La ver­da­de­ra máqui­na de hacer dine­ro de Holly­wood

Este domin­go una audien­cia glo­bal, cuyo tama­ño sólo es supe­ra­do por el Super Bowl, mira­rá el comer­cial infor­ma­ti­vo más lucra­ti­vo de la tele­vi­sión: la 82ª Entre­ga Anual de los Pre­mios Oscar. Duran­te unas tres horas y media, inter­ca­la­das con clips de pelí­cu­las dis­po­ni­bles actual­men­te, las estre­llas más publi­ci­ta­das de Holly­wood les entre­ga­rán con éxta­sis a los gana­do­res esta­tui­llas de 13 pul­ga­das baña­das en oro cono­ci­das como Oscars en todo el mundo.(fecha de publi­ca­ción de la nota: 07 mar­zo 2010)

Por Edward Jay Eps­tein (*)The Wall Street Jour­nal

El pro­pó­si­to ini­cial de este even­to de gala, que los estu­dios crea­ron jun­to a la Aca­de­mia de Artes y Cien­cias Cine­ma­to­grá­fi­cas en 1927, era, en pala­bras de su prin­ci­pal arqui­tec­to Louis B. Mayer, «esta­ble­cer la indus­tria en la men­te del públi­co como una ins­ti­tu­ción res­pe­ta­ble». Pero tam­bién esta­ba dise­ña­do para ven­der y crear «estre­llas». Mayer fue el co-fun­da­dor de Metro-Goldwyn-Mayer, uno de los estu­dios más exi­to­sos de Holly­wood duran­te su Era de Oro (déca­das del 30 al 50), y es cono­ci­do como el padre del «sis­te­ma de las estre­llas» de mar­ke­ting de Holly­wood.

Sí, las estre­llas esta­rán pre­sen­tes el domin­go por la noche, pero para refor­zar aún más su audien­cia este año, la Aca­de­mia dupli­có la can­ti­dad de nomi­na­dos a Mejor Pelí­cu­la. Inclu­so con esta expan­sión, la aten­ción sigue con­cen­tra­da en dos pelí­cu­las dia­me­tral­men­te opues­tas: «Vivir al lími­te» de Kathryn Bige­low, y «Ava­tar» de James Came­ron, que entre las dos cose­cha­ron ocho nomi­na­cio­nes al Oscar.

«Vivir al lími­te» es un film basa­do en la reali­dad sobre un escua­drón de valien­tes sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses quie­nes des­ac­ti­van bom­bas bajo con­di­cio­nes espan­to­sas en Irak. Para los están­da­res de Holly­wood, es una pelí­cu­la muy peque­ña, que cos­tó sólo US$15 millo­nes de pro­duc­ción y otros US$15 millo­nes en publi­ci­dad y dis­tri­bu­ción. Y aun­que fue acla­ma­da por la crí­ti­ca, ven­dió sólo US$18,5 millo­nes en entra­das en todo el mun­do. Al tener en cuen­ta que los lec­to­res se que­da­ron con alre­de­dor de la mitad de estas ven­tas de taqui­lla y el dis­tri­bui­dor des­con­tó sus gas­tos de esos valo­res, el film está muy lejos de haber gana­do dine­ro. Sin embar­go, para muchos entre los casi 6.000 votan­tes de la Aca­de­mia, repre­sen­ta la cla­se de rea­lis­mo inte­li­gen­te que Holly­wood es capaz de pro­du­cir para una audien­cia adul­ta.

«Ava­tar», por otro lado, es una pelí­cu­la de fan­ta­sía sobre for­mas de vida extra­te­rres­tre que nece­si­tan ser res­ca­ta­das de una explo­ta­ción cor­po­ra­ti­va neo­co­lo­nia­lis­ta en un pla­ne­ta lla­ma­do Pan­do­ra. La pelí­cu­la, poten­cia­da por efec­tos visua­les bri­llan­tes, podría ser la más cos­to­sa que jamás se haya hecho. Según un alto eje­cu­ti­vo de Fox, cos­tó más de US$225 millo­nes de pro­duc­ción y otros US$150 millo­nes en publi­ci­dad y dis­tri­bu­ción, una cifra que se ha publi­ci­ta­do has­ta tan­to como US$500.000 dóla­res.

Más allá del cos­to, «Ava­tar» ha teni­do un éxi­to inmen­so, al batir récords de ven­tas con US$709 millo­nes en entra­das en Esta­dos Uni­dos, don­de se pro­yec­ta en 3D y en el tra­di­cio­nal for­ma­to 2D. Para 20th Cen­tury Fox, pro­pie­dad de Rupert Mur­doch, que obtie­ne sus hono­ra­rios por dis­tri­bu­ción del total (al igual que Dune Enter­tain­ment e Inge­nious Part­ners, los fon­dos de inver­sión pri­va­da de capi­tal que apor­ta­ron el 60% del finan­cia­mien­to, y la pro­duc­to­ra de James Came­ron, Lights­torm Enter­tain­ment) es un ver­da­de­ro El Dora­do.

El éxi­to del film en la taqui­lla tam­bién alen­tó las espe­ran­zas de que sus efec­tos visua­les de 3D res­tau­ren la Edad de Oro de asis­ten­cia del públi­co a las salas de cine, una épo­ca antes de la tele­vi­sión cuan­do dos ter­cios de los esta­dou­ni­den­ses iban la cine en una sema­na pro­me­dio. Actual­men­te menos del 10% va al cine en una sema­na pro­me­dio.

Las cifras gene­ra­les de taqui­lla, sin embar­go, dan pocos moti­vos para ese opti­mis­mo. Sin dudas «Ava­tar» enri­que­ció a muchas salas de cine al cobrar una suma extra por la expe­rien­cia 3D, pero lo hizo prin­ci­pal­men­te a expen­sas de cines que pasa­ban otras pelí­cu­las. En las ocho sema­nas en las que «Ava­tar» domi­nó la taqui­lla esta­dou­ni­den­se (del 18 de diciem­bre al 11 de febre­ro), los tota­les de asis­ten­cia a salas de cine subie­ron alre­de­dor de un 6%.

Pero inclu­so si el resur­gi­mien­to de la audien­cia no es más que un sue­ño, «Ava­tar» repre­sen­ta para muchos en la Aca­de­mia la idea de que la sal­va­ción defi­ni­ti­va de Holly­wood resi­de no en una capa­ci­dad supe­rior de con­tar his­to­rias y de actuar sino en efec­tos visua­les des­lum­bran­tes, ani­ma­ción sor­pren­den­te y pro­yec­ción 3D de últi­ma gene­ra­ción que sumer­ge a la audien­cia en la ilu­sión.

Más allá de las ven­tas de taqui­lla, los mayo­res estu­dios de Holly­wood tie­nen un motor cer­te­ro para ganar dine­ro de manos de espec­ta­do­res que no van al cine de for­ma habi­tual. Es lo que el estu­dio lla­ma su «biblio­te­ca», que con­tie­ne los dere­chos de todas las pelí­cu­las y las series que haya pro­du­ci­do o adqui­ri­do. Al otor­gar licen­cias y ven­der sin tre­gua los dere­chos para estos títu­los, los estu­dios cose­chan dine­ro de audien­cias en el hogar déca­das más tar­de de que un film se haya pro­yec­ta­do en los cines.

Con­si­de­re, por ejem­plo, la biblio­te­ca de Time War­ner. Tie­ne más de 45.000 horas de pelí­cu­las, dibu­jos ani­ma­dos y capí­tu­los de series de TV, dobla­dos o sub­ti­tu­la­dos en más de 40 idio­mas, sobre los que les que otor­ga licen­cias a tele­vi­sión paga, por cable, por saté­li­te y cana­les de tele­vi­sión en más de 175 paí­ses. Estos títu­los a menu­do se agru­pan en paque­tes sin opción a cam­bios (una prác­ti­ca que está prohi­bi­da por leyes esta­dou­ni­den­ses anti­mo­no­po­lio para la dis­tri­bu­ción de pelí­cu­las a salas de cine), que ayu­da a mejo­rar las ganan­cias. En 2009, sólo la par­te de dis­tri­bu­ción por TV de esta ope­ra­ción apor­tó más de US$2.000 millo­nes, según una fuen­te de War­ner Brothers. Un canal de ingre­sos tan lucra­ti­vo, inclu­so tras pagar lo que les corres­pon­de a los sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes y otros par­ti­ci­pan­tes, sería sufi­cien­te para cubrir la mayo­ría, si no todos, los cos­tos de las nue­vas pelí­cu­las de War­ner Brothers.

Las biblio­te­cas, por supues­to, tam­bién obtie­nen enor­mes ganan­cias de la ven­ta y el alqui­ler glo­bal de DVD (téc­ni­ca­men­te, los títu­los recién estre­na­dos no se inclu­yen en la biblio­te­ca has­ta dos años más tar­de). Aun­que las ven­tas de DVD de títu­los de pelí­cu­las y series de TV aho­ra están a la baja, en el hori­zon­te se vis­lum­bra otra fuen­te de ingre­sos pro­me­te­do­ra: dere­chos digi­ta­les por entre­ga por Inter­net. Mien­tras aho­ra estos dere­chos recau­dan poco dine­ro para los estu­dios, los ingre­sos futu­ros debe­rían explo­tar con la pro­li­fe­ra­ción de telé­fo­nos inte­li­gen­tes, net­books, table­tas, con­so­las de jue­gos y otros apa­ra­tos de ese tipo. De cual­quier modo, como me dijo hace poco un eje­cu­ti­vo de Via­com: «Nin­gún estu­dio podría man­te­ner­se sol­ven­te duran­te tan­to tiem­po sin una biblio­te­ca».

Si las biblio­te­cas de los estu­dios, las máqui­nas de hacer dine­ro en base a rega­lías que impul­san los balan­ces, no reci­ben un galar­dón o al menos una men­ción duran­te los pre­mios Oscar del domin­go, no sig­ni­fi­ca que su valor no es apre­cia­do. Es por­que el genio real de Holly­wood está enten­dien­do que su audien­cia pre­fie­re la ilu­sión a la reali­dad. Las estre­llas bri­llan más que nun­ca en la noche de los Oscar. Y eso es el nego­cio del espec­tácu­lo.


(*) Eps­tein es el autor de «The Big Pic­tu­re: Money and Power In Holy­wood», publi­ca­do en EE.UU. por Ran­dom Hou­se en 2006, y de «The Holly­wood Eco­no­mist: The Hid­den Finan­tial Reality Behind The Movies», publi­ca­do el mes pasa­do en EE.UU. por Mel­vi­lle Hou­se.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *