Boltxe

[Comunicado conjunto] En el 4 de diciembre nuestro compromiso con el derecho a la autodeterminación del pueblo trabajador andaluz

Este 4 de diciem­bre el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz con­me­mo­ra su Día Nacio­nal. Las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes que­re­mos apro­ve­char esta fecha para salu­dar al Pue­blo Anda­luz y mani­fes­tar nues­tro com­pro­mi­so con el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de Anda­lu­cía como nación opri­mi­da por el Esta­do espa­ñol. Como decía­mos en el Mani­fies­to Inter­na­cio­na­lis­ta de Com­pos­te­la que fir­ma­mos

Boltxe

El Che, cinco décadas después

Este este 9 de octu­bre se cum­ple el 50 aniver­sa­rio del ase­si­na­to de Ernes­to «Che» Geva­ra, ase­si­na­to orques­ta­do por el ejer­ci­to boli­viano, orde­na­do por la CIA, cri­men del impe­ria­lis­mo, que dan­do muer­te al Che, daban muer­te a uno de los más gran­des revo­lu­cio­na­rios del siglo XX y ejem­plo de lo que las y los

Boltxe

De Compostela a Barcelona, haciendo camino

Ape­nas ha pasa­do un mes des­de que en el mar­co del Dia da Patria Gale­ga y jun­to a otras orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos revo­lu­cio­na­rios del Esta­do espa­ñol y de Por­tu­gal, fir­ma­mos el Mani­fies­to Inter­na­cio­na­lis­ta de Com­pos­te­la. La lec­tu­ra de dicho mani­fies­to no deja lugar a dudas. El Esta­do espa­ñol es un Esta­do opre­sor, una cár­cel de

Boltxe

Con Catalunya y su derecho inalienable a la independencia nacional. Ni terrorismo yihadista, ni terrorismo imperialista

Tras el ata­que terro­ris­ta que ha sufri­do Cata­lun­ya estos pasa­dos días, las orga­ni­za­cio­nes aba­jo fir­man­tes que­re­mos expre­sar: Nues­tro total recha­zo e indig­na­ción con­tra dicho ata­que y al mis­mo tiem­po, nues­tra más pro­fun­da soli­da­ri­dad con todas las víc­ti­mas y con el Pue­blo de Cata­lun­ya, quien ha dado una res­pues­ta ejem­plar de fir­me­za ante esta

Boltxe

En relación al ataque contra el pueblo de Catalunya en Barcelona y Cambrils

Des­de el colec­ti­vo comu­nis­ta vas­co Boltxe ante el aten­ta­do del yiha­dis­mo fas­cis­ta pro­du­ci­do en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na y en Cam­brils que­re­mos soli­da­ri­zar­nos con el pue­blo cata­lán así como con las vic­ti­mas de esta delez­na­ble acción indis­cri­mi­na­da. Tam­bién que­re­mos mos­trar nues­tra soli­da­ri­dad con todas las vic­ti­mas del fas­cis­mo. De nue­vo somos

Boltxe

Orereta, Altsasu y los post conflictos

Un repre­sen­tan­te polí­ti­co, en un acto ins­ti­tu­cio­nal de home­na­je a per­so­nas muer­tas tras accio­nes de Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na, ha habla­do de post con­flic­to. Según sus pala­bras, pare­ce que en Eus­kal Herria hubo un con­flic­to. Con­flic­to que aho­ra no exis­te y que, por lo tan­to, el país está nor­ma­li­za­do. Vivi­mos por fin, en

Boltxe

Errekaleor, ¿quién ha perdido el norte?

En una recien­te edi­to­rial y toman­do como refe­ren­cia los acon­te­ci­mien­tos del barrio gaz­teiz­ta­rra de Erre­ka­leor Boltxe carac­te­ri­za­ba al PNV, como enemi­go (lo vol­ve­mos a repe­tir para que no que­de lugar a la duda… e ne mi go) decla­ra­do del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co y sus aspi­ra­cio­nes a cons­truir la patria femi­nis­ta, socia­lis­ta y sobe­ra­na que como pue­blo nece­si­ta­mos

Boltxe

Errekaleor, lucha de clases pura y dura

Al igual que hicie­se Azku­na en Bil­bo hace ya varios años, Gor­ka Urta­ran, alcal­de de Gas­teiz, ha deci­di­do liqui­dar un pro­yec­to auto­ges­tio­na­do. Esta vez se tra­ta de un barrio ente­ro, Erre­ka­leor, que está sien­do usa­do por diver­sos colec­ti­vos y per­so­nas que viven en él y le dan vida, plan­tean­do y luchan­do por un

Boltxe

El pueblo es la fuerza motriz que hace la historia mundial

El 8 de mar­zo de 1917, día de la mujer tra­ba­ja­do­ra, fue el pri­mer día de la revo­lu­ción bol­che­vi­que. Las obre­ras tex­ti­les de Petro­gra­do se decla­ra­ron en huel­ga, arras­tran­do tras ellas a los obre­ros meta­lúr­gi­cos del barrio de Viborg. Los y las mani­fes­tan­tes se enfren­ta­ron a la poli­cía, pero los cosa­cos, que eran la

Boltxe

Más que nunca… ¡¡Amnistía!! ¡Devolvamos la lucha a las calles!

Como si de una pesa­di­lla se tra­ta­se, cuan­do la reivin­di­ca­ción de la amnis­tía ha sido anu­la­da del queha­cer dia­rio de quie­nes solo se preo­cu­pan de hacer poli­ti­que­ría o de lucir la más per­fec­ta de las son­ri­sas, las con­di­cio­nes car­ce­la­rias para dece­nas de pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos se han endu­re­ci­do nota­ble­men­te y en