¿Es inevi­ta­ble una gue­rra «Israel»-Líbano en el pró­xi­mo mes?

Que­da poco más de un mes para que «Israel» comien­ce a extraer del yaci­mien­to de Karish, rico en recur­sos, en aguas dispu­tadas, y aún no se ha alcan­za­do nin­gún acuer­do sobre la demar­ca­ción de las fron­te­ras marí­ti­mas. Si no se lle­ga a un acuer­do antes de sep­tiem­bre, ¿vere­mos una nue­va gue­rra entre «Israel» y Líbano? ¿Y por qué los medios de comu­ni­ca­ción pres­tan poca o nin­gu­na aten­ción a esta cuestión?

El lunes pasa­do, el secre­ta­rio gene­ral de Hiz­bu­llah, Say­yed Has­san Nas­ra­llah, pare­cía haber suge­ri­do que una res­pues­ta a las pro­vo­ca­cio­nes israe­líes, sobre los recur­sos liba­ne­ses, podría lle­gar en cual­quier momen­to. Tam­bién está cla­ro que Hiz­bu­llah con­si­de­ra aho­ra todos los yaci­mien­tos de gas, tan­to en Líbano como en la Pales­ti­na ocu­pa­da, como obje­ti­vos poten­cia­les. Esto que­dó cla­ro en el dis­cur­so de Nas­ra­llah, pro­nun­cia­do hace tres sema­nas. A pesar de que Tel Aviv ha res­pon­di­do con sus pro­pias «ame­na­zas» poco cla­ras, está cla­ro que las fuer­zas de ocu­pa­ción israe­líes están en esta­do de páni­co y han actua­do para des­ple­gar más sis­te­mas de misi­les de defen­sa aérea y han empe­za­do a pre­sio­nar a Esta­dos Uni­dos para que se tome el asun­to más en serio.

En este pun­to, el men­sa­je ha sido entre­ga­do, Hiz­bu­llah está lis­to y dis­pues­to a ir a la gue­rra por los cam­pos de petró­leo y gas del Líbano, vien­do sus dere­chos de extrac­ción de sus cam­pos en alta mar como el úni­co medio de reac­ti­var la eco­no­mía liba­ne­sa. Si el Líbano no pue­de extraer sus recur­sos, enton­ces nadie pue­de, esta es la ecua­ción esta­ble­ci­da por Hizbullah.

Gran par­te de los medios de comu­ni­ca­ción israe­líes van acti­va­men­te en con­tra de la posi­ción ofi­cial de la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia de Tel Aviv, que dicen que es poco pro­ba­ble que Hiz­bu­llah vaya a la gue­rra por esta cues­tión. En un artícu­lo escri­to para el medio de comu­ni­ca­ción sio­nis­ta, el Jeru­sa­lem Post, se argu­men­ta inclu­so que los israe­líes no debe­rían con­fiar en los cálcu­los de su comu­ni­dad de inte­li­gen­cia cuan­do se tra­ta de esta cues­tión, ofre­cien­do los dos ejem­plos del éxi­to de Hiz­bu­llah en junio de 2006 y del éxi­to de Hamas en mayo de 2021, como indi­ca­do­res de que estas esti­ma­cio­nes israe­líes pue­den estar a menu­do equivocadas.

En junio, Amos Hochs­tein, el «media­dor» sio­nis­ta-esta­dou­ni­den­se entre el gobierno liba­nés y el régi­men sio­nis­ta, visi­tó Bei­rut. En una entre­vis­ta rea­li­za­da al repre­sen­tan­te esta­dou­ni­den­se, duran­te su visi­ta, que­dó cla­ro que no se toma­ba en serio la idea de otor­gar al Líbano las con­ce­sio­nes que su pue­blo espe­ra­ba, e inclu­so se reía de la pers­pec­ti­va de que el Líbano se ase­gu­ra­ra el cam­po de Karish. Pare­cía que la impre­sión que tenía Hochs­tein era que su visi­ta se debía úni­ca­men­te a las ame­na­zas pro­fe­ri­das hacia «Israel», por la inva­sión del dispu­tado cam­po de Karish, y que el gobierno esta­dou­ni­den­se no se toma­ba la situa­ción espe­cial­men­te en serio.

Aho­ra, la situa­ción es extre­ma­da­men­te seria y las posi­bles con­se­cuen­cias para toda la estra­te­gia de polí­ti­ca exte­rior de Washing­ton en Orien­te Medio podrían ser gra­ves. Una gue­rra, en la que Hiz­bu­llah y poten­cial­men­te otros alia­dos del par­ti­do de la resis­ten­cia, abran fue­go con­tra «Israel», sería un desas­tre para Esta­dos Uni­dos, que no sólo pre­ten­de que Tel Aviv sumi­nis­tre gas a Euro­pa, sino que tam­bién pre­ten­de con­ven­cer a más regí­me­nes ára­bes para que nor­ma­li­cen sus víncu­los con el régi­men israe­lí. Una gue­rra de este tipo demos­tra­ría la for­ta­le­za de los alia­dos de Irán y la debi­li­dad de la capa­ci­dad de Esta­dos Uni­dos e «Israel» para cum­plir, en mate­ria de segu­ri­dad. Una gue­rra de esta natu­ra­le­za impul­sa­ría sin duda la cau­sa pales­ti­na, cau­san­do una gran ver­güen­za a paí­ses como Marrue­cos, los EAU, Ara­bia Sau­di­ta, Bah­rein, Jor­da­nia y Egipto.

¿Qué pro­ba­bi­li­dad hay de que asis­ta­mos a una nue­va gue­rra Líbano-Israel en los pró­xi­mos meses? La res­pues­ta cor­ta es que es muy pro­ba­ble que vea­mos algu­na for­ma de con­fron­ta­ción arma­da, la cues­tión, sin embar­go, es has­ta qué pun­to este con­flic­to se inten­si­fi­ca­rá antes de que Tel Aviv se vea obli­ga­do a retro­ce­der y hacer con­ce­sio­nes. Aun­que «Israel» está asus­ta­do por la pers­pec­ti­va de la gue­rra en este momen­to, es poco pro­ba­ble que sim­ple­men­te otor­gue con­ce­sio­nes a Líbano sin luchar. Tel Aviv pare­ce haber entra­do en páni­co y está bus­can­do algún tipo de acuer­do con Bei­rut para evi­tar una esca­la­da de ten­sión que des­em­bo­que en una gue­rra total.

Aun­que cier­ta­men­te esta­rá bajo el con­trol de Hiz­bu­llah si res­pon­den o no, es el régi­men israe­lí el que deci­di­rá si la con­fron­ta­ción será una gue­rra total o un bre­ve inter­cam­bio, esto depen­de­rá úni­ca­men­te de la res­pues­ta de «Israel». Actual­men­te, la cla­se polí­ti­ca israe­lí se encuen­tra entre la espa­da y la pared; por un lado, no pue­de per­mi­tir­se el lujo de pare­cer débil y entre­gar zonas impor­tan­tes a Líbano, mien­tras que por otro lado, no exis­te nin­gu­na opción mili­tar para ellos que resul­te exi­to­sa. Lo máxi­mo que pue­den hacer las fuer­zas israe­líes con­tra la Resis­ten­cia liba­ne­sa es man­te­ner a sus sol­da­dos y colo­nos en bún­ke­res, espe­rar que las bajas sean esca­sas y matar a los civi­les liba­ne­ses, con la espe­ran­za de que tam­bién se lle­ven a algu­nos miem­bros de Hiz­bu­llah en el pro­ce­so. En cuan­to a sus sis­te­mas de defen­sa anti­aé­rea, es bien sabi­do que no resul­ta­rán efi­ca­ces para evi­tar can­ti­da­des extre­mas de daños cuan­do entren en con­flic­to con Hiz­bu­llah, lo que resul­ta­rá emba­ra­zo­so en sí mismo.

Otro fac­tor es la pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes israe­líes, que ten­drán lugar en noviem­bre y que sig­ni­fi­ca que todos los par­ti­dos polí­ti­cos israe­líes tra­ta­rán de uti­li­zar los acon­te­ci­mien­tos actua­les a su favor. Yair Lapid, el actual pri­mer minis­tro israe­lí, pro­ba­ble­men­te asu­mi­rá la cul­pa de lo que sea el resul­ta­do de la cues­tión de la dispu­ta de la fron­te­ra marí­ti­ma. Lapid se enfren­ta­rá por tan­to a dos malas opcio­nes, des­de su pers­pec­ti­va, fra­ca­sar mili­tar­men­te o entre­gar el terri­to­rio a Líbano.

Benny Gantz, el actual minis­tro de Gue­rra, tam­bién se encuen­tra en una posi­ción difí­cil y se ha colo­ca­do en el cam­po anti-Netan­yahu para las pró­xi­mas elec­cio­nes. Si «Israel» se ve aver­gon­za­do por la resis­ten­cia liba­ne­sa, esto podría cos­tar­le mucho al cam­po anti-Netan­yahu en las pró­xi­mas elec­cio­nes. No cabe duda de que el ex pri­mer minis­tro israe­lí Ben­ja­mín Netan­yahu uti­li­za­rá todas las con­ce­sio­nes y fra­ca­sos mili­ta­res estra­té­gi­cos con­tra sus opo­nen­tes. Estas pre­sio­nes podrían aca­bar empu­jan­do al régi­men actual a res­pon­der con una bru­ta­li­dad abru­ma­do­ra con­tra el Líbano, o podría sig­ni­fi­car que bus­ca­rán salir rápi­da­men­te de cual­quier con­fron­ta­ción. En el pasa­do, «Israel» ha des­ple­ga­do muñe­cos y ha men­ti­do sobre sus bajas, no solo al enfren­tar­se a la resis­ten­cia liba­ne­sa, sino tam­bién a la pales­ti­na. Una manio­bra mediá­ti­ca podría ser el plan de «Israel» para salir rápi­da­men­te de la con­fron­ta­ción mili­tar, mien­tras man­tie­ne la cara ante su pro­pia pobla­ción y cede en la dispu­ta de la fron­te­ra marí­ti­ma, aun­que esto podría ser contraproducente.

Por otra par­te, si el régi­men israe­lí deci­de qui­zás anun­ciar que pos­pon­drá el pla­zo pre­vis­to, en sep­tiem­bre, para la extrac­ción de gas del yaci­mien­to de Karish, esto podría ser un medio de evi­tar el con­flic­to en el futu­ro inme­dia­to, per­mi­tien­do que las con­ver­sa­cio­nes sobre la fron­te­ra marí­ti­ma sigan ade­lan­te duran­te un tiem­po más.

Apla­zar la extrac­ción de gas del yaci­mien­to de Karish repre­sen­ta­ría una con­ce­sión, pero tam­bién podría ser apro­ve­cha­da por Ben­ja­mín Netan­yahu y los alia­dos del dere­chis­ta Par­ti­do Likud. Es impor­tan­te seña­lar que, en caso de que el régi­men sio­nis­ta haga algu­na con­ce­sión, habrá sido la actua­ción de la resis­ten­cia la que la haya for­za­do. Sin las ame­na­zas de la resis­ten­cia en el Líbano, Bei­rut segui­ría sien­do obje­to de bur­la por par­te de Esta­dos Uni­dos, que hace la ofer­ta de «Israel» cuan­do se tra­ta de la demar­ca­ción de las fron­te­ras marí­ti­mas. Cual­quier con­ce­sión del lado esta­dou­ni­den­se-israe­lí, que otor­gue al Líbano sus dere­chos, pro­ven­drá de la capa­ci­dad de disua­sión man­te­ni­da por el cam­po de la resis­ten­cia y será una vic­to­ria más para ano­tar en la his­to­ria del con­flic­to con el régi­men colono-colonial.

Rober­to Inlakesh

4 de agos­to de 2022

https://espanol.almayadeen.net/articles/1616367/es-inevitable-una-guerra-israel‑l%C3%ADbano-en-el-pr%C3%B3ximo-mes

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.