La patria de los obre­ros

En cier­tos sec­to­res de la izquier­da toda­vía per­sis­te la idea ‑tan absur­da como con­ve­nien­te para los pode­res esta­­ble­­ci­­dos- de que el inde­pen­den­tis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo son incom­pa­ti­bles, por no decir anta­gó­ni­cos. El inter­na­cio­na­lis­mo une a los pue­blos, mien­tras que el inde­pen­den­tis­mo los divi­de, argu­men­tan algu­nos, ya sea de for­ma inge­nua o ten­den­cio­sa. De for­ma tan inge­nua o tan ten­den­cio­sa […]