Un pue­blo uni­do con­tra un nue­vo jui­cio por Gara

2611578618_5bc71b0640

Si el suma­rio por el caso «Egun­ka­ria» es «otro jui­cio más con­tra todo un pue­blo», tal y como se des­cri­bía ayer en estas mis­mas pági­nas, la ima­gen toma­da en Madrid antes del comien­zo de la vis­ta oral, que mues­tra una repre­sen­ta­ción del apo­yo reca­ba­do por los encau­sa­dos y en defen­sa de la liber­tad de expre­sión, evi­den­cia que una mayo­ría social y polí­ti­ca de este pue­blo está no sólo con­tra este jui­cio, sino con­tra esta cla­se de jui­cios. La mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da para el sába­do en Bil­bo será otra ejem­plo más de ese recha­zo, el ter­ce­ro en muy poco tiem­po.

Las razo­nes para opo­ner­se a estos jui­cios polí­ti­cos pue­den ser muchas. El evi­den­te impul­so polí­ti­co que mue­ve estos pro­ce­sos es la pri­me­ra y más evi­den­te. No sólo tie­ne que ver con que estos suma­rios for­man par­te de una estra­te­gia con­cre­ta con­tra un pue­blo y sus expre­sio­nes socia­les y polí­ti­cas más diná­mi­cas, sino que ade­más reve­la la nula sepa­ra­ción de pode­res que exis­te en el Esta­do espa­ñol. En este caso, ade­más, se pue­de ale­gar la gra­ve­dad de cerrar medios de comu­ni­ca­ción, así como que supu­so un ata­que con­tra un patri­mo­nio cul­tu­ral, el eus­ka­ra, que el Esta­do debe­ría pro­te­ger y no ata­car. Las tor­tu­ras rela­ta­das por las per­so­nas inco­mu­ni­ca­das no debe­rían olvi­dar­se a la hora de opo­ner­se a éste y a otros suma­rios. Las cues­tio­nes pro­ce­di­men­ta­les como la demo­ra o que no exis­ta acu­sa­ción públi­ca son jurí­di­ca­men­te escan­da­lo­sas.

Otra cues­tión es que por intere­ses par­ti­cu­la­res no siem­pre se visua­li­ce tan cla­ra­men­te como en este caso ese recha­zo. Intere­ses que pue­den lle­var a par­ti­dos que en prin­ci­pio están con­tra la estra­te­gia que poten­cia esta cla­se de suma­rios a cono­cer de pri­me­ra mano cuál era la estra­te­gia del Minis­te­rio de Inte­rior para aho­gar al inde­pen­den­tis­mo y, pese a mos­trar­le su dis­con­for­mi­dad en pri­va­do, no ser capa­ces de aler­tar a la socie­dad vas­ca y plan­tear alter­na­ti­vas al res­to de fuer­zas aber­tza­les. Es hora de acti­var ese muro con­tra la impu­ni­dad para evi­tar nue­vos ata­ques con­tra Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *