Inde­pen­den­tis­mo cata­lán y ruso

Lejos de defen­der el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de Cri­mea y de las Repú­bli­cas del Don­bass, que deci­die­ron demo­crá­ti­ca­men­te no for­mar par­te de Ucra­nia, la inmen­sa mayo­ría del inde­pen­den­tis­mo y pro­ce­sis­mo cata­lán (los que dicen ser inde­pen­den­tis­tas pero no actúan ni míni­ma­men­te con­se­cuen­tes, eter­ni­zan­do el pro­ce­so), se han posi­cio­na­do a favor de la OTAN y de sus títe­res ucra­nia­nos. En este sen­ti­do, han con­de­na­do la legí­ti­ma auto­de­fen­sa de Rusia que bene­fi­cia a los terri­to­rios inde­pen­di­za­dos de Ucra­nia y que, des­de hace tiem­po, sufren masa­cres de todo tipo. El Gobierno cata­lán – que hoy apo­ya el envío de armas a Ucra­nia – no ha movi­do ni un dedo para apo­yar al Don­bass. Tan­to la Ins­ti­tu­ción como una par­te impor­tan­te de la socie­dad civil omi­ten que Zelens­ki emi­tió un decre­to pre­si­den­cial para recon­quis­tar Cri­mea por la fuer­za, que pre­pa­ró una ofen­si­va aún mayor con­tra las repú­bli­cas y que movi­li­zó a nume­ro­sas tro­pas hacia la zona. ¿Este es el res­pe­to al dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción que defienden?

Han ven­di­do que Ucra­nia es una espe­cie de Cata­lu­ña que se resis­te heroi­ca­men­te a la vio­la­ción de su sobe­ra­nía por par­te de Rusia a la que equi­pa­ran al Esta­do espa­ñol. Otra toma­du­ra de pelo insos­te­ni­ble como tan­tas otras a las que nos tie­nen acos­tum­bra­dos. Pre­ci­sa­men­te, es el Esta­do ucra­niano ati­za­do por la OTAN el que, por todo lo expues­to ante­rior­men­te, agre­de a la sobe­ra­nía rusa y a la de las Repú­bli­cas de Donetsk y Lugansk. Ha sido Ucra­nia quien, jun­to a sus nazis arma­dos, ha per­se­gui­do el idio­ma ruso ‑a menu­do cas­ti­ga­do con atro­ci­da­des- y quien tam­bién ha ame­na­za­do a Rusia con armas bio­ló­gi­cas y nuclea­res de la mano de dife­ren­tes poten­cias impe­ria­lis­tas. Y es que repi­ten el patrón habi­tual: con­ver­tir a la víc­ti­ma en cul­pa­ble demo­ni­zán­do­la, seña­lan­do como agre­sor al agre­di­do, cuan­do ase­gu­ran que Rusia pre­ten­de ocu­par a Ucra­nia y otros Esta­dos para saquear­los, como suce­de en las gue­rras de rapi­ña de EEUU y sus socios. Rusia ha deja­do muy cla­ro que se reti­ra­rá del terri­to­rio ucra­niano cuan­do su sobe­ra­nía y la de las Repú­bli­cas deje de ser agre­di­da y ame­na­za­da.

Debe­rían plan­tear­se ‑quie­nes defien­den esta posi­ción por inge­nui­dad y no min­tien­do a conciencia‑, que el fas­cis­mo espa­ñol que repri­me con fero­ci­dad a Cata­lun­ya, secun­da sin fisu­ras al Esta­do ucra­niano. A la opi­nión públi­ca se le ocul­ta, intere­sa­da­men­te, que el Esta­do de Ucra­nia no repre­sen­ta a muchí­si­mos de sus ciu­da­da­nos, que con­ti­núan sufrien­do la repre­sión cri­mi­nal por opo­ner­se a ser mario­ne­tas de la OTAN, así como se escon­de, tam­bién, que el nazis­mo tie­ne total liber­tad ampa­ra­do por el Gobierno. Que los pro­pios medios del régi­men ten­gan un dis­cur­so idén­ti­co al del Govern Cata­là en esta cues­tión, dice mucho. La tele­vi­sión públi­ca cata­la­na es un eco de las cloa­cas y pare­ce una sucur­sal más de la Casa Blan­ca. La cen­su­ra inqui­si­do­ra para voces dis­tin­tas a las del rela­to ofi­cial de la OTAN ‑mien­tras lla­man cen­sor a Putin- la ponen al nivel de La Sex­ta. No se pue­de luchar para una repú­bli­ca mejor estan­do al ser­vi­cio de quie­nes real­men­te agre­den a la sobe­ra­nía de dece­nas de pue­blos con terro­ris­mo impe­ria­lis­ta. Este hecho demues­tra, una vez más, que aquí no exis­te liber­tad de expre­sión, sino liber­tad de manipulación.

Muchas per­so­nas olvi­dan que el canal ruso RT (hoy ase­dia­do como otros medios de infor­ma­ción por expli­car quién pro­vo­có el con­flic­to béli­co y cómo se está desa­rro­llan­do), dio voz a defen­so­res del refe­rén­dum en Cata­lun­ya sin cri­mi­na­li­zar­lo, narró la repre­sión con­tra el inde­pen­den­tis­mo sin jus­ti­fi­car­la y difun­dió reali­da­des incó­mo­das para el régi­men espa­ñol invi­si­bi­li­za­das por sus medios. Tam­bién expli­có que el Minis­tro de Exte­rio­res ruso repro­chó al Esta­do espa­ñol -ante las lec­cio­nes de demo­cra­cia del GALós Borrell- que tuvie­ra encar­ce­la­dos por el pro­ce­so. Cabe recor­dar, ade­más, que las bri­ga­das de soli­da­ri­dad con el Don­bass que salie­ron de Espa­ña son anti­fas­cis­tas. Mien­tras varios nazis espa­ño­les han acu­di­do a ser­vir al Esta­do ucra­niano, que tam­bién cuen­ta con nazis de muchos otros luga­res y tam­bién yiha­dis­tas. Debe­ría ser evi­den­te que es en Rusia a quien le intere­sa la ines­ta­bi­li­dad y debi­li­ta­mien­to de los Esta­dos impe­ria­lis­tas que le agre­den como el espa­ñol y no a la UE. Por eso, tan­to en el plano tác­ti­co como en el estra­té­gi­co, supo­ne una gran mio­pía polí­ti­ca ata­car con calum­nias a Rusia y cerrar filas con la UE, si real­men­te se bus­ca debi­li­tar al régi­men espa­ñol. Pero tenien­do en cuen­ta que los pro­ce­sis­tas faci­li­tan la esta­bi­li­dad del Esta­do de diver­sas for­mas, hubie­ra sido sor­pren­den­te que ocu­rrie­ra lo contrario.

¿Ya no recuer­dan cuán­tos medios espa­ño­les entre­vis­ta­ban inclu­so a nazis cata­la­nes deján­do­los como víc­ti­mas del inde­pen­den­tis­mo? Hoy, este dis­cur­so, se repi­te con fas­cis­tas ucra­nia­nos entre­vis­ta­dos y blan­quea­dos en todo momen­to sin dar voz a los anti­fas­cis­tas ucra­nia­nos sitia­dos por estos mis­mos. Por ejem­plo, el pan­fle­to del PSOE Eldia​rio​.es entre­vis­tó a Sonia Bara­basch, pre­sen­tán­do­la como la hija de un «lucha­dor con­tra la URSS para una Ucra­nia libre». Pues su padre fue un mili­tar nazi pos­te­rior­men­te refu­gia­do en Espa­ña. Lo de esta­ble­cer para­le­lis­mos entre el Esta­do ucra­niano y Cata­lu­ña no hay por dón­de coger­lo, es el Esta­do espa­ñol quien home­na­jea a nume­ro­sos fas­cis­tas, tal y como lo hace el Esta­do ucra­niano. Se ha lle­ga­do has­ta tal pun­to de ridícu­lo que ERC ‑en boca del bufón habla­dor Rufián- inclu­so car­gó con rabia con­tra Puig­de­mont y los suyos por haber man­te­ni­do reunio­nes con diplo­má­ti­cos rusos en el pasa­do, bus­can­do alia­dos para la inde­pen­den­cia. ¡Por algo que hicie­ron medio bien! Por des­con­ta­do ‑y aún más en estos momen­tos- exis­te antes la posi­bi­li­dad de que Rusia reco­noz­ca la inde­pen­den­cia de Cata­lun­ya si real­men­te se defien­de en las calles pro­lon­ga­da­men­te, a la posi­bi­li­dad de que lo haga ese EEUU ante el que se arras­tra el Gobierno. Más allá de los rocam­bo­les­cos mon­ta­jes con los que, des­de hace años, el régi­men acu­sa a Rusia de estar dis­pues­ta a apo­yar mili­tar­men­te a la cau­sa inde­pen­den­tis­ta cata­la­na, es lógi­co que todo ese rui­do vie­ne por­que saben ‑a dife­ren­cia de supues­tos inde­pen­den­tis­tas- que Rusia pue­de ser un alia­do. La male­vo­len­cia con­tra RT vie­ne de lar­go y va liga­da a este rela­to. Tal vez Rusia podría ser úni­ca­men­te un dis­cre­to alia­do en la som­bra, pero alia­do. Pue­de que no lle­ga­ra al pun­to de reco­no­cer a la Repú­bli­ca Cata­la­na en caso de insu­rrec­ción (la úni­ca vía posi­ble para con­quis­tar­la como dijo el Minis­tro del PP, Mar­ga­llo), por­que inter­vie­nen dema­sia­dos fac­to­res com­ple­jos, pero sí que se posi­cio­na­rían más a favor de lle­gar a esa coyun­tu­ra, sos­te­ner­la y desarrollarla.

Que los opor­tu­nis­tas de turno como Ara­go­nés ‑al que se le ha uni­do Junts, mien­tras la CUP no lo denun­cia alto y cla­ro, cul­pa­bi­li­zan­do tam­bién a Rusia- se hayan suma­do al ensa­ña­mien­to por supues­tas cues­tio­nes mora­les, es de un cinis­mo inso­por­ta­ble. ¡Ellos, que sos­tie­nen al Gobierno espa­ñol que entre otras atro­ci­da­des ayu­da a Marrue­cos a aplas­tar al pue­blo saha­raui, a Israel a come­ter un geno­ci­dio con­tra los pales­ti­nos y a Ara­bia Sau­di­ta en su exter­mi­nio de Yemen! ¡Qué defen­sa de la auto­de­ter­mi­na­ción y sobe­ra­nía de los pue­blos! Estos far­san­tes pro­ce­sis­tas han hecho más por el fas­cis­mo ucra­niano que por la defen­sa con­se­cuen­te del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción en Cata­lu­ña. Mien­tras no dudan en glo­ri­fi­car al Esta­do ucra­niano y en apo­yar sus accio­nes arma­das, aquí con­de­nan enér­gi­ca­men­te has­ta las barri­ca­das de mani­fes­tan­tes inde­pen­den­tis­tas. Y, con esa con­de­na, sir­ven tam­bién al fas­cis­mo espa­ñol. Defen­dien­do así el envío de armas a los com­pin­ches del impe­ria­lis­mo ‑eso sí, en nom­bre del paci­fis­mo­chu­pi­pro­gre- tam­bién engor­dan la indus­tria arma­men­tís­ti­ca, el sucu­len­to nego­cio de la gue­rra que tan­to expri­men EEUU y sus alia­dos. Hoy, defen­der la legi­ti­mi­dad de la ope­ra­ción rusa defen­si­va, es una posi­ción incó­mo­da por los devas­ta­do­res efec­tos de la gue­rra de la des­in­for­ma­ción. Pero no será con dis­cur­sos y hechos cómo­dos para el poder como le debi­li­ta­re­mos. Sus mer­ce­na­rios, que no mere­cen el cali­fi­ca­ti­vo de perio­dis­tas, inclu­so han deja­do tira­do a Pablo Gon­zá­lez, un repor­te­ro que lle­va 2 meses encar­ce­la­do en Polo­nia, acu­sa­do de ser un espía ruso por haber narra­do lo que suce­día en el Don­bass. Le han impe­di­do ver a su abo­ga­do, y fami­lia­res y ami­gos han denun­cia­do haber sido ase­dia­dos por el CNI. Él for­ma­ba par­te ‑como otros pro­fe­sio­na­les que no repi­ten como loros los comu­ni­ca­dos de la OTAN- de una lis­ta negra ela­bo­ra­da por altas ins­tan­cias, en la que se seña­la a los que lla­man «crea­do­res de la opi­nión pro-rusa». El silen­cio ante su secues­tro resu­me cómo la tira­nía de la men­ti­ra impo­ne la igno­ran­cia.

Este con­trol obse­si­vo, las medi­das de excep­ción que pro­fun­di­zan aún más en el recor­te de liber­ta­des fun­da­men­ta­les, el blan­quea­mien­to de la OTAN y, con­se­cuen­te­men­te, del ejér­ci­to espa­ñol, no bene­fi­cian en nada al inde­pen­den­tis­mo ni al dere­cho al auto­de­ter­mi­na­ción. Por tan­to, si muchos inde­pen­den­tis­tas no quie­ren actuar como los pro­ce­sis­tas domes­ti­ca­dos, deben ‑al menos- poner en duda este pape­lón. Decir que todos los ucra­nia­nos defien­den la for­ma de actuar del Gobierno de Zelens­ki (lo que tam­po­co legi­ti­ma­ría su pra­xis) es una fal­se­dad como lo sería afir­mar que la mayo­ría de cata­la­nes se opo­ne al inde­pen­den­tis­mo. ¿Dón­de que­da la soli­da­ri­dad con los anti­fas­cis­tas ucra­nia­nos que tam­bién están silen­cia­dos y bru­tal­men­te repre­sa­lia­dos por el Esta­do ucra­niano en estos momen­tos? Recien­te­men­te la orga­ni­za­ción comu­nis­ta ucra­nia­na Borot­ba ha denun­cia­do cons­tan­tes tor­tu­ras, ase­si­na­tos, des­apa­ri­cio­nes y encar­ce­la­mien­to de acti­vis­tas y civi­les que no están de acuer­do con las auto­ri­da­des. Es nece­sa­rio hablar de esto en vez de dar cre­di­bi­li­dad a mon­ta­jes de Holly­wood. Nun­ca mejor dicho, con la CIA orquestándolos.

Opo­ner­se a las gue­rras que pro­vo­ca la OTAN, es librar una gue­rra con­tra su pro­pa­gan­da inin­te­rrum­pi­da. Entre otras cosas, para mini­mi­zar los daños masi­vos que oca­sio­na retra­san­do la toma de con­cien­cia. En este caso, pasa por negar la mayor: Rusia no quie­re ane­xio­nar­se a Ucra­nia por la fuer­za como dicen algu­nos inde­pen­den­tis­tas que sí son crí­ti­cos con la OTAN. Su ejér­ci­to vol­ve­rá a casa cuan­do cesen las masa­cres con­tra las Repú­bli­cas y las serias ame­na­zas con­tra terri­to­rio ruso. Lejos de ser una ope­ra­ción impe­ria­lis­ta, es una cla­ra opo­si­ción al avan­ce impe­ria­lis­ta, ya por una cues­tión de super­vi­ven­cia. Rusia inten­tó evi­tar, duran­te años, tener que lle­gar al enfren­ta­mien­to arma­do que, por des­gra­cia, afec­ta a per­so­nas que no lo mere­cen. Per­so­nas que no impor­tan a la OTAN ni al Esta­do ucra­niano que han hecho y hacen todo lo con­tra­rio para evi­tar ese esce­na­rio. Pero la esta­fa de las matan­zas inten­cio­na­das y masi­vas de civi­les inde­fen­sos, ha sido des­men­ti­do inclu­so por mili­ta­res que han tra­ba­ja­do en la OTAN como el sui­zo Jac­ques Baud, exper­to en inte­li­gen­cia militar.

En una entre­vis­ta que pue­de loca­li­zar­se en inter­net, dijo: «El enfo­que béli­co ruso es muy dife­ren­te al de los esta­dou­ni­den­ses. Exis­ten los ejem­plos de Yugos­la­via, Irak y Libia. Cuan­do los paí­ses occi­den­ta­les ata­ca­ron a estas nacio­nes, pri­me­ro des­tru­ye­ron el sumi­nis­tro de agua y elec­tri­ci­dad. El obje­ti­vo de Rusia no está diri­gi­do con­tra la pobla­ción ucra­nia­na». Al mis­mo tiem­po que denun­cia­ba: «Me impac­tó la decla­ra­ción del Minis­tro de Eco­no­mía de Fran­cia de que­rer des­truir la eco­no­mía de Rusia con el obje­ti­vo de hacer sufrir al pue­blo ruso. Tal afir­ma­ción es indig­nan­te». Tam­bién seña­la el papel pro­vo­ca­dor de Euro­pa y su afán de ais­lar a Rusia por intere­ses eco­nó­mi­cos, el ele­va­dí­si­mo núme­ro de mili­ta­res nazis que los medios pre­ten­den redu­cir a cifras anec­dó­ti­cas, la ruso­fo­bia y las agre­sio­nes a Cri­mea que des­de hace muchos años impul­sa al Esta­do ucra­niano, el dis­pa­ra­te que supo­ne el atri­buir esta situa­ción a una «locu­ra de Putin» des­po­ján­do­la del con­tex­to his­tó­ri­co, etc. Las fal­sas matan­zas de civi­les para cri­mi­na­li­zar a quien no le intere­sa al impe­ria­lis­mo, son una par­te impres­cin­di­ble del esque­ma dise­ña­do para diri­gir la opi­nión de las masas. En la Ruma­nía de 1989, el impe­ria­lis­mo jus­ti­fi­có el derri­bo arma­do de Ceau­ces­cu inven­tan­do una fosa común en Timi­soa­ra supues­ta­men­te con miles de cadá­ve­res de civi­les, inclui­dos niños. Se des­cu­brió que muchos hue­sos eran de ani­ma­les y que habían lle­na­do la fosa común de muer­tos des­en­te­rra­das del cemen­te­rio. Para que la esce­na fue­ra aún más maca­bra, inclu­ye­ron jugue­tes infan­ti­les. Son capa­ces de lo peor. Este tea­tro tele­vi­sa­do no deja de repe­tir­se en Ucra­nia para demo­ni­zar a Rusia y de paso blan­quear las «demo­cra­cias ejem­pla­res» occi­den­ta­les en crisis.

Al igual que mucha gen­te de izquier­da del Esta­do espa­ñol se cegó por el recha­zo a la bur­gue­sía pro­ce­sis­ta y a sus repre­sen­tan­tes, usán­do­lo como pre­tex­to para no apo­yar el refe­rén­dum al que debe­mos tener dere­cho la cla­se obre­ra y otros sec­to­res popu­la­res, aho­ra a muchos les cie­ga el recha­zo al gobierno de Putin. Pero un ata­que abier­to de la OTAN con­tra Rusia con las armas nuclea­res y bio­ló­gi­cas que esta­ban desa­rro­llan­do en Ucra­nia, no sólo per­ju­di­ca­ría a Putin y los suyos, sino prin­ci­pal­men­te al pue­blo ruso, que ya se encar­ga­rá de vol­ver al Socia­lis­mo. Allí don­de la OTAN pone sus garras san­grien­tas, empeo­ran las con­di­cio­nes de vida del pue­blo que dicen libe­rar. Tras su inter­ven­ción en Libia, ésta pasó de ser uno de los paí­ses más prós­pe­ros de Áfri­ca ‑reco­no­ci­do por la ONU- a uno de los peo­res infier­nos. Si la OTAN toma­ra el con­trol de Rusia, el pue­blo ruso ‑entre otros muchos- sal­dría gra­ve­men­te per­ju­di­ca­do. ¿Cómo no debe­mos defen­der, pues, que se pare los pies a la OTAN? Soli­da­ri­zán­do­nos con el pue­blo anti­fas­cis­ta ucra­niano, con el de las Repú­bli­cas del Don­bass y con el ruso, aho­ra es nece­sa­rio denun­ciar los maca­bros pla­nes de la OTAN y apo­yar el dere­cho de los pue­blos a la auto­de­fen­sa. Así lo han hecho tra­ba­ja­do­res por­tua­rios de Gre­cia e Ita­lia tra­tan­do de impe­dir el envío de armas, seña­lan­do que son para que ganen los intere­ses del impe­ria­lis­mo y pier­dan los de los tra­ba­ja­do­res. Sal­van­do las dis­tan­cias, el gobierno cata­lán tam­po­co es ejem­plar y aun así habría teni­do legi­ti­mi­dad para defen­der­se de las agre­sio­nes fas­cis­tas. Aun­que en vez de hacer­lo, estos boti­flers repri­men al inde­pen­den­tis­mo y, como en esta cues­tión y tan­tas otras, siguen el modus ope­ran­di de los fero­ces enemi­gos de la auto­de­ter­mi­na­ción. Todo enca­ja cuan­do ya ni la defien­den con una míni­ma cohe­ren­cia.

Pablo Hasél des­de la prisión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.