pobla­ción y a la opi­nión públi­ca a favor de Pres­tes y ella. Sin embar­go Var­gas no logra con­mo­ver­se, bus­can­do todas las for­mas lega­les o no de tomar repre­sa­lias con­tra la mujer de su enemi­go polí­ti­co, Luis Car­los Prestes.
“…El jui­cio a Olga Bena­rio fue hecho según los tér­mi­nos for­ma­les de la orden cons­ti­tu­cio­nal defi­ni­da por la Cons­ti­tu­ción Fede­ral, aten­dien­do a un pedi­do de extra­di­ción del Ter­cer Reich. Recor­de­mos que Olga era bus­ca­da por la jus­ti­cia ale­ma­na por un cri­men come­ti­do años antes de la lle­ga­da del nacio­nal­so­cia­lis­mo al gobierno ale­mán. En los tér­mi­nos de la cons­ti­tu­ción en vigor en ese momen­to, el jui­cio era total­men­te legal. El Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral apro­bó el pedi­do de extradición…”
Olga enton­ces se con­vir­tió en víc­ti­ma de la bru­ta­li­dad anti­se­mi­ta y anti­co­mu­nis­ta al ser depor­ta­da a su país de origen…”
Trans­por­ta­da para Ale­ma­nia en el car­gue­ro ale­mán «La Coru­ña». Lle­gan­do el 18 de octu­bre de 1936. Olga fue reclui­da inme­dia­ta­men­te en Bar­nims­tras­se, una pri­sión para muje­res, don­de tuvo a su hija que lla­mó Ani­ta Leo­ca­dia Pres­tes. El gobierno del Ter­cer Reich obe­de­cien­do las leyes inter­na­cio­na­les per­mi­tió que el bebé siguie­se en poder de la madre has­ta el final del perío­do de ama­man­ta­ción y pos­te­rior­men­te la entre­ga­ron a su abue­la, madre de Pres­tes, quien enca­be­zó una fuer­te cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción para lograr la recu­pe­ra­ción de ambas, logran­do solo que le entre­ga­ran a su nieta.
“…Olga fue trans­fe­ri­da para el cam­po de tra­ba­jo de Lich­ten­burg duran­te los pri­me­ros días de mar­zo de 1938 y en febre­ro de 1942, un poco antes de com­ple­tar 34 años, fue final­men­te envia­da al cam­po de exter­mi­nio de Bern­burg, en don­de fue muer­ta en una cáma­ra de gas…”
Es de recal­car que en este terri­ble pro­ce­so Olga no per­dió la espe­ran­za, man­tu­vo una deter­mi­nan­te posi­ción a la hora de enfren­tar las más crue­les tor­tu­ras y situa­cio­nes, orga­ni­zan­do a la Muje­res pre­sas en torno a el man­te­ni­mien­to de la salud y la higie­ne en medio de las esca­lo­frian­tes con­di­cio­nes a las que eran some­ti­das, logra ade­más encon­trar las mas crea­ti­vas for­mas de man­te­ner la moral de sus com­pa­ñe­ras logran­do estu­diar, infor­mar­se y edu­car­se jun­to a ellas en la situa­ción geo­po­lí­ti­ca, his­tó­ri­ca y social del mun­do y de su Bra­sil añorado.
La vida de Olga Bena­rio es un ele­va­do ejem­plo de la éti­ca y de la fuer­za de los revo­lu­cio­na­rios y las revo­lu­cio­na­rias y de la obra nece­sa­ria de todos y todas quie­nes con­sa­gra­mos nues­tra vida por la reden­ción de la huma­ni­dad en tiem­pos de con­vul­sión y en vir­tud de la con­so­li­da­ción del Socialismo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.