Ante la cri­sis, Eus­kal Herria, Alda­ke­ta Sozia­la! con­vo­ca Herria Abian!

El pro­xi­mo saba­do 19, habra movi­li­za­cio­nes en toda Eus­kal Herria, por el cam­bio social. Calen­da­rio de las mis­mas

La eco­no­mía no se orga­ni­za para satis­fa­cer los dere­chos de las per­so­nas y las nece­si­da­des de los pue­blos. Al con­tra­rio, per­so­nas y pue­blos son sacri­fi­ca­dos, en nom­bre de la eco­no­mía, en el altar del capi­ta­lis­mo glo­ba­li­za­do. Unos pocos indi­vi­duos aca­pa­ran for­tu­nas equi­va­len­tes a la rique­za de paí­ses ente­ros, mien­tras que en el mun­do 950 millo­nes de per­so­nas pasan ham­bre y 6 millo­nes mue­ren cada año por mala ali­men­ta­ción antes de cum­plir los cin­co años. Este es uno de los nume­ro­sos datos que demues­tran la bru­tal injus­ti­cia del sis­te­ma eco­nó­mi­co impe­ran­te.

En nues­tro país tam­bién son paten­tes las des­igual­da­des que gene­ra este sis­te­ma. En la últi­ma déca­da la pro­duc­ción se ha incre­men­ta­do nota­ble­men­te, pero la rique­za crea­da no ha rever­ti­do en una mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción. Al con­tra­rio, mien­tras empre­sas y ban­cos publi­ca­ban ganan­cias espec­ta­cu­la­res…

Los sala­rios han per­di­do peso, la pre­ca­rie­dad se ha exten­di­do y los acci­den­tes labo­ra­les se han cro­ni­fi­ca­do (más de 100 per­so­nas mue­ren todos los años en Eus­kal Herria en acci­den­te labo­ral).

Se sigue pro­fun­di­zan­do en la opre­sión sexual, eco­nó­mi­ca y social que sufren las muje­res y deter­mi­na­das opcio­nes sexua­les, en espe­cial las per­so­nas tran­se­xua­les

No se ha ata­ja­do la dis­cri­mi­na­ción que sufren los sec­to­res más pre­ca­ri­za­dos de nues­tra socie­dad (jóve­nes, pen­sio­nis­tas, deter­mi­na­dos colec­ti­vos de per­so­nas migran­tes…).

Se ha vul­ne­ra­do masi­va­men­te el dere­cho a una vivien­da dig­na (unas 125.000 per­so­nas no pue­den acce­der al uso y dis­fru­te de una vivien­da, mien­tras exis­ten casi 250.000 vivien­das infra­uti­li­za­das. Más del 35% de las per­so­nas meno­res de 44 años siguen en la vivien­da de sus pro­ge­ni­to­res sin posi­bi­li­dad de empren­der un pro­yec­to de vida pro­pio).

Han des­apa­re­ci­do miles de base­rris, bar­cos pes­que­ros, peque­ños comer­cios y trans­por­tis­tas autó­no­mos.

Se han pri­va­ti­za­do ser­vi­cios públi­cos y mer­can­ti­li­za­do la ense­ñan­za.
Se han cemen­ta­do miles de hec­tá­reas de nues­tro terri­to­rio, ponien­do en peli­gro la pro­pia super­vi­ven­cia físi­ca de Eus­kal Herria. Nues­tra hue­lla eco­ló­gi­ca es tres veces supe­rior a la que pode­mos sopor­tar
En tiem­pos de cri­sis esta situa­ción se está agra­van­do, ya que la alian­za entre las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas ha deci­di­do poner en mar­cha medi­das que siguen posi­bi­li­tan­do la acu­mu­la­ción de rique­za en pocas manos, mien­tras cada vez más amplias capas de la pobla­ción ven sus vidas pre­ca­ri­za­das.

Efec­ti­va­men­te, esas “medi­das anti­cri­sis” que dic­tan Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, y nos impo­nen Paris y Madrid con la cola­bo­ra­ción de los Gobier­nos de Gas­teiz e Iru­ñea, están orien­ta­das a recu­pe­rar la tasa de bene­fi­cio de los capi­ta­lis­tas, refor­zan­do el mode­lo hete­ro­pa­triar­cal. Esto quie­re decir que los sec­to­res popu­la­res pague­mos el res­ta­ble­ci­mien­to de sus ganan­cias median­te:

Des­pi­dos y expe­dien­tes de regu­la­ción de empleo (Para fina­les de sep­tiem­bre, ya eran 76.904 los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras afec­ta­dos por un ERE y a fina­les de noviem­bre 166.703 per­so­nas esta­ban regis­tra­das como para­das), reduc­cio­nes sala­ria­les, incre­men­to de la explo­ta­ción en el mer­ca­do labo­ral regu­la­do y sobre­ex­plo­ta­ción en el mer­ca­do sumer­gi­do.

Refor­mas fis­ca­les que supri­men o redu­cen impues­tos a los ricos (Impues­to de Socie­da­des y de Patri­mo­nio) y nos los suben a la cla­se tra­ba­ja­do­ra (IVA…).
Des­vío de dine­ro públi­co a ban­cos y empre­sa­rios, a la par que se redu­ce el gas­to públi­co de carác­ter social.

Nue­vo impul­so a la polí­ti­ca del cemen­to para con­ten­tar a las cons­truc­to­ras.
En estos momen­tos esta­mos vien­do cómo en Ayun­ta­mien­tos, Dipu­tacio­nes y Par­la­men­tos se están pre­pa­ran­do unos pre­su­pues­tos que se están con­fec­cio­nan­do sin la par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción y que están anun­cian­do recor­tes en gas­to social
Se tra­ta, en defi­ni­ti­va, de apun­ta­lar el actual mode­lo eco­nó­mi­co, basa­do en la divi­sión (sexual y social) del tra­ba­jo y su sis­te­ma finan­cie­ro. En esta labor, la alian­za de eli­tes polí­ti­co-eco­nó­mi­cas tie­ne la ines­ti­ma­ble ayu­da de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, que ocul­tan la situa­ción y nos ven­den las rece­tas que nos vie­nen des­de las actua­les ins­ti­tu­cio­nes en nom­bre del bien común. Sin embar­go, sabe­mos que des­de las actua­les ins­ti­tu­cio­nes, tal y como están con­fec­cio­na­das a día de hoy, no nos va a venir la solu­ción; ni quie­ren, ni pue­den hacer­lo. Y es que quie­ren, a toda cos­ta, des­te­rrar de la par­ti­ci­pa­ción en las deci­sio­nes eco­nó­mi­cas a los agen­tes que plan­tean cam­bios en la for­ma de hacer las cosas.

El diá­lo­go social dejan­do de lado a la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, o las pro­pues­tas de cuen­tas públi­cas sin tener en cuen­ta a los agen­tes socia­les son dos ejem­plos cla­ros de la mane­ra de hacer las cosas de la cla­se polí­ti­ca que nos gobier­na. Por eso… noso­tros y noso­tras: per­so­nas tra­ba­ja­do­ras y para­das, muje­res, disi­den­tes sexua­les, jóve­nes, neka­za­ris y arran­tza­les, pen­sio­nis­tas, per­so­nas migran­tes, eco­lo­gis­tas, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des, per­so­nas autó­no­mas depen­dien­tes, estu­dian­tes… Nos nega­mos a pagar una cri­sis que han crea­do los espe­cu­la­do­res en su ava­ri­cia. No vamos a per­ma­ne­cer con los bra­zos cru­za­dos ante esa “refun­da­ción del Capi­ta­lis­mo” que pre­go­nan, es más, apos­ta­mos por un mode­lo eco­nó­mi­co y social alter­na­ti­vo al Capi­ta­lis­mo hete­ro­pa­triar­cal. Rei­vin­di­ca­mos:
Repar­to del tra­ba­jo (pro­duc­ti­vo y repro­duc­ti­vo).

Repar­to de la rique­za.
La demo­cra­ti­za­ción de la eco­no­mía.
Un mode­lo de desa­rro­llo demo­crá­ti­co del eco­sis­te­ma
Esas son algu­nas de las medi­das estruc­tu­ra­les para salir de una vez y para siem­pre de la ver­da­de­ra cri­sis, la que gene­ra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Y para poder dis­cu­tir­las e imple­men­tar­las, nece­si­ta­mos tener la capa­ci­dad de deci­dir. Así pues, rei­vin­di­ca­mos la sobe­ra­nía para poder cons­truir otra Eus­kal Herria y hacer nues­tra apor­ta­ción a la cons­truc­ción de otro Mun­do. Es nece­sa­rio y es posi­ble.

Así las cosas, el pró­xi­mo 19 de diciem­bre vamos a movi­li­zar­nos por el cam­bio social que nece­si­tan el Pla­ne­ta y Eus­kal Herria. Las con­vo­ca­to­rias de las movi­li­zaa­cio­nes son:

Bil­bo: a las 12.00 horas en la Pla­za Cir­cu­lar
Donos­tia: a las 12.30 horas en el Bou­le­vard
Gas­teiz: a las 12.00 horas en la Pla­za Correos
Iru­ñea: a las 12.00 horas en la Calle Dr Uhar­te 3, fren­te al CEN
Ani­ma­mos a toda la pobla­ción a par­ti­ci­par en estas movi­li­za­cio­nes para denun­ciar el recor­te de dere­chos socia­les y labo­ra­les y para exi­gir el cam­bio social que nece­si­tan Eus­kal Herria y su cla­se tra­ba­ja­do­ra.

En Eus­kal Herria, a 14 de diciem­bre de 2009

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *