Bodas de pla­ta de un ase­si­na­to por Mikel Ari­za­le­ta

“Hay vidas que, de muer­tas, sólo son bio­gra­fías, ambi­guos pron­tua­rios de cuen­tos y de cuen­tas, aca­so un mal habi­do patri­mo­nio y algu­nos here­de­ros peor halla­dos, un perro que les ladre dolien­tes titu­la­res, un alcal­de de encar­go, un car­de­nal de ofi­cio y un par de fune­ra­les.
Pero ape­nas la tie­rra se sume al home­na­je y los gusa­nos rin­dan hono­res al difun­to, de aquel ilus­tre muer­to va a que­dar, si me apu­ran, la misa ani­ver­sa­rio con que la Igle­sia recon­for­ta el luto mien­tras la viu­da quie­ra pagar los hono­ra­rios, y una lápi­da tris­te que recuer­de un olvi­da­do nom­bre y un extra­via­do año.
Son vidas que se pier­den en el tiem­po sin un beso en la espal­da ni una mano en el pecho, infe­liz­men­te muer­tas.
Hay muer­tes que, de vivas, nos dan las bue­nas horas, nos lus­tran la son­ri­sa, nos atan los zapa­tos con los que andar el día, nos ron­dan y nos can­tan los sue­ños que aún ama­mos.
Son muer­tes tan poco mori­bun­das que siem­pre están nacien­do y así no ten­gan visa para el cie­lo o el aval de la ley para la glo­ria van a seguir estan­do con noso­tros, memo­ria que res­pi­ra y pan que se com­par­te, dicho­sa­men­te vivas” (Kol­do Cam­pos Saga­se­ta).
La de San­ti Brouard es una de éstas.
Vein­ti­cin­co ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to del pedia­tra vas­co, San­ti, mien­tras aus­cul­ta­ba a un niño en su con­sul­ta per­pe­tra­do por el gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez y su par­ti­do del PSOE en reta­guar­dia con pasa­mon­ta­ñas y cubrien­do las espal­das de los auto­res mate­ria­les. Bodas de pla­ta del ase­si­na­to de un inde­pen­den­tis­ta vas­co. Y bodas de pla­ta de un silen­cio cola­bo­ra­dor, encu­bri­dor y de gue­rra por par­te del apa­ra­to repre­si­vo y judi­cial. El espa­ñol. Entre noso­tros el ase­si­na­to, las des­apa­ri­cio­nes, la tor­tu­ra y los malos tra­tos cuen­tan des­de años con cóm­pli­ces sin los cua­les serían invia­bles. A su alre­de­dor se teje una red de silen­cio y men­ti­ra pero, lo que es más gra­ve, tam­bién de impu­ni­dad. En el esta­do espa­ñol se ampa­ra al ver­du­go y se tra­ta de des­le­gi­ti­mar la denun­cia de la víc­ti­ma, impo­si­ble sin la cola­bo­ra­ción acti­va del apa­ra­to judi­cial. Es, no cabe duda, una lec­ción amar­ga la envia­da des­de el gobierno y sus apa­ra­tos: impu­ni­dad, la mis­ma que se envía des­de los cam­pos de con­cen­tra­ción del mun­do: ¡per­der toda espe­ran­za en la jus­ti­cia y en los dere­chos huma­nos, voso­tros, huma­nos ilu­sos!
“En el Labe­rin­to: dia­rio de inte­rior, 1994−1996” Fer­nan­do López Agu­dín, direc­tor gene­ral de Rela­cio­nes Infor­ma­ti­vas y Socia­les del Minis­te­rio de Jus­ti­cia e Inte­rior ‑de los que era titu­lar Juan Alber­to Belloch‑, cuen­ta que asis­tió a una reu­nión anti­te­rro­ris­ta en Gas­teiz, que “gira­ba en torno al dile­ma de si es posi­ble o no seguir tra­ba­jan­do con red” o, con otras pala­bras, si se iba a seguir o no prac­ti­can­do la tor­tu­ra. La deci­sión, como lo demues­tran las reite­ra­das denun­cias de la víc­ti­mas, de Amnis­tía Inter­na­cio­nal y del rela­tor espe­cial de la ONU para los Dere­chos Huma­nos y la Lucha Anti­te­rro­ris­ta, fue la de pro­se­guir prac­ti­can­do la tor­tu­ra. Ni que decir tie­ne que ante esta gra­ve con­fe­sión la jus­ti­cia ni se inmu­tó. Nin­gún juez lla­mó a decla­rar al autor. Cele­bra­mos las bodas de pla­ta de un ase­si­na­to guber­na­men­tal al tiem­po que tam­bién cele­bra­mos las bodas de oro y san­gre del amén de los tri­bu­na­les espa­ño­les a la tor­tu­ra. Vie­ja lacra judi­cial, como reve­lan las fosas del fran­quis­mo.
No se pue­de olvi­dar que el gru­po terro­ris­ta GAL lle­va sello y cuño del PSOE y del gobierno espa­ñol, y hoy entre noso­tros son pocos los que dudan que el ya hace meses des­apa­re­ci­do Jon Anza fue nue­va­men­te secues­tra­do y posi­ble­men­te tor­tu­ra­do y ase­si­na­do cruel e impu­ne­men­te por los apa­ra­tos del esta­do en las bodas de pla­ta del de San­ti. De un gobierno diri­gi­do de nue­vo por el PSOE y al fren­te del minis­te­rio de Inte­rior de Zapa­te­ro el por­ta­voz del galo­so Feli­pe Gon­zá­lez: Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba. Todo un men­sa­je y un augu­rio de muer­te.
Aquel 20 de noviem­bre de 1984, hace ya vein­ti­cin­co años, tam­bién era oto­ño y hojas de mil colo­res se arras­tra­ban pere­zo­sas por los sue­los de la villa de Bil­bo. Eran las seis y unos minu­tos cuan­do en la Ala­me­da de Recal­de 12, en la con­sul­ta del pedia­tra San­ti Brouard, sona­ron tiros de metra­lle­ta ita­lia­na y de pis­to­la che­cos­lo­va­ca. A las armas dos mato­nes a suel­do, un Oca­ña y el Mor­ci­llo, en la recá­ma­ras fuer­zas mili­ta­res y el cri­mi­nal puño del gobierno del PSOE. En la calle, el oto­ño hecho noche y el cora­zón roto y dolien­te de mucha gen­te. Y un gri­to uná­ni­me: “PSOE, GAL, ber­din da”.
Y de nue­vo el recuer­do y las pala­bras de Kol­do Cam­pos Saga­se­ta: “Hay muer­tes que, de vivas, nos dan las bue­nas horas, nos lus­tran la son­ri­sa, nos atan los zapa­tos con los que andar el día, nos ron­dan y nos can­tan los sue­ños que aún ama­mos”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *