Koso­vo: la semi­lla que sem­bró Esta­dos Unidos

Koso­vo, en su con­di­ción de pro­vin­cia de la exYu­gos­la­via, que siem­pre tuvo un esta­tus espe­cial favo­ra­ble a la coexis­ten­cia pací­fi­ca entre los com­po­nen­tes étni­cos que allí viven –prin­ci­pal­men­te ser­bios y alba­ne­ses– fue el esce­na­rio esco­gi­do por Esta­dos Uni­dos para, bajo el mon­ta­je mediá­ti­co de «lim­pie­za étni­ca», empren­der el 24 de mar­zo de 1999 los bom­bar­deos con­tra la nación.

La ofen­si­va se pro­lon­gó por 78 días, has­ta el 10 de junio, y dejó más de 3 000 civi­les muer­tos, otros tan­tos heri­dos y la des­truc­ción de hos­pi­ta­les, guar­de­rías infan­ti­les, vivien­das, indus­trias, emba­ja­das, cana­les de tele­vi­sión, entre otros.

El mun­do debe recor­dar que aque­lla cri­mi­nal acción ni siquie­ra fue con­sul­ta­da –y mucho menos apro­ba­da– al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la onu, pero se hizo. Se desin­te­gró a Yugos­la­via y toda­vía hoy mue­ren per­so­nas afec­ta­das por el ura­nio empo­bre­ci­do de las bom­bas lan­za­das con­tra la población.

Koso­vo, que que­dó des­de ese enton­ces con una «inde­pen­den­cia» muti­la­da y lle­na de mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y de la OTAN, vuel­ve a ser esce­na­rio del cli­ma béli­co pre­fe­ri­do por Esta­dos Uni­dos para des­es­ta­bi­li­zar al pla­ne­ta y ser favo­re­ci­do con la pro­duc­ción y ven­ta de armas. Otra vez des­vía la aten­ción sobre la situa­ción inter­na, azu­zan­do con­flic­tos allen­de los mares.

La OTAN, ese mis­mo engen­dro beli­cis­ta que aho­ra decla­ra «estar lis­to para inter­ve­nir» ante cual­quier pedi­do de Prís­ti­na, aun­que no ha logra­do aún que ese terri­to­rio ser­bio sea par­te de su mem­bre­sía, acom­pa­ñó a la avia­ción esta­dou­ni­den­se cuan­do los bom­bar­deos geno­ci­das con­tra Bel­gra­do y otras ciu­da­des de la exYugoslavia.

Esta­dos Uni­dos, que en 1999 esta­ba gober­na­do por el demó­cra­ta Bill Clin­ton, aho­ra con otro man­da­ta­rio del mis­mo par­ti­do, Joe Biden, no ha duda­do en dar con­ti­nui­dad a la filo­so­fía beli­cis­ta pro­pia de su sis­te­ma, y actuan­do como «due­ño del mun­do», no titu­bea al fomen­tar las ten­sio­nes en Koso­vo y, con ello, recor­dar a la actual direc­ción ser­bia lo suce­di­do 23 años antes.

Otra cosa es cuán­to Washing­ton ha fomen­ta­do en Koso­vo el odio y la repre­sión con­tra los serbios.

Esta­dos Uni­dos cons­tru­yó allí su mayor base mili­tar en Euro­pa, cono­ci­da como Camp Bonds­tee­les, que sir­ve como cuar­tel gene­ral de la Bri­ga­da Mul­ti­na­cio­nal Este, bajo el man­do esta­dou­ni­den­se, y su ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do sobre­pa­sa, por mucho, los lími­tes de las tareas de las fuer­zas de man­te­ni­mien­to de paz de las KFOR.

Inclu­so, se cono­ce por infor­mes que allí exis­te un cen­tro de pri­sio­ne­ros don­de se apli­ca­ron tor­tu­ras que lle­ga­ron a com­pa­rar­se con las usa­das en la cár­cel de la ile­gal base en Guantánamo.

Los tra­ba­jos de cons­truc­ción se lle­va­ron a cabo en secre­to por inge­nie­ros mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos, así como por emplea­dos de la com­pa­ñía pri­va­da Kellogg, Brown and Root Cor­po­ra­tion (KB).

Con el domi­nio de Koso­vo, no solo se ha muti­la­do a Ser­bia, sino que Esta­dos Uni­dos ha logra­do hacer­se de una pri­vi­le­gia­da posi­ción de con­trol geo­es­tra­té­gi­co que inclu­ye par­te del Medi­te­rrá­neo, el Mar Negro y las rutas que con­du­cen a Orien­te Medio, Nor­te de Áfri­ca y el Cáu­ca­so, inclu­yen­do los tra­yec­tos de los oleo­duc­tos exis­ten­tes y futu­ros del mar Cas­pio y Asia Central.

Es Koso­vo, en este con­tex­to, la semi­lla que plan­tó Esta­dos Uni­dos en su afán por la con­duc­ción de un mun­do uni­po­lar a cual­quier precio.

Elson Con­cep­ción Pérez

3 de agos­to de 2022

Fuen­te: https://​www​.gran​ma​.cu/​m​u​n​d​o​/​2​022 – 08-03/­ko­so­vo-la-semi­lla-que-sem­bro-esta­dos-uni­dos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.