Iñaki Gil de San Vicente

Iña­ki Gil de San Vicen­te: «Que­re­mos seguir vivien­do median­te la lucha, por­que cuan­do deje­mos de luchar nos habrán exter­mi­na­do»

Con la lle­ga­da de Donald Trump al gobierno de Esta­dos Uni­dos, tam­bién lle­gó su ace­le­ra­da ver­sión en la apli­ca­ción de lo que des­de ese país han lla­ma­do la «doc­tri­na del excep­cio­na­lis­mo ame­ri­cano». Eso es sim­ple­men­te su creen­cia de que Dios les ha otor­ga­do el pri­vi­le­gio de inter­ac­tuar con el mun­do

Iñaki Gil de San Vicente

El Capi­tal, un libro que asus­ta al capi­tal… y al refor­mis­mo

«Cri­ti­car es juz­gar con valen­tía, es iden­ti­fi­car méri­tos y debi­li­da­des; des­ve­lar lo ocul­to, actuar de for­ma abier­ta y no dog­má­ti­ca; lla­mar a las cosas por su nom­bre. Es una acti­vi­dad que impli­ca ries­gos por­que el ser humano (autor tam­bién de las obras cri­ti­ca­das) es un ser con­tra­dic­to­rio y orgu­llo­so que cons­tru­ye, inven­ta y pro­gre­sa, pero

Iñaki Gil de San Vicente

Rosa gorria Eus­kal Herrian

«Par­la­men­ta­ris­moa­ren legez­ko­ta­sun bur­ge­sa­ren ere­mua ez da kla­se kapi­ta­lis­ta­ren­tza­ko men­pe­ratze ere­mu bat soi­lik, borro­­ka-ere­­mu bat bai­zik, eta horren gai­nean, pro­le­tal­goen eta bur­ge­sia­ren arte­ko anta­go­nis­moak estro­pe­zu egi­ten dira. Bai­na bur­ge­sia­ra­ko legez­ko hurren­ke­ra­ren ara­be­ra, indar­ke­ria­ri buruz­ko adie­raz­pe­na bes­te­rik ez da, pro­le­tal­go­ra­ko borro­ka par­la­men­ta­rioa ezin da izan bote­re­ra bere bio­len­tzia pro­pioa era­ma­te­ko joe­ra. Gure

Boltxe

Luxem­burg, Liebk­necht y la revo­lu­ción ale­ma­na

La Revo­lu­ción Ale­ma­na de noviem­bre de 1918 impli­có a millo­nes de per­so­nas, que en su mayo­ría nun­ca habían par­ti­ci­pa­do en polí­ti­ca has­ta ese momen­to. Como en Rusia, la mayo­ría de los que entra­ron a la esce­na polí­ti­ca de mane­ra tar­día se orien­tó hacia los par­ti­dos que cono­cían. En Rusia, des­pués de febre­ro,

Jose Mari Lorenzo Espinosa

La His­to­ria inter­ve­ni­da

Debe­ría­mos estar de acuer­do en que la His­to­ria es, o pue­de lle­gar a ser, un arma de uti­li­za­ción masi­va. Una herra­mien­ta de la con­cien­cia o un lisér­gi­co efi­caz. Medio de pro­pa­gan­da o tóxi­co de con­trol. Sobre todo cuan­do cae en manos del poder. Cuan­do el poder la ocu­pa, la toma por asal­to. Hacien­do de

Iñaki Gil de San Vicente

Iña­ki Gil de San Vicen­te: «Nadie, nin­gu­na orga­ni­za­ción, pue­de negar el dere­cho a crear algo nue­vo»

[Ando­ni Base­rri­go­rri entre­vis­ta a Iña­ki Gil de San Vicen­te sobre el actual momen­to polí­ti­co en Eus­kal Herria.] Han trans­cu­rri­do ya prác­ti­ca­men­te ocho años des­de el famo­so cam­bio de rum­bo de la Izquier­da Aber­tza­le, una de las refe­ren­cias de lucha para cons­truir una patria socia­lis­ta en el cora­zón de la vie­ja Euro­pa.

Marc Vandepitte

Por qué tenía razón Marx

Pre­sen­ta­ción Karl Marx nació hace dos­cien­tos años. Pocos pen­sa­do­res han influi­do tan­to en la his­to­ria como él. Su crí­ti­ca agu­da y radi­cal del capi­ta­lis­mo sigue sien­do actual hoy en día: cri­sis eco­nó­mi­cas, explo­ta­ción, las carac­te­rís­ti­cas del Esta­do, la lucha de cla­ses, el papel de la cla­se obre­ra, el pen­sa­mien­to eco­lo­gis­ta,