Xabier Kal­par­so­ro «Anuk» ETA­ko mili­tan­tea hilik ger­ta­tu zen Indautxu­ko komi­sal­de­gi­ko leiho bate­tik ero­ri ondo­ren

La ver­sión ofi­cial habló de sui­ci­dio. En una car­ta escri­ta por él mis­mo ase­gu­ra­ba que en agos­to había sido dete­ni­do, dro­ga­do y, pos­te­rior­men­te, libe­ra­do por la Ertzain­tza para ser uti­li­za­do como «señue­lo». El 26 de sep­tiem­bre de 1993, falle­cía en Bil­bo Xabier Kal­par­so­ro, tras caer por una ven­ta­na des­de la comi­sa­ría de Indautxu, en manos de la poli­cía espa­ño­la. Días antes fue vis­to en Gas­teiz, en una situa­ción deses­pe­ra­da y bajo un inten­so cer­co poli­cial que con­si­guió bur­lar. ¿Qué ocu­rrió duran­te aque­llos días pre­vios a su muer­te?

La ver­sión ofi­cial habló de sui­ci­dio. En una car­ta escri­ta por él mis­mo ase­gu­ra­ba que en agos­to había sido dete­ni­do, dro­ga­do y, pos­te­rior­men­te, libe­ra­do por la Ertzain­tza para ser uti­li­za­do como «señue­lo». El 26 de sep­tiem­bre de 1993, falle­cía en Bil­bo Xabier Kal­par­so­ro, tras caer por una ven­ta­na des­de la comi­sa­ría de Indautxu, en manos de la poli­cía espa­ño­la. Días antes fue vis­to en Gas­teiz, en una situa­ción deses­pe­ra­da y bajo un inten­so cer­co poli­cial que con­si­guió bur­lar. ¿Qué ocu­rrió duran­te aque­llos días pre­vios a su muer­te?

Ima­gen del día del fune­ral de Kal­par­so­ro. Foto: Eus­kal Memo­ria

La muer­te del mili­tan­te aber­tza­le coin­ci­dió con el home­na­je a Gurutze Ian­tzi, que había falle­ci­do dos días antes en manos de la Guar­día Civil. ¿Pero qué suce­dió duran­te ese mes? Hala Bedi des­ve­la, 26 años des­pués, más infor­ma­ción sobre el caso: lo acon­te­ci­do en Gas­teiz entre fina­les de agos­to y comien­zos de sep­tiem­bre, gra­cias a veci­nos anó­ni­mos que estu­vie­ron con Anuk duran­te aque­llos días y han que­ri­do con­tar lo suce­di­do.

Tras 25 años sin la ver­dad ni el reco­no­ci­mien­to ofi­cial en torno a la muer­te de Anuk, estas per­so­nas han que­ri­do rea­li­zar un ejer­ci­cio de memo­ria his­tó­ri­ca, para arro­jar más luz sobre este epi­so­dio de la gue­rra sucia que impli­có por pri­me­ra vez a la Ertzain­tza y a res­pon­sa­bles polí­ti­cos del PNV y el Gobierno Vas­co.

Sobre el caso de Anuk pla­nea la som­bra de algu­nos altos car­gos de la épo­ca, como Juan María Atutxa, enton­ces Con­se­je­ro de Inte­rior, o Jose­ba Goi­koetxea, sar­gen­to mayor de la Ertzain­tza y falle­ci­do meses des­pués en el pri­mer aten­ta­do de ETA con­tra un miem­bro de la poli­cía auto­nó­mi­ca vas­ca.

La muer­te de Anuk fue una heri­da abier­ta que, a pesar de haber sido igno­ra­da por la his­to­ria y silen­cia­da por la pren­sa duran­te más de dos déca­das, mar­có un antes y un des­pués en la his­to­ria del con­flic­to, agu­di­zan­do el enfren­ta­mien­to de la izquier­da aber­tza­le y ETA con­tra el PNV y la Ertzain­tza.

Verano 1993: la otra pelí­cu­la

Xabier Kal­par­so­ro ‘Anuk’ (Zumaia, 1966)

El año 1993 es un año cla­ve para ETA en su pro­ce­so de recons­truc­ción, tras las impor­tan­tes ope­ra­cio­nes poli­cia­les desa­rro­lla­das en su con­tra duran­te aque­lla épo­ca. El año ante­rior, con­cre­ta­men­te en mar­zo de 1992, se había pro­du­ci­do la deten­ción de su direc­ción en Bidart, uno de los mayo­res gol­pes sufri­dos por la orga­ni­za­ción arma­da a lo lar­go de su his­to­ria.

Sin embar­go, poco a poco, la orga­ni­za­ción recu­pe­ra su acti­vi­dad, que inclu­ye secues­tros, como el del indus­trial Julio Igle­sias Zamo­ra ‑entre julio y sep­tiem­bre del 93‑, que des­en­ca­de­na­rían el naci­mien­to del ‘lazo azul’, mien­tras se inten­si­fi­ca­ban las pro­tes­tas con­tra ETA y la per­se­cu­ción con­tra la izquier­da aber­tza­le.

Una estra­te­gia con­tra la izquier­da aber­tza­le, resu­mi­da en el esque­ma de «demó­cra­tas y vio­len­tos», que impli­ca­ba cada vez más al PNV, al Gobierno Vas­co y a la pro­pia Ertzain­tza, al calor del Pac­to de Aju­ria Enea, fir­ma­do en 1988.

Duran­te el año 1991, Xabier Kal­par­so­ro (Zumaia, 1966), has­ta enton­ces mili­tan­te de Jarrai, se había refu­gia­do en Ipa­rral­de, don­de se inte­gra­ría en ETA. Meses más tar­de, duran­te el verano de 1993, lle­ga a Gas­teiz con la enco­mien­da de crear una cier­ta infra­es­truc­tu­ra de la orga­ni­za­ción en el terri­to­rio.

Kal­par­so­ro tie­ne un per­fil poco habi­tual en un mili­tan­te de ETA des­pla­za­do des­de Ipa­rral­de a Hegoal­de. No tie­ne cau­sas abier­tas ni se le atri­bu­yen accio­nes de su orga­ni­za­ción. En caso de ser dete­ni­do, los deli­tos a los que se enfren­ta­ría serían de per­te­nen­cia a ban­da arma­da y pose­sión de una pis­to­la.

La ver­dad sobre Anuk y su paso por Ara­ba

Por­ta­da de EGIN (Igor Meltxor)

Duran­te los meses que dura su cam­pa­ña en Gas­teiz, se alo­ja en casa de una com­pa­ñe­ra y apro­ve­cha para ir tejien­do una red de con­tac­tos. Sin embar­go, y según su pro­pio tes­ti­mo­nio, en algún momen­to del mes de agos­to, per­ci­be pre­sen­cia poli­cial en torno a su per­so­na, has­ta que la últi­ma sema­na de mes es dete­ni­do en las pro­xi­mi­da­des de Lau­dio.

Según con­ta­ría más tar­de a sus com­pa­ñe­ros, Kal­par­so­ro estu­vo tres días dete­ni­do en lo que él cali­fi­ca­ba como «una base mili­tar en cam­po abier­to». Una des­crip­ción geo­grá­fi­ca que, en Eus­kal Herria, enca­ja­ría con pocos luga­res. Podría tra­tar­se de Berro­zi, en Ber­ne­do (Ara­ba), base de las fuer­zas espe­cia­les de la Ertzain­tza y cuyos terre­nos son pro­pie­dad del Depar­ta­men­to de Inte­rior del Gobierno Vas­co. Un encla­ve para­dig­má­ti­co del oscu­ran­tis­mo que acom­pa­ñó la lucha anti­te­rro­ris­ta.

«Los zipa­yos me detu­vie­ron, me dro­ga­ron, hip­no­ti­za­ron, lava­ron el cere­bro o lo que sea, y me vol­vie­ron a dejar en la calle. Me han esta­do y me están uti­li­zan­do»

Por­ta­da de EGIN (Igor Meltxor)

Allí, según su tes­ti­mo­nio, fue inte­rro­ga­do y dro­ga­do. Pos­te­rior­men­te, el 28 de agos­to, es pues­to en liber­tad, para su asom­bro y pavor. La car­ta que escri­bió el pro­pio Anuk, remi­ti­da a la direc­ción de ETA y publi­ca­da ‑par­cial­men­te- en octu­bre por EGIN des­cri­be: «Los zipa­yos me detu­vie­ron, me dro­ga­ron, hip­no­ti­za­ron, lava­ron el cere­bro o lo que sea, y me vol­vie­ron a dejar en la calle. Me han esta­do y me están uti­li­zan­do». Su espe­luz­nan­te rela­to sobre la deten­ción incluía haber sido dro­ga­do y haber per­di­do la con­cien­cia sobre lo que podía haber con­ta­do en los inte­rro­ga­to­rios

Aun­que la deten­ción no tras­cen­dió públi­ca­men­te, el 30 de agos­to, varias lla­ma­das anó­ni­mas de dudo­sa pro­ce­den­cia, rea­li­za­das al dia­rio EGIN, aler­tan de la deten­ción en Lau­dio de un refu­gia­do poli­ti­co vas­co cono­ci­do como ‘Anuk’. La incer­ti­dum­bre comien­za a pla­near sobre el caso.

En estas cir­cuns­tan­cias, Xabier Kal­par­so­ro lla­ma por telé­fono a la per­so­na que lo alo­ja­ba en la capi­tal ala­ve­sa para que vaya a reco­ger­le. Al dia siguien­te, cons­cien­te de su deli­ca­da situa­ción, deci­de aban­do­nar el domi­ci­lio en el que se encon­tra­ba y vaga duran­te todo el día, sin­tién­do­se «una lom­briz en un sedal», en una situa­ción kaf­kia­na y deses­pe­ra­da, bajo un inten­so segui­mien­to poli­cial. Al pare­cer, sus movi­mien­tos esta­ban sien­do vigi­la­dos con la inten­ción de obte­ner infor­ma­ción.

«Me indi­ca­ron que se había hecho un pac­to. Todos los de Ara­ba que­da­ban libres, Yo iba al tru­llo para diez años, pero pri­me­ro tenía un mes y medio de per­mi­so o vaca­cio­nes. En con­tra­par­ti­da, la orga­ni­za­ción sol­ta­ba a Igle­sias, cobra­ba el res­ca­te y se reanu­da­ban las con­ver­sa­cio­nes»

Por­ta­da de EGIN (Igor Meltxor)

A últi­ma hora de la noche, un encuen­tro for­tui­to con un anti­guo cono­ci­do en un bar del barrio de Erro­ta, pro­pi­cia que, sor­pren­den­te­men­te, Kal­par­so­ro rom­pa el cer­co poli­cial.

Duran­te unos días, encuen­tra refu­gio segu­ro, dejan­do atrás los segui­mien­tos. Sin embar­go, una serie de acon­te­ci­mien­tos y su pro­pia situa­ción de para­noia y deses­pe­ra­ción ‑quie­nes lo vie­ron aque­llos días afir­man que esta­ba «hecho un cro­mo»- lle­van a Xabier a pen­sar que la gen­te que le está dan­do refu­gio podría for­mar par­te del ope­ra­ti­vo poli­cial desa­rro­lla­do tras su deten­ción.

Ante esta situa­ción, en un momen­to dado, Kal­par­so­ro aban­do­na el lugar don­de esta­ba sien­do refu­gia­do, y con­ti­núa su pre­ca­ria hui­da, bajo el temor de que sigue sien­do vigi­la­do por la poli­cía.

La muer­te de Xabier Kal­par­so­ro ‘Anuk’

Días más tar­de, sus pasos le lle­va­rán has­ta Duran­go, don­de a las 20.00 horas del 23 de sep­tiem­bre es dete­ni­do por la poli­cía muni­ci­pal tras la lla­ma­da de un vecino aler­tan­do del inten­to de robo de un vehícu­lo. Una deten­ción casual que reve­la la pre­ca­ria situa­ción de Anuk y su volun­tad, ante el temor de que sigue vigi­la­do, de no que­rer recu­rrir a los recur­sos de su orga­ni­za­ción.

Mien­tras está sien­do dete­ni­do en la calle por la Poli­cía Muni­ci­pal, se iden­ti­fi­ca y advier­te a quien pue­da escu­char­le que es mili­tan­te de ETA.

Ya en las depen­den­cias de la poli­cía muni­ci­pal de Duran­go los acon­te­ci­mien­tos se suce­den ver­ti­gi­no­sa­men­te.

Por­ta­da de EGIN (Igor Meltxor)

Aun­que se tra­ta del pri­mer cuer­po al que se diri­gen los res­pon­sa­bles de la comi­sa­ría de Duran­go, la Ertzain­tza no se hace car­go del dete­ni­do. Según decla­ra­ría más ade­lan­te, ante el juez, uno de los agen­tes que par­ti­ci­pa­ron en su deten­ción, Kal­par­so­ro fue inte­rro­ga­do «por tres ertzai­nas de pai­sano que acu­die­ron para su iden­ti­fi­ca­ción».

Pos­te­rior­men­te, según el mis­mo tes­ti­mo­nio, es visi­ta­do por los dife­ren­tes cuer­pos poli­cia­les, que «acu­die­ron a pri­me­ras horas de la noche, poco des­pués de efec­tuar­se el arres­to».

Final­men­te, es la Poli­cía Nacio­nal quien se hace car­go del dete­ni­do, a las 23.45 horas. Esa mis­ma noche, a las 2.50 horas, Xabier Kal­par­so­ro ‘Anuk’ ingre­sa con heri­das mor­ta­les en el Hos­pi­tal de Basur­to, tras caer por una ven­ta­na des­de el segun­do piso de la comi­sa­ría de Indautxu, en Bil­bo.

Simul­tá­nea­men­te, tam­bién es dete­ni­da la per­so­na que alo­ja­ba a Xabier en Gas­teiz, aun­que no así las per­so­nas que, pre­su­mi­ble­men­te, le ayu­da­ron a esca­par.

Silen­cio mediá­ti­co: pre­gun­tas sin res­pues­ta

Xabier Kal­par­so­ro ‘Anuk’ (Zumaia, 1966)

¿Sig­ni­fi­ca esto que ahí se rom­pió el sedal poli­cial? ¿Podría­mos afir­mar que la poli­cía per­dió la pis­ta de ‘Anuk’ en Gas­teiz? ¿Se tra­tó aque­llo de un expe­ri­men­to para apli­car nue­vas for­mas de tor­tu­ra ante una nue­va fase de la ‘lucha anti­te­rro­ris­ta’? ¿Algo salió mal y deci­die­ron que alguien debía des­ha­cer­se de Anuk?

Son pre­gun­tas que lle­van 26 años sin res­pues­ta. Inte­rro­gan­tes que han sobre­vo­la­do la memo­ria de muchas de las per­so­nas que cono­cie­ron a Anuk, como es el caso de quie­nes coin­ci­die­ron con él en Gas­teiz duran­te aque­llos días y hoy han deci­di­do ayu­dar­nos a recor­dar.

El caso fue efi­caz­men­te silen­cia­do, sal­vo por el dia­rio Egin, y hoy es el día en que las infor­ma­cio­nes que pode­mos encon­trar sobre el mis­mo en inter­net son esca­sas, par­cia­les e incom­ple­tas. La otra per­so­na dete­ni­da en Gas­teiz nun­ca fue enjui­cia­da, a pesar de que lo habi­tual, en situa­cio­nes seme­jan­tes, era que los dis­tin­tos cuer­pos poli­cia­les pre­sen­ta­sen gra­ves acu­sa­cio­nes de «cola­bo­ra­ción con ban­da arma­da». Nadie más fue dete­ni­do en aque­lla ope­ra­ción.

Se pudo bus­car la ver­dad. Se optó por el silen­cio. La ver­sión ofi­cial habló de sui­ci­dio, y las inves­ti­ga­cio­nes abier­tas que­da­ron en peque­ñas con­de­nas por «negli­gen­cia». Nun­ca se lle­gó al fon­do del asun­to. El hedor a cloa­cas del esta­do que­dó ade­re­za­do con label vas­co. Y el úni­co medio de comu­ni­ca­ción que se atre­vió a hablar sin tapu­jos sobre el caso, el ya men­cio­na­do dia­rio EGIN, fue clau­su­ra­do en 1998 por orden de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la. Años des­pués, el caso de Anuk cayó en el olvi­do que trae con­si­go el silen­cio.

Se abrió la caja de Pan­do­ra

Entre las dis­tin­tas tipo­lo­gías de víc­ti­mas de «La Gue­rra del 58», como algu­nas per­so­nas se refie­ren al con­flic­to polí­ti­co y arma­do desa­rro­lla­do en Eus­kal Herria duran­te la segun­da mitad del siglo XX has­ta ‑prác­ti­ca­men­te- nues­tros días, uno de los gran­des tabúes es el que con­cier­ne a mili­tan­tes de ETA sos­pe­cho­sa­men­te eje­cu­ta­dos extra­ju­di­cial­men­te.

En este sen­ti­do, Xabier Kal­par­so­ro no sería ni el pri­me­ro ni el últi­mo, pero las cir­cuns­tan­cias que rodea­ron su muer­te hicie­ron de la mis­ma un pun­to de infle­xión en el pro­pio desa­rro­llo del con­flic­to vas­co.

Pega­ti­nas con­tra la Ertzain­tza (Foto: Noti­cias de Ála­va)

De las cir­cuns­tan­cias y el con­tex­to que rodea­ron su muer­te, ETA infi­rió una res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta de la Ertzain­tza y sus man­dos polí­ti­cos, y res­pon­dió con ata­ques que con­mo­cio­na­ron a la socie­dad vas­ca.

Todo ello cau­só una falla bru­tal entre la izquier­da aber­tza­le y, par­ti­cu­lar­men­te, el PNV, que mar­ca­ría la déca­da de los 90. En este sen­ti­do, a par­tir de 1993, se pro­du­jo un recru­de­ci­mien­to del con­flic­to arma­do y la cla­se polí­ti­ca se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les obje­ti­vos de ETA, que con­ti­nua­ría en acti­vo has­ta el cese defi­ni­ti­vo de su acti­vi­dad arma­da en el año 2011.

26 años des­pués de la muer­te de Xabier Kal­par­so­ro, sus fami­lia­res y ami­gos siguen espe­ran­do ver­dad y jus­ti­cia. Aun­que para algu­nos ya será tar­de, como es el caso de Mai­te Gol­maio, su madre, falle­ci­da el pasa­do año.