Oba­ma, repro­ba­do en teo­ría polí­ti­ca por Ati­lio Borón

Oba­ma tomó algu­nos cur­sos de teo­ría polí­ti­ca en Har­vard. Pero el dis­cur­so que pro­nun­cia­ra al reci­bir el Pre­mio Nóbel de la Paz –inme­re­ci­da dis­tin­ción que toda­vía hoy sus­ci­ta reac­cio­nes que van des­de la hila­ri­dad a la indig­na­ción- reve­la que no apren­dió bien la lec­ción y que su vicia­da inter­pre­ta­ción de la doc­tri­na de la “Gue­rra Jus­ta” jus­ti­fi­ca su repro­ba­ción.

Tal como lo afir­ma una de las más rigu­ro­sas espe­cia­lis­tas en el tema, Ellen Meik­sins Wood, esa doc­tri­na se carac­te­ri­zó des­de siem­pre por su enor­me elas­ti­ci­dad para ajus­tar­se a las nece­si­da­des de las cla­ses domi­nan­tes en sus diver­sas empre­sas de con­quis­ta. Si bien su for­mu­la­ción ori­gi­nal se remon­ta a San Agus­tín y San­to Tomás, fue la plu­ma del domi­ni­co espa­ñol Fran­cis­co de Vito­ria la que pro­du­jo una opor­tu­na jus­ti­fi­ca­ción de la con­quis­ta de Amé­ri­ca y la sumi­sión de los pue­blos ori­gi­na­rios, mien­tras que el juris­ta holan­dés Hugo Gro­cio, hizo lo pro­pio con los saqueos prac­ti­ca­dos por las com­pa­ñías comer­cia­les lan­za­das a repar­tir­se el nue­vo mun­do.

Bus­can­do apo­yo en esta tra­di­ción Oba­ma sen­ten­ció que una gue­rra es jus­ta “si se libra como últi­mo recur­so o en defen­sa pro­pia; si la fuer­za uti­li­za­da es pro­por­cio­nal; y, cuan­do sea posi­ble, los civi­les son man­te­ni­dos al mar­gen de la vio­len­cia.” De este modo la ver­sión ori­gi­nal de la doc­tri­na expe­ri­men­ta una nue­va rede­fi­ni­ción para mejor res­pon­der a las nece­si­da­des del impe­rio y cul­mi­na mime­ti­zán­do­se con la teo­ría de la “Gue­rra Infi­ni­ta” per­ge­ña­da por los reac­cio­na­rios teó­ri­cos del “Nue­vo Siglo Ame­ri­cano” y fer­vo­ro­sa­men­te adop­ta­da por Geor­ge W. Bush Jr. para jus­ti­fi­car sus tro­pe­lías a lo ancho y a lo lar­go del pla­ne­ta. Es que aún des­pués de sus suce­si­vos des­la­ves los impe­ria­lis­tas des­con­fia­ban de la doc­tri­na de la “Gue­rra Jus­ta” por­que no creían que fue­se lo sufi­cien­te­men­te fle­xi­ble como para otor­gar una jus­ti­fi­ca­ción éti­ca a su rapi­ña. Había que ir más allá y la teo­ría de la “Gue­rra Infi­ni­ta” fue la res­pues­ta.

Pese a las modi­fi­ca­cio­nes que fue­ron debi­li­tan­do su argu­men­ta­ción, la doc­tri­na de la “Gue­rra Jus­ta” sos­te­nía la nece­si­dad de satis­fa­cer cier­tos requi­si­tos antes de ir a la gue­rra: (a) tenía que haber una cau­sa jus­ta; (b) la gue­rra debía ser decla­ra­da por una auto­ri­dad com­pe­ten­te, con el pro­pó­si­to correc­to y una vez ago­ta­dos todos los otros medios; © tenía que exis­tir una ele­va­da pro­ba­bi­li­dad de lograr los fines per­se­gui­dos; y (d) los medios debían estar en pro­por­ción a esos fines. A lo lar­go de los siglos los perió­di­cos aggior­na­men­tos intro­du­ci­dos por los teó­ri­cos de la “Gue­rra Jus­ta” fue­ron rela­jan­do estas con­di­cio­nes a tal pun­to que per­die­ron todo impor­tan­cia prác­ti­ca.

En su dis­cur­so Oba­ma hizo una encen­di­da defen­sa de la gue­rra de Afga­nis­tán –secun­da­da, dijo, por otras 42 nacio­nes, entre ellas Norue­ga- al paso que en un alar­de de opti­mis­mo decla­ró que la gue­rra en Irak esta­ba pró­xi­ma a su fin. Por lo vis­to la inter­mi­na­ble suce­sión de muer­tes, sobre todo de civi­les ino­cen­tes, que a dia­rio ocu­rren en ese país por cul­pa de la pre­sen­cia nor­te­ame­ri­ca­na es para el ocu­pan­te de la Casa Blan­ca una nimie­dad que no pue­de ensom­bre­cer el diag­nós­ti­co triun­fa­lis­ta que el esta­blish­ment y la pren­sa pro­pa­lan en Esta­dos Uni­dos con el áni­mo de mani­pu­lar a la opi­nión públi­ca de ese país.

Pero aún dejan­do de lado estas con­si­de­ra­cio­nes es evi­den­te que ni siquie­ra los amplí­si­mos cri­te­rios esbo­za­dos por Oba­ma en su dis­cur­so son res­pe­ta­dos por Washing­ton en los casos de las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán: la ocu­pa­ción mili­tar no fue un últi­mo recur­so, pues la casi tota­li­dad de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal insis­tía –y sigue hacién­do­lo hoy- en la posi­bi­li­dad de hallar una sali­da diplo­má­ti­ca al con­flic­to; no se pue­de hablar de defen­sa pro­pia cuan­do el enemi­go del cual hay que defen­der­se –el terro­ris­mo inter­na­cio­nal- está defi­ni­do de modo tan difu­so que tor­na impo­si­ble su pre­ci­sa iden­ti­fi­ca­ción y la natu­ra­le­za de su ame­na­za; la fal­ta de pro­por­ción entre los agre­di­dos y el agre­sor adquie­re dimen­sio­nes astro­nó­mi­cas, toda vez que la mayor poten­cia mili­tar de la his­to­ria de la huma­ni­dad se ensa­ña con­tra pobla­cio­nes inde­fen­sas, empo­bre­ci­das y dota­das de rudi­men­ta­rios equi­pa­mien­tos béli­cos; y, por últi­mo, si hay alguien que no ha sido man­te­ni­do al mar­gen de la furia des­truc­ti­va de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos es la pobla­ción civil de Irak y Afga­nis­tán.

En suma: no hubo ni hay una cau­sa jus­ta para des­en­ca­de­nar estas masa­cres, algo cru­cial para la teo­ría tra­di­cio­nal. Sal­vo que Oba­ma crea toda­vía que había “armas de des­truc­ción masi­va en Irak” (una per­ver­sa men­ti­ra urdi­da por Bush Jr., Che­ney, Rums­feld y com­pa­ñía, con la com­pli­ci­dad de la diri­gen­cia polí­ti­ca y la “pren­sa libre” de Esta­dos Uni­dos); o que Osa­ma bin Laden y Sad­dam Hus­sein –enemi­gos mor­ta­les- com­par­tían un pro­yec­to polí­ti­co anti­im­pe­ria­lis­ta; o que la pobla­ción afga­na enco­men­dó al pri­me­ro come­ter los aten­ta­dos del 11‑S y por eso mere­ce ser cas­ti­ga­da. No hay cau­sa jus­ta para nin­gu­na de estas aven­tu­ras mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos ‑como no la hubo antes en Viet­nam, o en Corea, o en Gra­na­da, o en Pana­má, o en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na- y no es mera casua­li­dad que Oba­ma obvia­ra toda men­ción a esta tra­di­cio­nal cláu­su­la en su dis­cur­so. En su pecu­liar visión –que es la visión de los círcu­los domi­nan­tes del impe­rio- la “Gue­rra Jus­ta” se con­vier­te en la “Gue­rra Infi­ni­ta”.

En línea con esta doc­tri­na Oba­ma tam­bién vio­la la cláu­su­la tra­di­cio­nal que esta­ble­cía que al entrar en gue­rra una nación debe tener una razo­na­ble pro­ba­bi­li­dad de alcan­zar el obje­ti­vo acor­da­do. Y si hay algo que la his­to­ria recien­te ha demos­tra­do has­ta la sacie­dad es que el terro­ris­mo no des­apa­re­ce­rá de la faz de la tie­rra hacién­do­le la gue­rra. Oba­ma citó en su dis­cur­so un pasa­je de Mar­tín Luther King “la vio­len­cia nun­ca trae­rá paz per­ma­nen­te. No resuel­ve nin­gún pro­ble­ma social: sólo crea otros nue­vos y más com­pli­ca­dos.” Pero a ren­glón segui­do argu­men­tó que como jefe de esta­do, jura­men­ta­do para pro­te­ger y defen­der a su país, no pue­de sola­men­te guiar­se por las ense­ñan­zas de King o del Mahat­ma Gandhi ante las ame­na­zas que atri­bu­lan a los esta­dou­ni­den­ses.

El dis­cur­so para­noi­co, pato­ló­gi­co has­ta la médu­la, de los ideó­lo­gos neo­con­ser­va­do­res reapa­re­ce en labios del pala­dín del pro­gre­sis­mo nor­te­ame­ri­cano: siem­pre la ame­na­za, sea de los comu­nis­tas, del popu­lis­mo, del nar­co­trá­fi­co, del fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co o del terro­ris­mo inter­na­cio­nal. Pero estas ame­na­zas, más ima­gi­na­rias que reales, son un ingre­dien­te nece­sa­rio para jus­ti­fi­car la ili­mi­ta­da expan­sión del gas­to mili­tar y la enor­me ren­ta­bi­li­dad que esto oca­sio­na para los gigan­tes­cos oli­go­po­lios que giran en torno al gran nego­cio de la gue­rra. Sin aque­llas sería impo­si­ble jus­ti­fi­car el pre­do­mi­nio del com­ple­jo mili­tar-indus­trial y los fabu­lo­sos sub­si­dios que reci­be, año tras año, del dine­ro apor­ta­do por los con­tri­bu­yen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos. Tam­po­co hubie­ra sido posi­ble la desor­bi­ta­da mili­ta­ri­za­ción de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, que se pro­yec­ta hacia afue­ra con su agre­si­va polí­ti­ca exte­rior y hacia aden­tro en la abru­ma­do­ra pre­sen­cia de las fuer­zas repre­si­vas y de inte­li­gen­cia, faci­li­ta­da por la legis­la­ción “anti­te­rro­ris­ta” de Bush Jr. que con­cul­có bue­na par­te de las liber­ta­des civi­les y polí­ti­cas exis­ten­tes en Esta­dos Uni­dos.

El resul­ta­do de esta indi­fe­ren­cia ante la cláu­su­la tra­di­cio­nal que exi­gía que la acción béli­ca tuvie­ra altas pro­ba­bi­li­da­des de alcan­zar los fines tra­za­dos no es otro que la total auto­no­mi­za­ción de la ini­cia­ti­va mili­tar. Como agu­da­men­te lo seña­la­ra Meik­sins Wood en Empi­re of Capi­tal en esta nue­va ver­sión de la teo­ría la res­pues­ta mili­tar se jus­ti­fi­ca aún cuan­do no exis­ta nin­gu­na posi­bi­li­dad de que la mis­ma sea exi­to­sa. O, lo que es aún peor, bajo estas nue­vas con­di­cio­nes la agre­sión mili­tar del impe­ria­lis­mo ya no requie­re de nin­gu­na meta espe­cí­fi­ca o de algún enemi­go cla­ra­men­te defi­ni­do e iden­ti­fi­ca­do. La gue­rra no nece­si­ta de obje­ti­vos cla­ra­men­te deli­mi­ta­dos y se tor­na un fin en sí mis­mo; un fin inal­can­za­ble, y por lo tan­to, infi­ni­to. Lejos de ser una situa­ción excep­cio­nal la gue­rra se con­vier­te en una acti­vi­dad per­ma­nen­te: una gue­rra infi­ni­ta con­tra un enemi­go iniden­ti­fi­ca­ble cuyos cam­bian­tes con­tor­nos –hoy un comu­nis­ta, maña­na el popu­lis­ta, des­pués el “terro­ris­mo inter­na­cio­nal”, etcé­te­ra- lo dibu­ja, con abso­lu­ta arbi­tra­rie­dad, el Minis­te­rio de la Ver­dad del impe­rio, cuya misión no es otra que fal­sear la reali­dad y fabri­car el con­sen­so que nece­si­tan los domi­nan­tes. No sería exa­ge­ra­do decir que las peo­res pre­dic­cio­nes de Geor­ge Orwell acer­ca de la pro­duc­ción de des­in­for­ma­ción no sólo se vie­ron con­fir­ma­das sino sobre­pa­sa­das por el apa­ra­to cul­tu­ral nor­te­ame­ri­cano. Gra­cias a este dis­po­si­ti­vo de mani­pu­la­ción y con­trol ideo­ló­gi­co el gran nego­cio de la pro­duc­ción y ven­ta de arma­men­tos se inmu­ni­za con­tra los ava­ta­res del ciclo eco­nó­mi­co. Gue­rra infi­ni­ta es otro modo de decir ganan­cias infi­ni­tas y per­ma­nen­tes.

El áci­do comen­ta­rio de la ex Secre­ta­ria de Esta­do de Bill Clin­ton, Made­lei­ne Albright, sin­te­ti­za muy bien el espí­ri­tu y las pre­mi­sas que sub­ya­cen a esta pos­tre­ra degra­da­ción de la doc­tri­na tra­di­cio­nal: “para qué sir­ve tener tan for­mi­da­ble ejér­ci­to si lue­go no lo pode­mos usar.” De eso se tra­ta, pues el uso y la perió­di­ca des­truc­ción de esa impre­sio­nan­te maqui­na­ria mili­tar es lo que se nece­si­ta para que pros­pe­ren los nego­cios del com­ple­jo mili­tar-indus­trial. Con su sober­bio des­par­pa­jo Albright reve­ló lo que muchos ideó­lo­gos del impe­rio se cui­dan muy bien de callar.

El dis­cur­so de Oba­ma fue decep­cio­nan­te. Por más que el pre­mio Nóbel de la Paz se haya deva­lua­do –recuér­de­se que se lo otor­ga­ron a un cri­mi­nal de gue­rra como Henry Kis­sin­ger- el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ten­dría que haber sido capaz de ela­bo­rar un argu­men­to que sin caer en un inve­ro­sí­mil paci­fis­mo se hubie­ra por lo menos dis­tan­cia­do en algo de la tóni­ca ideo­ló­gi­ca impues­ta por Bush Jr. y sus com­pin­ches. No lo hizo. Es más: exis­ten fun­da­das sos­pe­chas de que algu­nos de sus speech wri­ters tam­bién lo hayan sido de su nefas­to pre­de­ce­sor.

No sería de extra­ñar esta con­ti­nui­dad. Oba­ma rati­fi­có en su car­go al Secre­ta­rio de Defen­sa desig­na­do por Bush Jr., Robert Gates y, en fechas recien­tes, pro­pu­so como Secre­ta­rio de Esta­do Adjun­to de Inves­ti­ga­ción e Inte­li­gen­cia a Phi­lip Gold­berg, expul­sa­do de Boli­via por el pre­si­den­te Evo Mora­les el 10 de Sep­tiem­bre de 2008 por su des­ca­ra­da par­ti­ci­pa­ción en las inten­to­nas sepa­ra­tis­tas del pre­fec­to del Depar­ta­men­to de San­ta Cruz, Rubén Cos­tas. Así las cosas, las espe­ran­zas ali­men­ta­das por la irra­cio­nal “Oba­ma­ma­nía” cul­ti­va­da por las bue­nas almas pro­gre­sis­tas pare­cen hoy más ilu­so­rias y absur­das que nun­ca.

Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *