Sen­tir Boli­va­riano Ha vuel­to hecho millo­nes por Adán Chá­vez Frías

José Gabriel Con­dor­can­qui, nació en Tin­ta, el 19 de mar­zo de 1738. Era el segun­do hijo de Miguel Con­dor­can­qui y de Rosa Nogue­ra. A la muer­te de su her­mano mayor, es el úni­co here­de­ro de las pose­sio­nes de Suri­ma­na, Tun­ga­su­ca y Pam­pa­mar­ca. Fue el líder que enca­be­zó el mayor movi­mien­to de rebe­lión indi­ge­nis­ta en el Virrei­na­to del Perú en aque­llos años, fue uno de los pri­me­ros en pedir la liber­tad de toda Amé­ri­ca y en decre­tar la liber­tad de los lla­ma­dos «negros».

Con­dor­can­qui fijó su resi­den­cia en la ciu­dad del Cus­co, des­de don­de via­ja­ba cons­tan­te­men­te para super­vi­sar el fun­cio­na­mien­to de sus tie­rras. El 25 de mayo de1758, con­tra­jo matri­mo­nio con la joven Micae­la Bas­ti­das Puyu­cahua; engen­dra­ron tres hijos: Hipó­li­to, naci­do en 1761; Mariano, en 1763 y Fer­nan­do, en 1770. En ese momen­to, las pro­pie­da­des de Con­dor­can­qui incluían coca­les en Cara­ba­ya (actualpro­vin­cia de Cara­ba­yadepar­ta­men­to de Puno); cha­cras en su natal Tin­ta; vetas de minas en el sur del Alto Perú (actual Boli­via); y un núme­ro apro­xi­ma­do de 350 mulas, que emplea­ba como ani­ma­les de car­ga para el trans­por­te de mine­ral a laspro­vin­cias argen­ti­nas, prin­ci­pal­men­te Tucu­mán. Todas estas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas le pro­por­cio­na­ban un buen nivel eco­nó­mi­co. La tra­di­ción de su fami­lia afir­ma­ba que des­cen­día direc­ta­men­te de la rama de los incas, enca­be­za­da por Man­co Inca, quien lue­go de resis­tir la inva­sión espa­ño­la, huyen­do de la domi­na­ción colo­nial, se resi­den­ció en Vil­ca­bam­ba, depar­ta­men­to del Cus­co. Por ello, José Gabriel Con­dor­can­qui afir­ma­ba des­cen­der de tupac Ama­rú, el últi­mo Inca de Vil­ca­bam­ba, quien fue­ra eje­cu­ta­do en 1572en la Pla­za de Armas del Cus­co por orden del Virrey Fran­cis­co de Tole­do.

Se cuen­ta que debi­do a sus prós­pe­ras acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, Con­dor­can­qui empe­zó a sufrir la pre­sión de las auto­ri­da­des espa­ño­las, en espe­cial por pre­sión de los arrie­rosargen­ti­nos que inten­ta­ban tener el mono­po­lio del trán­si­to de mine­ral por el Alto Perú. Las auto­ri­da­des espa­ño­las some­tie­ron a Con­dor­can­qui al pago de pre­ben­das e impu­sie­ron la obli­ga­ción a todos los indí­ge­nas de par­ti­ci­par en la lla­ma­da mita, que era rea­li­zar tra­ba­jo obli­ga­do, en con­di­cio­nes de escla­vi­tud, en las minas a favor de laCoro­na.

Ante este y otros exce­sos de las auto­ri­da­des espa­ño­las, Con­dor­can­qui pre­sen­tó en1776, una peti­ción for­mal ante la Real Audien­cia de Lima, para que los indí­ge­nas fue­ran libe­ra­dos del tra­ba­jo obli­ga­to­rio en las minas; la deci­sión de la Audien­cia fue nega­ti­va.

El 4 de noviem­bre de 1780, se ini­cia el movi­mien­to mili­tar de José Gabriel Con­dor­can­quicon­tra la domi­na­ción espa­ño­la, adop­tan­do el nom­bre de Túpac Ama­rú II, en honor de su ante­pa­sa­do el últi­mo Inca de Vil­ca­bam­ba. Ese día, apre­sa­ron y eje­cu­ta­ron al corre­gi­dor de Tin­ta, el espa­ñol Anto­nio de Arria­ga. Lue­go, el movi­mien­to se pro­pa­gó por gran par­te del Virrei­na­to del Perú.

Al fren­te de un nutri­do ejér­ci­to ven­ció a los espa­ño­les en San­ga­ra­rá. Se dice que allí pudo dar el gol­pe defi­ni­ti­vo a las tro­pas rea­lis­tas en la pla­za virrei­nal, ubi­ca­da en la ciu­dad del Cus­co, al nor­te de San­ga­ra­rá. Pero deci­dió reple­gar sus tro­pas a Tun­ga­su­ca (actual pro­vin­cia de Canas, al sur de San­ga­ra­rá). Algu­nos pien­san que Tupac Ama­rú reali­zó esta reti­ra­da tác­ti­ca con la fina­li­dad de faci­li­tar el diá­lo­go con las auto­ri­da­des espa­ño­las. Sin embar­go, lo que logró fue que los espa­ño­les reor­ga­ni­za­ran la resis­ten­cia y tuvie­ran tiem­po de reci­bir refuer­zos envia­dos por orden del Virrey de las ciu­da­des deLimaAre­qui­paHua­man­ga. Estos refuer­zos y la nue­va estra­te­gia plan­tea­da por el gene­ral rea­lis­ta Gabriel de Avi­lés, fue­ron deter­mi­nan­tes para que las tro­pas del virrey (que con­ta­ba entre sus ofi­cia­les con el bri­ga­dier Mateo Puma­cahua, que enca­be­za­ría años des­pués otro levan­ta­mien­to de cor­te inde­pen­den­tis­ta), pudie­ran ven­cer a los revo­lu­cio­na­rios el 8 de enero de 1781; los prin­ci­pa­les diri­gen­tes fue­ron apre­sa­dos.

En la Pla­za de Armas del Cus­co, tal y como seña­la­ba la sen­ten­cia, el 18 de Mayo de 1781, Tupac Ama­rú II fue obli­ga­do a pre­sen­ciar la eje­cu­ción de sus alia­dos y ami­gos, su espo­sa y sus cua­tro hijos. Lue­go le cor­ta­ron la len­gua. Inten­ta­ron des­cuar­ti­zarlo vivo, atan­do cada una de sus extre­mi­da­des a sen­dos caba­llos. No lo logra­ron, debi­do a la con­tex­tu­ra físi­ca del con­de­na­do; por lo que final­men­te deci­die­ron deca­pi­tar­lo y pos­te­rior­men­te des­pe­da­zar­lo. Su cabe­za fue colo­ca­da en una lan­za y exhi­bi­da en Cus­co y Tin­ta, sus bra­zos en Tun­ga­su­ca y Cara­ba­ya; y sus pier­nas en Levi­ta­ca y San­ta Rosa (actual Pro­vin­cia de Chum­bi­vil­cas). Los allí pre­sen­tes cuen­tan que cuan­do tra­ta­ban de des­cuar­ti­zar­lo, gri­ta­ba: “Aho­ra mue­ro, pero regre­sa­ré hecho millo­nes”.

Igual se sabe, que a pesar de la eje­cu­ción de Tupac Ama­rú II y de su fami­lia, el gobierno virrei­nal no logró sofo­car la rebe­lión, la cual con­ti­nuó diri­gi­da por su pri­mo Die­go Cris­tó­bal Túpac Ama­ru, al tiem­po que se exten­día por el Alto Perú y la región de Jujuy.

Se pue­de decir que la rebe­lión de Túpac Ama­rú II mar­có el ini­cio de la eta­pa eman­ci­pa­do­ra de la his­to­ria del Perú, cuan­do este país se deci­de por su inde­pen­den­cia lue­go de casi tres siglos de ser colo­nia espa­ño­la; y que este líder indí­ge­na es unpre­cur­sor de la inde­pen­den­cia de ese país her­mano. Actual­men­te el nom­bre y el ejem­plo de Tupac Ama­rú, son asu­mi­dos amplia­men­te por los movi­mien­tos indí­ge­nas andi­nos, así como por las luchas revo­lu­cio­na­rias del con­ti­nen­te. Ha vuel­to hecho millo­nes!!.

**

Media­dos del siglo XVI. Fue la épo­ca de Túpac Ama­rú, el últi­mo líder del Impe­rio Inca en el Perú, loca­li­dad de Vil­ca­bam­ba, depar­ta­men­to del Cus­co. Fue hijo de Man­co Inca Yupan­qui (tam­bién cono­ci­do como Man­co Capac II). Asu­mió el títu­lo impe­rial (Sapa Inca), lue­go que su medio her­mano murió en 1570. Los espa­ño­les, que toda­vía no sabían de la muer­te del ante­rior Sapa Inca, habían envia­do dos emba­ja­do­res para con­ti­nuar con las nego­cia­cio­nes que ade­lan­ta­ban, pero ambos fue­ron muer­tos en la fron­te­ra por un capi­tán inca.

Se dice que usan­do como jus­ti­fi­ca­ción este hecho, el nue­vo virrey, Fran­cis­co de Tole­do, deci­dió ata­car y con­quis­tar Vil­ca­bam­ba y decla­ró la gue­rra el 14 de abril de 1572. El pri­me­ro de junio comen­zó la gue­rra en el valle de Vil­ca­bam­ba. Los incas ata­ca­ron pri­me­ro, con gran espí­ri­tu de gue­rre­ros, a pesar de estar sólo lige­ra­men­te arma­dos. Una y otra vez inten­ta­ron levan­tar el ase­dio man­te­ni­do por los espa­ño­les y sus alia­dos nati­vos, pero cada vez eran for­za­dos a reti­rar­se. El 23 de junio el fuer­te de Huay­na Puca­rá se rin­dió fren­te a la arti­lle­ría espa­ño­la. El ejér­ci­to inca optó por aban­do­nar su últi­ma ciu­dad y diri­gir­se a la sel­va para reagru­par­se. El 24 de junio los espa­ño­les entra­ron en Vil­ca­bam­ba para encon­trar­la desier­ta y dar­se cuen­ta que el Sapa Inca se había ido. La ciu­dad fue des­trui­da total­men­te.

Se sabe que Túpac Ama­rú se había mar­cha­do el día ante­rior con una par­ti­da de alre­de­dor de 100 gue­rre­ros y que se diri­gió al oes­te del Cus­co. El gru­po, que incluía a sus gene­ra­les y a los miem­bros de su fami­lia, se había divi­di­do en peque­ñas par­ti­das en un inten­to de eva­dir al enemi­go. Lue­go de una inten­sa per­se­cu­ción, fue­ron cap­tu­ra­dos.

Cuen­tan que los cin­co gene­ra­les incas apre­sa­dos reci­bie­ron un jui­cio suma­rio en el que nada se dijo en su defen­sa y fue­ron sen­ten­cia­dos a la hor­ca. Varios de los que murie­ron por las seve­ras tor­tu­ras que reci­bie­ron, tam­bién fue­ron col­ga­dos.

El jui­cio del Sapa Inca comen­zó un par de días más tar­de. Fue sen­ten­cia­do a la deca­pi­ta­ción. Un tes­ti­go ocu­lar del día de la eje­cu­ción lo recor­da­ba mon­ta­do en unamula con las manos ata­das a su espal­da y una soga alre­de­dor del cue­llo. Tupac Ama­rú subió al patí­bu­lo acom­pa­ña­do por el obis­po de Cus­co. Mien­tras lo hacía, se dice que «una mul­ti­tud de indios, que lle­na­ron com­ple­ta­men­te la pla­za, vie­ron el lamen­ta­ble espec­tácu­lo [y sabían] que su señor e Inca iba a morir, [y] ensor­de­cie­ron los cie­los, hacién­do­los rever­be­rar con sus llan­tos y lamen­tos”. Dicen que el Sapa Inca levan­tó su mano para silen­ciar a las mul­ti­tu­des, y sus últi­mas pala­bras fue­ron: «Madre Tie­rra, ates­ti­gua cómo mis enemi­gos derra­man mi san­gre.»

Dos siglos des­pués, uno de sus des­cen­dien­tes, José Gabriel Con­dor­can­qui (Tupac Ama­rú II), lide­ró un levan­ta­mien­to indí­ge­na con­tra la domi­na­ción espa­ño­la, aún pre­sen­te en el Perú.

La san­gre de nues­tros ances­tros con­ti­núa regan­do a la Madre Tie­rra, para seguir avan­zan­do en el flo­re­ci­mien­to liber­ta­rio de la siem­bra boli­va­ria­na.

Patria Socia­lis­ta o muer­te!!

Ven­ce­re­mos!!

Bari­nas, 22 de Mar­zo de 2010

[email protected]​gmail.​co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *