Revo­lu­ción Socia­lis­ta: memo­ria y pre­sen­te por Gon­za­lo Abe­lla

Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano, Quin­ta Inter­na­cio­nal, juven­tud del siglo XXI y lega­dos revo­lu­cio­na­rios del siglo XX/​Excepto la dere­cha rabio­sa todos reco­no­cen de pala­bra la nece­si­dad del cam­bio a nivel pla­ne­ta­rio. Pero las pala­bras pue­den ser enga­ño­sas. Por ejem­plo: el dis­cur­so socia­lis­ta común enmas­ca­ra a veces una lucha feroz entre opor­tu­nis­tas y revo­lu­cio­na­rios.
Deje­mos a los opor­tu­nis­tas y trai­do­res de lado por aho­ra. Den­tro del cam­po revo­lu­cio­na­rio hay una salu­da­ble diver­si­dad teó­ri­ca; pero muchas veces no hay equi­dad biblio­grá­fi­ca para acce­der a las dife­ren­tes ver­sio­nes de lo acon­te­ci­do en el siglo XX.

Los jóve­nes revo­lu­cio­na­rios bus­can en las fuen­tes clá­si­cas argu­men­tos y expe­rien­cias que ayu­den a com­pren­der nue­vas situa­cio­nes y deli­near estra­te­gias ade­cua­das. Pero muchas veces la infor­ma­ción que reci­ben está ses­ga­da por sus expo­si­to­res.

Por ejem­plo: el pen­sa­mien­to trots­kis­ta ha per­di­do fuer­za en el movi­mien­to obre­ro, su influen­cia en el mun­do cam­pe­sino y sobre los pue­blos ori­gi­na­rios es prác­ti­ca­men­te nula, pero ejer­ce deter­mi­na­da influen­cia en la inte­lec­tua­li­dad con­tes­ta­ta­ria lati­no­ame­ri­ca­na e inci­de en la cos­mo­vi­sión de muchos jóve­nes que bus­can fun­da­men­tos para su prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra.

Este reavi­va­mien­to del trots­kis­mo inte­lec­tual es expli­ca­ble. Por un lado el colap­so de la URSS hizo que la tem­pra­na crí­ti­ca trots­kis­ta a su cons­truc­ción tuvie­ra nue­vos oídos recep­ti­vos entre los lec­to­res jóve­nes. Sin embar­go su men­sa­je, leí­do en exclu­si­vi­dad, ses­ga dema­sia­do el aná­li­sis.

Por otra par­te, el blan­duz­co dis­cur­so social­de­mó­cra­ta actual y la prác­ti­ca con­ci­lia­do­ra y opor­tu­nis­ta de algu­nos gobier­nos “pro­gre­sis­tas” arro­jan a muchos jóve­nes a filas anar­quis­tas o trots­kis­tas, don­de encuen­tran un len­gua­je radi­cal.

Des­de lue­go aún den­tro del trots­kis­mo hay diver­sas corrien­tes, pero pre­do­mi­nan en la mayo­ría de ellas dos ideas peli­gro­sas:

1) un menos­pre­cio a la heren­cia boli­va­ria­na y
2) una con­de­na glo­bal a toda la cons­truc­ción socia­lis­ta en la URSS des­de los años 30, des­co­no­cien­do las corrien­tes anta­gó­ni­cas que se suce­die­ron en su direc­ción.

El menos­pre­cio hacia Bolí­var se basa en los jui­cios adver­sos que sobre el Liber­ta­dor hicie­ra Marx. Curio­sa­men­te el trots­kis­mo, que acu­sa a otros por creer en la infa­li­bi­li­dad de los diri­gen­tes sovié­ti­cos de los años 30, no admi­te que Marx pue­da haber­se equi­vo­ca­do en su lec­tu­ra de los acon­te­ci­mien­tos en la leja­na Suda­mé­ri­ca del siglo XIX.
En cuan­to a la URSS , el colap­so de 1990 para el trots­kis­mo fue el cum­pli­mien­to de la pro­fe­cía que hicie­ra León Trots­ki en los 30. Esta lec­tu­ra por lo tan­to se sal­tea los cru­cia­les cam­bios de timón y la lucha de pro­pues­tas que mar­ca­ron los 50, los 60 y aún los 70 en la URSS, y que lle­va­ron a su colap­so final cuan­do Gor­bá­chov refor­zó el triun­fo de las líneas opor­tu­nis­tas que ya había esta­ble­ci­do sutil­men­te Jrus­chov en 1956.
El sim­plis­mo del pen­sa­mien­to trots­kis­ta, ponien­do en una mis­ma bol­sa a todos los diri­gen­tes sovié­ti­cos des­pués de 1930, hace que hoy se lla­me “sta­li­nis­mo” a una serie de pro­ce­di­mien­tos buro­crá­ti­cos y opor­tu­nis­tas que en reali­dad fue­ron imple­men­ta­dos por diri­gen­tes sovié­ti­cos pos­te­rio­res a Sta­lin y que ade­más eran enemi­gos polí­ti­cos del famo­so geor­giano.

Esta con­de­na gene­ra­li­za­da impli­ca que se agran­den las des­via­cio­nes reales de los años trein­ta, y cua­ren­ta, y que se menos­pre­cien las expe­rien­cias posi­ti­vas, revo­lu­cio­na­rias, de aquel inmen­so labo­ra­to­rio social que des­per­tó una inmen­sa mís­ti­ca y una acti­tud heroi­ca en dece­nas de millo­nes de per­so­nas, sen­ti­mien­tos masi­vos que se man­tu­vie­ron (pese a los suce­si­vos retro­ce­sos de la direc­ción polí­ti­ca) al menos has­ta los 70. Lo más gra­ve es que se muti­la así la posi­bi­li­dad de dis­cu­tir temas del siglo XX que tie­nen indu­da­ble vigen­cia, entre ellos:
1) la “Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca” que adop­tó Lenin pro­vi­so­ria­men­te para los pri­me­ros años de con­va­le­cen­cia de Rusia des­pués de la gue­rra civil;

2) La colec­ti­vi­za­ción en el cam­po sovié­ti­co, en los años trein­ta. sus for­mas, sus acier­tos y sus erro­res.

3) La pro­pues­ta de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal de cons­truir Fren­tes Popu­la­res anti­fas­cis­tas y fren­tes de libe­ra­ción nacio­nal en las colo­nias y paí­ses opri­mi­dos

4) Las for­mas sovié­ti­cas de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, la Lega­li­dad Socia­lis­ta y el papel del Par­ti­do, el Ejér­ci­to Rojo, los sin­di­ca­tos y el pue­blo orga­ni­za­do y arma­do

5) El XX Con­gre­so (1956) y los vira­jes opor­tu­nis­tas que le siguie­ron; el inten­to final­men­te falli­do de res­tau­ra­ción de prin­ci­pios desde1964, la deba­cle final en los ochen­ta.

La super­vi­ven­cia del pla­ne­ta está ame­na­za­da y sólo los pue­blos del mun­do en alian­za con un puña­do de esta­dos libe­ra­dos pue­de sal­var­lo. Hay temas nue­vos, como el reca­len­ta­mien­to glo­bal, que sólo per­mi­ten sali­das revo­lu­cio­na­rias.

Sin duda las coor­di­na­cio­nes con­ti­nen­ta­les y mun­dia­les para la resis­ten­cia antim­pe­ria­lis­ta y para impe­dir la gue­rra entre esta­dos son un aspec­to des­ta­ca­ble de la coyun­tu­ra. Pero la repre­sión en los aero­puer­tos y en los pasos de fron­te­ra de los paí­ses some­ti­dos (bajo el pre­tex­to de la lucha con­tra el terro­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co) difi­cul­tan el flu­jo de denun­cias sobre vio­la­ción de dere­chos huma­nos o sobre agre­sio­nes impe­ria­les con­tra los pue­blos o con­tra la Natu­ra­le­za. Com­pli­can has­ta la comu­ni­ca­ción entre los pue­blos. Por eso la coor­di­na­ción debe con­so­li­dar­se pri­me­ro a nivel de subre­gio­nes, entre los des­ta­ca­men­tos patrió­ti­cos que cono­cen mejor quién es quién en las tie­rras veci­nas más pró­xi­mas.

A nivel con­ti­nen­tal la for­ma­ción de cua­dros diri­gen­tes del movi­mien­to polí­ti­co y social es impres­cin­di­ble. Esta for­ma­ción debe abar­car las asig­na­tu­ras más diver­sas: des­de el apren­di­za­je de cómo sal­va­guar­dar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria has­ta la lec­tu­ra crí­ti­ca, sin pre­jui­cios, de la his­to­ria revo­lu­cio­na­ria de la huma­ni­dad. No pue­de haber Quin­ta Inter­na­cio­nal sin que se ins­ta­le un deba­te abier­to, fun­da­men­ta­do, sobre la Ter­ce­ra. No pue­de haber un Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano sin inves­ti­gar pro­fun­da­men­te los pro­ce­sos mul­ti­cul­tu­ra­les que tuvie­ron su máxi­ma expre­sión en tiem­pos de Bolí­var cuan­do toda­vía ardía la lum­bre inol­vi­da­ble de Hai­tí.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *