La doble moral por Ali­cia Sturtze

Estas últi­mas sema­nas, en las que han ocu­rri­do varios e impor­tan­tes acon­te­ci­mien­tos rela­cio­na­dos con los dere­chos huma­nos y el de libre deter­mi­na­ción de los pue­blos, han resul­ta­do espe­cial­men­te reve­la­do­ras con res­pec­to al tar­tu­fis­mo mediá­ti­co en su más des­nu­da, cíni­ca y nau­sea­bun­da expre­sión. La doble vara de medir a la hora de infor­mar (o des­in­for­mar), de valo­rar, de actuar y de cas­ti­gar, según de quién se tra­te; la obe­dien­cia a una con­sig­na de omer­tà, de silen­cio cóm­pli­ce ante tor­tu­ras y otras gra­ves vio­la­cio­nes de dere­chos ejer­ci­das con­tra cier­tos sec­to­res; la hipó­cri­ta sen­si­bi­li­dad y la paten­te doble moral de perio­dis­tas, polí­ti­cos y pro­gre­sía en gene­ral ante cier­tos atro­pe­llos y crí­me­nes de lesa huma­ni­dad (siem­pre que sean cau­sas leja­nas y «a la moda») mien­tras hacen oídos sor­dos (o direc­ta­men­te demo­ni­zan) a los que dia­ria­men­te suce­den en su más inme­dia­to alre­de­dor; la impo­si­ción de mitos como com­ple­tas ver­da­des a prio­ri para gene­rar una ideo­lo­gía que no juz­gue como cri­mi­na­les hechos del poder, que cier­ta­men­te lo son.

Inten­ta­ré ilus­trar esto que digo con unos pocos ejemplos.

Para abrir boca, empe­ce­mos con la mani­pu­la­ción que del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción se pue­de hacer a con­ve­nien­cia. La ultra­na­cio­na­lis­ta espa­ño­la Rosa Díez, por ejem­plo, ha exi­gi­do con con­tun­den­cia al Gobierno que no acep­te la inde­pen­den­cia de Koso­vo, «por­que sería una bom­ba», y ha cola­bo­ra­do con entu­sias­mo en esa recien­te modi­fi­ca­ción de la lla­ma­da Ley de Soli­da­ri­dad con las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo que, a tra­vés de ACAVITE (Aso­cia­ción Cana­ria de Víc­ti­mas del Terro­ris­mo), inclu­ye a los espa­ño­les que fue­ron obje­to de vio­len­cia en el Sáha­ra Occi­den­tal, con lo que se des­le­gi­ti­ma la natu­ra­le­za polí­ti­ca y líci­ta de la lucha del agre­di­do pue­blo saha­raui y se la con­vier­te en asun­to interno de Marrue­cos. Pero como, al pare­cer, la líder de UPyD tie­ne gran faci­li­dad para defen­der una tesis y la con­tra­ria, ahí la tene­mos al fren­te de mani­fes­ta­cio­nes a favor del pue­blo saha­raui y hacien­do decla­ra­cio­nes como que el Sáha­ra «es terri­to­rio de apli­ca­ción del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, tal como está reco­gi­do en Nacio­nes Uni­das», que Marrue­cos tie­ne tra­to pri­vi­le­gia­do a pesar de ser «un país que no res­pe­ta los dere­chos huma­nos» y que Ami­na­tu Hai­dar «es nues­tra ami­ga… nos recuer­da la impor­tan­cia de la resis­ten­cia». ¿Sor­pren­den­te, no?

Tome­mos aho­ra el asun­to de la pre­sun­ción de ino­cen­cia, tan ínti­ma­men­te rela­cio­na­do con esos dere­chos demo­crá­ti­cos de los que tan­to pre­su­men, pero que, aun­que digan lo con­tra­rio, tan mal defien­den y estos días les han hecho que­dar en evi­den­cia. El tre­men­do auge de las noti­cias sobre hechos tru­cu­len­tos o pre­sen­ta­dos como tales en los infor­ma­ti­vos (vasco-)españoles, en base a tes­ti­mo­nios intras­cen­den­tes, y el con­si­guien­te cre­ci­mien­to del lin­cha­mien­to como modo infor­ma­ti­vo han veni­do a apun­ta­lar lo que, con gran uti­li­dad y con­sen­so, lle­van años hacien­do con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co… Sólo que ese mis­mo inqui­si­to­rial esque­ma de nega­ción del prin­ci­pio de ino­cen­cia que, con gran eco, han segui­do uti­li­zan­do estas sema­nas los medios para apo­yar, una vez más, la ope­ra­ción de Rubal­ca­ba con­tra la juven­tud vas­ca por ser «can­te­ra de ETA», se les ha que­da­do un poqui­to al des­cu­bier­to con esa mór­bi­da «lapi­da­ción» del padras­tro ino­cen­te de una niña de tres años cuya «mira­da ase­si­na» mos­tra­ba ABC y a quien, según pro­pias pala­bras, la poli­cía tra­tó «peor que a un terro­ris­ta». Ante la mete­du­ra de pata, perio­dis­tas y demás apren­di­ces de inqui­si­dor han ento­na­do el mea cul­pa ¡por no res­pe­tar la pre­sun­ción de ino­cen­cia…! La ver­dad es que poco les ha dura­do el pro­pó­si­to de enmien­da, y ahí tie­ne la dere­cha con­tra las cuer­das al pre­sen­ta­dor Wyo­ming, acu­sa­do de la pre­sun­ta agre­sión sufri­da por el perio­dis­ta de Tele­ma­drid Her­mann Ter­tsch que, al pare­cer, «es aco­sa­do por sus ideas» lo cual, según ese pala­dín de la liber­tad de expre­sión que es Espe­ran­za Agui­rre, es abso­lu­ta­men­te into­le­ra­ble. Y aquí, en Eus­kal Herria, con dos perió­di­cos cerra­dos, con un lehen­da­ka­ri lla­ma­do López que pro­cla­ma la nece­si­dad de com­ba­tir las ideas (las inde­pen­den­tis­tas, cla­ro) y decla­ra­dos cul­pa­bles siem­pre des­de el minu­to uno de cual­quier deten­ción. ¿Alguien ve algu­na con­tra­dic­ción en todo ello?

Pase­mos aho­ra al tema de las tor­tu­ras, los secues­tros y las cár­ce­les de exter­mi­nio. En «El Mun­do» con­si­de­ran que «el hecho de que Marrue­cos pre­su­ma de demo­cra­cia y de res­pe­to a las liber­ta­des es un escán­da­lo». Efec­ti­va­men­te, una se mete en inter­net y pue­de com­pro­bar que la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos con­tra los saha­rauis y la disi­den­cia en gene­ral es el pan nues­tro de cada día y, ade­más, va en aumen­to. El rey Moha­med VI, del que tan ínti­mos son Feli­pe Gon­zá­lez y el rey Juan Car­los, no pare­ce hacer­le ascos a los secues­tros de acti­vis­tas saha­rauis, a la demos­tra­da prác­ti­ca de la tor­tu­ra y a la rea­li­za­ción de pro­ce­sos judi­cia­les «que care­cen del más míni­mo están­dar de ecua­ni­mi­dad». Los casos denun­cia­dos por dife­ren­tes ONG, Amnesty Inter­na­tio­nal inclui­da, son tan nume­ro­sos como esca­lo­frian­tes: se con­de­na a per­so­nas en base a «con­fe­sio­nes» extraí­das median­te tor­tu­ra (tor­tu­ra denun­cia­da pero des­es­ti­ma­da por el juez ins­truc­tor y por el juez encar­ga­do del caso); se man­tie­ne a pri­sio­ne­ros enfer­mos en régi­men de ais­la­mien­to pro­lon­ga­do; des­apa­re­cen acti­vis­tas, secues­tra­dos pre­sun­ta­men­te por miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad… los hay inclu­so rap­ta­dos por agen­tes marro­quíes «del inte­rior mis­mol del Tri­bu­nal de Pri­me­ra Ins­tan­cia»; se per­si­gue a los fami­lia­res de los pre­sos… Hacen bien en indig­nar­se los de «El Mun­do» si han com­pro­ba­do, como yo, en inter­net, la gra­ve situa­ción de los dere­chos huma­nos en Marrue­cos. Lo extra­ño es que, al tiem­po y apro­ve­chan­do, no hayan leí­do otra serie de nume­ro­sos y bien ela­bo­ra­dos infor­mes sobre tor­tu­ra y dere­chos huma­nos en el Esta­do espa­ñol, ni hayan infor­ma­do con­ve­nien­te­men­te sobre hechos recien­tes como las acu­sa­cio­nes de malos tra­tos a inmi­gran­tes en cen­tros de inter­na­mien­to, la «extra­ña» des­apa­ri­ción de Jon Anza, los varios secues­tros de mili­tan­tes aber­tza­les por supues­tos agen­tes o gru­pos para­po­li­cia­les, la deten­ción fren­te a la Audien­cia Nacio­nal de per­so­nas que iban a decla­rar, las denun­cias de tor­tu­ras y mal­tra­tos rea­li­za­das ante el arar­te­ko Lamar­ca por los fami­lia­res de los recien­te­men­te dete­ni­dos bajo acu­sa­ción de per­te­nen­cia a Segi, a quie­nes el juez se negó a apli­car el pro­to­co­lo con­tra la tor­tu­ra… Es cosa sabi­da que Amnesty Inter­na­tio­nal exi­ge que se pon­ga fin en el Esta­do espa­ñol al régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, por­que favo­re­ce tan abo­mi­na­ble prác­ti­ca. Sólo que en «El Mun­do» y demás medios tie­nen la lec­ción bien apren­di­da: aquí los dete­ni­dos vas­cos denun­cian sis­te­má­ti­ca­men­te tor­tu­ras por­que han sido ins­trui­dos para ello. ¿Aca­so mien­ten las auto­ri­da­des marro­quíes cuan­do afir­man que sus pri­sio­ne­ros saha­rauis uti­li­zan la mis­ma treta?

Otro asun­to digno de men­ción es el de la preo­cu­pa­ción que muchos medios y pro­gres de salón mues­tran por la vida de Ami­ne­tu Hai­dar («la vida es el valor supre­mo», nos alec­cio­nan des­de las pági­nas de Pedro J.), y lo alam­bi­ca­do de sus aca­lo­ra­dos deba­tes sobre si es jurí­di­ca­men­te líci­to o no some­ter a la acti­vis­ta saha­raui a la ali­men­ta­ción for­zo­sa que soli­ci­ta el Gobierno espa­ñol. Deben de andar mal de memo­ria por­que hace tres años a Iña­ki de Jua­na le ali­men­ta­ron, con­tra su volun­tad, con una son­da naso­gás­tri­ca y lo ata­ron a la cama con correas, por deci­sión judi­cial. Cla­ro que, des­de su doble vara de medir, no entra en la cabe­za de nadie que un fallo rela­cio­na­do con un «per­so­na­je des­pre­cia­ble» como de Jua­na pue­da sen­tar juris­pru­den­cia. Por cier­to, ¿han leí­do los seño­res y seño­ras perio­dis­tas las decla­ra­cio­nes del cón­sul de Marrue­cos en Cana­rias según las cua­les «Hai­dar está fin­gien­do la huel­ga de ham­bre y come por la noche»? ¿No les sue­na haber rea­li­za­do afir­ma­cio­nes pare­ci­das en otros casos de pri­sio­ne­ros vas­cos en huel­ga de hambre?

Para poner pun­to final a esta peque­ña refle­xión sobre doble moral e hipo­cre­sía (el últi­mo gra­do del vicio en una nación, según Bal­zac) en la demo­cra­cia a la espa­ño­la, men­cio­ne­mos algo que nin­gún medio se ha moles­ta­do en des­ta­car: los Esta­dos espa­ñol, fran­cés y yan­qui lle­van años apo­yan­do en todas las ins­tan­cias el pro­yec­to marro­quí de sal­tar­se la deci­sión de la ONU de cele­brar un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción y de ane­xio­nar­se defi­ni­ti­va­men­te la anti­gua colo­nia espa­ño­la, con­ce­dién­do­le una peque­ña auto­no­mía. ¡Qué le vamos a hacer! El régi­men de Marrue­cos muy, muy demo­crá­ti­co no es que sea, pero es un «cole­ga» eco­nó­mi­ca y geo­es­tra­té­gi­ca­men­te intere­san­te. Y no sólo por el asun­to de la inmi­gra­ción y la pes­ca. Hay ya toda una serie de con­tu­ber­nios polí­ti­co-empre­sa­ria­les de inver­sión en el terri­to­rio y EEUU ha ins­ta­la­do ya en la fron­te­ra con el Sáha­ra Occi­den­tal su mayor base mili­tar en Áfri­ca, lo que supo­ne un total apo­yo a los pla­nes del abso­lu­tis­ta rey marro­quí y per­ju­di­ca cla­ra­men­te al pue­blo saha­raui en lucha por su independencia.

Por cier­to, ¿por qué cri­ti­can algu­nos que le hayan otor­ga­do a Oba­ma el Nobel de la Paz con el argu­men­to de que no se obtie­ne el galar­dón en base a pro­me­sas, es decir, a posi­bles actua­cio­nes en el futu­ro? En Eus­kal Herria encar­ce­lan «pre­ven­ti­va­men­te», es decir, para impe­dir posi­bles deli­tos en el por­ve­nir, y nadie se lle­va las manos a la cabeza.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.