Decla­ra­ción del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Repú­bli­ca Popu­lar China

El 2 de agos­to, igno­ran­do la fuer­te opo­si­ción y las serias ges­tio­nes de Chi­na, la Pre­si­den­ta de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de Esta­dos Uni­dos, Nancy Pelo­si, visi­tó la región Tai­wan de Chi­na. Esto es una seria vio­la­ción al prin­ci­pio de una sola Chi­na y las esti­pu­la­cio­nes de los tres Comu­ni­ca­dos Con­jun­tos entre Chi­na y Esta­dos Uni­dos. Ha impac­ta­do seve­ra­men­te la base polí­ti­ca de las rela­cio­nes sino-esta­dou­ni­den­ses, infrin­gi­do gra­ve­men­te la sobe­ra­nía y la inte­gri­dad terri­to­rial de Chi­na, soca­va­do seria­men­te la paz y la esta­bi­li­dad del Estre­cho de Tai­wan, y envia­do una señal muy equi­vo­ca­da a las fuer­zas sece­sio­nis­tas por la «inde­pen­den­cia de Tai­wan». A todo ello, Chi­na se opo­ne resuel­ta­men­te y con­de­na cate­gó­ri­ca­men­te, y ha hecho serias ges­tio­nes y fuer­tes pro­tes­tas ante Esta­dos Unidos.

En el mun­do exis­te una sola Chi­na, Tai­wan for­ma par­te inalie­na­ble del terri­to­rio chino, y el Gobierno de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na es el úni­co Gobierno legí­ti­mo que repre­sen­ta a toda Chi­na. Esto ha sido cla­ra­men­te reco­no­ci­do por la Reso­lu­ción 2758 de 1971 de la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das. A par­tir de la fun­da­ción de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na en 1949, 181 paí­ses han esta­ble­ci­do rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Chi­na sobre la base del prin­ci­pio de una sola Chi­na. Este prin­ci­pio es un con­sen­so uni­ver­sal de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y una nor­ma bási­ca en las rela­cio­nes internacionales.

En 1979, Esta­dos Uni­dos hizo un cla­ro com­pro­mi­so en el Comu­ni­ca­do Con­jun­to entre Chi­na y Esta­dos Uni­dos sobre el Esta­ble­ci­mien­to de Rela­cio­nes Diplo­má­ti­cas: «Los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca reco­no­cen al Gobierno de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na como el úni­co Gobierno legí­ti­mo de Chi­na. Den­tro de este con­tex­to, el pue­blo de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca man­ten­drá rela­cio­nes cul­tu­ra­les, comer­cia­les y otras rela­cio­nes no ofi­cia­les con el pue­blo de Tai­wan». Como par­te del Gobierno de Esta­dos Uni­dos, el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos está inhe­ren­te­men­te obli­ga­do a aca­tar estric­ta­men­te la polí­ti­ca de una sola Chi­na del Gobierno de Esta­dos Uni­dos, y abs­te­ner­se de tener cual­quier inter­cam­bio ofi­cial con la región Tai­wan de Chi­na. Chi­na siem­pre se opo­ne a la visi­ta de los con­gre­sis­tas esta­dou­ni­den­ses a la región Tai­wan de Chi­na, y las auto­ri­da­des eje­cu­ti­vas de Esta­dos Uni­dos tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de impe­dir tal visi­ta. Dado que la Pre­si­den­ta Nancy Pelo­si es la actual líder del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, su visi­ta a y acti­vi­da­des en Tai­wan, en cual­quier for­ma o por cual­quier razón, cons­ti­tu­yen una gra­ve pro­vo­ca­ción polí­ti­ca por ele­var los inter­cam­bios ofi­cia­les de Esta­dos Uni­dos con Tai­wan. Chi­na no lo acep­ta en abso­lu­to, y el pue­blo chino no lo per­mi­te en absoluto.

La cues­tión de Tai­wan es lo más impor­tan­te, más esen­cial y más sen­si­ble de las rela­cio­nes entre Chi­na y Esta­dos Uni­dos. En la actua­li­dad, el Estre­cho de Tai­wan está enfren­tan­do una nue­va ron­da de ten­sio­nes y seve­ros desa­fíos, que se debe, en lo fun­da­men­tal, a las repe­ti­das con­duc­tas de las auto­ri­da­des tai­wa­ne­sas y Esta­dos Uni­dos por cam­biar el sta­tus quo. Las auto­ri­da­des tai­wa­ne­sas vie­nen pre­ten­dien­do pro­cu­rar la inde­pen­den­cia valién­do­se de Esta­dos Uni­dos, rehú­san reco­no­cer el Con­sen­so de 1992, hacen todo lo posi­ble para lle­var ade­lan­te la «desini­za­ción» y pro­mue­ven la «inde­pen­den­cia gra­dual». Por su par­te, Esta­dos Uni­dos inten­ta uti­li­zar a Tai­wan para con­te­ner a Chi­na, no deja de dis­tor­sio­nar, oscu­re­cer y vaciar el prin­ci­pio de una sola Chi­na, inten­si­fi­ca sus con­tac­tos ofi­cia­les con Tai­wan, y enva­len­to­na las acti­vi­da­des sece­sio­nis­tas en pos de la «inde­pen­den­cia de Tai­wan». Estas con­duc­tas, como jugan­do con el fue­go, son extre­ma­da­men­te peli­gro­sas. Quie­nes jue­guen con el fue­go, pere­ce­rán por este.

La posi­ción del Gobierno y el pue­blo chi­nos sobre la cues­tión de Tai­wan es con­se­cuen­te. Defen­der resuel­ta­men­te la sobe­ra­nía nacio­nal y la inte­gri­dad terri­to­rial es la fir­me volun­tad de los más de 1.400 millo­nes de chi­nos, y hacer reali­dad la reuni­fi­ca­ción com­ple­ta de la patria cons­ti­tu­ye la aspi­ra­ción común y la res­pon­sa­bi­li­dad sagra­da de todas las hijas e hijos de la nación chi­na. La volun­tad del pue­blo no pue­de ser desa­fia­da, y la ten­den­cia de los tiem­pos no pue­de ser rever­ti­da. Nin­gún país, nin­gu­na fuer­za y nin­gún indi­vi­duo debe­ría des­es­ti­mar la fir­me deter­mi­na­ción, la fuer­te volun­tad y la gran capa­ci­dad del Gobierno y el pue­blo chi­nos de sal­va­guar­dar la sobe­ra­nía nacio­nal y la inte­gri­dad terri­to­rial y mate­ria­li­zar la reuni­fi­ca­ción del país y la revi­ta­li­za­ción de la nación. En cuan­to a la visi­ta de la Pre­si­den­ta de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de Esta­dos Uni­dos a la región Tai­wan de Chi­na, Chi­na toma­rá, sin duda algu­na, todas las medi­das nece­sa­rias para defen­der resuel­ta­men­te su sobe­ra­nía nacio­nal e inte­gri­dad terri­to­rial. Todas las con­se­cuen­cias deri­va­das de esto han de ser sopor­ta­das por Esta­dos Uni­dos y las fuer­zas sece­sio­nis­tas por la «inde­pen­den­cia de Taiwan».

Chi­na y Esta­dos Uni­dos son dos gran­des paí­ses. La for­ma correc­ta de tra­tar­se entre sí solo pue­de ser el res­pe­to mutuo, la con­vi­ven­cia pací­fi­ca, la no-con­fron­ta­ción y la coope­ra­ción de ganan­cias com­par­ti­das. La cues­tión de Tai­wan es pura­men­te un asun­to interno de Chi­na, por lo que nin­gún otro país tie­ne el dere­cho a actuar como juez en esta cues­tión. Chi­na ins­ta seria­men­te a Esta­dos Uni­dos a dejar de jugar la «car­ta de Tai­wan» y usar a Tai­wan para con­te­ner a Chi­na. Esta­dos Uni­dos debe dejar de entro­me­ter­se en Tai­wan e inter­ve­nir en los asun­tos inter­nos de Chi­na. Debe dejar de apo­yar y con­fa­bu­lar­se con las fuer­zas sece­sio­nis­tas por la «inde­pen­den­cia de Tai­wan» en cual­quier for­ma. Debe dejar sus actos de decir una cosa pero hacer lo con­tra­rio en la cues­tión de Tai­wan. Debe dejar de dis­tor­sio­nar, oscu­re­cer y vaciar el prin­ci­pio de una sola Chi­na. Debe tomar accio­nes creí­bles para aca­tar estric­ta­men­te el prin­ci­pio de una sola Chi­na y las esti­pu­la­cio­nes de los tres Comu­ni­ca­dos Con­jun­tos entre Chi­na y Esta­dos Uni­dos, imple­men­tar efec­ti­va­men­te el com­pro­mi­so de «cin­co-noes» hecho por el líder esta­dou­ni­den­se (a saber, no bus­car una «nue­va Gue­rra Fría» con Chi­na; no pre­ten­der cam­biar el sis­te­ma de Chi­na; la revi­ta­li­za­ción de sus alian­zas no es con­tra Chi­na; no apo­yar la «inde­pen­den­cia de Tai­wan»; no bus­car un con­flic­to con Chi­na), y no ir más lejos por el camino equi­vo­ca­do y peligroso.

Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Repú­bli­ca Popu­lar China

2 de agos­to de 2022

Fuen­te: http://​spa​nish​.xinhua​net​.com/​2​0​2​2​0​8​0​2​/​c​2​2​4​2​d​4​c​4​2​4​e​4​e​d​0​9​f​9​5​e​c​f​b​7​0​f​7​7​0​9​2​/​c​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.