Cri­sis en el par­ti­do de Rosa Díez y abandonos

«Todas nues­tras ilu­sio­nes las ha echa­do por tie­rra la ges­tión de Rosa Díez». Un ex mili­tan­te de Unión, Pro­gre­so y Demo­cra­cia (UPyD), resu­me el sen­tir de un cen­te­nar de afi­lia­dos del par­ti­do, entre los que se encuen­tran al menos cua­tro de sus fun­da­do­res, que ayer hicie­ron ofi­cial su aban­dono de la for­ma­ción lide­ra­da por Rosa Díez.

Des­de el pasa­do verano, un sec­tor de UPyD ha acu­sa­do a su úni­ca cabe­za visi­ble de mane­jar los hilos del par­ti­do «a capri­cho» y de no res­pe­tar los prin­ci­pios fun­da­cio­na­les de la orga­ni­za­ción. «For­ma­mos UPyD con la espe­ran­za de que fue­ra un par­ti­do dife­ren­te, pero Rosa Díez lo ha con­ver­ti­do en uno más a su anto­jo», con­fie­sa otro ex afi­lia­do. «Esta­mos can­sa­dos con el auto­ri­ta­ris­mo con el que Díez ha ges­tio­na­do la direc­ción de UPyD», añade.

Al pare­cer, «la gota que col­mó el vaso» fue el I Con­gre­so que la orga­ni­za­ción cele­bró el pasa­do mes de noviem­bre. La lis­ta del Con­se­jo de Direc­ción lide­ra­da por Díez obtu­vo enton­ces el 78% de los apo­yos de los mili­tan­tes. Pero la vota­ción, que rozó una abs­ten­ción del 40%, dejó de mani­fies­to la exis­ten­cia de un impor­tan­te sec­tor crí­ti­co lide­ra­do por el madri­le­ño Valia Merino, que cri­ti­có la «fal­ta de demo­cra­cia inter­na» de UPyD, aus­pi­cia­da por la ges­tión de Díez.

«Un mode­lo de ges­tión de cor­te totalitario»

Aho­ra, unos cien mili­tan­tes entre ellos los fun­da­do­res Gerar­do Her­nán­dez Les, Rodol­fo Laiz, Ramón Iba­rro­la y Juan Espino, dejan el par­ti­do, des­pués de que el cón­cla­ve demos­tra­ra que «UPyD tie­ne un mode­lo de ges­tión inter­na de cor­te tota­li­ta­rio, sin con­tro­les efec­ti­vos, ni sepa­ra­ción de pode­res, ni sis­te­ma de incom­pa­ti­bi­li­da­des, total­men­te opues­to a los esta­tu­tos fundacionales».

Los ya ex afi­lia­dos cri­ti­can, asi­mis­mo, la deri­va ideo­ló­gi­ca del equi­po de Rosa Díez. «Has­ta el con­gre­so cons­ti­tu­yen­te éra­mos tras­ver­sa­les pero aho­ra somos de izquier­das, antes era­mos espa­ño­les, de una úni­ca nación, Espa­ña, y aho­ra somos fede­ra­lis­tas; antes está­ba­mos a favor de las lis­tas abier­tas, y aho­ra se prac­ti­can las lis­tas cerra­das y blo­quea­das para ele­gir al eje­cu­ti­vo y a la por­ta­voz», denuncian.

No obs­tan­te, este gru­po no se cie­rra en ban­da a la posi­ble crea­ción de un nue­vo par­ti­do que «renue­ve el obje­ti­vo de rege­ne­ra­ción demo­crá­ti­ca que mar­ca­ba el rum­bo per­di­do por UPyD». Todo apun­ta a que en bre­ve vere­mos otro gru­po polí­ti­co de extre­ma dere­cha lerrou­xis­ta en el pano­ra­ma polí­ti­co, esta cri­sis se suma a la que ya afec­ta a Ciu­da­dans en Cata­lun­ya. El caci­quis­mo en las filas espa­ño­lis­tas es el fiel refle­jo de la Espa­ña que defienden.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.