Rum­bo al desas­tre

Leo­nar­do Boff  


No me vie­nen otras pala­bras al asis­tir al melan­có­li­co des­en­la­ce de la COP-15so­bre el cam­bio cli­má­ti­co en Copenha­gue. La huma­ni­dad ha pene­tra­do en una zona de tinie­bla y de horror. Esta­mos yen­do hacia el desas­tre. Años de pre­pa­ra­ción, diez días de dis­cu­sión, la pre­sen­cia de los prin­ci­pa­les líde­res polí­ti­cos del mun­do… no fue­ron sufi­cien­tes para des­pe­jar la tinie­bla median­te un acuer­do con­sen­sua­do de reduc­ción de gases de efec­to inver­na­de­ro que impi­die­ra lle­gar a los dos gra­dos Cel­sius. Sobre­pa­sa­do ese nivel y rozan­do los tres gra­dos, el cli­ma ya no será con­tro­la­ble, y que­da­ría­mos entre­ga­dos a la lógi­ca del caos des­truc­ti­vo, ame­na­zan­do la bio­di­ver­si­dad y diez­man­do millo­nes y millo­nes de per­so­nas.

El Pre­si­den­te Lula, en su inter­ven­ción en el día mis­mo de la clau­su­ra, el 18 de diciem­bre, fue el úni­co que vino a decir la ver­dad: «Nos ha fal­ta­do inte­li­gen­cia», por­que los pode­ro­sos pre­fi­rie­ron nego­ciar ven­ta­jas a sal­var la vida de la Tie­rra y los seres huma­nos. Oba­ma no apor­tó nada nue­vo. Fue impe­rial, al impo­ner minu­cio­sas con­di­cio­nes a los pobres.

Dos lec­cio­nes se pue­den sacar del fra­ca­so de Copenha­gue: la pri­me­ra es la con­cien­cia colec­ti­va de que el calen­ta­mien­to es un hecho irre­ver­si­ble, del cual todos somos res­pon­sa­bles, pero prin­ci­pal­men­te los paí­ses ricos. Y que aho­ra somos tam­bién res­pon­sa­bles, cada uno en su medi­da, del con­trol del calen­ta­mien­to para que no sea catas­tró­fi­co para la natu­ra­le­za y para la huma­ni­dad. La con­cien­cia de la huma­ni­dad nun­ca más será la mis­ma des­pués de Copenha­gue. Si se dio esa con­cien­cia colec­ti­va, ¿por qué no se lle­gó a nin­gún con­sen­so sobre las medi­das de con­trol de los cam­bios cli­má­ti­cos?

Aquí sur­ge la segun­da lec­ción, que impor­ta sacar de la COP-15 de Copenha­gue: el gran villano es el sis­te­ma del capi­tal con su cul­tu­ra con­su­mis­ta. Mien­tras man­ten­ga­mos el sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial­men­te arti­cu­la­do, será impo­si­ble un con­sen­so que pon­ga en el cen­tro la vida, la huma­ni­dad y la Tie­rra, y tomar medi­das para sal­var­las. Para el capi­ta­lis­mo la cen­tra­li­dad la tie­ne el lucro, la acu­mu­la­ción pri­va­da y el aumen­to de com­pe­ti­ti­vi­dad. Hace muco tiem­po que dis­tor­sio­nó la natu­ra­le­za de la eco­no­mía como la téc­ni­ca y el arte que era de pro­duc­ción de los bie­nes nece­sa­rios para la vida. La trans­for­mó en una bru­tal téc­ni­ca de crea­ción de rique­za por sí mis­ma, sin nin­gu­na otra con­si­de­ra­ción. Esa rique­za ni siquie­ra es para ser dis­fru­ta­da, sino para pro­du­cir más rique­za, en una lógi­ca obse­si­va y sin freno.

Por eso es por lo que la eco­lo­gía y el capi­ta­lis­mo se nie­gan mutua­men­te. No hay acuer­do posi­ble. El dis­cur­so eco­ló­gi­co bus­ca el equi­li­bro de todos los fac­to­res, la siner­gia con la natu­ra­le­za y el espí­ri­tu de coope­ra­ción. El capi­ta­lis­mo rom­pe con el equi­li­brio al sobre­po­ner­se a la natu­ra­le­za, esta­ble­ce una com­pe­ti­ción feroz entre todos y pre­ten­de sacar de la Tie­rra todo lo posi­ble, has­ta que ésta no pue­da ya sos­te­ner­se. Si asu­me el dis­cur­so eco­ló­gi­co… es para hacer lucro con él.

Ade­más, el capi­ta­lis­mo es incom­pa­ti­ble con la vida. La vida pide cui­da­do y coope­ra­ción. El capi­ta­lis­mo sacri­fi­ca vidas, crea tra­ba­ja­do­res que son ver­da­de­ros escla­vos “pro tém­po­re”, y adop­ta el tra­ba­jo infan­til en varios paí­ses.

Los nego­cia­do­res y los líde­res polí­ti­cos en Copenha­gue fue­ron rehe­nes de este sis­te­ma, que tra­fi­ca, quie­re obte­ner lucros, no duda en poner en ries­go el futu­ro de la vida. Su ten­den­cia es auto-sui­ci­da. ¿Qué acuer­do podrá haber entre los lobos y los cor­de­ros, o sea, entre la natu­ra­le­za que cla­ma pidien­do res­pe­to y los que la devas­tan sin pie­dad?

Por eso, quien entien­de la lógi­ca del capi­tal, no se sor­pren­de con el fra­ca­so de la COP-15 en Copenha­gue. El úni­co que levan­tó la voz, soli­ta­ria, como un «loco» en una socie­dad de «sabios», fue el Pre­si­den­te Evo Mora­les, de Boli­via. «O supe­ra­mos el capi­ta­lis­mo, o des­trui­rá la Madre Tie­rra».

Nos gus­te o no nos gus­te, ésta es la pura ver­dad. Copenha­gue qui­tó la más­ca­ra del capi­ta­lis­mo, inca­paz de con­se­guir con­sen­sos por­que poco le impor­ta la vida y la Tie­rra, sino las ven­ta­jas y los lucros mate­ria­les.

- Leo­nar­do Boff 

(teó­lo­go, filó­so­fo, escri­tor, pro­fe­sor, eco­lo­gis­ta bra­si­le­ño y uno de los fun­da­do­res de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción jun­to con Gus­ta­vo Gutié­rrez Merino)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *