Eus­kal Herria. Emo­ti­vo home­na­je en su pue­blo natal a la lucha­do­ra vas­ca Zaloa Res­pal­di­za (fotos y video)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de julio de 2022.

En una con­cu­rri­da y sen­ti­da cere­mo­nia en el cemen­te­rio de la loca­li­dad de Bal­ma­ce­da, des­pi­die­ron los res­tos de la mili­tan­te inde­pen­den­tis­ta y lucha­do­ra por la Amnis­tía para las y los pre­sos vas­cos, Zaloa Res­pal­di­za, quien actual­men­te inte­gra­ba la orga­ni­za­ción Tin­ko, que rei­vin­di­ca la memo­ria de lucha del pue­blo vas­co y denun­cia la represión.

Cono­ci­mos bien el talan­te soli­da­rio de Zaloa, por eso allí estu­vi­mos para ren­dir­le tam­bién nues­tro sen­ti­do homenaje.

Repor­ta­je grá­fi­co: María Torrellas

No has muer­to, eres semi­lla y te multiplicarás

Por Car­los Aznarez

Que­ri­da Zaloa, hoy estu­ve en tu pue­blo de Bal­ma­ce­da, rodea­do de ese ver­de mon­ta­ño­so incon­fun­di­ble de Eus­kal Herria. Allí me encon­tré con muchos y muchas que que­rían home­na­jear tu enor­me mili­tan­cia, jóve­nes y no tan jóve­nes, muchos de ellos y ellas con años de cár­cel acu­mu­la­das sobre sus espal­das, como es común en esta tie­rra. No hacía frío pero de todas mane­ras, Bego te puso sobre los hom­bros la ban­de­ra roja con esa sigla que sig­ni­fi­ca mucho para todas y todos noso­tros: Amnistía. 

Des­fi­las­te entre iku­rri­ñas, que con su roji­ver­de y blan­co te aca­ri­cia­ron con todo ese amor que cose­chas­te en tus muy jóve­nes 40 años. De pron­to te des­cu­brí son­rien­te, en esa foto que expre­sa a la per­fec­ción como eras, con tu delan­tal blan­co, y en el medio el ana­gra­ma que tan mag­ní­fi­ca­men­te cons­tru­yó ese escul­tor insu­pe­ra­ble lla­ma­do Chi­lli­da, quien lo donó para que sir­vie­ra como sím­bo­lo de la lucha por la liber­tad de las y los pre­sos vas­cos. Reías con esa ter­nu­ra que valo­ra­ron quie­nes mili­ta­ron con­ti­go, pre­ci­sa­men­te cuan­do con esa fuer­za que solo tie­nen las y los valien­tes, no deja­bas de ejer­cer jamás la soli­da­ri­dad con las y los que eran gol­pea­dos, aco­rra­la­dos, tor­tu­ra­dos, encarcelados.

«Zaloa era un trac­tor, siem­pre empu­jan­do a quie­nes se que­da­ban retra­sa­dos», me dijo un com­pa­ñe­ro que te cono­ció mucho, y se refe­ría a la for­ma en que asu­mías tu pelea por la amnis­tía, en cuan­to orga­nis­mo par­ti­ci­pa­bas. Él tam­bién me recor­da­ba que en varias oca­sio­nes difí­ci­les (muer­te de un com­pa­ñe­ro a manos de los de siem­pre) bai­la­bas el aurres­ku para home­na­jear su lucha. Ese mis­mo aurres­ku que te brin­da­ron en esta oca­sión tus com­pa­ñe­ras, con el ros­tro serio y el cora­zón en un puño de tan­to dolor por esta par­ti­da para la que nadie esta­ba preparado.

No fal­ta­ron los ber­tzos recor­dan­do tu tra­yec­to­ria, ni la txa­la­par­ta, ni la tri­ki­tri­xa, ni el can­to impres­cin­di­ble del «Txo­ria txo­ri». Tam­po­co el salu­do de Patxi Ruiz y Kepa Pre­cia­do, des­de los cala­bo­zos del impe­rio espa­ñol, recor­dán­do­te como una com­pa­ñe­ra rebel­de y revolucionaria. 

Te con­fie­so que en varios momen­tos se nos caye­ron las lágri­mas, nos abra­za­mos entre noso­tros para dar­nos fuer­za y para dár­te­la a tí tam­bién, para este via­je que ini­cias, tan difí­cil como la pro­pia vida. Pero no dudo que sabrás enfren­tar­lo como siem­pre, a pun­to de puro cora­je y amor por la cau­sa que defen­dis­te has­ta des­fa­le­cer, la de la inde­pen­den­cia, el socia­lis­mo y la liber­tad de quie­nes lo die­ron todo. 

Has­ta la vic­to­ria siem­pre, com­pa­ñe­ra Zaloa, que nadie nos diga que has muer­to, cuan­do todos sabe­mos que estas sem­bra­da en esta tie­rra para que tu lega­do se multiplique.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.