Jose Mari Lorenzo Espinosa

La Historia intervenida

Debe­ría­mos estar de acuer­do en que la His­to­ria es, o pue­de lle­gar a ser, un arma de uti­li­za­ción masi­va. Una herra­mien­ta de la con­cien­cia o un lisér­gi­co efi­caz. Medio de pro­pa­gan­da o tóxi­co de con­trol. Sobre todo cuan­do cae en manos del poder. Cuan­do el poder la ocu­pa, la toma por asal­to. Hacien­do de

Carlos Aznárez

Otra vez fracasaron

Lo vol­vie­ron a inten­tar y otra vez fra­ca­sa­ron. Este lunes a la madru­ga­da un gru­po redu­ci­do de inte­gran­tes de la Guar­dia Nacio­nal, aci­ca­tea­dos por las pro­me­sas de pron­to éxi­to con­tra el «régi­men» que hacen los poli­ti­que­ros opo­si­to­res, se apo­de­ra­ron de algu­nas armas y comen­za­ron un raíd que ter­mi­nó con todos ellos dete­ni­dos y con­fe­san­do, como

Directrices para el movimiento comunista femenino

I El II Con­gre­so de la III Inter­na­cio­nal hace suya la reso­lu­ción del I Con­gre­so acer­ca de la nece­si­dad de dar cons­cien­cia de cla­se a las gran­des masas de muje­res pro­le­ta­rias, de edu­car­las en los idea­les comu­nis­tas, de con­ver­tir­las en com­pa­ñe­ras de lucha y en segu­ras y deci­di­das cola­bo­ra­do­ras hacia

Jon Iurrebaso Atutxa

Jon Iurrebaso: «Se conformará un Movimiento socialista revolucionario vasco de liberación nacional»

Al hilo de la entre­vis­ta man­te­ni­da recien­te­men­te con Iña­ki Gil de San Vicen­te, char­lan­do de las mis­mas cues­tio­nes, hemos man­te­ni­do una con­ver­sa­ción con Jon Iurre­ba­so per­so­na que cier­ta­men­te no pre­ci­sa pre­sen­ta­ción. Expre­so polí­ti­co de ETA, inde­pen­den­tis­ta, comu­nis­ta y últi­ma­men­te liga­do al Movi­mien­to por la Amnis­tía y con­tra la Repre­sión, ha con­tem­pla­do de

Iñaki Gil de San Vicente

Iñaki Gil de San Vicente: «Nadie, ninguna organización, puede negar el derecho a crear algo nuevo»

[Ando­ni Base­rri­go­rri entre­vis­ta a Iña­ki Gil de San Vicen­te sobre el actual momen­to polí­ti­co en Eus­kal Herria.] Han trans­cu­rri­do ya prác­ti­ca­men­te ocho años des­de el famo­so cam­bio de rum­bo de la Izquier­da Aber­tza­le, una de las refe­ren­cias de lucha para cons­truir una patria socia­lis­ta en el cora­zón de la vie­ja Euro­pa.

Jon Iurrebaso Atutxa

Indarkeriaren harira /​Sobre la violencia

[EUS] Indar­ke­ria tres­na gisa eta bera­ren kon­tzep­tua­ri nahiz era­bil­pe­na­ri buruz­ko kon­tsi­de­ra­zio batzuk egi­te­ra ausar­tu­ko gara. Indar­ke­ria­rik gabe ez litza­te­ke esplo­ta­zio­rik izan­go, ezta gai­ne­ra­koen sor­bu­ru den indar­ke­ria patriar­ka­lik ere, kapi­ta­la­ren fun­tsez­ko zuta­be eta, batez ere, ema­ku­meen men­de­ratzai­le dena zen­tzu guz­tie­tan. Indar­ke­ria­rik gabe kapi­ta­la ez litza­te­ke pira­mi­de kul­tu­ral, poli­ti­ko, sozial eta eko­no­mi­koen

Rolando Astarita

Marx, transporte, trabajo productivo

Michael Hus­son escri­bió un artícu­lo ¿Qué es empleo pro­duc­ti­vo?”, que fue publi­ca­do en el sitio Al’encontre (http://​alen​con​tre​.org/​l​a​u​n​e​/​e​c​o​n​o​m​i​e​–​p​o​l​i​t​i​q​u​e​–​q​u​e​s​t​–​c​e​–​q​u​u​n​–​e​m​p​l​o​i​–​u​t​i​l​e​.​h​tml) y tra­du­ci­do en Vien­to Sur (https://​www​.vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​4​372). A mí me lle­gó por gen­ti­le­za de Corres­pon­den­cia de pren­sa, que admi­nis­tra Ernes­to Herre­ra (apro­ve­cho para agra­de­cer a Ernes­to por el tra­ba­jo de difu­sión que rea­li­za de artícu­los de

Jon Iurrebaso Atutxa

Parece mentira

A casi diez años del aban­dono de las posi­cio­nes de libe­ra­ción nacio­nal y social para Eus­kal Herria por par­te del com­ple­jo Sor­tu (habla­mos de estruc­tu­ras y no de per­so­nas) segui­mos asom­brán­do­nos. En un mitin dan por bueno reivin­di­car la repú­bli­ca vas­ca y al mis­mo tiem­po acep­tar la par­ti­ción de Eus­kal Herria y teo­ri­zar sobre

El nuevo capital financiero

Con­tri­bu­ción a la Déci­mo­ter­ce­ra Con­fe­ren­cia de la Aso­cia­ción Mun­dial de Eco­no­mía Polí­ti­ca (WAPE, «Karl Marx and Rosa Luxem­burg: Thought Legacy and Con­tem­po­rary Value» – Ber­lín, 16–18 de julio de 2018 Las finan­zas están por todos lados, impreg­nan todo, domi­nan todo. Es difí­cil esca­par de ellas. Para carac­te­ri­zar este fenó­meno, muchos eco­no­mis­tas