Sio­na­zis­mo

Nota: Tex­to escri­to para el foro La cues­tión pales­ti­na y el uso del anti­se­mi­tis­mo como into­le­ra­ble chan­ta­je, 14 y 15 de julio, Gru­po Revis­ta Al Zeytun/​Clacso, Uni­ver­si­dad de Luján, Argentina.

El racis­mo siem­pre debe ser com­ba­ti­do a muer­te. Los millo­nes de comu­nis­tas, anar­quis­tas, social­de­mó­cra­tas, de reli­gión judía, de etnia gita­na o esla­va, con iden­ti­da­des poli­se­xua­les, con defi­cien­cias psi­co­so­má­ti­cas, sim­ple­men­te demó­cra­tas o víc­ti­mas de ven­gan­zas mez­qui­nas, son otros tan­tos crí­me­nes imper­do­na­bles que nun­ca deben ser olvi­da­mos o minus­va­lo­ra­dos, y nun­ca jus­ti­fi­ca­dos. F. Neu­mann, en 1942, estu­dió las raí­ces pro­fun­das del anti­se­mi­tis­mo nazi:

Mar­tin Lute­ro fue el pri­mer anti­se­mi­ta fran­co y apa­sio­na­do. Advier­te que los cris­tia­nos no deben dis­cu­tir con los judíos sobre los artícu­los de fe. Mejor sería –dice– expul­sar­los de Ale­ma­nia […] El anti­se­mi­tis­mo ha sido en Ale­ma­nia una fuer­za polí­ti­ca des­de las gue­rras napo­leó­ni­cas. La épo­ca bis­marc­kia­na hizo de él un movi­mien­to popu­lar1.

El sal­va­jis­mo nazi no per­si­guió úni­ca­men­te a los judíos, sino a cual­quier per­so­na o colec­ti­vo que se les pudie­ra resis­tir. Pero el anti­se­mi­tis­mo nazi ade­lan­tó com­por­ta­mien­tos socia­les que vere­mos desa­rro­lla­dos por el sio­nis­mo con­tra los pales­ti­nos, como este:

Es dudo­so que la mayo­ría de los ale­ma­nes com­par­tie­sen el obse­si­vo anti­se­mi­tis­mo de sus diri­gen­tes. En cam­bio, pocas dudas pue­den que­dar de que acep­ta­ron la per­se­cu­ción de los judíos sin gran preo­cu­pa­ción, tomán­do­la como par­te inte­gran­te de un sis­te­ma que les bene­fi­cia­ba. Esta acep­ta­ción no se limi­ta­ba solo a los bene­fi­cia­rios más evi­den­tes, como los «aria­ni­za­do­res» gran­des y peque­ños, los deu­do­res, explo­ta­do­res del tra­ba­jo en régi­men de escla­vi­tud y usua­rios de los zapa­tos de los muer­tos. El anti­se­mi­tis­mo era tan esen­cial para el régi­men nazi que todo ale­mán que iden­ti­fi­ca­ba al régi­men con el inte­rés nacio­nal apro­ba­ba tam­bién la polí­ti­ca anti­ju­día2.

Vere­mos que la opre­sión y explo­ta­ción de Pales­ti­na es «tan esen­cial» para Israel que la gran mayo­ría de su pobla­ción judía la asu­me con nor­ma­li­dad. En la medi­da en que Israel no pue­de aplas­tar defi­ni­ti­va­men­te a Pales­ti­na, esa nor­ma­li­dad se trans­for­ma en sio­nis­mo y, si la resis­ten­cia de las y los explo­ta­dos sigue, fran­jas del sio­nis­mo pasan al sio­na­zis­mo por lo que la crí­ti­ca de esta fuer­za ultra-reac­cio­na­ria debe inte­grar, ade­más del aná­li­sis del impe­ria­lis­mo sio­nis­ta, tam­bién el con­jun­to de ins­tru­men­tos que emplea para des­truir la «sub­je­ti­vi­dad» Pales­ti­na. Y por supues­to, estu­diar los lazos psi­co­po­lí­ti­cos que unen esas prác­ti­cas cri­mi­na­les con el nazis­mo. En estos momen­tos, una par­te cre­cien­te de su pobla­ción gira hacia el fun­da­men­ta­lis­mo sio­nis­ta como pro­yec­to bíbli­co que, por su carác­ter divino, jus­ti­fi­ca toda la bes­tia­li­dad inhu­ma­na de su polí­ti­ca de exter­mi­nio racis­ta del pue­blo palestino:

Como diría el líder del gru­po fun­da­men­ta­lis­ta Gush Emu­nim («Blo­que de los fie­les»), Tvi Yehu­da Kook (1891−1982), «Torah, gue­rra y colo­ni­za­ción son tres cosas en una». Y es que, ade­más, la inva­sión y la ocu­pa­ción reavi­vó el ímpe­tu sio­nis­ta de maxi­ma­lis­mo terri­to­rial pro­yec­ta­do en Judea y Sama­ria (como lla­man los sio­nis­tas a Cis­jor­da­nia): se encon­tra­ban, según el idea­rio reli­gio­so sio­nis­ta, en el momen­to ópti­mo de «redi­mir el país», es decir, de recu­pe­rar el Esta­do bíbli­co. Ello se con­se­gui­ría median­te la colo­ni­za­ción de los nue­vos terri­to­rios ocu­pa­dos3.

Ur Shlonsky, en 2004, mos­tró que la exis­ten­cia de Israel depen­de de la per­ma­nen­te actua­li­za­ción de tres prin­ci­pios: «1. La resis­ten­cia Pales­ti­na debe ser aplas­ta­da. 2. El apo­yo públi­co debe ser ase­gu­ra­do y se debe con­tar con la par­ti­ci­pa­ción acti­va de al menos un sec­tor de la socie­dad israe­lí en for­ma ope­ra­ti­va. 3. La crí­ti­ca inter­na­cio­nal debe ser silen­cia­da»4. No hace fal­ta un mayor esfuer­zo para des­cu­brir el mons­truo nazi que ruge en las tres tác­ti­cas en ais­la­do y en su unidad.

Pues bien, un año antes de estas pala­bras, en 2003, la psi­quia­tra Samah Jabr, muy cer­ca­na con­cep­tual­men­te a F. Fanon, escri­bió esto:

¿Cómo pue­de ser que la pala­bra «terro­ris­mo» se apli­que tan fácil­men­te a los indi­vi­duos o gru­pos que usan bom­bas arte­sa­na­les y no a los Esta­dos que emplean armas nuclea­res y otras armas prohi­bi­das inter­na­cio­nal­men­te, para ase­gu­rar la sumi­sión al opre­sor? Israel, Esta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do debe­rían estar a la cabe­za en las lis­tas de Esta­dos expor­ta­do­res de terro­ris­mo por recu­rrir a ata­ques arma­dos con­tra la pobla­ción civil en Pales­ti­na, Irak, Sudán y otros luga­res. Sin embar­go, «terro­ris­mo» es el tér­mino polí­ti­co que el colo­ni­za­dor uti­li­za para des­pres­ti­giar a las que resis­ten, de la mis­ma mane­ra que los afri­ká­ners y los nazis cali­fi­can de terro­ris­tas a los com­ba­tien­tes negros y fran­ce­ses por la liber­tad […] la vio­len­cia pue­de ser el medio que un ser humano racio­nal use para defen­der­se. Cuan­do una mujer reac­cio­na vio­len­ta­men­te ante una ame­na­za de vio­la­ción, es una for­ma de yihad […] Tan­to el dere­cho inter­na­cio­nal como los pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos de muchas nacio­nes reco­no­cen a la pobla­ción el dere­cho a tomar las armas para libe­rar­se, cuan­do se encuen­tran bajo el yugo de la opre­sión nacio­nal. ¿Por qué sería dife­ren­te en el caso de Pales­ti­na? ¿Las leyes del dere­cho inter­na­cio­nal no pre­ten­den ser uni­ver­sa­les?5.

En 2003 Pales­ti­na resis­tía con todos los medios posi­bles la redo­bla­da agre­sión sio­nis­ta que ya para enton­ces había cons­trui­do una his­to­ria men­ti­ro­sa de sus orí­ge­nes y por tan­to de su legi­ti­mi­dad para defen­der­se con cual­quier medio. La fal­si­fi­ca­ción his­tó­ri­ca se inten­si­fi­co con la deli­ran­te y estram­bó­ti­ca suce­sión de terri­to­rios de asen­ta­mien­to de la «nación judía» bara­ja­dos en su momen­to, entre los que se pen­só entre otros tam­bién en Ugan­da y Pata­go­nia, has­ta que las poten­cias impe­ria­lis­tas del momen­to bajo las pre­sio­nes bri­tá­ni­cas deci­die­ron y pac­ta­ron en la Decla­ra­ción Bal­four de fina­les de 1917, que –«por cul­pa de Moi­sés– el lugar esco­gi­do era Palestina:

Debe­mos tener muy pre­sen­te, res­pec­to al sio­nis­mo, que no se tra­ta de haber efec­tua­do una tra­ve­sía con­quis­ta­do­ra de la mano del Pro­fe­ta Moi­sés, a un hipo­té­ti­co terri­to­rio que limi­ta­ra con la actual Sui­za e Ita­lia. E inclu­so haber pen­sa­do en tras­la­dar sus bár­tu­los a Ugan­da o la Pata­go­nia, es sim­ple­men­te una ideo­lo­gía cri­mi­nal que bus­ca argu­men­tos, excu­sas, apo­yos y alian­za para seguir usur­pan­do terri­to­rios, some­tien­do a la pobla­ción pales­ti­na, agre­dien­do a Siria, El Líbano y ser­vir a los intere­ses hege­mó­ni­cos de sus alia­dos occi­den­ta­les, sig­na­dos por el lobby sio­nis­ta allí don­de su nefas­ta influen­cia se deja sen­tir6.

La cons­truc­ción de una his­to­ria ade­cua­da a la legi­ti­ma­ción de las atro­ci­da­des sio­na­zis tuvo un impul­so ofi­cial en 1967 cuan­do arre­cia­ron las denun­cias inter­na­cio­na­les con­tra los crí­me­nes israe­líes come­ti­dos en aque­lla gue­rra. Has­ta enton­ces, y según la inves­ti­ga­ción de Alfon­so Bola­do, las tres fun­da­men­ta­les razo­nes eran el supues­to ori­gen bíbli­co, el mito de la supe­rio­ri­dad moral sobre los ára­bes, y la Shoah, es decir el injus­ti­fi­ca­do e injus­ti­fi­ca­ble Holo­caus­to nazi con sus millo­nes de per­so­nas atroz­men­te exter­mi­na­das, de entre ellas cen­te­na­res de miles de niños y niñas. Los tres eran pues­tos al mis­mo nivel, pero, como hemos dicho, tras las masi­vas denun­cias por los crí­me­nes judíos de 1967, el Esta­do deci­dió dar más impor­tan­cia des­de enton­ces a la Shoah7. La idea de la uti­li­za­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca del Holo­caus­to tam­bién la encon­tra­mos en otros tex­tos, como el de Nayef Hawat­meh sobre la «Visión Sio­nis­ta»8.

Roger Garaudy, divi­dió en 2002 los mitos fun­da­cio­na­les de Israel en dos cla­ses y sobre todo cómo sin­te­ti­za la uti­li­za­ción cri­mi­nal de esos mitos por Israel. En la pri­me­ra entra­ban los mitos teo­ló­gi­cos: el de la «pro­me­sa divi­na en la que entra la con­quis­ta, el del «pue­blo ele­gi­do», y el mito de Josué o de la puri­fi­ca­ción étni­ca. La segun­da los jui­cios de Nurem­berg, el del Holo­caus­to, el mito de una «tie­rra sin pue­blo para un pue­blo sin tie­rra». Por últi­mo, el autor pasa a ana­li­zar cómo el poder de Israel tam­bién se sus­ten­ta en lob­bies israe­lo-sio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos y Fran­cia, y en el que cana­li­za la finan­cia­ción exte­rior. Vis­to esto, com­pren­de­mos mejor su sín­te­sis polí­ti­ca expues­ta con un cru­do ejem­plo expre­sa­do así en pala­bras del Moshe Dayan en 1982:

Lo que nos hace fal­ta es encon­trar un ofi­cial, inclu­so un sim­ple capi­tán. Habría que ganar­lo para nues­tra cau­sa, com­prar­lo, para que acep­te decla­rar­se sal­va­dor de la pobla­ción maro­ni­ta. Enton­ces el ejér­ci­to israe­lí entra­ría en el Líbano, ocu­pa­ría los terri­to­rios en los que esta­ble­ce­ría un régi­men cris­tiano alia­do de Israel, todo iría sobre rue­das. El terri­to­rio del sur del Líbano será ane­xio­na­do total­men­te por Israel9.

La bur­gue­sía sio­nis­ta ha crea­do el mito de su «nación ele­gi­da por dios», «el pue­blo judío» sos­te­ni­do con múl­ti­ples ter­gi­ver­sa­cio­nes y fal­si­fi­ca­cio­nes de la his­to­ria ya que «La Biblia es un rela­to de fic­ción y no exis­te base algu­na sobre la que pue­da apun­ta­lar­se en nin­gún momen­to cual­quier glo­rio­sa exis­ten­cia del pue­blo hebreo en Pales­ti­na»10. Lue­go, en 2008 la fun­da­men­tal inves­ti­ga­ción de Shlo­mon Sand demues­tra la fal­se­dad del mito de la «nación judía» y del Esta­do de Israel que la ampa­ra, encua­dra y repre­sen­ta, por lo que esta­mos ante la «obra demo­le­do­ra del sio­nis­mo»11. M. Ari­za­le­ta comen­tó así el libro impres­cin­di­ble de Sh. Sand:

En el afán por resu­ci­tar a Jeru­sa­lén se acu­dió a la arqueo­lo­gía, bus­can­do en ella una base cien­tí­fi­ca nece­sa­ria para apun­ta­lar el epos sio­nis­ta; la arqueo­lo­gía tenía aho­ra una fun­ción nacio­nal. «Pero con­for­me la inves­ti­ga­ción arqueo­ló­gi­ca se fue inde­pen­di­zan­do del dog­ma sio­nis­ta la emba­ra­zo­sa ver­dad salió a la luz. Era impo­si­ble demos­trar la vera­ci­dad del rela­to bíbli­co con hechos foren­ses. De hecho la arqueo­lo­gía refu­ta la his­to­ri­ci­dad del argu­men­to bíbli­co. Las exca­va­cio­nes reve­la­ron este incó­mo­do hecho. La Biblia es un com­pen­dio de inno­va­do­ra lite­ra­tu­ra de fic­ción». La Biblia es un rela­to de fic­ción y no exis­te base algu­na sobre la que pue­da apun­ta­lar­se en nin­gún momen­to cual­quier glo­rio­sa exis­ten­cia del pue­blo hebreo en Pales­ti­na12.

Para 2008, según hemos vis­to has­ta aho­ra, el sio­nis­mo tenía ya una con­cep­ción tota­li­ta­ria y exter­mi­nis­ta de los pue­blos enemi­gos según las tesis más fero­ces de una Biblia emplea­da como supues­to «argu­men­to cien­tí­fi­co» por la arqueo­lo­gía13 sio­nis­ta para jus­ti­fi­car su expan­sio­nis­mo, ya que:

En base a la Biblia y las his­to­rias escri­tas por exce­len­tes nove­lis­tas de varias épo­cas, se pre­ten­de jus­ti­fi­car lo injus­ti­fi­ca­ble. Un supues­to «dere­cho divino» por el cual Dios le otor­ga la pro­pie­dad de una supues­ta tie­rra pro­me­ti­da a un supues­to pue­blo ele­gi­do. Que lue­go ese pue­blo supe­rior se ha vis­to obli­ga­do a emi­grar para pagar sus peca­dos. Y que en 1948, sal­vo de peca­dos, lle­ga­ba la hora de la recons­ti­tu­ción de Israel14.

El deba­te sobre el ascen­so del sio­na­zis­mo dio un sal­to en 2009 cuan­do el auge elec­to­ral de fuer­zas enton­ces pro­to­na­zis diri­gi­das por el vio­len­to racis­ta Avig­dor Lie­ber­man15 abría la posi­bi­li­dad de su entra­da en el gobierno. Para enton­ces ya era incues­tio­na­ble que la mayo­ría de la pobla­ción israe­lí era indi­fe­ren­te al ase­si­na­to de niños pales­ti­nos, como se había com­pro­ba­do en su com­pli­ci­dad acti­va o pasi­va duran­te la masa­cre de Gaza16 en la que Israel uti­li­zó bom­bas yan­quis de fós­fo­ro blan­co17, indi­fe­ren­cia muy jus­ta­men­te inter­pre­ta­da como efec­to del avan­ce del sionazismo.

En ese momen­to se inten­si­fi­ca­ron los estu­dios crí­ti­cos sobre la esen­cia pato­ló­gi­ca sui­ci­da del sio­nis­mo, al igual que el freu­do-mar­xis­mo estu­dia­ba la pato­lo­gía de la obe­dien­cia y el irra­cio­na­lis­mo nazi-fas­cis­ta des­de la déca­da de 1930. En el caso del sio­nis­mo su con­te­ni­do pato­ló­gi­co fue que­dan­do al des­cu­bier­to des­de sus pri­me­ros días: «La crea­ción del Esta­do de Israel, en 1948, lle­gó acom­pa­ña­da de la lim­pie­za étni­ca de 750.000 pales­ti­nos –más de la mitad de la pobla­ción autóc­to­na– que fue­ron expul­sa­dos de sus ciu­da­des y aldeas, por la fuer­za o median­te el terror sem­bra­do a tra­vés de las matan­zas pla­ni­fi­ca­das con­tra los civi­les, como la masa­cre de la aldea de Deir Yas­sin»18.

Samh Jabr denun­cia el méto­do sio­nis­ta de emplear la «locu­ra como estra­te­gia de defen­sa» y lo gra­ve que resul­ta que «el mun­do com­par­ta su delirio»:

En 1969, Denis Michael Rohan, un pro­tes­tan­te evan­gé­li­co de Aus­tra­lia, pren­dió fue­go a la mez­qui­ta de al-Aqsa para ace­le­rar la segun­da veni­da del Mesías y crear una opor­tu­ni­dad para recons­truir el tem­plo judío. Rohan fue decla­ra­do enfer­mo men­tal y exo­ne­ra­do por sus accio­nes. En 2007, Julián Sou­fir con­fe­só haber ase­si­na­do al taxis­ta pales­tino Tay­sir Kara­ki, y decla­ró que no se sen­tía cul­pa­ble, ya que con­si­de­ra­ba a los ára­bes como gana­do, y que solo había dis­pa­ra­do a uno de ellos […] Duran­te su jui­cio en 2008, el tri­bu­nal acep­tó el tes­ti­mo­nio de dos tes­ti­gos de la defen­sa que afir­ma­ron que Sou­fir no esta­ba total­men­te «cons­cien­te» en el momen­to del ase­si­na­to, aun­que él mis­mo expli­có su moti­vo. Sou­fir fue absuel­to […] El ejér­ci­to, las ins­ti­tu­cio­nes y los indi­vi­duos israe­líes vio­lan impu­ne­men­te los dere­chos huma­nos de los pales­ti­nos19.

Fue en ese con­tex­to de impu­ni­dad terro­ris­ta cuan­do sec­to­res crí­ti­cos empe­za­ron a usar con fre­cuen­cia el tér­mino «judeo-nazi» que ya venía uti­li­zán­do­se des­de hacía varios años en círcu­los mino­ri­ta­rios. En aquel 2009, Ury Avnery escri­bió sobre el avan­ce del judeo-nazismo:

En nues­tra situa­ción actual hay algu­nos indi­cios peli­gro­sos. La últi­ma gue­rra mos­tró una deca­den­cia mayor de nues­tros están­da­res mora­les. El odio hacia la mino­ría ára­be de Israel aumen­ta, y tam­bién el odio hacia el pue­blo pales­tino ocu­pa­do que sufre una len­ta estran­gu­la­ción. En algu­nos círcu­los, el cul­to de la fuer­za bru­ta gana en fuer­za. El régi­men demo­crá­ti­co está en una cri­sis sin fin. La situa­ción eco­nó­mi­ca pue­de caer en el caos, de modo que las masas lle­guen a ansiar un «hom­bre fuer­te». Y la creen­cia en que somos un «pue­blo ele­gi­do» ya está pro­fun­da­men­te arrai­ga­da20.

Un ejem­plo de entre muchos sobre el empleo del méto­do freu­do-mar­xis­ta para enten­der en sio­na­zis­mo, es este:

La sin­to­nía entre el fas­cis­mo y el sio­nis­mo pro­vie­ne de que com­par­ten tan­to el ser ideo­lo­gías afi­nes en rela­ción con el racis­mo como de su visión prag­má­ti­ca e ins­tru­men­tal por enci­ma de cual­quier valor o prin­ci­pio éti­co. Tam­bién es impor­tan­te con­si­de­rar cómo ambas se han ser­vi­do de prác­ti­cas como la pro­pa­gan­da sis­te­má­ti­ca y con­ti­nua­da, o la mani­pu­la­ción emo­cio­nal, o las alian­zas eco­nó­mi­cas y de poder para ocul­tar sus obje­ti­vos e intere­ses […] Es pro­ba­ble que la cla­ve esté en que los mis­mos fac­to­res his­tó­ri­cos, cul­tu­ra­les, socio­ló­gi­cos y eco­nó­mi­cos que han posi­bi­li­ta­do el ascen­so de los par­ti­dos fas­cis­tas, estén detrás de la expan­sión sio­nis­ta tan­to en sec­to­res popu­la­res como de izquier­das. La fabri­ca­ción de indi­vi­duos sumi­sos y obe­dien­tes es un fac­tor que expli­ca que las masas, some­ti­das a dis­tin­tas for­mas de explo­ta­ción actúen en con­tra de sus intere­ses o sim­ple­men­te no actúen21.

La defi­ni­ti­va crea­ción del sio­na­zis­mo fue refor­za­da por un endu­re­ci­mien­to nazi del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y aca­dé­mi­co y por una pode­ro­sa mili­ta­ri­za­ción con un for­mi­da­ble arma­men­to nuclear para su peque­ñez eco­nó­mi­ca, demo­grá­fi­ca y geo­grá­fi­ca: sie­te cen­tros nuclea­res y 400 bom­bas ató­mi­cas en 200522. A la vez, el sio­nis­mo per­se­guía el libre pen­sa­mien­to, y más el pen­sa­mien­to crí­ti­co, den­tro de su apa­ra­to de pro­duc­ción ideo­ló­gi­ca, que se deno­mi­na «aca­de­mia». A media­dos de 2006 la ofen­si­va sio­nis­ta con­tra la liber­tad de pen­sa­mien­to crí­ti­co en la aca­de­mia23 era tan sis­te­má­ti­ca que fue denun­cia­da internacionalmente.

En 2007 se dis­pa­ra­ron las alar­mas sobre la «edu­ca­ción israe­lí en el odio» a Pales­ti­na, uno de los ras­gos del nazis­mo en con­cre­to y en gene­ral de la extre­ma dere­cha, ade­más del racis­mo pro­gre­sis­ta bur­gués por mucho que inten­te ocul­tar­lo: «Los libros de tex­to dedi­ca­dos a los más peque­ños tien­den a des­cri­bir los actos de los ára­bes como hos­ti­les, des­via­dos, crue­les, inmo­ra­les, injus­tos, con la inten­ción de herir a los judíos y de ani­qui­lar el Esta­do de Israel. En este mar­co de refe­ren­cia, los ára­bes son des­le­gi­ti­mi­za­dos con el uso de cali­fi­ca­ti­vos como “ladro­nes”, “san­gui­na­rios” y “ase­si­nos”»24.

Simul­tá­nea­men­te, el Esta­do sio­nis­ta endu­re­cía su gue­rra total con­tra Pales­ti­na. Haga­mos un rápi­do segui­mien­to del «arma del agua» par­tien­do del hecho de que en 2004 la mitad de su pobla­ción mal­vi­vía en la pobre­za25, gene­ran­do gra­ves «pro­ble­mas men­ta­les». Pues sobre esta reali­dad aplas­tan­te, en 2005: «En con­jun­to, los pales­ti­nos con­tro­lan y con­su­men el 11% de sus recur­sos hídri­cos natu­ra­les. Los israe­líes con­su­men el 89% del agua de Pales­ti­na. El con­su­mo per capi­ta de agua en Pales­ti­na e Israel refle­ja este des­equi­li­brio. En Cis­jor­da­nia y en la Fran­ja de Gaza el con­su­mo per capi­ta de agua es de alre­de­dor de 60 litros al día, mien­tras que el de Israel es apro­xi­ma­da­men­te de 280 litros al día»26.

En 2007 Samah Jabr afir­mó que:

Las pales­ti­nas per­ci­ben la gue­rra de Israel con­tra ellas como un geno­ci­dio nacio­nal […] es el ambien­te vio­len­to en el que viven la mayo­ría de ellos, lo que mina la salud men­tal de los pales­ti­nos. La den­si­dad de pobla­ción, par­ti­cu­lar­men­te en Gaza –con 3.823 per­so­nas por km2– es muy ele­va­da. La alta tasa de pobre­za y de paro –67% y 40% res­pec­ti­va­men­te– minan la espe­ran­za y defor­man la per­so­na­li­dad. La gue­rra nos deja muchos pri­sio­ne­ros y expri­sio­ne­ros, apro­xi­ma­da­men­te 650.000 per­so­nas, lo que supo­ne alre­de­dor de un 20% de la pobla­ción. Un 6% de los pales­ti­nos tie­nen diver­si­dad fun­cio­nal o están muti­la­dos. Hay encues­tas recien­tes que han reve­la­do un nivel preo­cu­pan­te de ane­mia y de malnu­tri­ción, espe­cial­men­te entre los jóve­nes y las muje­res27.

Tam­bién en 2007 esta auto­ra denun­cia­ba agria­men­te el nefas­to papel de la bur­gue­sía palestina:

Cuan­do se está bajo ocu­pa­ción, el poder pasa del ocu­pa­do al ocu­pan­te y los apo­yos, pos­tu­la­dos y pro­po­si­cio­nes de este últi­mo se con­si­de­ran bien fun­da­dos. Entre los ocu­pa­dos, el poder se le da a una eli­te que apo­ya la ocu­pa­ción y que aca­ba con­vir­tién­do­se en cla­se diri­gen­te. Los hom­bres de nego­cios pales­ti­nos, por ejem­plo, con­fían ple­na­men­te en sus homó­lo­gos israe­líes. Algu­nas per­so­na­li­da­des impor­tan­tes de Pales­ti­na van a los hos­pi­ta­les israe­líes y las ONG pales­ti­nas dan mejo­res suel­dos y mejo­res opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo a los diplo­ma­dos de las uni­ver­si­da­des israe­líes28.

En las muy duras con­di­cio­nes de 2007, la auto­ra denun­ció la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca­men­te prac­ti­ca­da por Israel, lega­li­za­da defi­ni­ti­va­men­te en 2018. Entre 1967 y 2007 Israel ha dete­ni­do a 650.000 pales­ti­nos, apro­xi­ma­da­men­te el 20% de la pobla­ción, y alre­de­dor del 40% de la pobla­ción masculina:

El infor­me aquí expues­to tra­ta de un caso de psi­co­sis afec­ti­va des­en­ca­de­na­da tar­día­men­te, con ideas deli­ran­tes y para­noi­cas sín­to­mas de una pro­fun­da depre­sión. Esta pato­lo­gía es fre­cuen­te en anti­guos pri­sio­ne­ros polí­ti­cos que han sufri­do tor­tu­ras físi­cas y psi­co­ló­gi­cas […] un cier­to núme­ro de dis­fun­cio­nes se atri­bu­yen a la tor­tu­ra: el tras­torno de estrés pos­trau­má­ti­co, la psi­co­sis, la depre­sión y la ansie­dad […] la psi­co­pa­to­lo­gía des­en­ca­de­na­da por la tor­tu­ra posee un amplio espec­tro, des­de sín­to­mas suti­les como la apa­tía emo­cio­nal, el ence­rrar­se en sí mis­mo, los peque­ños epi­so­dios psi­có­ti­cos, la dis­fun­ción sexual o los recuer­dos de even­tos trau­má­ti­cos que apa­re­cen en for­ma de pesa­di­llas, flash­backs o duras aso­cia­cio­nes, has­ta sín­to­mas gra­ves como son los tras­tor­nos de la memo­ria, las alu­ci­na­cio­nes, la inca­pa­ci­dad de man­te­ner rela­cio­nes dura­de­ras o una sim­ple rela­ción de inti­mi­dad, así como los cam­bios cons­tan­tes de per­cep­ción y de afec­to29.

La denun­cia de la tor­tu­ra en 2007 más la tota­li­dad de su expe­rien­cia cien­tí­fi­ca, lle­vó a nues­tra auto­ra a pre­gun­tar­se en 2008 por la res­pon­sa­bi­li­dad de la izquier­da en tan­ta bru­ta­li­dad, ade­lan­tán­do­se a muchas refle­xio­nes pos­te­rio­res sobre el mis­mo pro­ble­ma como vere­mos inme­dia­ta­men­te después:

Israel se esta­ble­ció gra­cias a la coope­ra­ción de la izquier­da con la bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Es la izquier­da israe­lí lai­ca, y no los Hara­dim reli­gio­sos, la res­pon­sa­ble de la expul­sión masi­va de las pales­ti­nas y de las masa­cres per­pe­tra­das por las mili­cias judías des­de 1948. Cuan­do la izquier­da israe­lí ins­tau­ró el sis­te­ma de kibutz en las déca­das de los 50 y los 60, los izquier­dis­tas del mun­do ente­ro los salu­da­ron como un mode­lo de tra­ba­jo equi­ta­ti­vo e igua­li­ta­rio. Solo los pales­ti­nos sabían que esos kibutz cons­ti­tuían hoga­res de aco­gi­da de los diri­gen­tes res­pon­sa­bles de la gue­rra y de la tor­tu­ra y que infli­gían las peo­res for­mas de des­igual­dad a los habi­tan­tes nati­vos de Pales­ti­na […] Su con­cien­cia está en sin­to­nía con el equi­li­brio de poder y no con cual­quier sen­ti­do de la jus­ti­cia. La fac­ción que defien­de la paz en Israel defien­de una visión más que unos prin­ci­pios. Mucha gen­te de izquier­da ali­men­ta pre­jui­cios y racis­mo con­tra los pales­ti­nos […] La mayo­ría son cóm­pli­ces del sis­te­ma de ocu­pa­ción. En Israel no cues­ta mucho ser de izquier­das; al con­tra­rio, ade­más de sus pri­vi­le­gios colo­nia­les, pue­den dis­fru­tar de «excur­sio­nes de la paz» gra­tui­tas y del nego­cio de la coexis­ten­cia30.

La demo­le­do­ra crí­ti­ca de Samah a la izquier­da israe­lí es exten­si­ble prác­ti­ca­men­te a la tota­li­dad de izquier­das de los Esta­dos que opri­men a otras nacio­nes, cola­bo­ra­cio­nis­mo acti­vo o pasi­vo, cons­cien­te o incons­cien­te sobre el que aho­ra no pode­mos exten­der­nos. Cen­trán­do­nos en el sio­na­zis­mo, las rela­cio­nes entre el racis­mo sio­nis­ta y el nazis­mo ya fue­ron ana­li­za­das con extre­mo rigor a comien­zos de 2018, com­pe­ne­tra­ción que se estre­cha­ba en medio de «la impo­ten­cia de la izquier­da»31 que no podía o no que­ría o no sabía cómo luchar a favor de las nacio­nes opri­mi­das por «su» Esta­do. Poco des­pués, en 2020, se inten­si­fi­có el deba­te y aun­que parez­ca exce­si­vo e injus­to decir­lo, hay que reco­no­cer que es impo­si­ble que exis­ta un «sio­nis­mo de izquier­das»32 como fuer­za de masas con­tra­ria al sionismo.

En 2008 era ya asu­mi­do inter­na­cio­nal­men­te que Israel uti­li­za­ba el arma del agua «como ele­men­to geo­po­lí­ti­co»33. En ese mis­mo año de 2008 se escri­bió lo que sigue: «En la Fran­ja de Gaza, aun­que la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción está conec­ta­da a la red de agua, hay gran­des pro­ble­mas con su cali­dad. Un impre­sio­nan­te 90% del agua sumi­nis­tra­da a los gaza­nos no alcan­za los nive­les que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud ha fija­do para el agua pota­ble»34. A fina­les de 2015 se denun­ció con razón que estos y otros muchos ata­ques bus­ca­ban «estran­gu­lar la eco­no­mía pales­ti­na»35, endu­re­cien­do e inten­si­fi­can­do una estra­te­gia de ham­bre y enfer­me­dad en la que el con­trol del agua era cla­ve: en 2016 «Israel con­tro­la el 80% de los recur­sos hídri­cos pales­ti­nos. Los 520.000 colo­nos israe­líes usan apro­xi­ma­da­men­te seis veces más de agua que la uti­li­za­da por los 2,6 millo­nes de pales­ti­nos en Cis­jor­da­nia»36, y, aho­ra mis­mo, en 2022, está con­ta­mi­na­da el 97% del agua que con­su­me Gaza37. Jun­to a la «gue­rra del agua», pales­ti­na era some­ti­da al «ais­la­mien­to más abso­lu­to»38 des­de hace años: a comien­zos de 2017:

de los 600 mega­Watts reque­ri­dos para ali­men­tar la zona, solo se dis­po­nen de 150. […] La fal­ta de elec­tri­ci­dad en Gaza, en medio del invierno, empeo­ra aún más las con­di­cio­nes de vida de sus habi­tan­tes, some­ti­dos des­de 2007 a un blo­queo por mar y tie­rra por par­te de Israel. […] unos 60 mil abo­na­dos no están al corrien­te de pago y ase­gu­ra que ello les impi­de com­prar el com­bus­ti­ble sufi­cien­te para la cen­tral39.

A pesar de esta espe­luz­nan­te injus­ti­cia, la moral de lucha pales­ti­na sufre fuer­tes alti­ba­jos y en pala­bras de Samah Jabr de 2014, el sio­nis­mo logra avan­ces en la «opre­sión inte­rio­ri­za­da»40 median­te la inter­ac­ción de diver­sos méto­dos: el cola­bo­ra­cio­nis­mo de las auto­ri­da­des pales­ti­nas con Israel y la con­ni­ven­cia entre empre­sa­rios de un lado y de otro, la corrup­ción y el nepo­tis­mo clien­te­lar, el papel de los medios de comu­ni­ca­ción, el efec­to inte­gra­dor de las «dona­cio­nes» inter­na­cio­na­les, la impo­si­ción en las escue­las de la his­to­ria crea­da por Israel pen­sa­da para des­tro­zar la cul­tu­ra pales­ti­na, etc.

Los sio­nis­tas se enva­len­to­nan cuan­do ven que la «opre­sión inte­rio­ri­za­da» fre­na la lucha pales­ti­na y refuer­za la explo­ta­ción que sufren. Es así como se com­pren­de la tran­qui­li­dad con la que los sio­na­zis actúan, según nos lo expli­ca­ba Samah Jabr en ese mis­mo 2014:

David D. Ova­dia, fran­co­ti­ra­dor de las Fuer­zas de Defen­sa de Israel, se jac­ta de haber mata­do a 13 niños de Gaza en un solo día y pro­me­te matar a más. Duran­te las mani­fes­ta­cio­nes a favor de la gue­rra, los israe­líes adop­ta­ron una nue­va can­ción, espe­cial­men­te racis­ta, en la que se bur­la­ban de la muer­te de los niños: «Maña­na no habrá escue­la en Gaza, no ten­drán más niños». Lle­van cami­se­tas con el dibu­jo de una mujer emba­ra­za­da y una dia­na en el vien­tre, con el men­sa­je siguien­te: «Una bala, dos muer­tos» […] El rabino Dov Lior, del asen­ta­mien­to ile­gal de Kir­yart Arba, emi­tió una decla­ra­ción en la que res­pal­da­ba la matan­za de niños y otros civi­les: «En una gue­rra, se nos per­mi­te cas­ti­gar a la pobla­ción enemi­ga con cual­quier cas­ti­go que con­si­de­re­mos mere­ci­do, como negar los sumi­nis­tros o la elec­tri­ci­dad, y tam­bién bom­bar­dear toda una región»41.

En 2015 fue denun­cia­do el terro­ris­mo de los colo­nos sio­na­zis que cam­pan a sus anchas siguien­do el sen­de­ro mar­ca­do por el «judaís­mo mesiá­ni­co» de los colo­nos sio­nis­tas que cam­pan a sus anchas

Afir­man que un «dios» les pro­me­tió la «tie­rra bíbli­ca» de Cis­jor­da­nia para el pue­blo judío y que ven el triun­fo de Israel en la gue­rra de 1967 como un signo de la reden­ción mesiá­ni­ca de los judíos […] Roban la tie­rra y ate­rro­ri­zan a la pobla­ción, sis­te­má­ti­ca­men­te come­ten crí­me­nes con­tra los pales­ti­nos, inclu­yen­do ase­si­na­to, hie­ren y que­man a los pobla­do­res, asal­tan las aldeas y des­tru­yen las vivien­das y pro­pie­da­des. Son miem­bros de una orga­ni­za­ción terro­ris­ta judía apo­ya­da por el Gobierno y por la gran mayo­ría de los israe­líes y de los finan­cis­tas sio­nis­tas extran­je­ros42.

Tam­bién es per­se­gui­da la par­te del pue­blo de Pales­ti­na que sigue mal­vi­vien­do en sus terri­to­rios his­tó­ri­cos, pero que fue­ron ocu­pa­dos mili­tar­men­te por la enti­dad sio­nis­ta y que la ley inter­na­cio­nal ha defi­ni­do como «terri­to­rio de la nación judía»: una de las muchas expro­pia­cio­nes nazis de casas y bie­nes de ciu­da­da­nos his­tó­ri­ca y legal­men­te ale­ma­nes pero acu­sa­dos de no ser racial­men­te ger­má­ni­cos des­de 1933, se repi­tió en la enti­dad sio­na­zi en diciem­bre de 2016: «sio­nis­mo en esta­do puro»43.

Al igual que el sis­te­ma médi­co ale­mán cola­bo­ró con el nazis­mo en su gran mayo­ría, la medi­ci­na israe­lí tam­bién lo hace con el sio­nis­mo. En 2016 Samah Jabr denun­ció cómo la ocu­pa­ción «con­ta­mi­na» el sis­te­ma médi­co. La auto­ra estu­dia su com­por­ta­mien­to duran­te la bru­ta­li­dad represiva:

La eje­cu­ción extra­ju­di­cial es una polí­ti­ca israe­lí reser­va­da exclu­si­va­men­te a los pales­ti­nos. Alre­de­dor de 300 pales­ti­nos han sido ase­si­na­dos por Israel en los últi­mos tres meses […] Aun­que sea detes­ta­ble, el ante­rior no es el úni­co ejem­plo de una medi­ci­na con­ta­mi­na­da por la polí­ti­ca en Israel. Exis­ten infor­mes recien­tes sobre hos­pi­ta­les de todo el país, espe­cial­men­te en Jeru­sa­lén, que sugie­ren que es habi­tual sepa­rar a los pacien­tes ára­bes israe­líes de los judíos israe­líes, espe­cial­men­te las madres jóve­nes. Las muje­res pales­ti­nas están haci­na­das y son aco­gi­das en con­di­cio­nes defi­cien­tes […] La acti­tud cruel del per­so­nal médi­co israe­lí hacia los pales­ti­nos es común y vie­ne de lar­go […] las prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias de los hos­pi­ta­les israe­líes pare­cen irri­so­rias en com­pa­ra­ción con los infor­mes sobre los ser­vi­cios médi­cos en las cár­ce­les israe­líes. Los pre­sos polí­ti­cos pales­ti­nos afir­man que el per­so­nal médi­co y los tor­tu­ra­do­res son alia­dos en una mis­ma misión, que es la de doble­gar su volun­tad […] los pro­fe­sio­na­les médi­cos com­prue­ban si están físi­ca­men­te aptos para ser tor­tu­ra­dos, o los reani­man para que la tor­tu­ra pue­da con­ti­nuar44.

En 2017 nada menos que el 95% de los pre­sos pales­ti­nos eran jóve­nes45 y, de ellos, 483 eran meno­res de edad46. A lo lar­go de 2021 fue­ron ase­si­na­das 355 con más de 16.500 heri­dos y heri­das47, y has­ta el 1 de julio de 2022 Israel ha ase­si­na­do en seis meses a 70 pales­ti­nos, 14 de ellos niños48. La gue­rra de exter­mi­nio es total, no solo con bom­bar­deos, caño­na­zos, armas de pre­ci­sión, etc., sino tam­bién por sed y ham­bre, y por enfer­me­da­des49 per­fec­ta­men­te cura­bles si el sio­na­zis­mo no impu­sie­se un asfi­xian­te cer­co de mor­tan­dad como ha vuel­to a suce­der con el sufri­do con las vacu­nas Covid50.Como los nazis en los cam­pos de con­cen­tra­ción, la indus­tria far­ma­céu­ti­ca israe­lí usa a pre­sos pales­ti­nos como coba­yas huma­nas51 en una fecha tan actual como 2019.

Israel endu­re­ce la gue­rra cul­tu­ral para des­arrai­gar52 del todo al pue­blo pales­tino. Como toda gue­rra cul­tu­ral y más en la fase actual del capi­ta­lis­mo, exis­te una inte­gra­ción muy ágil entre lo mili­tar, lo finan­cie­ro, lo polí­ti­co, etc.: los gran­des tibu­ro­nes como el Ins­ti­tu­to Geor­ge Soros53, que mue­ven los hilos del capi­tal finan­cie­ro y fic­ti­cio por la estra­tos­fe­ra de la eco­no­mía incon­tro­la­ble para la mayo­ría de los Esta­dos, saben cómo mani­pu­lar, impul­sar y tele­di­ri­gir para sus intere­ses opre­so­res com­po­nen­tes bási­cos de la cul­tu­ra huma­na gené­ri­ca pero des­con­tex­tua­li­za­dos de las reali­da­des sociohistóricas.

Atra­pa­da y cada vez más fisu­ra­da por la agu­di­za­ción de sus con­tra­dic­cio­nes his­tó­ri­cas irre­so­lu­bles, la bur­gue­sía sio­nis­ta pro­pie­ta­ria de un Esta­do crea­do por una «pan­di­lla de ladro­nes»54, recu­rre sin remor­di­mien­tos a la masi­va corrup­ción55 inter­na y exter­na, y a la «vio­la­ción mani­fies­ta del dere­cho inter­na­cio­nal»56 como se ha demos­tra­do en las tram­pas rea­li­za­das por Israel y la empre­sa vas­ca CAF al mani­pu­lar en su bene­fi­cio los vacíos jurí­di­cos que per­mi­ten a las gran­des empre­sas bur­lar en su bene­fi­cio las pro­pias leyes capi­ta­lis­tas. El sio­na­zis­mo ve con extre­ma preo­cu­pa­ción cómo des­de fina­les de 201657 des­cien­de el cora­je, de la deci­sión de com­ba­te del Ejér­ci­to israe­lí58 en el que aumen­tan los sui­ci­dios59, como su otro­ra temi­ble y todo­po­de­ro­so sis­te­ma poli­cial que con su «lar­ga e invi­si­ble mano»60 lle­va el terror a cual­quier par­te del mun­do no pue­de evi­tar deser­cio­nes en cas­ca­da61… cri­sis par­cia­les pero muy impor­tan­tes que nos lle­van a otra cri­sis cua­li­ta­ti­va­men­te más gra­ve como es la «rotu­ra de la enti­dad sio­na­zi»62.

El ente sio­na­zi quie­re salir de la cri­sis que le ate­na­za des­car­gán­do­la sobre el pue­blo de Pales­ti­na y sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra, con­vir­tién­do­se a la vez en el ejér­ci­to exte­rior de la OTAN más poten­te, espe­cia­li­zan­do su eco­no­mía en la muy ren­ta­ble rama indus­tria de la matan­za huma­na, ya que «Esta­dos Uni­dos le da a Israel 3.800 millo­nes de dóla­res al año en ayu­da mili­tar. Sin embar­go, Israel gana más de 1.000 per capi­ta a tra­vés de sus nego­cios de armas, varias veces más de lo que gana Esta­dos Uni­dos»63. La per­ma­nen­te ayu­da yan­qui es amplia­da por la ayu­da euro­pea que, por ejem­plo en verano de 2016, se espe­cia­li­za­ba en dro­nes pero sobre todo en téc­ni­cas de segre­ga­ción racial y de mane­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va de méto­dos de tor­tu­ra64.

Otro de los ser­vi­cios que el Esta­do sio­nis­ta cum­ple para el impe­ria­lis­mo es el de expe­ri­men­tar for­mas de apartheid de pue­blos rebel­des ade­cua­das a las nece­si­da­des del impe­ria­lis­mo: un exem­ba­ja­dor israe­lí65 en Sudá­fri­ca entre 1992 – 1994 com­pren­dió que, efec­ti­va­men­te, la polí­ti­ca de apartheid, con­trol, repre­sión y exter­mino que su Esta­do apli­ca­ba con­tra Pales­ti­na mos­tra­ba el camino a la mis­ma polí­ti­ca atroz del racis­mo blan­co en Sudá­fri­ca. De hecho, entre ambos Esta­dos cri­mi­na­les exis­tió «una his­to­ria de lar­ga amis­tad»66.

La mani­pu­la­ción del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, es otro ins­tru­men­to de la estra­te­gia sionista:

La idea de «dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los judíos» es una for­mu­la­ción ideo­ló­gi­ca pro­pia del movi­mien­to sio­nis­ta, y por tan­to legí­ti­ma­men­te cri­ti­ca­ble como cual­quier otra opción polí­ti­ca. Sobre todo cuan­do su impli­ca­ción prác­ti­ca no es sino el «dere­cho» a colo­ni­zar el terri­to­rio de Pales­ti­na, pri­van­do a su pobla­ción nati­va, a su vez, del dere­cho a exis­tir y tener dere­chos en su pro­pia tie­rra. El pro­yec­to sio­nis­ta, como todos los demás «dere­chos» colo­nia­les, se sus­ten­ta en un rela­to que legi­ti­ma la supe­rio­ri­dad moral y civi­li­za­cio­nal de los colo­ni­za­do­res sobre los colo­ni­za­dos. Lo que no pue­de ser cali­fi­ca­do sino de racis­ta, si enten­de­mos el racis­mo como la natu­ra­li­za­ción de una rela­ción de opre­sión y des­igual­dad en fun­ción de carac­te­rís­ti­cas étni­cas, nacio­na­les, reli­gio­sas y/​o cul­tu­ra­les67.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 15 de julio de 2022

  1. Franz Neu­mann: Behe­mot. Pen­sa­mien­to y acción del nacio­nal-socia­lis­mo, FCE, Méxi­co 1983, pp. 134 – 135.
  2. Richard Grun­ber­ger: His­to­ria social del Ter­cer Reich, Ariel His­to­ria, Bar­ce­lo­na 2009, p. 482. 
  3. https://​www​.elsal​to​dia​rio​.com/​o​c​u​p​a​c​i​o​n​-​i​s​r​a​e​l​i​/​s​o​b​r​e​-​e​l​-​a​u​g​e​-​d​e​l​-​s​i​o​n​i​s​m​o​-​f​u​n​d​a​m​e​n​t​a​l​i​sta
  4. https://​antro​pos​mo​derno​.com/​a​n​t​r​o​-​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​i​d​_​a​r​t​i​c​u​l​o​=​662
  5. Samah Jabr: Tras los fren­tes. Cró­ni­ca de una psi­quia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta bajo ocu­pa­ción, Hojas Mon­fíes, Gra­na­da 2022, pp. 28 – 31.
  6. https://​www​.his​pantv​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​o​p​i​n​i​o​n​/​3​7​6​5​5​4​/​i​s​r​a​e​l​-​s​i​o​n​i​s​m​o​-​m​o​i​s​e​s​-​n​e​t​a​n​y​a​h​u​-​e​x​t​r​e​m​i​s​tas
  7. https://​www​.nodo50​.org/​c​s​c​a​/​a​g​e​n​d​a​0​8​/​p​a​l​e​s​t​i​n​a​/​a​r​t​i​4​0​1​.​h​tml
  8. https://www.lahaine.org/mundo.php/la-vision-sionista-impide-una‑1
  9. Roger Garaudy: Los mitos fun­da­cio­na­les de la polí­ti­ca israe­lí, 2002, p. 107 dis­po­ni­ble en https://​www​.rebe​lion​.org/​d​o​c​s​/​1​2​1​9​8​9​.​pdf
  10. https://​elsud​ame​ri​cano​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​5​/​1​5​/​e​l​-​c​o​l​o​n​i​a​l​i​s​m​o​-​s​i​o​n​i​s​t​a​-​y​-​l​a​-​i​n​v​e​n​c​i​o​n​-​d​e​l​-​p​u​e​b​l​o​-​j​u​d​i​o​-​s​h​l​o​m​o​-​s​a​nd/
  11. José Wel­mo­wic­ki: La inven­ción del pue­blo judío, Mar­xis­mo Vivo, San Pablo, año VI, n° 5, p. 155 – 165, mar­zo de 2015, dis­po­ni­ble en la red.
  12. https://​rebe​lion​.org/​s​h​l​o​m​o​-​s​a​nd/
  13. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​1​2​/​1​5​/​p​a​l​e​s​t​i​n​a​-​d​e​l​-​m​i​t​o​-​a​-​l​a​-​r​e​a​l​i​d​a​d​-​l​o​s​-​a​r​q​u​e​o​l​o​g​o​s​-​s​i​o​n​i​s​t​a​s​-​e​s​t​a​n​-​u​s​a​n​d​o​-​l​a​-​b​i​b​l​i​a​-​p​a​r​a​-​r​e​e​s​c​r​i​b​i​r​-​l​a​-​h​i​s​t​o​r​ia/
  14. https://​rebe​lion​.org/​s​i​o​-​n​a​z​i​s​t​a​s​-​u​n​a​-​a​m​e​n​a​z​a​-​p​a​r​a​-​l​a​-​h​u​m​a​n​i​d​ad/
  15. https://​rebe​lion​.org/​a​v​i​g​d​o​r​-​l​i​e​b​e​r​m​a​n​-​u​n​-​p​e​r​f​i​l​-​d​e​l​-​p​r​o​x​i​m​o​-​m​i​n​i​s​t​r​o​-​d​e​-​a​s​u​n​t​o​s​-​e​x​t​e​r​i​o​r​e​s​-​d​e​-​i​s​r​a​el/
  16. https://​www​.pales​ti​na​li​bre​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​a​=​1​2​936
  17. https://​www​.elciu​da​dano​.com/​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​/​c​o​n​f​l​i​c​t​o​-​e​n​-​g​a​z​a​/​i​s​r​a​e​l​-​b​o​m​b​a​r​d​e​o​-​g​a​z​a​-​c​o​n​-​f​o​s​f​o​r​o​-​b​l​a​n​c​o​-​m​a​d​e​-​i​n​-​u​s​a​/​0​2​/​24/
  18. https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​e​l​-​s​i​o​n​i​s​m​o​-​c​o​m​o​-​p​a​t​o​l​o​g​i​a​-​l​a​s​-​p​r​o​f​u​n​das
  19. Samah Jabr: Tras los fren­tes. Cró­ni­ca de una psi­quia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta bajo ocu­pa­ción, Hojas Mon­fíes, Gra­na­da 2022, pp. 81 – 82.
  20. https://​rebe​lion​.org/​s​o​b​r​e​-​e​l​-​f​a​s​c​i​s​m​o​-​i​s​r​a​e​li/
  21. https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​p​s​i​c​o​l​o​g​i​a​-​d​e​-​m​a​s​a​s​-​d​e​l​-​s​i​o​n​i​smo
  22. https://​rebe​lion​.org/​i​s​r​a​e​l​-​s​i​e​t​e​-​c​e​n​t​r​o​s​-​n​u​c​l​e​a​r​e​s​-​y​-​4​0​0​-​b​o​m​b​a​s​-​a​t​o​m​i​c​as/
  23. https://​rebe​lion​.org/​e​l​-​c​o​l​a​p​s​o​-​d​e​-​l​a​-​l​i​b​e​r​t​a​d​-​a​c​a​d​e​m​i​c​a​-​e​n​-​i​s​r​a​el/
  24. https://​rebe​lion​.org/​e​d​u​c​a​c​i​o​n​-​i​s​r​a​e​l​i​-​e​n​-​e​l​-​o​d​io/
  25. https://​elpais​.com/​d​i​a​r​i​o​/​2​0​0​4​/​1​1​/​2​4​/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​1​1​0​1​2​5​0​8​0​9​_​8​5​0​2​1​5​.​h​tml
  26. https://​rebe​lion​.org/​e​l​-​a​g​u​a​-​d​e​-​p​a​l​e​s​t​i​na/
  27. Samah Jabr: Tras los fren­tes. Cró­ni­ca de una psi­quia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta bajo ocu­pa­ción, op. cit., p. 38.
  28. Samah Jabr: Idem, p. 44.
  29. Samah Jabr: Idem, pp. 47 – 52.
  30. Samah Jabr: Idem, pp. 58 – 59.
  31. https://​rebe​lion​.org/​e​n​-​i​s​r​a​e​l​-​c​r​e​c​e​-​u​n​-​r​a​c​i​s​m​o​-​c​e​r​c​a​n​o​-​a​l​-​d​e​l​-​n​a​z​i​s​m​o​-​i​n​c​i​p​i​e​n​te/
  32. https://​ibe​ro​ame​ri​ca​so​cial​.com/​e​s​-​p​o​s​i​b​l​e​-​u​n​-​s​i​o​n​i​s​m​o​-​d​e​-​i​z​q​u​i​e​r​da/
  33. https://​www​.nodo50​.org/​c​e​p​r​i​d​/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​281
  34. https://​rebe​lion​.org/​s​e​d​-​e​n​-​l​o​s​-​t​e​r​r​i​t​o​r​i​o​s​-​p​a​l​e​s​t​i​n​os/
  35. https://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​e​s​t​r​a​n​g​u​l​a​r​-​l​a​-​e​c​o​n​o​m​i​a​-​p​a​l​e​s​t​ina
  36. https://​rebe​lion​.org/​i​s​r​a​e​l​-​u​t​i​l​i​z​a​-​e​l​-​a​g​u​a​-​c​o​m​o​-​a​r​m​a​-​d​e​-​g​u​e​r​ra/
  37. https://​www​.eldia​rio​.es/​u​n​r​w​a​/​a​g​r​i​c​u​l​t​u​r​a​-​g​a​z​a​-​b​l​o​q​u​e​o​-​f​a​l​t​a​-​a​g​u​a​-​s​i​g​n​i​f​i​c​a​n​-​e​m​p​e​z​a​r​-​c​e​r​o​-​c​o​n​s​t​a​n​t​e​m​e​n​t​e​_​1​3​2​_​9​1​3​2​9​2​2​.​h​tml
  38. https://​www​.publi​co​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​f​r​a​n​j​a​-​g​a​z​a​-​h​u​n​d​e​-​a​i​s​l​a​m​i​e​n​t​o​-​a​b​s​o​l​u​t​o​.​h​tml
  39. https://​pales​ti​na​li​bre​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​a​=​6​3​138
  40. Samah Jabr: Tras los fren­tes. Cró­ni­ca de una psi­quia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta bajo ocu­pa­ción, op. cit., pp. 75 – 80.
  41. Samah Jabr: Idem, p. 88.
  42. https://​rebe​lion​.org/​j​u​d​a​i​s​m​o​-​m​e​s​i​a​n​i​c​o​-​l​o​s​-​c​o​l​o​n​o​s​-​t​e​r​r​o​r​i​s​t​as/
  43. https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​i​s​r​a​e​l​-​s​i​o​n​i​s​m​o​-​e​n​-​e​s​t​a​d​o​-​p​uro
  44. Samah Jabr: Idem, pp. 121 – 124.
  45. https://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​E​l​-​9​5​-​d​e​-​l​o​s​-​n​u​e​v​o​s​-​p​r​e​s​o​s​-​p​a​l​e​s​t​i​n​o​s​-​e​n​-​c​a​r​c​e​l​e​s​-​i​s​r​a​e​l​i​e​s​-​s​o​n​-​j​o​v​e​nes
  46. https://​www​.pales​ti​na​li​bre​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​a​=​6​6​233
  47. https://​www​.lahai​ne​.org/​m​m​_​s​s​_​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​t​e​r​r​o​r​i​s​t​a​s​-​i​s​r​a​e​l​i​e​s​-​a​s​e​s​i​n​a​r​o​n​-​a​-​355
  48. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​2​/​0​7​/​0​1​/​p​a​l​e​s​t​i​n​a​-​s​o​n​-​7​0​-​l​o​s​-​p​a​l​e​s​t​i​n​o​s​-​a​s​e​s​i​n​a​d​o​s​-​p​o​r​-​i​s​r​a​e​l​-​e​s​t​e​-​2​022 – 14-son-ninos-un-impacto-alarmante-segun-la-onu/
  49. https://​www​.pales​ti​na​li​bre​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​a​=​7​7​021
  50. https://​www​.publi​co​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​p​a​l​e​s​t​i​n​a​-​s​e​g​u​n​d​o​-​l​o​c​k​d​o​w​n​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​a​h​o​g​a​-​p​a​l​e​s​t​i​n​a​.​h​tml
  51. https://​pales​ti​na​li​bre​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​a​=​7​1​890
  52. https://​rebe​lion​.org/​i​s​r​a​e​l​-​b​u​s​c​a​-​a​c​a​b​a​r​-​c​o​n​-​l​a​-​a​u​t​o​n​o​m​i​a​-​d​e​-​l​a​s​-​u​n​i​v​e​r​s​i​d​a​d​e​s​-​p​a​l​e​s​t​i​n​as/
  53. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​1​0​/​2​8​/​i​s​r​a​e​l​-​g​i​l​a​d​-​a​t​z​m​o​n​-​e​l​-​c​o​m​e​r​c​i​o​-​d​e​-​a​r​m​a​s​-​i​s​r​a​e​l​i​-​e​l​-​l​o​b​b​y​-​y​-​e​l​-​s​i​g​n​i​f​i​c​a​d​o​-​d​e​-​e​l​e​g​i​do/
  54. https://​mpr21​.info/​2​5​426 – 2/
  55. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​0​1​/​3​1​/​i​s​r​a​e​l​-​s​u​m​i​d​o​-​e​n​-​c​o​r​r​u​p​c​i​o​n​-​n​o​-​h​a​y​-​n​i​-​u​n​a​-​p​e​r​s​o​n​a​-​s​a​na/
  56. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​2​/​0​7​/​0​8​/​p​a​l​e​s​t​i​n​a​-​e​l​-​l​a​b​e​r​i​n​t​o​-​j​u​r​i​d​i​c​o​-​d​e​-​l​a​-​i​m​p​u​n​i​d​a​d​-​c​o​r​p​o​r​a​t​i​v​a​-​d​e​-​l​a​-​c​o​m​p​a​n​i​a​-​v​a​s​c​a​-​c​af/
  57. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​7​/​0​1​/​1​2​/​e​j​e​r​c​i​t​o​-​i​s​r​a​e​l​i​-​i​n​v​e​s​t​i​g​a​-​f​a​l​t​a​-​d​e​-​c​o​r​a​j​e​-​d​e​-​s​u​s​-​s​o​l​d​a​d​os/
  58. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​2​/​0​5​/​1​2​/​i​s​r​a​e​l​-​d​i​s​m​i​n​u​y​e​-​v​o​l​u​n​t​a​d​-​d​e​-​c​o​m​b​a​t​e​-​e​n​-​e​l​-​e​j​e​r​c​i​t​o​-​i​s​r​a​e​li/
  59. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​1​/​0​1​/​0​4​/​i​s​r​a​e​l​-​s​u​i​c​i​d​i​o​-​p​r​i​n​c​i​p​a​l​-​c​a​u​s​a​-​d​e​-​m​u​e​r​t​e​-​d​e​-​s​o​l​d​a​d​o​s​-​i​s​r​a​e​l​i​e​s​-​e​n​-​2​0​20/
  60. https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​020 – 12-05/tras-el-rastro-de-la-larga-e-invisible-mano-del-mosad.html
  61. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​2​/​0​6​/​2​9​/​i​s​r​a​e​l​-​r​e​n​u​n​c​i​a​s​-​e​n​-​c​a​s​c​a​d​a​-​d​e​-​m​i​e​m​b​r​o​s​-​d​e​-​l​a​s​-​a​g​e​n​c​i​a​s​-​d​e​-​s​e​g​u​r​i​d​a​d​-​d​e​-​l​a​-​o​c​u​p​a​c​i​o​n​-​i​s​r​a​e​li/
  62. https://​rebe​lion​.org/​r​o​t​u​r​a​-​d​e​-​l​a​-​e​n​t​i​d​a​d​-​s​i​o​n​a​zi/
  63. https://​rebe​lion​.org/​e​l​-​n​e​g​o​c​i​o​-​i​s​r​a​e​l​i​-​d​e​-​a​r​m​a​s​-​e​n​-​t​o​d​o​-​s​u​-​a​p​o​g​eo/
  64. https://​www​.midd​leeas​te​ye​.net/​o​p​i​n​i​o​n​/​e​u​r​o​p​e​-​s​t​i​l​l​-​f​u​n​d​i​n​g​-​i​s​r​a​e​l​i​-​t​o​r​t​u​r​e​-​d​r​o​n​e​s​-​a​n​d​-​r​a​c​i​a​l​-​p​r​o​f​i​l​ing
  65. http://​www​.gue​rrae​ter​na​.com/​i​s​r​a​e​l​-​u​n​-​m​o​d​e​l​o​-​d​e​-​a​p​a​r​t​h​e​i​d​-​p​a​r​a​-​e​l​-​s​i​g​l​o​-​x​x​i​-​s​e​g​u​n​-​u​n​-​e​x​e​m​b​a​j​a​d​o​r​-​e​n​-​s​u​r​a​f​r​i​ca/
  66. http://​www​.gue​rrae​ter​na​.com/​i​s​r​a​e​l​-​y​-​l​a​-​s​u​r​a​f​r​i​c​a​-​d​e​l​-​a​p​a​r​t​h​e​i​d​-​l​a​-​h​i​s​t​o​r​i​a​-​d​e​-​u​n​a​-​l​a​r​g​a​-​a​m​i​s​t​ad/
  67. https://​www​.clac​so​.org/​e​l​-​a​n​t​i​s​e​m​i​t​i​s​m​o​-​e​s​-​r​a​c​i​s​m​o​-​y​-​e​l​-​a​n​t​i​s​i​o​n​i​s​m​o​-​e​s​-​a​n​t​i​c​o​l​o​n​i​a​l​i​s​mo/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.