La doble moral por Ali­cia Stur­tze

Estas últi­mas sema­nas, en las que han ocu­rri­do varios e impor­tan­tes acon­te­ci­mien­tos rela­cio­na­dos con los dere­chos huma­nos y el de libre deter­mi­na­ción de los pue­blos, han resul­ta­do espe­cial­men­te reve­la­do­ras con res­pec­to al tar­tu­fis­mo mediá­ti­co en su más des­nu­da, cíni­ca y nau­sea­bun­da expre­sión. La doble vara de medir a la hora de infor­mar (o des­in­for­mar), de valo­rar, de actuar y de cas­ti­gar, según de quién se tra­te; la obe­dien­cia a una con­sig­na de omer­tà, de silen­cio cóm­pli­ce ante tor­tu­ras y otras gra­ves vio­la­cio­nes de dere­chos ejer­ci­das con­tra cier­tos sec­to­res; la hipó­cri­ta sen­si­bi­li­dad y la paten­te doble moral de perio­dis­tas, polí­ti­cos y pro­gre­sía en gene­ral ante cier­tos atro­pe­llos y crí­me­nes de lesa huma­ni­dad (siem­pre que sean cau­sas leja­nas y «a la moda») mien­tras hacen oídos sor­dos (o direc­ta­men­te demo­ni­zan) a los que dia­ria­men­te suce­den en su más inme­dia­to alre­de­dor; la impo­si­ción de mitos como com­ple­tas ver­da­des a prio­ri para gene­rar una ideo­lo­gía que no juz­gue como cri­mi­na­les hechos del poder, que cier­ta­men­te lo son.

Inten­ta­ré ilus­trar esto que digo con unos pocos ejem­plos.

Para abrir boca, empe­ce­mos con la mani­pu­la­ción que del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción se pue­de hacer a con­ve­nien­cia. La ultra­na­cio­na­lis­ta espa­ño­la Rosa Díez, por ejem­plo, ha exi­gi­do con con­tun­den­cia al Gobierno que no acep­te la inde­pen­den­cia de Koso­vo, «por­que sería una bom­ba», y ha cola­bo­ra­do con entu­sias­mo en esa recien­te modi­fi­ca­ción de la lla­ma­da Ley de Soli­da­ri­dad con las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo que, a tra­vés de ACAVITE (Aso­cia­ción Cana­ria de Víc­ti­mas del Terro­ris­mo), inclu­ye a los espa­ño­les que fue­ron obje­to de vio­len­cia en el Sáha­ra Occi­den­tal, con lo que se des­le­gi­ti­ma la natu­ra­le­za polí­ti­ca y líci­ta de la lucha del agre­di­do pue­blo saha­raui y se la con­vier­te en asun­to interno de Marrue­cos. Pero como, al pare­cer, la líder de UPyD tie­ne gran faci­li­dad para defen­der una tesis y la con­tra­ria, ahí la tene­mos al fren­te de mani­fes­ta­cio­nes a favor del pue­blo saha­raui y hacien­do decla­ra­cio­nes como que el Sáha­ra «es terri­to­rio de apli­ca­ción del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, tal como está reco­gi­do en Nacio­nes Uni­das», que Marrue­cos tie­ne tra­to pri­vi­le­gia­do a pesar de ser «un país que no res­pe­ta los dere­chos huma­nos» y que Ami­na­tu Hai­dar «es nues­tra ami­ga… nos recuer­da la impor­tan­cia de la resis­ten­cia». ¿Sor­pren­den­te, no?

Tome­mos aho­ra el asun­to de la pre­sun­ción de ino­cen­cia, tan ínti­ma­men­te rela­cio­na­do con esos dere­chos demo­crá­ti­cos de los que tan­to pre­su­men, pero que, aun­que digan lo con­tra­rio, tan mal defien­den y estos días les han hecho que­dar en evi­den­cia. El tre­men­do auge de las noti­cias sobre hechos tru­cu­len­tos o pre­sen­ta­dos como tales en los infor­ma­ti­vos (vasco-)españoles, en base a tes­ti­mo­nios intras­cen­den­tes, y el con­si­guien­te cre­ci­mien­to del lin­cha­mien­to como modo infor­ma­ti­vo han veni­do a apun­ta­lar lo que, con gran uti­li­dad y con­sen­so, lle­van años hacien­do con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co… Sólo que ese mis­mo inqui­si­to­rial esque­ma de nega­ción del prin­ci­pio de ino­cen­cia que, con gran eco, han segui­do uti­li­zan­do estas sema­nas los medios para apo­yar, una vez más, la ope­ra­ción de Rubal­ca­ba con­tra la juven­tud vas­ca por ser «can­te­ra de ETA», se les ha que­da­do un poqui­to al des­cu­bier­to con esa mór­bi­da «lapi­da­ción» del padras­tro ino­cen­te de una niña de tres años cuya «mira­da ase­si­na» mos­tra­ba ABC y a quien, según pro­pias pala­bras, la poli­cía tra­tó «peor que a un terro­ris­ta». Ante la mete­du­ra de pata, perio­dis­tas y demás apren­di­ces de inqui­si­dor han ento­na­do el mea cul­pa ¡por no res­pe­tar la pre­sun­ción de ino­cen­cia…! La ver­dad es que poco les ha dura­do el pro­pó­si­to de enmien­da, y ahí tie­ne la dere­cha con­tra las cuer­das al pre­sen­ta­dor Wyo­ming, acu­sa­do de la pre­sun­ta agre­sión sufri­da por el perio­dis­ta de Tele­ma­drid Her­mann Ter­tsch que, al pare­cer, «es aco­sa­do por sus ideas» lo cual, según ese pala­dín de la liber­tad de expre­sión que es Espe­ran­za Agui­rre, es abso­lu­ta­men­te into­le­ra­ble. Y aquí, en Eus­kal Herria, con dos perió­di­cos cerra­dos, con un lehen­da­ka­ri lla­ma­do López que pro­cla­ma la nece­si­dad de com­ba­tir las ideas (las inde­pen­den­tis­tas, cla­ro) y decla­ra­dos cul­pa­bles siem­pre des­de el minu­to uno de cual­quier deten­ción. ¿Alguien ve algu­na con­tra­dic­ción en todo ello?

Pase­mos aho­ra al tema de las tor­tu­ras, los secues­tros y las cár­ce­les de exter­mi­nio. En «El Mun­do» con­si­de­ran que «el hecho de que Marrue­cos pre­su­ma de demo­cra­cia y de res­pe­to a las liber­ta­des es un escán­da­lo». Efec­ti­va­men­te, una se mete en inter­net y pue­de com­pro­bar que la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos con­tra los saha­rauis y la disi­den­cia en gene­ral es el pan nues­tro de cada día y, ade­más, va en aumen­to. El rey Moha­med VI, del que tan ínti­mos son Feli­pe Gon­zá­lez y el rey Juan Car­los, no pare­ce hacer­le ascos a los secues­tros de acti­vis­tas saha­rauis, a la demos­tra­da prác­ti­ca de la tor­tu­ra y a la rea­li­za­ción de pro­ce­sos judi­cia­les «que care­cen del más míni­mo están­dar de ecua­ni­mi­dad». Los casos denun­cia­dos por dife­ren­tes ONG, Amnesty Inter­na­tio­nal inclui­da, son tan nume­ro­sos como esca­lo­frian­tes: se con­de­na a per­so­nas en base a «con­fe­sio­nes» extraí­das median­te tor­tu­ra (tor­tu­ra denun­cia­da pero des­es­ti­ma­da por el juez ins­truc­tor y por el juez encar­ga­do del caso); se man­tie­ne a pri­sio­ne­ros enfer­mos en régi­men de ais­la­mien­to pro­lon­ga­do; des­apa­re­cen acti­vis­tas, secues­tra­dos pre­sun­ta­men­te por miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad… los hay inclu­so rap­ta­dos por agen­tes marro­quíes «del inte­rior mis­mol del Tri­bu­nal de Pri­me­ra Ins­tan­cia»; se per­si­gue a los fami­lia­res de los pre­sos… Hacen bien en indig­nar­se los de «El Mun­do» si han com­pro­ba­do, como yo, en inter­net, la gra­ve situa­ción de los dere­chos huma­nos en Marrue­cos. Lo extra­ño es que, al tiem­po y apro­ve­chan­do, no hayan leí­do otra serie de nume­ro­sos y bien ela­bo­ra­dos infor­mes sobre tor­tu­ra y dere­chos huma­nos en el Esta­do espa­ñol, ni hayan infor­ma­do con­ve­nien­te­men­te sobre hechos recien­tes como las acu­sa­cio­nes de malos tra­tos a inmi­gran­tes en cen­tros de inter­na­mien­to, la «extra­ña» des­apa­ri­ción de Jon Anza, los varios secues­tros de mili­tan­tes aber­tza­les por supues­tos agen­tes o gru­pos para­po­li­cia­les, la deten­ción fren­te a la Audien­cia Nacio­nal de per­so­nas que iban a decla­rar, las denun­cias de tor­tu­ras y mal­tra­tos rea­li­za­das ante el arar­te­ko Lamar­ca por los fami­lia­res de los recien­te­men­te dete­ni­dos bajo acu­sa­ción de per­te­nen­cia a Segi, a quie­nes el juez se negó a apli­car el pro­to­co­lo con­tra la tor­tu­ra… Es cosa sabi­da que Amnesty Inter­na­tio­nal exi­ge que se pon­ga fin en el Esta­do espa­ñol al régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, por­que favo­re­ce tan abo­mi­na­ble prác­ti­ca. Sólo que en «El Mun­do» y demás medios tie­nen la lec­ción bien apren­di­da: aquí los dete­ni­dos vas­cos denun­cian sis­te­má­ti­ca­men­te tor­tu­ras por­que han sido ins­trui­dos para ello. ¿Aca­so mien­ten las auto­ri­da­des marro­quíes cuan­do afir­man que sus pri­sio­ne­ros saha­rauis uti­li­zan la mis­ma tre­ta?

Otro asun­to digno de men­ción es el de la preo­cu­pa­ción que muchos medios y pro­gres de salón mues­tran por la vida de Ami­ne­tu Hai­dar («la vida es el valor supre­mo», nos alec­cio­nan des­de las pági­nas de Pedro J.), y lo alam­bi­ca­do de sus aca­lo­ra­dos deba­tes sobre si es jurí­di­ca­men­te líci­to o no some­ter a la acti­vis­ta saha­raui a la ali­men­ta­ción for­zo­sa que soli­ci­ta el Gobierno espa­ñol. Deben de andar mal de memo­ria por­que hace tres años a Iña­ki de Jua­na le ali­men­ta­ron, con­tra su volun­tad, con una son­da naso­gás­tri­ca y lo ata­ron a la cama con correas, por deci­sión judi­cial. Cla­ro que, des­de su doble vara de medir, no entra en la cabe­za de nadie que un fallo rela­cio­na­do con un «per­so­na­je des­pre­cia­ble» como de Jua­na pue­da sen­tar juris­pru­den­cia. Por cier­to, ¿han leí­do los seño­res y seño­ras perio­dis­tas las decla­ra­cio­nes del cón­sul de Marrue­cos en Cana­rias según las cua­les «Hai­dar está fin­gien­do la huel­ga de ham­bre y come por la noche»? ¿No les sue­na haber rea­li­za­do afir­ma­cio­nes pare­ci­das en otros casos de pri­sio­ne­ros vas­cos en huel­ga de ham­bre?

Para poner pun­to final a esta peque­ña refle­xión sobre doble moral e hipo­cre­sía (el últi­mo gra­do del vicio en una nación, según Bal­zac) en la demo­cra­cia a la espa­ño­la, men­cio­ne­mos algo que nin­gún medio se ha moles­ta­do en des­ta­car: los Esta­dos espa­ñol, fran­cés y yan­qui lle­van años apo­yan­do en todas las ins­tan­cias el pro­yec­to marro­quí de sal­tar­se la deci­sión de la ONU de cele­brar un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción y de ane­xio­nar­se defi­ni­ti­va­men­te la anti­gua colo­nia espa­ño­la, con­ce­dién­do­le una peque­ña auto­no­mía. ¡Qué le vamos a hacer! El régi­men de Marrue­cos muy, muy demo­crá­ti­co no es que sea, pero es un «cole­ga» eco­nó­mi­ca y geo­es­tra­té­gi­ca­men­te intere­san­te. Y no sólo por el asun­to de la inmi­gra­ción y la pes­ca. Hay ya toda una serie de con­tu­ber­nios polí­ti­co-empre­sa­ria­les de inver­sión en el terri­to­rio y EEUU ha ins­ta­la­do ya en la fron­te­ra con el Sáha­ra Occi­den­tal su mayor base mili­tar en Áfri­ca, lo que supo­ne un total apo­yo a los pla­nes del abso­lu­tis­ta rey marro­quí y per­ju­di­ca cla­ra­men­te al pue­blo saha­raui en lucha por su inde­pen­den­cia.

Por cier­to, ¿por qué cri­ti­can algu­nos que le hayan otor­ga­do a Oba­ma el Nobel de la Paz con el argu­men­to de que no se obtie­ne el galar­dón en base a pro­me­sas, es decir, a posi­bles actua­cio­nes en el futu­ro? En Eus­kal Herria encar­ce­lan «pre­ven­ti­va­men­te», es decir, para impe­dir posi­bles deli­tos en el por­ve­nir, y nadie se lle­va las manos a la cabe­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *