BBAV por Iña­ki Uriarte

Hoy 12 de mar­zo el Ban­co Bil­bao Viz­ca­ya Argen­ta­ria cele­bra su Jun­ta Gene­ral Ordi­na­ria de Accio­nis­tas en Eus­kal­du­na Jau­re­gia. Pero el nom­bre ade­cua­do que res­pon­de con pre­ci­sión a su ideo­lo­gía reite­ra­da­men­te demos­tra­da, de este ban­co mane­ja­do por un sane­drín de indi­vi­duos reple­tos de denun­cias, jui­cios y sos­pe­chas debe­ría ser BBAV Ban­co Bil­bao Anti Vas­co. Así, inclu­so así podrían reci­clar las letras del acró­ni­mo. El hecho de que la sede social, a efec­tos sim­bó­li­cos, per­ma­nez­ca en Bil­bao es una anéc­do­ta de la que no han podi­do toda­vía librarse.

Por reso­lu­ción de Batzar Nagu­siak /​Jun­tas Gene­ra­les de Biz­kaia, se apro­bó, el 15 de diciem­bre de 1986, la nor­ma foral sobre sig­nos de iden­ti­dad esen­cia­les del terri­to­rio his­tó­ri­co por la que la deno­mi­na­ción ofi­cial y úni­ca del mis­mo es el tér­mino Biz­kaia.

Cuan­do se pro­du­jo la fusión de los ban­cos Bil­bao y Viz­ca­ya, el 27 de enero de 1988, ya se plan­teó esta inquie­tud y pocos días des­pués dicho orga­nis­mo soli­ci­tó, en con­cre­to al Ban­co Viz­ca­ya, que se con­si­de­ra­se la opor­tu­ni­dad de apro­ve­char el cam­bio de nom­bre para adop­tar la for­ma ofi­cial de desig­na­ción del terri­to­rio: Biz­kaia. Se des­pre­ció tan sen­sa­ta suge­ren­cia mues­tra del gra­do de anti­vas­quis­mo ya exis­ten­te en estas entidades.

La fusión, por absor­ción, del Ban­co Bil­bao Viz­ca­ya y Argen­ta­ria, el 19 de octu­bre de 1999, tuvo para la mayo­ría de los vas­cos otras lec­tu­ras, no eco­nó­mi­cas, que con­vie­ne resal­tar y rei­vin­di­car que pre­sa­gia­ban con el nue­vo pre­si­den­te Fran­cis­co Gon­zá­lez una feroz cam­pa­ña de eli­mi­na­ción de los ya exiguos sín­to­mas de vas­qui­dad. El tiem­po ha demos­tra­do que este per­so­na­je es un decla­ra­do enemi­go de la cul­tu­ra vas­ca; los tes­ti­mo­nios son nume­ro­sos. Los clien­tes de este Ban­co en Cata­lun­ya, no hace fal­ta más que entrar en una sucur­sal, per­ci­ben jus­ta­men­te un entorno don­de la len­gua nacio­nal es difun­di­da y res­pe­ta­da reci­bien­do las comu­ni­ca­cio­nes ini­cial­men­te en la ora­les y por supues­to la escri­tas tam­bién en cata­lán. En Eus­kal Herria la agre­si­vi­dad con­tra la len­gua es total. Todo los envíos los hacen en espa­ñol y en las direc­cio­nes pos­ta­les agre­den la topo­ni­mia. Sola­men­te en los pue­blos eus­kel­du­nes los emplea­dos por ins­tin­to natu­ral y hábi­to coti­diano se rela­cio­nan en eus­ka­ra, ya que no se les ha prohi­bi­do toda­vía, man­te­nien­do una dig­ni­dad de la que se bene­fi­cia la institución.

Una mues­tra de esta cruel­dad con­tra la cul­tu­ra vas­ca está en todas sus publi­ca­cio­nes. Tan­to en la Guía Gas­tro­nó­mi­ca y Turís­ti­ca Gour­me­tour 2004, edi­ta­da espe­cial­men­te para el ban­co que rega­la­ron en la jun­ta de 2005, como en los catá­lo­gos de las últi­mas expo­si­cio­nes artís­ti­cas orga­ni­za­das por la enti­dad, “Rege­ne­ra­ción y Refor­ma. Espa­ña a comien­zos del siglo XX” en abril 2002 y “Pin­tu­ra Espa­ño­la en la colec­ción BBVA. Del Roman­ti­cis­mo a la Moder­ni­dad”, octu­bre 2003, mos­tra­das en la villa vas­ca son un reci­tal de la pro­vo­ca­ción. Así, en ellos se refie­ren de modo jus­to a A Coru­ña, Ouren­se, Giro­na, Llei­da, Eivis­sa y todas las pobla­cio­nes de esas pro­vin­cias y nacio­na­li­da­des y, en cam­bio, piso­tean con Viz­ca­ya y Gui­púz­coa, Aran­za­zu, Bara­cal­do, Fuen­te­rra­bía, Gue­cho, Gue­ta­ria, Iguel­do, Lucha­na, Oña­te, Pasa­jes, Ver­ga­ra, Zarauz, Zuma­ya. La mis­ma malé­vo­la dis­cri­mi­na­ción hace al men­cio­nar las deno­mi­na­cio­nes ori­gi­na­les y ofi­cia­les de archi­vos, biblio­te­cas, museos, admi­nis­tra­cio­nes públi­cas de don­de pro­ce­den las obras refe­ri­das. No es un error, es una volun­tad pre­me­di­ta­da­men­te per­ver­sa de ter­gi­ver­sar y bur­lar­se de la topo­ni­mia, una rique­za cul­tu­ral de un lugar y en defi­ni­ti­va ofen­der a la len­gua vasca.

En la Jun­ta de hoy si algún accio­nis­ta pre­ten­de hacer una pre­gun­ta en eus­ka­ra, como ya ha suce­di­do hace años, será ade­más de cen­su­ra­do y sil­ba­do, con­mi­na­do a aban­do­nar la sala por los gori­las con­tra­ta­dos y si tie­ne suer­te qui­zá sal­ga sin ser apa­lea­do, lo mis­mo que si cues­tio­na cual será la acti­tud de la enti­dad cuan­do se apro­xi­me la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria. Todo esto por si alguno creía que este ban­co es vasco

Iña­ki Uriarte

[email protected]​euskalnet.​net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Twitter
Facebook
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *