Boltxe

Hai­tí: Las cau­sas obje­ti­vas de la rebe­lión popular

Intro­duc­ción Los «des­afor­tu­na­dos» suce­sos de Vene­zue­la, Colom­bia, Boli­via y Chi­le des­ta­can en los titu­la­res de todo el mun­do. Des­de los gran­des labo­ra­to­rios comu­ni­ca­cio­na­les la cla­se domi­nan­te pre­pa­ra el con­su­mo publi­ci­ta­rio diri­gi­do a las masas. En un momen­to don­de las luchas poten­cial­men­te revo­lu­cio­na­rias toman pro­ta­go­nis­mo en Amé­ri­ca Lati­na, con­tro­lar el mono­po­lio de la

Boltxe

Apun­tes para una estra­te­gia de cla­se con­tra la vio­len­cia machista

Esta­mos fina­li­zan­do el mes de noviem­bre, poco días des­pués de haber par­ti­ci­pa­do en las movi­li­za­cio­nes que, cada año, recuer­dan y denun­cian los casos de muje­res que sufren vio­len­cia machis­ta aún hoy. Mien­tras, tene­mos en la reti­na los recien­tes suce­sos de vio­len­cia en Cata­lun­ya en octu­bre. Enton­ces la explo­sión de vio­len­cia fue

Jon Iurrebaso Atutxa

Ez ibi­li milon­ge­tan. Eus­kal Esta­tu Sozia­lis­ta­ren alde /​No nos con­téis milon­gas. Por el Esta­do Socia­lis­ta Vasco

[EUS] Pun­tu batzuk aipa­tu­ko ditu­gu, kapi­ta­la­ren iritzi­ra­ko ira­ba­zi eko­no­mi­koen objek­tu ezin­bes­te­koak eta kla­se­ko posi­zio hege­mo­ni­ko­ra­ko eus­ka­rri dire­nak, eta, aldi berean, kla­se lider iza­ten jarraitze­ko arris­ku­rik han­die­na dute­nak. Hori esa­ten dugu­nean, ez dugu sub­jek­tu zapal­du bat bera ere gogoe­ta­tik kan­po uzten, zapal­kun­tza guz­tiak kapi­ta­la­ren eta bere ezin­bes­te­ko patriar­ka­tua­ren ara­be­ra anto­la­tu­ta eta

Atilio Borón

El gol­pe en Boli­via: cin­co lecciones

La tra­ge­dia boli­via­na ense­ña con elo­cuen­cia varias lec­cio­nes que nues­tros pue­blos y las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas popu­la­res deben apren­der y gra­bar en sus con­cien­cias para siem­pre. Aquí, una bre­ve enu­me­ra­ción, sobre la mar­cha, y como pre­lu­dio a un tra­ta­mien­to más deta­lla­do en el futu­ro. Pri­me­ro, que por más que se admi­nis­tre de modo ejemplar

Iñaki Gil de San Vicente

Cua­ren­ta años de Esta­tu­to… ¿y aho­ra qué?

Algo de his­to­ria El 25 de octu­bre de 1979 fue apro­ba­do en refe­rén­dum el fla­man­te Esta­tu­to de la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca. Digo fla­man­te por­que, según se pro­me­tía, con el «Sí» las opues­tas cla­ses socia­les y fuer­zas polí­ti­cas enton­ces exis­ten­tes iban a ins­tau­rar una «demo­cra­cia» que aun ampu­tada por y supe­di­ta­da a la Cons­ti­tu­ción monárquica

Arran

Con­si­de­ra­cions d’Arran en defen­sa de la revol­ta catalana

[CAT] Fa nou dies es va fer públi­ca la sen­tèn­cia del Tri­bu­nal Suprem al pro­cés sobi­ra­nis­ta, amb això, es van sen­ten­ciar drets fona­men­tals i es va mar­car un punt d’inflexió en l’acceleració de la repres­sió. Ara, qual­se­vol mobi­litza­ció que com­por­ti que els cos­sos poli­cials desis­tei­xin de com­plir una ordre judi­cial pot

Boltxe

Mito y reali­dad del pac­to entre Hitler y Sta­lin del 23 de agos­to de 1939

En un libro nota­ble, 1939: The Allian­ce That Never Was and the Coming of World War II [1939, la alian­za que nun­ca exis­tió y la lle­ga­da de la Segun­da Gue­rra Mun­dial], el his­to­ria­dor cana­dien­se Michael Jaba­ra Car­ley des­cri­be cómo a fina­les de la déca­da de 1930 la Unión Sovié­ti­ca inten­tó repe­ti­da­men­te, aunque

Gazte Koordinadora Sozialista

Entre­vis­ta a GKS (Coor­di­na­do­ra Juve­nil Socia­lis­ta): «Somos una orga­ni­za­ción de cla­se que tene­mos como obje­ti­vo inter­ve­nir en la pro­ble­má­ti­ca juvenil»

Este es el resul­ta­do de un cues­tio­na­rio entre­ga­do por Resu­men Lati­no­ame­ri­cano a los jóve­nes de GKS (Gaz­te Koor­di­na­do­ra Sozia­lis­ta), con la idea de saber el por­qué de su for­ma­ción como nue­vo nucle­mien­to de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria vas­ca y sus obje­ti­vos. Su naci­mien­to es recien­te pero sin duda muchos y muchas de sus militantes

Iñaki Gil de San Vicente

Crear comu­nas para ganar la calle

Lec­cio­nes de la his­to­ria Rober­to Per­día ha publi­ca­do un tex­to muy opor­tuno sobre cómo com­ba­tir el capi­ta­lis­mo y a la vez sobre cómo avan­zar en la pre­fi­gu­ra­ción del socia­lis­mo en la medi­da de lo posi­ble tenien­do en cuen­ta que nos hacen mal­vi­vir en una pri­sión a la que el capi­tal lla­ma «demo­cra­cia».