El PNV elu­de votar con­tra el pri­mer pre­su­pues­to de López por Iña­ki Iriondo

El pri­mer pre­su­pues­to del Gobierno de López superó ayer el pri­mer paso par­la­men­ta­rio: las enmien­das a la tota­li­dad pre­sen­ta­das por Ara­lar, EA y EB. No fue difí­cil. Los opo­si­to­res ape­nas suman seis esca­ños y el Eje­cu­ti­vo del PSE tie­ne a su favor el acuer­do con el PP ‑que le otor­ga la mayo­ría abso­lu­ta- y el apo­yo de UPyD; y a eso le aña­dió la no beli­ge­ran­cia del PNV, que dice que los núme­ros que les pre­sen­ta el Gabi­ne­te de Lakua no le gus­tan, pero está ata­do por el pac­to con el PSOE, que le impi­de votar en su con­tra para no tener sus­tos en las diputaciones.

Espe­cial­men­te lla­ma­ti­vo fue el ardor con el que el PP defen­dió el pre­su­pues­to del PSE. «No es nues­tro pre­su­pues­to ‑afir­mó Leo­pol­do Barreda‑, pero hemos que­ri­do asu­mir su defen­sa por­que es un pro­pues­to efi­caz para luchar con­tra la cri­sis». «Es un pre­su­pues­to en el que se han incor­po­ra­do cri­te­rios de aus­te­ri­dad al fijar un lími­te expre­so al endeu­da­mien­to, y por tan­to, se cum­ple el pac­to de esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria. Hay apo­yo a la inves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e inno­va­ción ‑elo­gió el por­ta­voz del PP- y hay apo­yo a sec­to­res cla­ve y al man­te­ni­mien­to de los ser­vi­cios públi­cos y de los ser­vi­cios socia­les y a la dina­mi­za­ción eco­nó­mi­ca de sec­to­res con­cre­tos». Habló de cuen­tas efi­ca­ces «más allá de cual­quier eti­que­ta ideo­ló­gi­ca» o de cari­ca­tu­ras sobre «tesis libe­ra­les o no».

Cla­ro que Barre­da no per­dió la opor­tu­ni­dad para tra­tar de dejar cla­ro que el pre­su­pues­to del Gobierno de Patxi López es tan bueno por­que se han acor­da­do sus bases con el PP, no como las desas­tro­sas cuen­tas pac­ta­das por el Eje­cu­ti­vo de José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro con el PNV y que defi­nió sin mati­ces como «el peor pre­su­pues­to de Espa­ña». Y, no podía ser de otra for­ma, tam­bién dedi­có su espa­cio a ajus­tar cuen­tas con los pre­su­pues­tos de los gobier­nos ante­rio­res, los pre­si­di­dos por Juan José Ibarretxe.

El inten­to del PP de mar­car dife­ren­cias con Madrid y con los ante­rio­res gobier­nos tri­par­ti­tos era de manual. Des­pués lle­gó el turno de inter­ven­ción para la repre­sen­tan­te del PSE, Joa­na Madri­gal, que se dejó lle­var por la corrien­te y comen­zó a cri­ti­car las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas del últi­mo Eje­cu­ti­vo de Iba­rretxe. El por­ta­voz de Ezker Batua, Mikel Ara­na, tuvo que recor­dar­le que aque­llas pre­vi­sio­nes cons­ta­ban en los pro­yec­tos de pre­su­pues­tos que, uno tras otro, el PSE apo­yó duran­te toda la pasa­da legislatura.

Tres enmien­das a la totalidad

Fue­ron tres las enmien­das a la tota­li­dad que se deba­tie­ron en el pleno. Pri­me­ro la de EB, lue­go la de Ara­lar y, final­men­te, la de EA. En cada una de ellas inter­vino el gru­po enmen­dan­te y en el turno en con­tra se suce­die­ron UPyD, PP y PSE. El PNV no habló has­ta el momen­to de la expli­ca­ción de voto.

La vota­ción recu­pe­ró el espí­ri­tu y la letra del regla­men­to del Par­la­men­to de Gas­teiz, que seña­la que en los deba­tes de enmien­das a la tota­li­dad, una vez «ter­mi­na­da la deli­be­ra­ción, la pre­si­den­ta o pre­si­den­te some­te­rá a vota­ción la devo­lu­ción o no del pro­yec­to al Gobierno».

Sin embar­go, des­de 2001, pri­me­ro Juan María Atutxa y des­pués Izas­kun Bil­bao habían impues­to la vota­ción sepa­ra­da de cada enmien­da en vir­tud de la potes­tad pre­si­den­cial de orde­nar los deba­tes. Dado que el Gobierno tri­par­ti­to estu­vo duran­te todos estos años en mino­ría, el obje­ti­vo del PNV era impe­dir la devo­lu­ción de las cuen­tas. Como PSE y PP suman mayo­ría abso­lu­ta, la nue­va Mesa del Par­la­men­to ha vuel­to a la lec­tu­ra orto­do­xa del reglamento.

El Par­la­men­to recha­zó la devo­lu­ción del pre­su­pues­to con los 39 votos de la mayo­ría unio­nis­ta de la Cámara.

El PNV se lava las manos

Los 30 par­la­men­ta­rios del PNV se abs­tu­vie­ron en la vota­ción. Su por­ta­voz en la sesión de ayer, Javier Carro, ini­ció su inter­ven­ción devol­vien­do el gol­pe al con­se­je­ro de Hacien­da, Car­los Agui­rre, y a la repre­sen­tan­te del PSE, Joa­na Madri­gal, que habían recor­da­do los erro­res en las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas del ante­rior Eje­cu­ti­vo. Javier Carro con­tra­ta­có apun­tan­do que el actual con­se­je­ro «nos dijo en junio que la recau­da­ción cae­ría en torno entre un 4 y un 8%, aho­ra esta­mos con un 21 %. Y que la caí­da del PIB sería de un 2,4% y en el ter­cer tri­mes­tre de este año, está en el 4%».

Des­pués apun­tó que estas cuen­tas no le gus­tan al PNV, por las mer­mas que se dan en Edu­ca­ción, en la pro­mo­ción del eus­ka­ra, en Vivien­da y en Medio Ambien­te. A su enten­der, «estos datos resul­tan real­men­te preocupantes».

Sin embar­go, dado que «el obje­ti­vo prin­ci­pal del PNV siem­pre ha sido tra­ba­jar para con­se­guir el máxi­mo bien­es­tar de la socie­dad vas­ca, ya sea gober­nan­do o en la opo­si­ción», su opción ayer fue la de no unir­se al res­to de gru­pos que con­si­de­ran nega­ti­vas estas cuen­tas y optar por la abstención.

Carro expli­có que «noso­tros no vamos a impe­dir que una ins­ti­tu­ción como es el Gobierno de Eus­ka­di ten­ga pre­su­pues­tos, pero eso no es óbi­ce para que el PNV, den­tro de su labor de opo­si­ción cons­truc­ti­va, con­si­de­re que el pre­su­pues­to pac­ta­do entre el PSE y el PP requie­re mejo­ras sus­tan­cia­les y que, por lo tan­to, debe­ría ser corre­gi­do en nume­ro­sos apar­ta­dos». Para ello, los jel­tza­les han pre­sen­ta­do 249 enmien­das, que serán deba­ti­das en los pró­xi­mos días antes de la vota­ción defi­ni­ti­va de las cuen­tas el 23 de diciembre.

Cre­ci­mien­to del 0,1%

En su dis­cur­so, el con­se­je­ro de Hacien­da, Car­los Agui­rre, anun­ció que las ulti­mas esti­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­vén que la CAV cie­rre el año 2010 con un cre­ci­mien­to del 0,1% y defen­dió que «aún no es reco­men­da­ble» reti­rar los estí­mu­los fis­ca­les por­que la deman­da pri­va­da es «toda­vía muy débil».

El pro­yec­to de pre­su­pues­to ascien­de a 10.315 millo­nes de euros, un 8,5% menos que el pre­su­pues­to actua­li­za­do del pre­sen­te ejercicio.

Ara­lar: «Ile­gal y una visión minoritaria»

La por­ta­voz de Ara­lar, Ain­tza­ne Eze­na­rro, jus­ti­fi­có su enmien­da a la tota­li­dad en que «nos encon­tra­mos ante un pro­yec­to de ley de pre­su­pues­tos que no cum­ple la ley», pues­to que según el Esta­tu­to la deu­da no se pue­de dedi­car a gas­to corrien­te. Ade­más, seña­ló que las cuen­tas «indi­can la ofer­ta polí­ti­ca que des­de la mino­ría hacen a este país el matri­mo­nio unio­nis­ta PSE-PP». A su enten­der, «este pro­yec­to defi­ne exac­ta­men­te lo que son uste­des, la ges­tión que quie­ren hacer, lo que quie­ren para este país, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, en con­tra de lo que la mayo­ría de este pue­blo quie­re; y defi­ne, tam­bién, cómo están en el gobierno, cómo se sien­ten en el gobierno, cómo viven el estar en el gobierno y la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen ante este pue­blo. Su con­duc­ta rezu­ma vani­dad, arro­gan­cia; la arro­gan­cia de quien cree no nece­si­tar a nadie». Según aña­dió, en estos pre­su­pues­tos «no hay nin­gún paso ade­lan­te en el ámbi­to social y retro­ce­de en el impul­so del eus­ka­ra», en la defen­sa de la iden­ti­dad vas­ca, «en el diá­lo­go, en la con­vi­ven­cia y en la paz». Eze­na­rro tam­bién defen­dió que los cam­bios en polí­ti­ca fis­cal pac­ta­dos con el PNV «son insu­fi­cien­tes para hacer fren­te a la cri­sis». GARA

EA: «No res­pon­de a las necesidades»

Eus­ko Alkar­ta­su­na basó su peti­ción de devo­lu­ción de los pre­su­pues­tos en que «no res­pon­den a las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas y socia­les» de la CAV. Según seña­ló su par­la­men­ta­rio, Jesús Mari Larra­za­bal, el pro­yec­to pre­su­pues­ta­rio «da res­pues­tas incom­ple­tas a pro­ble­mas par­cia­les» y acu­só al Gobierno de López de «arti­cu­lar uni­ver­sos sim­bó­li­cos que legi­ti­men lo que está hacien­do, que no es sino des­man­te­lar la vas­qui­dad de esta comu­ni­dad autó­no­ma». El par­la­men­ta­rio aber­tza­le con­si­de­ra espe­cial­men­te gra­ve el des­cen­so en el capí­tu­lo de inver­sio­nes, un 38,5% menos que este año, así como el uso de la deu­da públi­ca. Tam­bién cri­ti­có la polí­ti­ca fis­cal acor­da­da por PSE y PNV. Larra­za­bal mani­fes­tó que «el Gobierno pre­sen­ta un pro­yec­to cuya orien­ta­ción ha sido impues­ta por el PP, que es el que mar­ca las direc­tri­ces bási­cas de actua­ción del Eje­cu­ti­vo que pre­si­de Patxi López, lo que tie­ne con­se­cuen­cias cla­ra­men­te nega­ti­vas en ámbi­tos tan sen­si­bles como la polí­ti­ca lin­güís­ti­ca, la edu­ca­ción y la cul­tu­ra». Y con­clu­yó que «es un pre­su­pues­to basa­do en una con­cep­ción nacio­nal espa­ño­la que no res­pon­de a la reali­dad social y polí­ti­ca de Eus­ka­di». GARA

EB: «Se inhi­ben ante la crisis»

El par­la­men­ta­rio de Ezker Batua, Mikel Ara­na, ase­gu­ró que el pro­yec­to de ley de pre­su­pues­tos para 2010 se «inhi­be ante la cri­sis» y «aban­do­na a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das» por lo que pidió al Par­la­men­to, sin éxi­to, que los devol­vie­ra al Gobierno. Ara­na cri­ti­có que «son unos pre­su­pues­tos basa­dos en unas pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas fic­ti­cias y en la ausen­cia de polí­ti­cas de ingre­so, en los que se no se toca la polí­ti­ca de recau­da­ción fis­cal para incre­men­tar los ingre­sos públi­cos». Asi­mis­mo, advir­tió de que «a la luz de las pro­pues­tas inclui­das en los pre­su­pues­tos, todo pare­ce indi­car que el 2010 será un año en blan­co para el empleo». En mate­ria de vivien­da, apun­tó que las cuen­tas «evi­den­cian la renun­cia del Gobierno Vas­co, no sólo para el 2010 sino para toda la legis­la­tu­ra, a garan­ti­zar el dere­cho cons­ti­tu­cio­nal de acce­so a la vivien­da». EB tam­bién se opo­ne al mode­lo de trans­por­te que se pro­po­ne, cen­tra­do en seguir desa­rro­llan­do la lla­ma­da «Y vas­ca». Ara­na repro­chó al Eje­cu­ti­vo de Patxi López que los mayo­res incre­men­tos de gas­to se des­ti­nen a labo­res de publi­ci­dad y pro­pa­gan­da. Como otros gru­pos mino­ri­ta­rios de la opo­si­ción, EB denun­ció que el PSE ni siquie­ra haya teni­do la menor inten­ción de reu­nir­se con ellos para nego­ciar los presupuestos.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.