El Par­ti­do Comu­nis­ta y el par­la­men­ta­ris­mo – Segun­do Con­gre­so de la III Inter­na­cio­nal (1920)

La nue­va épo­ca y el nue­vo parlamentarismo

La acti­tud de los par­ti­dos socia­lis­tas con res­pec­to al par­la­men­ta­ris­mo con­sis­tía en un comien­zo, en la épo­ca de la I Inter­na­cio­nal, en uti­li­zar los par­la­men­tos bur­gue­ses para fines agi­ta­ti­vos. Se con­si­de­ra­ba la par­ti­ci­pa­ción en la acción par­la­men­ta­ria des­de el pun­to de vis­ta del desa­rro­llo de la con­cien­cia de cla­se, es decir del des­per­tar de la hos­ti­li­dad de las cla­ses pro­le­ta­rias con­tra las cla­ses diri­gen­tes. Esta acti­tud se modi­fi­có no por la influen­cia de una teo­ría sino por la del pro­gre­so político.

A con­se­cuen­cia del ince­san­te aumen­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y de la amplia­ción del domi­nio de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, el capi­ta­lis­mo, y con él los esta­dos par­la­men­ta­rios, adqui­rie­ron una mayor esta­bi­li­dad. De allí la adap­ta­ción de la tác­ti­ca par­la­men­ta­ria de los par­ti­dos socia­lis­tas a la acción legis­la­ti­va «orgá­ni­ca» de los par­la­men­tos bur­gue­ses y la impor­tan­cia, siem­pre cre­cien­te, de la lucha por la intro­duc­ción de refor­mas den­tro de los mar­cos del capi­ta­lis­mo, el pre­do­mi­nio del pro­gra­ma míni­mo de los par­ti­dos socia­lis­tas, la trans­for­ma­ción del pro­gra­ma máxi­mo en una pla­ta­for­ma des­ti­na­da a las dis­cu­sio­nes sobre un lejano «obje­ti­vo final». Sobre esta base se desa­rro­lló el arri­bis­mo par­la­men­ta­rio, la corrup­ción, la trai­ción abier­ta o sola­pa­da de los intere­ses pri­mor­dia­les de la cla­se obrera.

La acti­tud de la III Inter­na­cio­nal con res­pec­to al par­la­men­ta­ris­mo no está deter­mi­na­da por una nue­va doc­tri­na sino por la modi­fi­ca­ción del papel del pro­pio par­la­men­ta­ris­mo. En la épo­ca pre­ce­den­te, el par­la­men­to, ins­tru­men­to del capi­ta­lis­mo en vías de desa­rro­llo, tra­ba­jó en un cier­to sen­ti­do, por el pro­gre­so his­tó­ri­co. Bajo las con­di­cio­nes actua­les, carac­te­ri­za­das por el des­en­ca­de­na­mien­to del impe­ria­lis­mo, el par­la­men­to se ha con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to de la men­ti­ra, del frau­de, de la vio­len­cia, de la des­truc­ción, de los actos de ban­do­le­ris­mo. Obras del impe­ria­lis­mo, las refor­mas par­la­men­ta­rias, des­pro­vis­tas de espí­ri­tu de con­ti­nui­dad y de esta­bi­li­dad y con­ce­bi­das sin un plan de con­jun­to, han per­di­do toda impor­tan­cia prác­ti­ca para las masas trabajadoras.

El par­la­men­ta­ris­mo, así como toda la socie­dad bur­gue­sa, ha per­di­do su esta­bi­li­dad. La tran­si­ción del perío­do orgá­ni­co al perío­do crí­ti­co crea una nue­va base para la tác­ti­ca del pro­le­ta­ria­do en el domi­nio par­la­men­ta­rio. Así es como el par­ti­do obre­ro ruso (el par­ti­do bol­che­vi­que) deter­mi­nó ya las bases del par­la­men­ta­ris­mo revo­lu­cio­na­rio en una épo­ca ante­rior, al per­der Rusia des­de 1905 su equi­li­brio polí­ti­co y social y entrar des­de ese momen­to en un perío­do de tor­men­tas y cam­bios violentos.

Cuan­do algu­nos socia­lis­tas que aspi­ran al comu­nis­mo afir­man que en sus paí­ses aún no ha lle­ga­do la hora de la revo­lu­ción y se nie­gan a sepa­rar­se de los opor­tu­nis­tas par­la­men­ta­rios, con­si­de­ran, en el fon­do, cons­cien­te o incons­cien­te­men­te, al perío­do que se ini­cia como un perío­do de esta­bi­li­dad rela­ti­va de la socie­dad impe­ria­lis­ta y pien­san, por esta razón, que una cola­bo­ra­ción con los Tura­ti y los Lon­guet pue­de lograr, sobre esa base, resul­ta­dos prác­ti­cos en la lucha por las reformas.

El comu­nis­mo debe tomar como pun­to de par­ti­da el estu­dio teó­ri­co de nues­tra épo­ca (apo­geo del capi­ta­lis­mo, ten­den­cias del impe­ria­lis­mo a su pro­pia nega­ción y a su pro­pia des­truc­ción, agu­di­za­ción con­ti­nua de la gue­rra civil, etc.). Las for­mas de las rela­cio­nes polí­ti­cas y de las agru­pa­cio­nes pue­den dife­rir en los diver­sos paí­ses, pero la esen­cia de las cosas sigue sien­do la mis­ma en todas par­tes: para noso­tros se tra­ta de la pre­pa­ra­ción inme­dia­ta, polí­ti­ca y téc­ni­ca, de la suble­va­ción pro­le­ta­ria que debe des­truir el poder bur­gués y esta­ble­cer el nue­vo poder pro­le­ta­rio. Para los comu­nis­tas, el par­la­men­to no pue­de ser actual­men­te, en nin­gún caso, el tea­tro de una lucha por refor­mas y por el mejo­ra­mien­to de la situa­ción de la cla­se obre­ra, como suce­dió en cier­tos momen­tos en la épo­ca ante­rior. El cen­tro de gra­ve­dad de la vida polí­ti­ca actual está defi­ni­ti­va­men­te fue­ra del mar­co del par­la­men­to. Por otra par­te, la bur­gue­sía está obli­ga­da, por sus rela­cio­nes con las masas tra­ba­ja­do­ras y tam­bién a raíz de las rela­cio­nes com­ple­jas exis­ten­tes en el seno de las cla­ses bur­gue­sas, a hacer apro­bar de diver­sas for­mas algu­nas de sus accio­nes por el par­la­men­to, don­de las cama­ri­llas se dispu­tan el poder, ponen de mani­fies­to sus fuer­zas y sus debi­li­da­des, se com­pro­me­ten, etc.

Por eso el deber his­tó­ri­co inme­dia­to de la cla­se obre­ra con­sis­te en arran­car esos apa­ra­tos a las cla­ses diri­gen­tes, en rom­per­los, des­truir­los y sus­ti­tuir­los por los nue­vos órga­nos del poder pro­le­ta­rio. Por otra par­te el esta­do mayor revo­lu­cio­na­rio de la cla­se obre­ra está, pro­fun­da­men­te intere­sa­do en con­tar, en las ins­ti­tu­cio­nes par­la­men­ta­rias de la bur­gue­sía, con explo­ra­do­res que faci­li­ta­rán su obra de des­truc­ción. Inme­dia­ta­men­te se hace evi­den­te la dife­ren­cia esen­cial entre la tác­ti­ca de los comu­nis­tas que van al par­la­men­to con fines revo­lu­cio­na­rios y la del par­la­men­ta­ris­mo socia­lis­ta que comien­za por reco­no­cer la esta­bi­li­dad rela­ti­va, la dura­ción inde­fi­ni­da del régi­men. El par­la­men­ta­ris­mo socia­lis­ta se plan­tea como tarea obte­ner refor­mas a cual­quier pre­cio. Está intere­sa­do en que cada con­quis­ta sea con­si­de­ra­da por las masas como logros del par­la­men­ta­ris­mo socia­lis­ta (Tura­ti, Lon­guet y cía.).

El vie­jo par­la­men­ta­ris­mo de adap­ta­ción es reem­pla­za­do por un nue­vo par­la­men­ta­ris­mo, que es una de las for­mas de des­truir el par­la­men­ta­ris­mo en gene­ral. Pero las tra­di­cio­nes des­ho­nes­tas de la anti­gua tác­ti­ca par­la­men­ta­ria acer­can a cier­tos ele­men­tos revo­lu­cio­na­rios con los anti­par­la­men­ta­rios por prin­ci­pio (los IWW, los sin­di­ca­lis­tas revo­lu­cio­na­rios, el Par­ti­do Obre­ro Comu­nis­ta de Alemania).

Con­si­de­ran­do esta situa­ción, el 2º Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta lle­ga a las siguien­tes conclusiones:

II. El comu­nis­mo, la lucha por la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y «por la uti­li­za­ción» del par­la­men­to burgués

  1. El par­la­men­ta­ris­mo de gobierno se ha con­ver­ti­do en la for­ma «demo­crá­ti­ca» de la domi­na­ción de la bur­gue­sía, a la que le es nece­sa­ria, en un momen­to dado de su desa­rro­llo, una fic­ción de repre­sen­ta­ción popu­lar que expre­se en apa­rien­cia la «volun­tad del pue­blo» y no la de las cla­ses pero en reali­dad, cons­ti­tu­ye en manos del capi­tal rei­nan­te, un ins­tru­men­to de coer­ción y opresión.

  2. El par­la­men­ta­ris­mo es una for­ma deter­mi­na­da del esta­do. Por eso no es con­ve­nien­te de nin­gu­na mane­ra para la socie­dad comu­nis­ta, que no cono­ce ni cla­ses, ni lucha de cla­ses, ni poder guber­na­men­tal de nin­gún tipo.

  3. El par­la­men­ta­ris­mo tam­po­co pue­de ser la for­ma de gobierno «pro­le­ta­rio» en el perío­do de tran­si­ción de la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. En el momen­to más gra­ve de la lucha de cla­ses, cuan­do ésta se trans­for­ma en gue­rra civil, el pro­le­ta­ria­do debe cons­truir inevi­ta­ble­men­te su pro­pia orga­ni­za­ción guber­na­men­tal, con­si­de­ra­da como una orga­ni­za­ción de com­ba­te en la cual los repre­sen­tan­tes de las anti­guas cla­ses domi­nan­tes no serán admi­ti­dos. Toda fic­ción de volun­tad popu­lar en el trans­cur­so de este esta­dio es per­ju­di­cial para el pro­le­ta­ria­do. Éste no tie­ne nin­gu­na nece­si­dad de la sepa­ra­ción par­la­men­ta­ria de los pode­res que inevi­ta­ble­men­te le sería nefas­ta. La repú­bli­ca de los soviets es la for­ma de la dic­ta­du­ra del proletariado.

  4. Los par­la­men­tos bur­gue­ses, que cons­ti­tu­yen uno de los prin­ci­pa­les apa­ra­tos de la maqui­na­ria guber­na­men­tal de la bur­gue­sía, no pue­den ser con­quis­ta­dos por el pro­le­ta­ria­do en mayor medi­da que el esta­do bur­gués en gene­ral. La tarea del pro­le­ta­ria­do con­sis­te en rom­per la maqui­na­ria guber­na­men­tal de la bur­gue­sía, en des­truir­la, inclui­das las ins­ti­tu­cio­nes par­la­men­ta­rias, ya sea las de las repú­bli­cas o las de las monar­quías constitucionales.

  5. Lo mis­mo ocu­rre con las ins­ti­tu­cio­nes muni­ci­pa­les o comu­na­les de la bur­gue­sía, a las que es teó­ri­ca­men­te fal­so opo­ner a los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les. En reali­dad tam­bién for­man par­te del meca­nis­mo guber­na­men­tal de la bur­gue­sía. Deben ser des­trui­das por el pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio y reem­pla­za­das por los soviets de dipu­tados obreros.

  6. El comu­nis­mo se nie­ga a con­si­de­rar al par­la­men­ta­ris­mo como una de las for­mas de la socie­dad futu­ra; se nie­ga a con­si­de­rar­la como la for­ma de la dic­ta­du­ra de cla­se del pro­le­ta­ria­do, recha­za la posi­bi­li­dad de una con­quis­ta per­ma­nen­te de los par­la­men­tos, se da como obje­ti­vo la abo­li­ción del par­la­men­ta­ris­mo. Por ello, solo debe uti­li­zar­se a las ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les bur­gue­sas a los fines de su des­truc­ción. En ese sen­ti­do, y úni­ca­men­te en ese sen­ti­do, debe ser plan­tea­da la cues­tión.

  7. Toda lucha de cla­ses es una lucha polí­ti­ca pues es, al fin de cuen­tas, una lucha por el poder. Toda huel­ga, cuan­do se extien­de al con­jun­to del país, se con­vier­te en una ame­na­za para el esta­do bur­gués y adquie­re, por ello mis­mo, un carác­ter polí­ti­co. Esfor­zar­se en liqui­dar a la bur­gue­sía y des­truir el esta­do bur­gués sig­ni­fi­ca sos­te­ner una lucha polí­ti­ca. For­mar un apa­ra­to de gobierno y de coer­ción pro­le­ta­rio, de cla­se, con­tra la bur­gue­sía refrac­ta­ria sig­ni­fi­ca, cual­quie­ra que sea ese apa­ra­to, con­quis­tar el poder político.

  8. La lucha polí­ti­ca no se redu­ce, por lo tan­to, a un pro­ble­ma de acti­tud fren­te al par­la­men­ta­ris­mo, abar­ca toda la lucha de la cla­se pro­le­ta­ria, en la medi­da en que esta lucha deje de ser local y par­cial y apun­te a la des­truc­ción del régi­men capi­ta­lis­ta en general.

  9. El méto­do fun­da­men­tal de la lucha del pro­le­ta­ria­do con­tra la bur­gue­sía, es decir con­tra su poder guber­na­men­tal, es ante todo el de las accio­nes de masas. Estas últi­mas están orga­ni­za­das y diri­gi­das por las orga­ni­za­cio­nes de masas del pro­le­ta­ria­do (sin­di­ca­tos, par­ti­dos, soviets), bajo la con­duc­ción gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta, sóli­da­men­te uni­do, dis­ci­pli­na­do y cen­tra­li­za­do. La gue­rra civil es una gue­rra. En ella, el pro­le­ta­ria­do debe con­tar con bue­nos cua­dros polí­ti­cos y un efec­ti­vo esta­do mayor polí­ti­co que diri­ja todas las ope­ra­cio­nes en el con­jun­to del cam­po de acción.

  10. La lucha de las masas cons­ti­tu­ye todo un sis­te­ma de accio­nes en vías de desa­rro­llo, que se avi­van por su for­ma mis­ma y con­du­cen lógi­ca­men­te a la insu­rrec­ción con­tra el esta­do capi­ta­lis­ta. En esta lucha de masas, lla­ma­da a trans­for­mar­se en gue­rra civil, el par­ti­do diri­gen­te del pro­le­ta­ria­do debe, por regla gene­ral, for­ta­le­cer todas sus posi­cio­nes lega­les, trans­for­mar­las en pun­tos de apo­yo secun­da­rios de su acción revo­lu­cio­na­ria y subor­di­nar­las al plan de la cam­pa­ña prin­ci­pal, es decir a la lucha de masas.

  11. La tri­bu­na del par­la­men­to bur­gués es uno de esos pun­tos de apo­yo secun­da­rios. No es posi­ble invo­car con­tra la acción par­la­men­ta­ria la con­di­ción bur­gue­sa de esa ins­ti­tu­ción. El Par­ti­do Comu­nis­ta entra en ella no para dedi­car­se a una acción orgá­ni­ca sino para sabo­tear des­de aden­tro la maqui­na­ria guber­na­men­tal y el par­la­men­to. Ejem­plo de ello son la acción de Liebk­necht en Ale­ma­nia, la de los bol­che­vi­ques en la Duma del zar, en la «Con­fe­ren­cia Demo­crá­ti­ca» y en el «pre-par­la­men­to» de Kerensky, en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, en las muni­ci­pa­li­da­des y tam­bién la acción de los comu­nis­tas búlgaros.

  12. Esta acción par­la­men­ta­ria, que con­sis­te sobre todo en usar la tri­bu­na par­la­men­ta­ria con fines de agi­ta­ción revo­lu­cio­na­ria, en denun­ciar las manio­bras del adver­sa­rio, en agru­par alre­de­dor cier­tas ideas a las masas que, sobre todo en los paí­ses atra­sa­dos, con­si­de­ran a la tri­bu­na par­la­men­ta­ria con gran­des ilu­sio­nes demo­crá­ti­cas, debe ser total­men­te subor­di­na­da a los obje­ti­vos y a las tareas de la lucha extra­par­la­men­ta­ria de las masas.

    La par­ti­ci­pa­ción en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les y la pro­pa­gan­da revo­lu­cio­na­ria des­de la tri­bu­na par­la­men­ta­ria tie­nen una sig­ni­fi­ca­ción par­ti­cu­lar para la con­quis­ta polí­ti­ca de los medios obre­ros que, al igual que las masas tra­ba­ja­do­ras rura­les, per­ma­ne­cie­ron has­ta aho­ra al mar­gen del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y de la política.

  13. Los comu­nis­tas, si obtie­nen mayo­ría en los muni­ci­pios, deben:

    1. for­mar una opo­si­ción revo­lu­cio­na­ria en rela­ción al poder cen­tral de la burguesía;

    2. esfor­zar­se por todos los medios en pres­tar ser­vi­cios al sec­tor más pobre de la pobla­ción (medi­das eco­nó­mi­cas, crea­ción o ten­ta­ti­va de crea­ción de una mili­cia obre­ra arma­da, etc.);

    3. denun­ciar en toda oca­sión los obs­tácu­los pues­tos por el esta­do bur­gués con­tra toda refor­ma radical;

    4. desa­rro­llar sobre esta base una pro­pa­gan­da revo­lu­cio­na­ria enér­gi­ca, sin temer el con­flic­to con el poder burgués;

    5. reem­pla­zar, bajo deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, a los muni­ci­pios por soviets de dipu­tados obre­ros. Toda acción de los comu­nis­tas en los muni­ci­pios debe, por lo tan­to, inte­grar­se en la obra gene­ral por la des­truc­ción del sis­te­ma capitalista.

  14. La cam­pa­ña elec­to­ral debe ser lle­va­da a cabo no en el sen­ti­do de la obten­ción del máxi­mo de man­da­tos par­la­men­ta­rios sino en el de la movi­li­za­ción de las masas bajo las con­sig­nas de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria. La lucha elec­to­ral no debe ser rea­li­za­da sola­men­te por los diri­gen­tes del par­ti­do sino que en ella debe tomar par­te el con­jun­to de sus miem­bros. Todo movi­mien­to de masas debe ser uti­li­za­do (huel­gas, mani­fes­ta­cio­nes, efer­ves­cen­cia en el ejér­ci­to y en la flo­ta, etc.). Se esta­ble­ce­rá un con­tac­to estre­cho con ese movi­mien­to y la acti­vi­dad de las orga­ni­za­cio­nes pro­le­ta­rias de masas será ince­san­te­men­te estimulada.

  15. Si son obser­va­das esas con­di­cio­nes y las indi­ca­das en una ins­truc­ción espe­cial, la acción par­la­men­ta­ria será total­men­te dis­tin­ta de la repug­nan­te y menu­da polí­ti­ca de los par­ti­dos socia­lis­tas de todos los paí­ses, cuyos dipu­tados van al par­la­men­to para apo­yar a esa ins­ti­tu­ción «demo­crá­ti­ca» y, en el mejor de los casos, para «con­quis­tar­la». El Par­ti­do Comu­nis­ta solo pue­de admi­tir la uti­li­za­ción exclu­si­va­men­te revo­lu­cio­na­ria del par­la­men­ta­ris­mo, a la mane­ra de Karl Liebk­necht, de Hoe­glund y de los bolcheviques.

EN EL PARLAMENTO

  1. El «anti­par­la­men­ta­ris­mo» de prin­ci­pio, con­ce­bi­do como el recha­zo abso­lu­to y cate­gó­ri­co a par­ti­ci­par en las elec­cio­nes y en la acción par­la­men­ta­ria revo­lu­cio­na­ria, es una doc­tri­na infan­til e inge­nua que no resis­te a la crí­ti­ca, resul­ta­do muchas veces de una sana aver­sión hacia los polí­ti­cos par­la­men­ta­rios pero que no per­ci­be, por otra par­te, la posi­bi­li­dad del par­la­men­ta­ris­mo revo­lu­cio­na­rio. Ade­más, esta opi­nión se basa en una noción total­men­te erró­nea del papel del par­ti­do, con­si­de­ra­do no como la van­guar­dia obre­ra cen­tra­li­za­da y orga­ni­za­da para el com­ba­te sino como un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do de gru­pos mal uni­dos entre sí.

  2. Por otra par­te, la nece­si­dad de una par­ti­ci­pa­ción efec­ti­va en elec­cio­nes y en asam­bleas par­la­men­ta­rias de nin­gún modo deri­va del reco­no­ci­mien­to en prin­ci­pio de la acción revo­lu­cio­na­ria en el par­la­men­to, sino que todo depen­de de una serie de con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas. La sali­da de los comu­nis­tas del par­la­men­to pue­de con­ver­tir­se en nece­sa­ria en un momen­to deter­mi­na­do. Eso ocu­rrió cuan­do los bol­che­vi­ques se reti­ra­ron del pre­par­la­men­to de Kerensky con el obje­ti­vo de boi­co­tear­lo, de con­ver­tir­lo en impo­ten­te y de opo­ner­lo más cla­ra­men­te al soviet de Petro­gra­do en vís­pe­ras de diri­gir la insu­rrec­ción. Tam­bién ese fue el caso cuan­do los bol­che­vi­ques aban­do­na­ron la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, des­pla­zan­do el cen­tro de gra­ve­dad de los acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos al III Con­gre­so de los Soviets. En otras cir­cuns­tan­cias, pue­de ser nece­sa­rio el boi­cot a las elec­cio­nes o el ani­qui­la­mien­to inme­dia­to, por la fuer­za, del esta­do bur­gués y de la cama­ri­lla bur­gue­sa, o tam­bién la par­ti­ci­pa­ción en elec­cio­nes simul­tá­nea­men­te con el boi­cot al par­la­men­to, etc.

  3. Reco­no­cien­do de este modo, por regla gene­ral, la nece­si­dad de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y muni­ci­pa­les y de tra­ba­jar en los par­la­men­tos y en las muni­ci­pa­li­da­des, el Par­ti­do Comu­nis­ta debe resol­ver el pro­ble­ma según el caso con­cre­to, ins­pi­rán­do­se en las par­ti­cu­la­ri­da­des espe­cí­fi­cas de la situa­ción. El boi­cot de las elec­cio­nes o del par­la­men­to, así como el ale­ja­mien­to del par­la­men­to, son sobre todo admi­si­bles en pre­sen­cia de con­di­cio­nes que per­mi­tan el pasa­je inme­dia­to a la lucha arma­da por la con­quis­ta del poder.

  4. Es indis­pen­sa­ble con­si­de­rar siem­pre el carác­ter rela­ti­va­men­te secun­da­rio de este pro­ble­ma. Al estar el cen­tro de gra­ve­dad en la lucha extra­par­la­men­ta­ria por el poder polí­ti­co, es evi­den­te que el pro­ble­ma gene­ral de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y de la lucha de las masas por esa dic­ta­du­ra no pue­de com­pa­rar­se con el pro­ble­ma par­ti­cu­lar de la uti­li­za­ción del parlamentarismo.

  5. Por eso la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta afir­ma de la mane­ra más cate­gó­ri­ca que con­si­de­ra como una fal­ta gra­ve hacia el movi­mien­to obre­ro toda esci­sión o ten­ta­ti­va de esci­sión pro­vo­ca­da en el seno del Par­ti­do Comu­nis­ta úni­ca­men­te a raíz de esta cues­tión. El Con­gre­so invi­ta a todos los par­ti­da­rios de la lucha de masas por la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, bajo la direc­ción de un par­ti­do que cen­tra­li­ce a todas las orga­ni­za­cio­nes de la cla­se obre­ra, a rea­li­zar la uni­dad total de los ele­men­tos comu­nis­tas, pese a las posi­bles diver­gen­cias de opi­nio­nes con res­pec­to a la uti­li­za­ción de los par­la­men­tos burgueses.

III. La tác­ti­ca revolucionaria

Se impo­ne la adop­ción de las siguien­tes medi­das con el fin de garan­ti­zar la efec­ti­va apli­ca­ción de una tác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria en el parlamento:

  1. El Par­ti­do Comu­nis­ta en su con­jun­to y su Comi­té Cen­tral deben estar segu­ros, des­de el perío­do pre­pa­ra­to­rio ante­rior a las elec­cio­nes, de la sin­ce­ri­dad y el valor comu­nis­ta de los miem­bros del gru­po par­la­men­ta­rio comu­nis­ta. Tie­ne el dere­cho indis­cu­ti­ble de recha­zar a todo can­di­da­to desig­na­do por una orga­ni­za­ción, si no tie­ne el con­ven­ci­mien­to de que ese can­di­da­to hará una polí­ti­ca ver­da­de­ra­men­te comunista.

    Los par­ti­dos comu­nis­tas deben renun­ciar al vie­jo hábi­to social­de­mó­cra­ta de hacer ele­gir exclu­si­va­men­te a par­la­men­ta­rios «expe­ri­men­ta­dos» y sobre todo a abo­ga­dos. En gene­ral, los can­di­da­tos serán ele­gi­dos entre los obre­ros. No debe temer­se la desig­na­ción de sim­ples miem­bros del par­ti­do sin gran expe­rien­cia parlamentaria.

    Los par­ti­dos comu­nis­tas deben recha­zar con impla­ca­ble des­pre­cio a los arri­bis­tas que se acer­can a ellos con el úni­co obje­ti­vo de entrar en el par­la­men­to. Los comi­tés cen­tra­les solo deben apro­bar las can­di­da­tu­ras de hom­bres que duran­te lar­gos años hayan dado prue­bas indis­cu­ti­bles de su abne­ga­ción por la cla­se obrera.

  2. Una vez fina­li­za­das las elec­cio­nes, le corres­pon­de exclu­si­va­men­te al Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta la orga­ni­za­ción del gru­po par­la­men­ta­rio, esté o no en ese momen­to el par­ti­do en la lega­li­dad. La elec­ción del pre­si­den­te y de los miem­bros del secre­ta­ria­do del gru­po par­la­men­ta­rio debe ser apro­ba­da por el Comi­té Cen­tral. El Comi­té Cen­tral del par­ti­do con­ta­rá en el gru­po par­la­men­ta­rio con un repre­sen­tan­te per­ma­nen­te que goce del dere­cho de veto. En todos los pro­ble­mas polí­ti­cos impor­tan­tes, el gru­po par­la­men­ta­rio está obli­ga­do a soli­ci­tar las direc­ti­vas pre­vias del comi­té central.

    El Comi­té Cen­tral tie­ne el dere­cho y el deber de desig­nar o de recha­zar a los ora­do­res del gru­po que deben inter­ve­nir en la dis­cu­sión de pro­ble­mas impor­tan­tes y exi­gir que las tesis o el tex­to com­ple­to de sus dis­cur­sos, etc., sean some­ti­dos a su apro­ba­ción. Todo can­di­da­to ins­cri­to en la lis­ta comu­nis­ta fir­ma­rá un com­pro­mi­so ofi­cial de ceder su man­da­to ante la pri­me­ra orden del Comi­té Cen­tral, a fin de que el par­ti­do ten­ga la posi­bi­li­dad de reemplazarlo.

  3. En los paí­ses don­de algu­nos refor­mis­tas o semi­re­for­mis­tas, es decir sim­ple­men­te arri­bis­tas, hayan logra­do intro­du­cir­se en el gru­po par­la­men­ta­rio comu­nis­ta (eso ya ha ocu­rri­do en varios paí­ses), los comi­tés cen­tra­les de los par­ti­dos comu­nis­tas debe­rán pro­ce­der a una depu­ra­ción radi­cal de esos gru­pos, ins­pi­rán­do­se en el prin­ci­pio de que un gru­po par­la­men­ta­rio poco nume­ro­so pero real­men­te comu­nis­ta sir­ve mucho mejor a los intere­ses de la cla­se obre­ra que un gru­po nume­ro­so pero caren­te de una fir­me polí­ti­ca comunista.

  4. Todo dipu­tado comu­nis­ta está obli­ga­do, por una deci­sión del Comi­té Cen­tral, a unir el tra­ba­jo ile­gal con el tra­ba­jo legal. En los paí­ses don­de los dipu­tados comu­nis­tas toda­vía se bene­fi­cian, en vir­tud de las leyes bur­gue­sas, con una cier­ta inmu­ni­dad par­la­men­ta­ria, esta inmu­ni­dad debe­rá ser­vir a la orga­ni­za­ción y a la pro­pa­gan­da ile­gal del partido.

  5. Los dipu­tados comu­nis­tas están obli­ga­dos a subor­di­nar toda su acti­vi­dad par­la­men­ta­ria a la acción extra­par­la­men­ta­ria del par­ti­do. La pre­sen­ta­ción regu­lar de pro­yec­tos de ley pura­men­te demos­tra­ti­vos con­ce­bi­dos no de cara a su adop­ción por la mayo­ría bur­gue­sa sino para la pro­pa­gan­da, la agi­ta­ción y la orga­ni­za­ción, debe­rá hacer­se bajo las indi­ca­cio­nes del par­ti­do y de su Comi­té Central.

  6. El dipu­tado comu­nis­ta está obli­ga­do a colo­car­se a la cabe­za de las masas pro­le­ta­rias, en pri­me­ra fila, bien a la vis­ta, en las mani­fes­ta­cio­nes y en las accio­nes revolucionarias.

  7. Los dipu­tados comu­nis­tas están obli­ga­dos a enta­blar por todos los medios (y bajo el con­trol del par­ti­do) rela­cio­nes epis­to­la­res y de otro tipo con los obre­ros, los cam­pe­si­nos y los tra­ba­ja­do­res revo­lu­cio­na­rios de toda cla­se, sin imi­tar en nin­gún caso a los dipu­tados socia­lis­tas que se esfuer­zan por man­te­ner con sus elec­to­res rela­cio­nes de «nego­cios». En todo momen­to, esta­rán a dis­po­si­ción de las orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas para el tra­ba­jo de pro­pa­gan­da en el país.

  8. Todo dipu­tado comu­nis­ta al par­la­men­to está obli­ga­do a recor­dar que no es un «legis­la­dor» que bus­ca un len­gua­je común con otros legis­la­do­res, sino un agi­ta­dor del par­ti­do envia­do a actuar jun­to al enemi­go para apli­car las deci­sio­nes del par­ti­do. El dipu­tado comu­nis­ta es res­pon­sa­ble no ante la masa anó­ni­ma de los elec­to­res sino ante el Par­ti­do Comu­nis­ta, sea o no ilegal.

  9. Los dipu­tados comu­nis­tas deben uti­li­zar en el par­la­men­to un len­gua­je inte­li­gi­ble al obre­ro, al cam­pe­sino, a la lavan­de­ra, al pas­tor, de mane­ra que el par­ti­do pue­da edi­tar sus dis­cur­sos en for­ma de folle­tos y dis­tri­buir­los en los rin­co­nes más ale­ja­dos del país.

  10. Los obre­ros comu­nis­tas deben abor­dar, aún cuan­do se tra­te de sus comien­zos par­la­men­ta­rios, la tri­bu­na de los par­la­men­tos bur­gue­ses sin temor y no ceder el lugar a ora­do­res más «expe­ri­men­ta­dos». En caso de nece­si­dad, los dipu­tados obre­ros lee­rán sim­ple­men­te sus dis­cur­sos, des­ti­na­dos a ser repro­du­ci­dos en la pren­sa y en panfletos.

  11. Los dipu­tados comu­nis­tas están obli­ga­dos a uti­li­zar la tri­bu­na par­la­men­ta­ria para des­en­mas­ca­rar no sola­men­te a la bur­gue­sía y sus laca­yos ofi­cia­les, sino tam­bién a los social­pa­trio­tas, a los refor­mis­tas, a los polí­ti­cos cen­tris­tas y, de mane­ra gene­ral, a los adver­sa­rios del comu­nis­mo, y tam­bién para pro­pa­gar amplia­men­te las ideas de la III Internacional.

  12. Los dipu­tados comu­nis­tas, así se tra­te de uno o dos, están obli­ga­dos a desa­fiar en todas sus acti­tu­des al capi­ta­lis­mo y no olvi­dar nun­ca que solo es digno del nom­bre de comu­nis­ta quien se reve­la (no ver­bal­men­te sino median­te actos) como el enemi­go de la socie­dad bur­gue­sa y de sus ser­vi­do­res socialpatriotas.

Extraí­do de Los Cua­tro Pri­me­ros Con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comunista

Fuen­te: https://​elsud​ame​ri​cano​.word​press​.com/​2​0​1​3​/​0​9​/​2​9​/​e​l​-​p​a​r​t​i​d​o​-​c​o​m​u​n​i​s​t​a​-​y​-​e​l​-​p​a​r​l​a​m​e​n​t​a​r​i​s​m​o​-​s​e​g​u​n​d​o​-​c​o​n​g​r​e​s​o​-​d​e​-​l​a​-​i​i​i​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​-​1​9​20/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.