Boltxe

«Para salvar la vida hace falta poder político y capacidad de autodefensa», entrevista con Iñaki Gil de San Vicente por la Agencia Bolivariana de Prensa

Resul­ta­do de la con­ver­sa­ción exclu­si­va con Iña­ki Gil de San Vicen­te, la Agen­cia Boli­va­ria­na de Pren­sa pre­sen­ta esta vídeo con­fe­ren­cia estruc­tu­ra­da en tres seg­men­tos, en la cual se expo­ne en el pri­me­ro de éstos los ele­men­tos que carac­te­ri­zan la nue­va avan­za­da del impe­ria­lis­mo; en el segun­do seg­men­to el entre­vis­ta­do plan­tea

Iñaki Gil de San Vicente

De la V Asamblea al marxismo vasco (II)

El tes­ta­men­to de Arga­la Crí­ti­ca del esta­ta­lis­mo En 1977, Arga­la vol­ve­ría a recor­dar que la lucha de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta era incon­ce­bi­ble para la izquier­da espa­ño­la. Lo que real­men­te dijo Lenin sobre el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes fue uno de los deba­tes más enco­na­dos y dura­de­ros, de hecho

Iñaki Gil de San Vicente

El Capital, un libro que asusta al capital… y al reformismo

«Cri­ti­car es juz­gar con valen­tía, es iden­ti­fi­car méri­tos y debi­li­da­des; des­ve­lar lo ocul­to, actuar de for­ma abier­ta y no dog­má­ti­ca; lla­mar a las cosas por su nom­bre. Es una acti­vi­dad que impli­ca ries­gos por­que el ser humano (autor tam­bién de las obras cri­ti­ca­das) es un ser con­tra­dic­to­rio y orgu­llo­so que cons­tru­ye, inven­ta y pro­gre­sa, pero

Iñaki Gil de San Vicente

De la V Asamblea al marxismo vasco (I)

Os pre­sen­ta­mos el pri­mer capí­tu­lo del tex­to De la V Asam­blea al mar­xis­mo vas­co escri­to por Iña­ki Gil de San Vicen­te para el libro recien­te­men­te publi­ca­do por Boltxe Libu­ruak bajo el títu­lo El nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio: her­ma­nos Etxe­ba­rrie­ta, Txi­kia, Arga­la. Sema­nal­men­te vamos a publi­car cada uno de los capí­tu­los que con­for­man el tex­to.

Iñaki Gil de San Vicente

¡¡¡No corrais que es peor…!!!

En nues­tro inocen­te anti­fran­quis­mo juve­nil creía­mos que lo peor era echar a correr cuan­do car­ga­ba la poli­cía o la guar­dia civil por­que si nos que­dá­ba­mos quie­tos no nos pega­rían ni nos patea­rían en el sue­lo, ni nos arras­tra­rían aga­rrán­do­nos por los pelos, ni nos deten­drían, tor­tu­ra­rían y encar­ce­la­rían… Dada nues­tra vir­gi­ni­dad polí­ti­ca, y embe­le­sa­dos

Boltxe

En defensa de la República Bolivariana de Venezuela

Una rabio­sa jau­ría enca­be­za­da por Esta­dos Uni­dos está ata­can­do deses­pe­ra­da al gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la para derro­car­lo. Y quie­re derro­car­lo para apro­piar­se del petró­leo, del oro, del col­tan y de las rique­zas mine­ra­les que yacen en el sue­lo y el sub­sue­lo de Vene­zue­la. Nin­gún revo­lu­cio­na­rio, nin­gún boli­va­riano, nin­gu­na per­so­na hon­ra­da, ni orga­ni­za­ción social

Iñaki Gil de San Vicente

Rosa la Roja en Euskal Herria

«El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una

Iñaki Gil de San Vicente

Rosa gorria Euskal Herrian

«Par­la­men­ta­ris­moa­ren legez­ko­ta­sun bur­ge­sa­ren ere­mua ez da kla­se kapi­ta­lis­ta­ren­tza­ko men­pe­ratze ere­mu bat soi­lik, borro­­ka-ere­­mu bat bai­zik, eta horren gai­nean, pro­le­tal­goen eta bur­ge­sia­ren arte­ko anta­go­nis­moak estro­pe­zu egi­ten dira. Bai­na bur­ge­sia­ra­ko legez­ko hurren­ke­ra­ren ara­be­ra, indar­ke­ria­ri buruz­ko adie­raz­pe­na bes­te­rik ez da, pro­le­tal­go­ra­ko borro­ka par­la­men­ta­rioa ezin da izan bote­re­ra bere bio­len­tzia pro­pioa era­ma­te­ko joe­ra. Gure

Jose Mari Lorenzo Espinosa

La Historia intervenida

Debe­ría­mos estar de acuer­do en que la His­to­ria es, o pue­de lle­gar a ser, un arma de uti­li­za­ción masi­va. Una herra­mien­ta de la con­cien­cia o un lisér­gi­co efi­caz. Medio de pro­pa­gan­da o tóxi­co de con­trol. Sobre todo cuan­do cae en manos del poder. Cuan­do el poder la ocu­pa, la toma por asal­to. Hacien­do de