Paci­fic Rim Mining Com­pany: el kra­ken de Cabañas

El kra­ken es un ani­mal muy peli­gro­so, pare­ci­do a un pul­po gigante.
Vive en las pro­fun­di­da­des y ata­ca sin pie­dad con sus pode­ros tentáculos.
Des­de hace unos años, hay un kra­ken en el sal­va­do­re­ño depar­ta­men­to de Cabañas.
Es pode­ro­so, está matan­do y pade­ce una anti­gua enfer­me­dad: la fie­bre del oro.
El Sal­va­dor está ubi­ca­do en la ruta del Cin­tu­rón de Oro de Cen­troa­mé­ri­ca. Este valio­so cin­tu­rón, que se extien­de des­de el cen­tro de El Sal­va­dor has­ta el sur de Nica­ra­gua, ate­so­ra más de 10 millo­nes de onzas de oro. 
Los depó­si­tos de este El Dora­do meso­ame­ri­cano con­sis­ten en vetas que, suma­das sus reser­vas ‑medi­das e indi­ca­das- alcan­zan un total de 1 millón 100 mil onzas de oro y 7 millo­nes 400 mil onzas de pla­ta. Exis­ten toda­vía otras 558 mil onzas de oro y 1 millón 200 mil onzas de pla­ta en la cate­go­ría de infe­ri­das. Los datos los pro­por­cio­na la empre­sa mine­ra cana­dien­se-esta­dou­ni­den­se Paci­fic Rim en su pági­na web. 
Se tra­ta de una empre­sa que des­de 2004 obtu­vo la licen­cia de explo­ra­ción en la ope­ra­ción “El Dora­do”, en el depar­ta­men­to nor­te­ño de Caba­ñas, aun­que su pre­sen­cia en la región, bajo otros nom­bres cor­po­ra­ti­vos, ini­ció en 1994. 
Los teso­ros escondidos
Actual­men­te, el pre­cio de una onza de oro en el mer­ca­do bur­sá­til de New York se coti­za a 1 mil 100 dóla­res y la onza de pla­ta a 18 dóla­res con 45 cen­ta­vos. Con estos pre­cios el valor mone­ta­rio del Cin­tu­rón de Oro cen­tro­ame­ri­cano vie­ne sien­do de 11 mil millo­nes de dóla­res. Las pro­yec­cio­nes míni­mas para la ope­ra­ción mine­ra “El Dora­do” cal­cu­lan 1 mil 346 millo­nes con 530 mil dóla­res sin incluir la cate­go­ría de inferidas.
Las cifras no dejan nin­gu­na duda: Paci­fic Rim tie­ne mucho en jue­go en Caba­ñas. Aun­que Caba­ñas no alber­ga su úni­co pro­yec­to en El Sal­va­dor ‑pos­te­rior­men­te la mine­ra con­si­guió licen­cias de explo­ra­ción en los depar­ta­men­tos de San­ta Ana, Cha­la­te­nan­go y Mora­zán- es en Caba­ñas don­de, según sus pro­pias pala­bras, “se cen­tra su estra­te­gia”. ¿Estra­te­gia de qué? De acu­mu­la­ción de capi­tal con la explo­ta­ción de minerales.
Al prin­ci­pio nadie decía nada
“De 1994 a 2004 los mine­ros tra­ba­ja­ron en Caba­ñas prác­ti­ca­men­te sin nin­gún tipo de resis­ten­cia social. Sin embar­go, ya en 1998 la pobla­ción comen­zó a sen­tir los efec­tos de la explo­ra­ción mine­ra: se les seca­ron los pozos, les daban aler­gias en la piel y se les comen­za­ban a morir sus ani­ma­les. Comen­za­ron a lle­gar a nues­tras ofi­ci­nas para bus­car apo­yo. Pero en ese momen­to, noso­tros toda­vía pen­sa­mos que la mine­ría era una bue­na opción para salir de la pobre­za en Caba­ñas”, expli­ca Anto­nio Pache­co, Direc­tor Eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co Social (ADES) San­ta Mar­ta. Debi­do a la insis­ten­cia de la gen­te, ADES con­tra­tó un espe­cia­lis­ta para inves­ti­gar y apren­dió que la indus­tria de extrac­ción mine­ra era alta­men­te con­ta­mi­nan­te y que los estu­dios rea­li­za­dos por Paci­fic Rim no tenían nin­gu­na vali­dez científica.
Cau­san­tes de Una catás­tro­fe ambiental
En el estu­dio de impac­to ambien­tal de su pro­yec­to mine­ro El Dora­do (San Isi­dro, Caba­ñas), Paci­fic Rim pre­sen­ta datos espe­luz­nan­tes, reve­la­do­res de la dimen­sión casi inima­gi­na­ble de la tra­ge­dia ambien­tal, social y eco­nó­mi­ca que sufri­ría el país si el gobierno y la pobla­ción per­mi­ten la explo­ta­ción mine­ra. Por ejem­plo, la empre­sa cana­dien­se decla­ra que uti­li­za­ría, sólo en la mina El Dora­do, 10.4 litros de agua por segun­do, casi 900 mil litros dia­rios, la mis­ma can­ti­dad que abas­te­ce a una fami­lia pro­me­dio duran­te 20 años. Actual­men­te, en Sen­sun­te­pe­que ‑cabe­ce­ra depar­ta­men­tal de Caba­ñas- el agua pota­ble lle­ga sólo una vez por sema­na. Obvia­men­te, este pro­ble­ma se agra­va­ría con la rea­li­za­ción de los pro­yec­tos mineros. 
El estu­dio “Mine­ría metá­li­ca y su invia­bi­li­dad en El Sal­va­dor” reve­la que la soli­ci­tud de per­mi­so ambien­tal, pre­sen­ta­da al Minis­te­rio de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les, esti­ma el uso de 2 tone­la­das dia­rias de cia­nu­ro sólo en la mina El Dora­do. Este veneno está prohi­bi­do en muchos paí­ses mine­ros y en varios esta­dos de Cana­dá y Esta­dos Uni­dos por los gra­ves daños que cau­sa a la salud de las per­so­nas. Sin embar­go, sería cia­nu­ro lo que todas las empre­sas mine­ras uti­li­za­rían en El Sal­va­dor para sepa­rar el oro de las rocas. Duran­te un año, Paci­fic Rim usa­ría en El Dora­do 720 tone­la­das de cia­nu­ro y un total de 8,640 tone­la­das, si la extrac­ción del metal pre­cio­so dura­ra diez años, lo que vol­ve­ría el agua inú­til para el con­su­mo humano y para las acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, afec­tan­do casi a la mitad del país, que depen­de del río Lem­pa .Los pro­yec­tos mine­ros se ubi­can en la cuen­ca de este río, el más gran­de de El Salvador.
Mina de gra­ves enfermedades
Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), la expo­si­ción a nive­les altos de cia­nu­ro por perío­dos bre­ves pro­du­ce daños al cere­bro y al cora­zón, esta­do de coma y muer­te. Y la expo­si­ción a nive­les bajos por varios años pro­du­ce difi­cul­tad para res­pi­rar, dolor de pecho, vómi­tos, cam­bios en la san­gre, dolor de cabe­za, agran­da­mien­to de la glán­du­la tiroi­des y otras enfer­me­da­des que con­du­cen final­men­te a la muerte. 
La con­ta­mi­na­ción del agua tam­bién tie­ne como cau­sas el des­pren­di­mien­to de meta­les pesa­dos y la gene­ra­ción de dre­na­je áci­do. Esto suce­de por­que en el sub­sue­lo exis­te gran can­ti­dad y varie­dad de meta­les pesa­dos, que son remo­vi­dos y traí­dos a la super­fi­cie con los frag­men­tos de roca que con­tie­nen oro y pla­ta. Así, meta­les peli­gro­sos como arsé­ni­co, plo­mo, sele­nio, talio, anti­mo­nio, cad­mio y cro­mo, ter­mi­nan con­ta­mi­nan­do ríos y aguas sub­te­rrá­neas, tal como suce­dió con los ríos ubi­ca­dos en anti­guas zonas mine­ras en San Miguel, Mora­zán y La Unión. 
El arsé­ni­co pro­du­ce lesio­nes en la piel, tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios y cán­cer gás­tri­co, de la piel, de los pul­mo­nes y otros. El plo­mo pro­du­ce en niños y niñas retar­do físi­co y men­tal, fal­ta de con­cen­tra­ción e inca­pa­ci­dad de apren­di­za­je. En los adul­tos pro­vo­ca tras­tor­nos rena­les, del sis­te­ma ner­vio­so e hiper­ten­sión. El sele­nio cau­sa caí­da de cabe­llo, pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, fati­ga, irri­ta­bi­li­dad ner­vio­sa, daños al teji­do fino del riñón y al sis­te­ma ner­vio­so. El talio pro­vo­ca caí­da del cabe­llo, alte­ra­ción de la san­gre, tras­tor­nos rena­les, intes­ti­na­les y hepá­ti­cos. El anti­mo­nio pro­vo­ca aumen­to del coles­te­rol en la san­gre, des­cen­so del azú­car y náuseas. 
El cad­mio cau­sa lesio­nes rena­les, cán­cer de pul­món y osteo­po­ro­sis. Y el cro­mo pro­du­ce cán­cer de riñón, daños al híga­do y pro­ble­mas en el teji­do ner­vio­so fino.
Des­pier­ta la resistencia 
Ya para 2005, ADES San­ta Mar­ta comen­zó a tomar car­tas en el asun­to, acom­pa­ñan­do a las comu­ni­da­des afec­ta­das, rea­li­zan­do acti­vi­da­des edu­ca­ti­vas y orga­ni­zan­do un pri­mer Foro, que lla­mó “La Mine­ría en El Sal­va­dor ¿Opor­tu­ni­dad o ame­na­za?” Nació enton­ces el Comi­té Ambien­tal de Caba­ñas y a él se unie­ron una serie de orga­ni­za­cio­nes comu­na­les de dis­tin­tas regio­nes afec­ta­das por la mine­ría, ONG ambien­ta­lis­tas y cen­tros de inves­ti­ga­ción y defen­sa de los dere­chos huma­nos inte­grán­do­se todos en la Mesa Nacio­nal fren­te a la Minería.
A nivel nacio­nal, las comu­ni­da­des comen­za­ron a decir NO a la mine­ría. En San José las Flo­res ‑muni­ci­pio con una tra­yec­to­ria de orga­ni­za­ción popu­lar ante­rior a la guerra‑, la comu­ni­dad, reu­ni­da en asam­blea, recha­zó la pre­sen­cia de la Au Mar­ti­ni­que Gold Mining Com­pany y prohi­bió a sus habi­tan­tes tra­ba­jar para la empre­sa o ven­der­le sus tie­rras. Rea­li­za­ron las pri­me­ras movi­li­za­cio­nes nacio­na­les con­tra la mine­ría y a par­tir de ahí se tejió una cam­pa­ña de inci­den­cia polí­ti­ca con alcal­des y diputados.
Duran­te 2005 y 2006, la inten­sa cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción y edu­ca­ción rea­li­za­da por las orga­ni­za­cio­nes resis­ten­tes a la mine­ría comen­zó a ren­dir fru­tos en Caba­ñas, a pesar del con­tex­to, total­men­te adver­so, pues no sólo el apa­ra­to de la Paci­fic Rim las ata­ca­ba. Tam­bién lo hacía todo el apa­ra­to polí­ti­co de ARENA y del PCN, par­ti­dos que his­tó­ri­ca­men­te tenían una corre­la­ción muy favo­ra­ble en este depar­ta­men­to, mar­ca­do por un con­ser­va­du­ris­mo feroz y con esca­sa pre­sen­cia de comu­ni­da­des con la expe­rien­cia en orga­ni­za­ción popu­lar que acu­mu­la­ron otras en las años 70 y 80.
La resis­ten­cia se pone en marcha
Con este res­pal­do, y ampa­ra­das en los estu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos por ADES San­ta Mar­ta, las comu­ni­da­des de Caba­ñas, expre­sa­ron den­tro de un pro­ce­so esta­ble­ci­do, al Minis­tro de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les y enton­ces miem­bro del Comi­té Eje­cu­ti­vo Nacio­nal de ARENA, Hugo Barre­ra, su des­acuer­do con la soli­ci­tud de Paci­fic Rim para una licen­cia de explo­ta­ción de El Dora­do. La cam­pa­ña fun­cio­nó por­que, aun­que no esté regis­tra­da en nin­gún lugar públi­co la dene­ga­ción de la soli­ci­tud, tam­po­co se le ha otor­ga­do. Poco des­pués, en mayo de 2007, los obis­pos cató­li­cos de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de El Sal­va­dor se posi­cio­na­ron con­tra la minería.
En Caba­ñas, los pobla­do­res comen­za­ron a asu­mir este tema en sus manos. En el Can­tón La Tri­ni­dad, Sen­sun­te­pe­que, ubi­ca­ción de la San­ta Rita ‑otro pro­yec­to de Paci­fic Rim- veci­nos y veci­nas obs­ta­cu­li­za­ron la entra­da de los mine­ros para la explo­ra­ción del Cerro El Limón y les obli­ga­ron a aban­do­nar el lugar. 
Ni la pre­sen­cia del alcal­de ni la de efec­ti­vos del ejér­ci­to fue sufi­cien­te para callar a los pobla­do­res, y des­pués de un enfren­ta­mien­to, la empre­sa tuvo que nego­ciar su sali­da de la zona. Esta­ba en mar­cha la Resis­ten­cia en Cabañas.
Com­prar volun­ta­des y ven­der “desa­rro­llo”
Al ver el nacien­te poder de la Resis­ten­cia, Paci­fic Rim comen­zó a cam­biar sus estra­te­gias. Entre otras cosas, inclu­yó una nue­va repre­sen­ta­ción legal: sus­ti­tu­ye­ron a abo­ga­dos poco cono­ci­dos y poco cos­to­sos por abo­ga­dos con peso polí­ti­co, como Fidel Chá­vez Mena, quien fue Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Demó­cra­ta Cris­tiano y Can­ci­ller de la Repú­bli­ca duran­te los años 80. El nue­vo repre­sen­tan­te legal apa­re­ció por pri­me­ra vez cuan­do la empre­sa fue obli­ga­da a entrar a un pro­ce­so de nego­cia­ción con la comu­ni­dad La Tri­ni­dad, media­do por la Pro­cu­ra­du­ría de Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos. En este con­tex­to, su hijo, Rodri­go Chá­vez, apa­re­ció visi­ble­men­te por pri­me­ra vez como vice­pre­si­den­te de la sub­si­da­ria de Paci­fic Rim en El Sal­va­dor. Que­dó cla­ro que la com­pa­ñía esta­ba subien­do sus apuestas.
Al mis­mo tiem­po, la Paci­fic Rim ini­ció un pro­ce­so de com­pra de volun­ta­des a nivel local y nacio­nal. Anto­nio Pache­co recuer­da: “Se acer­ca­ron a noso­tros y nos decían que nos veían como una orga­ni­za­ción muy fuer­te, con mucha capa­ci­dad, y que habían deci­di­do poner en manos de ADES un fon­do para el desa­rro­llo”. Como se nega­ron esto cau­só rui­do en Caba­ñas. No así el aumen­to de “dona­cio­nes para el desa­rro­llo”, que sí acep­ta­ron varias alcal­días de la zona. Esta cam­pa­ña de apor­tes eco­nó­mi­cos y los apor­tes a las cam­pa­ñas polí­ti­cas, a cam­bio de sim­pa­tías y apo­yo, fue amplián­do­se en 2008. Ese año, Paci­fic Rim visi­tó a las 262 muni­ci­pa­li­da­des de todo el país, inde­pen­dien­te­men­te de sus ban­de­ras polí­ti­cas, expli­cán­do­les los bene­fi­cios de la mine­ría y ofre­cién­do­les finan­ciar pro­yec­tos. El ring de la bata­lla se amplió: ya no era el espa­cio local, era todo el país.
Cam­pa­ña en favor de La “mine­ría verde”
A media­dos de 2007 y a lo lar­go de 2008 las empre­sas mine­ras lan­za­ron una cam­pa­ña de “Mine­ría Ver­de” en los cana­les de tele­vi­sión y en la mayo­ría de radios comer­cia­les. Ala­ba­ban los bene­fi­cios de la mine­ría “eco­ló­gi­ca”. Sólo la agru­pa­ción de radios comu­ni­ta­rias ‑con una úni­ca excep­ción- boi­co­teó la campaña. 
Varias veces al día salían en las pan­ta­llas de tele­vi­sión los ros­tros de Fidel Cas­tro y Geor­ge Bush a la par, dan­do a enten­der que tan­to comu­nis­tas como capi­ta­lis­tas veían en la mine­ría ver­de la lla­ve del desa­rro­llo nacional. 
La cam­pa­ña de las empre­sas mine­ras para neu­tra­li­zar el impac­to de los men­sa­jes de las orga­ni­za­cio­nes ambien­ta­les fue en vano. Una encues­ta rea­li­za­da por la encues­ta­do­ra IUDOP/​UCA arro­jó que un 82.9% de la pobla­ción no daba cré­di­to a la cam­pa­ña de mine­ría ver­de. Téc­ni­ca­men­te, lo expli­có el quí­mi­co ambien­ta­lis­ta de sis­te­mas acuá­ti­cos, Flo­rian Erzin­ger, del Poli­téc­ni­co de Zurich: “La mine­ría ver­de se basa en el pro­ce­so INCO, desa­rro­lla­do en los años 80 por la empre­sa INCO. Enton­ces, no se tra­ta de tec­no­lo­gía de pun­ta. El pro­ce­so no es tec­no­ló­gi­co: redu­ce el uso de cia­nu­ro al 5%. Inclu­yen­do la recu­pe­ra­ción físi­ca, con el car­bono acti­vo, se pue­de redu­cir 0.5% la can­ti­dad de cia­nu­ro que se uti­li­za, pero si se uti­li­zan tone­la­das por día ‑y no esta­mos hablan­do de años- no se pue­de redu­cir una can­ti­dad tan inmen­sa”. Ter­mi­nó su comen­ta­rio dicien­do iró­ni­ca­men­te: “Si usted toma un lápiz ver­de y escri­be mine­ría, ya exis­te esa mine­ría verde”.
La bata­lla legis­la­ti­va y la sobe­ra­nía nacional
Para­le­la­men­te a la lucha entre mine­ros y pobla­do­res, se desa­rro­lló la bata­lla legis­la­ti­va. La actual ley fue apro­ba­da en 1995, per­mi­tien­do el regre­so de las trans­na­cio­na­les mine­ras, que habían aban­do­na­do el país duran­te los años del con­flic­to arma­do. La ley fue refor­ma­da por pri­me­ra vez en 2001 para bene­fi­ciar a las trans­na­cio­na­les, modi­fi­can­do la cláu­su­la que esta­ble­cía que un 4% de la rique­za pro­du­ci­da por la extrac­ción del patri­mo­nio nacio­nal, con fuer­za labo­ral pri­mor­dial­men­te sal­va­do­re­ña, que­da­ría como rega­lías para el Esta­do sal­va­do­re­ño. La refor­ma redu­jo el por­cen­ta­je de rega­lías de 4% a 2%: 1% para el gobierno cen­tral y 1% para el gobierno municipal. 
Esta refor­ma fue una bur­la al pue­blo sal­va­do­re­ño y no por­que el 4% repre­sen­ta­ra algún reco­no­ci­mien­to a la sobe­ra­nía nacio­nal, sino por­que los dipu­tados, de for­ma des­ca­ra­da, mos­tra­ron su abso­lu­to desin­te­rés por el patri­mo­nio nacio­nal y su total des­con­si­de­ra­ción por la expo­lia­ción de rique­zas que per­te­ne­cen al pueblo. 
Aún está pen­dien­te la ley
En diciem­bre de 2007 la Mesa Nacio­nal fren­te a la Mine­ría pre­sen­tó una pro­pues­ta de Ley de Mine­ría. Al año, la empre­sa Paci­fic Rim, con la ase­so­ría de Chá­vez Mena y la com­pli­ci­dad de Orlan­do Aré­va­lo ‑enton­ces dipu­tado del Par­ti­do de Con­ci­lia­ción Nacio­nal (PCN) y actual diri­gen­te del nue­vo Par­ti­do Popu­lar- pre­sen­tó una ini­cia­ti­va de ley que colo­ca­ría la facul­tad de otor­gar licen­cias de explo­ta­ción mine­ra en manos de una “auto­ri­dad mine­ra”, en la que las trans­na­cio­na­les mine­ras ten­drían una par­ti­ci­pa­ción mayoritaria. 
Ni siquie­ra Aré­va­lo, el pro­po­nen­te de la ini­cia­ti­va, pudo defen­der bien su pro­pues­ta y seña­ló con­tra­dic­to­ria­men­te que “con los regla­men­tos actua­les sería mejor prohi­bir la mine­ría, pero esto sería un gra­ve error, ya que en unos vein­te años esa indus­tria y el agro podrían con­ver­tir­se en los rubros más impor­tan­tes de El Salvador”.
En la dis­cu­sión legis­la­ti­va, los intere­ses mine­ros fue­ron defen­di­dos con agre­si­vi­dad por per­so­na­jes como el ex-Minis­tro de Hacien­da, Manuel Enri­que Hinds, cono­ci­do como “el padre de la dola­ri­za­ción”, y por un equi­po de téc­ni­cos inclu­yen­do fun­cio­na­rios chi­le­nos y perua­nos. Pero ni así se pudo defen­der lo inde­fen­si­ble y la pro­pues­ta de ley no pasó de la discusión.
Un año antes de esta dis­cu­sión, la Mesa Nacio­nal fren­te a la Mine­ría intro­du­jo otra ini­cia­ti­va de ley que, en esen­cia, pon­dría fin a la explo­ta­ción de mine­ra­les en El Sal­va­dor. Has­ta la fecha, este pro­yec­to de ley no ha sido dis­cu­ti­do en el órgano legislativo.
Extor­sión: les debe­mos 100 mil millones
En junio de 2009, Paci­fic Rim, ampa­ra­da en el capi­tal de inver­sio­nes del Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos (Cen­tral Ame­ri­can Free Tra­de Agree­ment, CAFTA), deman­dó al gobierno de El Sal­va­dor por 100 mil millo­nes de dóla­res en el Cen­tro Inter­na­cio­nal de Arre­glo de Dife­ren­cias Rela­ti­vas a Inver­sio­nes (CIADI), un tri­bu­nal cor­po­ra­ti­vo del Ban­co Mun­dial. En el jui­cio, exi­gen este mon­to de indem­ni­za­ción por daños y per­jui­cios por no haber obte­ni­do el per­mi­so para la explo­ta­ción. “Las vio­la­cio­nes del CAFTA son muy cla­ras, la vio­la­ción de los acuer­dos del país son muy cla­ros. Por eso cree­mos que hay una opor­tu­ni­dad muy gran­de de que Paci­fic Rim gane el arbi­tra­je”, seña­ló Ale­xan­dre de Gra­mont, del con­sor­cio Cro­well & Moring, que lle­va el caso a favor de Paci­fic Rim.
“En pocas pala­bras: estas empre­sas le dicen a El Sal­va­dor “O me dejas explo­tar tus tie­rras y sacar de ellas tu oro, no impor­ta cuán devas­ta­dor sea para la pobla­ción y el medio ambien­te, o te deman­do y me pagas con dine­ro la ganan­cia que espe­ra­ba obte­ner, por­que para eso tene­mos el fla­man­te DR-CAFTA y tri­bu­na­les como el CIADI”, dice un ana­lis­ta del Ins­ti­tu­te for Policy Studies. 
Aun­que el sen­ti­do común diría que este tipo de extor­sión no pue­de ser ava­la­do por un tri­bu­nal que apli­ca jus­ti­cia, sólo exis­ten dos casos en la his­to­ria de este tri­bu­nal en que el fallo ha favo­re­ci­do a un Esta­do sobre la empre­sa pri­va­da: uno en Vene­zue­la y otro en Argen­ti­na, aun­que el Esta­do argen­tino per­dió en la ape­la­ción ante una empre­sa fran­ce­sa de pro­yec­tos acuí­fe­ros. El Paci­fic Rim tie­ne razo­nes para expre­sar tan­to optimismo. 
Repre­sión con­tra quie­nes resisten
El pri­mer cap­tu­ra­do de la Resis­ten­cia de Caba­ñas fue José Fer­nan­do Men­jí­var en el can­tón La Tri­ni­dad, en un enfren­ta­mien­to entre pobla­do­res y la empre­sa en 2006. Fue libe­ra­do como par­te de la nego­cia­ción, des­pués que 150 veci­nos y veci­nas pro­tes­ta­ran fren­te a las ofi­ci­nas de Paci­fic Rim y de la Fis­ca­lía. Dos años des­pués, Nel­son Ven­tu­ra, pro­mo­tor de ADES San­ta Mar­ta, fue ata­ca­do en un inten­to de homi­ci­dio. Pero fue has­ta 2009 que el terror se hizo ley en las comu­ni­da­des don­de la empre­sa mine­ra tie­ne intereses. 
El pri­mer hecho suce­dió el 31 de enero de 2009, cuan­do la casa de Héc­tor Berríos y Zenay­da Serrano fue abier­ta a la fuer­za. La pare­ja es miem­bro de MUFRAS-32, orga­ni­za­ción inte­gran­te de la Resis­ten­cia mine­ra en San Isi­dro y ade­más, opo­si­to­ra a frau­de elec­to­ral en este muni­ci­pio para man­te­ner en la alcal­día a José Igna­cio Bau­tis­ta, can­di­da­to de ARENA, un indi­vi­duo que cuen­ta con apo­yo de Paci­fic Rim. Curio­sa­men­te, los delin­cuen­tes no se lle­va­ron dine­ro de la casa, ni bie­nes valio­sos, sólo evi­den­cias del frau­de electoral. 
Lo peor vino seis meses des­pués. El 18 de junio des­apa­re­ció Gus­ta­vo Mar­ce­lo Rive­ra, diri­gen­te de la Aso­cia­ción de Desa­rro­llo Inte­gral de Caba­ñas (ADIC), otra orga­ni­za­ción inte­gran­te de la Resis­ten­cia mine­ra en San Isi­dro. 22 días des­pués, su cadá­ver fue encon­tra­do en un pozo, a don­de lo tira­ron des­pués de tor­tu­rar­lo. La fecha de muer­te esta­ble­ci­da por las auto­ri­da­des dis­ta­ba de la que apa­re­cía en la infor­ma­ción que reca­ba­ron sus com­pa­ñe­ros del movi­mien­to social, quie­nes con­du­je­ron su pro­pia inves­ti­ga­ción. Para ellos fue evi­den­te que ni la Fis­ca­lía ni la Poli­cía Nacio­nal Civil esta­ban rea­li­zan­do las tareas que les correspondía.
Los ten­tácu­los del kraken
Gus­ta­vo Mar­ce­lo había reci­bi­do ame­na­zas antes de su des­apa­ri­ción, tan­to por sus acti­vi­da­des con­tra la mine­ría como por su par­ti­ci­pa­ción en las acti­vi­da­des con­tra el frau­de elec­to­ral que reali­zó ARENA. Sin embar­go, has­ta des­pués de su muer­te, sus fami­lia­res cono­cie­ron que en las ofi­ci­nas de CONCULTURA ‑ente guber­na­men­tal encar­ga­do de las Casas de la Cul­tu­ra, y Rive­ra fue direc­tor de la Casa de San Isi­dro- se encon­tra­ba un grue­so expe­dien­te con su nom­bre y una serie de foto­gra­fías de él con otros miem­bros del movi­mien­to social de Caba­ñas, que docu­men­ta­ban su acti­vi­dad polí­ti­ca. Según dicen, bue­na par­te de la docu­men­ta­ción en ese expe­dien­te fue ela­bo­ra­da en papel mem­bre­ta­do de la alcal­día de San Isi­dro. Este dato faci­li­tó al movi­mien­to ver qué tan lejos lle­ga­ban los ten­tácu­los del kraken.
De junio has­ta fin del año 2009, la cam­pa­ña de terror esca­ló. A fina­les de julio, Luis Quin­ta­ni­lla, sacer­do­te cató­li­co com­pro­me­ti­do en la defen­sa y pro­mo­ción de los dere­chos huma­nos, fue víc­ti­ma de agre­sio­nes físi­cas, ame­na­zas de muer­te e inten­to de secues­tro y ase­si­na­to, cuan­do se reti­ró de la Radio Vic­to­ria, úni­ca radio comu­ni­ta­ria en Caba­ñas, tam­bién opues­ta a la mine­ría y al evi­den­te frau­de elec­to­ral que ARENA reali­zó en San Isi­dro. Oscar Bel­trán, direc­tor de la radio, denun­ció que otros miem­bros del equi­po de perio­dis­tas que die­ron cober­tu­ra a la des­apa­ri­ción y hallaz­go del cuer­po sin vida de Mar­ce­lo Rive­ra tam­bién fue­ron ame­na­za­dos, Bel­trán reco­no­ció que, por el carác­ter social del medio, des­de el año 2006 se habían reci­bi­do cons­tan­tes ame­na­zas, pero que a par­tir del caso de Rive­ra, arre­cia­ron, por lo que habían denun­cia­do el hos­ti­ga­mien­to ante la Poli­cía y la Fiscalía.
Una repre­sión creciente
A los pocos días, Rami­ro Rive­ra Gómez, miem­bro del Comi­té Ambien­tal de Caba­ñas y lucha­dor social con­tra las ope­ra­cio­nes de Paci­fic Rim, reci­bió ocho dis­pa­ros por la espal­da cuan­do se diri­gía a orde­ñar sus vacas y a traer elo­tes para que comie­ran en la asam­blea del comi­té ambien­tal que se cele­bra­ría esa tar­de. Sobre­vi­vió al ata­que sólo para ser embos­ca­do cin­co meses des­pués por un coman­do de sica­rios, quie­nes arma­dos con fusi­les de fabri­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na M‑16/​A1 rafa­guea­ron el vehícu­lo en don­de se con­du­cía. En esta cobar­de y cri­mi­nal embos­ca­da, per­dió la vida Rami­ro Rive­ra y la seño­ra Felí­ci­ta Eche­ve­rría, que­dan­do con heri­das leves una niña que les acom­pa­ña­ba, Euge­nia Gue­va­ra, de 13 años. Curio­sa­men­te, resul­ta­ron ile­sos los dos agen­tes de la Divi­sión de Pro­tec­ción de la Poli­cía Nacio­nal Civil, que habían sido asig­na­dos para pro­te­ger la vida de Rivera.
Una sema­na des­pués fue bru­tal­men­te ase­si­na­da Dora Ali­cia Sor­to, com­pa­ñe­ra de José San­tos Ramí­rez, direc­ti­vo del Comi­té Ambien­tal de Caba­ñas, quien había per­di­do dos dedos de una mano cuan­do fue secues­tra­do y tor­tu­ra­do el año anterior.
A ini­cios de enero del 2010, el equi­po de la Radio Vic­to­ria denun­ció, a tra­vés de la Aso­cia­ción Mun­dial de Radios Comu­ni­ta­rias (AMARC), que nue­va­men­te esta­ban sien­do obje­to de ame­na­zas con men­sa­jes en sus telé­fo­nos celu­la­res y en notas escritas.
“Todo es pro­ble­ma de ren­ci­llas familiares”
Inme­dia­ta­men­te des­pués de la muer­te de Dora Ali­cia Sor­to, Paci­fic Rim subió a su pági­na web un comu­ni­ca­do afir­man­do que “ha sido el blan­co de fal­sas acu­sa­cio­nes hechas por gru­pos con­tra la mine­ría, que de mane­ra erró­nea sugie­ren el invo­lu­cra­mien­to de Paci­fic Rim en una serie de ase­si­na­tos en el área de Tri­ni­dad (Sen­sun­te­pe­que, Cabañas)”.
“Paci­fic Rim nie­ga rotun­da­men­te estas acu­sa­cio­nes”, afir­ma la empre­sa en el comu­ni­ca­do, seña­lan­do que no tie­ne otro cono­ci­mien­to sobre los ase­si­na­tos que lo apa­re­ci­do en los medios de comu­ni­ca­ción sal­va­do­re­ños, que infor­man que los inci­den­tes están apa­ren­te­men­te rela­cio­na­dos con ren­ci­llas entre dos familias. 
Curio­sa­men­te, quin­ce días des­pués de este comu­ni­ca­do, “El Dia­rio de Hoy” publi­có un artícu­lo titu­la­do “Tra­ge­dia en Caba­ñas por pug­na entre veci­nos”, mane­jan­do la tesis de que las muer­tes en el can­tón La Tri­ni­dad se deben a plei­tos entre fami­lias. A la lis­ta de Rami­ro y Dora Ali­cia, agre­gan la de los padres de Oscar Men­jí­var ‑actual­men­te encar­ce­la­do por el asal­to a Rami­ro Rive­ra en agosto‑, de Hora­cio Men­jí­var Sán­chez y de su espo­sa Espe­ran­za Velasco.
La com­pa­ñía es la cau­sa de la violencia
Este enfo­que del dia­rio, que las orga­ni­za­cio­nes en Resis­ten­cia con­tra las minas ven como poco ori­gi­nal, es una ofen­sa a todos los que han per­di­do fami­lia­res en esta lucha. La Mesa Nacio­nal fren­te a la Mine­ría res­pon­dió con otro comu­ni­ca­do: “Reite­ra­mos que los crí­me­nes en Tri­ni­dad, como tam­bién la des­apa­ri­ción, tor­tu­ras y ase­si­na­to de Gus­ta­vo Mar­ce­lo Rive­ra, las ame­na­zas al per­so­nal de Radio Vic­to­ria, los aten­ta­dos al padre Luis Quin­ta­ni­lla y demás vejá­me­nes con­tra líde­res comu­ni­ta­rios en Caba­ñas, se deben a la con­flic­ti­vi­dad gene­ra­da por los pro­yec­tos mine­ros de la empre­sa Paci­fic Rim y a la impu­ni­dad que cau­só la inac­ción de las auto­ri­da­des fis­ca­les y policiales”.
“Las ren­ci­llas per­so­na­les o fami­lia­res que, posi­ble­men­te exis­ten en Tri­ni­dad, se deben a las ope­ra­cio­nes de Paci­fic Rim en la zona y a las opi­nio­nes a favor o en con­tra que sobre la mine­ría adop­ta­ron los miem­bros de la comu­ni­dad. Caba­ñas ‑a pesar de su alta pobre­za y exclu­sión- fue de los depar­ta­men­tos menos vio­len­tos del país, pero esto cam­bió con el arri­bo de la cues­tio­na­da com­pa­ñía extrac­ti­va. Por tan­to, la cau­sa prin­ci­pal de la con­flic­ti­vi­dad y los crí­me­nes resul­tan­tes de ésta, no son las dispu­tas entre veci­nos, sino la pre­sen­cia de Paci­fic Rim”. 
¿Funes vaci­la?
Los pobla­do­res de Caba­ñas y las orga­ni­za­cio­nes socia­les y ambien­ta­lis­tas que les acom­pa­ñan espe­ran que el com­pro­mi­so del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca tras­cien­da del dis­cur­so a la prác­ti­ca. Cier­ta­men­te, el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Funes ha sos­te­ni­do públi­ca­men­te que su gobierno no apo­ya­rá pro­yec­tos mine­ros de for­ma sis­te­má­ti­ca. Aho­ra, el movi­mien­to de Resis­ten­cia a la mine­ría espe­ra que el órgano Eje­cu­ti­vo y el Legis­la­ti­vo con­cre­ten el dis­cur­so de opo­si­ción a la mine­ría con una ley que prohí­ba la explo­ta­ción minera. 
Para David Perei­ra, uno de los líde­res de la Mesa con­tra la mine­ría, “el Pre­si­den­te Funes vaci­la en el asun­to. Nece­si­ta­mos un ampa­ro legal. No bas­ta con su pala­bra, por­que no somos un país monár­qui­co don­de la pala­bra del sobe­rano es ley. Igual acti­tud vemos de par­te de los diputados”.
Pasa lo mis­mo en todo el continente
La esca­la­da de la lucha, a favor y en con­tra de la mine­ría, ha ido en ascen­so des­de el regre­so de estas empre­sas en El Sal­va­dor des­pués de los Acuer­dos de Paz. Hec­tor Berríos, de MUFRAS-32, sin­te­ti­za: “En la región lati­no­ame­ri­ca­na hay 337 pro­yec­tos mine­ros. 118 de ellos están en con­flic­to, con patro­nes de com­por­ta­mien­to del con­flic­to pare­ci­dos: cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta, des­es­ta­bi­li­zar las comu­ni­da­des, gene­rar con­flic­tos inter­co­mu­na­les, gene­rar cam­pa­ñas de terror, com­pra de volun­ta­des, chan­ta­jes y sobor­nos a las auto­ri­daes. “ Es muy difí­cil ima­gi­nar a una Paci­fic Rim o a una Au Mar­ti­ni­que Gold Com­pany o a cual­quier otra empre­sa mine­ra que no actua­ra de esta for­ma, pues el oro nun­ca ha sido un nego­cio cari­ta­ti­vo y hoy no es la excepción. 
Que se vayan
Las empre­sas mine­ras nos recuer­dan a aque­lla bes­tia mari­na que lla­ma­ron el Kra­ken. En el siglo XVIII, el mons­truo era ya cono­ci­do en las aguas pro­fun­das del nor­te de Norue­ga, famo­so por su des­pia­da­da for­ma de ata­car a sus víc­ti­mas: gol­peán­do­las y envol­vién­do­las en sus ten­tácu­los, las arras­tra­ba a sus terri­bles fau­ces y las devo­ra­ba. La leyen­da decía que los vora­ces kra­kens via­ja­ban has­ta los tró­pi­cos, don­de deja­ban abso­lu­ta­men­te vacías, tan­to de ani­ma­les como de huma­nos, a islas completas.
La úni­ca solu­ción a los con­flic­tos es la sali­da defi­ni­ti­va de El Sal­va­dor de estas empre­sas, de estos vora­ces krakens.
- Elai­ne Freed­man es edu­ca­do­ra popu­lar. Corres­pon­sal de Envío en El Salvador.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *