150 ani­ver­sa­rio de «El capi­tal». El rei­no feti­chi­za­do de la mer­can­cía

«Cada capi­ta­lis­ta […] recu­rre a todos los medios para inci­tar­los a con­su­mir [a los obre­ros], para pres­tar a sus mer­can­cías nue­vos atrac­ti­vos, para hacer­les creer que tie­nen nue­vas nece­si­da­des, etc. Pre­ci­sa­men­te a este aspec­to de la rela­ción entre capi­tal y tra­ba­jo cons­ti­tu­ye un ele­men­to fun­da­men­tal de la civi­li­za­ción; sobre él se basa la jus­ti­fi­ca­ción his­tó­ri­ca, pero tam­bién el poder actual […]