El colap­so de occi­den­te y el futu­ro de la humanidad

El mayor desa­fío al que se enfren­tan las socie­da­des siem­pre ha sido cómo lle­var a cabo el comer­cio y el cré­di­to sin per­mi­tir que los comer­cian­tes y acree­do­res ganen dine­ro explo­tan­do a sus clien­tes y deudores.

Toda la anti­güe­dad reco­no­ció que el impul­so de adqui­rir dine­ro es adic­ti­vo y, de hecho, tien­de a ser explo­ta­dor y, por lo tan­to, social­men­te dañino. Los valo­res mora­les de la mayo­ría de las socie­da­des se opo­nían al egoís­mo, sobre todo en for­ma de ava­ri­cia y adic­ción a la rique­za, lo que los grie­gos lla­ma­ban phi­lar­gu­ria ‑amor al dine­ro, manía de la pla­ta-. Los indi­vi­duos y las fami­lias que se entre­ga­ban al con­su­mo osten­to­so ten­dían a ser con­de­na­dos al ostra­cis­mo, por­que se reco­no­cía que la rique­za a menu­do se obte­nía a expen­sas de los demás, espe­cial­men­te de los débiles.

El con­cep­to grie­go de arro­gan­cia invo­lu­cra­ba un com­por­ta­mien­to egoís­ta que cau­sa­ba daño a otros. La ava­ri­cia y la codi­cia debían ser cas­ti­ga­das por la dio­sa de la jus­ti­cia Néme­sis, quien tenía muchos ante­ce­den­tes en el Cer­cano Orien­te, como Nanshe de Lagash en Sumer, pro­te­gien­do al débil con­tra el pode­ro­so, al deu­dor con­tra el acreedor.

Esa pro­tec­ción es lo que se espe­ra­ba que los gober­nan­tes pro­por­cio­na­ran al ser­vir a los dio­ses. Es por eso que los gober­nan­tes esta­ban imbui­dos de sufi­cien­te poder para pro­te­ger a la pobla­ción de ser redu­ci­da a la depen­den­cia de la deu­da y al clien­te­lis­mo. Los caci­ques, los reyes y los tem­plos esta­ban a car­go de asig­nar cré­di­tos y tie­rras de cul­ti­vo para per­mi­tir que los peque­ños pro­pie­ta­rios sir­vie­ran en el ejér­ci­to y pro­por­cio­na­ran tra­ba­jo for­za­do. Los gober­nan­tes que se com­por­ta­ban de mane­ra egoís­ta podían ser derro­ca­dos, o sus súb­di­tos podían huir, o apo­yar a líde­res rebel­des o ata­can­tes extran­je­ros que pro­me­tían can­ce­lar deu­das y redis­tri­buir la tie­rra de mane­ra más equitativa.

La fun­ción más bási­ca de la reale­za del Cer­cano Orien­te era pro­cla­mar el «orden eco­nó­mi­co», can­ce­la­cio­nes de deu­das de borrón y cuen­ta nue­va de misha­rum y andu­ra­rum , que se hicie­ron eco en el Año del Jubi­leo del judaís­mo. No había “demo­cra­cia” en el sen­ti­do de que los ciu­da­da­nos eli­gie­ran a sus líde­res y admi­nis­tra­do­res, pero la “reale­za divi­na” esta­ba obli­ga­da a lograr el obje­ti­vo eco­nó­mi­co implí­ci­to de la demo­cra­cia: “pro­te­ger a los débi­les de los poderosos”.

El poder real esta­ba res­pal­da­do por tem­plos y sis­te­mas éti­cos o reli­gio­sos. Las prin­ci­pa­les reli­gio­nes que sur­gie­ron a media­dos del pri­mer mile­nio antes de Cris­to, las de Buda, Lao-Tse y Zoroas­tro, sos­te­nían que los impul­sos per­so­na­les debían estar subor­di­na­dos a la pro­mo­ción del bien­es­tar gene­ral y la ayu­da mutua.

Lo que no pare­cía pro­ba­ble hace 2500 años era que una aris­to­cra­cia de seño­res de la gue­rra con­quis­ta­ría el mun­do occi­den­tal. Al crear lo que se con­vir­tió en el Impe­rio Romano, una oli­gar­quía tomó el con­trol de la tie­rra y, a su debi­do tiem­po, del sis­te­ma polí­ti­co. Abo­lió la auto­ri­dad real o cívi­ca, trans­fi­rió la car­ga fis­cal a las cla­ses bajas y endeu­dó a la pobla­ción y la industria.

Esto se hizo sobre una base pura­men­te opor­tu­nis­ta. No hubo nin­gún inten­to de defen­der esto ideo­ló­gi­ca­men­te. No había indi­cios de que un Mil­ton Fried­man arcai­co sur­gie­ra para popu­la­ri­zar un nue­vo orden moral radi­cal que cele­bra­ra la ava­ri­cia al afir­mar que la codi­cia es lo que impul­sa a las eco­no­mías hacia ade­lan­te, no hacia atrás, con­ven­cien­do a la socie­dad de dejar la dis­tri­bu­ción de la tie­rra y el dine­ro al «mer­ca­do» con­tro­la­do por pri­va­dos. cor­po­ra­cio­nes y pres­ta­mis­tas en lugar de la regu­la­ción comu­na­lis­ta de los gober­nan­tes de pala­cio y los tem­plos, o por exten­sión, el socia­lis­mo actual. Pala­cios, tem­plos y gobier­nos civi­les eran acree­do­res. No se vie­ron obli­ga­dos a pedir pres­ta­do para fun­cio­nar y, por lo tan­to, no esta­ban suje­tos a las deman­das polí­ti­cas de una cla­se de acree­do­res privados.

Pero endeu­dar a la pobla­ción, la indus­tria e inclu­so los gobier­nos con una éli­te oli­gár­qui­ca es pre­ci­sa­men­te lo que ha ocu­rri­do en Occi­den­te, que aho­ra está tra­tan­do de impo­ner la varian­te moder­na de este régi­men eco­nó­mi­co basa­do en la deu­da, el capi­ta­lis­mo finan­cie­ro neo­li­be­ral cen­tra­do en los EE. el mun­do ente­ro. De eso se tra­ta la Nue­va Gue­rra Fría actual.

Según la mora­li­dad tra­di­cio­nal de las pri­me­ras socie­da­des, Occi­den­te, comen­zan­do en la Gre­cia clá­si­ca e Ita­lia alre­de­dor del siglo VIII a. C., era bár­ba­ro. De hecho, Occi­den­te esta­ba en la peri­fe­ria del mun­do anti­guo cuan­do los comer­cian­tes sirios y feni­cios tra­je­ron la idea de la deu­da con intere­ses del Cer­cano Orien­te a socie­da­des que no tenían una tra­di­ción real de can­ce­la­cio­nes perió­di­cas de deu­da. La ausen­cia de un poder pala­cie­go fuer­te y de la admi­nis­tra­ción del tem­plo per­mi­tió que sur­gie­ran oli­gar­quías acree­do­ras en todo el mun­do mediterráneo.

Gre­cia ter­mi­nó sien­do con­quis­ta­da pri­me­ro por la oli­gár­qui­ca Espar­ta, lue­go por Mace­do­nia y final­men­te por Roma. Es el ava­ro sis­te­ma legal pro-acree­dor de este últi­mo el que ha dado for­ma a la civi­li­za­ción occi­den­tal pos­te­rior. Hoy en día, un sis­te­ma finan­cia­ri­za­do de con­trol oli­gár­qui­co cuyas raí­ces se remon­tan a Roma está sien­do apo­ya­do y, de hecho, impues­to por la diplo­ma­cia, la fuer­za mili­tar y las san­cio­nes eco­nó­mi­cas de la Nue­va Gue­rra Fría de EE. UU. a los paí­ses que bus­can resistirlo.

La toma oli­gár­qui­ca de la anti­güe­dad clásica

Para com­pren­der cómo se desa­rro­lló la civi­li­za­ción occi­den­tal de una mane­ra que con­tu­vo las semi­llas fata­les de su pro­pia pola­ri­za­ción eco­nó­mi­ca, decli­ve y caí­da, es nece­sa­rio reco­no­cer que cuan­do la Gre­cia y Roma clá­si­cas apa­re­cen en el regis­tro his­tó­ri­co, una Edad Oscu­ra había inte­rrum­pi­do la vida eco­nó­mi­ca des­de el Cer­cano Orien­te has­ta el Medi­te­rrá­neo orien­tal des­de 1200 has­ta apro­xi­ma­da­men­te 750 a. El cam­bio cli­má­ti­co apa­ren­te­men­te cau­só una seve­ra des­po­bla­ción, ponien­do fin a las eco­no­mías de pala­cio Lineal B de Gre­cia, y la vida vol­vió al nivel local duran­te este período.

Algu­nas fami­lias crea­ron auto­cra­cias mafio­sas al mono­po­li­zar la tie­rra y vin­cu­lar el tra­ba­jo a ella median­te diver­sas for­mas de clien­te­lis­mo coer­ci­ti­vo y deu­da. Sobre todo esta­ba el pro­ble­ma de la deu­da con inte­rés que los comer­cian­tes de Orien­te Pró­xi­mo habían traí­do a las tie­rras del Egeo y el Medi­te­rrá­neo, sin el corres­pon­dien­te con­trol de las can­ce­la­cio­nes de la deu­da real.

De esta situa­ción sur­gie­ron los “tira­nos” refor­ma­do­res grie­gos en los siglos VII y VI .siglos antes de Cris­to des­de Espar­ta has­ta Corin­to, Ate­nas y las islas grie­gas. Se infor­ma que la dinas­tía Cypse­lid en Corin­to y nue­vos líde­res simi­la­res en otras ciu­da­des can­ce­la­ron las deu­das que man­te­nían a los clien­tes en cau­ti­ve­rio en la tie­rra, redis­tri­bu­ye­ron esta tie­rra a la ciu­da­da­nía y asu­mie­ron gas­tos de infra­es­truc­tu­ra públi­ca para desa­rro­llar el comer­cio, abrien­do el camino para cívi­ca desa­rro­llo y los rudi­men­tos de la democracia.

Espar­ta pro­mul­gó aus­te­ras refor­mas «lycur­ga­nas» con­tra el con­su­mo osten­to­so y el lujo. La poe­sía de Arquí­lo­co en la isla de Paros y Solon de Ate­nas denun­cia­ron el impul­so por la rique­za per­so­nal como adic­ti­vo, lo que lle­va a la arro­gan­cia que daña a otros, para ser cas­ti­ga­dos por la dio­sa de la jus­ti­cia Néme­sis. El espí­ri­tu era simi­lar al babi­ló­ni­co, judai­co y otras reli­gio­nes morales.

Roma tuvo sie­te reyes legen­da­rios (753−509 a. C.), de quie­nes se dice que atra­je­ron inmi­gran­tes y evi­ta­ron que una oli­gar­quía los explo­ta­ra. Pero las fami­lias ricas derro­ca­ron al últi­mo rey. No había nin­gún líder reli­gio­so que con­tro­la­ra su poder, ya que las prin­ci­pa­les fami­lias aris­to­crá­ti­cas con­tro­la­ban el sacer­do­cio. No hubo líde­res que com­bi­na­ran la refor­ma eco­nó­mi­ca inter­na con una escue­la reli­gio­sa, y no exis­tía una tra­di­ción occi­den­tal de can­ce­la­ción de deu­das como la que Jesús defen­de­ría al tra­tar de res­tau­rar el Año Jubi­lar a la prác­ti­ca judai­ca. Hubo muchos filó­so­fos estoi­cos y sitios anfic­tió­ni­cos reli­gio­sos como Delphi y Delos expre­sa­ron una reli­gión de mora­li­dad per­so­nal para evi­tar la arrogancia.

Los aris­tó­cra­tas de Roma crea­ron una cons­ti­tu­ción y un Sena­do anti­de­mo­crá­ti­cos, y leyes que hicie­ron irre­ver­si­ble la ser­vi­dum­bre por deu­das y la con­si­guien­te pér­di­da de tie­rras. Aun­que la éti­ca “polí­ti­ca­men­te correc­ta” era evi­tar par­ti­ci­par en el comer­cio y el prés­ta­mo de dine­ro, esta éti­ca no impi­dió que sur­gie­ra una oli­gar­quía para apo­de­rar­se de la tie­rra y redu­cir a la ser­vi­dum­bre a gran par­te de la pobla­ción. En el siglo II a. C., Roma con­quis­tó toda la región del Medi­te­rrá­neo y Asia Menor, y las cor­po­ra­cio­nes más gran­des eran los publi­ca­nos recau­da­do­res de impues­tos, de quie­nes se dice que saquea­ron las pro­vin­cias de Roma.

Siem­pre ha habi­do for­mas para que los ricos actúen san­tu­rro­na­men­te en armo­nía con la éti­ca altruis­ta evi­tan­do la codi­cia comer­cial mien­tras se enri­que­cen. Los ricos de la anti­güe­dad occi­den­tal fue­ron capa­ces de lle­gar a un acuer­do con tal éti­ca evi­tan­do los prés­ta­mos direc­tos y el comer­cio ellos mis­mos, asig­nan­do este «tra­ba­jo sucio» a sus escla­vos o hom­bres libres, y gas­tan­do los ingre­sos de tales acti­vi­da­des en filan­tro­pía cons­pi­cua (que se con­vir­tió en un espec­tácu­lo espe­ra­do en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de Roma). Y des­pués de que el cris­tia­nis­mo se con­vir­tió en la reli­gión roma­na en el siglo IV dC, el dine­ro pudo com­prar la abso­lu­ción median­te gene­ro­sas dona­cio­nes a la Iglesia.

El lega­do de Roma y el impe­ria­lis­mo finan­cie­ro de Occidente

Lo que dis­tin­gue a las eco­no­mías occi­den­ta­les de las socie­da­des ante­rio­res del Cer­cano Orien­te y de la mayo­ría de las asiá­ti­cas es la ausen­cia de ali­vio de la deu­da para res­tau­rar el equi­li­brio de toda la eco­no­mía. Todas las nacio­nes occi­den­ta­les han here­da­do de Roma la san­ti­dad pro-acree­dor de los prin­ci­pios de la deu­da que prio­ri­zan los recla­mos de los acree­do­res y legi­ti­man la trans­fe­ren­cia per­ma­nen­te a los acree­do­res de la pro­pie­dad de los deu­do­res morosos.

Des­de la anti­gua Roma has­ta la Espa­ña de los Habs­bur­go, la Gran Bre­ta­ña impe­rial y los Esta­dos Uni­dos, las oli­gar­quías occi­den­ta­les se han apro­pia­do de los ingre­sos y la tie­rra de los deu­do­res, mien­tras tras­la­dan los impues­tos de sí mis­mos al tra­ba­jo y la indus­tria. Esto ha pro­vo­ca­do aus­te­ri­dad inter­na y ha lle­va­do a las oli­gar­quías a bus­car la pros­pe­ri­dad a tra­vés de la con­quis­ta extran­je­ra, para obte­ner de los extran­je­ros lo que no pro­du­cen las eco­no­mías nacio­na­les endeu­da­das y suje­tas a prin­ci­pios lega­les favo­ra­bles a los acree­do­res que trans­fie­ren tie­rras y otras pro­pie­da­des a una cla­se rentista .

Espa­ña en el siglo XVI saqueó gran­des car­ga­men­tos de pla­ta y oro del Nue­vo Mun­do, pero esta rique­za flu­yó a tra­vés de sus manos, se disi­pó en la gue­rra en lugar de inver­tir­se en la indus­tria nacio­nal. Con una eco­no­mía pro­fun­da­men­te des­igual y pola­ri­za­da pro­fun­da­men­te endeu­da­da, los Habs­bur­go per­die­ron su anti­gua pose­sión, la Repú­bli­ca Holan­de­sa, que pros­pe­ró como la socie­dad menos oli­gár­qui­ca y con más poder como acree­dor que como deudor.

Gran Bre­ta­ña siguió un ascen­so y una caí­da simi­la­res. La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial lo dejó con fuer­tes deu­das de armas con su pro­pia ex colo­nia, los Esta­dos Uni­dos. Al impo­ner la aus­te­ri­dad con­tra los tra­ba­ja­do­res en el país para tra­tar de pagar estas deu­das, el área de la libra ester­li­na de Gran Bre­ta­ña se con­vir­tió pos­te­rior­men­te en un saté­li­te del dólar esta­dou­ni­den­se bajo los tér­mi­nos del prés­ta­mo y arren­da­mien­to esta­dou­ni­den­se en la Segun­da Gue­rra Mun­dial y el prés­ta­mo bri­tá­ni­co de 1946.

Las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de Mar­ga­ret That­cher y Tony Blair aumen­ta­ron drás­ti­ca­men­te el cos­to de la vida al pri­va­ti­zar y mono­po­li­zar la vivien­da públi­ca y la infra­es­truc­tu­ra, eli­mi­nan­do la anti­gua com­pe­ti­ti­vi­dad indus­trial de Gran Bre­ta­ña al ele­var el cos­to de la vida y, por lo tan­to, los nive­les salariales.

Esta­dos Uni­dos ha segui­do una tra­yec­to­ria simi­lar de extra­li­mi­ta­ción impe­rial a cos­ta de su eco­no­mía nacio­nal. Su gas­to mili­tar en el extran­je­ro a par­tir de 1950 obli­gó al dólar a aban­do­nar el oro en 1971. Ese cam­bio tuvo el bene­fi­cio ines­pe­ra­do de mar­car el comien­zo de un «están­dar del dólar» que ha per­mi­ti­do que la eco­no­mía de EE. UU. y su diplo­ma­cia mili­tar se bene­fi­cien del res­to del mun­do. , acu­mu­lan­do deu­da en dóla­res con los ban­cos cen­tra­les de otras nacio­nes sin nin­gu­na res­tric­ción práctica.

La colo­ni­za­ción finan­cie­ra de la Unión Sovié­ti­ca en la déca­da de 1990 por la «tera­pia de cho­que» de los rega­los de pri­va­ti­za­ción, segui­da por la admi­sión de Chi­na en la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio en 2001, con la expec­ta­ti­va de que Chi­na, como la Rusia de Yel­tsin, se con­ver­ti­ría en una colo­nia finan­cie­ra de EE. UU. – lle­vó a la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se a des­in­dus­tria­li­zar­se al tras­la­dar el empleo a Asia. Tra­tar de for­zar la sumi­sión al con­trol de EE. UU. al inau­gu­rar la Nue­va Gue­rra Fría de hoy ha lle­va­do a Rusia, Chi­na y otros paí­ses a rom­per con el sis­te­ma dola­ri­za­do de comer­cio e inver­sión, dejan­do a EE. altí­si­mo para indi­vi­duos, cor­po­ra­cio­nes y orga­nis­mos gubernamentales.

Hace ape­nas una déca­da que el sena­dor John McCain y el pre­si­den­te Barack Oba­ma carac­te­ri­za­ron a Rusia como una mera gaso­li­ne­ra con bom­bas ató­mi­cas. Lo mis­mo podría decir­se aho­ra de Esta­dos Uni­dos, que basa su poder eco­nó­mi­co mun­dial en el con­trol del comer­cio de petró­leo de Occi­den­te, mien­tras que sus prin­ci­pa­les exce­den­tes de expor­ta­ción son cul­ti­vos agrí­co­las y armas.

La com­bi­na­ción del apa­lan­ca­mien­to de la deu­da finan­cie­ra y la pri­va­ti­za­ción ha con­ver­ti­do a Esta­dos Uni­dos en una eco­no­mía de alto cos­to, per­dien­do su anti­guo lide­raz­go indus­trial, al igual que Gran Bre­ta­ña. Esta­dos Uni­dos aho­ra inten­ta vivir prin­ci­pal­men­te de las ganan­cias finan­cie­ras (intere­ses, ganan­cias de la inver­sión extran­je­ra y crea­ción de cré­di­to del ban­co cen­tral para inflar las ganan­cias de capi­tal) en lugar de crear rique­za a tra­vés de su pro­pio tra­ba­jo e indus­tria. Sus alia­dos occi­den­ta­les bus­can hacer lo mis­mo. Ellos eufe­mi­zan este sis­te­ma domi­na­do por Esta­dos Uni­dos como “glo­ba­li­za­ción,

Este sis­te­ma impe­rial basa­do en EE. UU. y la OTAN bus­ca endeu­dar a los paí­ses más débi­les y obli­gar­los a entre­gar el con­trol de sus polí­ti­cas al Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y al Ban­co Mun­dial. Obe­de­cer los “con­se­jos” anti­obre­ros neo­li­be­ra­les de estas ins­ti­tu­cio­nes con­du­ce a una cri­sis de la deu­da que obli­ga a la depre­cia­ción del tipo de cam­bio del país deu­dor. Lue­go, el FMI los “res­ca­ta” de la insol­ven­cia con la “con­di­cio­na­li­dad” de que ven­dan el domi­nio públi­co y trans­fie­ran los impues­tos de los ricos (espe­cial­men­te los inver­so­res extran­je­ros) al trabajo.

La oli­gar­quía y la deu­da son las carac­te­rís­ti­cas defi­ni­to­rias de las eco­no­mías occi­den­ta­les. El gas­to mili­tar esta­dou­ni­den­se en el extran­je­ro y las gue­rras casi cons­tan­tes han deja­do su pro­pio Teso­ro pro­fun­da­men­te endeu­da­do con los gobier­nos extran­je­ros y sus ban­cos cen­tra­les. Esta­dos Uni­dos sigue así el mis­mo camino por el que el impe­ria­lis­mo espa­ñol dejó endeu­da­da a la dinas­tía de los Habs­bur­go con los ban­que­ros euro­peos, y la par­ti­ci­pa­ción de Gran Bre­ta­ña en dos gue­rras mun­dia­les con la espe­ran­za de man­te­ner su posi­ción mun­dial domi­nan­te la dejó endeu­da­da y aca­bó con su ante­rior ven­ta­ja industrial.

La cre­cien­te deu­da exter­na de Esta­dos Uni­dos ha sido sos­te­ni­da por su pri­vi­le­gio de «mone­da cla­ve» de emi­tir su pro­pia deu­da en dóla­res bajo el «están­dar del dólar» sin que otros paí­ses ten­gan nin­gu­na expec­ta­ti­va razo­na­ble de que se les pague, excep­to en aún más «dóla­res de papel».

Esta rique­za mone­ta­ria ha per­mi­ti­do a la éli­te geren­cial de Wall Street aumen­tar los gas­tos gene­ra­les de los ren­tis­tas de Esta­dos Uni­dos median­te la finan­cia­ri­za­ción y la pri­va­ti­za­ción, aumen­tan­do el cos­to de vida y hacien­do nego­cios, como ocu­rrió en Gran Bre­ta­ña bajo las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de Mar­ga­ret That­cher y Tony Blair. Las empre­sas indus­tria­les han res­pon­di­do tras­la­dan­do sus fábri­cas a eco­no­mías de bajos sala­rios para maxi­mi­zar las ganan­cias. Pero a medi­da que Esta­dos Uni­dos se des­in­dus­tria­li­za con una cre­cien­te depen­den­cia de las impor­ta­cio­nes de Asia, la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se per­si­gue una Nue­va Gue­rra Fría que está impul­san­do a las eco­no­mías más pro­duc­ti­vas del mun­do a des­vin­cu­lar­se de la órbi­ta eco­nó­mi­ca estadounidense.

El aumen­to de la deu­da des­tru­ye las eco­no­mías cuan­do no se uti­li­za para finan­ciar nue­vas inver­sio­nes de capi­tal en medios de pro­duc­ción. La mayor par­te del cré­di­to occi­den­tal actual se crea para inflar los pre­cios de las accio­nes, los bonos y los bie­nes raí­ces, no para res­tau­rar la capa­ci­dad industrial.

Como resul­ta­do de este enfo­que de deu­da sin pro­duc­ción, la eco­no­mía inter­na de los EE. UU. Se ha vis­to abru­ma­da por la deu­da con­traí­da con su pro­pia oli­gar­quía finan­cie­ra. A pesar de la comi­da gra­tis de la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos en la for­ma del aumen­to con­ti­nuo de su deu­da ofi­cial con los ban­cos cen­tra­les extran­je­ros, sin una pers­pec­ti­va visi­ble de que se pague su deu­da inter­na­cio­nal o inter­na, su deu­da con­ti­núa expan­dién­do­se y la eco­no­mía se ha endeu­da­do aún más. ‑apa­lan­ca­do. Esta­dos Uni­dos se ha pola­ri­za­do con una rique­za extre­ma con­cen­tra­da en la par­te supe­rior, mien­tras que la mayor par­te de la eco­no­mía está pro­fun­da­men­te endeudada.

El fra­ca­so de las demo­cra­cias oli­gár­qui­cas para pro­te­ger a la pobla­ción endeu­da­da en general

Lo que ha hecho que las eco­no­mías occi­den­ta­les sean oli­gár­qui­cas es su inca­pa­ci­dad para pro­te­ger a la ciu­da­da­nía de la depen­den­cia de una cla­se pro­pie­ta­ria de acree­do­res. Estas eco­no­mías han con­ser­va­do las leyes de la deu­da basa­das en los acree­do­res de Roma, más nota­ble­men­te la prio­ri­dad de los recla­mos de los acree­do­res sobre la pro­pie­dad de los deudores.

El acree­dor Uno Por Cien­to se ha con­ver­ti­do en una oli­gar­quía polí­ti­ca­men­te pode­ro­sa a pesar de las refor­mas polí­ti­cas demo­crá­ti­cas nomi­na­les que amplían los dere­chos de voto. Las agen­cias regu­la­do­ras guber­na­men­ta­les han sido cap­tu­ra­das y el poder impo­si­ti­vo se ha vuel­to regre­si­vo, dejan­do el con­trol eco­nó­mi­co y la pla­ni­fi­ca­ción en manos de una éli­te rentista .

Roma nun­ca fue una demo­cra­cia. Y en cual­quier caso, Aris­tó­te­les reco­no­ció que las demo­cra­cias evo­lu­cio­nan más o menos natu­ral­men­te hacia las oli­gar­quías, que afir­man ser demo­crá­ti­cas para fines de rela­cio­nes públi­cas mien­tras fin­gen que su con­cen­tra­ción de rique­za cada vez más alta es para lo mejor. La retó­ri­ca del goteo de hoy des­cri­be a los ban­cos y geren­tes finan­cie­ros diri­gien­do los aho­rros de la mane­ra más efi­cien­te para pro­du­cir pros­pe­ri­dad para toda la eco­no­mía, no solo para ellos mismos.

El pre­si­den­te Biden y los neo­li­be­ra­les de su Depar­ta­men­to de Esta­do acu­san a Chi­na y a cual­quier otro país que bus­que man­te­ner su inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y auto­su­fi­cien­cia de ser “auto­crá­ti­cos”. Su pres­ti­di­gi­ta­ción retó­ri­ca yux­ta­po­ne la demo­cra­cia a la auto­cra­cia. Lo que ellos lla­man “auto­cra­cia” es un gobierno lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para evi­tar que una oli­gar­quía finan­cie­ra de orien­ta­ción occi­den­tal endeu­de a la pobla­ción con­si­go mis­ma, y​lue­go se apo­de­re de sus tie­rras y otras pro­pie­da­des para sus pro­pias manos y las de sus patro­ci­na­do­res esta­dou­ni­den­ses y extranjeros.

El doble pen­sa­mien­to orwe­lliano de lla­mar a las oli­gar­quías «demo­cra­cias» es segui­do por la defi­ni­ción de un mer­ca­do libre como uno que es libre para la bús­que­da de ren­tas finan­cie­ras. La diplo­ma­cia res­pal­da­da por EE. UU. ha endeu­da­do a los paí­ses, obli­gán­do­los a ven­der el con­trol de su infra­es­truc­tu­ra públi­ca y con­ver­tir las “cum­bres domi­nan­tes” de su eco­no­mía en opor­tu­ni­da­des para extraer ren­tas de monopolio.

Esta retó­ri­ca de auto­cra­cia ver­sus demo­cra­cia es simi­lar a la retó­ri­ca que usa­ron las oli­gar­quías grie­ga y roma­na cuan­do acu­sa­ron a los refor­ma­do­res demo­crá­ti­cos de bus­car la “tira­nía” (en Gre­cia) o la “rei­na” (en Roma). Fue­ron los “tira­nos” grie­gos quie­nes derro­ca­ron las auto­cra­cias mafio­sas en los siglos VII y VI aC, alla­nan­do el camino para los des­pe­gues eco­nó­mi­cos y pro­to-demo­crá­ti­cos de Espar­ta, Corin­to y Ate­nas. Y fue­ron los reyes de Roma quie­nes cons­tru­ye­ron su ciu­dad-esta­do al ofre­cer tenen­cia de tie­rra de auto­su­fi­cien­cia para los ciu­da­da­nos. Esa polí­ti­ca atra­jo a inmi­gran­tes de las ciu­da­des-esta­do ita­lia­nas veci­nas cuyas pobla­cio­nes esta­ban sien­do for­za­das a la ser­vi­dum­bre por deudas.

El pro­ble­ma es que las demo­cra­cias occi­den­ta­les no han demos­tra­do ser exper­tas en evi­tar el sur­gi­mien­to de oli­gar­quías y la pola­ri­za­ción de la dis­tri­bu­ción del ingre­so y la rique­za. Des­de Roma, las “demo­cra­cias” oli­gár­qui­cas no han pro­te­gi­do a sus ciu­da­da­nos de los acree­do­res que bus­can apro­piar­se de la tie­rra, su ren­ta y el domi­nio público.

Si pre­gun­ta­mos quién está hoy en día pro­mul­gan­do y apli­can­do polí­ti­cas que bus­can con­tro­lar a la oli­gar­quía para pro­te­ger el sus­ten­to de los ciu­da­da­nos, la res­pues­ta es que esto lo hacen los esta­dos socia­lis­tas. Solo un esta­do fuer­te tie­ne el poder de con­tro­lar una oli­gar­quía finan­cie­ra y bus­ca­do­ra de ren­tas. La emba­ja­da chi­na en Esta­dos Uni­dos demos­tró esto en su res­pues­ta a la des­crip­ción del pre­si­den­te Biden de Chi­na como una autocracia:

Afe­rrán­do­se a la men­ta­li­dad de la Gue­rra Fría y la lógi­ca hege­mó­ni­ca, EE. UU. per­si­gue la polí­ti­ca de blo­ques, inven­ta la narra­ti­va de «demo­cra­cia ver­sus auto­ri­ta­ris­mo»… y aumen­ta las alian­zas mili­ta­res bila­te­ra­les, en un cla­ro inten­to de con­tra­rres­tar a China.

Guia­do por una filo­so­fía cen­tra­da en el pue­blo, des­de el día en que fue fun­da­do… el Par­ti­do ha esta­do tra­ba­jan­do incan­sa­ble­men­te por el inte­rés del pue­blo y se ha dedi­ca­do a hacer reali­dad las aspi­ra­cio­nes de la gen­te de una vida mejor. Chi­na ha esta­do pro­mo­vien­do la demo­cra­cia popu­lar en todo el pro­ce­so, pro­mo­vien­do la sal­va­guar­dia legal de los dere­chos huma­nos y defen­dien­do la equi­dad social y la jus­ti­cia. El pue­blo chino aho­ra dis­fru­ta de dere­chos demo­crá­ti­cos más ple­nos, más amplios y completos. 

Casi todas las pri­me­ras socie­da­des no occi­den­ta­les tenían pro­tec­cio­nes con­tra el sur­gi­mien­to de oli­gar­quías mer­can­ti­les y ren­tis­tas . Por eso es tan impor­tan­te reco­no­cer que lo que se ha con­ver­ti­do en la civi­li­za­ción occi­den­tal repre­sen­ta una rup­tu­ra con el Cer­cano Orien­te, el sur y el este de Asia. Cada una de estas regio­nes tenía su pro­pio sis­te­ma de admi­nis­tra­ción públi­ca para sal­var su equi­li­brio social de la rique­za comer­cial y mone­ta­ria que ame­na­za­ba con des­truir el equi­li­brio eco­nó­mi­co si no se controlaba.

Pero el carác­ter eco­nó­mi­co de Occi­den­te fue mol­dea­do por oli­gar­quías ren­tis­tas. La Repú­bli­ca de Roma enri­que­ció a su oli­gar­quía des­po­jan­do de la rique­za a las regio­nes que con­quis­ta­ba, deján­do­las empo­bre­ci­das. Esa sigue sien­do la estra­te­gia extrac­ti­va del pos­te­rior colo­nia­lis­mo euro­peo y, más recien­te­men­te, la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral cen­tra­da en Esta­dos Uni­dos. El obje­ti­vo siem­pre ha sido “libe­rar” a las oli­gar­quías de las res­tric­cio­nes a su egoísmo.

La gran pre­gun­ta es, ¿»liber­tad» y «liber­tad» para quién? La eco­no­mía polí­ti­ca clá­si­ca defi­nió un mer­ca­do libre como uno libre de ingre­sos no gana­dos, enca­be­za­do por la ren­ta de la tie­rra y otra ren­ta de recur­sos natu­ra­les, la ren­ta de mono­po­lio, el inte­rés finan­cie­ro y los pri­vi­le­gios de los acree­do­res rela­cio­na­dos. Pero a fines del siglo XIX, la oli­gar­quía ren­tis­ta patro­ci­nó una con­tra­rre­vo­lu­ción fis­cal e ideo­ló­gi­ca, rede­fi­nien­do un mer­ca­do libre como uno libre para que los ren­tis­tas extrai­gan ren­ta eco­nó­mi­ca: ingre­sos no ganados.

Este recha­zo de la crí­ti­ca clá­si­ca de los ingre­sos de los ren­tis­tas ha ido acom­pa­ña­do de una rede­fi­ni­ción de la «demo­cra­cia» para exi­gir un «mer­ca­do libre» de la varie­dad oli­gár­qui­ca anti­clá­si­ca de los ren­tis­tas . En lugar de que el gobierno sea el regu­la­dor eco­nó­mi­co de inte­rés públi­co, se des­man­te­la la regu­la­ción públi­ca del cré­di­to y los mono­po­lios. Eso per­mi­te que las empre­sas cobren lo que quie­ran por el cré­di­to que ofre­cen y los pro­duc­tos que ven­den. Pri­va­ti­zar el pri­vi­le­gio de crear dine­ro-cré­di­to per­mi­te que el sec­tor finan­cie­ro asu­ma el papel de asig­nar la propiedad.

El resul­ta­do ha sido cen­tra­li­zar la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca en Wall Street, la City de Lon­dres, la Bol­sa de París y otros cen­tros finan­cie­ros impe­ria­les. De eso se tra­ta la Nue­va Gue­rra Fría de hoy: pro­te­ger este sis­te­ma de capi­ta­lis­mo finan­cie­ro neo­li­be­ral cen­tra­do en EE. UU. des­tru­yen­do o ais­lan­do los sis­te­mas alter­na­ti­vos de Chi­na, Rusia y sus alia­dos, mien­tras bus­ca finan­ciar aún más el anti­guo sis­te­ma colo­nia­lis­ta patro­ci­nan­do el poder de los acree­do­res en su lugar. de pro­te­ger a los deu­do­res, impo­ner una aus­te­ri­dad car­ga­da de deu­da en lugar de cre­ci­mien­to, y hacer irre­ver­si­ble la pér­di­da de pro­pie­dad por eje­cu­ción hipo­te­ca­ria o ven­ta forzosa.

¿Es la civi­li­za­ción occi­den­tal un lar­go des­vío de don­de pare­cía diri­gir­se la antigüedad?

Lo que es tan impor­tan­te en la pola­ri­za­ción eco­nó­mi­ca de Roma y el colap­so que resul­tó de la diná­mi­ca de la deu­da que deven­ga intere­ses en las manos rapa­ces de su cla­se acree­do­ra es cuán radi­cal­men­te su sis­te­ma legal oli­gár­qui­co pro-acree­dor dife­ría de las leyes de socie­da­des ante­rio­res que con­tro­la­ban a los acree­do­res y a los acree­do­res. pro­li­fe­ra­ción de la deuda.

El sur­gi­mien­to de una oli­gar­quía acree­do­ra que usó su rique­za para mono­po­li­zar la tie­rra y hacer­se car­go del gobierno y los tri­bu­na­les (sin dudar en usar la fuer­za y​el ase­si­na­to polí­ti­co diri­gi­do con­tra los aspi­ran­tes a refor­ma­do­res) se había impe­di­do duran­te miles de años en todo el Cer­cano Orien­te y otros paí­ses. tie­rras asiá­ti­cas. Pero la peri­fe­ria del Egeo y el Medi­te­rrá­neo care­cía de los con­tro­les y equi­li­brios eco­nó­mi­cos que habían brin­da­do resi­lien­cia en otras par­tes del Cer­cano Oriente.

Todas las eco­no­mías anti­guas ope­ra­ban a cré­di­to, acu­mu­lan­do deu­das de cose­cha duran­te el año agrí­co­la. Las gue­rras, las sequías o inun­da­cio­nes, las enfer­me­da­des y otras per­tur­ba­cio­nes a menu­do impe­dían que se paga­ran las deu­das acu­mu­la­das. Pero los gober­nan­tes del Cer­cano Orien­te can­ce­la­ron las deu­das bajo estas condiciones.

Eso sal­vó a sus ciu­da­da­nos-sol­da­dos y cor­vée-tra­ba­ja­do­res de per­der sus tie­rras de auto­su­fi­cien­cia ante los acree­do­res, quie­nes fue­ron reco­no­ci­dos como un poder rival poten­cial para el pala­cio. A media­dos del pri­mer mile­nio antes de Cris­to, la ser­vi­dum­bre por deu­das se había redu­ci­do a un fenó­meno mar­gi­nal en Babi­lo­nia, Per­sia y otros rei­nos del Cer­cano Orien­te. Pero Gre­cia y Roma se encon­tra­ban en medio de medio mile­nio de revuel­tas popu­la­res que exi­gían la can­ce­la­ción de la deu­da y la libe­ra­ción de la ser­vi­dum­bre por deu­das y la pér­di­da de la tie­rra de autosuficiencia.

Fue­ron solo los reyes roma­nos y los tira­nos grie­gos quie­nes, duran­te un tiem­po, pudie­ron pro­te­ger a sus súb­di­tos de la ser­vi­dum­bre por deu­das. Pero final­men­te per­die­ron ante las oli­gar­quías acree­do­ras de los seño­res de la gue­rra. La lec­ción de la his­to­ria es, por lo tan­to, que se requie­re un fuer­te poder regu­la­to­rio del gobierno para evi­tar que sur­jan oli­gar­quías que uti­li­cen los recla­mos de los acree­do­res y el aca­pa­ra­mien­to de tie­rras para con­ver­tir a la ciu­da­da­nía en deu­do­res, arren­da­ta­rios, clien­tes y, en últi­ma ins­tan­cia, siervos.

El auge del con­trol de los acree­do­res sobre los gobier­nos modernos

Los pala­cios y tem­plos de todo el mun­do anti­guo eran acree­do­res. Sólo en Occi­den­te sur­gió una cla­se de acree­do­res pri­va­dos. Un mile­nio des­pués de la caí­da de Roma, una nue­va cla­se ban­ca­ria obli­gó a los rei­nos medie­va­les a endeu­dar­se. Las fami­lias de ban­que­ros inter­na­cio­na­les uti­li­za­ron su poder de acree­do­res para obte­ner el con­trol de los mono­po­lios públi­cos y los recur­sos natu­ra­les, al igual que los acree­do­res habían obte­ni­do el con­trol de la tie­rra indi­vi­dual en la anti­güe­dad clásica.

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial vio a las eco­no­mías occi­den­ta­les lle­gar a una cri­sis sin pre­ce­den­tes como resul­ta­do de las deu­das entre alia­dos y las repa­ra­cio­nes ale­ma­nas. El comer­cio se derrum­bó y las eco­no­mías occi­den­ta­les caye­ron en depre­sión. Lo que los sacó fue la Segun­da Gue­rra Mun­dial, y esta vez no se impu­sie­ron repa­ra­cio­nes des­pués de que ter­mi­nó la gue­rra. En lugar de las deu­das de gue­rra, Ingla­te­rra sim­ple­men­te se vio obli­ga­da a abrir su área de la libra ester­li­na a los expor­ta­do­res esta­dou­ni­den­ses y abs­te­ner­se de revi­vir sus mer­ca­dos indus­tria­les deva­luan­do la libra ester­li­na, según los tér­mi­nos del Prés­ta­mo y Arrien­do y el Prés­ta­mo Bri­tá­ni­co de 1946, como se seña­ló anteriormente.

Occi­den­te salió de la Segun­da Gue­rra Mun­dial rela­ti­va­men­te libre de deu­das pri­va­das y total­men­te bajo el domi­nio esta­dou­ni­den­se. Pero des­de 1945, el volu­men de la deu­da se ha expan­di­do expo­nen­cial­men­te, alcan­zan­do pro­por­cio­nes de cri­sis en 2008 cuan­do la bur­bu­ja de las hipo­te­cas basu­ra, el frau­de ban­ca­rio masi­vo y la pirá­mi­de de la deu­da finan­cie­ra explo­ta­ron, sobre­car­gan­do a las eco­no­mías de EE. UU., Euro­pa y el Sur Global.

El Ban­co de la Reser­va Fede­ral de EE. UU. mone­ti­zó $ 8 billo­nes para sal­var las tenen­cias de accio­nes, bonos e hipo­te­cas inmo­bi­lia­rias de la éli­te finan­cie­ra en lugar de res­ca­tar a las víc­ti­mas de las hipo­te­cas basu­ra y los paí­ses extran­je­ros sobre-endeu­da­dos. El Ban­co Cen­tral Euro­peo hizo lo mis­mo para evi­tar que los euro­peos más ricos per­die­ran el valor de mer­ca­do de su rique­za financiera.

Pero ya era dema­sia­do tar­de para sal­var las eco­no­mías esta­dou­ni­den­se y euro­pea. La lar­ga acu­mu­la­ción de deu­da pos­te­rior a 1945 ha segui­do su cur­so. La eco­no­mía esta­dou­ni­den­se se ha des­in­dus­tria­li­za­do, su infra­es­truc­tu­ra se está derrum­ban­do y su pobla­ción está tan pro­fun­da­men­te endeu­da­da que que­dan pocos ingre­sos dis­po­ni­bles para man­te­ner el nivel de vida.

Al igual que ocu­rrió con el Impe­rio de Roma, la res­pues­ta esta­dou­ni­den­se es tra­tar de man­te­ner la pros­pe­ri­dad de su pro­pia éli­te finan­cie­ra median­te la explo­ta­ción de paí­ses extran­je­ros. Ese es el obje­ti­vo de la diplo­ma­cia de la Nue­va Gue­rra Fría de hoy. Impli­ca extraer un tri­bu­to eco­nó­mi­co empu­jan­do a las eco­no­mías extran­je­ras hacia una deu­da dola­ri­za­da, que se paga­rá impo­nien­do depre­sión y aus­te­ri­dad sobre sí mismas.

Esta sub­yu­ga­ción es repre­sen­ta­da por los prin­ci­pa­les eco­no­mis­tas como una ley de la natu­ra­le­za y, por lo tan­to, como una for­ma inevi­ta­ble de equi­li­brio, en la que la eco­no­mía de cada nación reci­be «lo que vale». Los mode­los eco­nó­mi­cos domi­nan­tes de hoy se basan en la supo­si­ción poco rea­lis­ta de que todas las deu­das se pue­den pagar, sin pola­ri­zar los ingre­sos y la rique­za. Se supo­ne que todos los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos se curan solos por “la magia del mer­ca­do”, sin nece­si­dad de que inter­ven­ga la auto­ri­dad cívica.

La regu­la­ción guber­na­men­tal se con­si­de­ra inefi­cien­te e inefi­caz y, por lo tan­to, inne­ce­sa­ria. Eso deja a los acree­do­res, aca­pa­ra­do­res de tie­rras y pri­va­ti­za­do­res con las manos libres para pri­var a otros de su liber­tad. Esto se des­cri­be como el des­tino final de la glo­ba­li­za­ción actual y de la his­to­ria misma.

¿El fin de la his­to­ria? ¿O sim­ple­men­te el fin de la finan­cia­ri­za­ción y pri­va­ti­za­ción de Occidente?

La pre­ten­sión neo­li­be­ral es que pri­va­ti­zar el domi­nio públi­co y dejar que el sec­tor finan­cie­ro se haga car­go de la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca y social en los paí­ses selec­cio­na­dos trae­rá una pros­pe­ri­dad mutua­men­te bene­fi­cio­sa. Se supo­ne que eso hará que la sumi­sión extran­je­ra al orden mun­dial cen­tra­do en Esta­dos Uni­dos sea volun­ta­ria. Pero el efec­to real de la polí­ti­ca neo­li­be­ral ha sido pola­ri­zar las eco­no­mías del Sur Glo­bal y some­ter­las a una aus­te­ri­dad pla­ga­da de deudas.

El neo­li­be­ra­lis­mo esta­dou­ni­den­se afir­ma que la pri­va­ti­za­ción, la finan­cia­ri­za­ción y el cam­bio de la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos del gobierno a Wall Street y otros cen­tros finan­cie­ros es el resul­ta­do de una vic­to­ria dar­wi­nia­na que logró tal per­fec­ción que es «el fin de la his­to­ria». Es como si el res­to del mun­do no tuvie­ra más alter­na­ti­va que acep­tar el con­trol esta­dou­ni­den­se del sis­te­ma finan­cie­ro, el comer­cio y la orga­ni­za­ción social glo­bal (es decir, neo­co­lo­nial). Y sólo para ase­gu­rar­se, la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se bus­ca res­pal­dar su con­trol finan­cie­ro y diplo­má­ti­co por medio de la fuer­za militar.

La iro­nía es que la pro­pia diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se ha ayu­da­do a ace­le­rar una res­pues­ta inter­na­cio­nal al neo­li­be­ra­lis­mo al obli­gar a gobier­nos lo sufi­cien­te­men­te fuer­tes como para reto­mar la lar­ga ten­den­cia de la his­to­ria que ve a los gobier­nos empo­de­ra­dos para evi­tar que la diná­mi­ca oli­gár­qui­ca corro­si­va des­ca­rri­le el pro­gre­so de la civilización.

El siglo XXI comen­zó con los neo­li­be­ra­les esta­dou­ni­den­ses ima­gi­nan­do que su finan­cia­ri­za­ción y pri­va­ti­za­ción apa­lan­ca­da por la deu­da coro­na­ría el lar­go ascen­so de la his­to­ria huma­na como el lega­do de la Gre­cia y la Roma clá­si­cas. La visión neo­li­be­ral de la his­to­ria anti­gua se hace eco de la de las oli­gar­quías de la anti­güe­dad, deni­gran­do a los reyes de Roma y a los tira­nos refor­ma­do­res de Gre­cia por ame­na­zar con una inter­ven­ción públi­ca dema­sia­do fuer­te cuan­do tenían como obje­ti­vo man­te­ner a los ciu­da­da­nos libres de la ser­vi­dum­bre por deu­das y ase­gu­rar la tenen­cia de la tie­rra para su autosuficiencia.

Lo que se ve como el pun­to de des­pe­gue deci­si­vo es la “segu­ri­dad de los con­tra­tos” de la oli­gar­quía que da a los acree­do­res el dere­cho de expro­piar a los deu­do­res. De hecho, esto ha segui­do sien­do una carac­te­rís­ti­ca defi­ni­to­ria de los sis­te­mas lega­les occi­den­ta­les duran­te los últi­mos dos mil años.

Un ver­da­de­ro final de la his­to­ria sig­ni­fi­ca­ría que la refor­ma se detie­ne en todos los paí­ses. Ese sue­ño pare­cía cer­cano cuan­do a los neo­li­be­ra­les esta­dou­ni­den­ses se les dio car­ta blan­ca para remo­de­lar Rusia y otros esta­dos post­so­vié­ti­cos des­pués de que la Unión Sovié­ti­ca se disol­vie­ra en 1991, comen­zan­do con una tera­pia de cho­que pri­va­ti­zan­do los recur­sos natu­ra­les y otros bie­nes públi­cos en manos de clep­tó­cra­tas de orien­ta­ción occi­den­tal que regis­tra­ban rique­za públi­ca en sus pro­pios nom­bres, y cobrar median­te la ven­ta de sus ganan­cias a inver­so­res esta­dou­ni­den­ses y occidentales.

Se supo­nía que el final de la his­to­ria de la Unión Sovié­ti­ca con­so­li­da­ría el Fin de la His­to­ria de Esta­dos Uni­dos al mos­trar lo inú­til que sería para las nacio­nes tra­tar de crear un orden eco­nó­mi­co alter­na­ti­vo basa­do en el con­trol públi­co del dine­ro y la ban­ca, la salud públi­ca, la edu­ca­ción gra­tui­ta y otros sub­si­dios de nece­si­da­des bási­cas, libre de finan­cia­ción de la deu­da. Se con­si­de­ró que la admi­sión de Chi­na en la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio en 2001 con­fir­ma­ba la afir­ma­ción de Mar­ga­ret That­cher de que no hay alter­na­ti­va (TINA) al nue­vo orden neo­li­be­ral patro­ci­na­do por la diplo­ma­cia estadounidense.

Hay una alter­na­ti­va eco­nó­mi­ca, por supues­to. Miran­do el reco­rri­do de la his­to­ria anti­gua, pode­mos ver que el prin­ci­pal obje­ti­vo de los anti­guos gober­nan­tes des­de Babi­lo­nia has­ta el sur de Asia y el este de Asia era evi­tar que una oli­gar­quía mer­can­til y acree­do­ra redu­je­ra a la pobla­ción en gene­ral a la ser­vi­dum­bre, la ser­vi­dum­bre por deu­das y la ser­vi­dum­bre. Si el mun­do euro­asiá­ti­co fue­ra de EE. UU. aho­ra sigue este obje­ti­vo bási­co, esta­ría res­tau­ran­do el flu­jo de la his­to­ria a su cur­so ante­rior a Occi­den­te. Ese no sería el final de la his­to­ria, pero vol­ve­ría a los idea­les bási­cos de equi­li­brio eco­nó­mi­co, jus­ti­cia y equi­dad del mun­do no occidental.

Hoy, Chi­na, India, Irán y otras eco­no­mías euro­asiá­ti­cas han dado el pri­mer paso como con­di­ción pre­via para un mun­do mul­ti­po­lar, al recha­zar la insis­ten­cia de Esta­dos Uni­dos de unir­se a las san­cio­nes comer­cia­les y finan­cie­ras de Esta­dos Uni­dos con­tra Rusia. Estos paí­ses se dan cuen­ta de que si Esta­dos Uni­dos pudie­ra des­truir la eco­no­mía de Rusia y reem­pla­zar su gobierno con repre­sen­tan­tes simi­la­res a Yel­tsin orien­ta­dos a Esta­dos Uni­dos, los paí­ses res­tan­tes de Eura­sia serían los siguien­tes en la fila.

La úni­ca for­ma posi­ble de que la his­to­ria real­men­te ter­mi­ne sería que el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se des­tru­ye­ra todas las nacio­nes que bus­can una alter­na­ti­va a la pri­va­ti­za­ción y la finan­cia­ri­za­ción neo­li­be­ra­les. La diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se insis­te en que la his­to­ria no debe tomar nin­gún camino que no cul­mi­ne en su pro­pio impe­rio finan­cie­ro gober­nan­do a tra­vés de oli­gar­quías clientelares.

Los diplo­má­ti­cos esta­dou­ni­den­ses espe­ran que sus ame­na­zas mili­ta­res y el apo­yo a los ejér­ci­tos dele­ga­dos obli­guen a otros paí­ses a some­ter­se a las deman­das neo­li­be­ra­les, para evi­tar ser bom­bar­dea­dos o sufrir “revo­lu­cio­nes de color”, ase­si­na­tos polí­ti­cos y tomas del poder por par­te del ejér­ci­to, al esti­lo de Pino­chet. Pero la úni­ca for­ma real de poner fin a la his­to­ria es median­te una gue­rra ató­mi­ca para aca­bar con la vida huma­na en este planeta.

La Nue­va Gue­rra Fría está divi­dien­do al mun­do en dos sis­te­mas eco­nó­mi­cos contrastantes

La gue­rra de poder de la OTAN en Ucra­nia con­tra Rusia es el cata­li­za­dor que frac­tu­ra al mun­do en dos esfe­ras opues­tas con filo­so­fías eco­nó­mi­cas incom­pa­ti­bles. Chi­na, el país que cre­ce más rápi­da­men­te, tra­ta el dine­ro y el cré­di­to como un ser­vi­cio públi­co asig­na­do por el gobierno en lugar de per­mi­tir que los ban­cos pri­va­ti­cen el pri­vi­le­gio de mono­po­lio de la crea­ción de cré­di­to, lo que lle­va a que des­pla­cen al gobierno como pla­ni­fi­ca­dor eco­nó­mi­co y social.

Esa inde­pen­den­cia mone­ta­ria, que se basa en la crea­ción de su pro­pia mone­da nacio­nal en lugar de tomar pres­ta­dos dóla­res esta­dou­ni­den­ses elec­tró­ni­cos, y que deno­mi­na el comer­cio exte­rior y la inver­sión en su pro­pia mone­da en lugar de en dóla­res, se con­si­de­ra una ame­na­za exis­ten­cial para el con­trol esta­dou­ni­den­se de la eco­no­mía global.

La doc­tri­na neo­li­be­ral esta­dou­ni­den­se pide que la his­to­ria ter­mi­ne con la “libe­ra­ción” de las cla­ses adi­ne­ra­das de un gobierno lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para evi­tar la pola­ri­za­ción de la rique­za y, en últi­ma ins­tan­cia, el decli­ve y la caí­da. La impo­si­ción de san­cio­nes comer­cia­les y finan­cie­ras con­tra Rusia, Irán, Vene­zue­la y otros paí­ses que se resis­ten a la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se y, en últi­ma ins­tan­cia, a la con­fron­ta­ción mili­tar, es la for­ma en que Esta­dos Uni­dos pre­ten­de “difun­dir la demo­cra­cia” por par­te de la OTAN des­de Ucra­nia has­ta los mares de China.

Occi­den­te, en su ite­ra­ción neo­li­be­ral esta­dou­ni­den­se, pare­ce estar repi­tien­do el patrón de la deca­den­cia y caí­da de Roma. Con­cen­trar la rique­za en manos del Uno Por Cien­to siem­pre ha sido la tra­yec­to­ria de la civi­li­za­ción occi­den­tal. Es el resul­ta­do de que la anti­güe­dad clá­si­ca tomó un camino equi­vo­ca­do cuan­do Gre­cia y Roma per­mi­tie­ron el cre­ci­mien­to inexo­ra­ble de la deu­da, lo que lle­vó a la expro­pia­ción de gran par­te de la ciu­da­da­nía y la redu­jo a la ser­vi­dum­bre de una oli­gar­quía acree­do­ra terrateniente.

Esa es la diná­mi­ca inte­gra­da en el ADN de lo que se lla­ma Occi­den­te y su “segu­ri­dad de con­tra­tos” sin nin­gu­na super­vi­sión guber­na­men­tal en inte­rés públi­co. Al eli­mi­nar la pros­pe­ri­dad en el hogar, esta diná­mi­ca requie­re un esfuer­zo cons­tan­te para extraer una rique­za eco­nó­mi­ca (lite­ral­men­te, un «flu­jo») a expen­sas de las colo­nias o los paí­ses deudores.

Esta­dos Uni­dos, a tra­vés de su Nue­va Gue­rra Fría, tie­ne como obje­ti­vo ase­gu­rar pre­ci­sa­men­te ese tri­bu­to eco­nó­mi­co de otros paí­ses. El con­flic­to que se ave­ci­na pue­de durar qui­zás vein­te años y deter­mi­na­rá qué tipo de sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co ten­drá el mun­do. Lo que está en jue­go es algo más que la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se y su con­trol dola­ri­za­do de las finan­zas inter­na­cio­na­les y la crea­ción de dinero.

Polí­ti­ca­men­te en cues­tión está la idea de “demo­cra­cia” que se ha con­ver­ti­do en un eufe­mis­mo para una oli­gar­quía finan­cie­ra agre­si­va que bus­ca impo­ner­se glo­bal­men­te median­te un con­trol finan­cie­ro, eco­nó­mi­co y polí­ti­co depre­da­dor res­pal­da­do por la fuer­za militar.

Como he tra­ta­do de enfa­ti­zar, el con­trol oli­gár­qui­co del gobierno ha sido una de las prin­ci­pa­les carac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas de la civi­li­za­ción occi­den­tal des­de la anti­güe­dad clá­si­ca. Y la cla­ve de este con­trol ha sido la opo­si­ción a un gobierno fuer­te, es decir, un gobierno civil lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para evi­tar que sur­ja una oli­gar­quía acree­do­ra que mono­po­li­ce el con­trol de la tie­rra y la rique­za, con­vir­tién­do­se en una aris­to­cra­cia here­di­ta­ria, una cla­se ren­tis­ta que vive de las ren­tas de la tie­rra. intere­ses y pri­vi­le­gios de mono­po­lio que redu­cen a la pobla­ción en gene­ral a la austeridad.

El orden uni­po­lar cen­tra­do en EE. UU. que espe­ra­ba “ter­mi­nar con la his­to­ria” refle­ja­ba una diná­mi­ca eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca bási­ca que ha sido una carac­te­rís­ti­ca de la civi­li­za­ción occi­den­tal des­de que la Gre­cia clá­si­ca y Roma par­tie­ron por un camino dife­ren­te al de la matriz del Cer­cano Orien­te en el pri­mer mile­nio antes de Cristo.

Para sal­var­se de ser arras­tra­dos por el tor­be­llino de des­truc­ción eco­nó­mi­ca que aho­ra envuel­ve a Occi­den­te, los paí­ses del cen­tro euro­asiá­ti­co en rápi­do cre­ci­mien­to del mun­do están desa­rro­llan­do nue­vas ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas basa­das en una filo­so­fía social y eco­nó­mi­ca alter­na­ti­va. Dado que Chi­na es la eco­no­mía más gran­de y de más rápi­do cre­ci­mien­to en la región, es pro­ba­ble que sus polí­ti­cas socia­lis­tas influ­yan en la con­fi­gu­ra­ción de este emer­gen­te sis­te­ma finan­cie­ro y comer­cial no occidental.

En lugar de la pri­va­ti­za­ción de la infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca bási­ca por par­te de Occi­den­te para crear for­tu­nas pri­va­das a tra­vés de la extrac­ción de ren­tas de mono­po­lio, Chi­na man­tie­ne esta infra­es­truc­tu­ra en manos públi­cas. Su gran ven­ta­ja sobre Occi­den­te es que tra­ta el dine­ro y el cré­di­to como un ser­vi­cio públi­co, que debe asig­nar el gobierno en lugar de dejar que los ban­cos pri­va­dos creen cré­di­to, con deu­das que se acu­mu­lan sin expan­dir la pro­duc­ción para ele­var los nive­les de vida. Chi­na tam­bién man­tie­ne la salud y la edu­ca­ción, el trans­por­te y las comu­ni­ca­cio­nes en manos públi­cas, como dere­chos huma­nos básicos.

La polí­ti­ca socia­lis­ta de Chi­na es, en muchos sen­ti­dos, un retorno a las ideas bási­cas de resi­lien­cia que carac­te­ri­za­ron a la mayo­ría de las civi­li­za­cio­nes ante­rio­res a la Gre­cia y Roma clá­si­cas. Ha crea­do un esta­do lo sufi­cien­te­men­te fuer­te como para resis­tir el sur­gi­mien­to de una oli­gar­quía finan­cie­ra que gana el con­trol de la tie­rra y los acti­vos ren­ta­bles. En con­tras­te, las eco­no­mías occi­den­ta­les de hoy están repi­tien­do pre­ci­sa­men­te ese impul­so oli­gár­qui­co que pola­ri­zó y des­tru­yó las eco­no­mías de la Gre­cia y Roma clá­si­cas, con Esta­dos Uni­dos sir­vien­do como el aná­lo­go moderno de Roma.

Autor: Michael Hudson

11/​07/​2022

Fuen­te: obser​va​to​rio​cri​sis​.com

Ori­gi­nal: mron​li​ne​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.