Mani­fies­to inter­na­cio­na­lis­ta con­tra la cum­bre de la OTAN – ARBOREÁ Andaluza

La Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) es la herra­mien­ta de los EEUU para per­pe­trar sus ata­ques con­tra las nacio­nes sobe­ra­nas que se nie­gan a acep­tar los dic­ta­dos del impe­ria­lis­mo. Es, por tan­to, una orga­ni­za­ción de natu­ra­le­za terro­ris­ta al ser­vi­cio de las éli­tes, como demues­tran los bom­bar­deos con­tra pobla­ción civil en Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Irak, Libia, Siria, … La OTAN es tam­bién una estruc­tu­ra emplea­da por Washing­ton para man­te­ner a sus “alia­dos” some­ti­dos y subor­di­na­dos a sus pro­pios intere­ses, como demues­tra la impli­ca­ción de las poten­cias euro­peas en todas las gue­rras de agre­sión per­pe­tra­das por los EEUU en los últi­mos años. 

La OTAN es, en defi­ni­ti­va, el bra­zo arma­do del impe­ria­lis­mo con­tra la sobe­ra­nía de los pue­blos, de ahí que haya sus­ci­ta­do el recha­zo his­tó­ri­co de las fuer­zas obre­ras y pro­gre­sis­tas del con­jun­to del Esta­do espa­ñol. Sin embar­go, pese a la resis­ten­cia ofre­ci­da, las bases mili­ta­res estra­té­gi­cas de Rota y Morón, así como otros pun­tos logís­ti­cos y de apro­vi­sio­na­mien­to de la orga­ni­za­ción cri­mi­nal des­ple­ga­dos por todo nues­tro terri­to­rio, son prue­bas elo­cuen­tes de la derro­ta sufrida. 

La actual gue­rra en Ucra­nia tie­ne su ori­gen en el gol­pe de Esta­do que EEUU finan­ció en 2014 y que aupó al poder a los sec­to­res más reac­cio­na­rios y nacio­na­lis­tas de la socie­dad ucra­nia­na. Hablan­do cla­ro, EEUU y la OTAN pro­mo­vie­ron un gol­pe de Esta­do fas­cis­ta en Ucra­nia, en un momen­to que la pobla­ción ucra­nia­na se opo­nía a la mem­bre­sía en la OTAN. 

Fru­to de este gol­pe de Esta­do esta­lló una gue­rra civil en Ucra­nia cuan­do una par­te del país se rebe­ló con­tra el gobierno pro­vi­sio­nal sur­gi­do de este gol­pe fas­cis­ta. Aun­que ini­cial­men­te fue­ron muchas las regio­nes que se rebe­la­ron, el ejér­ci­to ucra­niano aplas­tó las pro­tes­tas en todo el país sal­vo en las regio­nes mine­ras de Donetsk y Lugansk. Des­de enton­ces, el ejér­ci­to ucra­niano ha bom­bar­dea­do cons­tan­te­men­te estas regio­nes, dejan­do un sal­do de 14.000 muer­tos y un país com­ple­ta­men­te destruido. 

Todo esto se entre­la­za con la estra­te­gia de EEUU de cer­car Rusia, expan­dien­do la estruc­tu­ra mili­tar de la OTAN has­ta las mis­mas fron­te­ras del país euro­asiá­ti­co. La polí­ti­ca cíni­ca de “Puer­tas Abier­tas” de la OTAN cons­ti­tu­ye un peli­gro para ter­ce­ros paí­ses, ya que abre la puer­ta a peli­gro­sas carre­ras arma­men­tís­ti­cas, máxi­me cuan­do la mis­ma OTAN pro­mue­ve gol­pes de Esta­do para que estos paí­ses fran­queen esas “puer­tas”. 

¿Es la polí­ti­ca de “Puer­tas abier­tas” defen­si­va como se pre­ten­de o es una polí­ti­ca ofen­si­va? El escu­do Aegis, con­sis­ten­te en esta­ble­cer misi­les en Polo­nia y Ruma­nia, que comen­zó bajo el man­da­to de Oba­ma indi­ca que no es pre­ci­sa­men­te defen­si­vo. La decla­ra­ción hecha en 2008 en Buda­pest, don­de tra­ta­ba a Ucra­nia como un futu­ro miem­bro de la OTAN (vio­lan­do la Cons­ti­tu­ción ucra­nia­na enton­ces vigen­te), se pare­ce más a un agu­je­ro negro absor­ben­te que a una puer­ta abier­ta. La exi­gen­cia inclui­da por la UE en el tra­ta­do de Lis­boa a los can­di­da­tos para entrar en la UE es algo que se ase­me­ja más a un chan­ta­je que a una puer­ta abier­ta. La ley 227 del Sena­do esta­dou­ni­den­se, de 2014, que auto­ri­za a ese país a inter­ve­nir en Ucra­nia y a poner misi­les en los paí­ses veci­nos de Rusia es una mues­tra de quien es quien “abre la puer­ta”. La nega­ción por par­te de la OTAN de las deman­das del 17 de diciem­bre de 2021, que pedían la reti­ra­da de misi­les de ran­go inter­me­dio de pun­tos don­de podían ser una ame­na­za, y la renun­cia a la uti­li­za­ción de ter­ce­ros paí­ses como una pla­ta­for­ma ofen­si­va, no deja dudas que esta­mos ante una polí­ti­ca ofensiva.

En ese sen­ti­do, a fina­les de 2021, el gobierno títe­re de Ucra­nia abría las puer­tas a la posi­bi­li­dad de incor­po­rar a Ucra­nia en la OTAN y de adqui­rir arma­men­to nuclear. Ante ello, la OTAN decla­ra en enero de 2022 su apo­yo total a la nue­va doc­tri­na ucra­nia­na de recu­pe­rar Cri­mea por la fuer­za, ente­rran­do los acuer­dos de Minsk. Fren­te a esta ame­na­za para su segu­ri­dad, en febre­ro Rusia lan­za una ope­ra­ción mili­tar con el obje­ti­vo de des­truir la capa­ci­dad mili­tar ucra­nia­na y for­zar­la a adop­tar un esta­tus de neutralidad. 

Por todo lo dicho, con­si­de­ra­mos más nece­sa­rio que nun­ca reno­var el com­pro­mi­so de todas aque­llas per­so­nas que, en el con­jun­to del Esta­do, man­tie­nen con fir­me­za su NO a la bar­ba­rie del impe­ria­lis­mo. Es más nece­sa­rio que nun­ca recons­truir la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta en el con­jun­to de la Penín­su­la, heri­da de gra­ve­dad por la embes­ti­da reac­cio­na­ria de las éli­tes del sis­te­ma. La cum­bre de la OTAN en Madrid, que ten­drá lugar los pró­xi­mos 29 y 30 de junio, deci­di­rá el futu­ro de la estra­te­gia béli­ca del impe­ria­lis­mo, lo que cons­ti­tu­ye un ata­que direc­to con­tra las liber­ta­des y la sobe­ra­nía de las cla­ses popu­la­res del Esta­do espa­ñol y del con­jun­to de Euro­pa, por eso expre­sa­mos nues­tro abso­lu­to rechazo. 

¡No a la OTAN! ¡No al impe­ria­lis­mo cri­mi­nal de los EEUU! 

6 de junio de 2022 

Comu­ni­ca­do con­jun­to de las siguien­tes enti­da­des inter­na­cio­na­lis­tas: Bri­ga­da Rubén Ruiz Iba­rru­ri, Siria­ren Alde, Comi­té gale­go de apoio ao Don­bass e a Ucraí­na anti­fas­cis­ta, Comi­té de apo­yo al Don­bass Madrid, Comi­té astu­riano soli­da­ri­dad RP Don­bass, Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta Inter­na­cio­na­lis­ta, Eus­kal Herria – DonbassnKomitea 

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.