Paci­fic Rim Mining Com­pany: el kra­ken de Cabañas

El kra­ken es un ani­mal muy peli­gro­so, pare­ci­do a un pul­po gigante.
Vive en las pro­fun­di­da­des y ata­ca sin pie­dad con sus pode­ros tentáculos.
Des­de hace unos años, hay un kra­ken en el sal­va­do­re­ño depar­ta­men­to de Cabañas.
Es pode­ro­so, está matan­do y pade­ce una anti­gua enfer­me­dad: la fie­bre del oro.
El Sal­va­dor está ubi­ca­do en la ruta del Cin­tu­rón de Oro de Cen­troa­mé­ri­ca. Este valio­so cin­tu­rón, que se extien­de des­de el cen­tro de El Sal­va­dor has­ta el sur de Nica­ra­gua, ate­so­ra más de 10 millo­nes de onzas de oro. 
Los depó­si­tos de este El Dora­do meso­ame­ri­cano con­sis­ten en vetas que, suma­das sus reser­vas ‑medi­das e indi­ca­das- alcan­zan un total de 1 millón 100 mil onzas de oro y 7 millo­nes 400 mil onzas de pla­ta. Exis­ten toda­vía otras 558 mil onzas de oro y 1 millón 200 mil onzas de pla­ta en la cate­go­ría de infe­ri­das. Los datos los pro­por­cio­na la empre­sa mine­ra cana­dien­se-esta­dou­ni­den­se Paci­fic Rim en su pági­na web. 
Se tra­ta de una empre­sa que des­de 2004 obtu­vo la licen­cia de explo­ra­ción en la ope­ra­ción “El Dora­do”, en el depar­ta­men­to nor­te­ño de Caba­ñas, aun­que su pre­sen­cia en la región, bajo otros nom­bres cor­po­ra­ti­vos, ini­ció en 1994. 
Los teso­ros escondidos
Actual­men­te, el pre­cio de una onza de oro en el mer­ca­do bur­sá­til de New York se coti­za a 1 mil 100 dóla­res y la onza de pla­ta a 18 dóla­res con 45 cen­ta­vos. Con estos pre­cios el valor mone­ta­rio del Cin­tu­rón de Oro cen­tro­ame­ri­cano vie­ne sien­do de 11 mil millo­nes de dóla­res. Las pro­yec­cio­nes míni­mas para la ope­ra­ción mine­ra “El Dora­do” cal­cu­lan 1 mil 346 millo­nes con 530 mil dóla­res sin incluir la cate­go­ría de inferidas.
Las cifras no dejan nin­gu­na duda: Paci­fic Rim tie­ne mucho en jue­go en Caba­ñas. Aun­que Caba­ñas no alber­ga su úni­co pro­yec­to en El Sal­va­dor ‑pos­te­rior­men­te la mine­ra con­si­guió licen­cias de explo­ra­ción en los depar­ta­men­tos de San­ta Ana, Cha­la­te­nan­go y Mora­zán- es en Caba­ñas don­de, según sus pro­pias pala­bras, “se cen­tra su estra­te­gia”. ¿Estra­te­gia de qué? De acu­mu­la­ción de capi­tal con la explo­ta­ción de minerales.
Al prin­ci­pio nadie decía nada
“De 1994 a 2004 los mine­ros tra­ba­ja­ron en Caba­ñas prác­ti­ca­men­te sin nin­gún tipo de resis­ten­cia social. Sin embar­go, ya en 1998 la pobla­ción comen­zó a sen­tir los efec­tos de la explo­ra­ción mine­ra: se les seca­ron los pozos, les daban aler­gias en la piel y se les comen­za­ban a morir sus ani­ma­les. Comen­za­ron a lle­gar a nues­tras ofi­ci­nas para bus­car apo­yo. Pero en ese momen­to, noso­tros toda­vía pen­sa­mos que la mine­ría era una bue­na opción para salir de la pobre­za en Caba­ñas”, expli­ca Anto­nio Pache­co, Direc­tor Eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co Social (ADES) San­ta Mar­ta. Debi­do a la insis­ten­cia de la gen­te, ADES con­tra­tó un espe­cia­lis­ta para inves­ti­gar y apren­dió que la indus­tria de extrac­ción mine­ra era alta­men­te con­ta­mi­nan­te y que los estu­dios rea­li­za­dos por Paci­fic Rim no tenían nin­gu­na vali­dez científica.
Cau­san­tes de Una catás­tro­fe ambiental
En el estu­dio de impac­to ambien­tal de su pro­yec­to mine­ro El Dora­do (San Isi­dro, Caba­ñas), Paci­fic Rim pre­sen­ta datos espe­luz­nan­tes, reve­la­do­res de la dimen­sión casi inima­gi­na­ble de la tra­ge­dia ambien­tal, social y eco­nó­mi­ca que sufri­ría el país si el gobierno y la pobla­ción per­mi­ten la explo­ta­ción mine­ra. Por ejem­plo, la empre­sa cana­dien­se decla­ra que uti­li­za­ría, sólo en la mina El Dora­do, 10.4 litros de agua por segun­do, casi 900 mil litros dia­rios, la mis­ma can­ti­dad que abas­te­ce a una fami­lia pro­me­dio duran­te 20 años. Actual­men­te, en Sen­sun­te­pe­que ‑cabe­ce­ra depar­ta­men­tal de Caba­ñas- el agua pota­ble lle­ga sólo una vez por sema­na. Obvia­men­te, este pro­ble­ma se agra­va­ría con la rea­li­za­ción de los pro­yec­tos mineros. 
El estu­dio “Mine­ría metá­li­ca y su invia­bi­li­dad en El Sal­va­dor” reve­la que la soli­ci­tud de per­mi­so ambien­tal, pre­sen­ta­da al Minis­te­rio de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les, esti­ma el uso de 2 tone­la­das dia­rias de cia­nu­ro sólo en la mina El Dora­do. Este veneno está prohi­bi­do en muchos paí­ses mine­ros y en varios esta­dos de Cana­dá y Esta­dos Uni­dos por los gra­ves daños que cau­sa a la salud de las per­so­nas. Sin embar­go, sería cia­nu­ro lo que todas las empre­sas mine­ras uti­li­za­rían en El Sal­va­dor para sepa­rar el oro de las rocas. Duran­te un año, Paci­fic Rim usa­ría en El Dora­do 720 tone­la­das de cia­nu­ro y un total de 8,640 tone­la­das, si la extrac­ción del metal pre­cio­so dura­ra diez años, lo que vol­ve­ría el agua inú­til para el con­su­mo humano y para las acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, afec­tan­do casi a la mitad del país, que depen­de del río Lem­pa .Los pro­yec­tos mine­ros se ubi­can en la cuen­ca de este río, el más gran­de de El Salvador.
Mina de gra­ves enfermedades
Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), la expo­si­ción a nive­les altos de cia­nu­ro por perío­dos bre­ves pro­du­ce daños al cere­bro y al cora­zón, esta­do de coma y muer­te. Y la expo­si­ción a nive­les bajos por varios años pro­du­ce difi­cul­tad para res­pi­rar, dolor de pecho, vómi­tos, cam­bios en la san­gre, dolor de cabe­za, agran­da­mien­to de la glán­du­la tiroi­des y otras enfer­me­da­des que con­du­cen final­men­te a la muerte. 
La con­ta­mi­na­ción del agua tam­bién tie­ne como cau­sas el des­pren­di­mien­to de meta­les pesa­dos y la gene­ra­ción de dre­na­je áci­do. Esto suce­de por­que en el sub­sue­lo exis­te gran can­ti­dad y varie­dad de meta­les pesa­dos, que son remo­vi­dos y traí­dos a la super­fi­cie con los frag­men­tos de roca que con­tie­nen oro y pla­ta. Así, meta­les peli­gro­sos como arsé­ni­co, plo­mo, sele­nio, talio, anti­mo­nio, cad­mio y cro­mo, ter­mi­nan con­ta­mi­nan­do ríos y aguas sub­te­rrá­neas, tal como suce­dió con los ríos ubi­ca­dos en anti­guas zonas mine­ras en San Miguel, Mora­zán y La Unión. 
El arsé­ni­co pro­du­ce lesio­nes en la piel, tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios y cán­cer gás­tri­co, de la piel, de los pul­mo­nes y otros. El plo­mo pro­du­ce en niños y niñas retar­do físi­co y men­tal, fal­ta de con­cen­tra­ción e inca­pa­ci­dad de apren­di­za­je. En los adul­tos pro­vo­ca tras­tor­nos rena­les, del sis­te­ma ner­vio­so e hiper­ten­sión. El sele­nio cau­sa caí­da de cabe­llo, pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, fati­ga, irri­ta­bi­li­dad ner­vio­sa, daños al teji­do fino del riñón y al sis­te­ma ner­vio­so. El talio pro­vo­ca caí­da del cabe­llo, alte­ra­ción de la san­gre, tras­tor­nos rena­les, intes­ti­na­les y hepá­ti­cos. El anti­mo­nio pro­vo­ca aumen­to del coles­te­rol en la san­gre, des­cen­so del azú­car y náuseas. 
El cad­mio cau­sa lesio­nes rena­les, cán­cer de pul­món y osteo­po­ro­sis. Y el cro­mo pro­du­ce cán­cer de riñón, daños al híga­do y pro­ble­mas en el teji­do ner­vio­so fino.
Des­pier­ta la resistencia 
Ya para 2005, ADES San­ta Mar­ta comen­zó a tomar car­tas en el asun­to, acom­pa­ñan­do a las comu­ni­da­des afec­ta­das, rea­li­zan­do acti­vi­da­des edu­ca­ti­vas y orga­ni­zan­do un pri­mer Foro, que lla­mó “La Mine­ría en El Sal­va­dor ¿Opor­tu­ni­dad o ame­na­za?” Nació enton­ces el Comi­té Ambien­tal de Caba­ñas y a él se unie­ron una serie de orga­ni­za­cio­nes comu­na­les de dis­tin­tas regio­nes afec­ta­das por la mine­ría, ONG ambien­ta­lis­tas y cen­tros de inves­ti­ga­ción y defen­sa de los dere­chos huma­nos inte­grán­do­se todos en la Mesa Nacio­nal fren­te a la Minería.
A nivel nacio­nal, las comu­ni­da­des comen­za­ron a decir NO a la mine­ría. En San José las Flo­res ‑muni­ci­pio con una tra­yec­to­ria de orga­ni­za­ción popu­lar ante­rior a la guerra‑, la comu­ni­dad, reu­ni­da en asam­blea, recha­zó la pre­sen­cia de la Au Mar­ti­ni­que Gold Mining Com­pany y prohi­bió a sus habi­tan­tes tra­ba­jar para la empre­sa o ven­der­le sus tie­rras. Rea­li­za­ron las pri­me­ras movi­li­za­cio­nes nacio­na­les con­tra la mine­ría y a par­tir de ahí se tejió una cam­pa­ña de inci­den­cia polí­ti­ca con alcal­des y diputados.
Duran­te 2005 y 2006, la inten­sa cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción y edu­ca­ción rea­li­za­da por las orga­ni­za­cio­nes resis­ten­tes a la mine­ría comen­zó a ren­dir fru­tos en Caba­ñas, a pesar del con­tex­to, total­men­te adver­so, pues no sólo el apa­ra­to de la Paci­fic Rim las ata­ca­ba. Tam­bién lo hacía todo el apa­ra­to polí­ti­co de ARENA y del PCN, par­ti­dos que his­tó­ri­ca­men­te tenían una corre­la­ción muy favo­ra­ble en este depar­ta­men­to, mar­ca­do por un con­ser­va­du­ris­mo feroz y con esca­sa pre­sen­cia de comu­ni­da­des con la expe­rien­cia en orga­ni­za­ción popu­lar que acu­mu­la­ron otras en las años 70 y 80.
La resis­ten­cia se pone en marcha
Con este res­pal­do, y ampa­ra­das en los estu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos por ADES San­ta Mar­ta, las comu­ni­da­des de Caba­ñas, expre­sa­ron den­tro de un pro­ce­so esta­ble­ci­do, al Minis­tro de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les y enton­ces miem­bro del Comi­té Eje­cu­ti­vo Nacio­nal de ARENA, Hugo Barre­ra, su des­acuer­do con la soli­ci­tud de Paci­fic Rim para una licen­cia de explo­ta­ción de El Dora­do. La cam­pa­ña fun­cio­nó por­que, aun­que no esté regis­tra­da en nin­gún lugar públi­co la dene­ga­ción de la soli­ci­tud, tam­po­co se le ha otor­ga­do. Poco des­pués, en mayo de 2007, los obis­pos cató­li­cos de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de El Sal­va­dor se posi­cio­na­ron con­tra la minería.
En Caba­ñas, los pobla­do­res comen­za­ron a asu­mir este tema en sus manos. En el Can­tón La Tri­ni­dad, Sen­sun­te­pe­que, ubi­ca­ción de la San­ta Rita ‑otro pro­yec­to de Paci­fic Rim- veci­nos y veci­nas obs­ta­cu­li­za­ron la entra­da de los mine­ros para la explo­ra­ción del Cerro El Limón y les obli­ga­ron a aban­do­nar el lugar. 
Ni la pre­sen­cia del alcal­de ni la de efec­ti­vos del ejér­ci­to fue sufi­cien­te para callar a los pobla­do­res, y des­pués de un enfren­ta­mien­to, la empre­sa tuvo que nego­ciar su sali­da de la zona. Esta­ba en mar­cha la Resis­ten­cia en Cabañas.
Com­prar volun­ta­des y ven­der “desa­rro­llo”
Al ver el nacien­te poder de la Resis­ten­cia, Paci­fic Rim comen­zó a cam­biar sus estra­te­gias. Entre otras cosas, inclu­yó una nue­va repre­sen­ta­ción legal: sus­ti­tu­ye­ron a abo­ga­dos poco cono­ci­dos y poco cos­to­sos por abo­ga­dos con peso polí­ti­co, como Fidel Chá­vez Mena, quien fue Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Demó­cra­ta Cris­tiano y Can­ci­ller de la Repú­bli­ca duran­te los años 80. El nue­vo repre­sen­tan­te legal apa­re­ció por pri­me­ra vez cuan­do la empre­sa fue obli­ga­da a entrar a un pro­ce­so de nego­cia­ción con la comu­ni­dad La Tri­ni­dad, media­do por la Pro­cu­ra­du­ría de Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos. En este con­tex­to, su hijo, Rodri­go Chá­vez, apa­re­ció visi­ble­men­te por pri­me­ra vez como vice­pre­si­den­te de la sub­si­da­ria de Paci­fic Rim en El Sal­va­dor. Que­dó cla­ro que la com­pa­ñía esta­ba subien­do sus apuestas.
Al mis­mo tiem­po, la Paci­fic Rim ini­ció un pro­ce­so de com­pra de volun­ta­des a nivel local y nacio­nal. Anto­nio Pache­co recuer­da: “Se acer­ca­ron a noso­tros y nos decían que nos veían como una orga­ni­za­ción muy fuer­te, con mucha capa­ci­dad, y que habían deci­di­do poner en manos de ADES un fon­do para el desa­rro­llo”. Como se nega­ron esto cau­só rui­do en Caba­ñas. No así el aumen­to de “dona­cio­nes para el desa­rro­llo”, que sí acep­ta­ron varias alcal­días de la zona. Esta cam­pa­ña de apor­tes eco­nó­mi­cos y los apor­tes a las cam­pa­ñas polí­ti­cas, a cam­bio de sim­pa­tías y apo­yo, fue amplián­do­se en 2008. Ese año, Paci­fic Rim visi­tó a las 262 muni­ci­pa­li­da­des de todo el país, inde­pen­dien­te­men­te de sus ban­de­ras polí­ti­cas, expli­cán­do­les los bene­fi­cios de la mine­ría y ofre­cién­do­les finan­ciar pro­yec­tos. El ring de la bata­lla se amplió: ya no era el espa­cio local, era todo el país.
Cam­pa­ña en favor de La “mine­ría verde”
A media­dos de 2007 y a lo lar­go de 2008 las empre­sas mine­ras lan­za­ron una cam­pa­ña de “Mine­ría Ver­de” en los cana­les de tele­vi­sión y en la mayo­ría de radios comer­cia­les. Ala­ba­ban los bene­fi­cios de la mine­ría “eco­ló­gi­ca”. Sólo la agru­pa­ción de radios comu­ni­ta­rias ‑con una úni­ca excep­ción- boi­co­teó la campaña. 
Varias veces al día salían en las pan­ta­llas de tele­vi­sión los ros­tros de Fidel Cas­tro y Geor­ge Bush a la par, dan­do a enten­der que tan­to comu­nis­tas como capi­ta­lis­tas veían en la mine­ría ver­de la lla­ve del desa­rro­llo nacional. 
La cam­pa­ña de las empre­sas mine­ras para neu­tra­li­zar el impac­to de los men­sa­jes de las orga­ni­za­cio­nes ambien­ta­les fue en vano. Una encues­ta rea­li­za­da por la encues­ta­do­ra IUDOP/​UCA arro­jó que un 82.9% de la pobla­ción no daba cré­di­to a la cam­pa­ña de mine­ría ver­de. Téc­ni­ca­men­te, lo expli­có el quí­mi­co ambien­ta­lis­ta de sis­te­mas acuá­ti­cos, Flo­rian Erzin­ger, del Poli­téc­ni­co de Zurich: “La mine­ría ver­de se basa en el pro­ce­so INCO, desa­rro­lla­do en los años 80 por la empre­sa INCO. Enton­ces, no se tra­ta de tec­no­lo­gía de pun­ta. El pro­ce­so no es tec­no­ló­gi­co: redu­ce el uso de cia­nu­ro al 5%. Inclu­yen­do la recu­pe­ra­ción físi­ca, con el car­bono acti­vo, se pue­de redu­cir 0.5% la can­ti­dad de cia­nu­ro que se uti­li­za, pero si se uti­li­zan tone­la­das por día ‑y no esta­mos hablan­do de años- no se pue­de redu­cir una can­ti­dad tan inmen­sa”. Ter­mi­nó su comen­ta­rio dicien­do iró­ni­ca­men­te: “Si usted toma un lápiz ver­de y escri­be mine­ría, ya exis­te esa mine­ría verde”.
La bata­lla legis­la­ti­va y la sobe­ra­nía nacional
Para­le­la­men­te a la lucha entre mine­ros y pobla­do­res, se desa­rro­lló la bata­lla legis­la­ti­va. La actual ley fue apro­ba­da en 1995, per­mi­tien­do el regre­so de las trans­na­cio­na­les mine­ras, que habían aban­do­na­do el país duran­te los años del con­flic­to arma­do. La ley fue refor­ma­da por pri­me­ra vez en 2001 para bene­fi­ciar a las trans­na­cio­na­les, modi­fi­can­do la cláu­su­la que esta­ble­cía que un 4% de la rique­za pro­du­ci­da por la extrac­ción del patri­mo­nio nacio­nal, con fuer­za labo­ral pri­mor­dial­men­te sal­va­do­re­ña, que­da­ría como rega­lías para el Esta­do sal­va­do­re­ño. La refor­ma redu­jo el por­cen­ta­je de rega­lías de 4% a 2%: 1% para el gobierno cen­tral y 1% para el gobierno municipal. 
Esta refor­ma fue una bur­la al pue­blo sal­va­do­re­ño y no por­que el 4% repre­sen­ta­ra algún reco­no­ci­mien­to a la sobe­ra­nía nacio­nal, sino por­que los dipu­tados, de for­ma des­ca­ra­da, mos­tra­ron su abso­lu­to desin­te­rés por el patri­mo­nio nacio­nal y su total des­con­si­de­ra­ción por la expo­lia­ción de rique­zas que per­te­ne­cen al pueblo. 
Aún está pen­dien­te la ley
En diciem­bre de 2007 la Mesa Nacio­nal fren­te a la Mine­ría pre­sen­tó una pro­pues­ta de Ley de Mine­ría. Al año, la empre­sa Paci­fic Rim, con la ase­so­ría de Chá­vez Mena y la com­pli­ci­dad de Orlan­do Aré­va­lo ‑enton­ces dipu­tado del Par­ti­do de Con­ci­lia­ción Nacio­nal (PCN) y actual diri­gen­te del nue­vo Par­ti­do Popu­lar- pre­sen­tó una ini­cia­ti­va de ley que colo­ca­ría la facul­tad de otor­gar licen­cias de explo­ta­ción mine­ra en manos de una “auto­ri­dad mine­ra”, en la que las trans­na­cio­na­les mine­ras ten­drían una par­ti­ci­pa­ción mayoritaria. 
Ni siquie­ra Aré­va­lo, el pro­po­nen­te de la ini­cia­ti­va, pudo defen­der bien su pro­pues­ta y seña­ló con­tra­dic­to­ria­men­te que “con los regla­men­tos actua­les sería mejor prohi­bir la mine­ría, pero esto sería un gra­ve error, ya que en unos vein­te años esa indus­tria y el agro podrían con­ver­tir­se en los rubros más impor­tan­tes de El Salvador”.
En la dis­cu­sión legis­la­ti­va, los intere­ses mine­ros fue­ron defen­di­dos con agre­si­vi­dad por per­so­na­jes como el ex-Minis­tro de Hacien­da, Manuel Enri­que Hinds, cono­ci­do como “el padre de la dola­ri­za­ción”, y por un equi­po de téc­ni­cos inclu­yen­do fun­cio­na­rios chi­le­nos y perua­nos. Pero ni así se pudo defen­der lo inde­fen­si­ble y la pro­pues­ta de ley no pasó de la discusión.
Un año antes de esta dis­cu­sión, la Mesa Nacio­nal fren­te a la Mine­ría intro­du­jo otra ini­cia­ti­va de ley que, en esen­cia, pon­dría fin a la explo­ta­ción de mine­ra­les en El Sal­va­dor. Has­ta la fecha, este pro­yec­to de ley no ha sido dis­cu­ti­do en el órgano legislativo.
Extor­sión: les debe­mos 100 mil millones
En junio de 2009, Paci­fic Rim, ampa­ra­da en el capi­tal de inver­sio­nes del Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos (Cen­tral Ame­ri­can Free Tra­de Agree­ment, CAFTA), deman­dó al gobierno de El Sal­va­dor por 100 mil millo­nes de dóla­res en el Cen­tro Inter­na­cio­nal de Arre­glo de Dife­ren­cias Rela­ti­vas a Inver­sio­nes (CIADI), un tri­bu­nal cor­po­ra­ti­vo del Ban­co Mun­dial. En el jui­cio, exi­gen este mon­to de indem­ni­za­ción por daños y per­jui­cios por no haber obte­ni­do el per­mi­so para la explo­ta­ción. “Las vio­la­cio­nes del CAFTA son muy cla­ras, la vio­la­ción de los acuer­dos del país son muy cla­ros. Por eso cree­mos que hay una opor­tu­ni­dad muy gran­de de que Paci­fic Rim gane el arbi­tra­je”, seña­ló Ale­xan­dre de Gra­mont, del con­sor­cio Cro­well & Moring, que lle­va el caso a favor de Paci­fic Rim.
“En pocas pala­bras: estas empre­sas le dicen a El Sal­va­dor “O me dejas explo­tar tus tie­rras y sacar de ellas tu oro, no impor­ta cuán devas­ta­dor sea para la pobla­ción y el medio ambien­te, o te deman­do y me pagas con dine­ro la ganan­cia que espe­ra­ba obte­ner, por­que para eso tene­mos el fla­man­te DR-CAFTA y tri­bu­na­les como el CIADI”, dice un ana­lis­ta del Ins­ti­tu­te for Policy Studies. 
Aun­que el sen­ti­do común diría que este tipo de extor­sión no pue­de ser ava­la­do por un tri­bu­nal que apli­ca jus­ti­cia, sólo exis­ten dos casos en la his­to­ria de este tri­bu­nal en que el fallo ha favo­re­ci­do a un Esta­do sobre la empre­sa pri­va­da: uno en Vene­zue­la y otro en Argen­ti­na, aun­que el Esta­do argen­tino per­dió en la ape­la­ción ante una empre­sa fran­ce­sa de pro­yec­tos acuí­fe­ros. El Paci­fic Rim tie­ne razo­nes para expre­sar tan­to optimismo. 
Repre­sión con­tra quie­nes resisten
El pri­mer cap­tu­ra­do de la Resis­ten­cia de Caba­ñas fue José Fer­nan­do Men­jí­var en el can­tón La Tri­ni­dad, en un enfren­ta­mien­to entre pobla­do­res y la empre­sa en 2006. Fue libe­ra­do como par­te de la nego­cia­ción, des­pués que 150 veci­nos y veci­nas pro­tes­ta­ran fren­te a las ofi­ci­nas de Paci­fic Rim y de la Fis­ca­lía. Dos años des­pués, Nel­son Ven­tu­ra, pro­mo­tor de ADES San­ta Mar­ta, fue ata­ca­do en un inten­to de homi­ci­dio. Pero fue has­ta 2009 que el terror se hizo ley en las comu­ni­da­des don­de la empre­sa mine­ra tie­ne intereses. 
El pri­mer hecho suce­dió el 31 de enero de 2009, cuan­do la casa de Héc­tor Berríos y Zenay­da Serrano fue abier­ta a la fuer­za. La pare­ja es miem­bro de MUFRAS-32, orga­ni­za­ción inte­gran­te de la Resis­ten­cia mine­ra en San Isi­dro y ade­más, opo­si­to­ra a frau­de elec­to­ral en este muni­ci­pio para man­te­ner en la alcal­día a José Igna­cio Bau­tis­ta, can­di­da­to de ARENA, un indi­vi­duo que cuen­ta con apo­yo de Paci­fic Rim. Curio­sa­men­te, los delin­cuen­tes no se lle­va­ron dine­ro de la casa, ni bie­nes valio­sos, sólo evi­den­cias del frau­de electoral. 
Lo peor vino seis meses des­pués. El 18 de junio des­apa­re­ció Gus­ta­vo Mar­ce­lo Rive­ra, diri­gen­te de la Aso­cia­ción de Desa­rro­llo Inte­gral de Caba­ñas (ADIC), otra orga­ni­za­ción inte­gran­te de la Resis­ten­cia mine­ra en San Isi­dro. 22 días des­pués, su cadá­ver fue encon­tra­do en un pozo, a don­de lo tira­ron des­pués de tor­tu­rar­lo. La fecha de muer­te esta­ble­ci­da por las auto­ri­da­des dis­ta­ba de la que apa­re­cía en la infor­ma­ción que reca­ba­ron sus com­pa­ñe­ros del movi­mien­to social, quie­nes con­du­je­ron su pro­pia inves­ti­ga­ción. Para ellos fue evi­den­te que ni la Fis­ca­lía ni la Poli­cía Nacio­nal Civil esta­ban rea­li­zan­do las tareas que les correspondía.
Los ten­tácu­los del kraken
Gus­ta­vo Mar­ce­lo había reci­bi­do ame­na­zas antes de su des­apa­ri­ción, tan­to por sus acti­vi­da­des con­tra la mine­ría como por su par­ti­ci­pa­ción en las acti­vi­da­des con­tra el frau­de elec­to­ral que reali­zó ARENA. Sin embar­go, has­ta des­pués de su muer­te, sus fami­lia­res cono­cie­ron que en las ofi­ci­nas de CONCULTURA ‑ente guber­na­men­tal encar­ga­do de las Casas de la Cul­tu­ra, y Rive­ra fue direc­tor de la Casa de San Isi­dro- se encon­tra­ba un grue­so expe­dien­te con su nom­bre y una serie de foto­gra­fías de él con otros miem­bros del movi­mien­to social de Caba­ñas, que docu­men­ta­ban su acti­vi­dad polí­ti­ca. Según dicen, bue­na par­te de la docu­men­ta­ción en ese expe­dien­te fue ela­bo­ra­da en papel mem­bre­ta­do de la alcal­día de San Isi­dro. Este dato faci­li­tó al movi­mien­to ver qué tan lejos lle­ga­ban los ten­tácu­los del kraken.
De junio has­ta fin del año 2009, la cam­pa­ña de terror esca­ló. A fina­les de julio, Luis Quin­ta­ni­lla, sacer­do­te cató­li­co com­pro­me­ti­do en la defen­sa y pro­mo­ción de los dere­chos huma­nos, fue víc­ti­ma de agre­sio­nes físi­cas, ame­na­zas de muer­te e inten­to de secues­tro y ase­si­na­to, cuan­do se reti­ró de la Radio Vic­to­ria, úni­ca radio comu­ni­ta­ria en Caba­ñas, tam­bién opues­ta a la mine­ría y al evi­den­te frau­de elec­to­ral que ARENA reali­zó en San Isi­dro. Oscar Bel­trán, direc­tor de la radio, denun­ció que otros miem­bros del equi­po de perio­dis­tas que die­ron cober­tu­ra a la des­apa­ri­ción y hallaz­go del cuer­po sin vida de Mar­ce­lo Rive­ra tam­bién fue­ron ame­na­za­dos, Bel­trán reco­no­ció que, por el carác­ter social del medio, des­de el año 2006 se habían reci­bi­do cons­tan­tes ame­na­zas, pero que a par­tir del caso de Rive­ra, arre­cia­ron, por lo que habían denun­cia­do el hos­ti­ga­mien­to ante la Poli­cía y la Fiscalía.
Una repre­sión creciente
A los pocos días, Rami­ro Rive­ra Gómez, miem­bro del Comi­té Ambien­tal de Caba­ñas y lucha­dor social con­tra las ope­ra­cio­nes de Paci­fic Rim, reci­bió ocho dis­pa­ros por la espal­da cuan­do se diri­gía a orde­ñar sus vacas y a traer elo­tes para que comie­ran en la asam­blea del comi­té ambien­tal que se cele­bra­ría esa tar­de. Sobre­vi­vió al ata­que sólo para ser embos­ca­do cin­co meses des­pués por un coman­do de sica­rios, quie­nes arma­dos con fusi­les de fabri­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na M‑16/​A1 rafa­guea­ron el vehícu­lo en don­de se con­du­cía. En esta cobar­de y cri­mi­nal embos­ca­da, per­dió la vida Rami­ro Rive­ra y la seño­ra Felí­ci­ta Eche­ve­rría, que­dan­do con heri­das leves una niña que les acom­pa­ña­ba, Euge­nia Gue­va­ra, de 13 años. Curio­sa­men­te, resul­ta­ron ile­sos los dos agen­tes de la Divi­sión de Pro­tec­ción de la Poli­cía Nacio­nal Civil, que habían sido asig­na­dos para pro­te­ger la vida de Rivera.
Una sema­na des­pués fue bru­tal­men­te ase­si­na­da Dora Ali­cia Sor­to, com­pa­ñe­ra de José San­tos Ramí­rez, direc­ti­vo del Comi­té Ambien­tal de Caba­ñas, quien había per­di­do dos dedos de una mano cuan­do fue secues­tra­do y tor­tu­ra­do el año anterior.
A ini­cios de enero del 2010, el equi­po de la Radio Vic­to­ria denun­ció, a tra­vés de la Aso­cia­ción Mun­dial de Radios Comu­ni­ta­rias (AMARC), que nue­va­men­te esta­ban sien­do obje­to de ame­na­zas con men­sa­jes en sus telé­fo­nos celu­la­res y en notas escritas.
“Todo es pro­ble­ma de ren­ci­llas familiares”
Inme­dia­ta­men­te des­pués de la muer­te de Dora Ali­cia Sor­to, Paci­fic Rim subió a su pági­na web un comu­ni­ca­do afir­man­do que “ha sido el blan­co de fal­sas acu­sa­cio­nes hechas por gru­pos con­tra la mine­ría, que de mane­ra erró­nea sugie­ren el invo­lu­cra­mien­to de Paci­fic Rim en una serie de ase­si­na­tos en el área de Tri­ni­dad (Sen­sun­te­pe­que, Cabañas)”.
“Paci­fic Rim nie­ga rotun­da­men­te estas acu­sa­cio­nes”, afir­ma la empre­sa en el comu­ni­ca­do, seña­lan­do que no tie­ne otro cono­ci­mien­to sobre los ase­si­na­tos que lo apa­re­ci­do en los medios de comu­ni­ca­ción sal­va­do­re­ños, que infor­man que los inci­den­tes están apa­ren­te­men­te rela­cio­na­dos con ren­ci­llas entre dos familias. 
Curio­sa­men­te, quin­ce días des­pués de este comu­ni­ca­do, “El Dia­rio de Hoy” publi­có un artícu­lo titu­la­do “Tra­ge­dia en Caba­ñas por pug­na entre veci­nos”, mane­jan­do la tesis de que las muer­tes en el can­tón La Tri­ni­dad se deben a plei­tos entre fami­lias. A la lis­ta de Rami­ro y Dora Ali­cia, agre­gan la de los padres de Oscar Men­jí­var ‑actual­men­te encar­ce­la­do por el asal­to a Rami­ro Rive­ra en agosto‑, de Hora­cio Men­jí­var Sán­chez y de su espo­sa Espe­ran­za Velasco.
La com­pa­ñía es la cau­sa de la violencia
Este enfo­que del dia­rio, que las orga­ni­za­cio­nes en Resis­ten­cia con­tra las minas ven como poco ori­gi­nal, es una ofen­sa a todos los que han per­di­do fami­lia­res en esta lucha. La Mesa Nacio­nal fren­te a la Mine­ría res­pon­dió con otro comu­ni­ca­do: “Reite­ra­mos que los crí­me­nes en Tri­ni­dad, como tam­bién la des­apa­ri­ción, tor­tu­ras y ase­si­na­to de Gus­ta­vo Mar­ce­lo Rive­ra, las ame­na­zas al per­so­nal de Radio Vic­to­ria, los aten­ta­dos al padre Luis Quin­ta­ni­lla y demás vejá­me­nes con­tra líde­res comu­ni­ta­rios en Caba­ñas, se deben a la con­flic­ti­vi­dad gene­ra­da por los pro­yec­tos mine­ros de la empre­sa Paci­fic Rim y a la impu­ni­dad que cau­só la inac­ción de las auto­ri­da­des fis­ca­les y policiales”.
“Las ren­ci­llas per­so­na­les o fami­lia­res que, posi­ble­men­te exis­ten en Tri­ni­dad, se deben a las ope­ra­cio­nes de Paci­fic Rim en la zona y a las opi­nio­nes a favor o en con­tra que sobre la mine­ría adop­ta­ron los miem­bros de la comu­ni­dad. Caba­ñas ‑a pesar de su alta pobre­za y exclu­sión- fue de los depar­ta­men­tos menos vio­len­tos del país, pero esto cam­bió con el arri­bo de la cues­tio­na­da com­pa­ñía extrac­ti­va. Por tan­to, la cau­sa prin­ci­pal de la con­flic­ti­vi­dad y los crí­me­nes resul­tan­tes de ésta, no son las dispu­tas entre veci­nos, sino la pre­sen­cia de Paci­fic Rim”. 
¿Funes vaci­la?
Los pobla­do­res de Caba­ñas y las orga­ni­za­cio­nes socia­les y ambien­ta­lis­tas que les acom­pa­ñan espe­ran que el com­pro­mi­so del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca tras­cien­da del dis­cur­so a la prác­ti­ca. Cier­ta­men­te, el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Funes ha sos­te­ni­do públi­ca­men­te que su gobierno no apo­ya­rá pro­yec­tos mine­ros de for­ma sis­te­má­ti­ca. Aho­ra, el movi­mien­to de Resis­ten­cia a la mine­ría espe­ra que el órgano Eje­cu­ti­vo y el Legis­la­ti­vo con­cre­ten el dis­cur­so de opo­si­ción a la mine­ría con una ley que prohí­ba la explo­ta­ción minera. 
Para David Perei­ra, uno de los líde­res de la Mesa con­tra la mine­ría, “el Pre­si­den­te Funes vaci­la en el asun­to. Nece­si­ta­mos un ampa­ro legal. No bas­ta con su pala­bra, por­que no somos un país monár­qui­co don­de la pala­bra del sobe­rano es ley. Igual acti­tud vemos de par­te de los diputados”.
Pasa lo mis­mo en todo el continente
La esca­la­da de la lucha, a favor y en con­tra de la mine­ría, ha ido en ascen­so des­de el regre­so de estas empre­sas en El Sal­va­dor des­pués de los Acuer­dos de Paz. Hec­tor Berríos, de MUFRAS-32, sin­te­ti­za: “En la región lati­no­ame­ri­ca­na hay 337 pro­yec­tos mine­ros. 118 de ellos están en con­flic­to, con patro­nes de com­por­ta­mien­to del con­flic­to pare­ci­dos: cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta, des­es­ta­bi­li­zar las comu­ni­da­des, gene­rar con­flic­tos inter­co­mu­na­les, gene­rar cam­pa­ñas de terror, com­pra de volun­ta­des, chan­ta­jes y sobor­nos a las auto­ri­daes. “ Es muy difí­cil ima­gi­nar a una Paci­fic Rim o a una Au Mar­ti­ni­que Gold Com­pany o a cual­quier otra empre­sa mine­ra que no actua­ra de esta for­ma, pues el oro nun­ca ha sido un nego­cio cari­ta­ti­vo y hoy no es la excepción. 
Que se vayan
Las empre­sas mine­ras nos recuer­dan a aque­lla bes­tia mari­na que lla­ma­ron el Kra­ken. En el siglo XVIII, el mons­truo era ya cono­ci­do en las aguas pro­fun­das del nor­te de Norue­ga, famo­so por su des­pia­da­da for­ma de ata­car a sus víc­ti­mas: gol­peán­do­las y envol­vién­do­las en sus ten­tácu­los, las arras­tra­ba a sus terri­bles fau­ces y las devo­ra­ba. La leyen­da decía que los vora­ces kra­kens via­ja­ban has­ta los tró­pi­cos, don­de deja­ban abso­lu­ta­men­te vacías, tan­to de ani­ma­les como de huma­nos, a islas completas.
La úni­ca solu­ción a los con­flic­tos es la sali­da defi­ni­ti­va de El Sal­va­dor de estas empre­sas, de estos vora­ces krakens.
- Elai­ne Freed­man es edu­ca­do­ra popu­lar. Corres­pon­sal de Envío en El Salvador.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.