El PNV elu­de votar con­tra el pri­mer pre­su­pues­to de López por Iña­ki Irion­do

El pri­mer pre­su­pues­to del Gobierno de López superó ayer el pri­mer paso par­la­men­ta­rio: las enmien­das a la tota­li­dad pre­sen­ta­das por Ara­lar, EA y EB. No fue difí­cil. Los opo­si­to­res ape­nas suman seis esca­ños y el Eje­cu­ti­vo del PSE tie­ne a su favor el acuer­do con el PP ‑que le otor­ga la mayo­ría abso­lu­ta- y el apo­yo de UPyD; y a eso le aña­dió la no beli­ge­ran­cia del PNV, que dice que los núme­ros que les pre­sen­ta el Gabi­ne­te de Lakua no le gus­tan, pero está ata­do por el pac­to con el PSOE, que le impi­de votar en su con­tra para no tener sus­tos en las dipu­tacio­nes.

Espe­cial­men­te lla­ma­ti­vo fue el ardor con el que el PP defen­dió el pre­su­pues­to del PSE. «No es nues­tro pre­su­pues­to ‑afir­mó Leo­pol­do Barreda‑, pero hemos que­ri­do asu­mir su defen­sa por­que es un pro­pues­to efi­caz para luchar con­tra la cri­sis». «Es un pre­su­pues­to en el que se han incor­po­ra­do cri­te­rios de aus­te­ri­dad al fijar un lími­te expre­so al endeu­da­mien­to, y por tan­to, se cum­ple el pac­to de esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria. Hay apo­yo a la inves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e inno­va­ción ‑elo­gió el por­ta­voz del PP- y hay apo­yo a sec­to­res cla­ve y al man­te­ni­mien­to de los ser­vi­cios públi­cos y de los ser­vi­cios socia­les y a la dina­mi­za­ción eco­nó­mi­ca de sec­to­res con­cre­tos». Habló de cuen­tas efi­ca­ces «más allá de cual­quier eti­que­ta ideo­ló­gi­ca» o de cari­ca­tu­ras sobre «tesis libe­ra­les o no».

Cla­ro que Barre­da no per­dió la opor­tu­ni­dad para tra­tar de dejar cla­ro que el pre­su­pues­to del Gobierno de Patxi López es tan bueno por­que se han acor­da­do sus bases con el PP, no como las desas­tro­sas cuen­tas pac­ta­das por el Eje­cu­ti­vo de José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro con el PNV y que defi­nió sin mati­ces como «el peor pre­su­pues­to de Espa­ña». Y, no podía ser de otra for­ma, tam­bién dedi­có su espa­cio a ajus­tar cuen­tas con los pre­su­pues­tos de los gobier­nos ante­rio­res, los pre­si­di­dos por Juan José Iba­rretxe.

El inten­to del PP de mar­car dife­ren­cias con Madrid y con los ante­rio­res gobier­nos tri­par­ti­tos era de manual. Des­pués lle­gó el turno de inter­ven­ción para la repre­sen­tan­te del PSE, Joa­na Madri­gal, que se dejó lle­var por la corrien­te y comen­zó a cri­ti­car las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas del últi­mo Eje­cu­ti­vo de Iba­rretxe. El por­ta­voz de Ezker Batua, Mikel Ara­na, tuvo que recor­dar­le que aque­llas pre­vi­sio­nes cons­ta­ban en los pro­yec­tos de pre­su­pues­tos que, uno tras otro, el PSE apo­yó duran­te toda la pasa­da legis­la­tu­ra.

Tres enmien­das a la tota­li­dad

Fue­ron tres las enmien­das a la tota­li­dad que se deba­tie­ron en el pleno. Pri­me­ro la de EB, lue­go la de Ara­lar y, final­men­te, la de EA. En cada una de ellas inter­vino el gru­po enmen­dan­te y en el turno en con­tra se suce­die­ron UPyD, PP y PSE. El PNV no habló has­ta el momen­to de la expli­ca­ción de voto.

La vota­ción recu­pe­ró el espí­ri­tu y la letra del regla­men­to del Par­la­men­to de Gas­teiz, que seña­la que en los deba­tes de enmien­das a la tota­li­dad, una vez «ter­mi­na­da la deli­be­ra­ción, la pre­si­den­ta o pre­si­den­te some­te­rá a vota­ción la devo­lu­ción o no del pro­yec­to al Gobierno».

Sin embar­go, des­de 2001, pri­me­ro Juan María Atutxa y des­pués Izas­kun Bil­bao habían impues­to la vota­ción sepa­ra­da de cada enmien­da en vir­tud de la potes­tad pre­si­den­cial de orde­nar los deba­tes. Dado que el Gobierno tri­par­ti­to estu­vo duran­te todos estos años en mino­ría, el obje­ti­vo del PNV era impe­dir la devo­lu­ción de las cuen­tas. Como PSE y PP suman mayo­ría abso­lu­ta, la nue­va Mesa del Par­la­men­to ha vuel­to a la lec­tu­ra orto­do­xa del regla­men­to.

El Par­la­men­to recha­zó la devo­lu­ción del pre­su­pues­to con los 39 votos de la mayo­ría unio­nis­ta de la Cáma­ra.

El PNV se lava las manos

Los 30 par­la­men­ta­rios del PNV se abs­tu­vie­ron en la vota­ción. Su por­ta­voz en la sesión de ayer, Javier Carro, ini­ció su inter­ven­ción devol­vien­do el gol­pe al con­se­je­ro de Hacien­da, Car­los Agui­rre, y a la repre­sen­tan­te del PSE, Joa­na Madri­gal, que habían recor­da­do los erro­res en las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas del ante­rior Eje­cu­ti­vo. Javier Carro con­tra­ta­có apun­tan­do que el actual con­se­je­ro «nos dijo en junio que la recau­da­ción cae­ría en torno entre un 4 y un 8%, aho­ra esta­mos con un 21 %. Y que la caí­da del PIB sería de un 2,4% y en el ter­cer tri­mes­tre de este año, está en el 4%».

Des­pués apun­tó que estas cuen­tas no le gus­tan al PNV, por las mer­mas que se dan en Edu­ca­ción, en la pro­mo­ción del eus­ka­ra, en Vivien­da y en Medio Ambien­te. A su enten­der, «estos datos resul­tan real­men­te preo­cu­pan­tes».

Sin embar­go, dado que «el obje­ti­vo prin­ci­pal del PNV siem­pre ha sido tra­ba­jar para con­se­guir el máxi­mo bien­es­tar de la socie­dad vas­ca, ya sea gober­nan­do o en la opo­si­ción», su opción ayer fue la de no unir­se al res­to de gru­pos que con­si­de­ran nega­ti­vas estas cuen­tas y optar por la abs­ten­ción.

Carro expli­có que «noso­tros no vamos a impe­dir que una ins­ti­tu­ción como es el Gobierno de Eus­ka­di ten­ga pre­su­pues­tos, pero eso no es óbi­ce para que el PNV, den­tro de su labor de opo­si­ción cons­truc­ti­va, con­si­de­re que el pre­su­pues­to pac­ta­do entre el PSE y el PP requie­re mejo­ras sus­tan­cia­les y que, por lo tan­to, debe­ría ser corre­gi­do en nume­ro­sos apar­ta­dos». Para ello, los jel­tza­les han pre­sen­ta­do 249 enmien­das, que serán deba­ti­das en los pró­xi­mos días antes de la vota­ción defi­ni­ti­va de las cuen­tas el 23 de diciem­bre.

Cre­ci­mien­to del 0,1%

En su dis­cur­so, el con­se­je­ro de Hacien­da, Car­los Agui­rre, anun­ció que las ulti­mas esti­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas pre­vén que la CAV cie­rre el año 2010 con un cre­ci­mien­to del 0,1% y defen­dió que «aún no es reco­men­da­ble» reti­rar los estí­mu­los fis­ca­les por­que la deman­da pri­va­da es «toda­vía muy débil».

El pro­yec­to de pre­su­pues­to ascien­de a 10.315 millo­nes de euros, un 8,5% menos que el pre­su­pues­to actua­li­za­do del pre­sen­te ejer­ci­cio.

Ara­lar: «Ile­gal y una visión mino­ri­ta­ria»

La por­ta­voz de Ara­lar, Ain­tza­ne Eze­na­rro, jus­ti­fi­có su enmien­da a la tota­li­dad en que «nos encon­tra­mos ante un pro­yec­to de ley de pre­su­pues­tos que no cum­ple la ley», pues­to que según el Esta­tu­to la deu­da no se pue­de dedi­car a gas­to corrien­te. Ade­más, seña­ló que las cuen­tas «indi­can la ofer­ta polí­ti­ca que des­de la mino­ría hacen a este país el matri­mo­nio unio­nis­ta PSE-PP». A su enten­der, «este pro­yec­to defi­ne exac­ta­men­te lo que son uste­des, la ges­tión que quie­ren hacer, lo que quie­ren para este país, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, en con­tra de lo que la mayo­ría de este pue­blo quie­re; y defi­ne, tam­bién, cómo están en el gobierno, cómo se sien­ten en el gobierno, cómo viven el estar en el gobierno y la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen ante este pue­blo. Su con­duc­ta rezu­ma vani­dad, arro­gan­cia; la arro­gan­cia de quien cree no nece­si­tar a nadie». Según aña­dió, en estos pre­su­pues­tos «no hay nin­gún paso ade­lan­te en el ámbi­to social y retro­ce­de en el impul­so del eus­ka­ra», en la defen­sa de la iden­ti­dad vas­ca, «en el diá­lo­go, en la con­vi­ven­cia y en la paz». Eze­na­rro tam­bién defen­dió que los cam­bios en polí­ti­ca fis­cal pac­ta­dos con el PNV «son insu­fi­cien­tes para hacer fren­te a la cri­sis». GARA

EA: «No res­pon­de a las nece­si­da­des»

Eus­ko Alkar­ta­su­na basó su peti­ción de devo­lu­ción de los pre­su­pues­tos en que «no res­pon­den a las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas y socia­les» de la CAV. Según seña­ló su par­la­men­ta­rio, Jesús Mari Larra­za­bal, el pro­yec­to pre­su­pues­ta­rio «da res­pues­tas incom­ple­tas a pro­ble­mas par­cia­les» y acu­só al Gobierno de López de «arti­cu­lar uni­ver­sos sim­bó­li­cos que legi­ti­men lo que está hacien­do, que no es sino des­man­te­lar la vas­qui­dad de esta comu­ni­dad autó­no­ma». El par­la­men­ta­rio aber­tza­le con­si­de­ra espe­cial­men­te gra­ve el des­cen­so en el capí­tu­lo de inver­sio­nes, un 38,5% menos que este año, así como el uso de la deu­da públi­ca. Tam­bién cri­ti­có la polí­ti­ca fis­cal acor­da­da por PSE y PNV. Larra­za­bal mani­fes­tó que «el Gobierno pre­sen­ta un pro­yec­to cuya orien­ta­ción ha sido impues­ta por el PP, que es el que mar­ca las direc­tri­ces bási­cas de actua­ción del Eje­cu­ti­vo que pre­si­de Patxi López, lo que tie­ne con­se­cuen­cias cla­ra­men­te nega­ti­vas en ámbi­tos tan sen­si­bles como la polí­ti­ca lin­güís­ti­ca, la edu­ca­ción y la cul­tu­ra». Y con­clu­yó que «es un pre­su­pues­to basa­do en una con­cep­ción nacio­nal espa­ño­la que no res­pon­de a la reali­dad social y polí­ti­ca de Eus­ka­di». GARA

EB: «Se inhi­ben ante la cri­sis»

El par­la­men­ta­rio de Ezker Batua, Mikel Ara­na, ase­gu­ró que el pro­yec­to de ley de pre­su­pues­tos para 2010 se «inhi­be ante la cri­sis» y «aban­do­na a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das» por lo que pidió al Par­la­men­to, sin éxi­to, que los devol­vie­ra al Gobierno. Ara­na cri­ti­có que «son unos pre­su­pues­tos basa­dos en unas pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas fic­ti­cias y en la ausen­cia de polí­ti­cas de ingre­so, en los que se no se toca la polí­ti­ca de recau­da­ción fis­cal para incre­men­tar los ingre­sos públi­cos». Asi­mis­mo, advir­tió de que «a la luz de las pro­pues­tas inclui­das en los pre­su­pues­tos, todo pare­ce indi­car que el 2010 será un año en blan­co para el empleo». En mate­ria de vivien­da, apun­tó que las cuen­tas «evi­den­cian la renun­cia del Gobierno Vas­co, no sólo para el 2010 sino para toda la legis­la­tu­ra, a garan­ti­zar el dere­cho cons­ti­tu­cio­nal de acce­so a la vivien­da». EB tam­bién se opo­ne al mode­lo de trans­por­te que se pro­po­ne, cen­tra­do en seguir desa­rro­llan­do la lla­ma­da «Y vas­ca». Ara­na repro­chó al Eje­cu­ti­vo de Patxi López que los mayo­res incre­men­tos de gas­to se des­ti­nen a labo­res de publi­ci­dad y pro­pa­gan­da. Como otros gru­pos mino­ri­ta­rios de la opo­si­ción, EB denun­ció que el PSE ni siquie­ra haya teni­do la menor inten­ción de reu­nir­se con ellos para nego­ciar los pre­su­pues­tos.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *