Cri­sis en el par­ti­do de Rosa Díez y aban­do­nos

«Todas nues­tras ilu­sio­nes las ha echa­do por tie­rra la ges­tión de Rosa Díez». Un ex mili­tan­te de Unión, Pro­gre­so y Demo­cra­cia (UPyD), resu­me el sen­tir de un cen­te­nar de afi­lia­dos del par­ti­do, entre los que se encuen­tran al menos cua­tro de sus fun­da­do­res, que ayer hicie­ron ofi­cial su aban­dono de la for­ma­ción lide­ra­da por Rosa Díez.

Des­de el pasa­do verano, un sec­tor de UPyD ha acu­sa­do a su úni­ca cabe­za visi­ble de mane­jar los hilos del par­ti­do «a capri­cho» y de no res­pe­tar los prin­ci­pios fun­da­cio­na­les de la orga­ni­za­ción. «For­ma­mos UPyD con la espe­ran­za de que fue­ra un par­ti­do dife­ren­te, pero Rosa Díez lo ha con­ver­ti­do en uno más a su anto­jo», con­fie­sa otro ex afi­lia­do. «Esta­mos can­sa­dos con el auto­ri­ta­ris­mo con el que Díez ha ges­tio­na­do la direc­ción de UPyD», aña­de.

Al pare­cer, «la gota que col­mó el vaso» fue el I Con­gre­so que la orga­ni­za­ción cele­bró el pasa­do mes de noviem­bre. La lis­ta del Con­se­jo de Direc­ción lide­ra­da por Díez obtu­vo enton­ces el 78% de los apo­yos de los mili­tan­tes. Pero la vota­ción, que rozó una abs­ten­ción del 40%, dejó de mani­fies­to la exis­ten­cia de un impor­tan­te sec­tor crí­ti­co lide­ra­do por el madri­le­ño Valia Merino, que cri­ti­có la «fal­ta de demo­cra­cia inter­na» de UPyD, aus­pi­cia­da por la ges­tión de Díez.

«Un mode­lo de ges­tión de cor­te tota­li­ta­rio»

Aho­ra, unos cien mili­tan­tes entre ellos los fun­da­do­res Gerar­do Her­nán­dez Les, Rodol­fo Laiz, Ramón Iba­rro­la y Juan Espino, dejan el par­ti­do, des­pués de que el cón­cla­ve demos­tra­ra que «UPyD tie­ne un mode­lo de ges­tión inter­na de cor­te tota­li­ta­rio, sin con­tro­les efec­ti­vos, ni sepa­ra­ción de pode­res, ni sis­te­ma de incom­pa­ti­bi­li­da­des, total­men­te opues­to a los esta­tu­tos fun­da­cio­na­les».

Los ya ex afi­lia­dos cri­ti­can, asi­mis­mo, la deri­va ideo­ló­gi­ca del equi­po de Rosa Díez. «Has­ta el con­gre­so cons­ti­tu­yen­te éra­mos tras­ver­sa­les pero aho­ra somos de izquier­das, antes era­mos espa­ño­les, de una úni­ca nación, Espa­ña, y aho­ra somos fede­ra­lis­tas; antes está­ba­mos a favor de las lis­tas abier­tas, y aho­ra se prac­ti­can las lis­tas cerra­das y blo­quea­das para ele­gir al eje­cu­ti­vo y a la por­ta­voz», denun­cian.

No obs­tan­te, este gru­po no se cie­rra en ban­da a la posi­ble crea­ción de un nue­vo par­ti­do que «renue­ve el obje­ti­vo de rege­ne­ra­ción demo­crá­ti­ca que mar­ca­ba el rum­bo per­di­do por UPyD». Todo apun­ta a que en bre­ve vere­mos otro gru­po polí­ti­co de extre­ma dere­cha lerrou­xis­ta en el pano­ra­ma polí­ti­co, esta cri­sis se suma a la que ya afec­ta a Ciu­da­dans en Cata­lun­ya. El caci­quis­mo en las filas espa­ño­lis­tas es el fiel refle­jo de la Espa­ña que defien­den.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *