Argala gaur

Jeitsie­rak /​Descargas PDF (A4) PDF (A5) PDF (Let­ter) ePUB mobi (Kind­le) Nota: Seis pun­tos para la cha­r­­la-deba­­te sobre Arga­la en Arra­sa­te, el 6 de diciem­bre. Arga­la

La identidad no es nuestro campo de batalla

Se dice que la ultra­de­re­cha espa­ño­la se enva­len­to­na por la emer­gen­cia del inde­pen­den­tis­mo cata­lán, tam­bién que hay un repun­te del machis­mo como reac­ción a los avan­ces del femi­nis­mo. Ambas afir­ma­cio­nes son cier­tas. Lógi­ca­men­te, los fenó­me­nos polí­ti­cos que tie­nen cier­ta rele­van­cia públi­ca (ya sea por­que supo­nen un cam­bio real, o por­que los medios de comu­ni­ca­ción los exa­ge­ran intere­sa­da­men­te) no se sitúan den­tro de un parén­te­sis social, ais­la­dos del tiem­po y del espa­cio. Como par­te de la vida real que son, tie­nen unas cau­sas y unos efec­tos en ella. Pero cui­da­do: Es muy dife­ren­te ana­li­zar la rela­ción que tie­ne el auge del fas­cis­mo con la irrup­ción en la agen­da polí­ti­ca del femi­nis­mo o el inde­pen­den­tis­mo, que res­pon­sa­bi­li­zar a estos movi­mien­tos de haber azu­za­do al mons­truo, o sea, cul­pa­bi­li­zar­los.

En esa mis­ma línea, que sea el fas­cis­mo el que reac­cio­ne no quie­re decir, nece­sa­ria­men­te, que la cau­sa de su reac­ción sea lo con­tra­rio al fas­cis­mo. Ejem­plos: Hace unos años hubo un aumen­to de los movi­mien­tos socia­les fas­cis­tas (Hogar Social, etc.) que reac­cio­na­ban a la mise­ria gene­ra­da por la cri­sis capi­ta­lis­ta, ¿es ese capi­ta­lis­mo en cri­sis lo opues­to al fas­cis­mo? No. ¿Repre­sen­ta­ba Gal­tie­ri lo con­tra­rio que That­cher? Tam­po­co. ¿Fue Napo­león III la antí­te­sis de Von Bis­marck? Ni de lejos. De hecho es común que un nacio­na­lis­mo se enfren­te a otro nacio­na­lis­mo de la mis­ma natu­ra­le­za pero de dife­ren­te signo. Lo que pre­ten­do decir con esto, es que la vali­dez de unos argu­men­tos o la supe­rio­ri­dad de unas ideas polí­ti­cas, no se miden en fun­ción del enemi­go que des­pier­tas cuan­do tra­tas de lle­var­las a cabo. Esto es una fala­cia lla­ma­da argu­men­to ad con­se­quen­tiam, tam­bién cono­ci­da popu­lar­men­te como «ladran, lue­go cabal­ga­mos». Últi­ma­men­te, algu­nos han inten­ta­do con­ven­cer, tra­tan­do de jus­ti­fi­car sus posi­cio­nes seña­lan­do al mons­truo que tenían enfren­te. Pero la polí­ti­ca es más com­ple­ja que todo eso.

El fas­cis­mo nece­si­ta una reafir­ma­ción iden­ti­ta­ria: cul­tu­ral, sexual, nacio­nal, reli­gio­sa, etc. Reac­cio­na y se for­ta­le­ce cuan­do un gru­po per­ci­be que su iden­ti­dad está en peli­gro, por­que la legi­ti­mi­dad de vivir con­for­me a ella es cues­tio­na­da. Esa iden­ti­dad siem­pre es exclu­si­va, y se cons­tru­ye deli­mi­tan­do el lugar don­de está el otro, dotan­do al gru­po de un sen­ti­do de per­te­nen­cia. A un gru­po sí se le pue­de opo­ner otro gru­po: físi­ca, terri­to­rial­men­te; pero es un absur­do pen­sar que en polí­ti­ca, una iden­ti­dad se opo­ne a otra iden­ti­dad. En esen­cia, las iden­ti­da­des siem­pre son lo mis­mo y fun­cio­nan según la mis­ma lógi­ca. La iden­ti­dad solo es la pan­ta­lla, lo real­men­te cru­cial es el sis­te­ma elec­tró­ni­co que hay detrás y que cons­ti­tu­ye su ideo­lo­gía. El nacio­na­lis­mo cata­lán no se opo­ne al nacio­na­lis­mo espa­ñol, sino que es el dere­cho de la pobla­ción de un terri­to­rio a dotar­se de sus pro­pias estruc­tu­ras polí­ti­cas, lo que se opo­ne a la con­cul­ca­ción de este dere­cho. Del mis­mo modo y alu­dien­do a la cues­tión de géne­ro; no es la mujer la que se opo­ne al hom­bre, sino que es una con­vic­ción igua­li­ta­ria la que se opo­ne a la supre­ma­cía mas­cu­li­na. Y es fun­da­men­tal hacer hin­ca­pié y saber dis­tin­guir estas ideas, pues­to que de la con­fron­ta­ción iden­ti­ta­ria siem­pre saca rédi­tos el fas­cis­mo.

La labor de la izquier­da no es atri­buir una supues­ta ideo­lo­gía a la comu­ni­dad de varo­nes blan­cos y hete­ro­se­xua­les (no exis­te tal comu­ni­dad). Las ideas izquier­dis­tas son uni­ver­sa­les y hablan de igual­dad, de jus­ti­cia social, de liber­tad sexual, entre otras cosas. Inven­tar­se un colec­ti­vo ima­gi­na­rio de opre­so­res, que lo son úni­ca y exclu­si­va­men­te por sus cate­go­rías iden­ti­ta­rias, adu­cien­do que son por­ta­do­res de unos pri­vi­le­gios que van liga­dos a su iden­ti­dad, es exac­ta­men­te lo que hacen los fas­cis­tas. ¿Cabe algo más absur­do y con­tra­pro­du­cen­te? La pelea tie­ne que ser ideo­ló­gi­ca, solo así podre­mos ganar.

Como ejem­plo, dos refle­xio­nes que repre­sen­tan a la per­fec­ción la «izquier­da» iden­ti­ta­ria de la que hablo. Ambas a raíz de las elec­cio­nes anda­lu­zas y el ascen­so de la ultra­de­re­cha:

La pri­me­ra, una influen­cer femi­nis­ta, quien afir­ma­ba que el «72% de los votan­tes de Vox son hom­bres. Por si que­réis sacar con­clu­sio­nes». Al mar­gen de la evi­den­te fala­cia eco­ló­gi­ca, y que es un dato abso­lu­ta­men­te inú­til (por­que no men­cio­na la rela­ción muje­res-hom­bres de los votan­tes; y por­que aun estan­do equi­li­bra­da, ese dato repre­sen­ta alre­de­dor de un 7% de los hom­bres anda­lu­ces, con lo que no podría­mos extraer nin­gu­na con­clu­sión), ¿no os sue­na de algo este tipo de afir­ma­ción? A mí sí. Me sue­na a cuan­do dicen que la pro­por­ción de deli­tos per­pe­tra­dos por inmi­gran­tes es mayor. La dere­cha xenó­fo­ba siem­pre uti­li­za esta­dís­ti­cas rela­ti­vas a deli­tos para dedu­cir la natu­ra­le­za de los indi­vi­duos a par­tir de las esta­dís­ti­cas del gru­po al que per­te­ne­cen (bus­can datos para cri­mi­na­li­zar y este­reo­ti­par a gita­nos, musul­ma­nes, ruma­nos… a quie­nes no sean «de los suyos»). Y es que la lógi­ca que hay detrás de ese tipo de expli­ca­cio­nes es la que uti­li­zan los fas­cis­tas. En lugar de ana­li­zar las cir­cuns­tan­cias socia­les que rodean el deli­to, lo atri­bu­yen a las carac­te­rís­ti­cas sexua­les, racia­les, étni­cas, reli­gio­sas, nacio­na­les… es decir, iden­ti­ta­rias, del indi­vi­duo. ¿Des­de cuán­do razo­na la izquier­da al modo en que lo hacen los fas­cis­tas?

Una segun­da refle­xión, más sutil pero igual­men­te repre­sen­ta­ti­va de la «izquier­da» iden­ti­ta­ria, es la mani­fes­ta­da por un cono­ci­do aber­tza­le, quien afir­ma­ba que mien­tras la cul­tu­ra polí­ti­ca espa­ño­la no asu­ma el dere­cho a deci­dir y repu­die el fran­quis­mo, la dere­cha y la ultra­de­re­cha ten­drán vía libre. Apar­te de que pare­ce no seguir muy aten­ta­men­te la polí­ti­ca inter­na­cio­nal, lo sig­ni­fi­ca­ti­vo de esto es que acha­ca unas ideas deter­mi­na­das a la espe­ci­fi­ci­dad de una supues­ta cul­tu­ra polí­ti­ca espa­ño­la. ¿Pero es que no fue Madrid un baluar­te anti­fas­cis­ta? ¿Y las revuel­tas jor­na­le­ras en Anda­lu­cía por la socia­li­za­ción de la tie­rra? ¿Y la Astu­rias mine­ra, van­guar­dia de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria en la Euro­pa occi­den­tal? Decir que esto no es cul­tu­ra polí­ti­ca espa­ño­la y en cam­bio sí lo es la men­ta­li­dad fran­quis­ta, se hace con la cla­ra inten­ción de atri­buir una car­ga nega­ti­va al sen­ti­mien­to de iden­ti­dad nacio­nal que no es el tuyo. No pue­do evi­tar reco­no­cer en esas pala­bras a quie­nes siem­pre vin­cu­la­ron la vio­len­cia polí­ti­ca a la par­ti­cu­la­ri­dad cul­tu­ral vas­ca. La polí­ti­ca se hace con ideas, no midién­do­nos la iden­ti­dad, sea cual sea esta. Es la ultra­de­re­cha la que siem­pre esgri­me razo­nes iden­ti­ta­rias para arti­cu­lar un dis­cur­so, por­que nece­si­ta cons­truir un «otro» con­tra el que posi­cio­nar­se, a base de mani­pu­la­cio­nes, ver­da­des ses­ga­das y fala­cias. Por favor, no cai­ga­mos en la tram­pa de acu­dir a su cam­po de bata­lla.
El enemi­go a batir no es un arque­ti­po de hom­bre, blan­co, hete­ro­se­xual y espa­ñol. El enemi­go es el cor­pus ideo­ló­gi­co que jus­ti­fi­ca la desigual­dad social por razón del sexo o lugar de pro­ce­den­cia. El que se opo­ne al poder cons­ti­tu­yen­te que ema­na de la volun­tad popu­lar. El que nie­ga el dere­cho a vivir la sexua­li­dad de for­ma libre y ple­na. Y a este cor­pus ideo­ló­gi­co, curio­sa­men­te, siem­pre le sub­ya­ce un sis­te­ma que legi­ti­ma la explo­ta­ción de la mayo­ría para el bene­fi­cio de unos pocos.

Por eso, creo que debe­mos inter­pe­lar tam­bién al hom­bre blan­co y hete­ro­se­xual a invo­lu­crar­se en la pelea con­tra el fas­cis­mo, con­tra quien lo explo­ta y con­tra quien nie­ga su liber­tad polí­ti­ca. Cual­quie­ra que ten­ga sen­ti­do de la jus­ti­cia debe luchar codo con codo jun­to a todas las per­so­nas que son dis­cri­mi­na­das por cues­tio­nes rela­ti­vas a su iden­ti­dad. Pre­ci­sa­men­te por­que es una cues­tión de jus­ti­cia, y la jus­ti­cia no tie­ne iden­ti­dad. Es tan nece­sa­rio tomar con­cien­cia de la dis­cri­mi­na­ción que sufre el otro por cues­tio­nes iden­ti­ta­rias (para que las rela­cio­nes que cons­trui­mos día tras día sean igua­li­ta­rias y jus­tas), como dejar de cul­pa­bi­li­zar­nos de for­ma cris­tia­ni­zan­te por las cate­go­rías iden­ti­ta­rias que arbi­tra­ria­men­te nos atra­vie­san. El cam­bio social no será un auto de fe. Dis­tin­guir esto es esen­cial para cual­quier polí­ti­ca que se pre­ten­da de izquier­das.

Jimmy Mue­lles

10 de diciem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

1
Leave a Reply

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Luis Aldamiz Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Luis Aldamiz
Guest

Hay muchas cosas que se pue­den cri­ti­car de este tex­to: 1. El nacio­na­lis­mo cata­lán SÍ que se opo­ne al nacio­na­lis­mo espa­ñol. Por­que el nacio­na­lis­mo cata­lán es un nacio­na­lis­mo de libe­ra­ción mien­tras que el nacio­na­lis­mo espa­ñol es un nacio­nal-impe­ria­lis­mo, un nacio­na­lis­mo de opre­sión. No todos los nacio­na­lis­mos son igua­les y hay que enten­der que “Espa­ña” es el nom­bre que Cas­ti­lla adop­ta en 1808/​12 para tra­tar de disi­mu­lar su impe­ria­lis­mo. Es un poco rocam­bo­les­co por­que el cam­bio de nom­bre de 1808 vie­ne dic­ta­do por Napo­león, que se ane­xio­na par­te de los terri­to­rios que has­ta enton­ces eran Cas­ti­lla (Hego Eus­kal Herria pri­me­ro y Cata­lun­ya des­pués)… Read more »

Artxiboa

Denda

  • Liburuak / Libros
  • Bestelakoak /otros

2018 (copyleft) Boltxe Kolektiboa

Made with ❤ by Elementor