Todos los dere­chos a las trans­na­cio­na­les, todas las obli­ga­cio­nes a los gobier­nos y a sus ciu­da­da­nos.

Hace un par de días se pudo escu­char en dis­tin­tos medios de comu­ni­ca­ción, la noti­cia de cómo la orga­ni­za­ción mun­dial del comer­cio tira­ba de las ore­jas al gobierno espa­ñol.

El argu­men­to esgri­mi­do para seme­jan­te rega­ñi­na no podría ser otro, que la fal­ta de apli­ca­ción por par­te del gobierno espa­ñol, de las medi­das correc­to­ras soli­ci­ta­das des­de esta orga­ni­za­ción y todo esto bajo el chan­ta­jis­ta argu­men­to de que en caso de no apli­car­las en un perio­do inme­dia­to, la eco­no­mía espa­ño­la sufri­ría un tre­men­do rece­so asta lle­gar a con­ver­tir­se en una de las mas pobres de Euro­pa jun­to a la de Irlan­da.

Si enmar­ca­mos esto jun­to al hecho de que la comu­ni­dad eco­nó­mi­ca euro­pea ha soli­ci­ta­do al gobierno espa­ñol el esta­do de liqui­dad de las cajas de aho­rros, con la inten­ción de juz­gar la sol­ven­cia eco­nó­mi­ca de estas ya tene­mos el mar­co de inten­ción para la futu­ra res­truc­tu­ra­ción eco­nó­mi­ca que se nos quie­re apli­car.

Para com­pren­der el alcan­ce de las ver­da­de­ras inten­cio­nes que con res­pec­to a nues­tras vidas tie­ne el neo­li­be­ra­lis­mo, publi­ca­mos un infor­me redac­ta­do por la orga­ni­za­ción Attac sobre el acuer­do desa­rro­lla­do por la orga­ni­za­ción mun­dial de comer­cio GATS 2002.

Intro­duc­ción al AGCS

El GATS o AGCS (Gene­ral Agree­ment on Tra­de in Ser­vi­ces o Acuer­do Gene­ral sobre el Comer­cio­de Ser­vi­cios) es uno de los acuer­dos que se fir­ma­ron en 1995 cuan­do se cre­yó la Orga­ni­za­ción­Mun­dial del Comer­cio, al aca­bar­se las nego­cia­cio­nes del Uru­guay Round entre 128 paí­ses. Enrea­li­dad EE.UU, Cana­dá, la Unión Euro­pea y Japón impul­sa­ron y empla­za­ron a los demás a fir­ma­res­te “paque­te úni­co” de acuer­dos que reem­pla­za­ron los acuer­dos de comer­cio inter­na­cio­nal has­taen­ton­ces vigen­tes en el mar­co del GATT, por nue­vos acuer­dos que abar­can a muchos más­sec­to­res, nota­ble­men­te a los ser­vi­cios. La OMC vigi­la con ple­nos pode­res la apli­ca­ción de esto­sa­cuer­dos por los pai­ses miem­bros, 144 en 2002 (97% de la pobla­ción mun­dial con la adhe­sión deChi­na).

El GATS se con­vir­tió rápi­da­men­te en el acuer­do más des­ta­ca­ble de todos los acuer­dos de la OMC,al abar­car abso­lu­ta­men­te todos los sec­to­res de la vida huma­na – sal­vo la agri­cul­tu­ra y la indús­tria­de bie­nes cubier­tos median­te acuer­dos espe­cí­fi­cos – des­de el sec­tor inmo­bi­la­rio has­ta la reco­gi­da­de resi­duos, pasan­do por el agua, la ban­ca, la ener­gía, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, el trans­por­te, eltu­ris­mo, los ser­vi­cios socia­les, la cul­tu­ra, la infor­ma­ción, la edu­ca­ción, la sani­dad… : en total más­de 160 sec­to­res cla­si­fi­ca­dos por la OMC.

Se tra­ta de un acuer­do cla­ve para las gran­des mul­ti­na­cio­na­les ame­ri­ca­nas y euro­peas enpar­ti­cu­lar, al ser los ser­vi­cios los mer­ca­dos de hoy (repre­sen­tan ya 25% del valor del comer­cioin­ter­na­cio­nal) y sobre todo de mana­na: varias agen­cias de valo­res han esti­ma­do por ejem­plo en1000 miles de millo­nes de dóla­res el “mer­ca­do” mun­dial del agua, en 3500 miles de millo­nes dedó­la­res el “mer­ca­do” mun­dial de la salud huma­na y en 2000 miles de millo­nes de dóla­res el“mercado” mun­dial de la edu­ca­ción [1] (a titre de com­pa­ra­ción, el pre­su­pues­to de la segu­ri­dad­so­cial espa­ño­la es de 83000 millo­nes de Euros, el pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo fran­cés es de 63000millones de Euros).

Mer­ca­dos todos que intere­san a las cor­po­ra­cio­nes como Colum­bia HCA (el mayor con­sor­cio­pri­va­do hos­pi­ta­la­rio de EE.UU), BBVA, Rep­sol, Aiguas de Bar­ce­lo­na (abas­te­ci­mien­to sanea­mien­to de agua pero tam­bién reco­gi­da de resi­duos, cons­truc­ción y obras, segu­ros de salud,clínicas y ges­tión de un hos­pi­tal públi­co, ins­pec­ción de vehicu­los, ges­tión admi­nis­tra­ti­va para­mu­ni­ci­pios…). No por nada están los lob­bies de mul­ti­na­cio­na­les ame­ri­ca­nas (como lato­do­po­de­ro­sa US Coali­tion of Ser­vi­ce Indus­tries) y euro­peas (el Euro­pean Ser­vi­ce Forum – Foro­Euro­peo de Ser­vi­cios) detrás del AGCS y hoy en día detrás de las pos­tu­ras ofi­cia­les de EE.UU ode la Comi­sión Euro­pea en las nue­vas nego­cia­cio­nes.

Los bene­fi­cios espe­ra­dos por estas empre­sas no se mate­ria­li­za­rán en la medi­da que quie­ren, si nose des­man­te­lan las regu­la­cio­nes que en la actua­li­dad per­mi­ten a un país tener cier­to gra­do decon­trol sobre quién pro­vee estos ser­vi­cios, cómo, a qué pre­cio y con que obje­ti­vos para laco­mu­ni­dad. La fun­ción fun­da­men­tal del AGCS estri­ba pre­ci­sa­men­te en dic­tar nor­mas cuyo valor­ju­rí­di­co es supe­rior al valor de las leyes vota­das en los par­la­men­tos nacio­na­les, y que exijen a los­go­bier­nos adap­tar su legis­la­ción a ellas : asi­mis­mo se crea un entorno “segu­ro” para las­mul­ti­na­cio­na­les, que pue­den deman­dar, median­te sus gobier­nos res­pe­ti­vos, al gobierno de un país­ter­ce­ro si no cum­ple con las nor­mas del AGCS, por ejem­plo si tie­ne leyes de pro­tec­ción­me­dioam­bien­tal o social que entor­pe­zan las expec­ta­ti­vas de bene­fi­cios de las trans­na­cio­na­les (vere­mos ejem­plos más ade­lan­te). El “jui­cio” tie­ne lugar ante un tri­bu­nal de “exper­tos” de la OMC sin nin­gún con­trol demo­crá­ti­co.

El Acuer­do-mar­co del AGCS en su ver­sión de 1995 ya con­si­gue ir bas­tan­te lejos en su empe­no­des­re­gu­la­dor :

Un acuer­do encu­bier­to sobre inver­sio­nes extran­je­ras

En efec­to, el “comer­cio inter­na­cio­nal” al cual se hace refe­ren­cia en este acuer­do no es sólo lo que el común de los mor­ta­les enten­de­mos por comer­cio, es decir el inter­cam­bio de mer­can­cias atra­vés de una fron­te­ra, sino que pre­vé 4 modos dis­tin­tos de comer­cio, el ter­ce­ro de los cua­les no es ni más ni menos que la “pre­sen­cia comer­cial”, es decir, la inver­sión y la ins­ta­la­ción de una mul­ti­na­cio­nal pro­vee­do­ra de ser­vi­cios en un país extran­je­ro. Esta rede­fi­ni­ción (la OMC nos ha habi­tua­do a su crea­ti­vi­dad lin­guís­ti­ca) sig­ni­fi­ca que bajo el AGCS se ha con­se­gui­do incluir un acuer­do encu­bier­to de inver­sio­nes… simi­lar al acuer­do mul­ti­la­te­ral de inver­sio­nes (el famo­so AMI) que había sido derro­ta­do gra­cias a los movi­mien­tos anti-glo­ba­li­za­ción en 1997!!!

Una nue­va inge­nie­ría de la des­re­gu­la­ción

Bajo el AGCS, a los gobier­nos se les ani­ma a eli­mi­nar las regu­la­cio­nes sobre ser­vi­cios que son sus­cep­ti­bles de ser barre­ras al comer­cio. Y casi todo se con­si­de­ra una barre­ra al comer­cio. Como la pro­pia OMC con­fir­ma, los reque­ri­mien­tos del AGCS «des­de el prin­ci­pio, influi­rán nece­sa­ria­men­te en la legis­la­ción nacio­nal y en sus regla­men­ta­cio­nes.» [2]

Todos los dere­chos a las trans­na­cio­na­les, todas las obli­ga­cio­nes a los gobier­nos y a sus ciu­da­da­nos.

Los com­pro­mi­sos que los gobier­nos se com­pro­me­ten a asu­mir bajo el AGCS que­dan esta­ble­ci­dos en dos cate­go­rías de obli­ga­cio­nes:

a) Gene­ra­les: Se apli­can auto­má­ti­ca y trans­ver­sal­men­te a los 160 sec­to­res cubier­tos por el AGCS e inclu­ye el prin­ci­pio que apli­ca la OMC sobre el tra­to de la nación más favo­re­ci­da (art. II cual­quier ven­ta­ja que se da a los nacio­na­les de otro país debe exten­der­se inme­dia­ta e incon­di­cio­nal­men­te a otras nacio­nes, inclu­so si es más favo­ra­ble que el dado a sus pro­pios agen­tes nacio­na­les.

b) Espe­cí­fi­cas: Se apli­can sólo a esos sec­to­res que cada gobierno ha acor­da­do explí­ci­ta­men­te abrir a la com­pe­ten­cia extran­je­ra e inclu­ye los prin­ci­pios del «tra­ta­mien­to nacio­nal» (sig­ni­fi­ca dar a cual­quier inver­sor extran­je­ro un tra­to igual al que se da a uno nacio­nal) y del «acce­so al mer­ca­do» (sig­ni­fi­ca que no se pue­de limi­tar el nume­ro de pro­vee­do­res, cual­quier empre­sa pue­de com­pe­tir libre­men­te). Un país que inclu­ya por ejem­plo un sec­tor de la edu­ca­ción en el AGCS ten­dría enton­ces que otor­gar a cual­quier mul­ti­na­cio­nal de la edu­ca­ción (por ejem­plo con­sor­cios ame­ri­ca­nos de uni­ver­si­da­des y empre­sas del mul­ti­me­dia) la mis­ma finan­cia­ción que a ins­ti­tu­cio­nes de la edu­ca­ción públi­ca.

El AGCS, tam­bién un ins­tru­men­to de des­man­te­la­mien­to de los ser­vi­cios públi­cos.

La OMC pro­cla­ma que los ser­vi­cios públi­cos están exclui­dos del AGCS, y por ello el artícu­lo I.3 exi­me a los ser­vi­cios que son pro­vis­tos «en el ejer­ci­cio de la auto­ri­dad guber­na­men­tal». Pero esta exclu­sión es impo­si­ble en la prác­ti­ca, ya que por “ejer­ci­cio de la auto­ri­dad guber­na­men­tal” se entien­de un ser­vi­cio que no ten­ga una base comer­cial y para el cual no haya com­pe­ten­cia con uno o más sumi­nis­tra­do­res de ser­vi­cios. Lo cier­to es que ha habi­do muchos aná­li­sis crí­ti­cos y refu­ta­cio­nes tan­to por par­te de la OMC como por par­te de la Comi­sión Euro­pea, que sos­tie­nen que nun­ca han teni­do la inten­ción de des­man­te­lar los ser­vi­cios públi­cos. Al mar­gen de lo que habría que enten­der por ser­vi­cio públi­co, ya que la Unión Euro­pea ya ha des­re­gu­la­do el sec­tor de tele­com­mu­ni­ca­cio­nes y está lle­van­do a cabo des­re­gu­la­cio­nes simi­la­res en los sec­to­res de la ener­gía, de los trans­por­tes y de correos, lo cier­to es que el artícu­lo en cues­tión no pro­te­ge para nada los ser­vi­cios públi­cos pues no exis­te nin­guno que no se pro­vea sobre una base comer­cial y/​o en com­pe­ten­cia con el sec­tor pri­va­do. Vol­ve­re­mos sobre el tema más ade­lan­te con el ejem­plo de la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria.

No cabe duda de que el AGCS sólo es un ins­tru­men­to más al ser­vi­cio de la des­re­gu­la­ción de los ser­vi­cios públi­cos, dón­de exis­ten, y una for­ma de impe­dir su cons­truc­ción en los paí­ses dón­de los pla­nes de ajus­te estruc­tu­ral ya han aca­ba­do con lo poco que había. En Euro­pa, por ejem­plo, se habla cada vez más de la “aper­tu­ra” de la edu­ca­ción post-secun­da­ria a la “socie­dad”, es decir, a las empre­sas, para hacer­la más efi­caz, o para “adap­tar” mejor los estu­dian­tes al mer­ca­do de tra­ba­jo.

Los foros bia­nua­les de nego­cios, orga­ni­za­dos bajo los aus­pi­cios de la UNICE en Bru­se­las, dan una cla­ra mues­tra de estas pre­sio­nes, así como las orien­ta­cio­nes que se han toma­do en varias refor­mas en Ale­ma­nia, o en Espa­na estos últi­mos dos anos, por no hablar del caso del Rei­no Uni­do, dón­de ya hay expe­ri­men­ta­cio­nes de ges­tión pri­va­da de escue­las del sis­te­ma públi­co. Inclu­so la Decla­ra­ción de Bolo­nia (19÷6÷1999) de 29 minis­tros de edu­ca­ción euro­peos, que tie­ne aspec­tos muy posi­ti­vos, dise­na el mar­co para estas nue­vas orien­ta­cio­nes en la edu­ca­ción supe­rior, al que­rer crear un “espa­cio euro­peo de la ense­nan­za supe­rior” que encau­ze la “com­pe­ti­ti­vi­dad” de la edu­ca­ción europea[3].

No obs­tan­te, el AGCS es un ins­tru­men­to par­ti­cu­lar­men­te pode­ro­so, al impo­ner nor­mas que no se adop­tan des­pués de deba­tes y vota­cio­nes en los par­la­men­tos nacio­na­les, sino en base a jui­cios cele­bra­dos ante un comi­té de “exper­tos” sin con­trol demo­crá­ti­co. A este res­pec­to, pode­mos tomar bue­na nota de la adver­ten­cia del Comi­sa­rio Lamy, que en un recien­te dis­cur­so del 14 de Mayo 2002 en Estras­bur­go, dijó: “No tene­mos inten­ción, por lo menos de momen­to, de hacer “ofer­tas” en los ámbi­tos [de la sani­dad y de la edu­ca­ción]”. Se refie­re a ofer­tas de “aper­tu­ra” al comer­cio inter­na­cio­nal, en el mar­co de las nue­vas nego­cia­cio­nes del AGCS que comen­ta­mos más ade­lan­te.

Un acuer­do en evo­lu­ción per­ma­nen­te

En todo caso, es de resal­tar que, si bien no se inclu­ye­ron en 1995 todos los sec­to­res en la lis­ta de com­pro­mi­sos de libe­ra­li­za­ción de los pai­ses miem­bros, tar­de o tem­prano se inclui­rán: pues el man­da­to de las nego­cia­cio­nes bajo el AGCS es de “libe­ra­li­za­ción pro­gre­si­va” de todos (los 160) sec­to­res. El AGCS es un acuer­do úni­co entre los diver­sos acuer­dos de la OMC, ya que obli­ga a sus miem­bros a vol­ver a la mesa de nego­cia­cio­nes de for­ma perió­di­ca para exten­der los com­pro­mi­sos ya adqui­ri­dos.

El tex­to lite­ral del AGCS en lo que res­pec­ta a su obje­ti­vo gene­ral en su preám­bu­lo esti­pu­la cla­ra­men­te que se tra­ta de “obte­ner sin demo­ra una pro­gre­si­va libe­ra­li­za­ción del comer­cio y de los ser­vi­cios median­te una serie de nego­cia­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les suce­si­vas”… con el obje­to de…”promover el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de todos los ser­vi­cios comer­cia­les y el desa­rro­llo de los paí­ses en desa­rro­llo”

A efec­tos prác­ti­cos, el AGCS se ha dise­ña­do como un pro­ce­so total­men­te irre­ver­si­ble. Para recha­zar com­pro­mi­sos ya rea­li­za­dos, los paí­ses deben ofre­cer com­pen­sa­cio­nes entre­gan­do otros sec­to­res de sus ser­vi­cios, y, ade­más, estas com­pen­sa­cio­nes deben reci­bir el satis­fe­cit de todos los miem­bros de la OMC.

Es para cum­plir con esta obli­ga­ción que los gobier­nos miem­bros de la OMC vol­vie­ron a la mesa de nego­cia­cio­nes ya en Febre­ro de 2000, es decir, a penas tres meses des­pués de Seattle. Si bien fue­ron pocos los com­pro­mi­sos “espe­cí­fi­cos” adqui­ri­dos por los paí­ses en desa­rro­llo en el pri­mer acuer­do, la idea era pre­sio­nar para que entre­guen más sec­to­res esta vez.

Las nego­cia­cio­nes actua­les

En la con­fe­ren­cia minis­te­rial de los gobier­nos miem­bros de la OMC en Doha (Qatar) de Noviem­bre 2001, EE.UU y la Unión Euro­pea pre­sio­na­ron para que se acor­da­rá un calen­da­rio muy apre­ta­do de nego­cia­cio­nes:

• Los Esta­dos miem­bros de la OMC tenían que haber ela­bo­ra­do una lis­ta de “deman­das” a ter­ce­ros paí­ses en cuan­to a acce­so a sus mer­ca­dos para el 30 de Junio 2002. En otras pala­bras, se tra­ta­ba de pedir a otros paí­ses que abrie­ran nue­vos sec­to­res a la com­pe­ten­cia inter­na­cio­nal, des­ha­cién­do­se si fue­ra nece­sa­rio de las regu­la­cio­nes que entor­pez­can este pro­ce­so. Este pla­zo se ha aca­ba­do, y sabe­mos que ya se han pre­sen­ta­do las deman­das. Ade­más tene­mos cono­ci­mien­to de las deman­das que la UE ha hecho a 29 paí­ses, gra­cias a una fil­tra­ción de los docu­men­tos corres­pon­dien­tes. (ver mása­de­lan­te).

• Las res­pues­tas a estas deman­das, es decir, las “ofer­tas” de aper­tu­ra de sec­to­res, tie­nen­que estar lis­tas para el 30 de Mar­zo de 2003.

• Sobre la base de estas deman­das y ofer­tas se enta­bla­rán las nego­cia­cio­nes bila­te­ra­les, que ten­drán que fina­li­zar antes de Diciem­bre de 2004. Las nego­cia­cio­nes deben lle­var a un nue­vo acuer­do de nue­vos com­pro­mi­sos de “libe­ra­li­za­ción”.

El méto­do de las nego­cia­cio­nes

La pri­me­ra fase, que se aca­bó hace poco, da una bue­na mues­tra de cómo se lle­van a cabo las nego­cia­cio­nes en el mar­co del AGCS, y, en gene­ral, de la OMC. En el caso de la Unión Euro­pea, es el comi­sa­rio de comer­cio exte­rior, Pas­cal Lamy, encar­ga­do de lle­var las nego­cia­cio­nes por los Esta­dos miem­bros. Lo ha hecho en total con­ni­ven­cia con los gobier­nos tra­vés del Comi­té 133 de nego­cia­do­res nacio­na­les (lo cual es un requi­si­to de los Tra­ta­dos de la Unión Euro­pea), y sobre todo con los lob­bies de trans­na­cio­na­les euro­peas, par­ti­cu­lar­men­te con el Foro Euro­peo de Ser­vi­cios, impul­sa­do por la mis­ma Comi­sión antes de Seattle.

En Octu­bre 2001, la Comi­sión Euro­pea escri­bió a Pas­cal Ker­neis, Direc­tor Gene­ral del Foro Euro­peo de Ser­vi­cios (FES): “Agra­de­ce­ría­mos mucho”, dice la car­ta “una con­tri­bu­ción por par­te de las empre­sas a este ejer­ci­cio (NB. es decir, la redac­ción de las deman­das), sobre todo apun­tan­do a dón­de se plan­tean los pro­ble­mas (NB. los “obs­tácu­los” al comer­cio) en la actua­li­dad y hacien­do deman­das espe­cí­fi­cas. Sin el FES esto se pue­de con­ver­tir en un mero ejer­ci­cio inte­lec­tual…” [4].

La Comi­sión vol­vió a pedir más con­tri­bu­cio­nes del FES antes de cerrar sus “deman­das”. En cam­bio, la infor­ma­ción al Par­la­men­to Euro­peo y al públi­co en gene­ral se ha limi­ta­do a dar indi­ca­cio­nes gene­ra­les sobre la posi­ción de la UE, sin entrar en el con­te­ni­do de las deman­das que hacía la UE, has­ta el pun­to de que los dipu­tados, que habían insis­ti­do a Lamy que no inclui­ra los ser­vi­cios bási­cos como la sani­dad, la edu­ca­ción y el agua, sólo se per­ca­ta­ron de que la dis­tri­bu­ción del agua figu­ra­ba entre las deman­das de la UE a los paí­ses ter­ce­ros gra­cias a las fil­tra­cio­nes de los docu­men­tos que hemos men­cio­na­do. Si no hubie­ra sido por esto, no lo hubie­ran sabi­do. Este dis­cu­bri­mien­to dió lugar, como era lógi­co, a una pre­gun­ta a Lamy en una sesión ple­na­ria del Par­la­men­to. Vale la pena repro­du­cir aquí el inter­cam­bio entre el dipu­tado y el comi­sa­rio, pues da una bue­na mues­tra del poco caso que la Comi­sión hace de las reco­men­da­cio­nes del Par­la­men­to y de los típi­cos argu­men­tos neo­lo­be­ra­les que usa en con­tra de la ges­tión sin áni­mo de lucro de los ser­vi­cios uni­ver­sa­les :

– (pre­gun­ta) ¿Es ver­dad que la Comi­sión pide la aper­tu­ra del mer­ca­do del agua en los paí­ses en desa­rro­llo cuan­do los Esta­dos miem­bros se nie­gan a hacer­lo para ellos mis­mos?

- (res­pues­ta) Es esa efec­ti­va­men­te una cues­tión com­ple­ja. Esta­mo con­ven­ci­dos, en la Comi­sión, que , en este asun­to del agua, tene­mos bue­nas razo­nes para diri­gir deman­das a los paí­ses ter­ce­ros, por lo que con­cier­ne a la dis­tri­bu­ción del agua. Pre­ci­so que se tra­ta de la “dis­tri­bu­ción del agua”, que se dife­ren­cia del pro­ble­ma del acce­so al agua, el cual que­da fue­ra del cam­po de apli­ca­ción del acuer­do de la OMC sobre ser­vi­cios.

Con­si­de­ra­mos, siguien­do en esto varios estu­dios inter­na­cio­na­les, que si el miliar­do o miliar­do y medio de per­so­nas que no tie­nen hoy en día acce­so al agua tie­nen que tener acce­so en los diez anos que vie­nen, en este caso nece­si­ta­mos finan­cia­ción pri­va­da. El volú­men actual de capi­tal que se tie­ne que inver­tir en infra­es­truc­tu­ras de este tipo es de 200000 millo­nes de dóla­res. Hoy en día el nivel (de inver­sio­nes) es de unos 70 – 80000 millo­nes de dóla­res. La dife­ren­cia no se podrá cubrir sólo con finan­cia­ción públi­ca.

Con­si­de­ra­mos por lo tan­to que las nego­cia­cio­nes del AGCS, si están correc­ta­men­te enfo­ca­das, podrían con­tri­buir util­men­te a un esfuer­zo inter­na­cio­nal que ha sido empren­di­do para cum­plir con los obje­ti­vos de la ONU del mile­na­rio en el ámbi­to del agua. [5]

Las “deman­das” de la Unión Euro­pea Asi­mis­mo, las 29 deman­das fil­tra­das a la cam­pa­na euro­pea con­tra el AGCS vie­nen cla­ra­men­te dic­ta­das por los intere­ses de los miem­bros del Foro Euro­peo de Ser­vi­cios:

- Muchos paí­ses en desa­rro­llo no habían inclui­do en sus com­pro­mi­sos espe­cí­fi­cos los “ser­vi­cios medioam­bien­ta­les” ni los ser­vi­cios de correo. La UE les empla­za a incluirlos,es decir a abrir­los a la com­pe­ten­cia extran­je­ra. Los ser­vi­cios medioam­bien­ta­les inclu­yen la reco­gi­da, la puri­fi­ca­ción y la dis­tri­bu­ción del agua. Si bien ya hay muchas mul­ti­na­cio­na­les euro­peas del agua en Amé­ri­ca Lati­na por ejem­plo, has­ta aho­ra no se han podi­do “bene­fi­ciar” de todas las ven­ta­jas que se reser­van a las empre­sas loca­les. Esto no ha impe­di­do la inver­sión, pero esta inver­sión podría ser inclu­so más ven­ta­jo­sa y sobre todo, las empre­sas podrían con­se­guir com­pen­sa­cio­nes en caso de que, por revuel­tas socia­les por ejem­plo, no con­si­guie­ran los bene­fi­cios espe­ra­dos.

- En muchos casos se hacen deman­das acer­ca de los com­pro­mi­sos “gene­ra­les” tam­bién, sobre todo por lo que res­pec­ta a la pro­pie­dad de la tie­rra, que a veces es limi­ta­da a los resi­den­tes (se empla­za a los gobier­nos a “abo­lir esta res­tric­ción”); la pro­pie­dad de las empre­sas (por ejem­plo, en Indo­ne­sia sólo se pue­de tomar par­te en “joint ven­tu­res”, y una empre­sa extran­je­ra no pue­de adqui­rir más de 49% del capi­tal de las mis­mas: se pide a Indo­ne­sia que supri­ma esta res­tric­ción); los impues­tos que gra­ban las sali­das de dine­ro del país – por ejem­plo intere­ses y divi­den­dos (en Indo­ne­sia exis­te una tasa de 20% para los no-resi­den­tes: la UE le dice al gobierno indo­ne­sio que se olvi­de de estas tasas); tam­bién tie­nen los paí­ses a menu­do exi­gen­cias en cuan­to al por­cen­ta­je de per­so­nal local que una empre­sa extran­je­ra tie­ne que con­tra­tar (por ejem­plo, en Colom­bia, tie­ne que ser al menos 90% de la plan­ti­lla poco cua­li­fi­ca­da y 80% de la cua­li­fi­ca­da): la UE recha­za este tipo de res­tric­cio­nes tam­bién.

Como se pue­de ver, las nue­vas nego­cia­cio­nes refuer­zan más aún el enfo­que del AGCS como acuer­do de inver­sio­nes.

Pró­xi­ma para­da: la mer­can­ti­li­za­ción de la edu­ca­ción

No sabe­mos cua­les son las deman­das que se hayan hecho a la Unión Euro­pea. Sin embar­go se pue­de temer lo peor, ya que los lob­bies ame­ri­ca­nos están pre­sio­nan­do muy fuer­te para tener acce­so a los “mer­ca­dos” de la salud y de la edu­ca­ción, entre otros.

Pre­ci­sa­men­te, sobre el tema del comer­cio de la edu­ca­ción se ha cele­bra­do a fina­les de mayo 2002 un semi­na­rio orga­ni­za­do por el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción Edu­ca­ti­va y de Inno­va­ción (CERI) de la OCDE, el Depar­ta­men­to de Edu­ca­ción de EE.UU así como el Depar­ta­men­to de comer­cio exte­rior, el Comi­té Nacio­nal (ame­ri­cano) para el Comer­cio Inter­na­cio­nal en mate­ria de edu­ca­ción, el Cen­tro por el Segu­ro de Cali­dad en la Edu­ca­ción Inter­na­cio­nal (un lobby poten­te ame­ri­cano que redac­tó el docu­men­to sobre edu­ca­ción de la OMC de cara a Seattle), y el Ban­co Mun­dial.

Par­ti­ci­pa­ron todos los paí­ses de la OCDE. En vis­tas a los intere­ses que ahí se expre­sa­ron, pare­ce cla­ro que la mer­can­ti­li­za­ción direc­ta y gene­ra­li­za­da de la edu­ca­ción esté a la vuel­ta de la esqui­na, a pesar de todas las dene­ga­cio­nes ya men­cio­na­das.

El Foro se cen­tró en la edu­ca­ción supe­rior, pues es el sec­tor más “madu­ro” para una libe­ra­li­za­ción del comer­cio. Según el infor­me de un par­ti­ci­pan­te, el foro esta­ba cla­ra­men­te mon­ta­do para per­sua­dir a los paí­ses miem­bros de l OMC de lle­gar a com­pro­mi­sos espe­cí­fi­cos en este sec­tor. El vice­re­pre­sen­tan­te del depar­ta­men­to de comer­cio ame­ri­cano, Joseph Popo­vitch, dijó que “los com­pro­mi­sos exis­ten­tes en mate­ria de edu­ca­ción en el AGCS son pocos (NB cua­tro paí­ses tie­nen com­pro­mi­sos espe­cí­fi­cos en este sec­tor); des­de EE.UU nos esfor­za­re­mos para lograr más com­pro­mi­sos por par­te de nues­tros cole­gas miem­bros de la OMC” (es decir, EE.UU ha pro­ba­ble­men­te hecho muchas deman­das en este sec­tor a dis­tin­tos paí­ses, entre ellos, la UE, y pre­sio­na­rá para que en la fase de “ofer­tas” que empie­za aho­ra, los gobier­nos aco­jan favo­ra­ble­men­te sus deman­das). Según Dou­glas Baker, que tra­ba­ja con Popo­vitch, “El Comer­cio en la Edu­ca­ción se ha vuel­to un enfo­que cen­tral de la polí­ti­ca exte­rior y de comer­cio de EE.UU, por­que el comer­cio en este sec­tor mejo­ra con­si­de­ra­ble­men­te el balan­ce comer­cial, y cons­tru­ye la paz inter­na­cio­nal median­te la pro­mo­ción de los valo­res ame­ri­ca­nos en el extranjero”(sic).

Ambos apun­ta­ron a las “barre­ras” exis­ten­tes en el comer­cio de la edu­ca­ción, que inclu­yen: “la con­cep­ción de la edu­ca­ción post-secun­da­ria como pro­duc­to del Esta­do; las medi­das que res­trin­gen el acce­so al mer­ca­do para los pro­vee­do­res extran­je­ros; las res­tric­cio­nes sobre pro­pie­dad extran­je­ra de uni­ver­si­da­des y cole­gios; y las legis­la­cio­nes que impi­den o limi­tan la acre­di­ta­ción de pro­vee­do­res extran­je­ros”.

Lo más lla­ma­ti­vo fue sin duda cuan­do el repre­sen­tan­te del Ban­co Mun­dial (apo­ya­do por el minis­tro bra­si­leno de edu­ca­ción) invo­có las nece­si­da­des enor­mes y cre­cien­tes de los paí­ses en desa­rro­llo en el ámbi­to de la edu­ca­ción y su inca­pa­ci­dad para hacer fren­te (lo cual no deja de ser iró­ni­co por par­te de una ins­ti­tu­ción que, jun­to con el FMI, ha des­man­te­la­do los sis­te­mas de edu­ca­ción públi­ca que exis­tían en estos paí­ses, median­te los pla­nes de ajus­te estruc­tu­ral). Hizo por lo tan­to un lla­ma­mien­to emo­cio­nan­te a los “pro­vee­do­res de edu­ca­ción” de los paí­ses desa­rro­lla­dos para que invi­tie­ran en estos paí­ses, lo cual requi­ría cam­bios de las regu­la­cio­nes en algu­nos casos, para expan­dir las posi­bi­li­da­des de hacer pagar los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos a su cos­te total (full cost reco­very).

Final­men­te, es de resal­tar las diver­gen­cias que apa­re­cie­ron entre Esta­dos miem­bros de la UE en cuan­to a la inclu­sión de la edu­ca­ción como “com­pro­mi­so espe­cí­fi­co” en el AGCS. Según el infor­man­te, Bél­gi­ca, y tam­bién Fran­cia esta­ban muy en con­tra, mien­tras Ale­ma­nia, Holan­da, y el Rei­no Uni­do expre­sa­ron inte­rés. El minis­tro norue­go pro­pu­so la crea­ción de una “coa­li­ción de nacio­nes” para pro­mo­ver el comer­cio de la edu­ca­ción en las actua­les nego­cia­cio­nes del AGCS. [6]

Un paso más en el des­man­te­la­mien­to de las legis­la­cio­nes nacio­na­les

Ade­más de estas nego­cia­cio­nes sec­to­ria­les, se ha pues­to en mar­cha un gru­po de tra­ba­jo de exper­tos del AGCS (apo­ya­do muy expre­sa­men­te por el comi­sa­rio Lamy) sobre las regu­la­cio­nes domés­ti­cas (man­da­to del art. VI). Lo que se pre­ten­de es intro­du­cir un “test de nece­si­dad” para cual­quier regu­la­ción o legis­la­ción – es decir que exper­tos de la OMC podrán deci­dir que una ley es dema­sia­do “res­tric­ti­va” para el comer­cio, y que por lo tan­to se debe abo­lir. Cuan­do se sabe que en todas par­tes (y par­ti­cu­lar­men­te en EE.UU y en la Unión Euro­pea, pero tam­bién median­te Nacio­nes Uni­das y su “glo­bal com­pact”) se está pro­mo­cio­nan­do la res­pon­sa­bi­li­dad social de las empre­sas como subs­ti­tu­to de la legis­la­ción, uno pue­de ima­gi­nar que cual­quier nor­ma parez­ca “inne­ce­sa­ria” a este comi­té, ya que siem­pre se podrá decir que las empre­sas pue­den libre­men­te regu­lar­se a si mis­mas.

Notas:

[1] vea­se Stop the GATS Attack Now! www​.pola​ri​sins​ti​tu​te​.org

[2] An intro­duc­tion to the GATS (Secre­ta­ria­do de la OMC, Octu­bre 1999)

[3] La Decla­ra­ción de Bolo­nia y una expli­ca­ción del así lla­ma­do “pro­ce­so de Bolo­nia” se pue­den leer en el sitio web del Con­se­jo de Euro­pa (www​.ceo​.org).

[4] cita­do en Erik Wes­se­lius, Behind GATS 2000: Cor­po­ra­te Power at Work. Trans­na­tio­nal Ins­ti­tu­te. The World Tra­de Orga­ni­sa­tion Series No 4.

[5] sesión par­la­men­ta­ria del 14 de Mayo 2002. El acta inte­gral de la sesión se encuen­tra en www​.euro​parl​.int

[6] Vea­se el infor­me de David Robin­son, Vice­di­rec­tor de la Cana­dian Asso­cia­tion of Uni­ver­sity Tea­chers. www​.caut​.ca

[7] Se pue­de encon­trar en www​.icftu​.org

Anne­xo

Decla­ra­ción de los ATTAC Euro­pa sobre el GATS

Las movi­li­za­cio­nes de Seattle en noviem­bre de 1999 con­si­guie­ron hacer fra­ca­sar la ron­da de nego­cia­cio­nes cono­ci­da como «ron­da del mile­nio» de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Comer­cio (OMC).

Sin embar­go, ape­nas un mes des­pués, los gobier­nos de los esta­dos de la OMC empren­die­ron, con la mayor dis­cre­ción las nego­cia­cio­nes pro­gra­ma­das en el lla­ma­do Acuer­do Gene­ral de Comer­cio de Ser­vi­cios (AGCS, GATS en inglés) en el mar­co de la OMC. El obje­ti­vo de este acuer­do es des­re­gu­la­ri­zar y pri­va­ti­zar todos los ser­vi­cios públi­cos median­te su comer­cia­li­za­ción satis­fa­cien­do de este modo el ansia de bene­fi­cios y de poder de las trans­na­cio­na­les. Mani­fes­ta­mos, en con­tra, que un ser­vi­cio públi­co no pue­de regir­se por cri­te­rios de ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca sino de inte­rés social.

Des­de la aper­tu­ra de las nego­cia­cio­nes en enero del 2000 se han rea­li­za­do movi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas en los cin­co con­ti­nen­tes. Las reite­ra­das lla­ma­das que hemos hecho a nues­tros gobier­nos para que deten­gan esta carre­ra desen­fre­na­da de mer­can­ti­li­za­ción del pla­ne­ta y de las socie­da­des, no han sido escu­cha­das. Sien­do así que en estos momen­tos ¡las nego­cia­cio­nes siguen, rodea­das del más abso­lu­to secre­to!

Una fil­tra­ción recien­te nos ha per­mi­ti­do cono­cer las deman­das que, en nues­tro nom­bre pero en reali­dad al dic­ta­do de las trans­na­cio­na­les euro­peas, hace la Comi­sión Euro­pea a otros paí­ses miem­bros de la OMC. Por ejem­plo, a los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na se les pide la dero­ga­ción de sus leyes de pro­tec­ción de las cos­tas marí­ti­mas para así poder apro­piar­se de esos terre­nos y espe­cu­lar con ellos. Es evi­den­te que las gran­des cade­nas hote­le­ras euro­peas están impa­cien­te­men­te espe­ran­do poder cons­truir hote­les de lujo allí, sin preo­cu­par­se de nin­gún modo de las con­se­cuen­cias socia­les y medioam­bien­ta­les. Sólo es un ejem­plo de la ofen­si­va de la Comi­sión Euro­pea a favor de las trans­na­cio­na­les y en con­tra de leyes que se han vota­do en par­la­men­tos demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos.

El AGCS ame­na­za a los ser­vi­cios públi­cos de todos los paí­ses de for­ma que en aque­llos que son embrio­na­rios o están poco desa­rro­lla­dos, la com­pe­ten­cia extran­je­ra los des­tro­za­rá; en el caso de que fue­ran inexis­ten­tes, no podrán lle­gar a crear­se, con las con­se­cuen­cias que esto aca­rrea para el acce­so a bie­nes comu­nes bási­cos y para la vida dia­ria, de las muje­res en par­ti­cu­lar.

Del mis­mo modo que la Comi­sión Euro­pea está hacien­do de espal­das a sus ciu­da­da­nos deman­das de libe­ra­li­za­ción del sec­tor públi­co, otros paí­ses, espe­cial­men­te Esta­dos Uni­dos, están plan­tean­do, tam­bién en secre­to, exi­gen­cias seme­jan­tes a la UE. Es evi­den­te cua­les son estas deman­das tenien­do en cuen­ta las enor­mes “expec­ta­ti­vas” des­per­ta­das en torno a los ‘mer­ca­dos’ de la edu­ca­ción, la sani­dad y los ser­vi­cios socia­les. En efec­to, la finan­cia­ción públi­ca del sis­te­ma edu­ca­ti­vo o de la sani­dad, las exi­gen­cias nacio­na­les de títu­los a los maes­tros, a los pro­fe­so­res y a los médi­cos, la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do en la defi­ni­ción de los curri­cu­lum, todo esto, los lob­bies ame­ri­ca­nos lo con­si­de­ran, según la per­ver­sa ter­gi­ver­sa­ción del len­gua­je pro­pia del neo­li­be­ra­lis­mo, como «barre­ras al comer­cio» y no como lo que son: leyes y nor­mas que regu­lan el acce­so uni­ver­sal e igual para todos a los ser­vi­cios públi­cos.

La «aper­tu­ra» de la edu­ca­ción, de la sani­dad, y de todos los ser­vi­cios públi­cos a la com­pe­ten­cia comer­cial se hace a tra­vés de múl­ti­ples vías y el AGCS es la más peli­gro­sa. La des­re­gu­la­ción y la pri­va­ti­za­ción de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes está muy avan­za­da, en unos paí­ses mas que en otros, mien­tras que las de trans­por­tes, ener­gía, correos, siguen su cur­so, en el mar­co de la «estra­te­gia euro­pea de com­pe­ti­ti­vi­dad». La Mesa Euro­pea de Empre­sa­rios (ERT), la UNICE y el Foro Euro­peo de Ser­vi­cios (ESF), tres de los lob­bies empre­sa­ria­les más pode­ro­sos, lle­van años exi­gien­do los que ellos lla­man «aper­tu­ra» de la edu­ca­ción al mun­do empre­sa­rial, a sus modos de ges­tión y a su ideo­lo­gía, labor para la que cuen­tan con el apo­yo dia­rio de los medios de comu­ni­ca­ción, casi todos en sus manos.

La crí­ti­ca cons­tan­te al fun­cio­na­mien­to de los ser­vi­cios públi­cos, ha con­se­gui­do que una par­te impor­tan­te de la ciu­da­da­nía acep­te la fala­cia de que estos ser­vi­cios serían mucho más «efi­ca­ces» si se entre­ga­ran a la com­pe­ten­cia del mer­ca­do. No duda­mos en que hay que mejo­rar su efi­ca­cia pero no para per­mi­tir que se los apro­pien las trans­na­cio­na­les, sino para mejo­rar­los y refor­zar su carác­ter públi­co. Pen­sa­mos que es nece­sa­ria una mejor y más amplia finan­cia­ción de estos ser­vi­cios para mejo­rar su cali­dad (en el sen­ti­do genuino de la pala­bra) y el acce­so de todos en con­di­cio­nes de igual­dad. En este sen­ti­do es urgen­te, como veni­mos recla­man­do des­de ATTAC, aumen­tar los impues­tos a las ren­tas del capi­tal y así ampliar los recur­sos nece­sa­rios para estas mejo­ras. Recha­za­mos tajan­te­men­te el dog­ma neo­li­be­ral y no acep­ta­re­mos ni el obje­ti­vo de entre­gar los ser­vi­cios públi­cos a los intere­ses pri­va­dos ni los pro­ce­di­mien­tos com­ple­ta­men­te anti­de­mo­crá­ti­cos median­te los cua­les se tra­ta de alcan­zar ese obje­ti­vo.

Que­re­mos aler­tar a la opi­nión públi­ca sobre la gra­ve­dad de las nego­cia­cio­nes actua­les en el mar­co del AGCS. En con­cor­dan­cia con las con­clu­sio­nes de la con­fe­ren­cia minis­te­rial de la OMC en Doha en Noviem­bre 2001, la Comi­sión Euro­pea tie­ne has­ta el 31 de mar­zo de 2003 para comu­ni­car a los otros paí­ses de la OMC los cam­pos que está dis­pues­ta a «libe­ra­li­zar», otra vez en nues­tro nom­bre, sin que sepa­mos nada al res­pec­to. Esta estra­te­gia de pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca a tra­vés de los medios acom­pa­ña­da de nego­cia­cio­nes secre­tas es into­le­ra­ble.

En el pri­mer semes­tre de 2002, una serie de colec­ti­vos, orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, y movi­mien­tos socia­les inclu­yen­do ATTAC hemos lan­za­do una cam­pa­ña de car­tas a los gobier­nos y al Comi­sa­rio euro­peo de comer­cio, exi­gien­do, como pri­mer paso y de for­ma inme­dia­ta, hacer públi­co el con­te­ni­do de las nego­cia­cio­nes. Pero ni siquie­ra esta exi­gen­cia de míni­mos demo­crá­ti­cos ha reci­bi­do la menor con­si­de­ra­ción. Ade­más tan­to el Par­la­men­to Euro­peo como los Par­la­men­tos nacio­na­les han sido com­ple­ta­men­te apar­ta­dos de estas nego­cia­cio­nes.

Ante el talan­te anti­de­mo­crá­ti­co de nues­tros gober­nan­tes que des­pre­cian sis­te­má­ti­ca­men­te las preo­cu­pa­cio­nes y los intere­ses de la ciu­da­da­nía, hace­mos un lla­ma­mien­to a empren­der un pro­ce­so de movi­li­za­ción gene­ral y de lucha en todos los paí­ses y a esca­la euro­pea para defen­der nues­tros ser­vi­cios públi­cos.

Lla­ma­mos a una movi­li­za­ción gene­ral en con­tra del AGCS y de todos los pro­ce­sos de des­re­gu­la­ción y pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos actual­men­te en mar­cha. Pro­po­ne­mos que todos los sin­di­ca­tos, las pla­ta­for­mas de defen­sa de los ser­vi­cios públi­cos, los colec­ti­vos ciu­da­da­nos y los movi­mien­tos socia­les, así como la ciu­da­da­nía en su con­jun­to, nos con­vo­que­mos par­ti­cu­lar­men­te cada vez que haya una cum­bre euro­pea.

Expre­sa­men­te, asu­mi­mos y nos soli­da­ri­za­mos con la gran mani­fes­ta­ción uni­ta­ria euro­pea con­vo­ca­da por dece­nas de orga­ni­za­cio­nes, movi­mien­tos socia­les y sin­di­ca­tos en defen­sa de los ser­vi­cios públi­cos y con­tra el Acuer­do Gene­ral de Comer­cio de Ser­vi­cios (AGCS-GATS) el 29 del pre­sen­te mes de junio en Gine­bra.

Exi­ja­mos todos y todas unos ser­vi­cios públi­cos, igua­les para todos, cuya ges­tión y evo­lu­ción sea trans­pa­ren­te, par­ti­ci­pa­ti­va y demo­crá­ti­ca.

Sevi­lla, 22 de junio 2002

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *