EEUU y sec­to­res de la dere­cha espa­ño­la amplían su cam­pa­ña terro­ris­ta mediá­ti­ca

Nue­va­men­te la dere­cha inter­na­cio­nal crea dos cam­pa­ñas con­tra el gobierno del pre­si­den­te Hugo Chá­vez, des­ti­na­das a crear una matriz de opi­nión. Si bien no son nue­vas aho­ra se vin­cu­lan en un blo­que, plan­tean­do que en Vene­zue­la se sigue cola­bo­ran­do con las FARC y aho­ra con la ETA y que se vio­lan los dere­chos bási­cos de la socie­dad. Pero como el cuen­to del pas­tor men­ti­ro­so, la ver­dad se impo­ne a la fal­sa publi­ci­dad. Cada uno de estos argu­men­tos cae por su pro­pio peso, por la hipo­cre­sía de sus infa­mias, en una nue­va reali­dad mun­dial que ya no tie­ne mie­do a los cam­bios, imbui­dos en una nue­va eta­pa de gobier­nos popu­la­res.

Para cual­quier lec­tor obje­ti­vo, al ana­li­zar estas cam­pa­ñas difa­ma­to­rias le pare­ce­ría estar vien­do una pelí­cu­la repe­ti­da, como la moda de las tele­vi­so­ras de cable, que anun­cian pri­mi­cias y solo cam­bian las mis­mas cosas de mes o de canal. Así el gobierno de Oba­ma, a tra­vés de dis­tin­tos meca­nis­mos, repi­te al mejor esti­lo Gue­be­liano una men­ti­ra repe­ti­da para que se vuel­va ver­dad, usan­do el poder de los medios pri­va­dos y sus tras­na­cio­na­les, crea una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio, bus­can­do argu­men­tos que en otras déca­das gene­ra­ron inva­sio­nes y gol­pes de Esta­do.

Un juez espa­ñol abre una inves­ti­ga­ción con­tra Vene­zue­la

El auto de aper­tu­ra para una inves­ti­ga­ción judi­cial emi­ti­do en Espa­ña, por el juez Eloy Velas­co, plan­tea una vin­cu­la­ción de Vene­zue­la con la orga­ni­za­ción País Vas­co y Liber­tad (ETA) y las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC). Esto no se con­di­ce con las polí­ti­cas del gobierno vene­zo­lano, que se ha man­te­ni­do como una nación pací­fi­ca y abso­lu­ta­men­te demo­crá­ti­ca, sin nin­gu­na deter­mi­na­ción o acción que pue­da impli­car­se como actos de terro­ris­mo.

Lo para­dó­ji­co o ridícu­lo de esta acu­sa­ción es que se sus­ten­ta en una infor­ma­ción, exis­ten­te la supues­ta compu­tado­ra del miem­bro del Secre­ta­ria­do de las FARC, Raúl Reyes. La deno­mi­na­da “super­compu­tado­ra” halla­da por el Ejér­ci­to colom­biano tras bom­bar­dear en mar­zo de 2008 un cam­pa­men­to en Ecua­dor, vio­lan­do la sobe­ra­nía de ese país, per­ma­ne­cie­ra intac­ta tras la acción en la que murie­ron varias per­so­nas y se des­tro­zó la mayo­ría de los obje­tos encon­tra­dos. Ade­más la mis­ma fue abier­ta por auto­ri­da­des colom­bia­nas, antes de entre­gar­la a la INTERPORL. ¿Quien podría afir­mar que no se agre­ga­ron archi­vos o fal­sas infor­ma­cio­nes?

Real­men­te, hacer una inves­ti­ga­ción judi­cial sus­ten­ta­da en “infor­mes nada fide­dig­nos”, y no en base a tes­ti­gos, tes­ti­mo­nios o fuen­tes fia­bles, mues­tra una fal­ta de éti­ca pro­fe­sio­nal. Cayen­do en la ten­ta­ción de espe­cu­lar sobre el autor inte­lec­tual de este nue­vo show mediá­ti­co, una vez más, los para­dig­mas de la “pren­sa libre” salen a divul­gar cual­quier calum­nia sin veri­fi­car la fuen­te de esta infor­ma­ción.

Nue­va­men­te una Comi­sión de OEA arma un fal­so infor­me sobre Vene­zue­la

El Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Hugo Chá­vez, denun­ció que el últi­mo infor­me de 322 pági­nas don­de la lla­ma­da Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) acu­sa fal­sa­men­te a Vene­zue­la, for­ma par­te de un plan de ata­que con­tra el país y de sabo­ta­je con­tra la nacien­te Comu­ni­dad de Esta­dos de Lati­noa­mé­ri­ca y del Cari­be (CELAC), pero augu­ró que este nue­vo inten­to se estre­lla­rá con­tra la con­cien­cia de los pue­blos y los gobier­nos pro­gre­sis­tas.

Duran­te una rue­da de pren­sa con corres­pon­sa­les extran­je­ros y nacio­na­les, en el Pala­cio de Mira­flo­res, el Jefe de Esta­do recor­dó que esta «nefas­ta comi­sión» es una ins­ti­tu­ción de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) cuyo secre­ta­rio gene­ral, San­tia­go Can­tón, ha apo­ya­do a regí­me­nes dic­ta­to­ria­les en el pasa­do y, más recien­te­men­te, reco­no­ció amplia­men­te al gol­pis­ta Pedro Car­mo­na Estan­ga, tras derro­car al gobierno demo­crá­ti­co de Vene­zue­la, en abril 2002.

El docu­men­to difun­di­do en la ciu­dad de Washing­ton titu­la­do «Demo­cra­cia y Dere­chos Huma­nos en Vene­zue­la» denun­cia que el Gobierno Boli­va­riano res­trin­ge las garan­tías de los ciu­da­da­nos. Sobre este tema toma­mos decla­ra­cio­nes del emba­ja­dor ante la OEA Cha­der­ton Mata, que seña­ló que “Vene­zue­la fue noti­fi­ca­da de mane­ra infor­mal sobre la exis­ten­cia del infor­me en la tar­de del mar­tes, vía correo elec­tró­ni­co y a tra­vés de una lla­ma­da tele­fó­ni­ca”.

El diplo­má­ti­co lla­mó la aten­ción sobre la per­ti­nen­cia de este tipo de infor­mes que “curio­sa­men­te coin­ci­den con los pro­ce­sos elec­to­ra­les en Vene­zue­la, ya ocu­rrió con Human Rights Watch (HRW) y aho­ra con CIDH, que es la mis­ma ins­ti­tu­ción que des­es­ti­mó el tema de El Cara­ca­zo y cuyo secre­ta­rio eje­cu­ti­vo reco­no­ció el gobierno de fac­to que derro­có al gobierno del pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías”.

El emba­ja­dor Cha­der­ton rati­fi­có que esta orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal per­si­gue “crear una matriz de opi­nión publi­ca basa­da en los intere­ses de una opo­si­ción sub­ver­si­va y des­es­ta­bi­li­za­do­ra como es la vene­zo­la­na”. Agre­gan­do que “para nues­tro pais en prio­ri­ta­rio inver­tir en la pri­me­ra infan­cia, como una estra­te­gia segu­ra para com­ba­tir la pobre­za y pro­mo­ver el desa­rro­llo social y la equi­dad”.

Estas decla­ra­cio­nes deno­tan la inten­cio­nes de estos sec­to­res dere­chis­tas en la comi­sio­nes de la OEA, don­de se orques­ta­ron tan­tas cam­pa­ñas con­tra nacio­nes como con el Chi­le de Allen­de, las cons­tan­tes con­de­nas y la expul­sión de Cuba, o los ata­ques con­tra Nica­ra­gua, Boli­via. Como esas mis­mas comi­sio­nes no rea­li­za­ron nin­gu­na con­de­na a los gol­pes mili­ta­res como el de Vene­zue­la en el 2002 o el de Hon­du­ras, carac­te­ri­za­dos como vacíos de poder o tran­si­cio­nes, dan­do un res­pal­do a ver­da­de­ras vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos, con muer­tos, tor­tu­ra­dos y des­apa­re­ci­dos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *