La razón de la fuer­za por EHK

“Una revo­lu­ción es una opi­nión apo­ya­da con bayo­ne­tas”

Napo­león Bona­par­te.

Tan­tas veces nos susu­rra la bur­gue­sía la nece­si­dad de depo­ner las armas, como tan­tas nos dice lo con­tra­rio con sus hechos. Al pare­cer la fuer­za de las armas del Esta­do de Dere­cho espa­ñol, que no son pocas ni sola­men­te las lega­les, sur­te efec­tos y, curio­sa­men­te, no debe haber­los en la vio­len­cia del Pue­blo sub­yu­ga­do. ¿ No les pare­ce sor­pren­den­te?.

Votos o bom­bas, bra­ma el repre­sen­tan­te espa­ñol del minis­te­rio de la gue­rra ‑inte­rior- ante la mili­tan­cia aber­tza­le, como si la his­to­ria de Espa­ña no fue­ra, pre­ci­sa­men­te, la de una suce­sión de gobier­nos cuyos votos se han obte­ni­do median­te la ame­na­za del uso de la fuer­za o, sim­ple­men­te, tras el uso exor­bi­tan­te y cru­de­lí­si­mo de la mis­ma, vía gol­pe mili­tar. Así resul­ta que cuan­do el Pue­blo pudo expre­sar­se y lo hizo en la direc­ción “equi­vo­ca­da” – la repú­bli­ca en 1931, el fren­te popu­lar en 1936‑, ense­gui­da se alzó la sol­da­des­ca afri­ca­nis­ta para poner las cosas en su sitio: el cam­po­san­to o, sin más, la cune­ta. ¿Alguien ha depu­ra­do res­pon­sa­bi­li­da­des por ello? ¿Se han eri­gi­do mono­li­tos y orga­ni­za­do cum­bres ins­ti­tu­cio­na­les de las víc­ti­mas de aque­lla masa­cre, inclu­yén­do­las, a ellas tam­bién, en un turno espe­cial de acce­so a la fun­ción públi­ca? Por cier­to que no.

Con la vio­len­cia nada se con­si­gue, nos repi­ten. Pero es más cier­to que aque­lla bes­tial vio­len­cia per­mi­tió a la oli­gar­quía recu­pe­rar el Poder polí­ti­co y con él el eco­nó­mi­co, robar los bie­nes de los ven­ci­dos, ase­si­nar a miles de obre­ros, cua­dros e inte­lec­tua­les, insu­flar un géli­do terror duran­te cua­tro déca­das a toda una pobla­ción inde­fen­sa y tras una sim­pá­ti­ca “tran­si­ción” a la espa­ño­la, fumar­se un puro mien­tras con­tem­plan que la mis­ma monar­quía, la mis­ma Igle­sia, la mis­ma aris­to­cra­cia impro­duc­ti­va y los mis­mos sec­to­res nun­ca depu­ra­dos de la judi­ca­tu­ra y de la poli­cía siguen indem­nes y gober­nan­do, por sí o por medio de sus here­de­ros. Es decir, que gra­cias a esa enor­me vio­len­cia, que resul­ta inne­ce­sa­ria en el con­trin­can­te, se man­tie­nen gozan­do de las exce­len­cias del Poder. ¿ Y toda­vía dicen que la vio­len­cia no con­si­gue nada?. Más aún, la extre­ma vio­len­cia con­si­gue adhe­sio­nes polí­ti­cas. Sólo había que ver los lle­na­zos de la Pla­za de Orien­te, o el triun­fo elec­to­ral de los here­de­ros del Cau­di­llo, la UCD. No son los votos, señor Rubal­ca­ba, los que obtie­nen el Poder, bien lo saben uste­des. Por el con­tra­rio, es el Poder quien reca­ba los votos. Por­que el Poder cons­ti­tui­do por la vio­len­cia corrom­pe y ame­na­za, tan­to a los medios de comu­ni­ca­ción a los que man­tie­ne eco­nó­mi­ca­men­te y diri­ge polí­ti­ca­men­te, como a los demás apa­ra­tos del Esta­do, a los que sub­yu­ga con sus nom­bra­mien­tos. ¿Quie­ren que hable­mos del Tri­bu­nal Supre­mo, o del Cons­ti­tu­cio­nal? .Es evi­den­te que no pare­ce nece­sa­rio hacer­lo.

En Eus­kal Herria el Poder espa­ñol está for­ja­do sobre la vio­len­cia y la repre­sión. Las elec­cio­nes hace tiem­po que no son demo­crá­ti­cas ni pro­pi­cian la repre­sen­ta­ción de todo el Cuer­po elec­to­ral. Y sobre esta base vio­len­ta y anti­de­mo­crá­ti­ca, un tal señor López, regen­ta los intere­ses de la metró­po­li en el Ter­cio auto­nó­mi­co vas­co. Más aún, median­te el esper­pén­ti­co recur­so a la figu­ra del “entorno” – un exabrup­to jurí­di­co-penal que encu­bre la lucha anti sub­ver­si­va de manual de la Escue­la de las Amé­ri­cas- la razón de la fuer­za se está impo­nien­do entre cada vez más amplios sec­to­res de la pobla­ción vas­ca. Evi­den­te­men­te, con el auxi­lio judi­cial que toda dic­ta­du­ra requie­re y obtie­ne de inme­dia­to. La Audien­cia Nacio­nal, here­de­ra del Tri­bu­nal de Orden Públi­co, que vino a sus­ti­tuir, en fin, a los cana­lles­cos “jui­cios” suma­rí­si­mos de pos­gue­rra, es la lon­ga mano del minis­te­rio de la gue­rra ‑inte­rior- con­tra Eus­kal Herria. No son jue­ces los que dic­tan reso­lu­cio­nes fun­da­das en Dere­cho para dete­ner a ciu­da­da­nos, es la razón de Esta­do quien dic­ta a esos jue­ces los Autos y sen­ten­cias que pre­ci­sa para dete­ner y com­ba­tir a la disi­den­cia polí­ti­ca vas­ca.

Así que, dice el refrán: del enemi­go, el con­se­jo. El Esta­do espa­ñol hace tiem­po que vie­ne a impo­ner sus reales en Eus­kal Herria median­te los votos – ama­ña­dos- y median­te las bom­bas- judi­cia­les- para man­te­ner a la pobla­ción vas­ca más cons­cien­te y pre­pa­ra­da polí­ti­ca­men­te en la trin­che­ra del terror per­ma­nen­te, sin saber si será esta noche y con vio­len­cia cuan­do aca­so sea dete­ni­do e inco­mu­ni­ca­do ese joven o aque­lla madre, y pase a cons­ti­tuir la siguien­te víc­ti­ma del apa­ra­to jurí­di­co poli­cial. Terror, puro terror al ser­vi­cio de una cau­sa polí­ti­ca de asi­mi­la­ción. Por­que detrás de todo esto está la nada ocul­ta inten­ción de some­ter a la ter­ca y rebel­de nación vas­ca al redil espa­ñol.

Cuan­do los comu­nis­tas habla­mos de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do no es en bal­de ni por citar un con­cep­to del mar­xis­mo clá­si­co, que algu­nos creen ya ana­cró­ni­co. Se tra­ta de pura y sim­ple auto­de­fen­sa. Si en Vene­zue­la el señor Chá­vez no espa­bi­la y pron­to, pue­de aca­bar el pró­xi­mo año como Allen­de en San­tia­go de Chi­le. El impe­ria­lis­mo ni des­can­sa ni per­do­na en su afán inter­ven­cio­nis­ta y geno­ci­da. Y la bur­gue­sía espa­ño­la, tam­po­co. Sólo debe obser­var­se que nues­tro enemi­go de cla­se en nin­gún caso se ha des­ar­ma­do de nin­gu­na posi­bi­li­dad, líci­ta o ile­gal, según con­ven­ga a la juga­da, que diría ese mag­ní­fi­co repre­sen­tan­te de la carre­ra fis­cal his­pa­na al ser­vi­cio del amo que lo nom­bra y paga y, entre tan­to, el cuer­po de Jon Anza aún recla­ma sepul­tu­ra dig­na.

Algu­nos “paci­fis­tas” de salón solo escon­den su mie­do a la repre­sión, y su afán por con­ten­tar a la fie­ra..

Votos o bom­bas. De enemi­go el con­se­jo.

Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *