Saïd Bouamama

El coro­na­vi­rus como ana­li­za­dor

Intro­duc­ción Exis­ten los ava­ta­res y exis­te la vul­ne­ra­bi­li­dad que lle­va a las catás­tro­fes. La con­fu­sión entre ambas cues­tio­nes es una de las carac­te­rís­ti­cas esen­cia­les del dis­cur­so ofi­cial del gobierno fran­cés (y de otros muchos gobier­nos). No es de extra­ñar esta con­fu­sión volun­ta­ria cuya fun­ción es ocul­tar y hacer des­apa­re­cer la segun­da que, en

Con­fi­na­dos

Según las esti­ma­cio­nes de la AFP, unos 1.700 millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do están bajo algún tipo de con­fi­na­mien­to como resul­ta­do del coro­na­vi­rus. Eso es casi una cuar­ta par­te de la pobla­ción mun­dial. La eco­no­mía mun­dial no ha vis­to nun­ca nada pare­ci­do. Casi todas las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas para

La pró­xi­ma rece­sión: ¿la cul­pa es del coro­na­vi­rus?

Estoy segu­ro de que cuan­do ter­mi­ne este desas­tre, la eco­no­mía domi­nan­te y las auto­ri­da­des afir­ma­rán que fue una cri­sis exóge­na que no tie­ne nada que ver con defec­tos inhe­ren­tes en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta y la estruc­tu­ra social de la socie­dad. La cul­pa fue del virus. Este fue el argu­men­to de

Boltxe

Dis­cur­so pro­nun­cia­do por F. Engels en el cemen­te­rio de High­ga­te en Lon­dres, el 17 de mar­zo de 1883

El 14 de mar­zo, a las tres menos cuar­to de la tar­de, dejó de pen­sar el más gran­de pen­sa­dor de nues­tros días. Ape­nas le deja­mos dos minu­tos solo, y cuan­do vol­vi­mos, le encon­tra­mos dor­mi­do sua­ve­men­te en su sillón, pero para siem­pre. Es de todo pun­to impo­si­ble cal­cu­lar lo que el pro­le­ta­ria­do mili­tan­te

Boltxe

Frantz Fanon: el bri­llo del metal

Intro­duc­ción En esta tie­rra exis­te aque­llo que mere­ce vida. Mah­moud Dar­wish Frantz Fanon nació en la isla cari­be­ña de Mar­ti­ni­ca el 25 de julio de 1925. Murió de leu­ce­mia en los Esta­dos Uni­dos el 6 de diciem­bre de 1961. Tenía 36 años. A esa edad había sido pro­ta­go­nis­ta de dos gue­rras, mili­tan­te

Saïd Bouamama

Las nue­vas orien­ta­cio­nes del impe­ria­lis­mo fran­cés en Áfri­ca

Intro­duc­ción El anun­cio por medio de un sim­ple comu­ni­ca­do fecha­do el 2 de febre­ro de 2020 del envío al Sahel de 600 mili­ta­res fran­ce­ses suple­men­ta­rios (con lo que la can­ti­dad de fuer­zas de la Ope­ra­ción Barkha­ne ascien­de a 5.100 sol­da­dos) ha sus­ci­ta­do poco deba­te y, menos aún. opo­si­ción. Nin­gu­na ini­cia­ti­va

Iñaki Gil de San Vicente

¿Geo­po­lí­ti­ca o estra­te­gia comu­nis­ta? (I de II)

Pre­sen­ta­ción Nota: este tex­to ha sido redac­ta­do des­pués de la char­la-deba­te habi­da en el gaz­tetxe de Zizur­kil el pasa­do domin­go 9 de febre­ro sobre geo­po­lí­ti­ca. Se deci­dió hacer un segun­do deba­te estu­dian­do la situa­ción mun­dial des­de y para una estra­te­gia comu­nis­ta. La pre­gun­ta sobre qué dife­ren­cia hay entre a la

Jon Iurrebaso Atutxa

Sobre el cam­bio de estra­te­gia vas­ca

Uno de los para­dig­mas que a más de una le cos­tó enten­der y asi­mi­lar, es la cues­tión de la uni­la­te­ra­li­dad, pues­ta en públi­co y pos­te­rior­men­te desa­rro­lla­da des­de la que muchos pen­sa­ban que aún era la resis­ten­cia revo­lu­cio­na­ria vas­ca. Esta uni­la­te­ra­li­dad se ven­dió en su día como una acción tác­­ti­­co-estra­­té­­gi­­ca que pon­dría a nues­tros varia­dos

Saïd Bouamama

Glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta, euro­cen­tris­mo e inmi­gra­ción (segun­da par­te)

Intro­duc­ción La regre­sión social que cons­ti­tu­ye la glo­ba­li­za­ción es de una mag­ni­tud sin paran­gón des­de el nazis­mo. Mar­ca un cam­bio de las rela­cio­nes de fuer­za here­da­das, pre­ci­sa­men­te, de la vic­to­ria con­tra él. Va pare­ja de la des­apa­ri­ción de los equi­li­brios sur­gi­dos de la Segun­da Gue­rra Mun­dial con su eje bipo­lar

Saïd Bouamama

Glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta, euro­cen­tris­mo e inmi­gra­ción.

Intro­duc­ción El año 2019 ha esta­do mar­ca­do por unos movi­mien­tos popu­la­res sin pre­ce­den­tes des­de hace déca­das en muchos luga­res del pla­ne­ta. Des­de Arge­lia a Sudán, pasan­do por Hai­tí, estos movi­mien­tos movi­li­zan a millo­nes de per­so­nas. En ese mis­mo año se han mul­ti­pli­ca­do los gol­pes de Esta­do y las ofen­si­vas reac­cio­na­rias,