Por qué Hong Kong es China

Aquí lle­ga, des­de Rusia, una expli­ca­ción de lo que Occi­den­te y la opi­nión públi­ca fran­ce­sa igno­ran sobre Chi­na y Hong Kong. Un aspec­to de la hege­mo­nía neo­co­lo­nial de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos es la nega­ción de la his­to­ria de los paí­ses sobre los que recla­man el dere­cho a inter­ve­nir. En todas par­tes, Gran Bre­ta­ña desem­pe­ña un papel acti­vo como poten­cia colo­nial en esta nega­ción, pero Fran­cia, espe­cial­men­te en Áfri­ca, no se que­da atrás. (Nota de Danie­lle Blei­trach y tra­duc­ción de Marian­ne Dun­lop para histoireetsociete)

Hace 25 años que Xiang­gang –en el dia­lec­to del sur de Hong Kong– vol­vió a la juris­dic­ción china.

El Pre­si­den­te chino Xi Jin­ping y su espo­sa acu­die­ron a su pri­me­ra visi­ta de dos días en cin­co años para par­ti­ci­par en las cele­bra­cio­nes. Fue su pri­mer via­je fue­ra de Chi­na con­ti­nen­tal des­de que comen­zó la pan­de­mia, lo que ilus­tra la impor­tan­cia del momento.

El líder chino asis­tió a la inau­gu­ra­ción de la nue­va admi­nis­tra­ción de la región admi­nis­tra­ti­va espe­cial, que hace balan­ce de años de tumul­tuo­so enfren­ta­mien­to entre las auto­ri­da­des loca­les res­pal­da­das por el gobierno cen­tral y los gru­pos disi­den­tes apo­ya­dos por Gran Bre­ta­ña y otros paí­ses occidentales.

La minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res bri­tá­ni­ca, Liz Truss, escri­bió en las redes socia­les el 1 de julio que el rei­no no des­can­sa­rá has­ta que Hong Kong «recu­pe­re su liber­tad». «Hong Kong ha sido un bas­tión de la liber­tad y un mode­lo de pros­pe­ri­dad duran­te muchos años. Gran Bre­ta­ña no des­can­sa­rá has­ta que Hong Kong recu­pe­re sus liber­ta­des. El mun­do está obser­van­do cómo se com­por­ta China.»

Estas pala­bras están impreg­na­das de cinis­mo, aun­que no cabe espe­rar menos de esta exal­ta­da e incul­ta dama. De hecho, Hong Kong fue toma­da por la fuer­za por el Rei­no Uni­do tras una gue­rra de con­quis­ta. La excu­sa fue la des­truc­ción, por par­te de la admi­nis­tra­ción de Hong Kong, de un gran car­ga­men­to de opio impor­ta­do por los bri­tá­ni­cos en un inten­to de que la nación chi­na se hicie­ra adic­ta a la dro­ga. Los bri­tá­ni­cos bus­ca­ban equi­li­brar el comer­cio con Chi­na, que pro­du­cía bie­nes para los que había una deman­da mun­dial. Y como Gran Bre­ta­ña no tenía nada que ofre­cer a Chi­na más que oro a cam­bio, el opio se con­vir­tió en la úni­ca mer­can­cía que podía uti­li­zar­se para resol­ver una serie de pro­ble­mas. Como resul­ta­do, duran­te siglo y medio, Hong Kong se con­vir­tió en un meca­nis­mo de saqueo de Chi­na y en un foco para el trá­fi­co de dro­gas. Podría decir­se que la rei­na Vic­to­ria de Ingla­te­rra se con­vir­tió en la mayor tra­fi­can­te de dro­gas del mun­do duran­te este periodo.

Ade­más del opio, los bri­tá­ni­cos expor­ta­ron a Hong Kong una demo­cra­cia al esti­lo bri­tá­ni­co, es decir, nom­bra­ron rápi­da­men­te un gober­na­dor de su colo­nia de ultra­mar des­de Londres.

Pare­ce­ría que con la devo­lu­ción de su terri­to­rio ances­tral de Hong Kong a la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na (RPC), la influen­cia bri­tá­ni­ca debe­ría haber dis­mi­nui­do, pero como pode­mos ver, la bata­lla por Hong Kong sigue en pie. Los bri­tá­ni­cos no están dis­pues­tos a renun­ciar a su polí­ti­ca de inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de otro país.

Los dis­tur­bios alcan­za­ron su pun­to álgi­do en 2019, en el 22º ani­ver­sa­rio de la vuel­ta de Hong Kong «a la patria». Las pro­tes­tas calle­je­ras con­ti­nua­ron en 2020. Lle­ga­ron a pedir abier­ta­men­te la devo­lu­ción de Hong Kong a Gran Bre­ta­ña, algo que los 1.500 millo­nes de habi­tan­tes de Chi­na difí­cil­men­te podrían acep­tar. Está cla­ro que los paí­ses occi­den­ta­les con­si­de­ra­ron a Xiang­gang como un tram­po­lín para una revo­lu­ción de colo­res y una fuen­te cons­tan­te de pro­ble­mas y ten­sio­nes para las auto­ri­da­des chi­nas. Pero Pekín pro­mul­gó enton­ces una nue­va ley de segu­ri­dad y cam­bió el sis­te­ma elec­to­ral para negar a los acti­vis­tas pro-bri­tá­ni­cos una mayo­ría abrumadora.

Muchos verán lo suce­di­do como una repre­sión de la demo­cra­cia o una vic­to­ria de las fuer­zas oscu­ras sobre la luz. La luz, por supues­to, está del lado de Occi­den­te. Pero esta­mos lejos de ello. Uno de los lemas de los rebel­des de Hong Kong es «Hong Kong no es Chi­na». Y has­ta cier­to pun­to esto es cier­to. En el sen­ti­do de que duran­te los más de 150 años de colo­ni­za­ción de Hong Kong y otros terri­to­rios cir­cun­dan­tes toma­dos por los bri­tá­ni­cos, se for­mó aquí una capa de bur­gue­sía com­pra­do­ra y de sir­vien­tes que tra­ba­ja­ba en inte­rés de Gran Bre­ta­ña y lue­go de Occi­den­te. Ayu­da­ron a saquear Chi­na y, por supues­to, se impreg­na­ron del espí­ri­tu bri­tá­ni­co. Fue­ron sus here­de­ros quie­nes pro­tes­ta­ron con­tra la sobe­ra­nía de la RPC sobre el terri­to­rio ances­tral chino.

Hoy, Chi­na cele­bra varias vic­to­rias. En pri­mer lugar, la fór­mu­la «un país, dos sis­te­mas» idea­da por el arqui­tec­to de las refor­mas chi­nas, Deng Xiao­ping, ha devuel­to la anti­gua colo­nia bri­tá­ni­ca a la juris­dic­ción de la RPC sin que se haya dis­pa­ra­do un solo tiro. En segun­do lugar, Hong Kong sigue desa­rro­llán­do­se con éxi­to y sigue sien­do una puer­ta espe­cial para las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas de Chi­na con el exte­rior. Esto se ve faci­li­ta­do por su régi­men adua­ne­ro y fis­cal espe­cial y su con­di­ción de cen­tro finan­cie­ro mundial.

Su PIB se ha dupli­ca­do en las dos déca­das trans­cu­rri­das des­de que pasó a for­mar par­te de Chi­na, su ren­ta per cápi­ta se ha mul­ti­pli­ca­do por 2,2 y su pobla­ción ha cre­ci­do en cer­ca de un millón de habi­tan­tes. La capi­ta­li­za­ción bur­sá­til de Hong Kong casi se ha dupli­ca­do, sus reser­vas fis­ca­les se han dupli­ca­do y sus reser­vas de divi­sas se han quin­tu­pli­ca­do. Duran­te 25 años con­se­cu­ti­vos, ha sido con­si­de­ra­da la eco­no­mía más libre del mun­do, garan­ti­zan­do la esta­bi­li­dad social y la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca a lar­go pla­zo. Inclu­so la Ame­ri­can Heri­ta­ge Foun­da­tion lo reconoce.

En su inter­ven­ción en las cele­bra­cio­nes de Xiang­gang, el Pre­si­den­te chino Xi Jin­ping dijo: «Hoy quie­ro reafir­mar que el prin­ci­pio de “Un país, dos sis­te­mas” ha sido pro­ba­do repe­ti­da­men­te en la prác­ti­ca y está en con­so­nan­cia con los intere­ses fun­da­men­ta­les del país y del pue­blo, así como con los intere­ses fun­da­men­ta­les de Hong Kong y Macao, ha obte­ni­do el apo­yo de más de 1.400 millo­nes de per­so­nas en la madre patria, el apo­yo uná­ni­me de los resi­den­tes de Hong Kong y Macao, y tam­bién ha reci­bi­do la apro­ba­ción uni­ver­sal de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. No tie­ne sen­ti­do cam­biar un sis­te­ma tan bueno, hay que man­te­ner­lo duran­te mucho tiempo».

Así que, apa­ren­te­men­te, la auto­no­mía de Hong Kong está garan­ti­za­da has­ta el año 2047, tal y como esta­ba pre­vis­to en el acuer­do con Gran Bre­ta­ña en el momen­to de devol­ver Hong Kong a la RPC. Pero pue­de que nada cam­bie des­pués. Chi­na está intere­sa­da en la esta­bi­li­dad de Hong Kong y en su con­di­ción espe­cial de puer­to fran­co y cen­tro finan­cie­ro mun­dial. Sin embar­go, en los últi­mos años, los dis­tur­bios y la pan­de­mia han soca­va­do esta posi­ción. Las ciu­da­des en auge de la Chi­na con­ti­nen­tal, sobre todo Shanghai, están toman­do el rele­vo. Así pues, en muchos sen­ti­dos, el des­tino de Hong Kong está en manos de su pobla­ción. En per­fec­ta armo­nía con la fór­mu­la pro­pues­ta por Pekín: «Hong Kong está gober­na­do por el pue­blo de Hong Kong».

Hong Kong y el prin­ci­pio de «un país, dos sis­te­mas» se con­tem­pló des­de el prin­ci­pio tam­bién para Tai­wán. Y Xiang­gang fue y sigue sien­do un mode­lo para la devo­lu­ción pací­fi­ca a Chi­na de otro terri­to­rio escin­di­do, Tai­wán, que de hecho está bajo pro­tec­to­ra­do esta­dou­ni­den­se. De cómo se per­ci­ba este prin­ci­pio en Tai­wán depen­de el futu­ro de la isla, que tar­de o tem­prano, de un modo u otro, vol­ve­rá a la «madre patria».

Mikhail Moro­zov

4 de julio de 2022

Fuen­te: https://​svpres​sa​.ru/​w​o​r​l​d​/​a​r​t​i​c​l​e​/​3​3​9​1​34/

Tra­du­ci­do al cas­te­llano a par­tir de la tra­duc­ción fran­ce­sa https://​his​to​ireetso​cie​te​.com/​2​0​2​2​/​0​7​/​1​2​/​p​o​u​r​q​u​o​i​-​h​o​n​g​-​k​o​n​g​-​c​e​s​t​-​l​a​-​c​h​i​n​e​-​p​a​r​-​m​i​k​h​a​i​l​-​m​o​r​o​z​ov/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.