Entre­vis­ta a Chomsky: “la par­ti­ci­pa­ción direc­ta en la crea­ti­vi­dad” por Rebe­lión

Crear algo nue­vo en medio de tan­to rui­do. Eso es lo que nos pro­po­ne­mos en Amau­ta: ima­gi­nar una revis­ta que de el espa­cio para deba­tir seria­men­te sobre el sufri­mien­to, las opre­sio­nes, las dudas y espe­ran­zas de cual­quie­ra que quie­ra par­ti­ci­par. Nos bom­bar­den con infor­ma­ción cons­tan­te, pero no nos sen­ti­mos bien infor­ma­dos, y supues­ta­men­te el cono­ci­mien­to trae poder, pero nun­ca nos hemos sen­ti­do más impo­ten­tes. Estas frus­tra­cio­nes que sen­ti­mos son reales. ¿Pero de dón­de vie­nen y por qué no pode­mos enfren­tar­nos a ellas ade­cua­da­men­te?

Hay dema­sia­do rui­do. Nos lan­zan bom­bas de infor­ma­ción por todas par­tes que nos ata­can el cuer­po has­ta para­li­zar­nos. Antes creía­mos en todo lo que se nos decía, y aho­ra no cree­mos en nada. Al final, es el mis­mo efec­to. No que­re­mos par­ti­ci­par ni con­tro­lar nues­tros des­ti­nos, enton­ces le damos el poder sobre nues­tras vidas a polí­ti­cos y a cor­po­ra­cio­nes por medio del voto o de la com­pra de sus pro­duc­tos. Aho­ra ellos toman las deci­sio­nes y crean las estruc­tu­ras que for­man nues­tra vida dia­ria. Si deci­den mal, les pode­mos echar la cul­pa y sen­tir­nos con­ten­tos y supe­rio­res de que lo hubie­ra­mos hecho mejor. Son cul­pa­bles, por­que la res­pon­sa­bi­li­dad y la capa­ci­dad de des­truc­ción de sus actos cre­ce con la can­ti­dad de poder que les demos, pero noso­tros lo somos tam­bién. Pre­fe­ri­mos refu­giar­nos en espa­cios de infor­ma­ción cada vez más cerra­dos y peque­ños don­de encon­tre­mos gen­te que pien­sa como noso­tros, don­de nos sin­ta­mos cómo­dos y no ten­ga­mos que enfren­tar crí­ti­ca algu­na. Nos con­ver­ti­mos en bur­bu­jas andan­tes don­de nada más pode­mos escu­char­nos a noso­tros mis­mos. Pre­ser­va­mos nues­tro indi­vi­dua­lis­mo y varie­dad de opi­nio­nes, pero al final lle­ga­mos a ser lo mis­mo: gen­te que no pue­de escu­char al res­to y dar­se cuen­ta que com­par­ten reali­da­des simi­la­res, gen­te que sigue divi­di­da por­que sólo pue­den oír el rui­do de su pro­pia voz, gen­te que sigue domi­na­da por­que no pue­de for­mar la acción colec­ti­va nece­sa­ria para recu­pe­rar el poder que hemos rega­la­do. Los que tie­nen con­trol sobre nues­tras vidas quie­ren que nos man­ten­ga­mos ais­la­dos para que no haya posi­bi­li­dad de un cam­bio radi­cal. Y por eso Amau­ta quie­re abrir el espa­cio, con­ver­sar con los demás, for­mar una comu­ni­dad en don­de todos poda­mos par­ti­ci­par como igua­les, lle­gar a encon­trar infor­ma­ción que nos lle­ve a cues­tio­nar nues­tras ideas y creen­cias has­ta tener las ganas de actuar jun­tos para poder, en algún momen­to, rees­ta­ble­cer el con­trol de nues­tra vida. Aquí en este ins­tan­te, hablán­do­nos, crea­mos el pri­mer acto de nues­tra resis­ten­cia.

Pero para la crea­ción de tal espa­cio, se ocu­pa cono­cer y enten­der cómo y por qué los medios de comu­ni­ca­ción pre­sen­tes con­tri­bu­yen a nues­tro domi­nio. De ellos obte­ne­mos nues­tra infor­ma­ción, la cual influ­ye nues­tras ideas de la reali­dad y basa­mos nues­tra rela­ción al mun­do y la for­ma deter­mi­na­da de como vamos a actuar en él. Si las noti­cias que reci­bi­mos de los medios pro­nun­cian, por ejem­plo, que la úni­ca for­ma de sal­var la eco­no­mía, y de esta mane­ra a noso­tros mis­mos, es com­pran­do más, enton­ces vamos a seguir esta reco­men­da­ción. Es algo tan fun­da­men­tal para nues­tro tipo de vida que nues­tra posi­ción social, y nues­tra feli­ci­dad, solo se pue­de garan­ti­zar por medio de la capa­ci­dad que tene­mos de poder com­prar. Y como cree­mos com­ple­ta­men­te en esta doc­tri­na del con­su­mis­mo, hemos explo­ta­do y abu­sa­do nues­tros recur­sos a tal pun­to de des­truc­ción que se nos hace difí­cil poder dete­ner­la. Hemos menos­pre­cia­do las nece­si­da­des del medio ambien­te, al igual que las del res­to de la huma­ni­dad, para en vez bus­car la ilu­sión de la segu­ri­dad per­so­nal que trae nues­tro bien­es­tar mate­rial. Los medios de comu­ni­ca­ción han difun­di­do esta idea a todos los rin­co­nes del pla­ne­ta por­que es la “ver­dad” que fue per­mi­ti­da atra­ve­sar los dife­ren­tes fil­tros de poder para que reso­na­ra a tra­vés de la socie­dad, de esta for­ma con­vir­tié­do­se en la úni­ca opción rea­lis­ta para nues­tras vidas.

Ésta es, en la mayo­ría de casos, nues­tra reali­dad. Pero no tie­ne que ser­la. Sen­ci­lla­men­te es lo que nos han dicho, y por eso vemos el mun­do de tal for­ma. Para des­en­mas­ca­rar las influen­cias que domi­nan la estruc­tu­ra de nues­tros medios de comu­ni­ca­ción actua­les (y de esta for­ma las ver­da­des que son per­mi­ti­das en nues­tra socie­dad) y poder enfren­tar­nos a ellas para cam­biar­las, deci­di­mos (y tuvi­mos la gran opor­tu­ni­dad de) hablar con uno de los inte­lec­tua­les públi­cos y lin­güis­tas que ha estu­dia­do el tema a pro­fun­di­dad: Noam Chomsky. El coau­tor con Edward S. Her­man de Los Guar­dia­nes de la Liber­tad (en inglés, Manu­fac­tu­ring Con­sent: The Poli­ti­cal Eco­nomy of the Mass Media) y autor de obras como Ilu­sio­nes Nece­sa­riasPro­pa­gan­da y la Opi­nión Públi­ca (a tra­vés de las entre­vis­tas de David Bar­sa­mian), Chomsky demues­tra como los medios de comu­ni­ca­ción han sido herra­mien­tas de pro­pa­gan­da que fil­tran los pen­sa­mien­tos “inade­cua­dos” y así pro­pa­gan las ideas domi­nan­tes de aque­llos, que por cir­cums­tan­cias eco­nó­mi­cas o (y) polí­ti­cas, tie­nen los recur­sos para ocu­par pues­tos socia­les que les den acce­so a ampliar sus voces, mien­tras el res­to tie­ne dere­cho (o deber) de escu­char­les. Él no cree que estas ideas domi­nan­tes sean igua­les entre sí (pue­de haber dife­ren­cia entre intere­ses esta­ta­les y cor­po­ra­ti­vos, por ejem­plo), o que los perio­dis­tas no estén ejer­cien­do su pro­fe­sión con hones­ti­dad y cier­ta inde­pen­den­cia, o que hayan peque­ños gru­pos de poder que pla­nean cons­pi­ra­cio­nes y están deci­di­dos a enga­ñar y mani­pu­lar en gran esca­la por su pro­pio bene­fi­cio. Pien­sa que los pará­me­tros de con­trol que limi­tan la dis­cu­sión se impo­nen a tra­vés de un sis­te­ma basa­do en la acu­mu­la­ción de recur­sos: el que tie­ne más dine­ro y más poder va a tener mejor acces­so a los medios de comu­ni­ca­ción para expre­sar sus pre­fe­ren­cias e ideo­lo­gías. Lo logra por­que, sen­ci­lla­men­te, pue­de com­prar ese espa­cio y res­trin­gir la com­pe­ten­cia solo a aque­llos que pien­san dedi­car esta infor­ma­ción a fines comer­cia­les o valo­res “acep­ta­bles” como man­te­ner el orden social, la con­for­mi­dad y el con­su­mis­mo incues­tio­na­ble como el rol en nues­tra vida. Así lo expli­ca Chomsky en nues­tra recien­te con­ver­sa­ción:

“Muchas per­so­nas en los medios de comu­ni­ca­ción son gen­te muy seria, y hones­ta, y te dirán, y creo que tie­nen razón, que no los fuer­zan a escri­bir nada […] Lo que no te dirán, y tal vez no estén con­cien­tes de ello, es que los dejan escri­bir con liber­tad por­que se ajus­tan a las nor­mas, sus creen­cias se ajus­tan … a la doc­tri­na del sis­te­ma, y enton­ces sí, los dejan escri­bir con liber­tad y sin pre­sión. Las per­so­nas que no acep­tan la doc­tri­na del sis­te­ma inten­ta­rán sobre­vi­vir den­tro de los medios de comu­ni­ca­ción, pero es muy poco pro­ba­ble que lo hagan…

Toda la cul­tu­ra inte­lec­tual tie­ne un sis­te­ma que fil­tra, empie­za cuan­do uno es niño en la escue­la. Se espe­ra que acep­tes cier­tas creen­cias, esti­los, patro­nes de con­duc­ta, y así. Si no los acep­tas, pue­de que te lla­men un pro­ble­ma, que tie­nes un com­por­ta­mien­to pro­ble­má­ti­co, y te eli­mi­nan. Esto ocu­rre en las uni­ver­si­da­des. Hay un sis­te­ma implí­ci­to que fil­tra y crea una fuer­te ten­den­cia a impo­ner con­for­mi­dad. Sin embar­go, es una ten­den­cia, enton­ces van a haber excep­cio­nes, y a veces las excep­cio­nes son bien asom­bro­sas. Por ejem­plo, esta uni­ver­si­dad [Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy], en la déca­da de los 60s, en el perio­do de acti­vis­mo de los 60s, la uni­ver­si­dad fue finan­cia­da casi un cien por cien­to por el Pen­tá­gono. Tam­bién fue uno de los prin­ci­pa­les cen­tros aca­dé­mi­cos de resis­ten­cia en con­tra de la gue­rra [Viet­nam]…

Las ten­den­cias son bien fuer­tes, y las recom­pen­sas para la con­for­mi­dad son bas­tan­tes altas, mien­tras los cas­ti­gos por no con­for­mar­se pue­den tener serias con­se­cuen­cias. No es como si te fue­ra­mos a man­dar a una cama­ra de tor­tu­ra […], pero podría afec­tar tu ascen­so en la socie­dad, te podría afec­tar has­ta tu empleo, te podria afec­tar la for­ma en la que eres tra­ta­do, sabes, como el des­pre­cio, el recha­zo, la difa­ma­ción y denun­cia.”

Pero Chomsky insis­te que esto ha ocu­rri­do en toda socie­dad a tra­ves de la his­to­ria. La per­se­cu­sión de aque­llos que han cues­tio­na­do las creen­cias opre­si­vas que las auto­ri­da­des dic­tan se obser­va des­de la Gre­cia anti­gua y la era bíbli­ca por­que “los sec­to­res de poder no van a que­rer que pros­pe­re la disi­den­cia por la mis­ma razón que las empre­sas no van a poner anun­cios en perió­di­cos como La Jor­na­da.”

A media­dos de sep­tiem­bre, Chomsky fue uno de los invi­ta­dos de honor para el ani­ver­sa­rio de 25 años deLa Jor­na­da, el cual con­si­de­ra “el úni­co perió­di­co inde­pen­dien­te en todo el hemis­fe­rio.” Sin embar­go, dice que le sor­pren­de el éxi­to de este dia­rio mexi­cano no solo por­que sobre­vi­ve sin muchos anun­cios, pero tam­bién por­que toca temas de suma impor­tan­cia que están fue­ra de los lími­tes de lo con­si­de­ra­do “acep­ta­ble” y con­ti­núa sien­do una de las prin­ci­pa­les y más popu­la­res fuen­tes de infor­ma­ción en el país. Nor­mal­men­te, como en su pro­pio país de los Esta­dos Uni­dos, los medios de comu­ni­ca­ción como el New York Times y CBS News cum­plen una fun­ción fun­da­men­tal apo­yan­do los sec­to­res de poder por­que su “libe­ra­lis­mo” los con­vier­te en “guar­dia­nes de las com­puer­tas” que mar­can que se pue­de publi­car y que no.“Creo que son mode­ra­da­men­te crí­ti­cos den­tro de los már­ge­nes. No están total­men­te some­ti­dos al poder, pero son bien estric­tos en que tan lejos se pue­de ir,” decla­ra Chomsky. Cita el ejem­plo de la gue­rra con­tra Viet­nam, don­de los medios de comu­ni­ca­ción no cues­tio­na­ban las inten­cio­nes del gobierno, ya que creen que siem­pre esta inten­tan­do de “hacer el bien”, pero sí lle­gan a cri­ti­car sus pla­nes, sus estra­te­gias y, qui­zas, los abu­sos come­ti­dos cuan­do fra­ca­san en su misión o se esta murien­do tan­ta gen­te que no se pue­de ocul­tar más al des­ca­ro. A Oba­ma tam­bién se le lla­ma “libe­ral”, dice Chomsky, por­que cri­ti­có el gobierno ante­rior por sus erro­res estra­té­gi­cos y no tan­to por­que haya pen­sa­do que la gue­rra de Irak o Afga­nis­tán en sí sean malas. En estos momen­tos, des­pués de la esca­la­da de tro­pas en Afga­nis­tán, Chomsky demos­tró tener razón: Oba­ma es “libe­ral” no por­que cues­tio­na las inten­cio­nes béli­cas del esta­do, sino por­que pien­sa poder hacer­lo mejor.

Se les lla­man “libe­ra­les” no por­que lo sean, pero por­que es lo más extre­mo a la izquier­da que se pue­da lle­gar don­de los sec­to­res de poder aún sigan cómo­dos que no vaya a haber algo que afec­te la jerar­quía esta­ble­ci­da. Según un estu­dio del Pew Research Cen­ter, solo “29 por cien­to de los esta­dou­ni­den­ses dicen que las orga­ni­za­cio­nes de noti­cia por lo gene­ral repor­tan los hechos correc­ta­men­te” mien­tras que “más del doble [de los encues­ta­dos] dicen que la pren­sa es más libe­ral que los que dicen que es con­ser­va­do­ra.” Como mucho del pue­blo esta­du­ni­den­se ve a los medios de comu­ni­ca­ción como enti­da­des libe­ra­les, hay un empu­je hacia la dere­cha de par­te de muchos como res­pues­ta. Los locu­to­res de radio y tele­vi­sión de la dere­cha en Esta­dos Uni­dos tie­nen “un men­sa­je uni­for­me” que atrae una “audien­cia enor­me” por­que se diri­gen a las “que­jas autén­ti­cas” de sus oyen­tes, afir­ma Chomsky.

“Pon­te en la posi­ción de una per­so­na, diz­que el esta­dou­ni­den­se común: ‘Soy un buen tra­ba­ja­dor y cris­tiano devo­to. Cui­do a mi fami­lia, voy a misa, sabes, hago todo “bien”. Y estoy sien­do tima­do! En los últi­mos trein­ta años, mis ingre­sos siguen estan­ca­dos, mis horas de tra­ba­jo suben y mis pres­ta­cio­nes socia­les bajan. Mi espo­sa tie­ne que tra­ba­jar dos empleos para poder traer comi­da al hogar. Los niños, Dios, no hay quien cui­de a los niños, las escue­las son terri­bles y así. ¿Qué hice mal? Hice todo lo que se debe hacer, pero algo injus­to me esta ocu­rrien­do.’ Y enton­ces los locu­to­res dere­chis­tas tie­nen una res­pues­ta para ellos…”

Estos locu­to­res se apro­ve­chan y explo­tan el des­con­ten­to legí­ti­mo de los afec­ta­dos por las fal­sas pro­me­sas de los gober­nan­tes, las men­ti­ras de los medios de comu­ni­ca­ción y las esta­fas de las cor­po­ra­cio­nes. Des­con­fían por­que les han pin­ta­do una vida que no exis­te en su hori­zon­te, por­que su reali­dad es otra, más seve­ra pero desin­fec­ta­da para que los que sí tie­nen poder para cam­biar sus cir­cums­tan­cias pue­dan tra­gar­se la his­to­ria de que el sis­te­ma actual fun­cio­na per­fec­ta­men­te. Para los sec­to­res de poder, el capi­ta­lis­mo ha fun­cio­na­do y ha sido mara­vi­llo­so, y como esa es su reali­dad, eso es lo que creen y van a pre­di­car. Y como tie­nen el con­trol de los apa­ra­tos para hacer­se escu­char de for­ma exten­sa, ese es el úni­co rui­do que en ver­dad sobre­sa­le de los demás. Para muchos, como él mis­mo, reco­no­ce Chomsky, “nos está yen­do bien. Por ejem­plo, hay muchas que­jas sobre el sis­te­ma médi­co, pero yo reci­bo asis­ten­cia médi­ca estu­pen­da. Nues­tra asis­ten­cia médi­ca se dis­tri­bu­ye en base a la rique­za, y para [cier­to tipo de gen­te] todo está bien. Pero no para aque­llas per­so­nas que escu­chan estos pro­gra­mas, y esa es una gran par­te de la pobla­ción.” Enton­ces estos locu­to­res logran, por el sim­ple hecho de al menos admi­tir de que exis­ten pro­ble­mas, con­ver­tir­se en una voz poten­te en defen­sa de aque­llos que fue­ron rele­ga­dos al mar­gen de la socie­dad, y así, iró­ni­ca­men­te, acu­mu­lan su pro­pio poder y mucho dine­ro comer­cia­li­zan­do el apo­yo y con­fian­za de los oyen­tes. Mien­trás se hacen ricos, ofre­cen fal­sas solu­cio­nes popu­lis­tas que enfo­ca la rabia dig­na del pue­blo en con­tra de “inmi­gran­tes” o “socia­lis­tas” o “femi­nis­tas” que supues­ta­men­te tie­nen el con­trol total del gobierno, y así crean plei­tos entre per­so­nas con pro­ble­mas simi­la­res y los dis­traen del hecho de que estos supues­tos líde­res tam­bién se enri­que­cen con el sis­te­ma actual y pro­mue­ven, más bien, un mun­do don­de sus ideas, la de los hom­bres blan­cos y ricos, sea ley supre­ma. O sea, lo que están hacien­do es refor­zar el sis­te­ma exis­ten­te y excluir a mucho más gen­te que antes de los pocos bene­fi­cios que pro­vee. Pero estas con­tra­dic­cio­nes se pier­den en los gri­tos que pegan, aho­gán­do­nos en el rui­do del mie­do y de la ira.

¿Cómo pode­mos enton­ces enfren­tar­nos y resis­tir ideas fáci­les que tien­den a enga­ñar­nos y obs­ta­cu­li­zar un cam­bio aúten­ti­co? ¿Se podrá? ¿Se ha logra­do?

“[Estos patro­nes] se han roto has­ta cier­to pun­to. Es por eso que ya no vivi­mos en tira­nía, sabes, el rey ya no deci­de lo que es per­mi­ti­do, y hay mucho mas liber­tad de lo que hubo en el pasa­do. Enton­ces sí, estos patro­nes se pue­den alte­rar. Pero mien­tras exis­ta la con­cen­tra­ción del poder de una u otra for­ma, sea de armas, capi­tal o de otra cosa, mien­tras haya con­cen­tra­ción de poder, estas con­se­cuen­cias [las ten­den­cias para con­for­mar­se den­tro del mar­co social] son de espe­rar­se.”

Chomsky men­cio­na encon­trar­se con cier­ta frus­tra­ción den­tro de los círcu­los de inte­lec­tua­les izquier­dis­tas en su recien­te via­je a Méxi­co por­que sien­ten “que hay cier­ta inquie­tud y acti­vis­mo popu­lar, pero muy frag­men­ta­do. Que estos gru­pos tie­nen agen­das muy limi­ta­das y espe­cí­fi­cas a cier­tas luchas y no se rela­cio­nan ni cola­bo­ran entre sí. Bueno, eso es algo que hay supe­rar si se quie­re cons­truir un movi­mien­to popu­lar amplio. Y los medios de comu­ni­ca­ción pue­den ayu­dar…” pero “[s]e ocu­pa orga­ni­za­ción. La orga­ni­za­ción y la edu­ca­ción, cuan­do inter­ac­tuan una con la otra se for­ta­le­cen entre sí, se apo­yan mutua­men­te.”

Amau­ta enton­ces quie­re inten­tar crear el espa­cio don­de dife­ren­tes per­so­nas y gru­pos pue­dan deba­tir, sea cual sea la ideo­lo­gía, en torno a los pro­ble­mas sin­ce­ros de nues­tras comu­ni­da­des y no como una herra­mien­ta de pro­pa­gan­da o de inte­rés pro­pio. Don­de, qui­zá, poda­mos ser los due­ños de nues­tras pro­pias voces, y nues­tra pala­bra val­ga mas que la pala­bra del polí­ti­co en la tele­vi­sión, y nues­tra con­ver­sa­ción nos infor­me más de lo que pue­da infor­mar­nos los medios de comu­ni­ca­ción actua­les. Pero más que todo, que­re­mos expan­dir la con­ver­sa­ción a todo rin­cón posi­ble para cola­bo­rar y par­ti­ci­par jun­tos en un movi­mien­to o varios movi­mien­tos que per­tur­ben y cam­bian el esta­do actual de nues­tro mun­do. Como lo escri­bió Chomsky en su libro Demo­cra­cia y Edu­ca­ción“un movi­mien­to izquier­dis­ta no tie­ne opor­tu­ni­dad de éxi­to, y no la mere­ce, sino obtie­ne un enten­di­mien­to de la socie­dad con­tem­po­rá­nea y una visión para un orden social futu­ro que sea con­vin­cen­te para la gran mayo­ría de la pobla­ción. Sus metas y estruc­tu­ras orga­ni­za­ti­vas deben for­mar­se a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción acti­va del pue­blo den­tro las luchas popu­la­res y la recons­truc­ción social. Una cul­tu­ra radi­cal autén­ti­ca solo se pue­de crear a tra­vés de la trans­for­ma­ción espi­ri­tual de un enor­me núme­ro de per­so­nas, en el cual el ras­go esen­cial de cual­quier revo­lu­ción social es la de exten­der las posi­bi­li­da­des de crea­ti­vi­dad huma­na y de la liber­tad.”

Para reto­mar nues­tra voz y con­ver­tir­nos en artis­tas, perio­dis­tas, crea­do­res de nues­tra ver­dad e impul­so­res del cam­bio, Chomsky nos dió un ejem­plo prác­ti­co de lo que con­si­de­ra “una par­ti­ci­pa­ción direc­ta en la crea­ti­vi­dad.” Comen­ta que hace alre­de­dor quin­ce años en Bra­sil, Luiz Inácio Lula da Sil­va, en aquel enton­ces un sin­di­ca­lis­ta que aún no era pre­si­den­te, lo lle­vó a un barrio en las afue­ras de Río de Janei­ro en don­de había un espa­cio abier­to, una pla­za. “Es un país semi-tro­pi­cal, todo el mun­do esta afue­ra, es de noche. Un peque­ño gru­po de perio­dis­tas de Río, pro­fe­sio­na­les, salie­ron esa noche con un camión que par­quea­ron en el medio de esa pla­za. El camión tenía una pan­ta­lla enci­ma de él, y un equi­po de trans­mi­sión tele­vi­si­va. Y lo que esta­ban trans­mi­tien­do eran obras, escri­tas por la gen­te de la comu­ni­dad, actua­das y diri­gi­das por las per­so­nas en la comu­ni­dad. Enton­ces las per­so­nas del barrio están pre­sen­tan­do estas obras, y una de las actri­ces, una mucha­cha, tal vez de die­ci­sie­te, esta­ba cami­nan­do en medio de la mul­ti­tud con un micró­fono, pre­gun­tán­do­le a la gen­te que comen­ta­ra- hay muchas per­so­nas ahí, y están intere­sa­das, miran­do, hay gen­te sen­ta­da en los bares, gen­te andan­do por la pla­za – enton­ces comen­ta­ron sobre lo que vie­ron. Y como había un pan­ta­lla, se trans­mi­tían en vivo lo que decía la gen­te sobre la obra, y des­pués otros res­pon­dían a lo que se dijo, y así. Y estas obras eran subs­tan­cia­les… Tra­ta­ban [temas] serios. Algu­nas de las obras eran come­dias, sabes, pero tra­ta­ban temas como la cri­sis de la deu­da públi­ca, o del sida. … Fue una par­ti­ci­pa­ción direc­ta en la crea­ti­vi­dad. Y creo que fue algo bas­tan­te inge­nio­so.”

Aho­ra nos toca a noso­tros. Que­re­mos ser esa pla­za, ese espa­cio públi­co don­de la comu­ni­dad se una para crear algo pri­mor­dial. Bus­car acti­va­men­te que más y más gen­te par­ti­ci­pe direc­ta­men­te para inci­tar una trans­for­ma­ción comu­nal, y qui­za algún día, una revo­lu­ción autén­ti­ca. Si quie­res unir­te, bien­ve­ni­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *