Iña­ki Gil de San Vicen­te: «Al igual que en el Don­bass, el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo cata­lán y del vas­co está prohi­bi­do por la OTAN»

Iña­ki Gil de San Vicen­te ha visi­ta­do, recien­te­men­te, Bar­ce­lo­na para par­ti­ci­par en la con­tra­cum­bre orga­ni­za­da por la Pla­ta­for­ma por la Pau, con­tra las gue­rras, OTAN no, de Cata­lun­ya. Pro­fe­sor y pen­sa­dor mar­xis­ta aber­tza­le, es autor de nume­ro­sos artícu­los y libros, el últi­mo: Del socia­lis­mo utó­pi­co a la teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis (Boltxe kolek­ti­boa, 2020). Nos encon­tra­mos con él jus­to antes de su inter­ven­ción en una char­la sobre libe­ra­ción nacio­nal, orga­ni­za­da por la Esque­rra Inde­pen­den­tis­ta del Bar­ce­lo­nès. En el con­tex­to actual de gue­rra en Ucra­nia, con­ver­sa­mos pre­ci­sa­men­te sobre geo­po­lí­ti­ca, la OTAN, el papel de las izquier­das y los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal de clase.

La Direc­ta: La exis­ten­cia de la OTAN los últi­mos años se ha nor­ma­li­za­do, los pocos movi­mien­tos que se opo­nen son muy peque­ños y, a raíz de la gue­rra en Ucra­nia, nue­vos Esta­dos piden entrar. ¿Por qué?

Por varias razo­nes. Una es que el que en el Esta­do espa­ñol deno­mi­na­mos «la izquier­da de su majes­tad» y el res­to de Euro­pa refor­mis­mo ha vivi­do un pro­ce­so de acep­ta­ción de las reglas del jue­go de la Unión Euro­pea y de la estruc­tu­ra par­la­men­ta­ria euro­pea. Tam­bién de acep­ta­ción de la indi­fe­ren­cia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra res­pec­to de lo que hace Euro­pa, el impe­ria­lis­mo euro­peo, los crí­me­nes de Euro­pa y, por lo tan­to, la OTAN. En el Esta­do espa­ñol, en 1986, se cele­bró un refe­rén­dum de entra­da en la alian­za atlán­ti­ca y solo tres nacio­nes diji­mos no: cata­la­nes, cana­rios y vas­cos. Ha habi­do una len­ta caí­da de la movi­li­za­ción pro­pi­cia­da por esta nor­ma­li­za­ción, que a la vez está influen­cia­da por el giro hacia el cen­tro de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, que han acep­ta­do la lógi­ca de la demo­cra­cia bur­gue­sa en Occidente.

¿Qué ha pro­vo­ca­do esta ten­den­cia a la normalización?

De una for­ma u otra, mucha gen­te, aun­que sea pro­le­ta­ria y de nacio­nes opri­mi­das, entien­de que la mane­ra menos mala de vivir en Euro­pa –res­pec­to del este de Euro­pa, el nor­te de Áfri­ca, Tur­quía o Pales­ti­na– es creer que vives en un oasis y esto hace que se olvi­den los crí­me­nes. Se vio cla­ro en la gue­rra de Yugos­la­via y con su des­truc­ción del 1991 al 1999. Tam­bién, en todos los crí­me­nes con­tra Irak, inde­pen­dien­te­men­te de la valo­ra­ción que cada cual pue­da hacer sobre el gobierno de Sadam Hus­sein. Las dos gue­rras con­tra Irak deja­ron un sal­do gigan­te de muer­tes… Sim­ple­men­te por el embar­go socio­eco­nó­mi­co impues­to del año 91 al 93, murie­ron medio millón de niños ira­quíes por ham­bre y enfer­me­da­des en medio de la pasi­vi­dad euro­pea. Tam­bién lo vivi­mos el 2011 con la des­truc­ción de Libia, cuan­do mucha gen­te de la izquier­da euro­pea lo aplau­día, como lo que ocu­rre en Siria.

¿Son gue­rras que no se per­ci­ben como propias?

Antes de la cri­sis de 2010, el pano­ra­ma euro­peo entró en una nor­ma­li­dad don­de inclu­so a aque­llas nacio­nes que habían dicho no a la OTAN se des­mo­vi­li­za­ron. Por ejem­plo, en Eus­kal Herria se nor­ma­li­zó la exis­ten­cia del polí­gono de tiro de las Bar­de­nas, don­de van los avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos del OTAN a lan­zar bom­bas, bom­bas que explo­tan. Un año antes de que nos metie­ran a pre­sión den­tro de la OTAN, aun­que hubié­ra­mos dicho que no, el 70% de las bom­bas explo­si­vas y cohe­tes que los avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos uti­li­za­ban en prác­ti­cas se echa­ron en terri­to­rio vas­co. Algu­nos hemos vis­to lan­zar bom­bas en Nava­rra y como la expan­sión del aire lle­ga has­ta un kiló­me­tro y medio más lejos… Aho­ra, en Anda­lu­cía, empie­zan a recu­pe­rar movi­li­za­cio­nes, pero la razón fun­da­men­tal por no hacer­lo es la acep­ta­ción de la lógica.

Duran­te la últi­ma déca­da, pero, se ha alte­ra­do la per­cep­ción de estabilidad.

El 2007 – 2008 arran­có una cri­sis y algu­na gen­te empe­zó a dar­se cuen­ta que Euro­pa gira­ba hacia un gobierno muy auto­ri­ta­rio. Por ejem­plo, hay que recor­dar que tan­to Eus­kal Herria como los Paï­sos Cata­lans tene­mos terri­to­rio den­tro del Esta­do fran­cés, y Fran­cia es un gobierno nuclear, con bom­bas nuclea­res, que ha ido impo­nien­do medi­das dra­co­nia­nas y duras, no solo a raíz de los cha­le­cos ama­ri­llos. A par­tir de 2009, cuan­do la cri­sis empe­zó a afec­tar Euro­pa, estas situa­cio­nes empe­za­ron a radi­ca­li­zar­se. Con la des­truc­ción de Libia el 2011 y lo que vino des­pués en el 2015, con el males­tar social que había en muchas par­tes del mun­do, la OTAN empe­zó a apa­re­cer como un peque­ño mons­truo. El que la gen­te no sabe es que a fina­les del siglo XX, por pre­sión de la dere­cha euro­pea, la OTAN asu­mió que una vez la URSS había hecho implo­sión y el Pac­to de Var­so­via había deja­do de exis­tir, una de sus fun­cio­nes era garan­ti­zar la inte­gri­dad terri­to­rial de los Esta­dos que for­ma­ban la Unión Europea.

¿Cómo la del Esta­do espa­ñol, a raíz del 1 de octu­bre en Catalunya?

A par­tir del 2014, fui tes­ti­go de la espe­ran­za que una gran par­te del pue­blo cata­lán tenía en que la Unión Euro­pea impul­sa­ra el pro­ce­so cata­lán, pero quie­nes ya éra­mos crí­ti­cos con la OTAN y con la Unión Euro­pa adver­tía­mos que no se hicie­ran ilu­sio­nes. Estas ilu­sio­nes esta­ban prohi­bi­das de raíz por­que la OTAN había asu­mi­do ser garan­te de la uni­dad terri­to­rial de Fran­cia, de Espa­ña y de todos los Esta­dos. Y así ha sido: Euro­pa dijo que turu­rú por­que detrás había la OTAN. Los Mos­sos d’Es­qua­dra, la Ertzain­tza en tie­rras vas­cas, la poli­cía foral en Nafa­rroa o la poli­cía fran­ce­sa en Ipa­rral­de o Per­pin­yan, son fuer­zas con­tro­la­das por la OTAN, una estruc­tu­ra que va pene­tran­do. En la medi­da en que la cri­sis de 2008 – 2010 demos­tra­ba que había una situa­ción inso­por­ta­ble y que el poder repre­si­vo aumen­ta­ba, las nacio­nes opri­mi­das se daban cuen­ta que no solo se enfren­ta­ban a pode­res tra­di­cio­na­les, sino a una estruc­tu­ra euro­pea. Esto ha esta­lla­do des­pués de Siria, pero tam­bién en Kaza­jis­tán, en Bie­lo­rru­sia y final­men­te en Ucra­nia. A par­tir de aquí, los posi­cio­na­mien­tos cate­gó­ri­cos del Esta­do fran­cés y espa­ñol, de Ale­ma­nia o Gran Bre­ta­ña fue­ron que los ucra­nia­nos se mata­ran si que­rían, pero que la OTAN prohi­bie­ra de todas todas que pudie­ra hacer un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción de las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass. A pesar de que ya lo habían hecho y lo habían gana­do con un 91% en 2014, la OTAN lo prohí­be mien­tras ya exis­tían 14.000 muer­tos y un millón de exi­lia­dos. Rusia advir­tió que ya no se podía retro­ce­der más, que se esta­ban ponien­do cohe­tes y misi­les nuclea­res a diez minu­tos de Mos­cú y a cin­co de Minsk con la entra­da de Fin­lan­dia y Sue­cia en la OTAN. Ade­más, Lenin­gra­do, San Peters­bur­go, que­da a 130 kiló­me­tros de los cohe­tes nuclea­res del OTAN y por eso Rusia ha dicho bas­ta. Como al Don­bass, el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo cata­lán y vas­co está prohi­bi­do por la OTAN, que es quien garan­ti­za en el Esta­do espa­ñol que lle­gue petró­leo y gas rela­ti­va­men­te bara­to, tam­bién la comi­da y, res­pec­to al Sáha­ra, alian­zas con Marrue­cos o que se con­tro­le la migra­ción que Euro­pa ha pro­vo­ca­do con su saqueo sistemático.

Están resur­gien­do algu­nas pla­ta­for­mas lla­ma­das por la paz y con­tra la OTAN. De hecho, jus­ta­men­te la con­tra­cum­bre de la OTAN es el moti­vo de tu visi­ta en Bar­ce­lo­na. ¿Qué uti­li­dad tie­nen estos espacios?

Creo que es tar­de, ha habi­do dema­sia­dos años de pasi­vi­dad. En Anda­lu­cía las mani­fes­ta­cio­nes con­tra las bases nor­te­ame­ri­ca­nas se han ido aban­do­nan­do, inclu­so por par­te del mis­mo Par­ti­do Comu­nis­ta e Izquier­da Uni­da que aho­ra ni las con­vo­can. Es la izquier­da inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za y sec­to­res de la izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta espa­ño­la quién sale a exi­gir el des­man­te­la­mien­to de las defen­sas nor­te­ame­ri­ca­nas. Esto pasa en todas par­tes, tam­bién en Eus­kal Herria con el polí­gono de tiro. Así mis­mo, es intere­san­te ana­li­zar la fun­ción del puer­to de Valèn­cia y de Bar­ce­lo­na en el eje medi­te­rrá­neo y de los Paï­sos Cata­lans en toda la com­po­si­ción actual. Por un lado, ha habi­do deja­dez y nor­ma­li­za­ción. Por otro lado, tam­bién ha pene­tra­do la ideo­lo­gía del paci­fis­mo con­tra una máqui­na tre­men­da que ha cau­sa­do un mon­tón de muer­tes al mun­do. Fren­te a este mons­truo, pedir paz pue­de ser­vir en algún momen­to para sec­to­res muy sua­ves, con una con­cien­cia muy baja, con muchos mie­dos, que no han que­ri­do estu­diar la his­to­ria o no se han preo­cu­pa­do por las con­tra­dic­cio­nes de fon­dos. En Eus­kal Herria, cada vez somos más los que deci­mos que el paci­fis­mo no vale con­tra el OTAN y que la con­sig­na por la paz no tie­ne sen­ti­do. El que hace fal­ta es pasar a defen­der el dere­cho que tie­nen las repú­bli­cas popu­la­res del Don­bass y de Rusia a defen­der­se de la OTAN, el dere­cho del pue­blo saha­raui a resis­tir por­que lo han ven­di­do y trai­cio­na­do por exi­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na. No hay que rei­vin­di­car una paz abs­trac­ta sino una paz jus­ta, con­se­gui­da des­pués del dere­cho a la resis­ten­cia. La rei­vin­di­ca­ción «no a la gue­rra, paz» les va muy bien a ellos y esto es lo que tene­mos que expli­car a la gen­te que toda­vía se mue­ve en este nivel de duda y de impre­ci­sión. ¿Alguien pien­sa que las bases nor­te­ame­ri­ca­nas en el Esta­do espa­ñol per­mi­ti­rían una repú­bli­ca en Cata­lun­ya? Hace fal­ta que el ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano se vaya de las bases que ocu­pa en Anda­lu­cía, en Eus­kal Herria y a los Paï­sos Cata­lans. Los bar­cos tie­nen que aban­do­nar este terri­to­rio como con­di­ción sine qua non. Des­pués de que todas sus tro­pas se mar­chen, empe­zan­do por la Guar­dia Civil que es un cuer­po supe­di­ta­do a las órde­nes de la OTAN, tie­nen que dar la pala­bra en los pueblos.

En Cata­lun­ya pare­ce que a par­tir de octu­bre de 2017 no se ha sabi­do reac­cio­nar. ¿En este momen­to, qué tie­nen que hacer las izquier­das inde­pen­den­tis­tas para salir de la resis­ten­cia y vol­ver a un epi­so­dio de movilización?

Lo pri­me­ro que tie­nen que hacer es dar­se cuen­ta o ana­li­zar cómo ha cam­bia­do la reali­dad y la estruc­tu­ra polí­ti­ca, socio­eco­nó­mi­ca y de opre­sión nacio­nal des­de el año 1986, cuan­do nos metie­ron a mar­ti­lla­zos den­tro de la OTAN. ¿Alguien pen­sa­ba que un acuer­do con la demo­cra­cia espa­ño­la per­mi­ti­ría que Cata­lun­ya, de for­ma demo­crá­ti­ca y pací­fi­ca­men­te, siguie­ra por su camino? La mis­ma bur­gue­sía cata­la­na dijo que ni hablar, igual que en Cana­rias y en Eus­kal Herria. Aho­ra, todas las bur­gue­sías en el Esta­do espa­ñol son lim­pia­men­te pro ota­nis­tas por­que han vis­to que el capi­ta­lis­mo euro­peo solo pue­de sobre­vi­vir como capi­ta­lis­mo pro­pio para ellos y sus rique­zas si obe­de­cen a Esta­dos Uni­dos. El capi­ta­lis­mo actual se encuen­tra en una cri­sis que no exis­tía enton­ces, el ago­ta­mien­to de un mon­tón de recur­sos es mucho más gra­ve que en el 86 y, sobre todo, hay unos pode­res que están cogien­do Euro­pa con tena­zas. El auge del poder en Eura­sia, así como el poder que repre­sen­ta Rusia, Chi­na, Irán, Pakis­tán e India posi­ble­men­te, o el que pasa en la Amé­ri­ca Lati­na, está des­bor­dan­do ya Euro­pa y Esta­dos Uni­dos. La bur­gue­sía euro­pea sabe que su úni­ca garan­tía del vie­jo sue­ño, don­de Euro­pa diri­ge el mun­do con el per­mi­so de Esta­dos Uni­dos, solo será posi­ble si obe­de­cen a Esta­dos Uni­dos. Y Ucra­nia es un foco para todas estas bur­gue­sías euro­peas que se tie­nen que pre­pa­rar para el fren­te interno den­tro de Euro­pa, este fren­te con­tra las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. Todas las medi­das de repre­sión que se están toman­do, de limi­ta­ción de liber­ta­des, de aumen­to de auto­ri­ta­ris­mo, racis­tas, fas­cis­tas… todo está con­sen­ti­do por la OTAN y las bur­gue­sías, aun­que des­pués en una situa­ción de elec­cio­nes el fas­cis­mo en el Esta­do fran­cés por ejem­plo haya sido fre­na­do por Macron, pero esto son dispu­tas entre las mis­mas bur­gue­sías. Nada más.

¿Le mar­ca un tope a la extre­ma dere­cha, pero no la confronta?

Exac­to, has­ta que les intere­se. El Esta­do espa­ñol está algo más avan­za­do por­que las bur­gue­sías están enten­dien­do que o hay un acuer­do entre el PP y el PSOE o hay un acuer­do entre PP y VOX. Están dis­cu­tien­do qué los pue­de inte­re­sar más para el 2023: si un gobierno de sal­va­ción nacio­nal o un gobierno neo­fas­cis­ta. Una situa­ción que se está pro­du­cien­do en toda Euro­pa. ¿Por qué aho­ra con­tra Rusia y Ucra­nia? Con­tra Ucra­nia por­que no pue­den per­mi­tir que haya dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de las repú­bli­cas popu­la­res, que tie­nen unas leyes socia­les más avan­za­das de las que hay a Euro­pa. Ucra­nia es un peli­gro por­que si triun­fa el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de una región con leyes mejo­res de las que tene­mos aquí, pue­de exten­der­se hacia otras nacio­nes opri­mi­das de Euro­pa y esto está prohi­bi­do por la mis­ma OTAN. Otros moti­vos son tam­bién que Ucra­nia y Rusia pro­du­cen como míni­mo el 29% del tri­go del mun­do y tal como está el pano­ra­ma mun­dial, la ali­men­ta­ción es una arma de domi­na­ción de los pue­blos. Apro­piar­se de las tie­rras negras de Ucra­nia y Rusia, inclu­so de las reser­vas de agua que tie­ne Bie­lo­rru­sia en los pan­ta­nos del Pri­pet –que son enor­mes y tie­nen una impor­tan­te reser­va de agua dul­ce – , con los cam­bios en el cli­ma, en diez o quin­ce años ten­drá un valor muy gran­de. Por eso el impe­ria­lis­mo está luchan­do por todos los acuí­fe­ros del mun­do. Hay una trans­na­cio­nal fran­ce­sa cana­dien­se que com­pró gla­cia­les chi­le­nos duran­te el gobierno de Pino­chet, para así que­dar­se con el agua del des­hie­lo y lle­var­la en bar­cos, pero tam­bién para explo­tar­los y que­dar­se con los mine­ra­les de sedi­men­ta­ción que hay: oro, dia­man­tes, mine­ra­les raros… El capi­ta­lis­mo sabe don­de invierte.

Ade­más de los intere­ses como la tie­rra fér­til, has habla­do de la inten­ción de debi­li­tar y derro­tar Rusia por par­te de las poten­cias hege­mó­ni­cas en Occidente…

El pri­mer lugar bal­ca­ni­zar Rusia lo tra­zó Esta­dos Uni­dos en 1914, cuan­do no exis­tía la URSS. La idea era rom­per el régi­men zaris­ta y crear doce gobier­nos regio­na­les con­tro­la­dos por occi­den­te. Pre­ci­sa­men­te, este plan lo reac­ti­vó un perio­dis­ta de la extre­ma dere­cha, Navalny que abo­ga­ba por una Rusia nazi, regio­na­li­za­da, occi­den­tal, inte­gra­da en la Unión Euro­pea y en la OTAN, pero cada vez más sec­to­res de la bur­gue­sía rusa han ido vien­do que por ahí no iban en nin­gu­na par­te y están inten­tan­do hacer una alian­za estra­té­gi­ca con Chi­na. Esto se quie­re evi­tar para lle­var la OTAN a una fron­te­ra con Chi­na y, final­men­te, tener Rusia total­men­te rodea­da. Pare­ce que no, pero hacen los pla­nes con quin­ce años de anti­ci­pa­ción. Tie­nen un lugar para ata­car en Rusia en Polo­nia, Ucra­nia o Sue­cia y tam­bién lo tenían en Afga­nis­tán don­de fue­ron expul­sa­dos o Pakis­tán, don­de el gol­pe de Esta­do les falló. Tie­nen India, don­de se está deba­tien­do con una lucha de cla­ses impre­sio­nan­te. Tie­nen Corea del Sur, tie­nen la AUKUS –la alian­za de Aus­tra­lia, Nue­va Zelan­da, Gran Bre­ta­ña, Cana­dá y Esta­dos Uni­dos– y tie­nen Japón, que se está rear­man­do has­ta los dien­tes con un giro impre­sio­nan­te hacia la ideo­lo­gía impe­rial japo­ne­sa. Tam­bién cuen­tan con Ale­ma­nia y todo el nazis­mo que se está pre­pa­ran­do en Ucra­nia. Hay una inter­na­cio­nal nazi poten­cia­da tan­to por el par­ti­do repu­bli­cano de Trump como por una dere­cha del Par­ti­do Demó­cra­ta de Biden en Esta­dos Uni­dos. Estas son las razo­nes que den­tro de Euro­pa los lle­van a pre­sio­nar Ucra­nia. Y aho­ra, la izquier­da euro­pea se ha encon­tra­do que está den­tro de un agu­je­ro por­que duran­te años ha igno­ra­do volun­ta­ria­men­te lo que se acercaba.

Con todo, y cam­bian­do lige­ra­men­te de tema, los cam­bios en la ofen­si­va capi­ta­lis­ta tam­bién están empe­zan­do a afec­tar a las diná­mi­cas de las izquier­das. Hay cier­tas frac­cio­nes que has­ta aho­ra for­ma­ban par­te de orga­ni­za­cio­nes de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se que están crean­do nue­vos movi­mien­tos. Por ejem­plo, el auge de Mugi­men­du Sozia­lis­ta (MS) en Eus­kal Herria. ¿Cómo se ha lle­ga­do has­ta aquí?

Lo que está pasan­do en el Eus­kal Herria es que una gene­ra­ción nue­va, joven, que vive un capi­ta­lis­mo feroz, se está dan­do cuen­ta que las estra­te­gias de la deri­va refor­mis­ta de Bil­du no la inter­pe­lan. Según un infor­me de Cári­tas, solo el 40% de la pobla­ción está por enci­ma del nivel de pobre­za. Esto está gol­pean­do mucho la juven­tud tra­ba­ja­do­ra y se está pro­du­cien­do una rup­tu­ra gene­ra­cio­nal. Perió­di­ca­men­te, cuan­do exis­ten situa­cio­nes simi­la­res, hay rup­tu­ras de gene­ra­cio­nes tra­ba­ja­do­ras, juve­ni­les, que son de com­po­si­ción obre­ra o en menor medi­da peque­ño bur­gue­sa. Aho­ra se han dado cuen­ta que sus padres, en este caso Bil­du, los ha deja­do aban­do­na­dos. Pero no solo hay este movi­mien­to joven, tam­bién hay una ten­den­cia a la recu­pe­ra­ción de muchos mili­tan­tes de 40 o 50 años que pasa­ron una cri­sis muy fuer­te al ver que se lan­za­ban por la bor­da un mon­tón de valo­res por los que había lucha­do y se habían hecho enor­mes sacri­fi­cios, lite­ral­men­te por nada. Exis­ten otros sec­to­res que no tie­nen la pre­sen­cia mediá­ti­ca del MS y lle­van a cabo una tarea de orga­ni­za­ción y auto­or­ga­ni­za­ción más invi­si­ble, pero que tal vez es más impor­tan­te a medio o a lar­go plazo.

¿En que se materializa?

Lo que está suce­dien­do es un empo­bre­ci­mien­to social tre­men­do, en un con­tex­to de lucha de cla­ses al alza con unas movi­li­za­cio­nes de nue­vas orga­ni­za­cio­nes, algu­nas de las cua­les no tie­nen nom­bre públi­co y actúan como cua­dri­llas conec­ta­das en red o por la tra­di­ción tan clá­si­ca del pue­blo vas­co como es el movi­mien­to popu­lar, el movi­mien­to cul­tu­ral. Esto se está vien­do mucho en el movi­mien­to por la recu­pe­ra­ción de la len­gua y cul­tu­ra vas­ca, tam­bién en la influen­cia impre­sio­nan­te de la juven­tud, de gaz­tes, sobre todo de muje­res jóve­nes des­de el 2018 – 2019. Por eso creo que no se ten­dría que cen­trar exclu­si­va­men­te toda esta rique­za, ni poten­ciar esta lucha de cla­ses, ni estas refle­xio­nes y deba­tes en el movi­mien­to socia­lis­ta, pues­to que solo es una par­te. El MS es una par­te de todo un movi­mien­to amplio sur­gi­do a par­tir del impac­to de la cri­sis, de ver como la vía par­la­men­ta­ria espa­ño­la y las pro­me­sas del PSOE son un bluf. Lite­ral­men­te, no se está con­si­guien­do nada y lo que se está con­si­guien­do es un empo­bre­ci­mien­to mayor, las leyes repre­si­vas con­ti­núan vigen­tes. Todo el que se había pro­me­ti­do si se acep­ta­ba la vía espa­ño­la, de nue­vo, no se está cum­plien­do. Se está mag­ni­fi­can­do lo poco que se ha con­se­gui­do para mag­ni­fi­car todo el que no exis­te. Inclu­so cuan­do se dice que elec­to­ral­men­te la anti­gua izquier­da aber­tza­le ha subi­do votos, se omi­te que los que ha per­di­do por la izquier­da los ha cogi­do de Pode­mos y de IU, de la izquier­da espa­ño­la que está en caí­da libre o inclu­so de algu­nos sec­to­res bas­quis­tes del PSOE, que están vien­do que inclu­so votan­do a Bil­du podrían encon­trar un asien­to en el futu­ro gobierno vas­co, como Nava­rra. En las últi­mas elec­cio­nes en Eus­kal Herria solo votó un 49,22%. Esto es una derro­ta estra­té­gi­ca para aque­llos que pro­me­tían que lle­gan­do al par­la­men­to vas­co, a Madrid o a las dipu­tacio­nes gana­ría­mos. Hay varias pers­pec­ti­vas sobre lo que se tie­ne que hacer, la del MS es una, pero hay otros que ya empie­zan a plan­tear un mode­lo don­de cada vez el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal y rei­vin­di­car un inde­pen­den­tis­mo de cla­se es más urgen­te. Empie­za a salir una línea dife­ren­te a la que defien­de el Movi­men­tu Sozia­lis­ta, emer­gen tex­tos que plan­tean que todo el que está suce­dien­do con­fir­ma la valía del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta his­tó­ri­co y está plan­tean­do vías de inter­ven­ción en este inde­pen­den­tis­mo y vías de avan­ce de este inde­pen­den­tis­mo en las opre­sio­nes nacio­na­les que exis­ten el 2022 bajo el man­da­to del OTAN.

¿Crees que algu­nas pers­pec­ti­vas pue­den aca­bar hacien­do un favor al Esta­do? ¿Qué poten­cial revo­lu­cio­na­rio tienen?

Hace fal­ta una pers­pec­ti­va de hacia dón­de quie­res avan­zar, no se pue­de decir úni­ca­men­te: «quie­ro un Esta­do socia­lis­ta». Qué es esto, cómo tie­ne que avan­zar, qué polí­ti­cas con­cre­tas tie­nes que hacer aho­ra, qué fun­ción tie­ne rei­vin­di­car la inde­pen­den­cia des­de aho­ra mis­mo, de qué con­te­ni­do tie­nes que dotar­lo, qué alian­zas tie­nes que esta­ble­cer en el Esta­do espa­ñol? Los que tene­mos una par­te de nues­tro país ocu­pa­do por fran­ce­ses, ¿qué alian­za tene­mos que esta­ble­cer? Quie­nes esta­mos bajo una estruc­tu­ra como la OTAN, ¿qué alian­zas tene­mos que esta­ble­cer den­tro de Euro­pa con otros pue­blos? No pue­des decir sim­ple­men­te que quie­res un Esta­do socia­lis­ta, lo tie­nes que relle­nar de con­te­ni­do, mode­los y alter­na­ti­vas. Este pro­ce­so ya está empe­za­do, ya hay un sec­tor que reco­no­ce que un Esta­do nacio­na­lis­ta vas­co es imprescindible.

Tex­to: Car­la Benito

11 de julio de 2022

Fuen­te: https://​direc​ta​.cat/​c​o​m​-​a​l​-​d​o​n​b​a​s​s​-​e​l​-​d​r​e​t​-​a​-​l​a​u​t​o​d​e​t​e​r​m​i​n​a​c​i​o​-​d​e​l​-​p​o​b​l​e​-​c​a​t​a​l​a​-​i​-​b​a​s​c​-​e​s​t​a​-​p​r​o​h​i​b​i​t​-​p​e​r​-​l​o​t​an/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Un comentario

  1. Pingback: «AL IGUAL QUE EN EL DONBASS, EL DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN DEL PUEBLO CATALÁN Y DEL VASCO ESTÁ PROHIBIDO POR LA OTAN» Entrevista con Iña­ki Gil de San Vicen­te | EL SUDAMERICANO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.