El día que los gol­pis­tas dije­ron la verdad

Helen Uma­ña


A Wal­ter Tró­chez, defen­sor de los dere­chos huma­nos, ase­si­na­do el 13 de diciem­bre y, en él, a todas las víc­ti­mas de la repre­sión fascista.
«Creo que Zela­ya ya es his­to­ria», afir­mó el gober­nan­te de fac­to en los pri­me­ros días de diciem­bre. Como hacién­do­le eco, simi­la­res pala­bras pro­nun­ció Por­fi­rio Lobo poco des­pués de las ile­ga­les y frau­du­len­tas elec­cio­nes. Y aun­que la inten­ción de tales pala­bras impli­ca­ba el que­rer lan­zar­lo al pasa­do como un per­so­na­je polí­ti­ca­men­te aca­ba­do o muer­to, en un sen­ti­do pro­fun­do y tras­cen­den­te, ni Rober­to Miche­let­ti ni Por­fi­rio Lobo se equi­vo­ca­ron: el pre­si­den­te Manuel Zela­ya Rosa­les ya per­te­ne­ce a la His­to­ria y su nom­bre jamás podrá ser borra­do a la hora del recuen­to de los suce­sos esen­cia­les del siglo XXI en Hon­du­ras, en Lati­noa­mé­ri­ca y en el mundo.
Para corro­bo­rar­lo, pen­se­mos en los innu­me­ra­bles tex­tos que pro­cla­man su con­di­ción de sím­bo­lo: can­cio­nes, poe­mas, cari­ca­tu­ras, foto­gra­fías y dibu­jos… gra­fi­can e inter­pre­tan diver­sos sig­ni­fi­ca­dos que conec­tan con las más sen­ti­das nece­si­da­des de estas lati­tu­des del cen­tro de Amé­ri­ca. Des­de los tex­tos espon­tá­neos pero car­ga­dos de inten­sa emo­ti­vi­dad, a las expre­sio­nes que obe­de­cen a pará­me­tros de mayor exi­gen­cia y ela­bo­ra­ción. Y todos han sur­gi­do no por mani­pu­la­ción for­za­da sino para dar sali­da al cúmu­lo de sen­ti­mien­tos que su figu­ra con­vo­ca: cari­ño, admi­ra­ción, soli­da­ri­dad, com­pa­ñe­ris­mo, indig­na­ción, agra­de­ci­mien­to, leal­tad… Sin vuel­ta de hoja, como dice la cer­te­ra metá­fo­ra popu­lar, la for­ma hidal­ga y dig­na con que el Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal reac­cio­nó al gol­pe de Esta­do, lo cata­pul­tó a un nivel que los auto­res de este deli­to ni siquie­ra sospechaban. 
La reac­ción de los sec­to­res mar­gi­na­dos de la socie­dad hon­du­re­ña y de los gru­pos que a ella se inte­gran no sur­gió por gene­ra­ción espon­tá­nea. Al res­pec­to, los his­to­ria­do­res del país, los que apo­yan sus afir­ma­cio­nes con datos, con esta­dís­ti­cas y con citas de pie de pági­na pro­ba­to­rias de lo que afir­man, sabrán hacer un minu­cio­so recuen­to de las accio­nes que Manuel Zela­ya reali­zó o impul­só y las cua­les, al tocar los intere­ses eco­nó­mi­cos de la oli­gar­quía hon­du­re­ña y de las gran­des cor­po­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les, pro­vo­ca­ron el gol­pe de esta­do mili­tar-empre­sa­rial-ins­ti­tu­cio­nal que, vio­len­ta­men­te, lo sacó del ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes de gobierno.
Los sec­to­res más oscu­ran­tis­tas del país lo expul­sa­ron, a pun­ta de bayo­ne­tas, de Casa Pre­si­den­cial, pero no de la His­to­ria. En simi­lar para­le­lo, en 1842, Fran­cis­co Mora­zán fue derro­ta­do polí­ti­ca­men­te y ase­si­na­do por las fuer­zas más reac­cio­na­rias de su épo­ca. El paso del tiem­po rei­vin­di­có total­men­te su nom­bre y com­pro­bó la razón que le asis­tía. Igual suce­dió con Jaco­bo Árbenz en Gua­te­ma­la y Sal­va­dor Allen­de en Chi­le. La his­to­ria, como dice Gabriel Gar­cía Már­quez, pare­ce dar vuel­tas en redondo.
Inde­fec­ti­ble­men­te, lo mis­mo ocu­rri­rá con Manuel Zela­ya Rosa­les. Que no se equi­vo­quen los gol­pis­tas: en el recuen­to his­tó­ri­co, el balan­ce final lo favo­re­ce­rá como el pri­mer pre­si­den­te hon­du­re­ño que tra­tó de rever­tir un sta­tu quo de pri­vi­le­gios y qui­so poner un alto a la depen­den­cia del Impe­rio que, por dece­nios, ha vis­to a Lati­noa­mé­ri­ca como patio tra­se­ro y fuen­te de recur­sos estra­té­gi­cos vitales.
Qui­zá ese espí­ri­tu ague­rri­do se remon­te a la épo­ca de la colo­nia cuan­do sus ances­tros empe­za­ron a rotu­rar la tie­rra y a vivir de sus pro­duc­tos gene­ro­sos. Crio­llo autén­ti­co, entre sus ante­pa­sa­dos está el cura José Simeón Zela­ya que, en 1756, ini­ció la cons­truc­ción del tem­plo mayor de Tegu­ci­gal­pa, la igle­sia de San Miguel Arcángel.
O tal vez, en Manuel Zela­ya, el espí­ri­tu anti­con­for­mis­ta pro­ven­ga de haber res­pi­ra­do los aires olan­cha­nos. Fra­gan­cias purí­si­mas que for­ta­le­cie­ron y ali­men­ta­ron tem­pe­ra­men­tos tan imba­ti­bles como los de sus cote­rrá­neos Sera­pio Rome­ro (alias Cin­cho­ne­ro), Froy­lán Tur­cios, José Anto­nio Domín­guez, Cle­men­ti­na Suá­rez y Medar­do Mejía. En todos, la rebel­día fren­te a la injus­ti­cia sig­nó su conducta.
Mel Zela­ya como amis­to­sa­men­te lo nom­bra el pue­blodes­de el acto inau­gu­ral de su gobierno, expre­só esa rebel­día con un ges­to que cau­só estu­por e indig­na­ción entre pro­pios y extra­ños: recha­zó el dis­cur­so ofi­cial que le habían pre­pa­ra­do y, con liber­tad, tra­zó su pro­pia ruta: la de tra­ba­jar bus­can­do el empo­de­ra­mien­to de los sec­to­res tra­di­cio­nal­men­te mar­gi­na­dos: la Ley de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na fue apro­ba­da el mis­mo día que asu­mió el man­do. Para decir­lo en buen cas­te­llano, qui­zás sin que Manuel Zela­ya lo advir­tie­se con total cla­ri­dad había acti­va­do un pode­ro­so resor­te: la visua­li­za­ción del dere­cho del pue­blo a par­ti­ci­par en la toma de deci­sio­nes en aque­llo que a sus intere­ses concerniese.
El Poder Ciu­da­dano esta­ba en mar­cha. Y la filo­so­fía que estas dos pala­bras impli­can caló hon­do en la con­cien­cia de los sec­to­res que, por siglos, han sopor­ta­do la mar­gi­na­ción y la opre­sión. Véa­se, si no, las dicen­tes imá­ge­nes que cir­cu­lan por el mun­do en vídeos terri­bles y a la vez mara­vi­llo­sos: ros­tros cur­ti­dos, bocas des­den­ta­das, muje­res con amplios delan­ta­les, garí­fu­nas de tam­bo­res retum­ban­tes, estu­dian­tes de raí­dos pan­ta­lo­nes… «de pie los pobres del mun­do», como dice el estig­ma­ti­za­do himno.
Al fina­li­zar el pri­mer año de tra­ba­jo, en 2006, el país cerró con bue­nos indi­ca­do­res de tipo eco­nó­mi­co. La Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CEPAL), por pri­me­ra vez en 16 años, colo­có a Hon­du­ras en uno de los pri­me­ros luga­res de cre­ci­mien­to de la región cen­tro­ame­ri­ca­na. En 2007 comen­zó el pro­gra­ma de pro­tec­ción de los bos­ques hon­du­re­ños, espe­cial­men­te el eco­sis­te­ma de Río Plá­tano. Se impul­só el Con­se­jo Hon­du­re­ño de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (crea­ción del CEETI) y, sabien­do lo que la edu­ca­ción rea­li­za en mate­ria del des­per­tar de la con­cien­cia, se com­pra­ron trein­ta­mil compu­tado­ras para tec­ni­fi­car a las escue­las públi­cas del país. Lue­go ven­dría la lucha por el aba­ra­ta­mien­to de los com­bus­ti­bles y las nego­cia­cio­nes con Petro­ca­ri­be. La incor­po­ra­ción al ALBA y los gran­des pro­yec­tos agrí­co­las, edu­ca­ti­vos y cul­tu­ra­les. Los con­ve­nios de coope­ra­ción en mate­ria de salud con Cuba y Vene­zue­la. El impul­so a la ener­gía hidráu­li­ca con invo­lu­cra­mien­to del gigan­te bra­si­le­ro. La ele­va­ción del sala­rio míni­mo a nive­les de rela­ti­va dig­ni­dad. Para cul­mi­nar con el fun­da­men­tal pro­pó­si­to de refor­mu­lar las bases con­for­ma­do­ras del país a tra­vés de la ela­bo­ra­ción de una Cons­ti­tu­ción que res­pon­die­se a las nece­si­da­des de un siglo XXI abier­to a las for­mas par­ti­ci­pa­ti­vas, mul­ti­cul­tu­ra­les y mul­ti­ét­ni­cas que, en Lati­noa­mé­ri­ca, exi­gen la auto­de­ter­mi­na­ción y la vigi­lan­cia extre­ma sobre las rique­zas natu­ra­les de la región. 
Esta­ba en jue­go, con la mira en una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va y más jus­ta, todo el tin­gla­do eco­nó­mi­co deten­ta­do en for­ma hiper­tro­fia­da por una bur­gue­sía des­na­cio­na­li­za­da, avo­ra­za­da e inhu­ma­na que, ade­más, siem­pre ha actua­do en con­ni­ven­cia con el pode­río extra­fron­te­ras, aler­ta­do, ade­más, por el fuer­te olor a petró­leo que ema­na de La Mos­qui­tia. 
El camino que poco a poco fue afir­man­do Manuel Zela­ya Rosa­les no fue fácil. Pron­to ten­dría que luchar con­tra lo que él lla­mó «los pode­res fác­ti­cos»: las omní­mo­das fami­lias, la mayo­ría de ascen­den­cia ára­be o pales­ti­na que, por mane­jar los hilos del entra­ma­do eco­nó­mi­co del país, pron­to se lan­za­ron a una gue­rra sin cuar­tel con­tra él y cuya expre­sión visi­ble se tra­du­jo en una orques­ta­da gue­rra mediá­ti­ca cuyos efec­tos nos lle­va­rían al fatí­di­co 28 de junio.
A par­tir de esa fecha, la his­to­ria de Hon­du­ras dio un giro com­ple­to. Del des­con­cier­to y la cóle­ra ini­cia­les se pasó a la inte­gra­ción de la mayor fuer­za com­ba­ti­va que se ha vis­to en las calles del país. La lla­ma­da Resis­ten­cia Popu­lar cre­ció como la espu­ma y empe­zó a escri­bir pági­nas memo­ra­bles amplia­men­te docu­men­ta­das que le gana­ron el res­pe­to del mun­do y cuya mani­fes­ta­ción cul­mi­nan­te fue­ron las famo­sas jor­na­das cuan­do, hacia Tegu­ci­gal­pa y San Pedro Sula, con­ver­gie­ron milla­res de cami­nan­tes que pro­ve­nían de los cua­tro pun­tos car­di­na­les de la Repú­bli­ca. Mul­ti­tu­di­na­rias fue­ron, tam­bién, las cele­bra­cio­nes del 15 de sep­tiem­bre cuan­do, de nue­vo, las calles fue­ron insu­fi­cien­tes para con­te­ner a una Resis­ten­cia ple­na de con­fian­za en la jus­te­za de su lucha. 
Con el apa­ren­te éxi­to de la estra­te­gia dise­ña­da des­de las ofi­ci­nas de Hillary Clin­ton, los sec­to­res invo­lu­cra­dos en el gol­pe de Esta­do (emba­ja­da, ejér­ci­to, igle­sia, con­gre­so nacio­nal, cor­te supre­ma de jus­ti­cia, par­ti­dos polí­ti­cos…), a tra­vés de sus comen­ta­ris­tas ofi­cio­sos y ofi­cia­les, han pro­cla­ma­do, con aire de triun­fo, la deba­cle de la Resistencia.
Pero quie­nes la inte­gra­mos sabe­mos que no es así. La solu­ción de la pro­ble­má­ti­ca social úni­ca­men­te se ha pos­ter­ga­do. Pero no hemos renun­cia­do a la cons­truc­ción de la patria que anhe­la­mos. Enar­bo­lan­do el prin­ci­pio de la lucha pací­fi­ca, sabre­mos encon­trar el camino que dé satis­fac­ción a nues­tras deman­das y cuya expre­sión será una nue­va Constituyente.
Manuel Zela­ya Rosa­les nos hizo ver que ello es posi­ble. Esa es nues­tra gran deu­da con él. Pudo come­ter erro­res (y qui­zá el más gran­de fue con­fiar en las pala­bras maquia­vé­li­cas del Depar­ta­men­to de Esta­do y de la Sra. Clin­ton, a tra­vés del igno­mi­nio­so papel juga­do por Óscar Arias), pero hizo tan­gi­ble un sue­ño: el de la posi­bi­li­dad real de luchar, con nues­tros pro­pios medios, por la Hon­du­ras que bri­lla en escri­to­res pre­cla­ros de nues­tra his­to­ria. Pien­so en «Soña­ba el Abad de San Pedro y yo tam­bién sé soñar» de José Ceci­lio del Valle; el Mani­fies­to de David de Fran­cis­co Mora­zán; el Bole­tín de la Defen­sa Nacio­nal de Froy­lán Tur­cios; Los diez­mos de Olan­cho de Medar­do Mejía; los gran­des poe­mas de Alfon­so Gui­llén Zela­ya, Cle­men­ti­na Suá­rez, Rober­to Sosa, Pom­pe­yo del Valle, José Adán Cas­te­lar y otros.
Por­que, si lee­mos bien, con un pro­fun­do sen­ti­mien­to de orgu­llo e iden­ti­fi­ca­ción, adver­ti­re­mos que lo mejor del mun­do de nues­tras letras y de nues­tro arte, des­de siem­pre, ha esta­do y está con la Resistencia.
San Pedro Sula, 16 de diciem­bre de 2009
(Tex­to leí­do duran­te la entre­ga de los pre­mios de locu­ción a Radio Pro­gre­so, Radio Glo­bo y Cho­lu­sat Sur). 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *