Argala gaur

Jeitsie­rak /​Descargas PDF (A4) PDF (A5) PDF (Let­ter) ePUB mobi (Kind­le) Nota: Seis pun­tos para la cha­r­­la-deba­­te sobre Arga­la en Arra­sa­te, el 6 de diciem­bre. Arga­la

A propósito de “Marx ha vuelto”: Esto recién comienza…”- Javier Gabino y Violeta Bruck

Los cua­tro epi­so­dios pue­den encon­trar­se en: www​.con​tra​ima​gen​.org​.ar y se está agru­pan­do ahí tam­bién todo lo que gene­ra su lan­za­mien­to: tweets, opi­nio­nes, notas en TV, radio, pren­sa, blogs y comen­ta­rios. La cen­tra­li­za­ción en ese sitio es una ayu­da al nave­gan­te, aun­que se sabe que la cla­ve en la vira­li­za­ción logra­da por Marx ha vuel­to es jus­ta­men­te la des­cen­tra­li­za­ción de su difu­sión, adop­ta­da por miles de inter­nau­tas indi­vi­dua­les y colec­ti­vos, en espe­cial vía redes socia­les como Face­book y Twit­ter.

Con los capí­tu­los en You­tu­be, Vimeo y dis­tin­tos sitios de des­car­ga, como tam­bién por medio de tele­fo­nía móvil, los visi­tan­tes acce­den des­de diver­sos pun­tos geo­grá­fi­cos, con gran cau­dal de entra­das en Lati­noa­mé­ri­ca. Par­ti­cu­lar­men­te en Méxi­co, Chi­le y Perú se gene­ró mucho inter­cam­bio, ade­más de Argen­ti­na. En el Esta­do Espa­ñol se ini­ció la difu­sión, mien­tras que con el sub­ti­tu­la­do al inglés, fran­cés y ale­mán, aspi­ra­mos lle­gar a otros paí­ses. A su vez, con la reper­cu­sión en TV, radio y pren­sa escri­ta de Argen­ti­na, se mul­ti­pli­can las vis­tas. La pro­pues­ta del Ins­ti­tu­to del Pen­sa­mien­to Socia­lis­ta y el PTS en el Fren­te de Izquier­da, de popu­la­ri­zar ideas mar­xis­tas por medios audio­vi­sua­les y redes, está cum­plien­do una muy bue­na pri­me­ra eta­pa.

Marx ha vuel­to recién comien­za, tam­bién por­que ya está en roda­je un nue­vo capí­tu­lo de la mini­se­rie. La idea sur­gió rápi­da­men­te ante el entu­sias­mo gene­ra­do por la ini­cia­ti­va, y tam­bién por una refle­xión pro­pia del colec­ti­vo polí­ti­co que lo impul­sa. Los cua­tro epi­so­dios actua­les abor­dan la agu­da crí­ti­ca a la socie­dad capi­ta­lis­ta que sigue vigen­te des­de la letra del Mani­fies­to Comu­nis­ta, la pers­pec­ti­va de la revo­lu­ción social y el poder de los tra­ba­ja­do­res que de ella se des­pren­de. Pero se ve nece­sa­rio inten­tar abor­dar de lleno “el Comu­nis­mo” por el que luchan sus hace­do­res. Es decir, pasar de los “por qué” y los “cómo”, que enmar­ca esta pri­me­ra entre­ga, a enca­rar el desafío de los “para qué”. ¿Qué es el Comu­nis­mo? ¿Se tra­ta sim­ple­men­te de una idea, o es, como decían MarxEngels un movi­mien­to real cuyas bases se desa­rro­llan “ante nues­tros ojos”? Ese será el desafío del nue­vo (o nue­vos) epi­so­dios. Des­de lo narra­ti­vo está plan­tea­do un encuen­tro fic­cio­nal entre dos gran­des: MarxTrotsky, más allá del tiem­po y el espa­cio.

Entre los men­sa­jes en las redes algu­nos seña­la­ron que para ellos Marx ha vuel­to resul­ta­ba un “pro­duc­to difí­cil de cla­si­fi­car”, en tan­to sería expre­sión tam­bién de los cam­bios en la for­mas de comu­ni­ca­ción polí­ti­ca, más aún enca­ra­dos por la izquier­da revo­lu­cio­na­ria. Un dia­rio titu­ló “Men­sa­je polí­ti­co y puen­tes del arte con la web”(1). Lo cier­to es que la rea­li­za­ción de un mate­rial audio­vi­sual de estas carac­te­rís­ti­cas lle­vó y lle­va a todo el colec­ti­vo de TVPTS y Con­tra­ima­gen a refle­xio­nar, entre otras cosas, sobre expe­rien­cias de la his­to­ria que se pro­pu­sie­ron desafíos simi­la­res.

Las refle­xio­nes de Gley­zer, San­ji­nes y Ein­ses­tein

El pro­ble­ma de las rela­cio­nes entre for­ma y con­te­ni­do para lograr comu­ni­car ideas revo­lu­cio­na­rias es par­te de una pro­ble­má­ti­ca que reco­rre todas las expe­rien­cias de colec­ti­vos cul­tu­ra­les y audio­vi­sua­les que se lo pro­pu­sie­ron a lo lar­go de la his­to­ria. Enca­rar el pro­ble­ma de la dis­tri­bu­ción de ese con­te­ni­do audio­vi­sual está direc­ta­men­te rela­cio­na­do. No pue­de ser de otra mane­ra en vis­tas de la evi­den­cia de que el len­gua­je audio­vi­sual domi­nan­te, las for­mas y los gus­tos, son en gran medi­da mol­dea­dos por la indus­tria cul­tu­ral; al igual que los cana­les de dis­tri­bu­ción per­ma­ne­cen en manos pri­va­das y con­cen­tra­das. Duran­te los años ’70, en Euro­pa estas refle­xio­nes fue­ron cen­tra­les, en Lati­noa­mé­ri­ca se enca­ra­ron con una enor­me impron­ta anti­im­pe­ria­lis­ta y ter­cer­mun­dis­ta mol­dea­da por el gue­va­ris­mo. Pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios como en Chi­le, Boli­via y Argen­ti­na, y la revo­lu­ción cuba­na ponían al orden del día la dis­cu­sión como pro­ble­ma prác­ti­co. Enca­rar con pro­fun­di­dad estos temas exce­de el lími­te de este artícu­lo, pero traer frag­men­tos de ellos al pre­sen­te tie­ne un valor enor­me para pen­sar nues­tros pro­pios desafíos.

En los años ‘70, Ray­mun­do Gley­zer, mili­tan­te del PRT, cineas­ta miem­bro del gru­po Cine de la Base refle­xio­na­ba acer­ca de los dis­tin­tos géne­ros y for­ma­tos posi­bles de uti­li­zar para lle­var las ideas de su orga­ni­za­ción polí­ti­ca y el cla­sis­mo al movi­mien­to obre­ro en Argen­ti­na. Este pro­yec­to cul­mi­nó en la pelí­cu­la Los trai­do­res que siem­pre es pun­to de refe­ren­cia para los colec­ti­vos mili­tan­tes. Como par­te del plan de Los trai­do­res, el gru­po se pro­pu­so rea­li­zar una foto­no­ve­la del mis­mo nom­bre, un géne­ro popu­lar en ese momen­to, enca­ran­do el pro­ble­ma des­de una pers­pec­ti­va ins­tru­men­tal. Gley­zer cuen­ta que la idea era que cons­ta­ra de “50 fotos que sin­te­ti­zan las dis­tin­tas par­tes del film, con tex­tos ad-hoc y todo (…) pen­sa­mos ven­der­lo –por medio de los mili­tan­tes de la corrien­te cla­sis­ta– y a un pre­cio insig­ni­fi­can­te. ¿Por qué hace­mos esto? (…) la foto­no­ve­la, pen­sa­mos que lo que has­ta hoy ha sido ins­tru­men­to de domi­na­ción de la bur­gue­sía pue­de ser uti­li­za­do por el pue­blo para libe­rar­se. Bas­ta hacer un reco­rri­do por los barrios popu­la­res para obser­var la efi­ca­cia de un ins­tru­men­to así. ¿Cuán­tas muje­res vemos en sus casas leyen­do foto­no­ve­las ¿Cuán­tos obre­ros las leen camino al tra­ba­jo? Pues bien que lean Los trai­do­res, que como cues­ta bara­to y es una his­to­ria ame­na y bien con­ta­da, se trans­for­ma en un modo para hacer entrar en la vida coti­dia­na la ideo­lo­gía en jue­go” (2).

Des­de otro ángu­lo, el cineas­ta Jor­ge San­ji­nés y el gru­po Uka­mau de Boli­via, inten­ta­ron su “teo­ría y prác­ti­ca de un Cine jun­to al pue­blo” (3). Sus refle­xio­nes toman un camino dis­tin­to, insis­ten­te en plan­tear que la for­ma y el con­te­ni­do debe­rían ir per­fec­ta­men­te rela­cio­na­das. En cuan­to a “la comu­ni­ca­ción”, explí­ci­ta­men­te plan­tean que “la for­ma ade­cua­da al con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio que debe difun­dir­se, no pue­de con­cen­trar­se en los mode­los for­ma­les que sir­ven a la comu­ni­ca­ción de otros con­te­ni­dos”, ata­can­do espe­cial­men­te todo el len­gua­je de la publi­ci­dad e inten­tan­do en todo momen­to traer “la refle­xión” en “el espec­ta­dor”. Pero una de las aris­tas más intere­san­tes de sus ideas son las que tra­tan las rela­cio­nes entre for­mas crea­ti­vas y efi­ca­cia en la trans­mi­sión de las ideas. Para San­ji­nes: “el cine revo­lu­cio­na­rio” debe­ría “bus­car la belle­za no como obje­ti­vo sino como medio”. Lo que impli­ca­ría una “rela­ción dia­léc­ti­ca entre belle­za y pro­pó­si­tos, que para pro­du­cir la obra efi­caz debe dar­se correc­ta­men­te. Si esa inter­re­la­ción está ausen­te ten­dría­mos, por ejem­plo, el pan­fle­to, que bien pue­de ser per­fec­to en su pro­cla­ma pero que es esque­má­ti­co y gro­se­ro en su for­ma”. Lo cual trae­ría una terri­ble con­se­cuen­cia pues, “La caren­cia de una for­ma crea­ti­va cohe­ren­te redu­ce su efi­ca­cia, ani­qui­la la diná­mi­ca ideo­ló­gi­ca del con­te­ni­do y sólo nos ense­ña los con­tor­nos y la super­fi­cia­li­dad sin entre­gar­nos nin­gu­na esen­cia”. En otras pala­bras, sin for­mas crea­ti­vas no hay comu­ni­ca­ción, ni trans­mi­sión de ideas a nivel de masas, las cua­les solo pue­den ser lle­va­das por el audio­vi­sual en su pro­pia len­gua: “por vías de la expre­sión sen­si­ble”.

En el tex­to don­de San­ji­nés abor­da estos temas hace un reco­rri­do por el cine revo­lu­cio­na­rio, remon­tán­do­se inclu­so a la Revo­lu­ción Rusa y Ein­sens­tein, el cineas­ta sovié­ti­co que tuvo una prác­ti­ca y teo­ría muy pro­fun­da del medio audio­vi­sual al que dejó su impron­ta. Aun­que no es lo que seña­la de él, Ein­sens­tein había enca­ra­do un ángu­lo pare­ci­do des­de una pers­pec­ti­va artís­ti­ca. En rela­ción a trans­mi­tir una idea, ata­có ini­cial­men­te el enca­de­na­mien­to flui­do en un film, como si fue­ran “ladri­llos arre­gla­dos en serie para expo­ner una idea”. A lo que con­fron­ta­ba su pun­to de vis­ta sobre el mon­ta­je como “un cho­que de dos fac­to­res dados” del cual “sur­ge un con­cep­to”. Más ade­lan­te, diría que toda pelí­cu­la esta­ba basa­da en una uni­dad dual (dia­léc­ti­ca), entre un fac­tor alta­men­te cons­cien­te y otro pro­fun­da­men­te sen­si­ble, que debían crear una cons­tan­te “ten­sión”, y las cua­les no pue­den sepa­rar­se sin que todo se malo­gre. Por lo cual “un ses­go hacia el lado temá­ti­co-lógi­co la hace seca, lógi­ca, didác­ti­ca. Pero una sobre­acen­tua­ción en el lado de las for­mas de pen­sa­mien­to sen­si­ble sin tomar lo sufi­cien­te­men­te en cuen­ta la ten­den­cia temá­ti­co-lógi­ca, es igual­men­te fatal…”(4).

Resul­ta intere­san­te traer estas refle­xio­nes, acor­de­mos o no con ellas, por­que sir­ven como dis­pa­ra­do­res para plan­tear un deba­te que se con­si­de­ra hoy nece­sa­rio, si de lo que se tra­ta es de apor­tar aho­ra des­de la acción cul­tu­ral a cons­truir un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio.

En un artícu­lo de Ideas de Izquier­da 1 se acer­can a las nue­vas prác­ti­cas de la rea­li­za­ción audio­vi­sual en el nor­te de Áfri­ca y Euro­pa tras la “Pri­ma­ve­ra Ára­be” y la cri­sis capi­ta­lis­ta (5) En él, tras un reco­rri­do por las nue­vas expe­rien­cias, se plan­tea que ante la mez­co­lan­za de pro­duc­tos y cana­les de difu­sión había que hablar gené­ri­ca­men­te de “audio­vi­sual” como el len­gua­je hege­mó­ni­co en la actual cul­tu­ra de masas. Lo que inclu­so debe lle­var a repen­sar las for­mas tra­di­cio­na­les e ins­ti­tu­cio­na­li­za­das del cine. A su vez, se afir­ma­ba que “el ámbi­to de ‘la comu­ni­ca­ción’ con las nue­vas posi­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas se expan­dió para con­ver­tir­se por esa razón en un vehícu­lo de expre­sión sen­si­ble”, que apun­ta a des­cu­brir otros cami­nos. En Con­tra­ima­gen TVPTS se tie­ne un segui­mien­to de esas expe­rien­cias liga­das a la lucha de cla­ses, las cua­les se tuvo en cuen­ta para pen­sar la rea­li­za­ción de Marx ha vuel­to. El obje­ti­vo de los mate­ria­les fue ini­cial­men­te didác­ti­co, para ser uti­li­za­do como dis­pa­ra­dor en cur­sos sobre el Mani­fies­to Comu­nis­ta para tra­ba­ja­do­res y jóve­nes. Pero la didác­ti­ca fue enca­ra­da a par­tir del cru­ce de tres líneas en el guión: una his­to­ria actual de tra­ba­ja­do­res; una línea del per­so­na­je de Karl Marx; una línea de mon­ta­je de archi­vo his­tó­ri­co y actual. La pri­me­ra línea bus­car gene­rar empa­tía con per­so­na­jes de la actua­li­dad, tra­ba­ja­do­res jóve­nes que sufren el ata­que del capi­tal en situa­cio­nes coti­dia­nas; la apa­ri­ción de Marx como sue­ño o ima­gi­na­ción en cuya voz se plan­tean frag­men­tos del Mani­fies­to, per­mi­ti­rían “expli­car” de algu­na mane­ra estas situa­cio­nes. Mien­tras que la ter­ce­ra línea con mon­ta­je de archi­vo, reta­zos de pelí­cu­las y videos baja­dos de la red, vie­ne en ayu­da para inten­tar acor­tar la dis­tan­cia entre la reali­dad actual sin revo­lu­ción y la letra del Mani­fies­to como pro­cla­ma revo­lu­cio­na­ria. La pro­pues­ta de “mini­se­rie”, tras su uti­li­za­ción ini­cial en los cur­sos, bus­ca con­fluir con la explo­sión de este géne­ro popu­lar en la actua­li­dad. El resul­ta­do final es una mini­se­rie web con un tra­ta­mien­to for­mal que explo­ra el len­gua­je de inter­net, por la mul­ti­pli­ci­dad de recur­sos, y un mon­ta­je veloz con elip­sis mar­ca­das, sin nece­si­dad de “con­tar todo”, con una dura­ción de 13 minu­tos cada uno para que la his­to­ria se com­ple­te por la inter­ac­ti­vi­dad de los inter­nau­tas.

A la difu­sión que está en mar­cha par­tir de que miles de per­so­nas la tomen en sus manos, la miren, com­par­tan y difun­dan por redes socia­les (Argen­ti­na va a la cabe­za del uso de Face­book por ejem­plo), se suma la difu­sión por celu­la­res. Vía Whatsapp se envían los capí­tu­los y los spot de publi­ci­dad de la mini­se­rie, en una prác­ti­ca difí­cil de cuan­ti­fi­car. “Dos com­pa­ñe­ros de mi sec­tor me decían que está muy bien hecho. Otro se lo puso a ver pilo­tean­do la máquina…Cuando está­ba­mos por ter­mi­nar el turno ya eran cua­tro mirán­do­lo por el celu­lar”. “Los mucha­chos están como locos, quie­ren más…Están espe­ran­do la ter­ce­ra par­te y dicen que refle­ja mucho la reali­dad que vivi­mos”. Estos y muchos más comen­ta­rios, se empie­zan a escu­char por dis­tin­tos luga­res de tra­ba­jo. Esto evi­den­cia que logra­mos cier­ta comu­ni­ca­ción, y que lejos de la lógi­ca uni­di­rec­cio­nal, las tec­no­lo­gías inter­ac­ti­vas per­mi­ten una nue­va prác­ti­ca de la cual echar mano. Aun­que no está de más seña­lar que se está muy lejos de abra­zar una “dis­tri­bu­ción alter­na­ti­va” por con­vic­ción, al con­tra­rio hace ver­se obli­ga­do a ella por el régi­men de pro­pie­dad pri­va­da impe­ran­te que nie­ga a los tra­ba­ja­do­res, la izquier­da e inclu­so a cual­quier pro­gre­sis­ta con­se­cuen­te el acce­so a “la masi­vi­dad” de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción.

Si nun­ca se fue…

Muchos comen­ta­rios en las redes seña­la­ron sobre el nom­bre de la serie, que “Marx nun­ca se fue…”. Como se seña­ló ya muchas veces, Marx es el úni­co pen­sa­dor al que se le decre­ta la muer­te, algo que no se hace con nin­gún otro, mos­tran­do así por con­tra­po­si­ción la vita­li­dad de sus ideas. Pero se vie­ne de déca­das don­de el retro­ce­so en la lucha de cla­ses y el avan­ce “neo­li­be­ral” había impues­to un triun­fa­lis­mo capi­ta­lis­ta res­pec­to a su domi­na­ción, triun­fa­lis­mo que entró en cri­sis con la cri­sis del pro­pio sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Por eso Marx vuel­ve.

Fuen­te: http://​www​.escri​biendo​ci​ne​.com/
(1) Dia­rio Tiem­po Argen­tino, 28/​05/​14. Entre­vis­ta a Car­los Weber: “Es bueno que Marx esté entre noso­tros”. “Una mini­se­rie de Inter­net pro­du­ci­da por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res Socia­lis­tas (PTS). Men­sa­je polí­ti­co y puen­tes del arte con la Web”.

(2) Ray­mun­do Gley­zer, documentos/​testimonios (Cine­li­bros). “Pre­sen­ta­ción y auto­cri­ti­ca en for­ma de diá­lo­go con Tomás Gutié­rrez Alea” apar­ta­do 3 “Méto­dos de tra­ba­jo (Los trai­do­res)”. Según nos cuen­ta Jua­na Sapi­re, miem­bro del colec­ti­vo, el pro­yec­to de la foto­no­ve­la que­dó trun­co pero se había ini­cia­do.

(3) Las citas son del libro “Jor­ge San­ji­nés y gru­po Uka­mau, teo­ría y prác­ti­ca de un cine jun­to al pue­blo” (Siglo XXI). Apar­ta­do “Ele­men­tos para una teo­ría y prác­ti­ca del Cine revo­lu­cio­na­rio”.

(4) Ser­gei Ein­ses­tein “La for­ma del Cine” (Siglo XXI). Apar­ta­do “La for­ma fíl­mi­ca, nue­vos pro­ble­mas”.

(5) “Pri­mer cor­te en la línea de tiem­po” rea­li­za­ción audio­vi­sual en la cri­sis capi­ta­lis­ta (Revis­ta Ideas de izquier­da N° 1)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Leave a Reply

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notify of

Artxiboa

Denda

  • Liburuak / Libros
  • Bestelakoak /otros

2018 (copyleft) Boltxe Kolektiboa

Made with ❤ by Elementor