Concepción Cruz Rojo

Anda­lu­cía: Cues­tión nacio­nal y la nece­si­dad de nues­tra soberanía

Tex­to ela­bo­ra­do para la char­la impar­ti­da en la Jor­na­da de For­ma­ción Nacio­nal de Jaleo!!! Nadie mejor que la per­so­na o el pue­blo que sufre una dis­cri­mi­na­ción tie­ne con­cien­cia de su situa­ción. Y esa con­cien­cia aumen­ta su nivel cuan­do se reco­no­cen a los res­pon­sa­bles y se sien­te la nece­si­dad de luchar con­tra ellos. En suma, se

Borroka Garaia Da

La hor­mi­ga roja

El tex­to que vie­ne a con­ti­nua­ción está fecha­do en el 2009 y es públi­co en algu­nos blogs de diri­gen­tes del PNV, tam­bién en algu­nos espa­cios del gru­po vocen­to (jun­to con su aná­li­sis de las «fuen­tes anti­te­rro­ris­tas») y ha for­ma­do par­te de algu­nos pro­ce­sos judi­cia­les con­tra orga­ni­za­cio­nes. La guar­dia civil dice que supues­ta­men­te fue

Iñaki Gil de San Vicente

Inter­na­cio­na­lis­mo con­tra imperialismo

Has­ta la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio empie­za a irrum­pir en la his­to­ria con la revo­lu­ción de 1848 apa­re­cien­do ya como tal, polí­ti­ca y teó­ri­ca­men­te, en 1864 con la fun­da­ción de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal, pero la soli­da­ri­dad entre los pue­blos y las cla­ses explo­ta­das es muy ante­rior. Ciñén­do­nos solo a

Saïd Bouamama

Arge­lia: Del pre­tex­to coyun­tu­ral a las cau­sas sis­té­mi­cas. Pro­me­sas y peli­gros de una revuel­ta de la dignidad

Las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res del 22 de febre­ro que se pro­du­je­ron simul­tá­nea­men­te en la mayo­ría de las gran­des ciu­da­des arge­li­nas pero tam­bién en muchas ciu­da­des media­nas cons­ti­tu­yen indu­da­ble­men­te el ini­cio de una nue­va secuen­cia his­tó­ri­ca en la vida polí­ti­ca arge­li­na. Mar­can la entra­da en la esce­na polí­ti­ca de una nue­va generación

Boltxe

«Para sal­var la vida hace fal­ta poder polí­ti­co y capa­ci­dad de auto­de­fen­sa», entre­vis­ta con Iña­ki Gil de San Vicen­te por la Agen­cia Boli­va­ria­na de Prensa

Resul­ta­do de la con­ver­sa­ción exclu­si­va con Iña­ki Gil de San Vicen­te, la Agen­cia Boli­va­ria­na de Pren­sa pre­sen­ta esta vídeo con­fe­ren­cia estruc­tu­ra­da en tres seg­men­tos, en la cual se expo­ne en el pri­me­ro de éstos los ele­men­tos que carac­te­ri­zan la nue­va avan­za­da del impe­ria­lis­mo; en el segun­do seg­men­to el entre­vis­ta­do plantea

Iñaki Gil de San Vicente

De la V Asam­blea al mar­xis­mo vas­co (II)

El tes­ta­men­to de Arga­la Crí­ti­ca del esta­ta­lis­mo En 1977, Arga­la vol­ve­ría a recor­dar que la lucha de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta era incon­ce­bi­ble para la izquier­da espa­ño­la. Lo que real­men­te dijo Lenin sobre el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes fue uno de los deba­tes más enco­na­dos y dura­de­ros, de hecho

Iñaki Gil de San Vicente

El Capi­tal, un libro que asus­ta al capi­tal… y al reformismo

«Cri­ti­car es juz­gar con valen­tía, es iden­ti­fi­car méri­tos y debi­li­da­des; des­ve­lar lo ocul­to, actuar de for­ma abier­ta y no dog­má­ti­ca; lla­mar a las cosas por su nom­bre. Es una acti­vi­dad que impli­ca ries­gos por­que el ser humano (autor tam­bién de las obras cri­ti­ca­das) es un ser con­tra­dic­to­rio y orgu­llo­so que cons­tru­ye, inven­ta y pro­gre­sa, pero

Iñaki Gil de San Vicente

De la V Asam­blea al mar­xis­mo vas­co (I)

Os pre­sen­ta­mos el pri­mer capí­tu­lo del tex­to De la V Asam­blea al mar­xis­mo vas­co escri­to por Iña­ki Gil de San Vicen­te para el libro recien­te­men­te publi­ca­do por Boltxe Libu­ruak bajo el títu­lo El nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio: her­ma­nos Etxe­ba­rrie­ta, Txi­kia, Arga­la. Sema­nal­men­te vamos a publi­car cada uno de los capí­tu­los que con­for­man el texto.

Iñaki Gil de San Vicente

¡¡¡No corrais que es peor…!!!

En nues­tro ino­cen­te anti­fran­quis­mo juve­nil creía­mos que lo peor era echar a correr cuan­do car­ga­ba la poli­cía o la guar­dia civil por­que si nos que­dá­ba­mos quie­tos no nos pega­rían ni nos patea­rían en el sue­lo, ni nos arras­tra­rían aga­rrán­do­nos por los pelos, ni nos deten­drían, tor­tu­ra­rían y encar­ce­la­rían… Dada nues­tra vir­gi­ni­dad polí­ti­ca, y embelesados