Boltxe

¿Cri­sis de direc­ción o cri­sis de diri­gen­tes?

Con el sur­gi­mien­to de la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que, y la Unión Sovié­ti­ca, el mun­do expe­ri­men­tó (tam­bién) una trans­for­ma­ción cul­tu­ral y comu­ni­ca­cio­nal que sacu­dió todos los cimen­tos his­tó­ri­cos. Por negar­las o com­ba­tir­las, por valo­rar­las y seguir­las… en todos los ámbi­tos de la teo­ría o de la prác­ti­ca, se dejó sen­tir un vien­to «nue­vo» que con­mo­cio­nó las for­mas

Pano­ra­ma de Áfri­ca en 2018: Polí­ti­ca elec­to­ral, esta­bi­li­dad social y nece­si­dad de un ver­da­de­ro desa­rro­llo eco­nó­mi­co (I) – Des­de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go a Sudán es evi­den­te la nece­si­dad de solu­cio­nes con­ti­nen­ta­les

Intro­duc­ción Hay mucho que apren­der de lo suce­di­do en el año 2018 en el con­ti­nen­te afri­cano don­de las nacio­nes Esta­do y las masas del pue­blo con­ti­núan su bús­que­da de una autén­ti­ca libe­ra­ción nacio­nal y de uni­dad. Este es el pri­me­ro de una serie de artícu­los que des­ta­can algu­nos aspec­tos de los acon­te­ci­mien­tos en

Iñaki Gil de San Vicente

¡¡¡No corrais que es peor…!!!

En nues­tro inocen­te anti­fran­quis­mo juve­nil creía­mos que lo peor era echar a correr cuan­do car­ga­ba la poli­cía o la guar­dia civil por­que si nos que­dá­ba­mos quie­tos no nos pega­rían ni nos patea­rían en el sue­lo, ni nos arras­tra­rían aga­rrán­do­nos por los pelos, ni nos deten­drían, tor­tu­ra­rían y encar­ce­la­rían… Dada nues­tra vir­gi­ni­dad polí­ti­ca, y embe­le­sa­dos

Boltxe

¿Por qué el PNV apo­ya el gol­pis­mo en Vene­zue­la?

Los intere­ses del PNV en Vene­zue­la son his­tó­ri­cos y tie­nen nom­bres y ape­lli­dos. Estos intere­ses a abar­can rela­cio­nes con la cas­ta polí­ti­ca, empre­sa­rial y jesuí­ti­ca de Vene­zue­la y nego­cios de todo tipo. El nexo entre Josu Jon Imaz (expre­si­den­te del PNV), Rep­sol y Vene­zue­la es una anéc­do­ta. Hace cin­co años, «intere­ses espa­ño­les» se hicie­ron con el

Iñaki Gil de San Vicente

Rosa la Roja en Eus­kal Herria

«El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una

Iñaki Gil de San Vicente

Rosa gorria Eus­kal Herrian

«Par­la­men­ta­ris­moa­ren legez­ko­ta­sun bur­ge­sa­ren ere­mua ez da kla­se kapi­ta­lis­ta­ren­tza­ko men­pe­ratze ere­mu bat soi­lik, borro­­ka-ere­­mu bat bai­zik, eta horren gai­nean, pro­le­tal­goen eta bur­ge­sia­ren arte­ko anta­go­nis­moak estro­pe­zu egi­ten dira. Bai­na bur­ge­sia­ra­ko legez­ko hurren­ke­ra­ren ara­be­ra, indar­ke­ria­ri buruz­ko adie­raz­pe­na bes­te­rik ez da, pro­le­tal­go­ra­ko borro­ka par­la­men­ta­rioa ezin da izan bote­re­ra bere bio­len­tzia pro­pioa era­ma­te­ko joe­ra. Gure

Boltxe

Luxem­burg, Liebk­necht y la revo­lu­ción ale­ma­na

La Revo­lu­ción Ale­ma­na de noviem­bre de 1918 impli­có a millo­nes de per­so­nas, que en su mayo­ría nun­ca habían par­ti­ci­pa­do en polí­ti­ca has­ta ese momen­to. Como en Rusia, la mayo­ría de los que entra­ron a la esce­na polí­ti­ca de mane­ra tar­día se orien­tó hacia los par­ti­dos que cono­cían. En Rusia, des­pués de febre­ro,

Jose Mari Lorenzo Espinosa

La His­to­ria inter­ve­ni­da

Debe­ría­mos estar de acuer­do en que la His­to­ria es, o pue­de lle­gar a ser, un arma de uti­li­za­ción masi­va. Una herra­mien­ta de la con­cien­cia o un lisér­gi­co efi­caz. Medio de pro­pa­gan­da o tóxi­co de con­trol. Sobre todo cuan­do cae en manos del poder. Cuan­do el poder la ocu­pa, la toma por asal­to. Hacien­do de