Coyun­tu­ra actual. Aná­li­sis des­de Anda­lu­cía. IV. El ámbi­to andaluz

Vie­ne de: Coyun­tu­ra actual. Aná­li­sis des­de Anda­lu­cía. I. El ámbi­to glo­bal

Coyun­tu­ra actual. Aná­li­sis des­de Anda­lu­cía. II. El ámbi­to europeo

Coyun­tu­ra actual. Aná­li­sis des­de Anda­lu­cía. III. El ámbi­to estatal 

Y por fin ate­rri­za­mos en Anda­lu­cía, nues­tro ámbi­to de actua­ción polí­ti­ca. En esta cuar­ta par­te de nues­tro aná­li­sis de coyun­tu­ra vie­nen a con­cre­tar­se todos los ele­men­tos ana­li­za­dos ante­rior­men­te. Pero esta con­cre­ción ocu­rre de una mane­ra muy espe­cial: no como un terri­to­rio más del esta­do o de la Euro­pa del capi­tal, sino como una nación peri­fé­ri­ca y en la que las con­se­cuen­cias de la domi­na­ción capi­ta­lis­ta, impe­ria­lis­ta, patriar­cal y eco­ci­da adquie­ren for­mas espe­cial­men­te graves.

En este sen­ti­do, es fun­da­men­tal recor­dar tres ideas cla­ves que hemos seña­la­do en nues­tros docu­men­tos polí­ti­co y estra­té­gi­co: 1) En Anda­lu­cía se desa­rro­lla una explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, patriar­cal e impe­ria­lis­ta que adquie­re for­mas espe­cí­fi­cas, con­cre­tas, dife­ren­cia­das de otros pue­blos. 2) Ésta se carac­te­ri­za por el sub­de­sa­rro­llo y la depen­den­cia eco­nó­mi­ca, así como un mode­lo alta­men­te extrac­ti­vis­ta; altas tasas de explo­ta­ción de su cla­se tra­ba­ja­do­ra; y una fuer­te alie­na­ción en lo cul­tu­ral e iden­ti­ta­rio. 3) En el siglo XXI, y espe­cial­men­te tras la Gran Rece­sión del 2008, esta reali­dad socio-eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca no ha hecho más que refor­zar­se, lo cual se tra­du­ce en un aumen­to del des­em­pleo, la exclu­sión social, la pobre­za, la pre­ca­ri­za­ción de los empleos y la alie­na­ción cul­tu­ral. En suma, la pro­fun­di­za­ción de las des­igual­da­des y la con­flic­ti­vi­dad social en una Anda­lu­cía ya de por sí afec­ta­da bajo la “nor­ma­li­dad” capi­ta­lis­ta. En este aná­li­sis, por lo tan­to, vamos a inten­tar con­cre­tar cómo se des­plie­ga esta reali­dad en la actual coyun­tu­ra, mar­ca­da por mul­ti­tud de fac­to­res y diná­mi­cas que hemos ido desgranando.

La eco­no­mía anda­lu­za: el mito de la “opor­tu­ni­dad histórica”

La eco­no­mía anda­lu­za se ha carac­te­ri­za­do his­tó­ri­ca­men­te por su papel subal­terno res­pec­to a los gran­des cen­tros indus­tria­les, basa­do en una natu­ra­le­za extrac­ti­vis­ta de recur­sos natu­ra­les de mane­ra inten­si­va y mano de obra bara­ta, que se con­cre­ta en la pri­ma­cía del sec­tor agrí­co­la, de ser­vi­cios-turís­ti­co, de extrac­ción ener­gé­ti­ca y mine­ra. Esta reali­dad, que pue­de ana­li­zar­se deta­lla­da­men­te en obras como la de Manuel Del­ga­do Cabe­za, tie­ne unos espe­cia­les efec­tos en una gran explo­ta­ción de la mano de obra, altos nive­les de des­em­pleo e impor­tan­tes efec­tos ambien­ta­les. Actual­men­te asis­ti­mos a una pro­fun­di­za­ción de este mode­lo eco­nó­mi­co.

Comen­za­mos ana­li­zan­do el perio­do tras la pan­de­mia. Se está repi­tien­do des­de medios de comu­ni­ca­ción, par­ti­dos como PP y PSOE, la patro­nal anda­lu­za o dis­tin­tos eco­no­mis­tas del régi­men, que Anda­lu­cía se encuen­tra ante una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de trans­for­mar su teji­do pro­duc­ti­vo, supe­rar la cri­sis del covid y apos­tar por la tran­si­ción eco­ló­gi­ca. Por opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca, los voce­ros del régi­men entien­den el tras­va­se de impor­tan­tes fon­dos públi­cos (del Plan de Recu­pe­ra­ción o Next Gene­ra­tion) al sec­tor pri­va­do para aumen­tar su pro­duc­ti­vi­dad, median­do la digi­ta­li­za­ción, fun­da­men­tal­men­te; y al sec­tor públi­co, para mejo­rar cier­tas infra­es­truc­tu­ras cul­tu­ra­les, socia­les o de vivien­da. No obs­tan­te, los pla­nes de acción de los fon­dos euro­peos pro­pues­tos para estos años, no van a per­mi­tir modi­fi­car sus­tan­cial­men­te la natu­ra­le­za del teji­do pro­duc­ti­vo anda­luz.

Lejos de ana­li­zar cómo el mode­lo eco­nó­mi­co anda­luz poco diver­si­fi­ca­do y poco cohe­sio­na­do terri­to­rial­men­te moti­va un mayor impac­to de cri­sis como la del covid-19, des­de los pode­res eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos se sigue pro­fun­di­zan­do en ese mode­lo. Así, se apues­ta por for­ta­le­cer el sec­tor ser­vi­cios, vin­cu­la­do a Anda­lu­cía como des­tino turís­ti­co. A nivel agrí­co­la, se ha veni­do recu­pe­ran­do sus volú­me­nes de empleo y pro­duc­ción ante­rio­res a la pan­de­mia, pero man­te­nien­do su actual natu­ra­le­za expor­ta­do­ra y cen­tra­da en cul­ti­vos espe­cu­la­ti­vos (como hemos vis­to con el aumen­to del cul­ti­vo de gira­sol ante el cie­rre del mer­ca­do ucra­niano), como es el caso de los plás­ti­cos y cul­ti­vos de rega­dío, con una gran explo­ta­ción de la mano de obra y un gran con­su­mo de agua, que se con­ver­ti­rán en pie­za cla­ve de la agri­cul­tu­ra anda­lu­za en los pró­xi­mos años. A nivel indus­trial, su recu­pe­ra­ción se ha basa­do en man­te­ner­se cen­tra­do en las cade­nas de pro­duc­ción con menor valor aña­di­do y des­ar­ti­cu­la­das den­tro del pro­pio terri­to­rio anda­luz. Sec­to­res pun­te­ros, tec­no­ló­gi­cos y de I+D+i a nivel indus­trial se desa­rro­llan como islas inco­ne­xas en lo que supo­ne un ver­da­de­ro mode­lo colonial.

Men­ción apar­te mere­ce la cues­tión ener­gé­ti­ca den­tro de la eco­no­mía anda­lu­za. Cabe des­ta­car que en el actual con­tex­to de subi­da de pre­cios de los com­bus­ti­bles, Anda­lu­cía está aumen­tan­do su impor­tan­cia como terri­to­rio sumi­nis­tra­dor de ener­gía al esta­do espa­ñol y Euro­pa. Por ejem­plo, para la lle­ga­da de gas a Euro­pa, Anda­lu­cía se está con­so­li­dan­do como prin­ci­pal puer­ta de entra­da de gas, ya sea a tra­vés de los gaseo­duc­tos con el Nor­te de Áfri­ca (que podrían reac­ti­var­se con nue­vas fuen­tes de la cos­ta marro­quí-saha­ria­na-mau­ri­ta­na), ya sea a tra­vés de las plan­tas rega­si­fi­ca­do­ras en pleno cre­ci­mien­to como la de Huel­va. No obs­tan­te, mayor impor­tan­cia adquie­ren las ener­gías reno­va­bles para el nue­vo gobierno anda­luz del PP. Anda­lu­cía esta vivien­do una colo­ni­za­ción ener­gé­ti­ca que pare­ce va a ir a más, con un aumen­to año tras año del volu­men de pro­duc­ción de estas ener­gías. Así, más allá de las plan­tas eóli­cas, está ganan­do espe­cial peso las plan­tas sola­res foto­vol­tai­cas. Actual­men­te, se están tra­mi­tan­do más de 700 pro­yec­tos que mul­ti­pli­ca­ría por 10 la actual poten­cia ins­ta­la­da. La pro­li­fe­ra­ción de estas plan­tas supo­ne pro­fun­di­zar en el mode­lo expor­ta­dor, depre­da­dor y de mono­cul­ti­vo, para bene­fi­cio de unas pocas mul­ti­na­cio­na­les eléc­tri­cas. Su exten­sión están pro­vo­can­do y pro­vo­ca­rán impor­tan­tes efec­tos nega­ti­vos sobre los eco­sis­te­mas rura­les, las acti­vi­da­des agrí­co­las, el pai­sa­je y los usos del sue­lo, como ya ha sido denun­cia­do. En diver­sos pun­tos de nues­tra geo­gra­fía este mode­lo pro­duc­ti­vo está levan­tan­do impor­tan­tes resis­ten­cias socia­les, que no duda­mos que irán a más.

Recha­za­mos, por lo tan­to, que en la actual coyun­tu­ra se esté ante una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para Anda­lu­cía. Más bien al con­tra­rio, nos encon­tra­mos en un momen­to de refuer­zo del capi­ta­lis­mo anda­luz. Ade­más, debe­mos seña­lar de qué mane­ra ésto se basa en el mito fun­da­cio­nal del capi­ta­lis­mo que todos los par­ti­dos par­la­men­ta­rios asu­men: el mito de la jus­ti­cia y nece­si­dad de las rela­cio­nes socia­les capi­ta­lis­tas. Según él, la cla­se bur­gue­sa (las y los empre­sa­rios) es la que crea la rique­za, y sus ganan­cias irían a bene­fi­ciar al con­jun­to de la socie­dad, mien­tras que la explo­ta­ción labo­ral sería sólo una excep­ción de la regla de la paz social rei­nan­te. Esto deja­ría a las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas con un papel de mero ges­tor, de faci­li­ta­dor de una legis­la­ción acor­de a los intere­ses empre­sa­ria­les y de dine­ro públi­co para el buen fun­cio­na­mien­to de las empre­sas privadas.

Se dis­pa­ra la explo­ta­ción y la pobreza

No obs­tan­te, este otro mito no deja de hacer aguas en una tie­rra como la anda­lu­za, don­de la sali­da de las suce­si­vas cri­sis se basa en el aumen­to de los nive­les de explo­ta­ción y pre­ca­rie­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Nos encon­tra­mos con una reali­dad labo­ral en la que, más allá de que pue­da osci­lar el nivel de empleo al calor del turis­mo y otras acti­vi­da­des esta­cio­na­les, miles de per­so­nas son expul­sa­das del mer­ca­do de tra­ba­jo, inca­pa­ces de acce­der a pues­tos de tra­ba­jo dig­nos o com­pa­ti­bles con sus situa­cio­nes per­so­na­les. Esto es espe­cial­men­te gra­ve para la juven­tud y los ran­gos de edad más avan­za­dos, con­for­man­do un pano­ra­ma de pre­ca­rie­dad, gran movi­li­dad y tem­po­ra­li­dad de fac­to así como abu­si­vas con­di­cio­nes labo­ra­les: jor­na­das inter­mi­na­bles, tur­nos par­ti­dos, coti­za­ción por deba­jo de las horas real­men­te tra­ba­ja­das, horas extras no remu­ne­ra­das y una repre­sión labo­ral en ascen­so. Sin lugar a dudas la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta en Anda­lu­cía, alta­men­te depen­dien­te, no sólo no dis­tri­bu­ye rique­zas, sino que se basa en la sobre-explo­ta­ción de nues­tra cla­se tra­ba­ja­do­ra que a duras penas pue­de sobre­vi­vir en estas con­di­cio­nes, con un aumen­to expo­nen­cial de los pro­ble­mas vin­cu­la­dos a la salud mental.

La des­igual­dad social está en aumen­to en Anda­lu­cía en la últi­ma déca­da y tie­ne su mayor expre­sión en los preo­cu­pan­tes nive­les de pobre­za y exclu­sión social, tal y como las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les expre­san. Los dis­tin­tos datos ofre­cen, en todo caso, una bre­cha con res­pec­to a la reali­dad esta­tal. Las cifras dis­po­ni­bles, del año 2021, van a ten­der a empeo­rar debi­do al impac­to de la infla­ción y el pre­vi­si­ble dete­rio­ro de la situa­ción eco­nó­mi­ca. Cabe des­ta­car que la infla­ción ha subi­do en Anda­lu­cía más que en la media esta­tal, y está ya mar­can­do un hori­zon­te de cares­tía y res­tric­cio­nes para las cla­ses popu­la­res anda­lu­zas, espe­cial­men­te gol­pea­das des­de el año 2020, con bajos nive­les de ingre­sos y en muchos casos sin ape­nas cober­tu­ra social. Debe­mos sub­ra­yar la situa­ción espe­cial­men­te gra­ve que viven las per­so­nas migran­tes, some­ti­das aún a los dic­tá­me­nes de la maca­bra Ley de Extran­je­ría y alcan­zan­do unos nive­les labo­ra­les de escla­vi­tud; así como las muje­res. Asis­ti­mos a una femi­ni­za­ción de la pobre­za acu­cian­te, una vio­len­cia machis­ta múl­ti­ple en aumen­to y una pri­va­ti­za­ción pro­gre­si­va de dere­chos fun­da­men­ta­les. Un ejem­plo cla­ro es la situa­ción del abor­to: en los últi­mos años la Jun­ta de Anda­lu­cía ha finan­cia­do con gran­des can­ti­da­des de dine­ro las aso­cia­cio­nes anti­abor­tis­tas, mien­tras que lejos de garan­ti­zar el dere­cho al abor­to en el sis­te­ma sani­ta­rio públi­co anda­luz, pro­gre­si­va­men­te han pro­yec­ta­do una mayor pri­va­ti­za­ción, lle­gan­do a no exis­tir una línea públi­ca de Inte­rrup­ción Volun­ta­ria del Emba­ra­zo en Jaén, algo que ha sido denun­cia­do por los colec­ti­vos femi­nis­tas de la pro­vin­cia. Fren­te a esta situa­ción, el gobierno anda­luz se mues­tra par­ti­da­rio, siguien­do las tesis neo­li­be­ra­les más tor­ti­ce­ras, de la baja­da de los impues­tos, lo que debi­li­ta­ría aún más las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y su capa­ci­dad para aten­der las nece­si­da­des de ser­vi­cios socia­les que, de algu­na mane­ra, pue­den lle­gar a ser­vir de col­chón a esta gra­ve situación.

Otro efec­to cola­te­ral de la infla­ción es el aumen­to de con­flic­tos labo­ra­les vin­cu­la­dos a las exi­gen­cias de los colec­ti­vos de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la subi­da del sala­rio al mis­mo nivel que el IPC. Esta rei­vin­di­ca­ción, que nin­gu­na patro­nal ni sin­di­ca­to mayo­ri­ta­rio va a acep­tar, en la línea del Pac­to de Ren­tas ya ana­li­za­do, ha pro­vo­ca­do ya impor­tan­tes movi­li­za­cio­nes obre­ras. Nos refe­ri­mos a la vuel­ta de la lucha obre­ra en nues­tra tie­rra, aspec­to que pue­de que vaya a más. El gran expo­nen­te ha sido la huel­ga del metal en la pro­vin­cia de Cádiz, que por su com­ba­ti­vi­dad y radi­ca­li­dad, ha con­se­gui­do sus­ci­tar el apo­yo y la soli­da­ri­dad de amplios sec­to­res popu­la­res del mun­do. Así como la des­car­na­da repre­sión del gobierno pro­gre­sis­ta, que no duda­rá en vol­ver a enviar tan­que­tas allí don­de haga fal­ta para fre­nar el tan temi­do avan­ce de la lucha obre­ra allí don­de des­bor­da el papel apa­ci­gua­dor de los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios. No obs­tan­te, debe­mos seña­lar la limi­ta­ción que este tipo de huel­gas “eco­nó­mi­cas” tie­ne en el actual con­tex­to polí­ti­co de avan­ce de los para­dig­mas neo­li­be­ra­les y españolistas/​europeistas, si no se vin­cu­la a un pro­yec­to polí­ti­co alter­na­ti­vo al exis­ten­te, ver­da­de­ra­men­te rupturista.

Más allá de estos con­flic­tos labo­ra­les, a nivel social, asis­ti­mos a un con­tex­to de des­mo­vi­li­za­ción y la exten­sión de gra­ves pro­ble­mas socia­les y per­so­na­les. El sin­di­ca­lis­mo de cla­se, el teji­do veci­nal, aso­cia­ti­vo, femi­nis­ta, anti­fas­cis­ta, lgt­bi, de la juven­tud, etc. se encuen­tra en un ciclo de baja acti­vi­dad y poca capa­ci­dad de inci­den­cia. La des­orien­ta­ción, la repre­sión, la influen­cia del refor­mis­mo y la ausen­cia de un pro­yec­to polí­ti­co rup­tu­ris­ta com­par­ti­do expli­can, asi­mis­mo, la des­ac­ti­va­ción de par­te del acti­vis­mo y la mili­tan­cia, al calor del fugaz ilu­sio­nis­mo electoral.

Anda­lu­cía: pie­za cla­ve del entra­ma­do imperialista

En cla­ve geo­po­lí­ti­ca, la nue­va fase de la gue­rra de Ucra­nia, el nue­vo con­cep­to estra­té­gi­co de la OTAN rati­fi­ca­do en la Cum­bre de Madrid y el res­ta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas del gobierno esta­tal con Marrue­cos vie­ne a afian­zar la impor­tan­cia mili­tar y geo­es­tra­té­gi­ca de Anda­lu­cía. Este papel de pie­za cla­ve del entra­ma­do impe­ria­lis­ta es un fac­tor de gran impor­tan­cia para la polí­ti­ca y la reali­dad social anda­lu­za y pue­de resu­mir­se en 2 aspectos:

1) En pri­mer lugar, Anda­lu­cía renue­va su papel de pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to de agre­sio­nes mili­ta­res de la OTAN, y espe­cí­fi­ca­men­te EEUU, con el man­te­ni­mien­to de la base de Morón y el for­ta­le­ci­mien­to de la base de Rota, que va a aumen­tar en 600 sus efec­ti­vos mili­ta­res y en dos nue­vos des­truc­to­res su escu­do anti­mi­si­les fru­to del acuer­do bila­te­ral Espa­ña-EEUU tras la cum­bre de la OTAN en Madrid. La cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción del occi­den­te impe­ria­lis­ta y el “Con­cep­to estra­té­gi­co de Madrid” de la OTAN jue­gan un papel cla­ve en el futu­ro de Anda­lu­cía en tan­to posee una mul­ti­pli­ci­dad de bases mili­ta­res espa­ño­las, his­pano-esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas que van refor­zar­se para redo­blar el con­trol mili­tar del este euro­peo (Rusia-Chi­na) y del sur (Áfri­ca sub­saha­ria­na). Todo ello ampa­ra­do por el dis­cur­so de la defen­sa de la demo­cra­cia, la liber­tad y la segu­ri­dad en el continente.

2) Anda­lu­cía, asi­mis­mo, renue­va su papel de fron­te­ra sur de la Euro­pa del capi­tal. En ella, es fun­da­men­tal man­te­ner a ralla la migra­ción de pobla­ción de paí­ses sub­saha­ria­nos; que bus­can una vida mejor lejos de sus paí­ses de ori­gen, gol­pea­dos por las gue­rras, el ham­bre, la corrupción…en suma, por los efec­tos de las pro­pias polí­ti­cas impe­ria­lis­tas y neo­co­lo­nia­les euro­peas en Áfri­ca. Jun­to con Cana­rias, Ceu­ta y Meli­lla, Anda­lu­cía tie­ne un rol esen­cial que pro­vo­ca una espe­cial mili­ta­ri­za­ción de nues­tro terri­to­rio y nos hace cóm­pli­ces de las masa­cres come­ti­das en las fron­te­ras, como la recien­te en Meli­lla, o en nues­tras cos­tas y mares; así como de los malos tra­tos, tor­tu­ras y ase­si­na­tos come­ti­dos en los CIEs.

Las elec­cio­nes del desencanto

A nivel polí­ti­co, el prin­ci­pal fenó­meno que hemos vivi­do y que va a mar­car el futu­ro pró­xi­mo es la vic­to­ria elec­to­ral del PP el pasa­do 19 de junio. Como todo pare­cía indi­car, dichas elec­cio­nes estu­vie­ron mar­ca­das por el aumen­to de la abs­ten­ción, el for­ta­le­ci­mien­to del PP fren­te a un PSOE a la deri­va y la frag­men­ta­ción y debi­li­ta­mien­to de las mar­cas polí­ti­cas a la izquier­da del PSOE. Mien­tras Ciu­da­da­nos des­apa­re­ce del mapa polí­ti­co, Vox, de momen­to, se con­so­li­da como fuer­za en Anda­lu­cía ya que, si bien ha baja­do en votos con res­pec­to a las elec­cio­nes esta­ta­les, ha subi­do con res­pec­to a las ante­rio­res anda­lu­zas. En todo caso, asis­ti­mos a un for­ta­le­ci­mien­to del régi­men del 78 y sus refe­ren­tes en nues­tra tie­rra, en una his­tó­ri­ca mayo­ría abso­lu­ta del PP de la que caben hacer cin­co con­si­de­ra­cio­nes de gran rele­van­cia para el futuro:

1) La máxi­ma de fre­nar a la extre­ma dere­cha de la que han hecho gala cier­tos par­ti­dos y per­so­na­li­da­des, no sir­ve, no sólo por­que es con­fu­sa en sus tér­mi­nos (¿Vox es extre­ma dere­cha pero el PP no?) y enga­ño­sa a nivel polí­ti­co (fre­nar a la extre­ma dere­cha con el voto es una fala­cia, ya que no se está tocan­do el sis­te­ma cri­mi­nal que la gene­ra y sos­tie­ne) sino por­que ali­men­ta­dos por dicha con­fu­sión, otros par­ti­dos se ren­ta­bi­li­zan mejor ese dis­cur­so, como hemos vis­to en un PP que ha gana­do votos en nichos his­tó­ri­cos del PSOE. Hacer polí­ti­ca en base al dis­cur­so del mie­do resul­ta con­tra­dic­to­rio para una izquier­da elec­to­ra­lis­ta que aban­do­nó las luchas popu­la­res para ceder su terreno a Vox. 

2) Las polí­ti­cas duran­te déca­das del PSOE como máxi­mo garan­te del dis­cur­so y las polí­ti­cas capi­ta­lis­tas en Anda­lu­cía, la des­ac­ti­va­ción de la con­cien­cia anda­lu­za y ser una sucur­sal de las polí­ti­cas de Madrid, han hecho que, a la hora de votar, amplios sec­to­res popu­la­res de Anda­lu­cía no con­si­gan, y con razón, dife­ren­ciar­las en esen­cia de las desa­rro­lla­das por el PP y Ciu­da­da­nos en la últi­ma legis­la­tu­ra y hayan deci­di­do votar a malo cono­ci­do antes que bueno por cono­cer. La cla­ve no es que Anda­lu­cía haya pasa­do a ser un feu­do de la “dere­cha”, sino que hace tiem­po que la “dere­cha” e “izquier­da” bipar­ti­dis­ta deja­ron de dife­ren­ciar­se en lo fundamental.

3) La vic­to­ria del PP e inclu­so la subi­da de esca­ños de Vox es fru­to fun­da­men­tal­men­te del man­te­ni­mien­to y aumen­to de la abs­ten­ción, por la que el 41% de la pobla­ción no ha vota­do, fenó­meno espe­cial­men­te gra­ve en barrios popu­la­res y obre­ros, feu­do de las pos­tu­ras tra­di­cio­nal­men­te de izquier­das y más radi­ca­les con­tra el sis­te­ma. Esta corre­la­ción entre barrios de menor poder adqui­si­ti­vo y abs­ten­ción, no es nue­va, pero ha aumen­ta­do en estas elecciones.

4) La exis­ten­cia de dos can­di­da­tu­ras prin­ci­pa­les a la izquier­da del PSOE, Por Anda­lu­cía y Ade­lan­te Anda­lu­cía, no es moti­vo sufi­cien­te para expli­car la pér­di­da de esca­ños de izquier­da. Nos encon­tra­mos en un con­tex­to mar­ca­do por la des­ilu­sión, la des­afec­ción al régi­men, la des­mo­vi­li­za­ción polí­ti­ca y social, así como la pre­sen­cia de gra­ves pro­ble­mas per­so­na­les, orga­ni­za­ti­vos y de con­cien­cia crí­ti­ca (ali­men­ta­dos por la ideo­lo­gía domi­nan­te). Esto, uni­do a la lucha de siglas, los per­so­na­lis­mos, el des­gas­te de Uni­das Pode­mos en el gobierno esta­tal y la ausen­cia de la acti­va­ción de las luchas popu­la­res hacía inevi­ta­ble este pano­ra­ma elec­to­ral: se han per­di­do más de 130.000 votos a la izquier­da del PSOE. Cabría hacer una auto­crí­ti­ca, que ni se ha vis­to, ni se espe­ra. Aquí deja­mos seña­la­do el prin­ci­pal ele­men­to en jue­go: la fal­ta de orga­ni­za­ción y teji­do popu­lar acti­vo en nues­tros barrios y pue­blos es sin duda el prin­ci­pal ter­mó­me­tro de que la alter­na­ti­va elec­to­ral está lejos de poder mate­ria­li­zar­se y que, de mate­ria­li­zar­se, esta­ría lejos de poder modi­fi­car real­men­te las con­di­cio­nes de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en nues­tra tierra.

El resul­ta­do polí­ti­co de estas elec­cio­nes va a ser una legis­la­tu­ra dura, en la que la mayo­ría abso­lu­ta del PP, apo­ya­do en Vox, le per­mi­ti­rá seguir pro­fun­di­zan­do en las medi­das neo­li­be­ra­les que le carac­te­ri­zó en la pasa­da legis­la­tu­ra, ya con menos tapu­jos y con nue­vas ves­ti­du­ras de rei­vin­di­ca­ción de lo anda­luz y la afren­ta del gobierno cen­tral. Las pri­va­ti­za­cio­nes y exter­na­li­za­cio­nes (con el con­si­guien­te tras­pa­so de dine­ro públi­co a las empre­sas pri­va­das, como vemos en la sani­dad), los recor­tes de per­so­nal públi­co, las polí­ti­cas a las medi­das de las empre­sas pri­va­das, el desa­rro­llo de una eco­no­mía que pro­fun­di­za en la depen­den­cia anda­lu­za (como hemos ana­li­za­do) o la ausen­cia de polí­ti­cas socia­les acti­vas no hace más que con­ti­nuar la sen­da ini­cia­da por el PSOE, pero más dura, más des­car­na­da. La exis­ten­cia de recor­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos en mate­ria de igual­dad, ser­vi­cios socia­les, coope­ra­ción, sani­dad o edu­ca­ción de la ante­rior legis­la­tu­ra se verán amplia­dos, lo cual ya hemos podi­do ver en ges­tos más que sim­bó­li­cos como ha sido la des­apa­ri­ción de la Con­se­je­ría de Igual­dad, rebau­ti­za­da como Inte­gra­ción Social, Juven­tud, Fami­lias e Igual­dad.

Cua­tro apun­tes a modo de con­clu­sión: la actua­li­dad de la revolución

A modo de con­clu­sión, cabría rea­li­zar cua­tro apun­tes que enmar­can todo el aná­li­sis de coyun­tu­ra que hemos veni­do rea­li­zan­do en los cua­tro docu­men­tos presentados:

1) Asis­ti­mos a un momen­to his­tó­ri­co mar­ca­do por la ame­na­za de una nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta, moti­va­da por un gra­ve pro­ble­ma de deu­da, la baja pro­duc­ti­vi­dad del capi­tal occi­den­tal y la con­fi­gu­ra­ción de un mun­do mul­ti­po­lar en la que las anti­guas poten­cias hege­mó­ni­cas deben dejar paso al ascen­so de nue­vos paí­ses, como Chi­na, con la con­si­guien­te pér­di­da de pri­vi­le­gios que ello supo­ne. El redo­ble de la explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra nati­va y de los paí­ses per­fé­ri­cos (como los afri­ca­nos o lati­no­ame­ri­ca­nos), así como el con­trol de sus recur­sos natu­ra­les, será la base sobre la que quie­ran sen­tar un nue­vo ciclo de expan­sión capi­ta­lis­ta. Por su par­te, la infla­ción, el aumen­to del mili­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta o la cri­sis ener­gé­ti­ca y ali­men­ti­cia serían sólo las mani­fes­ta­cio­nes de dicho momen­to crí­ti­co. Para la cla­se tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za, como para la del res­to de paí­ses del mun­do, esta situa­ción no hace sino aumen­tar más aún su explo­ta­ción ya que las polí­ti­cas de los esta­dos capi­ta­lis­tas harán que, una vez más, sean las cla­ses popu­la­res las que paguen la sali­da de la cri­sis. Esto va de la mano de la pro­fun­di­za­ción en el mode­lo eco­nó­mi­co anda­luz depen­dien­te, peri­fé­ri­co y extrac­ti­vo, supo­nien­do un gra­ve peli­gro no sólo para nues­tro pue­blo, sino para nues­tro medioam­bien­te y biodiversidad.

2) Esta pér­di­da de hege­mo­nía del impe­ria­lis­mo occi­den­tal lide­ra­do por EEUU, de la que el esta­do espa­ñol es par­tí­ci­pe y pie­za impor­tan­te, vati­ci­na un aumen­to de la beli­ge­ran­cia impe­ria­lis­ta fren­te a paí­ses como Rusia, Chi­na o paí­ses peri­fé­ri­cos. El rear­me de la OTAN, que no entre­ga­rá su posi­ción hege­mó­ni­ca sin luchar, ha pues­to al esta­do espa­ñol (Cum­bre de Madrid) y a Anda­lu­cía en el pri­mer plano de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta, tan­to de los EEUU como de la Unión Euro­pea, con el refuer­zo de la Fron­te­ra Sur, que supo­ne otro meca­nis­mo de con­trol y dis­ci­pli­na­mien­to de la mano de obra bara­ta de los paí­ses afri­ca­nos, y con el con­cep­to estra­té­gi­co de Madrid que seña­la hacia Áfri­ca para redo­blar las polí­ti­cas neo­co­lo­nia­les en dicho con­ti­nen­te. Anda­lu­cía, cada año más, refuer­za su papel cla­ve en la polí­ti­ca internacional.

3) A nivel polí­ti­co, la cla­se tra­ba­ja­do­ra de los pue­blos del esta­do espa­ñol se encuen­tra en un momen­to deli­ca­do ya que nos encon­tra­mos en un con­tex­to de refuer­zo euro­peis­ta y del régi­men del 78, como máxi­ma expre­sión de la ideo­lo­gía espa­ño­lis­ta, capi­ta­lis­ta y patriar­cal y los intere­ses de las oli­gar­quías que con­tro­lan el poder polí­ti­co. Si bien con impor­tan­tes con­tra­dic­cio­nes, tan­to a nivel euro­peo, como esta­tal, sobre todo al calor de la pre­vi­si­ble cri­sis, el hecho es que no exis­ten refe­ren­tes cla­ros rup­tu­ris­tas y, los que hay en diver­sas nacio­nes opri­mi­das (como Gali­za, Eus­kal Herria o los Paï­sos Cata­lans), cho­can con el poten­te apa­ra­to repre­si­vo del esta­do, así como la ideo­lo­gía domi­nan­te que limi­ta la nece­sa­ria soli­da­ri­dad del res­to de pue­blos. En Anda­lu­cía, asis­ti­mos a una com­pli­ca­da situa­ción polí­ti­ca para la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en Anda­lu­cía, fru­to de la debi­li­dad rela­ti­va del cam­po popu­lar y el avan­ce de la ideo­lo­gía ota­nis­ta, euro­peis­ta, espa­ño­lis­ta y patriar­cal, como los mejo­res vehícu­los de los intere­ses del capi­tal en nues­tra tie­rra. La izquier­da anda­lu­cis­ta está des­uni­da, media­ti­za­da por las opcio­nes elec­to­ra­les y por dife­ren­tes estra­te­gias o la influen­cia de espa­cios de la izquier­da refor­mis­ta (IU o Pode­mos) fren­te a los sec­to­res más rup­tu­ris­tas. Todo ello difi­cul­ta la nece­sa­ria uni­dad de acción, cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co (que no elec­to­ral) común o el desa­rro­llo y unión en la calle de movi­mien­tos popu­la­res de amplio espectro.

4) Ante esta situa­ción y los avi­sos de un posi­ble oto­ño calien­te, cabe vol­ver a recor­dar que ni las con­di­cio­nes obje­ti­vas de aumen­to de la pobre­za y ten­sio­nes socia­les ni los esta­lli­dos popu­la­res o la con­flic­ti­vi­dad social sig­ni­fi­can nece­sa­ria­men­te un avan­ce de la corre­la­ción de fuer­zas del cam­po popu­lar, ya que aho­ra mis­mo no exis­te ni orga­ni­za­ción ni capa­ci­dad en Anda­lu­cía para cana­li­zar­lo polí­ti­ca­men­te hacia un pro­yec­to polí­ti­co rup­tu­ris­ta y con­tra la cla­se capi­ta­lis­ta en el poder. Lo que cabría refle­xio­nar es qué hacer para que en futu­ros esce­na­rios de auge de la con­flic­ti­vi­dad social y aumen­to de las con­tra­dic­cio­nes, sí exis­tan mim­bres para poder cana­li­zar­la y con­ver­tir­la en semi­lla de poder popu­lar y cons­truc­ción de una socie­dad nueva.


https://portaldeandalucia.org/opinion/claves-para-entender-la-economia-andaluza‑i/

https://​www​.alter​na​ti​va​mi​je​na​.com/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​1​5​/​0​7​/​M​.​-​D​e​l​g​a​d​o​-​C​a​b​e​z​a​-​L​a​-​e​c​o​n​o​m​i​a​-​a​n​d​a​l​u​z​a​-​1​981 – 2011.pdf

https://​www​.eles​pa​nol​.com/​e​v​e​n​t​o​s​/​f​o​r​o​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​2​0​2​1​/​2​0​2​1​0​6​1​5​/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​p​o​s​-​c​o​v​i​d​/​5​8​9​3​1​1​0​6​4​_​1​2​.​h​tml

https://​www​.ppcor​do​ba​.es/​n​i​e​t​o​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​t​i​e​n​e​-​u​n​a​-​o​p​o​r​t​u​n​i​d​a​d​-​h​i​s​t​o​r​i​c​a​-​p​e​r​o​-​s​a​n​c​h​e​z​-​n​o​-​e​s​t​a​-​a​-​l​a​-​a​l​t​u​r​a​-​d​e​l​-​t​r​a​b​a​j​o​-​d​e​l​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​a​n​d​a​l​uz/

https://​dipu​cor​do​ba​.es/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​2​2​/​0​2​/​P​S​O​E​-​F​O​N​D​O​S​-​E​U​R​O​P​E​O​S​.​pdf

https://​www​.dia​rio​de​se​vi​lla​.es/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​f​o​n​d​o​s​-​N​e​x​t​-​G​e​n​e​r​a​t​i​o​n​-​i​m​p​u​l​s​o​-​A​n​d​a​l​u​c​i​a​_​0​_​1​6​7​2​3​3​2​9​3​8​.​h​tml

https://​www​.eldia​rio​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​e​n​-​a​b​i​e​r​t​o​/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​n​e​x​t​-​g​e​n​e​r​a​t​i​o​n​-​o​p​o​r​t​u​n​i​d​a​d​-​a​v​a​n​z​a​r​-​t​r​a​n​s​i​c​i​o​n​-​e​c​o​l​o​g​i​c​a​-​j​u​s​t​a​_​1​3​2​_​6​7​4​7​6​1​1​.​h​tml

https://​www​.jun​ta​dean​da​lu​cia​.es/​e​x​p​o​r​t​/​d​r​u​p​a​l​j​d​a​/​P​L​A​N​_​D​E​_​C​O​M​P​E​T​I​T​I​V​I​D​A​D​_​2​0​2​0​-​2​0​2​2​.​pdf

https://​www​.jun​ta​dean​da​lu​cia​.es/​s​i​t​e​s​/​d​e​f​a​u​l​t​/​f​i​l​e​s​/​2​022 – 02/Plan%20de%20acci%C3%B3n%20CRECE%20Industria%202021%20-%202022%20en%20Andaluc%C3%ADa_03agosto2021.pdf

https://​www​.eldia​rio​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​e​n​-​a​b​i​e​r​t​o​/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​n​e​x​t​-​g​e​n​e​r​a​t​i​o​n​-​o​p​o​r​t​u​n​i​d​a​d​-​a​v​a​n​z​a​r​-​t​r​a​n​s​i​c​i​o​n​-​e​c​o​l​o​g​i​c​a​-​j​u​s​t​a​_​1​3​2​_​6​7​4​7​6​1​1​.​h​tml

https://​www​.lara​zon​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​2​0​2​2​0​4​2​3​/​n​f​3​v​7​v​k​7​y​f​c​a​f​i​c​r​x​3​r​d​6​c​w​t​g​q​.​h​tml

https://​www​.lara​zon​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​2​0​2​2​0​6​0​5​/​d​e​k​2​s​x​u​j​5​b​d​f​h​o​e​k​t​r​6​a​u​q​z​l​e​u​.​h​tml

https://​www​.euro​pa​press​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​h​u​e​l​v​a​-​0​0​3​5​4​/​n​o​t​i​c​i​a​-​p​l​a​n​t​a​-​r​e​g​a​s​i​f​i​c​a​d​o​r​a​-​h​u​e​l​v​a​-​m​a​n​t​i​e​n​e​-​t​e​n​d​e​n​c​i​a​-​a​l​c​i​s​t​a​-​l​l​e​g​a​d​a​-​c​i​n​c​o​-​b​a​r​c​o​s​-​g​n​l​-​a​b​r​i​l​-​2​0​2​2​0​4​1​2​1​4​4​0​2​3​.​h​tml

https://​www​.euro​pa​press​.es/​e​s​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​s​e​v​i​l​l​a​/​n​o​t​i​c​i​a​-​m​o​r​e​n​o​-​m​a​r​c​a​-​r​e​t​o​-​h​a​c​e​r​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​g​r​a​n​-​p​o​t​e​n​c​i​a​-​e​n​e​r​g​i​a​s​-​r​e​n​o​v​a​b​l​e​s​-​2​0​2​2​0​7​2​1​1​5​1​0​1​4​.​h​tml

https://​www​.agen​ciaan​da​lu​za​de​lae​ner​gia​.es/​e​s​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​e​l​-​5​0​-​d​e​-​l​a​-​e​l​e​c​t​r​i​c​i​d​a​d​-​g​e​n​e​r​a​d​a​-​e​n​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​e​n​-​2​0​2​0​-​t​i​e​n​e​-​o​r​i​g​e​n​-​r​e​n​o​v​a​ble

https://​efe​ver​de​.com/​m​a​s​-​d​e​-​7​0​0​-​p​r​o​y​e​c​t​o​s​-​d​e​-​e​n​e​r​g​i​a​-​f​o​t​o​v​o​l​t​a​i​c​a​-​e​s​p​e​r​a​n​-​u​b​i​c​a​r​s​e​-​e​n​-​a​n​d​a​l​u​c​ia/

https://​www​.eldia​rio​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​s​o​s​t​e​n​i​b​i​l​i​d​a​d​/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​v​i​v​e​-​b​o​o​m​-​h​u​e​r​t​o​s​-​s​o​l​a​r​e​s​-​h​e​r​r​a​m​i​e​n​t​a​s​-​m​i​t​i​g​a​r​-​i​m​p​a​c​t​o​_​1​_​7​8​8​7​9​9​9​.​h​tml

Tene­mos casos en las pro­vin­cias de Cádiz, Gra­na­da o Alme­ría. En la web de Alien­te pue­den encon­trar­se refe­ren­cias a bue­na par­te de ellas. https://​alien​te​.org/​t​a​g​/​a​n​d​a​l​u​cia

https://​www​.dia​rio​de​se​vi​lla​.es/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​E​P​A​-​s​e​g​u​n​d​o​-​t​r​i​m​e​s​t​r​e​-​p​a​r​o​-​A​n​d​a​l​u​c​i​a​_​0​_​1​7​0​5​9​2​9​6​7​0​.​h​tml

https://​cin​co​dias​.elpais​.com/​c​i​n​c​o​d​i​a​s​/​2​0​2​2​/​0​6​/​1​7​/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​1​6​5​5​4​7​9​6​1​2​_​3​9​7​2​3​9​.​h​tml

https://​www​.lavoz​del​sur​.es/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​p​o​b​r​e​z​a​-​s​e​-​d​i​s​p​a​r​a​-​e​n​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​c​u​a​t​r​o​-​c​a​d​a​-​d​i​e​z​-​a​n​d​a​l​u​c​e​s​-​e​s​t​a​n​-​e​n​-​r​i​e​s​g​o​-​e​x​c​l​u​s​i​o​n​_​2​7​9​2​3​1​_​1​0​2​.​h​tml

https://​www​.lara​zon​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​2​0​2​2​0​4​1​3​/​s​q​z​v​b​y​7​g​k​n​d​s​x​c​i​a​l​q​c​c​g​5​2​d​l​e​.​h​tml

https://​lao​traan​da​lu​cia​.org/​e​l​-​4​0​5​-​d​e​-​l​o​s​-​a​n​d​a​l​u​c​e​s​-​n​o​-​p​o​d​r​a​-​l​l​e​n​a​r​-​e​l​-​d​e​p​o​s​i​t​o​-​a​n​t​e​-​l​a​-​e​s​c​a​l​a​d​a​-​d​e​-​p​r​e​c​i​os/

https://​www​.publi​co​.es/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​j​u​n​t​a​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​a​p​o​y​a​-​c​o​l​e​c​t​i​v​o​s​-​a​n​t​i​a​b​o​r​t​i​s​t​a​s​.​h​tml

https://​www​.eldia​rio​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​a​b​o​r​t​o​-​c​l​i​n​i​c​a​s​-​a​b​o​r​t​i​s​t​a​s​-​m​u​j​e​r​e​s​-​j​a​e​n​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​_​1​_​1​8​6​7​8​8​6​.​h​tml

https://​okdia​rio​.com/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​p​o​n​e​-​s​o​l​u​c​i​o​n​-​i​n​f​l​a​c​i​o​n​-​s​a​n​c​h​e​z​-​b​a​j​a​r​-​i​m​p​u​e​s​t​o​s​-​8​9​2​1​535

Como indi­ca la Estra­te­gia de Segu­ri­dad Nacio­nal 2021: https://​www​.boe​.es/​e​l​i​/​e​s​/​r​d​/​2​0​2​1​/​1​2​/​2​8​/​1​150

https://​www​.eldia​rio​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​p​o​b​r​e​-​n​o​-​l​l​e​g​a​-​u​r​n​a​s​-​b​a​r​r​i​o​s​-​d​e​s​f​a​v​o​r​e​c​i​d​o​s​-​a​b​s​t​i​e​n​e​n​-​r​e​n​t​a​s​-​a​l​t​a​s​-​m​o​v​i​l​i​z​a​n​_​1​_​9​0​8​2​4​7​0​.​h​tml

https://​okdia​rio​.com/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​m​o​r​e​n​o​-​p​r​e​s​e​n​t​a​r​a​-​s​a​n​c​h​e​z​-​m​a​s​-​1​0​0​-​r​e​i​v​i​n​d​i​c​a​c​i​o​n​e​s​-​i​n​f​r​a​f​i​n​a​n​c​i​a​c​i​o​n​-​a​n​d​a​l​u​c​i​a​-​c​o​m​o​-​c​l​a​v​e​-​9​4​5​6​102

https://​www​.lara​zon​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​2​0​2​2​0​7​2​7​/​g​i​l​2​m​b​p​e​k​r​a​v​j​b​4​w​p​a​s​c​z​a​x​u​b​m​.​h​tml

https://​www​.eldia​rio​.es/​a​n​d​a​l​u​c​i​a​/​m​o​r​e​n​o​-​c​o​r​r​i​g​e​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​p​r​i​m​e​r​-​d​i​a​-​r​e​b​a​u​t​i​z​a​r​-​c​o​n​s​e​j​e​r​i​a​-​i​g​u​a​l​d​a​d​-​e​n​c​a​j​a​r​-​a​l​u​d​-​c​r​i​t​i​c​a​s​_​1​_​9​1​9​9​8​9​1​.​h​tml

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.