Argala gaur

Jeitsie­rak /​Descargas PDF (A4) PDF (A5) PDF (Let­ter) ePUB mobi (Kind­le) Nota: Seis pun­tos para la cha­r­­la-deba­­te sobre Arga­la en Arra­sa­te, el 6 de diciem­bre. Arga­la

IMAGEN-16711907-2" alt="IMAGEN-16711907-2" />

Colombia: Pax claudicante con señales de traición

[next­pa­ge title=”El Secre­ta­ria­do de las FARC ha meti­do a sus com­ba­tien­tes des­mo­vi­li­za­dos y a sus acti­vis­tas y líde­res socia­les en un gran tram­pa mor­tal”]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

El Secretariado de las FARC ha metido a sus combatientes desmovilizados y a sus activistas y líderes sociales en un gran trampa mortal

Has­ta que me reuní con Timo­chen­ko en mi últi­mo via­je a Cuba, pre­vio al sor­pre­si­vo anun­cio del mal lla­ma­do Acuer­do de Paz de la Haba­na, fir­ma­do el 26 de sep­tiem­bre del 2016, no sos­pe­cha­ba que al inte­rior de las FARC-EP pre­do­mi­na­ba una corrien­te que acep­ta­ría una Pax clau­di­can­te.

Pre­vio a ese momen­to no cono­cía a ese per­so­na­je, ni su entorno, ni el sig­ni­fi­ca­do real de su ascen­so a la jefa­tu­ra de las FARC des­pués de la cap­tu­ra y ase­si­na­to del coman­dan­te Alfon­so Cano.

Mis inter­lo­cu­to­res a lo lar­go de las rela­cio­nes entre nues­tras orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias habían sido prin­ci­pal­men­te los coman­dan­tes Manuel Maru­lan­da, Jor­ge Bri­ce­ño (Mono Jojoy), Raúl Reyes, Ricar­do Téllez (Rodri­go Gran­da), Joa­quín Gómez, Lucía, Jesús San­trich, Iván Már­quez y otros.

Con Iván Már­quez y Jesús San­trich sos­tu­ve incon­ta­bles con­ver­sa­cio­nes y for­jé una inten­sa cama­ra­de­ría y una gran amis­tad. Visi­té clan­des­ti­na­men­te en muchas oca­sio­nes sus cam­pa­men­tos móvi­les, como tam­bién en dos opor­tu­ni­da­des pasé sen­das sema­nas con el coman­dan­te Raúl Reyes.

De todos ellos siem­pre reci­bí cla­ri­dad de pro­pó­si­tos y expre­sio­nes de fir­me­za, en nada com­pa­ti­bles con el desar­me y la des­mo­vi­li­za­ción uni­la­te­ral de las FARC, la acep­ta­ción pura y sim­ple de la pre­ca­ria lega­li­dad ofre­ci­da por un Esta­do Terro­ris­ta, la per­ma­nen­cia del para­mi­li­ta­ris­mo cri­mi­nal y de la inter­ven­ción mili­tar de EEUU con sus 7 bases mili­ta­res y la renun­cia a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que ofre­cie­ra la posi­bi­li­dad de refun­dar al Esta­do colom­biano y demo­cra­ti­zar la socie­dad.

Primeras señales de la claudicación: intercambio con Timochenko

Sin embar­go, en el refe­ri­do inter­cam­bio con Timo­chen­ko en Cuba (28 de octu­bre 2015), que duró casi dos horas, apre­cié de su par­te una mar­ca­da ten­den­cia a acep­tar un acuer­do sin esas garan­tías, sin esos «segu­ros de vida y exis­ten­cia» bien mere­ci­dos; algo que me lle­nó de preo­cu­pa­cio­nes y tra­té de con­tra­rres­tar en el acto sin resul­ta­dos favo­ra­bles.

Sos­pe­ché y con­fir­mé que tras la apa­ren­te férrea uni­dad de las FARC-EP se desa­rro­lla­ban con­tra­dic­cio­nes de con­se­cuen­cias impre­de­ci­bles. Y a menos de un año de pen­sar­lo y cons­ta­tar­lo, se pre­ci­pi­tó ese acuer­do de cúpu­las con la acep­ta­ción por el Secre­ta­ria­do de esa orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar de una espe­cie de Pax chue­ca, aupa­da por una ten­den­cia clau­di­can­te que ha meti­do a sus com­ba­tien­tes des­mo­vi­li­za­dos y a sus acti­vis­tas y líde­res socia­les en un gran tram­pa mor­tal.

Mi reac­ción crí­ti­ca de ese desen­la­ce inde­sea­ble -per­ju­di­cial para la insur­gen­cia y el pue­blo colom­biano, para Vene­zue­la boli­va­ria­na ase­dia­da por EEUU y las mafias dere­chis­tas, y para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be some­ti­da a una feroz con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta- es bien cono­ci­da: recha­cé ese paso y seña­lé en múl­ti­ples for­mas y opor­tu­ni­da­des, con toda res­pon­sa­bi­li­dad, que no era cier­to que en Colom­bia se ini­cia­ba un real pro­ce­so de paz, sino más bien la ren­di­ción de la direc­ción hege­mó­ni­ca de su prin­ci­pal fuer­za insur­gen­te, que se tra­du­ci­ría en dis­per­sión y pér­di­da de influen­cia del con­jun­to, en nue­vos pro­gra­mas cri­mi­na­les con­tra sus cua­dros más con­se­cuen­tes, y en situa­cio­nes pare­ci­das a las que se vivie­ron cuan­do la sali­da legal de la Unión Patrió­ti­ca, víc­ti­ma de 4.000 ase­si­na­tos.

Cla­mé por qué no se entre­ga­ran las armas dejan­do intac­ta la maqui­na­ria de gue­rra y todo el apa­ra­to cri­mi­nal y para-esta­tal del régi­men opre­sor y EEUU, empla­za­do en terri­to­rio colom­biano.

Cla­mé por qué no se aban­do­na­ra la deman­da de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Sobe­ra­na, los recla­mos de cam­bios estruc­tu­ra­les, el reca­te de la sobe­ra­nía y la cons­ti­tu­cio­na­li­za­ción de los acuer­dos.

Ape­lé al pen­sa­mien­to del Coman­dan­te Manuel Maru­lan­da, siem­pre opues­to a disol­ver en una mesa de nego­cia­ción el ejér­ci­to popu­lar fariano for­ja­do a base enor­mes sacri­fi­cios e intré­pi­das haza­ñas.

No lo hice por joder. No lo hice ape­ga­do a un sim­ple radi­ca­lis­mo ver­bal. Tam­po­co por la indig­na­ción que me cau­sa­ba la «orden de cap­tu­ra del Esta­do colom­biano» y la pér­fi­da «ficha azul de la Inter­pol-CIA» que toda­vía pesan en mi con­tra.

En mi accio­nar polí­ti­co no pri­man las reac­cio­nes y/​o intere­ses per­so­na­les, sino prin­ci­pios.

Asu­mi­mos la soli­da­ri­dad y alian­za estra­té­gi­ca con las FARC-EP a ple­na con­cien­cia de los ries­gos, como lo hice con el FMLN de El Sal­va­dor, la URNG de Gua­te­ma­la y el Fren­te San­di­nis­ta de Nica­ra­gua, entre otros casos; a ple­na con­cien­cia de que el tema FARC era más peli­gro­so que los ante­rio­res.

Por res­pues­ta ofi­cial reci­bí un ata­que des­pia­da­do y men­ti­ro­so del entorno de Timo­chen­ko, espe­cial­men­te de uno de sus prin­ci­pa­les ase­so­res, un tal Gabriel Angel, el mis­mo que aho­ra le exi­ge al coman­dan­te San­trich, vil­men­te calum­nia­do, que «prue­be su inocen­cia»; mien­tras Rodri­go Lon­do­ño (Timo­chen­ko) guar­da­ba silen­cio fren­te a su injus­ta pri­sión y su even­tual extra­di­ción a EEUU.

Súper-dili­gen­tes ante el apre­sa­mien­to y la acu­sa­ción de corrup­ción a Lula, pese a sus evi­den­tes com­pli­ci­da­des con la corrup­te­la de Ode­brecht; y negli­gen­tes en extre­mo ante la agre­sión omi­no­sa a uno de sus más dig­nos com­pa­ñe­ros de armas.

La decorosa rebeldía de Santricht explica esa represalia y el inicio del corte criminal en las alturas

En esa oca­sión, a mane­ra de «reac­ción no ofi­cial», reci­bí una lla­ma­da tele­fó­ni­ca del cama­ra­da San­trich des­de la Haba­na, expre­sán­do­me res­pe­to y soli­da­ri­dad y ase­gu­rán­do­me que lucha­ría con­tra quie­nes pre­ten­día disol­ver lo que tan­ta san­gre y sacri­fi­cios había cos­ta­do.

Con­si­de­ra­cio­nes sobre la gra­ve­dad de ese vira­je opor­tu­nis­ta de la direc­ción hege­mó­ni­ca de FARC-EP fue­ron sus­ten­ta­das pos­te­rior­men­te por el pro­pio San­trich, así como su rebel­día uni­la­te­ral en oca­sión de su huel­ga de ham­bre por el incum­pli­mien­to de lo rela­cio­na­do con la libe­ra­ción de los pre­sos de gue­rra de las FARC.

El ELN, por demás, ha dado cons­tan­cia públi­ca de la sabia adver­ten­cia de San­trich para que esa orga­ni­za­ción no come­ta el gra­ve error del Secre­ta­ria­do fariano en mate­ria de ges­tión de paz.

Des­de enton­ces me embar­gó una gran preo­cu­pa­ción por la vida de ese valio­so cama­ra­da en medio de la frá­gil lega­li­dad esta­ble­ci­da, como la que aho­ra me embar­ga por las ame­na­zas que se cier­nen con­tra Iván Már­quez y con­tra todos/​as aquellos/​as capa­ces de reac­cio­nar con­tes­ta­ria­men­te fren­te a la tram­pa ten­di­da, cada vez más evi­den­te; que ha sido posi­ble de ins­tru­men­tar no solo por la per­ver­si­dad de San­tos, Uri­be, CÍA, Mos­sad y com­par­sa, sino tam­bién por las trai­cio­nes inter­nas y/​o aban­dono defi­ni­ti­vo del com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio de impor­tan­tes diri­gen­tes de la insur­gen­cia.

En lo más ínti­mo de mí ser, no que­ría tener razón en lo que se deri­va­ría de esa clau­di­ca­ción. Pero los hechos no dan lugar a equí­vo­cos, mien­tras las trai­cio­nes se evi­den­cian y hie­den.

Balance trágico

La comi­sión fis­ca­li­za­do­ra de la ONU ha decla­ra­do que el vul­ne­ra­ble acuer­do pac­ta­do, vio­la­do en alto gra­do por el Esta­do y el poder oli­gár­qui­co colom­biano y EEUU, solo se ha cum­pli­do en un 18%.

Des­de la fir­ma de los «acuer­dos de paz» han aumen­ta­do los ase­si­na­tos y las agre­sio­nes a líde­res socia­les y defen­so­res de dere­chos huma­nos.

Más de 60 gue­rri­lle­ros de las FARC-EP han sido ase­si­na­dos por el ejér­ci­to y fuer­zas para­mi­li­ta­res.

El resul­ta­do de un estu­dio con­jun­to del Ins­ti­tu­to de Estu­dios Polí­ti­cos y Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal (Iepri), el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción y Edu­ca­ción Popu­lar (Cinep), el Ins­ti­tu­to de Estu­dios para el Desa­rro­llo y la Paz (Inde­paz) y la Comi­sión Colom­bia­na de Juris­tas (CCJ), titu­la­doPano­ra­ma de vio­la­cio­nes al dere­cho a la vida, liber­tad e inte­gri­dad de líde­res socia­les y defen­so­res de dere­chos huma­nos en 2016 y pri­mer semes­tre del 2017, da cuen­ta de que el año pasa­do hubo en total de 98 homi­ci­dios y 3 des­apa­ri­cio­nes for­za­das de lucha­do­res y lucha­do­ras per­te­ne­cien­tes a Mar­cha Patrió­ti­ca y diri­gen­tes y acti­vis­tas de los movi­mien­tos socia­les en lucha.

En este 2018 se han incre­men­ta­do los crí­me­nes polí­ti­cos y se ha esti­ma­do que des­de la fir­ma de los acuer­dos a la fecha las víc­ti­mas del terro­ris­mo de Esta­do sobre­pa­san el núme­ro de 200.

Y recien­te­men­te, con el apre­sa­mien­to y la acu­sa­ción men­daz con­tra el coman­dan­te Jesús San­trich, se ha ini­cia­do la ven­gan­za con­tra las prin­ci­pa­les figu­ras de las FARC-EP cri­mi­na­li­za­da por EEUU y el Gobierno colom­biano, muy espe­cial­men­te con­tra aquellos/​as que no entien­den la paz como rene­ga­ción o trai­ción.

Influ­yen­tes medios de pre­sa esta­dou­ni­den­ses y colom­bia­nos lucen estar pre­pa­ran­do pro­ce­sos simi­la­res con­tra los/​as diri­gen­tes cali­fi­ca­dos de «radi­ca­les» y, entre ellos se des­ta­can los seña­la­mien­tos con­tra Iván Már­quez deri­va­dos del expe­dien­te que se le está fabri­can­do a San­trich.

Sería ton­to pen­sar que los ase­si­na­tos, las extra­di­cio­nes y otras dia­blu­ras del régi­men no se exten­de­rán y no se emplea­rán con­tra todos/​as los/​as que no han trai­cio­na­do o rene­ga­do de sus ideas ori­gi­na­les.

El espa­cio «legal» con­ce­di­do a las FARC es una ence­rro­na que actúa ade­más gene­ran­do jus­tas des­con­fian­zas, dis­per­san­do sus fuer­zas, redu­cien­do su influen­cia y con­de­nán­do­la a la mar­gi­na­li­dad elec­to­ral como lo evi­den­cia­ron los recien­tes comi­cios.

Es, ade­más, un espa­cio de alto ries­go para la exis­ten­cia libre y la vida mis­ma de quie­nes no aban­do­nen las ideas revo­lu­cio­na­rias.

En ese con­tex­to, con ese cua­dro dra­má­ti­co y esas ame­na­zas por delan­te, per­sis­tir en res­pe­tar esa paz sig­na­da por la clau­di­ca­ción raya en la trai­ción, no solo a lo que por más de medio siglo repre­sen­tó la FARC de Manuel Maru­lan­da, sino a todo el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio colom­biano.

Es obvio -y sig­ni­fi­ca­ti­vas deser­cio­nes ini­cia­les fren­te al vira­je dere­cho­so, jun­to a la recien­te acti­tud de rebel­día del coman­dan­te Her­nán Darío Velás­quez Sal­da­rria­ga (alias «El pai­sa«, «Oscar Mon­te­ro» o «El pai­sa Oscar», coman­dan­te gue­rri­lle­ro de la FARC y jefe de la Colum­na Móvil Teó­fi­lo Fore­ro, la que fue­ra una de las uni­da­des más efi­ca­ces), con­fir­man la ten­den­cia de no pocos efec­ti­vos de la insur­gen­cia faria­na a resis­tir­se a la des­mo­vi­li­za­ción y al desar­me uni­la­te­ral en tales con­di­cio­nes; mien­tras otros/​as se podrían poner a buen reguar­do y deben estar pen­sa­do en salir de la ence­rro­na.

Por su par­te, para el ELN esta ha sido una gran y opor­tu­na lec­ción que le per­mi­te, como en efec­to lo ha esta­do hacien­do, mirar­se en ese espe­jo para no acep­tar una Pax clau­di­can­te.

No es que esa paz está en peli­gro, como dice la alta jerar­quía de la Igle­sia Cató­li­ca y cier­tos polí­ti­cos sen­sa­tos, es que ella no exis­te.

Ese pro­ce­so y ese acuer­do de Pax fra­ca­sa­ron y por esa ilu­sión indu­ci­da se está pagan­do un alto pre­cio que hay que dete­ner y rever­tir.

¿Cómo?

A las fuer­zas que pro­ta­go­ni­za­ron esa insur­gen­cia heroi­ca, por el momen­to sen­si­ble­men­te diez­ma­da y dis­lo­ca­da, y a todo el movi­mien­to anti-impe­ria­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta colom­biano, les corres­pon­de bus­car for­mas y vías para hacer­lo has­ta lograr la recom­po­si­ción y relan­za­mien­to en gran­de de las luchas trans­for­ma­do­ras.

¡Oja­lá logren evi­tar ser masa­cra­dos, arrin­co­na­dos y dis­per­sa­dos en mayor esca­la por las bes­tias al ser­vi­cio de San­tos, Uri­be, el Pen­tá­gono, la CÍA y Trump!

¡Oja­la! El pue­blo colom­biano y Nues­tra Amé­ri­ca se lo agra­de­ce­rán.

[next­pa­ge title=”«Radicales»: El mote para con­de­nar a muer­te o extra­di­tar revo­lu­cio­na­rios en Colom­bia”]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

«Radicales»: El mote para condenar a muerte o extraditar revolucionarios en Colombia

A la PAX chue­ca o «chim­ba» le acom­pa­ña poner­le el mote de «radi­ca­les» a quie­nes aspi­ra­ron y aspi­ran, lucha­ron y luchan por una paz dig­na y ver­da­de­ra.

Confabulación de poderes y renegados

Estoy con­ven­ci­do de que el acuer­do que dio paso a esa PAX pla­ga­da de hipo­cre­sías y fal­se­da­des -segui­da de ase­si­na­tos, per­se­cu­cio­nes, expe­dien­tes fal­sos, reten­ción de pre­sos polí­ti­cos, incum­pli­mien­to de lo acor­da­do en un 82%…- fue el pro­duc­to de una con­fa­bu­la­ción del pre­si­den­te Juan Manuel San­tos, tute­la­do por EEUU (Pen­tá­gono, CÍA, Oba­ma, Trump…) y el com­po­nen­te hege­mó­ni­co-deter­mi­nan­te de la direc­ción cen­tral de la FARC-EP; pre­via y sote­rra­da­men­te ren­di­do, doble­ga­do y deci­di­do a no con­ti­nuar la pelea, a no seguir­se sacri­fi­can­do y arries­gan­do; dis­pues­to esen­cial­men­te a acep­tar el sis­te­ma jurí­di­co-ins­ti­tu­cio­nal del Esta­do Terro­ris­ta colom­biano inter­ve­ni­do por EEUU (bases mili­ta­res inclui­das), tal y como acon­te­ce aho­ra.

Eso estu­vo pre­ce­di­do de la des­apa­ri­ción de impor­tan­tes pila­res de la insur­gen­cia: Manuel Maru­lan­da, falle­ci­do por el peso de los años, y Raúl Reyes, Iván Ríos, Jor­ge Bri­ce­ño (Mono Jo Joy), Alfon­so Cano… liqui­da­dos en ope­ra­cio­nes mili­ta­res «qui­rúr­gi­cas» a car­go de la CÍA, el MOSAAD, el PENTÁGONO y el alto man­do mili­tar colom­biano; fac­tor que debi­li­tó la con­duc­ción y la fir­me­za polí­ti­co-mili­tar de esa orga­ni­za­ción insur­gen­te.

Desenlace «pacífico» manipulado

El desen­la­ce de las nego­cia­cio­nes fue impues­to des­de arri­ba, emplean­do la enor­me influen­cia del lide­raz­go his­tó­ri­co y el cen­tra­lis­mo extre­mo de una orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar, sin que esto impli­ca­ra una­ni­mi­dad en el alto man­do y mucho menos en otros nive­les de la orga­ni­za­ción.

Al paso de los años y del empleo de enor­mes y efi­ca­ces recur­sos téc­ni­cos dedi­ca­dos al espio­na­je sofis­ti­ca­do y a la siem­bra de vaci­la­cio­nes y trai­cio­nes, el enemi­go pudo detec­tar quien era quien: las for­ta­le­zas y las debi­li­da­des del con­jun­to y la pro­cli­vi­dad o no de unos y otros al ablan­da­mien­to, coop­ta­ción y/​o ren­di­ción por can­san­cio a nivel de los man­dos supe­rio­res y medios. Y actúo en con­se­cuen­cia, com­bi­nan­do las accio­nes mili­ta­res selec­ti­vas y las influen­cias ideo­ló­gi­cas capa­ces de con­ver­tir acti­tu­des revo­lu­cio­na­rias en posi­cio­nes refor­mis­tas.

El corral impuesto para facilitar la cacería

Con­su­ma­do el vira­je al opor­tu­nis­mo legal de las FARC, al acuer­do con entre­ga uni­la­te­ral de armas, sin con­vo­ca­to­ria de Cons­ti­tu­yen­te, con el Esta­do terro­ris­ta y el para­mi­li­ta­ris­mo intac­tos (bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y meca­nis­mos de inter­ven­ción y tute­la mili­tar, nar­co-pode­res, fal­sos-posi­ti­vos, masa­cres, fosas comu­nes, expe­dien­tes fal­sos, moto-sie­rras…), el PODER CONSTITUIDO aco­rra­ló, entram­pó, a una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de las estruc­tu­ras faria­nas des­mo­vi­li­za­das y pro­vo­có de paso -como vía intui­ti­va de sobre­vi­ven­cia- la dis­per­sión de otra gran par­te resis­ten­te a la des­mo­vi­li­za­ción y al desar­me.

De inme­dia­to ese poder pro­ce­dió al cor­te selec­ti­vo de cabe­zas y a la nue­va moda­li­dad de «fal­sos posi­ti­vos»: los expe­dien­tes por nar­co-corrup­ción ins­tru­men­ta­dos por un nar­co-Esta­do y el des­ta­pe del recur­so de las extra­di­cio­nes «made in usa» con­tra quie­nes no han acep­ta­do su PAX fal­si­fi­ca­da con pro­ba­da y evi­den­te doci­li­dad y supe­di­ta­ción al mar­co jurí­di­co-polí­ti­co del neo-san­tan­de­ris­mo y al con­si­guien­te colo­nia­je.

A esta nefas­ta fase de cri­mi­na­li­za­ción del recha­zo a la clau­di­ca­ción, res­pon­den los nue­vos ase­si­na­tos polí­ti­cos, las reten­cio­nes de pre­sos que debie­ron amnis­tiar­se, las nue­vas per­se­cu­cio­nes y expe­dien­tes per­ver­sa­men­te fabri­ca­dos, como el que se le ha ins­tru­men­ta­do al coman­dan­te Jesús San­trich y se le quie­re ins­tru­men­tar a Iván Már­quez y a otros/​as com­ba­tien­tes.

El radicalismo como estigma para instrumentar represalias

Con esos fines se ha ape­la­do al mote de «radi­ca­les», esto es, a la estig­ma­ti­za­ción de la disi­den­cia y el cues­tio­na­mien­to a esa moda­li­dad de paz a bene­fi­cio exclu­si­vo del poder gue­rre­ris­ta y cri­mi­nal entro­ni­za­do en el país, en nues­tra Amé­ri­ca y en el mun­do.

Por­ta­vo­ces, boci­nas, medios e inte­lec­tua­les al ser­vi­cio del poder cons­ti­tui­do han pues­to en mar­cha así un inten­sa y diver­si­fi­ca­da cam­pa­ña median­te la cual se acu­sa de «radi­ca­les» a com­po­nen­tes del par­ti­do legal FARC identificados/​as como no total­men­te ple­ga­dos al acuer­do impues­to; mien­tras elo­gian al sec­tor que lo acep­ta y men­di­ga, y a sus figu­ras más des­ta­ca­das.

Curio­sa­men­te el cali­fi­ca­ti­vo de «radi­ca­les» es esgri­mi­do tam­bién con­tra el sec­tor revo­lu­cio­na­rio por inte­gran­tes de la fac­ción del par­ti­do FARC que han acep­ta­do la con­vi­ven­cia con el vie­jo orden y se limi­tan a recla­mar con dis­cur­sos blan­dos e ini­cia­ti­vas des­tem­pla­das el cum­pli­mien­to por el Esta­do del Acuer­do de la Haba­na, a sabien­das de que el poder esta­ble­ci­do lo muti­ló con su anuen­cia y no habrá de cum­plir las par­tes más sen­si­bles de lo acor­da­do; dado que la FARC-EP, en bue­na medi­da des­ar­ma­da y en gran medi­da dis­per­sa, dejó de ser el con­tra­pe­so nece­sa­rio para obli­gar a cum­plir­los.

Los «radi­ca­les» son los mal­va­dos a sacar de cir­cu­la­ción; y los «sen­sa­tos» y «ecuá­ni­mes» son los que se aco­mo­dan a la dic­ta­du­ra de cla­se y de mafias, y a sus arti­fi­cios elec­to­ra­les mani­pu­la­bles.

El jabón en el sancocho

La pur­ga des­de fue­ra y des­de den­tro está en mar­cha para tra­tar de dis­mi­nuir y domes­ti­car las bases popu­la­res y los diri­gen­tes inter­me­dios de la FARC «legal» y gran par­te del acu­mu­la­do his­tó­ri­co de la insur­gen­cia heroi­ca, pro­cu­rar su inte­gra­ción al sis­te­ma sin sobre-sal­tos y evi­tar a toda cos­ta un replie­gue que des­en­tram­pe fuer­zas aco­rra­la­das y faci­li­te ini­cia­ti­vas que den paso al reagru­pa­mien­to de una nue­va resis­ten­cia popu­lar-nacio­nal en el con­tex­to de una cri­sis sis­té­mi­ca que no deja de expan­dir­se y pro­fun­di­zar­se.

El caso San­trich sacó a flo­te el cobre corroí­do de un tro­feo recu­bier­to de un baño «de pan de oro fal­so», pre­sen­ta­do por gobierno y trai­do­res como sím­bo­lo de una esta­fa a nom­bre de una PAX cimen­ta­da en fal­sos posi­ti­vos impu­nes y en bases mili­ta­res yan­quis into­ca­das. Y está ope­ran­do como «un jabón en san­co­cho pai­sa» y como aler­ta con­tra esa pen­dien­te enja­bo­na­da hacia la fosa común y las cár­ce­les del impe­rio.

Nar­ci­so Isa Con­de

16 de mayo de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Leave a Reply

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notify of

Artxiboa

Denda

  • Liburuak / Libros
  • Bestelakoak /otros

2018 (copyleft) Boltxe Kolektiboa

Made with ❤ by Elementor