Son cri­mi­na­les de gue­rra

Ernes­to Gómez Abas­cal, perio­dis­ta de Tri­con­ti­nen­tal y ex emba­ja­dor en Iraq
Van a cum­plir­se sie­te años del ini­cio de la cri­mi­nal gue­rra con­tra Iraq, la cual tuve el tris­te pri­vi­le­gio de pre­sen­ciar des­de nues­tra emba­ja­da en Bag­dad. Toda­vía retum­ban en mis oídos los vio­len­tos bom­bar­deos que se lan­za­ron con­tra esa ciu­dad bajo la con­sig­na de «con­mo­ción y pavor».
Exis­ten dife­ren­tes esti­ma­dos sobre las cifras de muer­tos que ha pro­du­ci­do la agre­sión, algu­nos ase­gu­ran que un millón o más, pero con cer­te­za se pue­de afir­mar que alcan­zan cien­tos de miles, bajas que se amplia­rían si se le suman los heri­dos, aun­que la des­gra­cia que pro­vo­có la gue­rra es incal­cu­la­ble tenien­do en cuen­ta sus secue­las de muti­la­dos, afec­ta­dos sico­ló­gi­ca­men­te, refu­gia­dos, mise­rias y otros daños no tan visi­bles. Pero el sufri­mien­to del pue­blo ira­quí no ha con­clui­do, toda­vía pade­ce la ocu­pa­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos, quien ante la impo­si­bi­li­dad de con­tro­lar­lo, ha tra­ba­ja­do para divi­dir­lo pro­vo­can­do pro­fun­das con­fron­ta­cio­nes inter­nas que gene­ran una vio­len­cia sin fin.
Iraq fue un país don­de pre­do­mi­nó un sis­te­ma secu­lar de gobierno que había ate­nua­do con­si­de­ra­ble­men­te las dife­ren­cias reli­gio­sas sec­ta­rias y nacio­na­les. Era ejem­plo regio­nal en pro­mo­ver la edu­ca­ción y alcan­za­ba nota­bles avan­ces en otor­gar dere­chos a la mujer. Apo­ya­do en el bien­es­tar eco­nó­mi­co que pro­du­cía la expor­ta­ción de petró­leo, logra­ba un rit­mo de desa­rro­llo impor­tan­te.
En los últi­mos vein­te años antes de la gue­rra, yo había visi­ta­do Iraq en varias oca­sio­nes y reco­rri­do bue­na par­te del país, por lo que pude cono­cer sus avan­ces. Su poten­cial era enor­me, con­tan­do con una de las tres mayo­res reser­vas de hidro­car­bu­ros del mun­do, bue­nas tie­rras para la agri­cul­tu­ra y abun­dan­te agua. Todo ello lo con­vir­tió en obje­ti­vo prio­ri­za­do para los intere­ses impe­ria­les, los cua­les, lamen­ta­ble­men­te, fue­ron faci­li­ta­dos por los gra­ves erro­res come­ti­dos por el gobierno Ira­quí de enton­ces.
Ya en mar­zo, la admi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush se lan­zó a fon­do para eje­cu­tar su beli­co­so plan, secun­da­do por el bri­tá­ni­co Tony Blair y el espa­ñol José Ma. Aznar. Cuan­do el día 16 se reu­nie­ron en las Azo­res los Tres Jine­tes del Apo­ca­lip­sis, la suer­te, o más bien la mal­di­ción, esta­ba echa­da.
Aho­ra, a sie­te años de aque­llos momen­tos, una Comi­sión Inves­ti­ga­do­ra, sin poder legal ofi­cial, ha esta­do inte­rro­gan­do al ex Pre­mier bri­tá­ni­co para deter­mi­nar si min­tió para jus­ti­fi­car la par­ti­ci­pa­ción de sus fuer­zas arma­das en la gue­rra, lo cual pro­vo­có la muer­te de 179 mili­ta­res ingle­ses. Los cien­tos de miles de muer­tos ira­quíes pare­cen no tener mucho valor.
Es evi­den­te que Blair (o Bliar, como muchos en su país lo lla­man uti­li­zan­do la pala­bra «liar», que en inglés sig­ni­fi­ca men­ti­ro­so), min­tió des­ca­ra­da­men­te ase­gu­ran­do que Sad­dan Hus­sein poseía armas de des­truc­ción masi­va que podía lan­zar en cues­tión de minu­tos.
Aznar, laca­yo menor que les ser­vía de eco, hizo lo mis­mo, ambos incon­di­cio­na­les del men­ti­ro­so mayor, Geor­ge W. Bush.
Los tres fue­ron los prin­ci­pa­les cri­mi­na­les de gue­rra, aun­que no los úni­cos y los pue­blos deben exi­gir que res­pon­dan ante la jus­ti­cia.
Fuen­te: Dia­rio­Vea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *