Inmi­gra­ción: una cues­tión de clase

«Ingla­te­rra, la metró­po­lis del capi­tal, el poder que has­ta aho­ra ha gober­na­do el mer­ca­do mun­dial, es actual­men­te el país más impor­tan­te para la revo­lu­ción obre­ra y, ade­más, el úni­co país en el que las con­di­cio­nes mate­ria­les para esta revo­lu­ción han alcan­za­do un cier­to gra­do de madu­rez. Por con­si­guien­te, el obje­ti­vo más impor­tan­te de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res es ace­le­rar la revo­lu­ción social en Ingla­te­rra. El úni­co medio de apre­su­rar­lo es hacer que Irlan­da sea inde­pen­dien­te. Por lo tan­to, es tarea de la Inter­na­cio­nal en todas par­tes poner el con­flic­to entre Ingla­te­rra e Irlan­da en pri­mer plano, y en todas par­tes mani­fes­tar­se abier­ta­men­te al lado de Irlan­da. «La tarea espe­cial del Con­se­jo Cen­tral en Lon­dres es hacer que los tra­ba­ja­do­res ingle­ses se den cuen­ta de que para ellos la eman­ci­pa­ción nacio­nal de Irlan­da no es una cues­tión de jus­ti­cia abs­trac­ta o sen­ti­mien­to huma­ni­ta­rio, sino la pri­me­ra con­di­ción de su pro­pia eman­ci­pa­ción social.»

Karl Marx

«En los Esta­dos Uni­dos, los inmi­gra­dos de la Euro­pa orien­tal y meri­dio­nal ocu­pan los pues­tos peor retri­bui­dos, mien­tras que los obre­ros nor­te­ame­ri­ca­nos sumi­nis­tran el tan­to por cien­to mayor de capa­ta­ces y de los obre­ros que tie­nen un tra­ba­jo mejor retri­bui­do. El impe­ria­lis­mo tie­ne la ten­den­cia a for­mar cate­go­rías pri­vi­le­gia­das tam­bién entre los obre­ros y a divor­ciar­las de la gran masa del pro­le­ta­ria­do. Es pre­ci­so hacer notar que, en Ingla­te­rra, la ten­den­cia del impe­ria­lis­mo a escin­dir a los obre­ros y a acen­tuar el opor­tu­nis­mo entre ellos, a engen­drar una des­com­po­si­ción tem­po­ral del movi­mien­to obre­ro, se mani­fes­tó mucho antes de fines del siglo XIX y comien­zos del siglo XX. Esto se expli­ca por­que, des­de media­dos del siglo pasa­do, exis­tían en Ingla­te­rra dos impor­tan­tes ras­gos dis­tin­ti­vos del impe­ria­lis­mo: inmen­sas pose­sio­nes colo­nia­les y situa­ción de mono­po­lio en el mer­ca­do mun­dial. Duran­te dece­nas de años, Marx y Engels estu­dia­ron sis­te­má­ti­ca­men­te ese lazo exis­ten­te entre el opor­tu­nis­mo en el movi­mien­to obre­ro y las par­ti­cu­la­ri­da­des impe­ria­lis­tas del capi­ta­lis­mo inglés.

En nues­tra lucha por el ver­da­de­ro inter­na­cio­na­lis­mo y con­tra el “jin­go-socia­lis­mo” nues­tra pren­sa denun­cia cons­tan­te­men­te a los jefes opor­tu­nis­tas del P.S. de Esta­dos Uni­dos, los cua­les son par­ti­da­rios de limi­tar la inmi­gra­ción de los obre­ros chi­nos y japo­ne­ses (sobre todo des­de el con­gre­so de Stutt­gart de 1907, y en con­tra de las deci­sio­nes toma­das en dicho con­gre­so). Noso­tros pen­sa­mos que no se pue­de ser a la vez inter­na­cio­na­lis­ta y decla­rar­se a favor de seme­jan­tes restricciones.»

Lenin

«¿Dón­de está el impe­ria­lis­mo? En nues­tros pla­tos de arroz, maíz y mijo impor­ta­do… eso es imperialismo.»

Tho­mas Sankara

La mis­ma sema­na en que la Cum­bre de «las Amé­ri­cas» logra lle­gar a un acuer­do para inten­tar fre­nar las corrien­tes migra­to­rias que pre­sio­nan las fron­te­ras de Esta­dos Uni­dos, reubi­can­do con ese obje­ti­vo par­te de esos mis­mos flu­jos migra­to­rios en los 20 paí­ses que, supe­di­ta­dos al man­da­to de Washing­ton, fir­ma­ron la Decla­ra­ción de Los Ánge­les, com­pro­me­tién­do­se con ello a dupli­car el núme­ro de visa­dos labo­ra­les expe­di­dos has­ta el momen­to a cam­bio de la tenue pro­me­sa de la admi­nis­tra­ción Biden, acer­ca de una futu­ra inver­sión de cer­ca de 300 millo­nes de euros des­ti­na­dos a la asis­ten­cia de refu­gia­dos y migran­tes vul­ne­ra­bles en todo el hemis­fe­rio, el gobierno bri­tá­ni­co ha pues­to en mar­cha el pri­mer vue­lo con des­tino a Kiga­li, Ruan­da, fru­to del acuer­do alcan­za­do entre las dos admi­nis­tra­cio­nes de cara a esta­ble­cer un corre­dor que per­mi­ta a Rei­no Uni­do depor­tar un flu­jo cons­tan­te de inmi­gran­tes ile­ga­les a más de 6.000 kiló­me­tros con des­tino a un país sin lito­ral pro­pio, hemos de supo­ner que con la fir­me espe­ran­za de que esto logre com­pli­car nue­vas aven­tu­ras de esos dese­cha­bles seres huma­nos que tras el Bre­xit se han con­ver­ti­do en un estor­bo para la eco­no­mía de Londres.

Median­te un acuer­do de más de 120 millo­nes de libras y pese a la tibia opo­si­ción de la Unión Euro­pea, la monar­quía bri­tá­ni­ca e inclu­so de Jus­tin Welby, arzo­bis­po de Can­ter­bury, que ha lle­ga­do a cali­fi­car este apa­ño polí­ti­co como «con­tra­rio a la natu­ra­le­za de Dios», dife­ren­tes masas pro­le­ta­rias, algu­nos de ellos pro­ce­den­tes de paí­ses con con­flic­tos arma­dos acti­vos en sus fron­te­ras, par­ti­rán rum­bo al con­ti­nen­te afri­cano para ali­viar los cos­tes polí­ti­cos y socia­les cau­sa­dos por los más de 10.000 inmi­gran­tes que han alcan­za­do las cos­tas bri­tá­ni­cas en lo que va de año. Tal y como tam­bién suce­de en las fron­te­ras esta­dou­ni­den­ses o en la línea de con­cer­ti­nas que cla­ra­men­te tra­za un repre­si­vo mar­co de con­ten­ción fren­te a los habi­tan­tes del Sur –esta­ble­ci­do por Madrid en sue­lo afri­cano con apo­yo direc­to de la Unión Euro­pea– las polí­ti­cas de mano dura e inclu­so la mili­ta­ri­za­ción de las fron­te­ras y la sub­con­tra­ta­ción de las con­ti­nuas vio­la­cio­nes de los Dere­chos Huma­nos, indis­pen­sa­bles para disua­dir a los inmi­gran­tes que pre­ten­den lle­gar al Nor­te con el legí­ti­mo obje­ti­vo de alcan­zar un futu­ro mejor, se han cons­ta­ta­do como estra­te­gias inefi­ca­ces, inhu­ma­nas y total­men­te erra­das. El recur­so del terro­ris­mo de esta­do o inclu­so el terro­ris­mo supra­es­ta­tal con­tra la inmi­gra­ción, olvi­da­ba que aque­llos a los que pre­ten­día ame­dren­tar, huían pre­ci­sa­men­te de las gue­rras, las mul­ti­na­cio­na­les y las balas que en sus hoga­res ame­na­za­ban y arrui­na­ban cual­quier espe­ran­za de sobe­ra­nía para sus pue­blos, fru­to de la rapi­ña impe­ria­lis­ta. Cuan­do te han arre­ba­ta­do el futu­ro, la vio­len­cia deja de supo­ner una barre­ra real.

Por tan­to, cons­cien­tes del absur­do de man­te­ner la ame­na­za en su for­ma actual y ple­na­men­te com­pro­me­ti­dos con la con­ti­nui­dad de sus polí­ti­cas de cla­ro cor­te xenó­fo­bo, las poten­cias del Nor­te capi­ta­lis­ta han opta­do por modu­lar sus pla­nes y el cariz de sus polí­ti­cas, con la inten­ción de dul­ci­fi­car el geno­ci­dio que han veni­do come­tien­do con­tra los migran­tes pro­ve­nien­tes del Sur glo­bal. Para ello, las alu­sio­nes a la mano dura y el blin­da­je de las fron­te­ras, poco a poco han deri­va­do a un neo­len­gua­je más sofis­ti­ca­do, pero no menos inhu­mano, en el que apli­can­do la lógi­ca de la agen­da neo­li­be­ral al las polí­ti­cas migra­to­rias, las prin­ci­pa­les capi­ta­les euro­peas y su faro «moral» con sede en los Esta­dos Uni­dos, han opta­do por sub­con­tra­tar la con­ten­ción de las masas de pobla­ción que huyen de la mise­ria, la gue­rra y el ham­bre, median­te acuer­dos eco­nó­mi­cos con un amplio aba­ni­co de sapa­trías y regí­me­nes polí­ti­cos no pre­ci­sa­men­te reco­no­ci­dos inter­na­cio­nal­men­te por su res­pe­to a los Dere­chos Huma­nos. Si el reve­ren­do Mar­cus Gar­vey lle­gó a fun­dar la navie­ra Black Star con el obje­ti­vo de dejar atrás la dis­cri­mi­na­ción y los abu­sos del hom­bre blan­co, fomen­tan­do el mito del retorno a la Madre Áfri­ca, median­te la pro­ba­ble­men­te erró­nea uto­pía del regre­so de los afro­des­cen­dien­tes a su tie­rra natal con el obje­ti­vo de poder crear una gran nación negra y obte­ner de este modo su ple­na sobe­ra­nía, el plan de las «anta­ño» poten­cias colo­nia­les se ubi­ca no en la hui­da, sino en la expul­sión direc­ta de todos aque­llos con­tin­gen­tes de inmi­gran­tes que supo­nen ya una moles­tia insos­te­ni­ble para unas socie­da­des en ple­na cri­sis moral y mate­rial, encau­za­das de nue­vo a la acep­ta­ción y pos­te­rior auge del fascismo.

Y es que no lo olvi­de­mos nun­ca, las polí­ti­cas desa­rro­lla­das y apli­ca­das por la Ale­ma­nia nazi en sue­lo euro­peo, no eran sino la amplia­ción al vie­jo con­ti­nen­te de la inmo­ra­li­dad y la bar­ba­rie colo­nia­lis­ta que los euro­peos habían veni­do desa­rro­llan­do en Áfri­ca. Los vic­ti­ma­rios del Tara­jal, las con­cer­ti­nas, los CIE, las deten­cio­nes arbi­tra­rias, las polí­ti­cas de excep­ción y la abso­lu­ta fal­ta de dere­chos a la que hoy se enfren­tan los inmi­gran­tes en sue­lo euro­peo, en medio de un cli­ma de cre­cien­te hos­ti­li­dad y cla­ra xeno­fo­bia, supo­nen el avi­so final ante el nue­vo triun­fo de la muer­te, un bre­ve pre­lu­dio antes de la acti­vi­dad de los cam­pos de con­cen­tra­ción y las cáma­ras de gas en nues­tras fron­te­ras. Con­tem­plar a gobier­nos como el espa­ñol estam­pan­do su fir­ma en igno­mi­nio­sos acuer­dos con Rabat para abo­car a los inmi­gran­tes al cruel aban­dono en el desier­to o el fin de su tra­yec­to en las frías aguas del Medi­te­rrá­neo, mien­tras asis­ti­mos de for­ma insó­li­ta al cre­cien­te cinis­mo de aque­llos que des­de Madrid hablan de coope­ra­ción o migra­ción cir­cu­lar, para refe­rir­se a la mera mer­can­ti­li­za­ción de miles de vidas huma­nas, como mano de obra dese­cha­ble para sus eco­no­mías, hace que uno se ubi­que cla­ra­men­te entre quie­nes tene­mos la des­gra­cia de estar gober­na­dos por el ver­da­de­ro eje de mal, esos gobier­nos cuyas polí­ti­cas y deci­sio­nes no solo no fomen­tan la evo­lu­ción de la huma­ni­dad, sino que se enmar­can en una lógi­ca y unos intere­ses cla­ra­men­te opues­tos a la dig­ni­dad de nues­tra espe­cie. Espe­cial men­ción al actual gobierno espa­ñol, supues­ta­men­te pro­gre­sis­ta, cuyos repre­sen­tan­tes pre­sio­nan a estas horas a la OTAN para que seña­le a la migra­ción como «ame­na­za híbri­da» en su hoja de ruta política.

Y mien­tras esto suce­de, la supues­ta «inte­lec­tua­li­dad» de la izquier­da espa­ño­la –y mucho espa­ño­la– esa bilis de patrio­te­ris­mo ran­cio y medio­cri­dad opor­tu­na­men­te aupa­da a pri­me­ra línea por medios libe­ra­les camu­fla­dos entre pin­ce­la­das supues­ta­men­te pro­gre­sis­tas, se pre­gun­ta si «Fomen­tar la inmi­gra­ción es de izquier­das o de dere­chas?«. No se pre­gun­tan por las cau­sas tras los fenó­me­nos migra­to­rios, ni lan­zan pre­gun­ta algu­na a quie­nes se jue­gan la vida por lle­gar a sue­lo euro­peo, sino que como autén­ti­cos tri­le­ros a suel­do del poder, apro­ve­chan la con­fu­sión y el cre­cien­te cli­ma de hos­ti­li­dad para inten­tar con­fun­dir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, por­que en el jue­go del últi­mo con­tra el penúl­ti­mo, resul­ta vital que la pobla­ción espa­ño­la olvi­de com­ple­ta­men­te que hace un sus­pi­ro noso­tros éra­mos los que dejá­ba­mos todo atrás por una gue­rra o por el saqueo incon­tro­la­do de nues­tros recur­sos. Resul­ta vital que olvi­de­mos los millo­nes de des­pla­za­dos euro­peos que bus­ca­ron un futu­ro mejor en otras tie­rras, la his­to­ria vital de nues­tros abue­los, nues­tros padres, inclu­so nues­tras amis­ta­des, por­que toda­vía hoy, des­gra­cia­da­men­te la nues­tra es una socie­dad que debe migrar a cau­sa de la pre­ca­rie­dad. Para el patrio­te­ris­mo bara­to al ser­vi­cio de Washing­ton, resul­ta vital que olvi­de­mos que tam­bién noso­tros des­pe­di­mos a los nues­tros en una esta­ción de tren, en un aba­rro­ta­do puer­to o en una ter­mi­nal de un aero­puer­to, con temor y la fir­me espe­ran­za de que allí don­de reca­la­sen, tuvie­ran dere­cho a labrar­se un futu­ro mejor con dig­ni­dad. Tal y como tam­bién pare­cen olvi­dar que nues­tro sis­te­ma de bien­es­tar se cimen­tó con el sacri­fi­cio pro­duc­ti­vo de millo­nes de migran­tes que con sus manos ayu­da­ron a cons­truir la red de soli­da­ri­dad que hoy a duras penas toda­vía nos pro­te­ge en Europa.

Por todo ello, quie­nes hoy con­tra­po­nen la sos­te­ni­bi­li­dad del esta­do de bien­es­tar al ejer­ci­cio de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, inten­tan­do pro­vo­car de este modo una inexis­ten­te e inú­til con­fron­ta­ción entre la cla­se obre­ra nati­va y la pobla­ción inmi­gran­te, se sitúa abier­ta­men­te en un mar­co úni­ca­men­te útil a sus pro­pias bur­gue­sías y a los dis­cur­sos cla­ra­men­te xenó­fo­bos, por mucho que lo pre­ten­da sote­rrar con dul­ces pala­bras y cami­nen con pies de plo­mo para evi­tar que sus ver­da­de­ras inten­cio­nes sean seña­la­das públi­ca­men­te. Y si ade­más de esto, osa lan­zar tales dia­tri­bas des­de el púl­pi­to de un medio en cuyo con­se­jo de redac­ción se sitúa el escla­vis­ta qata­rí, el cinis­mo de sus actos resul­ta cier­ta­men­te abrumador.

Los par­ti­da­rios de mayo­res res­tric­cio­nes y polí­ti­cas migra­to­rias más con­tun­den­tes e inclu­so agre­si­vas, alu­den cons­tan­te­men­te a la pobre­za liga­da a los flu­jos migra­to­rios y a la pre­sión que este ejér­ci­to indus­trial de reser­va impor­ta­do ejer­ce sobre las con­di­cio­nes mate­ria­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra nati­va. Si bien debe­mos tener cla­ro el dolor y el saqueo de las más bri­llan­tes men­tes que supo­ne la emi­gra­ción a Euro­pa des­de los paí­ses del Sur, enca­rar nues­tros plan­tea­mien­tos polí­ti­cos en mate­ria migra­to­ria des­de la con­fron­ta­ción y no des­de la soli­da­ri­dad obre­ra con aque­llos que pasan a for­mar par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra euro­pea, supo­ne ade­más de una estra­te­gia cla­ra­men­te reac­cio­na­ria, un error garra­fal para nues­tros pro­pios intere­ses. Cier­ta­men­te reco­no­ce­mos la estra­te­gia de la bur­gue­sía des­ti­na­da a enfren­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra con­tra sí mis­ma, median­te la acu­mu­la­ción e ins­tru­men­ta­li­za­ción de la mano de obra inmi­gran­te con la inten­ción de expri­mir al máxi­mo el tiem­po de tra­ba­jo del pro­le­ta­ria­do al míni­mo cos­te, pero a su vez tam­bién somos ple­na­men­te cons­cien­tes de que es el aumen­to de las capa­ci­da­des pro­duc­ti­vas del pro­pio sis­te­ma y los fuer­tes cam­bios desa­rro­lla­dos de for­ma glo­bal en este sen­ti­do, median­te la difu­sión glo­bal de sis­te­ma capi­ta­lis­ta, los que pro­vo­can los flu­jos migra­to­rios y exi­gen urgen­te­men­te la cons­tan­te dis­mi­nu­ción de la pobla­ción para un correc­to equi­li­brio momen­tá­neo de un engra­na­je per­pe­tua­men­te inser­to en cri­sis cícli­cas. No son los flu­jos migra­to­rios los que ejer­cen pre­sión sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra euro­pea, sino que es el pro­pio sis­te­ma el que nos inci­ta al cani­ba­lis­mo de cla­se, pre­ten­dien­do divi­dir­nos entre tra­ba­ja­do­res loca­les o extran­je­ros en una com­pe­ten­cia absur­da e innecesaria.

Con­si­de­rar que el cese de los flu­jos migra­to­rios median­te polí­ti­cas res­tric­ti­vas supon­dría el aumen­to del bien­es­tar de la cla­se tra­ba­ja­do­ra euro­pea o inclu­so ase­gu­rar que esto con­lle­va la mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les para la mis­ma, solo pue­de ser fru­to de la ino­cen­cia o la igno­ran­cia más abso­lu­ta. Pro­pio de aque­llos que igno­ran que en el mejor de los casos, la expul­sión del inmi­gran­te tan solo los empu­ja­ría momen­tá­nea­men­te a ocu­par su mis­mo pues­to de tra­ba­jo en con­di­cio­nes igual­men­te pre­ca­rias. El blin­da­je de las fron­te­ras euro­peas no deten­dría la maqui­na­ria del capi­ta­lis­mo glo­bal de modo alguno y por tan­to, los inten­tos de dar res­pues­ta a estas diná­mi­cas median­te la crea­ción de una cate­go­ría pri­vi­le­gia­da para el tra­ba­ja­dor nati­vo, tan solo ahon­dan en la divi­sión de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ale­jan­do de ese modo la nece­sa­ria inte­gra­ción del pro­le­ta­ria­do de la anti­guas colo­nias con el pro­le­ta­ria­do euro­peo en la lucha por la abo­li­ción del capi­ta­lis­mo. Nece­si­ta­mos esta­ble­cer una lucha común por la eman­ci­pa­ción de toda la cla­se obre­ra, sin dis­tin­ción algu­na aten­dien­do a su raza o pro­ce­den­cia, úni­ca­men­te median­te la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, exi­gien­do unas mis­mas con­di­cio­nes labo­ra­les para todos los tra­ba­ja­do­res, sin excep­ción, podre­mos expo­ner abier­ta­men­te las mise­rias de este sis­te­ma y cons­truir herra­mien­tas para enfren­tar defi­ni­ti­va­men­te a la bur­gue­sía imperialista.

Aque­llos que des­de el espa­ño­lis­mo más recal­ci­tran­te pre­ten­den hacer pasar por plan­tea­mien­tos de izquier­da las cuo­tas, la ges­tión o las barre­ras for­ti­fi­ca­das con­tra los flu­jos migra­to­rios fru­to de las pro­pias diná­mi­cas capi­ta­lis­tas, no solo dan mues­tra de una total fal­ta de visión estra­té­gi­ca y una pro­fun­da igno­ran­cia teó­ri­ca, sino que con sus accio­nes ejer­cen de ton­tos úti­les en la eter­na estra­te­gia bur­gue­sa des­ti­na­da a divi­dir a la cla­se obre­ra, cons­cien­te esta de la ame­na­za de la mis­ma cuan­do per­ma­ne­ce uni­da. Aque­llos que nos tenían acos­tum­bra­dos a la ala­ban­za de las con­di­cio­nes del pro­le­ta­ria­do euro­peo en el capi­ta­lis­mo fabril, como si fue­se posi­ble dete­ner el tiem­po y retro­ce­der a esas diná­mi­cas ya supe­ra­das úni­ca­men­te fru­to de su año­ran­za, pre­ten­den aho­ra con­ven­cer­nos de que el camino a esos tiem­pos, por otra par­te total­men­te idea­li­za­dos y des­di­bu­ja­dos des­de sus pro­pios pri­vi­le­gios, debe tra­zar­se median­te la expul­sión y el aban­dono a su suer­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra extran­je­ra. Lo pin­ten del modo que lo pin­ten, lo que abier­ta­men­te están dicien­do es que ellos sí están dis­pues­tos a pasar por enci­ma de los muer­tos del Tara­jal, los aho­ga­dos en el río Bra­vo o el dolor y la des­es­pe­ran­za de millo­nes de per­so­nas que deben aban­do­nar su hogar, úni­ca­men­te con tal de recu­pe­rar las miga­jas de un sis­te­ma de explo­ta­ción que la ver­da­de­ra izquier­da bus­ca derruir.

Así que si una cosa debe­mos tener cla­ro, es que estás pos­tu­ras no tie­nen nada que ver con la izquier­da. Es más, la xeno­fo­bia nun­ca debe tener nada que ver con la izquierda.

Daniel Sei­xo

15 de junio de 2022

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.