Una plé­to­ra de capi­tal

Des­de diver­sas pos­tu­ras eco­nó­mi­cas, sobre todo pro­gre­sis­tas y hete­ro­do­xas, se afir­ma que esta­mos en una épo­ca de hege­mo­nía del sec­tor finan­cie­ro sobre el pro­duc­ti­vo y en una hiper­tro­fia del capi­tal espe­cu­la­ti­vo, que dejó al des­cu­bier­to el estan­ca­mien­to de la eco­no­mía mun­dial en los últi­mos trein­ta años. En diá­lo­go con Cash, el inves­ti­ga­dor mar­xis­ta Rolan­do Asta­ri­ta seña­ló, en cam­bio, que, en reali­dad, en el últi­mo cuar­to de siglo hubo una expan­sión mun­dial del capi­ta­lis­mo, que la bre­cha entre ricos y pobres no impi­dió el cre­ci­mien­to de los mer­ca­dos y que la cri­sis no se dio sólo por un mal fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do finan­cie­ro, sino de la eco­no­mía en su con­jun­to. “Lo del capi­tal fic­ti­cio hay que poner­lo en pro­por­ción, no debe hacer­nos per­der el aná­li­sis estruc­tu­ral”, expli­có.

¿Cree que la cri­sis finan­cie­ra mar­ca la caí­da de “la dic­ta­du­ra de las finan­zas”?

–No veo que haya una dic­ta­du­ra de las finan­zas, sino un domi­nio del capi­tal en gene­ral, acen­tua­do de mane­ra muy pro­fun­da a par­tir de los años ’80. En el últi­mo cuar­to de siglo, el dis­ci­pli­na­mien­to del capi­tal sobre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras ope­ró a tra­vés de meca­nis­mos direc­tos pero tam­bién del mer­ca­do, con polí­ti­cas mone­ta­rias duras, aper­tu­ras comer­cia­les, fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral. Pero no veo dis­tin­ción de sec­to­res den­tro del capi­tal.

Sin embar­go, el cré­di­to y las deu­das cre­cie­ron en todo el mun­do. ¿Esto pudo haber afec­ta­do el desa­rro­llo de la eco­no­mía real?

–Nun­ca hubo desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo sin desa­rro­llo del cré­di­to y de una mone­ti­za­ción de la eco­no­mía. Des­de la pers­pec­ti­va de Marx, el cré­di­to es una palan­ca de la acu­mu­la­ción del capi­tal. Esto tam­bién se ve en la fase que va de 1890 a 1929. En Chi­na, jun­to con la expan­sión capi­ta­lis­ta cre­cie­ron sus índi­ces mone­ta­rios y la par­ti­ci­pa­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros. Pero el cré­di­to tam­bién poten­cia las posi­bi­li­da­des de espe­cu­la­ción, sobre­acu­mu­la­ción y crac. Marx tra­ba­ja­ba con ten­den­cias y con­tra-ten­den­cias. Hoy, en cam­bio, se toma un solo aspec­to de la reali­dad.

Algu­nos sos­tie­nen que el cre­ci­mien­to del cré­di­to prue­ba el estan­ca­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

–La idea de que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta está estan­ca­do des­de hace 25 años no resis­te el aná­li­sis de la reali­dad. En los últi­mos 30 años, la eco­no­mía capi­ta­lis­ta tuvo tasas de expan­sión supe­rio­res al 3 por cien­to a nivel mun­dial. Aun­que fue­ron des­igua­les: Japón está estan­ca­da des­de 1992 y Euro­pa tuvo un cre­ci­mien­to débil. Hubo una expan­sión geo­grá­fi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que entró en Chi­na, en el Este de Euro­pa y en Rusia, y una pro­fun­di­za­ción de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas. El aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad en la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos des­de 1995 fue mayor al 3 por cien­to anual. El cré­di­to actúa como una poten­cia­ción de ten­den­cias del sis­te­ma y muchas veces per­mi­te que un ciclo eco­nó­mi­co se expan­da más allá de sus posi­bi­li­da­des. En 2001, Esta­dos Uni­dos sufrió una rece­sión sua­ve. La eco­no­mía cre­ció 0,8 por cien­to y el cré­di­to lubri­có los meca­nis­mos eco­nó­mi­cos. Pero la recu­pe­ra­ción de 2002 fue débil, con poca gene­ra­ción de pues­tos de tra­ba­jo y recu­pe­ra­ción débil de la inver­sión.

¿Hacia qué sec­to­res se diri­gió el cré­di­to en ese con­tex­to?

–Hacia la cons­truc­ción resi­den­cial y al con­su­mo en gene­ral; no a las empre­sas. Des­de el 2000, las empre­sas de Esta­dos Uni­dos y del G‑7 dis­mi­nu­ye­ron su depen­den­cia del sis­te­ma finan­cie­ro. Hubo un exce­so de aho­rro y las empre­sas achi­ca­ron sus deu­das con los ban­cos. Inclu­so, usa­ron par­te de esa liqui­dez para recom­prar sus accio­nes. No hubo una gran expan­sión de la inver­sión pro­duc­ti­va, pero tam­po­co una depen­den­cia del capi­tal pro­duc­ti­vo con res­pec­to al capi­tal finan­cie­ro. Las ratios de depen­den­cia vol­vie­ron a pro­me­dios de los ’70. No se pue­de decir que haya sido una cri­sis a lo Hyman Minsky, un autor key­ne­siano que plan­tea­ba que las cri­sis se pro­du­cen por­que las empre­sas caen en un sobre­en­deu­da­mien­to y pagan deu­da con deu­da has­ta que la situa­ción explo­ta.

Pero sí hubo una “finan­cia­ri­za­ción de los con­su­mi­do­res”, con la que se amor­ti­guó la cri­sis de 2001.

–Y ade­más ayu­dó a la recu­pe­ra­ción de 2002. Eso es cier­to, lo equi­vo­ca­do es pen­sar que eso actuó solo. En 2001, la sobre­abun­dan­cia de capi­tal líqui­do y la débil inver­sión se die­ron por­que la tasa de ren­ta­bi­li­dad del capi­tal se venía debi­li­tan­do des­de 199697. Ese es el fon­do del pro­ble­ma. Se pro­du­jo lo que Marx lla­ma­ba “una plé­to­ra de capi­tal”: abun­dan­te capi­tal líqui­do, tasas de inte­rés muy bajas (moto­ri­za­dos por la Reser­va Fede­ral y por la entra­da de capi­ta­les que bus­ca­ban refu­gio en Esta­dos Uni­dos) y una sobre­ofer­ta del cré­di­to. Esos capi­ta­les líqui­dos ter­mi­na­ron en el sec­tor de la cons­truc­ción, don­de encon­tra­ron un cam­po de expan­sión rela­ti­va­men­te rápi­do. Y ter­mi­nó explo­tan­do.

Tam­bién se plan­tea que, des­de los años seten­ta, el mun­do asis­te a una cri­sis de sobre­pro­duc­ción com­bi­na­da con una cri­sis de sub­pro­duc­ción.

–Hay dos tipos de expli­ca­cio­nes de las cri­sis. Una, que el pro­ble­ma de las cri­sis se dio por las finan­zas. Otra, que en Argen­ti­na se repi­te bas­tan­te, dice que se debe a una impor­tan­te des­igual­dad en los ingre­sos, lo que pro­du­jo una cri­sis de con­su­mo por fal­ta de deman­da. Creo que esto tam­po­co expli­ca lo que suce­dió. En el últi­mo cuar­to de siglo, hubo un pro­ce­so de “pro­le­ta­ri­za­ción”, enor­mes masas de la pobla­ción se incor­po­ra­ron al ejér­ci­to de asa­la­ria­dos. Los casos más reso­nan­tes son Chi­na y la India. Esto supo­ne una amplia­ción de los mer­ca­dos, aun cuan­do haya una bre­cha cre­cien­te en los ingre­sos. Según The Eco­no­mist, en Esta­dos Uni­dos, el 0,1 por cien­to de la pobla­ción gana 77 veces más que el 90 por cien­to. En los ’70 esa dife­ren­cia era de 1 a 20. Tam­bién en Chi­na cre­ce la des­igual­dad. Pero no es cier­to que si cre­ce la des­igual­dad no cre­cen los mer­ca­dos.

En este cre­ci­mien­to de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, ¿cómo se com­po­ne el pro­duc­to bru­to en el mun­do?

–En el caso de Esta­dos Uni­dos, des­de la recu­pe­ra­ción de 2001 se gene­ra­ron fenó­me­nos de sobre-acu­mu­la­ción de capi­tal y caí­da de la tasa de ren­ta­bi­li­dad. Ese es el telón de fon­do de la cri­sis. Sobre esto actuó el fac­tor finan­cie­ro, pero tam­bién el cre­ci­mien­to des­pro­por­cio­na­do en la cons­truc­ción resi­den­cial entre 2001 y 2007. Su par­ti­ci­pa­ción en el Pro­duc­to pasó de 4,2 a más del 6,0 por cien­to. Esto gene­ra ten­sio­nes, por­que un sec­tor está cre­cien­do a tasas muy supe­rio­res al res­to, en un con­tex­to en que la inver­sión se man­tie­ne débil. Esto poten­ció el sis­te­ma del cré­di­to y se dio una sobre-expan­sión del sec­tor en rela­ción con las nece­si­da­des de la eco­no­mía.

Toman­do sólo el sec­tor finan­cie­ro, ¿el cre­ci­mien­to de su par­ti­ci­pa­ción en el PIB de Esta­dos Uni­dos supu­so un cam­bio o una con­ti­nui­dad res­pec­to de eta­pas ante­rio­res?

–No me pare­ce que la tasa de cre­ci­mien­to se haya ace­le­ra­do des­de 197980. Entre 1895 y 1929, la tasa de cre­ci­mien­to de ese sec­tor en Esta­dos Uni­dos fue supe­rior a los últi­mos vein­te años. Con la cri­sis del ’30 bajó su par­ti­ci­pa­ción en la eco­no­mía y recu­pe­ró terreno des­de la déca­da del ’50, con un cre­ci­mien­to rela­ti­va­men­te cons­tan­te des­de 1960. No hubo un quie­bre impor­tan­te en los ’80, aun­que sí aumen­ta­ron mucho las tasas de inte­rés: entre 1979 y 1985, el peso de los intere­ses en las balan­zas empre­sa­rias subió con­si­de­ra­ble­men­te. Esto expre­sa par­te de la tesis de la finan­cia­ri­za­ción, pero no se con­vir­tió en algo per­ma­nen­te.

¿Por qué?

–Se pro­nos­ti­có que se pro­du­ci­ría una pun­ción per­ma­nen­te del sec­tor finan­cie­ro sobre la ganan­cia empre­sa­ria, median­te la tasa de inte­rés. Y que esto debi­li­ta­ría al sec­tor pro­duc­ti­vo y lle­va­ría al estan­ca­mien­to. Pero insis­to en que el peso de los intere­ses sobre el sec­tor pro­duc­ti­vo ten­dió a bajar. Según datos del Offi­cial Bureau of Eco­no­mic Analy­sis de Esta­dos Uni­dos, entre 2006 y prin­ci­pios de 2007, ese peso esta­ba a nive­les de 1970, que era una épo­ca key­ne­sia­na. Pien­so que ésta es una cri­sis muy gra­ve, muy pro­fun­da, pero esta­mos lejos de una cri­sis como la del ’30.

¿Enton­ces cree que no hay un pre­do­mi­nio del capi­tal fic­ti­cio por sobre el pro­duc­ti­vo, en detri­men­to del cre­ci­mien­to de la eco­no­mía real?

–Hay que pre­gun­tar­se has­ta qué pun­to esto es nove­do­so. Cuan­do en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta hubo expan­sión del capi­tal, en la Bol­sa de Valo­res hubo sobre­va­lo­ri­za­cio­nes. Tra­di­cio­nal­men­te, un pro­me­dio de esta ratio esta­ría en 10 años de pri­ce ear­ning. En momen­tos de eufo­ria bur­sá­til, alcan­zó 20 o 30 años. Esto ayu­da a la ines­ta­bi­li­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, ya que pro­vo­ca infla­ción de ganan­cias que des­apa­re­cen de la noche a la maña­na, pero éstas no cre­cen al mar­gen del tra­ba­jo pro­duc­ti­vo.

¿Cree que la cri­sis actual refle­ja este meca­nis­mo?

–Aquí han esta­lla­do acti­vos finan­cie­ros liga­dos al cré­di­to, que se había sobre­va­lo­ri­za­do. El esta­lli­do refle­ja que la eco­no­mía esta­ba fun­cio­nan­do mal. Lo del capi­tal fic­ti­cio hay que poner­lo en pro­por­ción, no debe hacer­nos per­der el aná­li­sis estruc­tu­ral. Al extraer la plus­va­lía y rea­li­zar­la en los mer­ca­dos, pue­de haber infla­cio­nes que ter­mi­nan reven­tan­do. Pero, si bien agra­van la ines­ta­bi­li­dad, no expli­can en sí mis­mas las cri­sis.

¿Se pue­de esta­ble­cer algu­na rela­ción entre el exce­so de aho­rro y la ten­den­cia a la finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía?

–Este exce­so de aho­rro se debió a la debi­li­dad de la inver­sión pro­duc­ti­va. En deter­mi­na­do momen­to, hubo sec­to­res que han sobre­acu­mu­la­do. Los neo­clá­si­cos lo inter­pre­ta­ron como una deci­sión de los hoga­res cuan­do, en reali­dad, fue por debi­li­dad de la inver­sión. Un ejem­plo es la caí­da de la inver­sión en Asia –con excep­ción de Chi­na– des­pués de la cri­sis de 199798. Esta masa de capi­tal líqui­do pre­sio­na sobre el sec­tor finan­cie­ro al bus­car su valo­ri­za­ción. Pero hay que des­ta­car la rela­ción de cau­sa­li­dad. El cre­ci­mien­to de este sec­tor es con­se­cuen­cia de la acu­mu­la­ción del capi­tal, no ope­ra por fue­ra del con­jun­to de los pro­ble­mas de esa acu­mu­la­ción. La inter­pre­ta­ción de los neo-key­ne­sia­nos –que hoy son el mains­tream– es la del ace­le­ra­dor finan­cie­ro. Es decir, el uso de los acti­vos finan­cie­ros como cola­te­ra­les en prés­ta­mos hace que, en deter­mi­na­do momen­to, se pro­duz­ca un shock que se poten­cia a tra­vés del meca­nis­mo finan­cie­ro.

¿Y usted qué opi­na sobre ese diag­nós­ti­co?

–Tie­ne aspec­tos de la reali­dad impor­tan­tes, pero no ana­li­za a qué se debe el shock, de dón­de vie­ne. Es el pro­pio sis­te­ma de la com­pe­ten­cia capi­ta­lis­ta el que obli­ga a un ban­co a com­pe­tir con otros para ofre­cer más ren­ta­bi­li­da­des. Si no los liga­mos a los pro­ble­mas de fon­do, no enten­de­mos por qué esas espe­cu­la­cio­nes pue­den esta­llar en una bru­tal cri­sis finan­cie­ra, que no siem­pre afec­ta a la eco­no­mía. Por ejem­plo, el crac de Wall Street de 1987 no deri­vó en una cri­sis glo­bal y fue la segun­da gran caí­da de la Bol­sa de Esta­dos Uni­dos.

En la cum­bre del G‑20 se pro­pu­so una mayor regu­la­ción de los mer­ca­dos como for­ma de apun­ta­lar la situa­ción eco­nó­mi­ca, ¿cree que ésa sería una solu­ción?

–En el G‑20 la regu­la­ción de los mer­ca­dos se plan­teó como gran cues­tión para des­pués de la cri­sis. Hoy la dis­cu­sión es has­ta qué gra­do hay que tener inter­ven­ción esta­tal y si se van a apli­car o no medi­das pro­tec­cio­nis­tas. Todo el mun­do pide que no haya medi­das pro­tec­cio­nis­tas pero, en el fon­do, muchos las apli­can. Sobre esto qui­sie­ra hacer dos refle­xio­nes. Los mer­ca­dos finan­cie­ros y capi­ta­lis­tas pre­sio­nan por elu­dir las regu­la­cio­nes. Las regu­la­cio­nes de Basi­lea esta­ble­cie­ron que los ban­cos debían tener cier­ta ratio de capi­tal en rela­ción a su car­te­ra de acti­vos. Pero éstos dise­ña­ron “Socie­da­des de Pro­pó­si­tos Espe­cia­les” (espe­cie de fidei­co­mi­so) para armar sus ope­ra­cio­nes por fue­ra de balan­ce y, lue­go, com­prar los pape­les que emi­tían esas enti­da­des.

¿Y la segun­da refle­xión?

–Lenin decía que esta­ban bien las con­sig­nas pero hay que pen­sar quién las apli­ca. En el G‑20, se plan­teó que el FMI debe reto­mar poder para regu­lar. Ese orga­nis­mo está gober­na­do por las gran­des poten­cias, los gran­des ban­que­ros y el capi­tal inter­na­cio­na­li­za­do. Va a res­pon­der a esos intere­ses. Es un con­trol de los altos man­dos del capi­tal para evi­tar des­equi­li­brios. No hay con­tro­les en abs­trac­to.

Correo​se​ma​nal​.blog​post​.com

_​

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *